Johnny Wright Sol

Construyamos una Plataforma Ciudadana. De Johnny Wright Sol

OnLcJNTYDVHiArs-800x450-noPad

Johnny Wright Sol, 17 octubre 2017 / CHANGE.ORG

Si los ciudadanos no nos involucramos en las decisiones de nuestra sociedad, los políticos de siempre si lo harán, ya es tiempo de unirnos, es tiempo de empoderarnos, es tiempo de decirle no a lo imposible, es tiempo de transformar nuestra sociedad, es nuestro tiempo. No buscamos seguidores, buscamos empoderar a la ciudadanía para construir una Plataforma Ciudadana que refleje los sueños y exigencias de nuestra población. Es tiempo de que los que defendemos la libertad, la igualdad y el respeto del individuo, nos unamos en un proyecto que transforme a nuestro país; estamos convencidos de que podremos hacer historia y también nos comprometemos a no cometer los mismos errores del pasado. Sabemos que este es nuestro tiempo, el tiempo de la ciudadanía.

Johnny Wright Sol inició esta petición en la mañana del 17 de octubre con solamente una firma y a las 10pm del mismo día la petición consiguió 855 personas que la firman.


Para apoyar esta iniciativa de Johnny Wright Sol, entre al sitio de change.org

 

 

Johnny Wright: “Me preocupa que en ARENA nos estamos pareciendo al FMLN”

El legislador tricolor no ve bien las constantes inhabilitaciones de aspirantes a alcaldes que está realizando la dirigencia de su partido.

Johnny Wright Sol, diputado por el partido ARENA. Foto por Jorge Reyes.

Rafael Mendoza López, 25 junio 2017 / EDH

A sus 32 años, el joven diputado se ha convertido un férreo crítico de algunas actuaciones y decisiones que se toman en la Asamblea Legislativa. Pone de ejemplo la elección de funcionarios de segundo grado, que, según dice, es una repartición de cuotas partidarias.

Pero Wright también ha tomado distancia en algunas posiciones de su partido y ha hecho públicos sus motivos, como en esta ocasión, cuando pone en cuestionamiento algunas inhabilitaciones de aspirantes a alcaldes en las elecciones internas que realiza el partido ARENA.

¿Cuáles son sus expectativas sobre las elecciones internas en su partido ARENA?

Creo que la democratización y todas las reformas que ha habido en torno a partidos políticos son pasos en la dirección correcta pero lógicamente hay mucho por hacer en temas de transparencia, en temas de financiamiento de partidos, en temas de procesos internos y creo que la apertura es algo muy positivo. Considero que todo esto va en el buen sentido y por el buen camino pero indudablemente presenta grandes retos. La democracia en sí es una especie de cultura y a lo mejor se estaba acostumbrado a mecanismos diferentes de selección de candidatos. El tal llamado ‘dedazo’, y esas prácticas ya van quedando atrás.

Ahora, en cómo veo yo particularmente el proceso en ARENA, creo que en algunas cosas me preocupa en el sentido que siento que nos estamos pareciendo un poco al FMLN. Hemos escuchado y hemos visto recientemente unas inhabilitaciones de candidatos que se están justificando o tienen fundamentos en reglamentos y estatutos e incumplimiento de los mismos, pero me preocupa, no veo francamente la necesidad de tanta inhabilitación y veo bastante argumentación débil en torno al porqué de las mismas. Si esto se trata de una competencia, si esto se trata de apertura, si esto se trata de una fiesta democrática, me lo podría esperar (las limitaciones) de un partido como el FMLN, pero en ARENA me parece que es algo que debe de corregirse y mejorarse.

En algunos casos, entiendo que casi en alrededor de 160 y pico municipios hay candidatos únicos buscando la elección o la reelección y a mí me hubiese gustado que más personas hayan participado, pero en algunos casos los han inhabilitado. Pero lo que se quiere o el objetivo es claramente que haya competencia, que haya apertura y que haya interés de participación. Siendo analítico, siendo un poco crítico del panorama que yo veo actualmente sí me genera un poco de preocupación la agresividad con la cual se han estado inhabilitando algunas candidaturas.

POSIBLE “DEDAZO” EN ELECCIONES INTERNAS

¿No cree que es dedazo también decir que en tal municipio solo hay un candidato?

Podría haber formas de disfrazar un dedazo.

¿Cómo puede alguien justificar que candidatura única no es “dedazo”?

Si no es dedazo, digamos que es antidemocrático, un poco en contra de la razón de ser de una primaria, de una competencia interna. Creo que también podemos trabajar sobre la generación de espacios de debate. Puede ser interesante ver de aquí al futuro a candidatos debatiendo, trabajando juntos pero explicando cuáles son sus puntos de vista diferentes, cuáles son sus planes, cuáles son sus motivaciones para entrar (a la competencia), pero sí coincido completamente con que el asegurar una candidatura única dentro de un municipio o tener pocos aspirantes y reducirlos de alguna forma es una especie de dedazo o una especie de control partidario que no es conveniente.

¿Está inconforme con la forma en que el COENA actual está llevado este proceso de elecciones internas?

Podría ser, podría ser que en cierta forma sí estoy inconforme, pero también quisiera darles el beneficio de la duda que están haciendo lo mejor posible con lo que tienen. Fundamentalmente, no me queda claro si la dirigencia ha entendido el valor de una primaria, la importancia del debate, la importancia de la apertura. Creo que en ARENA, por razones de nuestro pasado reciente, todavía tienen ese temor al tema del transfuguismo y por ende creo que está el mismo recelo que podría tener la autoridad de servir como garante de que los nuevos candidatos o los que buscan la reelección sean auténticos areneros y que no se salgan del esquema de lo que plantean nuestros principios y estatutos, pero creo que esos miedos hay que vencerlos.

¿Se está pareciendo entonces ARENA al FMLN?

Sí, como le decía yo, al menos en estos temas. Yo creo que hay abismales diferencias, pero sí en torno a algunas aptitudes… Yo creo que también es de entender el panorama político tal como lo plantean las últimas encuestas. Hay una población que ya no se identifica con uno u otro partido político en su gran mayoría, que quiere cambios, que está harta de la polarización.

De hecho, las encuestas muestran una gran apatía hacia los políticos, es sorprendente la falta de intencionalidad de emitir un sufragio, es sorprendente y preocupante que los ciudadanos cada vez se muestren más en contra de los partidos políticos, llamémosle tradicionales. De hecho, yo considero que un sistema de partidos políticos fuertes le generan estabilidad al sistema, pero creo que nuestro esquema actual más que generar estabilidad le genera estancamiento y hay una diferencia fundamental entre las dos cosas y evidentemente nuestro país hoy por hoy no necesita estancamiento, necesita todo lo contrario; necesita la construcción de acuerdos, necesita la construcción de un diálogo productivo y debemos de solventar cualquier número de crisis a corto plazo, pero para que no sucedan en un futuro también hay reformas estructurales profundas que hay que hacer y que requieren de consensos políticos.

¿Usted cómo ve a su partido ante el gobierno? ¿Está ejerciendo una verdadera labor de oposición que pueda llevar a esos consensos?

Yo creo que la falta de construcción de acuerdo no puede adjudicársele a una u otra parte, hay responsabilidad compartida en este tema.

Creo que fundamentalmente es una consecuencia de una falta de confianza. El partido lleva ya 8 años dentro de la oposición cuando se nos hacen señalamientos de que se está haciendo una oposición poco propositiva. Creo que hay un trabajo importante que debemos de hacer en torno a comunicar mejor nuestra visión, nuestras propuestas. Aunque como oposición hay una labor importante de control, no de protestas pero sí de denuncias ante los abusos del gobierno de turno, debe de quedarle claro al ciudadano si ARENA va a ser una alternativa en las próximas elecciones, de cuál es su plan, cuál es su visión, cuál es su estrategia.

Constantemente vivimos diciendo que hay que cambiar el rumbo de El Salvador, pero ¿cuál es ese rumbo? Creo que ahí nos ha faltado definir cuál es. Yo en lo personal considero de que ese rumbo va por el camino de la justicia. El reto es enorme pero creo que hemos hablado con poca claridad como partido de oposición de verdaderamente acuerpar y representar una alternativa viable en este país.

A veces, en esta misma dinámica polarizante de desconfianza, de ataque y contraataque nos ha costado salir de ese esquema.

¿Cree que ARENA va a lograr una cantidad importante de diputados en 2018?

Yo considero que sí. Ahora, no debemos en ningún momento de confiarnos. Ciertamente el gobierno actual ha sufrido de mucho desgaste, ha sido una gestión que en los últimos 8 años ha demostrado no ser efectiva en torno al ordenamiento de las finanzas públicas, ha caído la inversión en El Salvador, entre otros temas. En la región centroamericana El Salvador está en último lugar, ya no es tan competitivo como era. Tenemos problemas serios en nuestras aduanas. El ambiente de desarrollo del país está bastante complicado y eso indudablemente va a pasarle factura al partido de gobierno en las próximas elecciones.

Eso sí, no creo que el éxito de ARENA deba basarse en el desgaste que podríamos esperar que tenga el FMLN, sino más bien en su habilidad de acuerpar, de representar fundamentalmente soluciones, propuestas claras, al grano y ser realistas y sinceros con la población.

LA LEY DE AGUA Y SUS POLÉMICAS

Usted ha trabajado en el proyecto de Ley Integral del Agua. El vocero de la Presidencia decía hace poco que lo que busca esa ley es privatizar el servicio, ¿está de acuerdo?

Rechazo contundentemente que exista una visión privatizadora del agua. El agua no puede privatizarse, de hecho la Constitución es clara en que los recursos naturales nos pertenecen a todos y es potestad del Estado velar por ellos y garantizar el goce de ellos para todos los ciudadanos.

La visión de la nueva propuesta de Ley Integral del Agua es darle al país una normativa que presente un esquema institucional robusto, de frenos y contrapesos, que le dé estabilidad y sostenibilidad al recurso, garantice que el recurso hídrico en el país es de dominio público, reconozca el derecho humano al agua y fomente la participación ciudadana, de toma de decisiones de manera plural, multisectorial.

Lee también: Johnny Wright y Medardo González chocan por la Ley de Agua

Además, premia la eficiencia, castiga la contaminación, sanciona cuando debe de sancionar y busca ordenar lo que históricamente en nuestro país ha sido sumamente desordenado que es el manejo del recurso hídrico. La autoridad hídrica estaría adscrita al Ministerio del Medio Ambiente y algunos puntos de choque son precisamente en torno a la rectoría del agua, la conformación de la junta directiva como el ente de máxima jerarquía en torno a la toma de decisiones, pues la propuesta contempla cinco directores: uno nombrado por el Presidente de la República, dos a propuesta de COMURES y dos a propuesta de la gremial ANEP.

Esto ha generado debate y yo veo que este debate es positivo, que el tema del agua ha agarrado fuerza y mi esperanza es que esta legislatura logre generar los consensos, generar un debate respetuoso, técnico y poco o nada ideológico y fundamentalmente que pongamos por delante los intereses del país.

REPARTICIÓN DE CUOTAS EN CORTE DE CUENTAS

Tengo entendido que usted presentó una propuesta para la elección de la Corte de Cuentas de la República…

Sí. Esta propuesta la introduje a la Asamblea Legislativa posterior a la elección de la Procuraduría General de la República.

Creo que la primera y más significativa fue la elección del fiscal general de la República, en la que yo me abstuve de votar por el actual fiscal (Douglas Meléndez) y razoné mi voto, pues el proceso de selección no me generó a mí la confianza o la información necesaria para tomar una decisión de tal importancia y trascendencia para el país y empecé en ese momento a cuestionar mucho estos procesos de selección en los que históricamente ha habido atrasos que son inconstitucionales.

Hemos visto que la Sala (de lo Constitucional) nos ha corregido la plana en algunos casos donde se eligieron funcionarios que no eran idóneos porque tenían afiliación partidaria. Hemos visto que se repartieron funcionarios de segundo grado entre fuerzas políticas como cuotas.

En el fondo no se han utilizando los mejores criterios. Los procesos son pocos rigurosos en torno a las exigencias para los candidatos, se les dan preguntas por adelantado para que vengan preparados a la comisión a leer sus respuestas, pero no se les exigen planes de trabajo.

Por tanto, si yo fuera a considerar la elección de un funcionario y no presentó un plan de trabajo o una visión de hacia dónde quería llevar a la institución, ¿como lo voy a medir yo, contra qué? Es importante eliminar todos esos elementos de arbitrariedad en los procesos y encausarlos y definirlos con base en idoneidad, con base en competencia. La Constitución establece los conceptos de moralidad, de honorabilidad y competencia notorias.

La propuesta de reforma, que es al Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa, desglosa todo el proceso de selección y es un insumo que hemos presentado para que se discuta esto y para romper con el esquema de negociaciones políticas y que tomemos decisiones fundamentadas en la idoneidad de los funcionarios para ejercer el cargo.

A mí me gustaría incomodar a los candidatos en el sentido de hacer preguntas difíciles, preguntas al azar inclusive, y no darles la oportunidad de que vengan preparados sino realmente ponerlos a prueba ante todo El Salvador para que los ciudadanos vean el nivel o la capacidad de estas personas. Mientras esto no suceda, ¿qué podríamos esperar? Más estancamientos y que los funcionarios que sean seleccionados por la Asamblea y luego ratificados sigan siendo más de lo mismo.

Johnny Wright: “Arena sigue siendo un partido excluyente”

El diputado de ARENA Johnny Wright fue el único diputado, de los 84, que se abstuvo de votar durante la plenaria en donde se eligió a Douglas Arquímides Meléndez como fiscal general, en enero de 2015. Foto: Fred Ramos

Gabriel Labrador, 8 marzo 2017 / EL FARO

¿Está de acuerdo con la decisión del presidente de Arena de pedirle la renuncia a Andy Failer, director de comunicación de la JRN?

Rotundamente no, no estoy de acuerdo, y aunque tiene la potestad para hacerlo, en el comunicado del partido se habla de que Arena es una institución. Pero en una institución también hay procesos, en una institución la acusación también se justifica con evidencias, y yo no he visto que se haya seguido un debido proceso. De hecho, conozco diferentes versiones entorno a lo sucedido. He leído declaraciones de algunos que dicen que fue porque Andy filtró información; he escuchado que porque les dio una entrevista a su medio ; e inclusive he escuchado que porque él ha manifestado su opinión entorno a que la legislación vigente del aborto es algo que hay que discutir. Entonces, hay varias versiones, y verdaderamente, para tomar la decisión para quitar a alguien de la estructura del partido pues no me pareció correcta ni la forma ni el fondo con lo que se ha hecho a la Juventud.

¿La decisión de pedirle la renuncia a alguien es un castigo, una sanción o una censura?

Yo no creo que para Andy o para la Juventud haya sido un castigo. Creo que el gran perdedor en todo esto es el partido que, a través de esta acción, manifiesta que sigue siendo un partido exclusivo o excluyente.

¿Pero acaso no hubo un mensaje de apertura cuando se les juramentó como directivos de la JRN, en diciembre?

De ninguna forma creo que es este el mensaje que se le debe enviar a la juventud. No creo que si se invita a la juventud a que participe en política, se le debe pedir a la juventud que se adapte a los partidos políticos; todo lo contrario, creo que los partidos políticos deben adaptarse a la juventud. Y precisamente no logro ver eso en estos momentos. Estaba lleno de esperanza con los nuevos jóvenes que habían llegado a conformar la directiva nacional, que habían preparado un proyecto importante entorno a los temas que ellos consideran son temas fundamentales de nación. Es lamentable que haya sucedido lo que sucedió, aunque creo que la decisión que tomaron los cinco (que renunciaron) ha sido una decisión muy valiente, consecuente, y pues realmente gozan de todo mi respeto y admiración.

¿Está claro por qué despidieron a Andy Failer?

Mirá, hay una versión de los jóvenes en donde ponen en su comunicado que el trasfondo de la decisión es haber accedido a darle una entrevista a El Faro. Esa es la versión de los jóvenes. Entre la versión de los jóvenes y la de la dirigencia del partido, yo a ciegas confiaría en la versión de los jóvenes.

¿Es falso que Andy estuviera filtrando información equivocada? ¿Te parece poco sostenible?

Pues para ser una acusación de ese tipo considero que debe sostenerse con evidencia, porque no deja de ser una acusación bastante seria. Por eso existen instancias como el Tribunal de Primera Instancia del partido donde uno puede interponer una denuncia para que haya una investigación. Esas acusaciones diría que son irresponsables.

Cuando cinco jóvenes deciden irse, seguramente consideraron que ni siquiera se podía hacer la lucha adentro, sino que tiraron la toalla y dijeron: “ya aquí no se puede”.

No creo que deba verse como que este grupo está tirando la toalla, incluso ellos lo manifiestan en su comunicado, que esto no se trata de una protesta sino que ellos van a seguir trabajando por El Salvador. Yo conozco a todos los integrantes que renunciaron el día de ayer y tengo mucha cercanía con AndY, que está en mi equipo de trabajo, y estoy totalmente convencido de que a estos jóvenes no los detiene nadie. Tienen grandes sueños y van a hacer grandes cosas. Entorno, lo que esto podría implicar para el partido, pues… yo sigo estando en el partido, soy un diputado del partido Arena, y ahí estamos también trabajando por generar espacios, debate, diálogo y apertura, pero apertura real.

¿Podrías, por ejemplo, discutir internamente sobre el buen uso de los recursos públicos, o el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo o en el tema de aborto en determinadas circunstancias?

Son temas de nación, relevantes, que definitivamente tienen que abordarse, discutirse y por supuesto que hay que buscarles solución. Pero creo que la gran pregunta para el partido no es cómo lo va a lograr, cuándo lo va a lograr, quiénes lo van a lograr. La pregunta fundamental es ¿qué quiere ser Arena? Yo creo que todo mundo reconoce que si Arena quiere salir adelante, si Arena quiere volver a representar a la mayoría de los salvadoreños, tiene que cambiar, de una u otra forma. Pero no cambios cosméticos, yo diría que cambios fundamentales. Y lo primero que hay que plantearse es ¿qué partido quiere ser? A mí me parece que para algunas personas, la salida de estos jóvenes lo están viendo como una victoria o una reafirmación de que Arena es un partido conservador. Pues podés llamarle liberal, podés llamarle conservador, el partido no va a salir adelante si no representa los sueños, los ideales, y la solución a los problemas de la gran mayoría de salvadoreños. Yo no creo que es un tema de tipificar la ideología, o inclusive definirla aún más, sino que Arena debe demostrar que está trabajando sobre lo fundamental, sobre el desarrollo social que necesita la gente, sobre verdaderamente apostar al país, que no solo quede en palabras y de ser un partido de oposición responsable.

¿Preguntabas qué es Arena? ¿No está definido en los estatutos, en los principios y objetivos?

Es curioso que mencionás los principios y los estatutos. Muchas personas hablan de los mismos, yo los he leído muchas veces, y no encontré en el cuerpo de estatutos o de principios razón alguna por la cual se puede justificar el despido de Andy de la estructura del partido.

¿No hay una razón comprensible de por qué ha ocurrido esto?

Desde mi punto de vista, no.

¿El despido y las renuncias posteriores son un retroceso con lo que se había avanzado de apertura y renovación del partido?

¿Un retroceso para el partido? Sí, es un retroceso. Creo que la decisión que se tomó dificulta que el partido sea un partido atractivo para jóvenes. Queda claro que la juventud salvadoreña, o la juventud en general, no es un segmento de la población que va a seguir una línea. Yo veo una juventud idealista, con aspiraciones, con sueños, rebelde, llena de energía y con deseos de cambiar las cosas. Entonces, yo creo que es difícil decir: ‘todos son bienvenidos, pero siempre y cuando, vea…’ Yo creo que o todos son bienvenidos o todos no son bienvenidos.

Hay dirigentes que nos dijeron o que pusieron en Twitter ‘bueno, los que no piensen así, tienen que irse y buscar otro partido’.

El abordaje no debe de ser un abordaje confrontativo. El reto que tenemos las personas que pensamos diferente es lograr persuadir, y no tanto hacia dentro del partido, que de hecho tiene su base reducida al histórico más bajo. Más bien, debemos de persuadir y convencer a los votantes, a los salvadoreños que hoy por hoy ni se identifican con ningún partido político. Creo que en esas aguas debemos de estar pescando y creo que esa es la gente a la que hay que convencer.

¿Esta decisión marcha en sentido contrario a eso?

Sí, evidentemente sí.

¿Qué pasó con Mauricio Interiano? Él prometió renovación, pero este caso lo deja en entredicho, lo pone como un dirigente conservador para un partido conservador.

Creo que esa pregunta solo se la puedes hacer a Mauricio Interiano y te deseo toda la suerte del mundo de que él te pueda conceder esa respuesta.

¿Cuál es tu valoración de Interiano?

No. Honestamente no quisiera opinar o hacer una valoración sobre el desempeño del presidente del partido. La opinión que realmente cuenta es la de los salvadoreños y la de los areneros que quieren sumarse o incluso de los que quieren alejarse del partido. En el fondo, aquí responsabilidad tenemos todos de hacer cada quien lo que podemos hasta donde podemos.

¿Dirías que hay una intención para afectarte a vos? Andy tiene un vínculo contigo. Algunos de los que renunciaron también.

Pudiese ser, pero en la política y en nuestro proyecto, en el trabajo que hacemos. No me tomo las cosas de manera personal. Nuestro compromiso, nuestra visión, nuestros objetivos y la defensa del sistema democrático liberal, la defensa del estado de derecho, de la igualdad ante la ley, del principio de tolerancia y del respeto a la libertad de expresión, y otros derechos y libertades que nosotros tenemos y que creemos fundamentales. Todo ese trabajo y todo lo que hacemos nosotros es más grande que la persona. No se trata de si estoy dolido o herido de forma personal. Ni siquiera me he detenido para considerar eso.

¿La decisión del partido afecta a los diputados de Arena, a vos, te resta credibilidad?

¿A mi persona? No.

¿Y al partido?

Al final, cada quien es responsable de lo que dice y hace. Yo estoy dispuesto a siempre responsabilizarme por mis fracasos, por mis errores, como también por mis aciertos. Pero en general creo que esta situación no le ayuda (al partido). Definitivamente no le ayuda.

No apoyaré públicamente a ningún candidato a presidente del COENA, respetaré el voto secreto. De Johnny Wright Sol

johnnyJohnny Wright Sol, 9 agosto 2016 / ESPACIO

En los últimos días todos los salvadoreños hemos sido testigos de los titulares de los diferentes medios de comunicación, abusos de privilegios en la Asamblea Legislativa, gastos cuestionados dentro de la misma institución, y apoyos de mis colegas políticos para diferentes candidaturas a la presidencia del COENA.

Francamente me frustra todo el contenido de la conversación actual. Y ni quisiera imaginarme cómo se siente el padre de familia que recién ha sido forzado a dejar su casa y comunidad junto a su familia por una amenaza, o el pequeño empresario que no puede conseguir un préstamo, el agricultor que no cubre sus gastos porque aún paga una extorsión, la anciana que no ha recibido sus medicamentos, el joven que no consigue un empleo.

Me he reunido con todos los aspirantes a dirigir el partido y me alegro que, eel espacion primer lugar, haya más de uno. Me alegra que hayan personas dispuestas a asumir el reto y que también sean todos ampliamente calificados para asumir el cargo. Pero no apoyaré a ninguno públicamente, aún no se conocen sus planillas completas ni sus planes de trabajo. Cómo diputado de la Asamblea Legislativa, no solo me debo a mi partido, también hay personas no afines a mi partido que votaron por mi y ellos no necesitan saber a quién apoyaré, ellos necesitan saber qué estoy haciendo por ellos, como justifico las decisiones que tomo por su bienestar, si cumplo con lo prometido y si rindo cuentas a quienes me lo demandan.

Es completamente lógico que los candidatos a la presidencia del COENA estén cabildeando apoyos políticos. Con un apoyo político sólido se muestra fuerte el candidato, emociona a la base partidaria e influye en la decisión que se tomaría a final de este mes. Pero debemos dejar a un lado esos apoyos políticos y darle mayor importancia al perfil, la preparación, y los principios del candidato. Y pongo este ejemplo: el mayor honor de un atleta olímpico es ganar una medalla de oro para su país, y eso se logra principalmente con la preparación del atleta, su disciplina y entrenamiento.

Puedo comprender y a la vez me entusiasma el deseo que tienen algunos de conocer a quién apoyo. No conjuga bien con mi forma de ser el creer que mi opinión al respecto es fundamentalmente relevante, simplemente necesitamos ver a un candidato idóneo, que su disciplina y entrenamiento, como ejemplifiqué con el atleta olímpico, se traduzcan en principios y valores sólidos que vayan más allá de nuestro partido y se genere una visión de país. Partiendo de esto, el voto debe ser racional, un voto que vaya más allá de la emoción de saber que diputado o alcalde respalda al candidato, un voto libre e integro.

Este es un momento histórico para ARENA, siendo la primera vez que se elige a la dirigencia de forma democrática: por voto secreto de un segmento amplio de sus bases. La finalidad del voto secreto es, de manera simplista, garantizar un voto libre, integro, e incondicional. Es por ello que me reservo mi derecho a votar de esa forma.

Un Espacio para nuevas voces e ideas que quieren “romper la caja”

 

Abrió un sitio llamado “Espacio”, y todos los que escriben son jóvenes que hasta ahora no tuvieron donde expresarse. Voces bastante articuladas, y bastante irreverentes. Se perfila una generación que apuesta a la renovación de la política, y que ya rompió con los dogmas de la derecha conservadora y de la izquierda autoritaria. Presentamos algunos de los autores y sus planteamientos. Recomendamos darle seguimiento a este grupo de opinadores.

Segunda Vuelta

Screen Shot 2016-07-12 at 11.36.44 AM

Adiós tren, me voy caminando sola. De Adriana Juárez

esperando-el-tren-1140x641

Adriana-Juárez-200x200Adriana Juárez, 7 julio 2016 / ESPACIO

—¿Ya se casaron sus hijas, Maribel?, le preguntaron una vez a mi mamá.  Orgullosamente respondió: —Todavía no, están solteras, sin hijos, graduadas, trabajando en lo que les gusta y disfrutando su dinero solo para ellas. —A cambio, tuvo gestos de desaprobación y miradas de incomodidad. —Pero ya están grandes, las van a dejar el tren. —Criticaron.

Como que si todas estuviéramos esperando el mismo tren. Como que si todas quisiéramos seguir por las mismas vías de ese tren…

Qué incomodidad provoca cierto grado de independencia en las mujeres. Ruego por favor no se me vaya a tomar mi opinión como feminista. Hoy no es el caso.

Recuerdo perfectamente cuando mi hermana de en medio le dijo a mi mamá que se iría a vivir sola. —El nido se ha hecho pequeño mamá, somos 4 mujeres con alas grandes. Tengo que volar. —Nadie se entristeció. La valoramos y respetamos, como cualquier independiente valora y respeta a otra de su clase.

Traigo estas memorias a colación, porque tal parece que hoy en día, en pleno Siglo XXI, ver a una mujer que vive sola, sin casarse y sin hijos, está mal visto. Y es porque tenemos siempre el estereotipo de la mal llamada “niña de casa”. Aquella mujer buena, de familia, que sale de blanco de su casa. ¿Respetable? Por supuesto, como cualquier postura individual. Erróneamente pensar, que todas las mujeres tienen que ser así.

“Ya tiene 35 y aún no tiene hijos.” Escándalo. Vergüenza. Lástima. Eso piensa cierto sector al escuchar tal frase. ¿Y qué si no quiere ser madre? ¿Y qué si no ha encontrado alguien que valga la pena? ¿Y qué si no quiere hijos todavía porque está realizando sus sueños primero? ¿Y qué si es egoísta?

El problema es que educamos y les enseñamos a las niñas que el día más feliz de sus vidas es cuando se casan y no cuando se gradúan. Hemos enfatizado que para ser una verdadera mujer tenes que estar casada antes de los 30. ¿Por qué no hemos valorado el tener una maestría antes de los 30? ¿Por qué no viajar antes de los 30? Se crea una atmósfera de apocalipsis al pasar los 30 años sino te has casado o no has tenido hijos.

Mi columna no va a cambiar esa mentalidad y lo sé. No la escribí para eso. La escribo para todas esas mujeres que deciden por y para ellas. Por esas mujeres que se quieren ir de viaje solas. Por esas mujeres que se quieren ir a vivir solas. Por todas aquellas que no están listas para ser madres y les importa poco si las dejó el maldito tren. Porque el camino se lo hicieron solas, porque no necesitan de un tren para realizarse. Porque caminan y dan pasos independientes y forjan su destino así, independientes.

La próxima vez que veas o escuches de una mujer así, felicítala de mi parte. Que orgullo no ceder a tus metas. ¡Qué orgullo!

Esta columna está dedicada a mis dos hermanas mayores. A esas mujeres que a sus 30 y pico de años están siendo tan independientes como nunca y tan felices como siempre.

No queremos regalos, queremos oportunidades. De Héctor Silva

nini-1140x641

IMG_8516-200x200Héctor Silva, 24 junio 2016 / ESPACIO

El Salvador es un país pobre, desigual y sistemáticamente corrupto que lleva décadas atrapado en el egoísmo de sus funcionarios y la apatía de sus ciudadanos. Nuestro país tiene problemas estructurales profundos que no pueden ser solventados con pequeños parches diseñados con propósitos electoreros. Ya basta de parches. Ya basta de apatías.

El programa anunciado por el presidente de la República hace un par de días pretende darle, según el mandatario, “dinero en efectivo” a  jóvenes que ni estudian ni trabajan con el fin de que puedan capacitarse, hacer pasantías laborales o “abrir un negocito”. Esta iniciativa no es nada más que eso, un parche temporal que al largo plazo no va cambiar nada. Para entender los fallos claves de este plan del Gobierno de El Salvador es necesario aclarar varios puntos esenciales que han sido mal interpretados por sus defensores.

Este programa no está dirigido hacia jóvenes que “se están muriendo de hambre”. Según la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia, este programa será implementado, por lo menos en un futuro cercano, en tres municipios: Soyapango, Santa Ana y San Miguel. En el último estudio de pobreza realizado por el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) ninguno de esos municipios se encuentra en la categoría de pobreza extrema severa, alta o moderada. Estos no son los municipios más pobres de El Salvador. Estos no son los municipios donde los niños se mueren de hambre; estos son los municipios donde los niños se convierten en jóvenes “ninis” porque no existe un sistema educativo eficaz que les permita completar sus estudios. Estos son municipios donde los jóvenes que terminan su bachillerato, y los que no, carecen de oportunidades por igual, porque viven en un país donde no hay inversión privada y se genera una cantidad mínima de empleos.

La iniciativa, dirigida hacia los jóvenes que ni estudian ni trabajan, ignora los obstáculos más grandes a los cuales este grupo de la población se enfrenta. Los jóvenes no estudian porque un gobierno de renta media, que no es capaz de invertir ni siquiera el 3% de su PIB en su sistema educativo –aunque así lo prometió en campaña-, tampoco les puede proporcionar las condiciones para que lo hagan. Un sistema político que es incapaz de darle a su país la reforma fiscal que necesita –que no es solo subir impuestos porque no hay dinero en caja chica- tampoco puede ofrecerle a estos jóvenes oportunidades de empleo.

Estos dos obstáculos no se resuelven con doce meses de capacitaciones, eso es solo una solución rápida, alimentada por la falta de visión y las prioridades electoreras que han caracterizado a este gobierno. El bono que el presidente pretende darle a este grupo de jóvenes no es una inversión; es un gasto. Si no se invierte en el sistema educativo y se celebra un crecimiento económico del 2.5% como un logro, los ninis seguirán viniendo, cada año, en cantidades más significativas. ¿Entonces? No resolvimos nada.

El problema de los jóvenes que no estudian es uno estructural y sistemático, que por lo tanto requiere soluciones con las mismas características. Es fácil decir que estos programas nos acercan más a la igualdad social y a la creación de oportunidades que existe en países como Suecia, pero es igual de fácil omitir que Suecia invierte el 7.3% de su PIB en su sistema educativo, más de 4 puntos porcentuales por encima de El Salvador. La solución está ahí, en la inversión, no en el gasto.

P.D. No puedo dejar de mencionar que la comparación del Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI) con este programa, hecha por un columnista de esta revista, es errada. A diferencia de este programa, el PATI trabajaba de la mano con las municipalidades para capacitar a sus benefactores, pero técnicamente: las municipalidades pagaban por servicios que estos jóvenes les brindaban utilizando fondos del Estado. El PATI les pagaba $100 mensuales a jóvenes que realizaban labores para las comunas, capacitándolos en el proceso. Este programa brindaba una solución de la cual se beneficiaba directamente la comuna y por ende sus ciudadanos, por el trabajo realizado por los jóvenes. El PATI no era un bono, ni un subsidio, era un pago por servicios con un componente social y didáctico.

El odio que se transformó en violencia y luego en muerte. De Erick Iván Ortiz

masacre-2

erick-200x200Erick Iván Ortiz, 24 junio 2016 / ESPACIO

La globalización y la hiperconectividad actual nos han acercado unos a otros como nunca antes. Este contexto presenta grandes oportunidades económicas; sin embargo, también plantea grandes retos sociales. Nuestra cercanía actual nos obliga a relacionarnos diariamente con realidades tan diversas como cada uno de nosotros. La capacidad de convivir es vital, pero también el principal desafío.

El fracaso de nuestras sociedades para incluir a grandes segmentos poblacionales es evidente desde las perspectivas: económica (la pobreza sigue siendo un reto acuciante), política (la crisis de representatividad es cada vez mayor) y social. Y quisiera profundizar en esta última, puesto que tiene una manifestación prácticamente global: la inseguridad. La receta habitual para esta pandemia son más policías, más cámaras, leyes más severas, es decir, más seguridad. Esto es el equivalente a tapar el sol con un dedo. No porque el factor coercitivo no sea necesario, sino porque es insuficiente.

Omar Mateen, un estadounidense de nacimiento que creció, se educó y trabajó en Estados Unidos, protagonizó el último ataque terrorista que por hoy llama la atención mundial en Orlando, Florida. El saldo, 49 muertos y 53 heridos, es la mayor matanza en Estados Unidos desde el 9-11. Este tiene un factor diferenciador de otros ataques como los de París, Estambul o Nairobi, puesto que su objetivo era la comunidad LGBT. Fue un ataque de odio, de intolerancia, justo en el inicio de las celebraciones del mes de la diversidad sexual. ¿El detonante? Su padre argumenta que Mateen era homofóbico y que pocos meses atrás vio a dos hombres gay besándose en la calle y estalló en cólera.

Pero ¿de dónde nace un odio tan grande como para matar a sangre fría a tantas personas? ¿Qué lleva a ciudadanos del primer o tercer mundo a matar a otros como ellos? Ciertamente no hay justificantes para los atroces crímenes que estas personas han cometido, ninguna idea debería jamás defenderse con balas. Sin embargo, en vista de que esta espiral de violencia lejos de parar solo aumenta, bien haríamos en considerar factores estructurales que provocan hechos de semejante barbarie. En la médula de la pandemia de inseguridad actual subyace la marginación, la discriminación y la falta de oportunidades. Un caldo de cultivo perfecto para la violencia.

No hay que irse tan lejos para visualizar la gravedad del problema, El Salvador es un caso paradigmático en este asunto. El nuestro es un país donde confluye de forma visceral la visión de ellos contra nosotros, lo vemos a diario en múltiples facetas: izquierda contra derecha, hombres contra mujeres, católicos contra evangélicos, heterosexuales contra homosexuales, ricos contra pobres. Vivimos en burbujas, separados por muros, por odios y rencores. Hemos llegado al punto en el que como sociedad estamos dispuestos a que el Estado utilice su poder para eliminar, literalmente, a parte de la ciudadanía con tal de mantener a raya todo lo que no compartimos, lo que no entendemos. Preferimos balas a palabras.

Las nuestras son sociedades que se han cimentado sobre la base de la división por raza, sexo, religión, orientación sexual, ideologías políticas y un sinfín de etcéteras. A pesar de que nada es más normal que la diversidad en los seres humanos, nos han enseñado a huir de nuestras diferencias, a ocultarlas. Nos han acostumbrado a luchar entre nosotros por etiquetas, inclusive a matarnos por ellas. No es casualidad, por tanto, que en el reto de la convivencia estemos fracasando estrepitosamente.

La construcción de sociedades justas, incluyentes, tolerantes, respetuosas y empáticas por los demás son el antídoto para la crisis social de nuestros tiempos. Ya lo decía el ilustre reverendo Martin Luther King: «Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos». Nunca es tarde para aprender y hoy, más que nunca, necesitamos aprender a convivir con nuestras diferencias, debemos apostar por reivindicar una sola etiqueta que compartimos sin distinción: todas y todos somos humanos.

Rompamos la caja. De Sara González

Piezas-1025x641

saraSara González, 8 julio 2016 / ESPACIO

¿Te has puesto a pensar por qué la mayoría de los líderes políticos del mundo son hombres? Es una realidad que ha venido desde el inicio de la humanidad, él es el que manda y ella debe ser sumisa.  La historia ha depositado en una caja a muchas mujeres, muchas con gran potencial. A lo largo de los años esas mujeres que no aceptaban ser sometidas y decidían salir de la caja eran castigadas o denigradas, pero eso ya no es así. Estamos en el siglo XXI en donde la libertad de expresión es el poder más grande que se nos ha otorgado.

Es incoherente y sobre todo triste que la estructura política este segmentada por sexo, cuando las mujeres somos más de la mitad de la población electoral. Es necesario que las mujeres nos involucremos más en la política y en la toma de decisiones, ya que el perfil del sexo femenino tiene características que son exitosamente complementarias con la política.

Nosotras somos seres con una cosmovisión diferente, respetuosas a los diversos puntos de vista, lo cual nos permite crear una visión real y compartida de la realidad. Además, nosotras somos capaces de proponer soluciones que anhela la población, siempre con la transparencia como aliado número uno.

Sobre todo nosotras poseemos la capacidad de superar los métodos retrogradas de solucionar enfrentamientos; no buscamos soluciones al conflicto con más conflicto, guerras con más guerras, injusticias con más injusticias sino que con diálogo.

Nosotras, las mujeres tenemos la capacidad de ser equilibradas, de equilibrar la emoción con la razón. Esto es fundamental, somos empáticas y emocionales pero al mismo tiempo racionales ante una situación, de esta forma podemos ver la situación desde diversos puntos de vista y encontrar la solución más óptima.

Con todas estas cualidades podemos dejar de solo escuchar a nuestros gobernantes que solo nos muestran los problemas y no hacen nada, ¡involucrémonos y demos soluciones!

Si seguimos inconformes con los líderes políticos pero con miedo de involucrarnos no solucionamos nada, solo agravamos la situación. La gente quiere nuevos líderes y nuevas formas de hacer política, seamos nosotras esas nuevas líderes, con métodos innovadores, humanos, legales y sobre todo siempre velando por el bien común y no por el interés propio.

La persistencia de esta desigualdad es un obstáculo para el desarrollo y la gobernabilidad democrática en el país. Es tiempo de perder el miedo y salir de esa caja en la que cual la sociedad nos ha metido, esa caja donde hay sin fin de mujeres preparadas y capaces de ser mejores líderes.

Yo decidí salir de la caja, empecé a involucrarme y dar soluciones, pero ya no solo basta con salir de la caja, entre todas, debemos romper la caja.

Para el equipo JWS: mi primer columna de opinión. De Gabriella Trigueros

Collage-1024x641

Screen Shot 2016-07-12 at 12.15.49 PMGabriella Trigueros, 9 julio 2016 / ESPACIO

Jamás he escrito una columna de opinión, si bien nunca me había animado a escribir, hoy quiero hacerlo, y quiero dedicarle esta columna a nuestro equipo de trabajo y agradecerles por todo. Esta columna esta personalizada, pero quiero que aquellos lectores ajenos conozcan a estas personas, que también son el equipo de trabajo de Johnny Wright Sol.

Primero quiero comenzar agradeciéndole a ese ser humano, muchos sabrán quien es Johnny Wright, no hace falta contextualizar… Johnny no solo es mi jefe, también es mi amigo, mi confidente, y mi mentor. Para mi, sin querer tirarle tantas flores, es la más sencilla definición de un líder, es una persona humilde, que dedica su día a día y todas sus energías en servirle a nuestro país. Gracias por inspirarme a ser mejor, y por confiarme a tu equipo de trabajo.

A Juan Pablo, Asesor y Diputado Suplente de JW, la voz de la razón, el que sueña al lado nuestro y que al mismo tiempo nos ayuda a aterrizar de vez en cuando, quien sabemos que siempre va caminar a nuestro lado, y que nunca faltará su más sincero consejo, eres una pieza esencial en el equipo.

Andy, Social Media Manager y también multitasking, el más crack, mi mano derecha, la sombra que me quieren robar todos los días, la verdad todos los días aprendo más de vos que vos de mí, sos uno de los pilares más importantes que sostiene a este equipo, a esta familia… no tengo palabras suficientes para agradecer todo lo que haces por todos, gracias por creer en nuestra causa y ser parte de ella. Adri, nuestra diseñadora, no puedo dejar de mencionarte, fuiste y siempre serás parte del equipo. Sin vos no hubiésemos logrado ser lo que somos ahora, gracias por tanta alegría y por siempre, siempre llegar tarde a todo (LOL), ¡sos lo máximo!

A la Gaby, Directora Ejecutiva de LPEV, a aquella que sabe que a “calzón quitado”, como dice ella, me puede decir cuando no está de acuerdo con algo, gracias por creer tanto en nuestro país, y por querer romper estereotipos y estigmas que dañan a la juventud de nuestro país. Tere, Pasante, es increíble el entusiasmo que aportas a la niñez, y tu interés de servir es invaluable, gracias.

A Herbert, Consultor Legal, al que costó que se metiera a lo que él llama “el lado oscuro” (la política) y que ahora se ha dado cuenta que ahí existe una pequeña luz, y a quien espero ver en un futuro representándome en un curul. Y Julio, Director de Contenido de Espacio, ¡ay Julito! al que más le gusta pelear en Twitter, y así como pelea en Twitter es igual de grande su entusiasmo para todo en su vida, y puede llegar a donde se lo proponga. Sarita, Pasante, la más joven de todos, todavía está en el colegio, la más curiosa y la que le inyectará tanto positivismo y esperanza a nuestro equipo, gracias por querer aprender en nuestro equipo.

Ximena y Kika, el dúo dinámico, ambas son un gran equipo. Ximena, Directora de PR de Espacio, es una mujer empoderada en su máxima potencia, la Kika, Coordinadora de Recaudaciones de Espacio, no le aturra la cara a nada, no hay poder humano o catástrofe que las pare. Héctor, Pasante y Analista de Datos, alguien que ha heredado un legado tan grande, y que a su poca edad supera todas las expectativas de ese legado; tu dedicación y tu entrega es otro nivel. Marjorie, Colaboradora Jurídica, una joven súper inteligente a quien le admiro sus ganas constantes de aprender y de empoderarse como mujer, quien estoy segura será una destacada abogada en nuestro país.

Todos ustedes son lo máximo, cada uno  hace lo que más les gusta, les apasiona su trabajo y sobre todo aman su país, y lo que nos permite tener una visión de país tan amplia, es que ninguno de ustedes vela por un interés partidario. La bandera que nos inspira a poder dar lo mejor de nosotros, solo es azul y blanco. Recordarles que nosotros simplemente les hemos compartido las herramientas de trabajo, y con ellas cada uno construye su propio camino.

Diputado ARENA celebra la paz con jóvenes de Las Palmas

El diputado Johnny Wright pintó murales junto a muchachos de la comunidad, en el marco de los 24 años de los Acuerdos de Paz.

Mural con el cual inicia la compaña de pintar la comunidad Las Palmas

Mural con el cual inicia la compaña de pintar la comunidad Las Palmas

Eugenia Velásquez, 17 enero 2016 / EDH

diario hoyDe una “forma diferente” dijo el diputado de ARENA, Johnny Wright, que quiso celebrar ayer los 24 años de la firma de los Acuerdos de Paz, y para eso prefirió pintar murales y acompañar a los habitantes de la comunidad Las Palmas, en San Salvador, en un convivio que reunió a las familias y a los jóvenes que son “estigmatizados” por vivir en un sitio que es reconocido por el asedio de las pandillas.

“Estamos conmemorando a nuestra manera los Acuerdos de Paz, lo queremos hacer de una forma diferente, queriendo construir la paz en un esfuerzo permanente”, dijo.

Wright fue uno de los diputados de ARENA que no participaron ayer de los actos oficiales que realizó el gobierno en el Centro de Ferias y Convenciones (Cifco), para celebrar los Acuerdos de Paz.

“Yo sueño con que el país sea noticia de haber llegado a acuerdos y deseo que sea una cosa permanente, que realmente podamos desarrollar una visión conjunta del país que todos queremos”, expresó Wright.

No es la primera vez que el diputado Wright visita la comunidad Las Palmas y dice que la escogió porque está cercana al lugar donde él reside; y afirma que haciendo la comparación puede ver que hay “muchas desigualdades”.

“Por supuesto que en donde vivo y esta comunidad hay muchas diferencias y desigualdades; considero que son este tipo de comunidades donde no se ha hecho obra pública o no se ha invertido lo suficiente para sacar a estas comunidades adelante. Debemos enfocar nuestra prioridad”, reflexionó.

Wright planea llevar el mismo tipo de actividades que desarrolló ayer a otros sitios similares, en donde los jóvenes no tienen muchas oportunidades de superación, dijo.

Los habitantes de ese lugar pudieron disfrutar de concursos, exhibición de proyectos de emprendedurismo, arte culinario, baile y torneos de fútbol, entre otros.

“Hemos aprovechado esta coyuntura para lanzar el proyecto de pintar murales, mejoramiento de pintura, mejorar las áreas en donde se practican deportes; lo hacemos involucrando a empresas, a personas que reconocen que esta comunidad puede superarse y salir adelante”, acotó.

Para el diputado arenero los residentes de esta comunidad y, en especial los jóvenes, tienen el potencial para superarse, pero reconoce que existen “muros invisibles” que les impiden cumplir sus metas.

Por esta razón es que el político cree que con este tipo de actividades no sólo está construyendo la paz, sino “derribando esos muros que se han impuesto, muros invisibles, sobre todo estereotipos que los jóvenes tienen que enfrentar cuando salen de su comunidad en busca de trabajo y educación”.

Con la celebración de ayer dijo sentirse satisfecho de ver que logró que las familias pudieron tener un espacio de diversión y convivencia junto a sus “chiquitines” en un ambiente “muy agradable”.

CY341OQUkAEA3oG

CY34xJRU0AAx84V

CY4NPRPUkAAsOIH

CY3yeIjUkAAhFwG

CY3f0YHVAAAjI9V

CY2YnDxUkAA3D5c

Johnny Wright

12573120_10208578075509020_7046712140861881269_n

12494818_983517185021031_4446448985879173091_n

 

Debate en ARENA sobre la transparencia del acuerdo interpartidario de elegir fiscal

La abstención del diputado Johnny Wright Sol en la elección del fiscal general ha generado un fuerte debate en ARENA. Publicamos el razonamiento que Johnny Wright Sol hizo de su voto, la crítica de la subjefa de fracción Milea Calderón, y la defensa de Marcos Llach, otro dirigente joven de ARENA.

Segunda Vuelta

El razonamiento del voto de abstención de Johnny Wirght Sol

Screen Shot 2016-01-07 at 9.12.36 PM

Las palabras de Johnny Wright Sol, razonando su voto de abstención

Las palabras de Johnny Wright Sol, razonando su voto de abstención

 

Milena Calderón: “Si Johnny Wright se quiere ir del partido, que se vaya”

ARENA recriminó la abstención de voto de Wright en la elección del fiscal Meléndez y lo tachó de “joven e inmaduro” y de no haber estado cuando el partido se fundó “bajo las balas”.

LUPH_TWlsZW5hLmpwZw==

7 enero 2016 / La Pagina

La subjefa de fracción de ARENA, Milena Calderón lamentó la abstención del voto del diputado Johnny Wright en la elección del fiscal general Douglas Meléndez y se lo atribuyó a “su inmadurez” y a “no tener cimientos partidarios” pues él vivió fuera del país y no anduvo en los movimientos de fundación del partido, cuando se hizo bajo las balas, dijo la parlamentaria.

ARENA había pactado que para elegir al próximo fiscal, los 35 diputados votarían en conjunto por un candidato en común. La comisión política acordó la tarde del martes nombrar a Douglas Arquímides Meléndez como fiscal, debido a que aparecía en todas las listas de las cinco fracciones legislativas, según justificaron.

No obstante, Wright fue el único que se abstuvo de votar. Ante ello, la subjefa de fracción, Milena Calderón, reaccionó sorprendida; ya que aseguró que él en ningún momento dio a conocer sus inconformidades dentro de la fracción. 

Calderón culpó a la inexperiencia de Wright por “el arranque” que tuvo en la plenaria extraordinaria en la que se eligió a Meléndez. La diputada incluso dijo que sí Wright pensaba dejar la bancada, no le sorprendería. Además, reiteró no tener ningún temor de que algún otro legislador abandone las filas partidarias.

Luego del voto de abstención del diputado Johnny Wright para elegir a Douglas Meléndez como fiscal general, y de su justificación, ¿hay algún temor en ARENA de que el diputado abandone el partido?

Temor de que algún diputado se salga no tenemos, porque si se quiere ir que se vaya. Nadie puede estar amarrado a una decisión si esa decisión no es la que él cree correcta, pero debe cumplir lo que el pueblo le ordenó, y el pueblo cuando votó por él, votó por el plan de gobierno que él presentó, la agenda legislativa que es la de ARENA. No es de él, ni de ninguno de nosotros, es de ARENA. Entonces uno debe respetar al votante que votó por uno.

¿Pero es una posibilidad de que él abandone el partido que lo llevó a la Asamblea?

Podría ser, pero yo espero que no, y si es así tampoco me extrañaría. 

¿Por qué?

Porque somos libres. Entonces cada uno puede tomar una decisión y si tú no tienes los cimientos de tu partido incrustados en tu corazón, en tu cerebro, puedes tomar decisiones equivocadas como lo hicieron muchos de los que se fueron y que después se arrepintieron. Muchos quisieron volver, algunos ya volvieron. Entonces creo que esas son inmadureces que se deben superar a base de ir adquiriendo experiencia.

¿Pero entonces cree usted que Johnny Wright no tiene esos cimientos bien fuertes?

Él no ha vivido aquí, es joven, y no ha vivido aquí. No conoce nuestra lucha. No es lo mismo lo que podría decir yo, por ejemplo, que vivimos la guerra, que nos tocó andar buscando las firmas para fundar nuestro partido bajo las balas, amenazadas a muerte, entonces este tipo de cosas no las ha vivido él. Entonces creo que esos cimientos no están muy fortalecidos.  

¿Le extrañó la decisión del diputado en la plenaria extraordinaria?

A mí me extrañó la decisión de Johnny, aunque yo lo catalogo como que es parte de su inexperiencia. Uno sabe que para dar un dictamen, la comisión política tiene los informes de la subcomisión. Este informe revela quiénes salieron mejor en las entrevistas y quiénes son los más idóneos. Es más, cada partido político va así, dependiendo de lo que dicen las instituciones, de lo que dice la entrevista, va disminuyendo el listado. Así que nosotros lo expusimos en la reunión de la fracción. Nosotros como ARENA hemos hecho un ejercicio interno yo diría muy bueno.

¿Él estuvo en la reunión?

Él estuvo en la reunión y estuvo cuando se aprobó que 10 nombres eran los que nosotros podríamos proponer. Nosotros como miembros de la comisión política actuamos siguiendo los lineamientos de nuestro grupo parlamentario, que unánimemente había decidido que eran 10 nombres los que sí llenaban la idoneidad necesaria para el momento.

¿Él no había expuesto la inquietud en la reunión de fracción de ARENA, pese a que se reunieron varias veces?

Sí, nos reunimos varias veces, hasta hoy por la mañana nos hemos reunido. Por eso me extraña a mí la actitud de él en el pleno, porque estuvimos en la reunión de fracción y hubiese tenido la oportunidad de decir “yo me abstengo” y nadie le habría dicho nada, pues si se quería abstener. 

¿O sea que fue sorpresivo, ustedes no sabían nada? 

No sabíamos que él iba a tomar esa decisión. Yo lo adjudico a la inexperiencia, porque una persona que ha estado ya en los diferentes grupos parlamentarios de ARENA en el tiempo, sabemos el respeto que debe haber del equipo. Cuando el equipo toma una decisión, se respeta. Si no estoy de acuerdo lo digo dentro del grupo parlamentario: “No estoy de acuerdo por estas y estas razones. Yo no voy a votar o me voy a abstener”, pero lo digo. No lo hago sorpresivamente y salgo con una lectura de algo que le habían preparado (se refiere a un comunicado que Wright hizo público en la plenaria). Porque él pidió la palabra para leer lo que ya llevaba preparado y que alguien le había hecho. Su postura no coincidió con su actuar dentro del grupo parlamentario. 

¿Cuándo usted dice que alguien le había preparado el discurso, puede ser que alguien más esté detrás de esta decisión o que haya influido en él? 

Pues creo que sí, porque lo que leyó lo hubiera podido decir en la fracción y nosotros hubiéramos aceptado muy claramente su postura porque nosotros tenemos libertad de poder decir cuándo no estamos de acuerdo o cuándo tomamos la decisión de que vamos a actuar en mayoría, porque eso es la democracia. Habíamos tomado la decisión que íbamos a aceptar lo que la mayoría decidiera y así es como se aceptaron los 10 nombres.

¿Usted se imagina quién podría estar detrás de esto?

No, fíjate que no, no tengo idea. Yo más lo adjudico a su inexperiencia. 

Pero también la opinión de la diputada Karla Hernández tuvo un dejo de inconformidad o de desacuerdo, ella dijo prácticamente “yo voté pero sin conocer, le estoy dando el beneficio de la duda”, ¿qué opina de esto?

Acuérdate que estos muchachos, muchos de ellos no se han involucrado a estudiar los currículos de cada uno de los aspirantes. Todos hemos tenido la oportunidad de tomar el teléfono y llamarlos, porque en el currículo está el número de ellos y si se es una diputada que quiere de verdad entrarle al tema, pues una toma el teléfono y le dice al aspirante: “Señor aspirante, abogado tal, yo quiero conversar con usted y quiero saber cuál es su actuar, a dónde trabaja y todo”. Ella pudo haber hecho las indagaciones. Eso hace un diputado o diputada que quiere involucrarse en un tema en específico. Ahora, si confía en las personas que representa a su grupo parlamentario en la comisión política, pues sencillamente escuchan los informes que los miembros de la comisión damos. 

¿Pero qué está pasando entonces en ARENA con los jóvenes? Entiendo que ustedes han reiterado que no ha habido división en el partido…

No, no hay desacuerdos. Yo creo que tienen que ir aprendiendo con el tiempo. Yo creo que es la falta de experiencia. Yo te aseguro que esto no pasaría en un segundo periodo legislativo, por qué, porque vas aprendiendo el respeto al equipo y vas aprendiendo que cuando el equipo ha tomado una decisión después de muchas discusiones, tú respetas esas decisiones. Entonces yo creo que con el tiempo ellos van a ir aprendiendo con respecto a eso.

¿Esto no podría pasarle factura a ARENA en algún momento?

No, en ningún momento. Ahora si él… Bueno será decisión propia. Yo creo que en ese sentido respetamos la decisión que cada uno pueda tomar. Yo, como subjefe de fracción junto con el jefe de fracción, hemos hecho una serie de innovaciones en la manera en cómo manejar el grupo parlamentario y donde todos son partícipes. Yo creo que eso ha sido muy positivo y que hasta ahora el pueblo salvadoreño nos está favoreciendo cuando admite y acepta que el grupo parlamentario de ARENA está actuando de manera positiva.

Screen Shot 2016-01-07 at 9.25.05 PM

MARCOS LLACH:

7 enero 2016 / FACEBOOK

Screen Shot 2016-01-07 at 9.10.31 PMEstimada Milena,

En lo personal, me alegra muchísimo que Johnny Wright haya tenido la valentía y la fortaleza moral de abstenerse a votar en un proceso con el que no se sentía cómodo. Ojalá mas diputados tuvieran esa valentía y fortaleza de enfrentarse a su bancada para hacer lo que ellos creen que es genuinamente correcto (no me refiero a los vendidos). Sin duda esta capacidad de pensar, racionalizar y defender sus principios es lo que la población salvadoreña espera de sus representantes. Si todos siempre van a votar igual, mejor solo tengamos a un diputado que represente a Arena y uno del FMLN… Eso nos ahorraría muchísimo dinero en salarios, viáticos y fiestas.

Condenar a alguien por no votar con la manada me parece intolerante. Creo que en Arena tenemos que aprender a respetar más las diversidad de opiniones de nuestros miembros. No siempre vamos a pensar todos igual, y no solo por eso deberíamos de asumir que se van a ir del partido, ni mucho menos acusarlos de nada. La tolerancia y el respeto son la base fundamental del liberalismo.

“Quiero verle la cara a cualquier colega mío dispuesto a reelegir a Luis Martínez”: Johnny Wright Sol

Uno de los legisladores primerizos del partido Arena se pone los guantes y reta a sus compañeros de bancada que quieren reelegir al fiscal general. Dice que quiere saber quiénes son porque cree que hay razones para no refrendar a Luis Martínez. Sostiene que quienes voten por la reelección estarán anteponiendo intereses personales o partidarios a los intereses del país.

Johnny Wright Sol, diputado de San Salvador por Arena. Foto: Emely Navarro.

Johnny Wright Sol, diputado de San Salvador por Arena. Foto: Emely Navarro.

Gabriel Labrador, 4 diciembre 2015 / EL FARO

el faroEl partido Arena se echó atrás en su decisión de que sus 35 diputados voten en secreto para decidir a cuál de los 61 candidatos a fiscal general sobrevivientes en la lista que evalúa la Asamblea Legislativa apoyarán de forma unificada.

La discusión sigue intensa, y la posibilidad de que algunos legisladores areneros voten por la reelección de Luis Martínez llevó el martes a dos sectores del partido y a varios diputados a pronunciarse en favor de un nuevo rostro. Ese punto, si Martínez merece tres años más en el cargo cuyo mandato vence este jueves 3 de diciembre, llevó este día a uno de los políticos novatos de Arena a lanzar un reto a sus compañeros.

En esta entrevista, el diputado por San Salvador Johnny Wright Sol exhorta a sus colegas de bancada a no apoyar al fiscal Luis Martínez. “Quien vota por un corrupto es un corrupto”, dice Wright, en alusión a que la gestión de Martínez, según él, ha dejado mucho que desear en las investigaciones de casos de corrupción. Para Wright es importante que los diputados de Arena digan a viva voz si están dispuestos a votar por Martínez para el período 2015-2018.

“Es importante saber con quiénes no puedo trabajar”, dice, en alusión a sus compañeros. Wright no está solo, la diputada Karla Hernández, consultada por este periódico, lo acuerpó: “Creo que nadie debería temer en hacer votación pública, ¿por qué habrían de temer? Yo también quiero saber quiénes consideran que Luis Martínez merece reelegirse y nuestros votantes también se merecen saberlo”, dijo la diputada.

El miércoles pasado, los 35 diputados de Arena, el presidente del partido, Jorge Velado, y un par de miembros de la dirigencia nacional, discutieron por primera vez el tema de la elección del fiscal general y, aunque no llegaron a ningún acuerdo, retrocedieron en un punto que parecía firme semanas atrás. Ahora ya no es tan seguro que los 35 diputados vayan a elegir mediante voto secreto la carta que Arena impulsará en las negociaciones con el resto de partidos. El 20 de octubre, el jefe de los diputados, Alberto Romero, dijo a El Faro que el método para elegir al candidato a fiscal iba a ser mediante voto secreto: cada diputado colocaría de tres a cinco nombres en un papel, y los que alcanzaran más nominaciones terminarían siendo los perfiles que gozarían del respaldo unánime de la fracción de Arena.

“No necesariamente será mediante voto secreto. Ahorita lo que se está haciendo es escuchar a todos los diputados, cada quien va a expresar su opinión sobre quiénes son las mejores opciones”, explicó a El Faro, el presidente de Arena, Jorge Velado.

Pese a lo lento del proceso, en Arena la lista de 72 candidatos se redujo, aunque no hay una lista definitiva. El miércoles, la Comisión Política de la Asamblea Legislativa, encabezada por la diputada Lorena Peña, del FMLN, anunció que habían reducido la lista a 61 nombres.

En la reunión de los areneros de este miércoles, Alberto Romero expuso a sus compañeros el perfil de alrededor de 20 candidatos que, según él, habían tenido el mejor desempeño en las sesiones de entrevista con la comisión legislativa evaluadora de los 72 nombres originales.

Romero también pidió a sus diputados que para la próxima reunión, el miércoles 9 de diciembre, cada diputado lleve un consolidado de sus 10 candidatos favoritos. Estos pueden coincidir con los que están dentro de la lista de 20 que presentó Romero. Entre los nombres que Romero presentó a la bancada, además del fiscal Luis Martínez están abogados como Carlos Murgas López, exfiscales como Rolando Monroy (exjefe de la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía), y profesionales vinculados a la izquierda como Francisco Díaz (superintendente de Competencia) y Henry Campos (exviceministro de Seguridad y Justicia de Mauricio Funes).

A partir de este viernes 4 de diciembre, El Salvador se queda sin fiscal, y la institución quedará en manos del fiscal adjunto, Edgar Márquez, el exasistente personal de Martínez. Márquez acompañó a Luis Martínez en ocho viajes en los que se utilizaron aeronaves vinculadas al empresario Enrique Rais. El haber usado esos aviones y helicópteros hundió en un conflicto de intereses al fiscal Martínez, pues Rais había sido demandado ante la Fiscalía y él a su vez también había pedido a la Fiscalía que investigara a unos exsocios canadienses.

Wright explicó a El Faro por qué él cree que la reelección no es una opción.

¿Discutieron en la bancada cuál es la mejor manera para que Arena defina su carta para el fiscal general?
El tema de la votación secreta. Yo rechazaría que fuera ese el mecanismo porque creo que es importante que la votación sea nominal y en el pleno. Es importante que todos estemos de acuerdo. Anticipo que sí habrá personas que prefieran a un candidato más que a otro, y creo que ese diálogo y esa discusión y análisis que hay que hacer es importante. Si bien es cierto que en la reunión de ayer no había un acuerdo de cuáles serían las propuestas de Arena, si hubo un acuerdo es que la fracción debía votar en conjunto y todos como un solo bloque, y yo esperaría que el fiscal que sea elegido lleve ese tipo de apoyo unánime de todas las fracciones, eso sería lo mejor. Pero yo digo con contundencia: rechazo cualquier votación secreta. Yo en lo personal manifesté que no apoyo la reelección del actual fiscal.

¿Eso se disutió anoche en la fracción?
Eso se discutió pero se acordó no acordar. Me explico: acordamos que en este momento no nos íbamos a pronunciar ni a descartar.

¿Hubo gente que se pronunció a favor de la reelección?
Abiertamente no. Nadie lo hizo.

¿Qué otra cosa acordaron?
Si hubo una posición u otra había quienes sostenían una posición de que no era conveniente descartar a nadie aún.

Entiendo que hay una lista preliminar.
Esa fue la lista que conocimos ayer. Eran como 20 perfiles que a criterio del jefe de fracción, que era nuestro representante en la comisión especial, eran los que habían tenido el mejor desempeño en este proceso. Creo que dentro de esta muestra de candidatos, la mayoría, si no todos los diputados, nos sentimos muy satisfechos de que de esa terna podrían salir nuestros candidatos.

¿Ustedes podrían resucitar a alguno que quedó afuera?
Definitivamente, no era una lista definitiva. Era una lista que claramente que el coordinador del grupo parlamentario dijo que era lo mejor de lo mejor, por supuesto que nadie queda descartado.

¿Se han puesto plazos para reunirse?
No establecimos plazos definitivos. Al no establecer un plazo, implícitamente lo que estamos diciendo es que podría atrasarse esa elección porque queremos acertar.

¿Hay una lista que se está discutiendo con otros partidos?
Hay otros partido que ya tienen una lista.

¿Coincide con los 20 nombres?
Inció la discusión de que se sacara nuestra otra lista para ver si habían nombres que se tenían en común y, de alguna forma, buscar reuniones bilaterales con los diferentes partidos políticos para ver si nos podemos poner de acuerdo. Pero anoche (miércoles) no se estableció ninguna lista ni de finalistas ni de nada.

El hecho de que el fiscal actual siga vivo en el proceso abre la puerta a una reelección, y Arena está dividida, aunque hay tres sectores y algunos diputados que se han pronunciado en contra de la reelección. ¿Qué mensaje cree usted que enviaría el partido si vota por reelegir a un fiscal con una serie de manchas y cuestionamientos a su gestión?
A mí en lo personal me inquieta mucho la posibilidad de la reelección del fiscal actual. Se han pronunciado, no de una forma tan tajante ni contundente, inclusive miembros del cuerpo diplomático, yo leí una carta que enviaron congresistas de Estados Unidos, que hablaban de un nuevo fiscal, es decir, la no reelección. Yo en este momento lo único que puedo decir es que yo no estoy dispuesto a votar por la reelección del fiscal Martínez, voy en misión oficial y voy a ser sustituido por Juan Pablo Fontán, y tanto él como yo estamos en la misma sintonía.

En la sesión plenaria cada diputado elige al fiscal de manera nominal y pública. Usted dice que debe darse de manera parecida en la bancada. ¿Tiene alguna razón de por qué podría ser contraproducente votar en secreto en la bancada?
A mí no me gustaría reforzar los rumores que a lo mejor les han llegado a ustedes en la prensa, y algunos de nosotros hemos escuchado en los pasillos de la Asamblea y más allá. Yo creo que es importante conocer quiénes estarían a favor de votar por el fiscal Martínez porque como lo vi publicado en las redes sociales, estoy plenamente convencido de que quien vota por un corrupto es corrupto, y yo sí quiero verle la cara a cualquier colega mío que esté dipuesto a votar por Luis Martínez, porque implicaría es cómplice de la corrupción en nuestro país, y para mí es importante tener eso ubicado porque sería una persona con la cual yo no estaría dispuesto a trabajar.

¿Está diciendo que Luis Martínez es corrupto?
Si tú hacés un análisis de su gestión: nos hemos convertido en el país más violento del mundo. Se han descartado investigaciones de corrupción que fueron denunciadas en los medios de comunicación y no se le dio mayor seguimiento. Me parece que sobre todo en temas de corrupción, el fiscal no ha actuado con contundencia y realmente muchas de las investigaciones que los medios de comunicación han publicado dibujan una relación con personas como el empresario Enrique Rais, y que ha favorecido más en algunos casos jurídicos al mismo empresario que demandas que se presentaron de una contraparte.

¿Y qué rol ha jugado el Consejo Ejecutivo Nacional del partido en este proceso para elegir al fiscal?
El presidente del Coena y algunos integrantes del Coena estuvieron presentes ayer y fueron muy enfáticos en el compromiso que tenemos todos los diputados de votar como una fracción. Considero que esto no es solo una decisión del grupo parlamentario. En el contexto de todo esto es importante que todo el partido esté unido en la decisión que tomen, ya hemos visto que sectores como el de juventud, el sector empresarial y creo que el sector agropecuario se pronunciaron en favor de un nuevo fiscal. Para ponértelo claro: las únicas personas que estarían dispuestas a votar por Luis Martínez son una de dos cosas: o tienen un interés personal -y dentro de ello hay una amplia gama de intereses- o hay un interés partidario por encima del interés de país. En un proceso tan importante, en una decisión de país con tanta trascendencia, no se trata de cálculos, ni medir ni actuar políticamente, se trata de hacer lo correcto en base a principios y valores, y ese es nuestro objetivo y nuestro gran reto, elegir al mejor fiscal.

¿El Coena respaldó la lista que presentó Alberto Romero?
No, creo que sobre todo el Coena fue enfático en la unidad y tampoco se pudo percibir alguna preferencia por uno u otro candidato.

¿Tienen temor de que algún diputado pueda votar independiente en la sesión plenaria?
En la política no se puede descartar nada, y mucho menos yo puedo hablar en nombre de otras personas, y tengo fe y esperanza de que se va a lograr un voto en bloque.

Servicialidad innata. De Johnny Wright Sol

Cuando alguien ama lo que hace, lo hace mejor. En nuestro trabajo es posible alcanzar diferentes niveles de realización personal.

Johnny Wright Sol, diputado por San Salvador (ARENA)

Johnny Wright Sol, diputado por San Salvador (ARENA)

Johnny Wright Sol, 18 noviembre 2015 / LPG

la prensa graficaUnos trabajan para ganarse un sueldo, otros hacen la misma función por pasión, porque jamás podrían imaginar hacer algo diferente. Tomemos el ejemplo de nuestros bomberos. Pocos en su sano juicio se aventurarían a serlo dada la complicada realidad que esta labor implica: su sueldo no alcanza para hacerle frente al costo de la vida de una familia, asimismo, ejecuta sus misiones con equipos y herramientas desfasadas y en mal estado, no cuenta con el equipo de protección personal mínimo y, entre otros factores, su regreso a casa no está garantizado.

Pareciera que la decisión que muchos hombres y mujeres toman para ser parte del Cuerpo de Bomberos fácilmente se pudiera caracterizar como irracional. Seguramente existen algunos que simplemente trabajan para cobrar su salario, pero me atrevería a decir que la gran mayoría está ahí por el noble propósito de servir a los demás.

Hace unos meses, circuló en las redes sociales una imagen de una mujer que sostenía una pancarta en medio de una manifestación que decía: “Que los bomberos tengan sueldos y los políticos sean voluntarios”. Más de un troll me mencionó con la imagen en mi cuenta de Twitter. Si bien la frase podría ser punto de partida para un buen debate sobre remuneraciones en el sector público, el mensaje, más que un espaldarazo a los bomberos, es una fuerte crítica a la clase política.

Está claro que nuestra clase política ha perdido la confianza de la población. No necesito entrar en detalles, las razones abundan y hablan por sí mismas. Y es que la burocracia debe ser la conformación de un aparato público en el que los servidores públicos no sean los amigos, no sean los parientes. Los servidores públicos DEBEMOS SER las personas más competentes y capaces de reclutar para servir al interés público. Debemos actuar con honradez y desinterés. Cuando los servidores públicos no son seleccionados por sus méritos, no permiten que los mejores ejerzan su función, y nos quedamos con aquellos que buscan beneficios particulares, no teniendo así un Estado como tal. Tenemos un Estado patrimonial, un esquema en el que no se está satisfaciendo el interés público, y tenemos como resultado una estructura pública que solo sirve para la satisfacción de intereses particulares.

Mi condición de ser un novato en la política no me salvó de la expectativa y la crítica negativa de asumir que automáticamente adoptaría las malas costumbres de la clase política del status quo. El deseo y decisión de convertirme en servidor público, para unos, no es más que una ambición personal o el deseo de “pasar a mejor vida”, pero es este el gran reto, poder diferenciarse y no perder de vista la verdadera razón de por qué estoy aquí: servir. A nadie le gustan las críticas, los prejuicios y los ataques sin fundamento. En un inicio cometí el error de creer que estas actitudes hacia mi persona eran injustas, como si en la política se comenzara con una nota 10 y la mantenemos o la perdemos. Hoy reconozco que la nota de un político merece ser construida desde cero. Lo mismo sucede con los liderazgos; algunos creen que el liderazgo es licencia para hacer menos, cuando realmente es la responsabilidad de poder hacer más, y precisamente así tiene que ser, porque un líder no se hace de forma automática, el ser líder se gana, se trabaja y se construye, no te lo da el cargo, un cargo político no te hace líder. Lo que realmente construye tu liderazgo es tu grado de disposición, de servirles a los demás con o sin cargo.

“La comunidad LGBTI tiene igual derecho al matrimonio que la población heterosexual”: Johnny Wright Sol

“Johnny” Wright sabe que en El Salvador apoyar el matrimonio igualitario es confrontar. Su partido, Arena, quiere que la Constitución proscriba los matrimonios entre personas del mismo sexo y Wright dice que él no respaldaría esa reforma. A los 31 años de edad y con menos de uno de vida partidaria, también subraya que el aborto debería ser un asunto más de prevención y educación que de enfoque esencialmente punitivo, como lo ve su partido.

Johnny Wright en su oficina de diputado en la Asamblea Legislativa. Foto: Emely Navarro. 

Johnny Wright en su oficina de diputado en la Asamblea Legislativa.

el faroValeria Guzmán / Fotos: Emely Navarro, 9 octubre 2015 / EL FARO

El diputado Johnny Wright tiene seis meses de ocupar una oficina en la Asamblea Legislativa por Alianza Republicana Nacionalista (Arena), un partido de derechas con tradición ultraconservadora. Wright viene de una familia con linaje partidario -su abuelo, Guillermo Sol Bang, es uno de los fundadores del partido-. Pero él no había participado en la política partidaria hasta las elecciones de diputados de marzo de 2015. Creció y vivió en Estados Unidos, un país que él llama “de libertades”, y quizá eso haya influido en que ahora sea él posiblemente el único legislador de izquierdas o derechas que se atreve a nadar contra corriente con claridad en un asunto de derechos civiles tan controversial como el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Él conoce a su partido y al entorno de su partido, y sabe que cuando dice que apoya el matrimonio igualitario -como el que recientemente aprobó la Corte Suprema de Estados Unidos- está pisando terreno minado. Su partido impulsa una reforma a la Constitución para que quede proscrita la posibilidad de que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio. Y Wright, en esta entrevista que se realizó el miércoles 7 de octubre en su oficina, plantea que él cree lo contrario, que ese es un derecho y que la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos fue “un avance en la dirección correcta”.

Su partido ha sido parte de quienes han promovido rendición de culto de la Asamblea Legislativa a la Virgen de Fátima. Y Wright subraya que el Estado es laico. Que el Estado es laico, a pesar de que su partido también reconoce en sus estatutos al Divino Salvador del Mundo como guía.

Wright también desafía a su partido en el tema del aborto. Dice que para él lo más fácil sería decir que es “pro vida”, pero que esa sería una respuesta deshonesta. Argumenta que su partido debe hacerse más preguntas y renovarse, y se ve a sí mismo como una de las personas responsables de empujar esa renovación. Él, como parte de los políticos jóvenes que, distanciados en ideario de otras generaciones, deben asumir esa responsabilidad.

En su escritorio descansan su casco de bombero, su cinturón e insignias que le recuerdan al oficio que realizó durante cinco años en Estados Unidos. Desde los 27 dejó de ejercerlo pero hace un paralelo con su antiguo oficio y el actual: los dos son un servicio público.

¿Qué ha cambiado en su vida desde que es diputado?
Es de acostumbrarse a ser una figura pública. Andar en un centro comercial y que te reconozcan y te saluden. Uno debe trabajar en comunicar mejor por medio de los medios de comunicación. Yo jamás había participado en una entrevista tanto en medio escrito como en televisión. La responsabilidad que cae sobre mis hombros y el reto que he asumido como diputado los tomo muy en serio, tanto cuando estoy en las instalaciones de la Asamblea Legislativa como fuera de ella, porque en ningún momento uno deja de ser servidor público.

¿Por qué fue candidato a diputado y no a alcalde, si los alcaldes son más cercanos a su comunidad?
Varias cosas se dieron en el momento en que tomé la decisión y no tuve el tiempo que hubiese querido para pensarlo tanto como hubiera querido. Yo debo admitir que hubo un cierto grado de impulsividad a la hora de tomar la decisión porque el partido anuncia el proceso de selección interna con un período de tiempo limitado para inscribirse y esa semana empecé a darle pensamiento serio, obviamente con la fecha corte y límite en mente.

¿Cuánto faltaba?
Faltaban días y lo quería discutir con mi familia y hablarlo con amigos. De cualquier forma que me lo planteaba, ser diputado era un reto, era aventurarse a territorio desconocido. Yo no estudié leyes. Siempre creí que los diputados debían ser abogados pero después de hacer un poco de reflexión me di cuenta de que si los 84 diputados fuéramos abogados no estaríamos en el mejor de los casos porque creo en la diversidad de pensamiento y en la importancia de que este cuerpo, la Asamblea Legislativa, sea plural.

Cuando usted anunció su candidatura hubo quienes lo compararon con Nayib Bukele. ¿Se sentía ofendido con esa comparación o halagado?
Las comparaciones si bien se han hecho, no coinciden con mi forma de pensar. Yo no me comparo ni con el actual alcalde de San Salvador ni con nadie. Yo creo que suficiente tenemos las personas haciendo autoevaluaciones.

¿Pero sí se enteró de esta comparación?
Sí y supongo que por varias cosas. Y obviamente el trabajo de un diputado y el de un alcalde tienen tanto similitudes como diferencias abismales. Si en algo esperaría que tuviéramos en común es en que los dos tenemos intención de servirle a nuestro país.

Usted que se ha convertido en una cara joven en una Arena no tan joven. ¿Está surgiendo una nueva derecha?
Por lo general se escucha sobre todo en la sociedad ese deseo de alejarse de la polarización y de romper con el debate ideológico y enfocarse sobre todo en solucionar los problemas de los salvadoreños. Buscar acercamientos, buscar espacios de diálogo para al final crear consensos. Yo creo que el debate es saludable, que las ideologías son saludables y que sepamos qué es lo que estamos defendiendo. Lógicamente como partido de derechas defendemos un sistema económico, defendemos un sistema de libertades, defendemos la república, la institucionalidad y el estado de derecho, pero si vemos hacia el pasado ese modelo, el modelo capitalista tiene sus fallas. No es un modelo perfecto. Y creo que no hemos hecho un buen trabajo de reconocer eso. El sistema socialista no es un sistema perfecto tampoco. Todos los modelos que existen se prestan a fallas y por lo tanto no hay que ser puristas en este tema sino que hay que pensar en qué es lo que necesita El Salvador en este momento.

Me llama la atención que diga eso de la polarización cuando la marcha de su partido Arena tiene la frase “El Salvador será la tumba donde los rojos terminarán”. ¿Usted la canta?
Bueno, yo canto la marcha en los eventos areneros. Es tradición cantarla al inicio de cualquier mitin o evento partidario. Yo puedo entender cómo a algunas personas les causa rechazo la marcha y yo creo que en nuestro partido lo importante es que aunque haya personas que la quieran cambiar y haya personas que no, que por lo menos tengamos un espacio para discutirlo. Mi postura es: bueno, platiquémoslo y debatamos sanamente sobre lo que queremos. Porque al final no es perder el tiempo, es un tema importante aunque no prioritario. Lo prioritario es tener bien definido cuál es el proyecto político de Arena y si tenemos bien definido el proyecto político de Arena podremos determinar si esa marcha cabe o no cabe en ese proyecto.

Pero ahorita partimos de que Arena tiene un proyecto político…
Bueno, sí…

Y cuando Roberto d’Aubuisson propuso cambiarlo, ¿usted era de los que apoyaba o estaba en contra?
Yo no me pronuncié al respecto. Yo sentí que en ese momento se estaba desviando la atención de una coyuntura importante que es la actualidad de inseguridad y de bajo crecimiento económico que está atravesando el país, es decir, creo que es un tema que si bien le puede interesar a muchos, es un tema que Arena debe resolver en la medida en que pueda establecer un mayor grado de democracia interna, que pueda haber y que realmente haya un esfuerzo por promover el debate interno y que entre jóvenes, entre las diferentes generaciones podamos tener debates ideológicos de gente que a lo mejor vaya desde la ultraderecha hasta la centroderecha. Es un espectro amplio en la derecha e influye la generación a la cual uno pertenece.

¿Usted dónde se ubica en ese espectro que menciona?
Yo diría que mi generación en algunos temas sociales es mucho más abierta. Somos una generación que nació con una tablet, con un teléfono inteligente, con conexión al internet. La revolución tecnológica ha permitido que nuestra generación sea más conectada con lo que está sucediendo alrededor del mundo. Quien no reconozca que el mundo está cambiando… o sea… eso es parte necesaria de un partido político: que aprenda a adaptarse, a modernizarse, a actualizarse y un tema importante es que logre atraer talento, talento joven. Mucho del talento nuestro al final se acaba frustrando acá en El Salvador, acaba buscando alternativas fuera de El Salvador. Aquí se dice que los jóvenes somos apáticos a la política y que no nos interesa y eso es algo que yo quisiera cambiar.

Hay un desencanto generalizado con la política y los políticos, y usted dijo en una entrevista a Medio Lleno que la política ha tenido un giro bastante comercial y que a veces se compra votos en la Asamblea. Hoy usted está en la Asamblea Legislativa: ¿ha visto o escuchado sobre compra de votos para mantener esa postura?
Bueno, los rumores por supuesto que corren por los pasillos de la Asamblea Legislativa. Yo en lo personal no he sido testigo de ningún acto de corrupción o testigo de un delito y en el caso de que lo fuera sería mi responsabilidad denunciarlo a las autoridades pertinentes, pero yo sostengo esas declaraciones que di en esa entrevista. Sostengo que al final el aparato público de nuestro país es más clientelar que profesional y eso lo vemos con cada cambio de gobierno que se da desde que somos democracia. Llega un partido al poder y las personas que lo acompañan, funcionarios clave, burócratas importantes acaban siendo primos, cherada y yo creo que de eso no se trata. Los servidores públicos deben ser competentes. En Arena nos reunimos como fracción legislativa y discutimos los temas que vienen en la agenda legislativa pero al final es en el pleno de nuestro parlamento donde se toman las decisiones más importante del país. La pluralidad de pensamiento, la diversidad, la idea es que parlamentemos, que lleguemos a consensos.

Sobre su escritorio, recuerdos de los cinco años en los que trabajó como bombero en Estados Unidos. Foto: Emely Navarro. 

Sobre su escritorio, recuerdos de los cinco años en los que trabajó como bombero en Estados Unidos.

¿Cuáles son sus metas de agenda propia para cuando termine esta legislatura?
Ha sido tradicionalmente un proyecto político de la izquierda, que ellos llaman la Ley General de Aguas.

(En realidad ya en 1996, durante el segundo gobierno de Arena, la ANDA presidida por Carlos Perla tenía elaborada una propuesta de Ley de Aguas, que crearía un ente rector -el Consejo Nacional del Recurso Agua (Conra)- para administrar toda el agua disponible en el país y que estaría por encima de la ANDA. Esa propuesta nunca llegó a la Asamblea Legislativa).

Nosotros como partido creemos en la importancia de un marco normativo que norme tanto el aprovechamiento y la protección del recurso. Nosotros queremos una ley integral, una ley en donde se establezca un ente rector institucional independiente que funcione. Hay quienes insisten en que esto debe plasmarse en la Constitución de una forma más explícita. A pesar de eso, es mi criterio que el derecho al agua ya está en la Constitución, aunque no de forma explícita. El artículo 117 de la Constitución dice que los recursos naturales nos pertenecen a todos. Como secretario de la Comisión de Medio Ambiente es uno de mis mayores compromisos. Somos partido de oposición y una  de las obligaciones como partido de oposición no es solo oponerse, sino, ser propositivos pero también creo que nuestra lucha como Arena debe ser siempre defender la institucionalidad del país. A propósito de eso, se viene una elección importante, que es la del fiscal general de la República.

¿Cómo califica el proceso de elección de fiscal?
Lo bueno del caso es que tenemos una lista amplia de la cual escoger, lo cual yo considero algo muy positivo. Y yo sí considero que la Fiscalía actualmente necesita un cambio de liderazgo. Pero el proceso acaba de iniciar y esa es una de las decisiones trascendentales de esta legislatura que bien puede venir a fortalecer la institucionalidad democrática de nuestro país o puede venir a entorpecer y a debilitarla.

Yo  soy miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, Integración Centroamericana, y Salvadoreños en el Exterior. Soy un gran creyente de que el salvadoreño en el exterior tiene mucho que aportarle a nuestro país, no podemos verlos como números, no podemos verlos como votos o como remesas. Yo he tenido contacto con jóvenes que se fueron desde chiquitos a Estados Unidos o que nacieron allá durante el conflicto y ahora son jóvenes universitarios con otra visión del mundo y con mucha sed de El Salvador, quieren conocer sus orígenes, su cultura y cada vez que vienen llegan a ver a sus familiares en el cantón o en la comunidad donde viven y no salen de ahí porque movilizarse en nuestro país no es fácil y al final integrarlos de alguna forma no se está dando como se podría dar para aprovechar ese talento.

Y es que además, me imagino que volver a El Salvador viniendo de Estados Unidos también implica cierto retroceso en cuanto a derechos.
Sí.

Por ejemplo, usted vivió en Estados Unidos y dice que admiraba el sistema de libertades.
Claro.

Ese mismo sistema de libertades propició que en junio se aprobara el matrimonio igualitario en Estados Unidos, algo que en El Salvador parece lejos… ¿cuál es su opinión acerca del matrimonio igualitario?
Mire, yo creo en la igualdad de las personas y considero que esa decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos es un avance en la dirección correcta. En nuestro país se ha querido reformar la Constitución…

… Arena ha querido reformar la Constitución para establecer que el matrimonio solo es entre hombres y mujeres “así nacidos”…
… Ha querido reformar la Constitución precisamente para definirlo de una vez por todas. Yo creo en la libertad que tienen las personas de una unión matrimonial y sobre todo de gozar de los mismos derechos. Ese es un caso donde generacionalmente podríamos estar divididos.

¿Cuando dice “podríamos estar divididos” se refiere a usted respecto de su partido Arena?
Pues la verdad es un tema que honestamente no lo hemos tocado. Es un tema como el del aborto, que tienden a salir en épocas de campaña electoral, que lo que buscan sobre todo es clasificar a las personas con algún grado de nivel de moralidad o inclusive, religioso, pero si uno ve y lee los principios areneros donde se habla de la separación del Estado y la religión, donde se habla del individuo como el origen de todo, algunos temas son contradictorios.

En 2004 y 2005 durante mayo, se cargó una imagen de la Virgen de Fátima en la Asamblea Legislativa. ¿Qué plantearía usted si propusieran eso nuevamente?
Aquí hay libertad de religión y creo que cualquier diputado puede participar en cualquier evento religioso que sea de su gusto.

Pero eso sucedió en sesión plenaria y fueron diputados quienes cargaron la imagen…
Ah bueno, es decisión de cada quien. Si eso se diese yo lo respetaría, pero no sé si participaría activamente, y no por ir en contra de la virgen, sino por respeto al Estado laico y a las diferentes religiones.

También está en los estatutos de Arena que el patrono y guía espiritual es el Divino Salvador del Mundo.
Entonces hay conflicto. ¿Y entonces qué somos? ¿Somos un partido demócrata cristiano o somos un partido…? ¿Me explico? Ese es el reto que tiene Arena de redefinirse, de restaurar valores antiguos. Pero, precisamente, quienes deben impulsar y deben tomar la batuta en estos temas somos los jóvenes.

¿Usted cree que las personas de la comunidad LGBTI tienen los mismos derechos civiles que la población heterosexual, como el derecho a contraer matrimonio?
Sí. Así de claro.

¿Se da cuenta de que eso lo coloca en una postura complicada ante su partido?
Complicada, difícil, por supuesto. Pero estoy seguro de que no soy el único. Nosotros hace poco aprobamos -y el partido dio los votos- una reforma al Código Penal para tipificar los delitos de odio que incluía delitos de odio por orientación sexual. Creo que ese es un avance en una dirección correcta.

¿Se esperaría de usted que hiciera alguna moción en la Asamblea para favorecer el matrimonio igualitario?
No, no está en mi agenda legislativa. Definitivamente no apoyaría ninguna reforma a la Constitución como se ha dicho antes para precisar que matrimonio solo es la unión entre un hombre y una mujer así nacidos. No acompañaría con mi voto eso. Hoy por hoy realmente desconozco si existe un expediente para promover ese tema, pero si llegara a darse, yo creo en la igualdad de derechos entre esos el derecho al matrimonio de todas las personas.

¿Entonces lo del matrimonio igualitario está dentro de sus creencias personales pero no en su plan de trabajo legislativo?
Yo considero que si se da eso es porque la sociedad ha llegado a un cierto grado de madurez, aceptación y tolerancia. Mientras nuestra sociedad no lo tolere y no quiera eso, pues vivimos en un sistema de democracia y el sistema de toma de decisiones es mayoritario. Que no quiere decir que las mayorías tienen la razón o tienen la verdad, pero así es la toma de decisiones. Yo creo que ha habido avances en temas de tolerancia, en temas de respeto. Sí se ha ganado terreno, aunque lentamente para el gusto de algunos activistas de la comunidad LGTBI. Yo en lo particular no me he enfocado en ninguna propuesta en concreto pero sí considero que dependerá también de lo que quiera la sociedad. De lo que quiera la juventud salvadoreña que puede pronunciarse y manifestarse al respecto.

Usted también mencionó como uno de los temas de índole social el del aborto, y ha dicho en otras entrevistas que no debe ser un tema de negro o blanco…
… Como muchos temas en política.

Sí, pero Arena en el tema del aborto sí juega a que es o negro o blanco.
Mira, hoy por hoy el aborto está prohibidísimo. Prohibido por Constitución. Hablar del aborto genera controversia casi que de forma automática. Yo sostengo que el aborto no es un tema ni blanco ni negro. Aquí pareciera que solo hay dos categorías a las cuales uno puede pertenecer: o sos pro vida o sos pro aborto. Y si sos pro aborto estás a favor de todo tipo de aborto y si sos pro vida en ningún caso o bajo ninguna circunstancia se puede admitir ningún tipo de aborto porque es un homicidio. Yo, al plantear esa postura me puse a pensar también en mujeres que han sido condenadas y que están cumpliendo sus condenas en las cárceles. Y no sé si es la mejor forma de castigar a una mujer que tuvo que enfrentarse a una situación de esa naturaleza. A pesar de que aquí está prohibido, se siguen dando miles de abortos al año y se dan de maneras peligrosas para la mujer, obviamente de forma ilegal. Es un tema que se presta para mucha discusión.

En Estados Unidos la sociedad ha llegado a un nivel de madurez donde un político puede perfectamente decir “yo estoy en contra del aborto excepto en casos de violación o que la madre esté en peligro de muerte”. Eso aquí no existe. Es un tema en el que no te podría dar una respuesta concreta porque hay tanto que pensar. Yo tengo dos hermanas menores y me pongo a pensar qué pasaría si violaran a una de mis hermanas y queda embarazada… es decir… yo creo que la respuesta más fácil es “soy pro vida y me alineo con mi partido” y ahí sos uno más, estás siguiendo la línea, pero yo fundamentalmente no puedo decir eso porque en mi caso sería una respuesta deshonesta. Porque yo sí creo que es un tema que debemos debatir como sociedad, pero de una forma sana, no con pasionismos, porque esto genera muchísimo de todo.

Pero si yo publicara esto hoy, muy probablemente mañana doña Pilar de Sol…
… Me va a escribir una carta. Sí.

Como la que escribió para el día de la madre, carta desde el cielo para las madres…
Sí, sí, sí. Pero también para eso hubo respuestas. Yo respeto la opinión de ella, pero ella también debe respetar la mía. ¿Me explico? Eso es lo que al final debemos defender como sociedad: la diferencia de opinión y que cada quien tiene derecho a pensar como quiera.

Ella ocupa mucho recurso religioso para apoyar sus ideas. Por ejemplo, plantea: “Dios solo hizo hombre y mujer”, “Dios te dio vientre y tu función es tener hijos”. ¿La religión debe ser una clave para legislar?
No, definitivamente, no. En el pleno legislativo se alude a Dios en la bandera “Dios Unión Libertad”, pero ahí no hay un crucifijo. Y volviendo al tema del aborto y la despenalización… en ese debate dejamos de hablar de prevención. Yo creo que más que ser país que lo prohíbe constitucionalmente, qué bien fuera que seamos un país libre de abortos pero porque hemos eliminado a criminales, a violadores, a padres irresponsables, etcétera. ¿Cómo podemos esperar una reducción de embarazos precoces, una reducción en abortos en nuestro país si no le estamos dando el debido enfoque a educar a nuestros jóvenes? Un debate a blanco y negro no permite ver otras alternativas.

¿Cuál es la Arena que sueña y cuál es la Arena que tiene ahora?
Una Arena que atraiga a más, una realmente institucional, una Arena con un enfoque social importante que creo que es donde ha habido un déficit en el pasado. Si nos hemos enfocado en generar crecimiento económico, a lo mejor no hemos hecho suficiente en materia social. Arena va en esa dirección. No ha llegado. Sería irresponsable y poco realista si diría que Arena hoy por hoy está todo nítido y que estamos super bien.