Salvador Sánchez Cerén

Carta a Salvador Sánchez Cerén: ¿Quiere ser el presidente que revivió los escuadrones? De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 24 agosto 2017 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimado señor presidente:
Los colegas de la revista Factum (a los cuales felicito) publicaron una investigación que comprueba que dentro de la PNC operan grupos de exterminio. De hecho son escuadrones de la muerte, igual que los que operaban durante la guerra civil. Con la pequeña (pero significativa) diferencia que ahora no existen bajo la protección de un régimen militar, sino de un gobierno de izquierda.

Usted tiene dos opciones: o desmantela estas estructuras de terrorismo del estado y erradica de su política de Seguridad esta aberración – o se hace cómplice.

masHace falta una investigación fiscal, jurídica y posiblemente parlamentaria para determinar quiénes son los autores intelectuales de esta práctica de exterminio. Su director de policía ya se hizo el suizo. Seguramente su ministro de Seguridad hará los mismo. Dirán que van a investigar. Pero nadie confia en la voluntad de la PNC de investigarse a si mismo.

No se trata de grupitos de malos policías fuera de control. Es mucho más serio: No es una policía fuera de control del gobierno, sino una policía y un gobierno fuera de control de la ley. El mismo secretario presidencial Hato Hasbún presentó la famosa FES (la fuerza EDH logespecial de la PNC en cuyo seno operan los escuadroneros) como “batallón de limpieza”. Los policías que cometen estas ejecuciones lo hacen convencidos que están implementando la misión que sus máximos jefes les han dado, en el marco de una política oficial de Seguridad, diseñada y supervisada por el director de la PNC Howard Cotto, el ministro de Seguridad Mauricio Landaverde, y secretario presidencial y comisionado de Seguridad Hato Hasbún, el vicepresidente y coordinador de Seguridad Oscar Ortiz. Pero la última responsabilidad, por mandato presidencial, la tiene usted como presidente de la República. Usted es el comandante en jefe de la Fuerza Armada y de la PNC.

Entonces, la pregunta es: ¿A quienes de los arriba mencionados usted va a responsabilizar y sustituir por haber promovido y protegido el surgimiento de los escuadrones de la muerte estatales? Todos son cuadros de su partido. ¿O van a buscar a algunos oficiales y agentes no afiliados al FMLN para sacrificarlos?

En caso que le sirva de consolación, usted no es el único que tiene que rendir cuentas sobre este escándalo. El Fiscal General tampoco ha cumplido con su deber de investigar cada uno de los hechos violentos que involucran a la policía, para ver si realmente se trata de enfrentamientos, o para determinar que se trata de ejecuciones. Los fiscales no han cumplido su deber de investigar a fondo las escenas, para evitar que han sido alteradas por los policías. Siempre nos hemos preguntado qué hay detrás de los partes de guerra que suele dar Howard Cotto sobre supuestos enfrentamientos, pandilleros muertos y armas recuperadas. Siempre nos hemos preguntado si estos hechos se investigan y esclarecen, si se colectan las pruebas científicas, si se hacen las obducciones. Y siempre nos hemos preguntado: ¿Cómo se generan estos enfrentamientos, quién los provoca y con qué fin: captura o aniquilamiento?

La PNC y la fiscalía han desmantelado algunos grupos de exterminio, pero da la impresión que solamente los que actúan “free lance”, fuera del control e independientes de la policía y del FMLN. Hoy le toca desmantelar a los propios.

Si no quiere entrar en la historia como el presidente guerrillero que revivió los escuadrones de la muerte, actúe. Saludos,

44298-firma-paolo

 

Lea la investigación de FACTUM:
En la intimidad del escuadrón de la muerte de la Policía

 

Grupo élite de la PNC involucrado en homicidios, agresiones sexuales y extorsión

“De ser ciertos los hechos, son una acción delictiva”  (REACCIONES DE HOWARD COTTO)

O busque la reproducción de todo el dossier en SEGUNDA VUELTA

 

 

Anuncios

La cháchara. De Cristian Villalta

A nuestro gobierno no hay que creerle ni la incapacidad. Si parece que varios diputados del FMLN, así como algunos ministros, no conectan con la población y no tienen sensibilidad en temas delicados de la agenda pública, no hay que tomárselo de modo literal.

CRISTIAN VILLALTACristian Villalta, 30 julio 2017 / LPG

La intervención del presidente de la república a media semana pareció prueba final de una desconexión con la población. Creer que los salvadoreños abrazaremos mensajes de siniestra ambigüedad es ignorar nuestra historia moderna, la inercia de esta época, y abstraerse de las conquistas en materia de separación de poderes y orden constitucional que la sociedad, Frente incluido, debería considerar orgullosamente suyas. Pero ¿qué hubo de auténtico en esas palabras?

LPGNo estoy discutiendo que el partido oficial ha perdido la huella de muchos de sus votantes, que no encuentra el rastro de la izquierda académica, que rompió sus vasos comunicantes con la clase media. Ese divorcio paulatino con el interés de la mayoría, por obvio que este sea, es resentido cada cinco o 10 años por cientos de miles de votantes que desprecian a aquellos a quienes eligieron como sus representantes en el Ejecutivo. Esa ha sido la dinámica de nuestra vida política en democracia. Tal divorcio ocurre no porque los políticos sean todos corruptibles o el poder esencialmente corrupto, sino porque a más tiempo en el Gobierno, más ideología y menos pensamiento.

Lo vimos con ARENA, que aún no se recupera de sus años en el poder, y ahora con el FMLN: el pensamiento es sustituido por la ideología. Y no ideología de derecha o izquierda, sino a una versión menor y menos digna, que es la pura mentalidad ideológica, es decir, una visión sin filosofía ni metafísica ni cosa alguna que la respalde que reemplaza el razonamiento por eslóganes y descalificaciones, y que no aspira sino a la conservación del estado de las cosas y a simular lo políticamente correcto.

Si sumamos las declaraciones brindadas esta semana por Sánchez Cerén, Mata Bennett, Lorena Peña y Roberto Lorenzana, voceros representativos del oficialismo, establecemos rápidamente la naturaleza del contenido, la lógica del método y el tenor de los meses que vienen. Y toda la narrativa gubernamental puede resumirse como patrañas.

Denominador común en sus discursos, se simplifica la insolvencia de nuestro sistema previsional, reduciendo un problema multidisciplinario a mera agenda arenera de los magistrados de la Sala de lo Constitucional; ni el más militante de los dirigentes del FMLN se cree ese argumento, reduccionismo de cátedra. Y sobre esa base, cada uno puso algo de su cosecha personal: manierismos revolucionarios poco creíbles en el doctor Mata, sarcasmo bien logrado en la diputada Peña, casi marasmo emocional en Sánchez y nada en Lorenzana.

¿Por qué el partido en el Gobierno no quiere pasar de la cháchara ideologizante en el tema de las pensiones? Quizá porque considera que poner el énfasis en la retórica contra las AFP y sus propietarios es más conveniente en estos tiempos electorales, le permite reconectar con su votante duro a través de una neocruzada contra el capitalismo y echar mano del resto de páginas del manual de Martita Harnecker. Y todo eso mientras el futuro de los jubilados de hoy y mañana es cada vez más negro.

Talvez en otra época habríamos aplaudido este derroche de pragmatismo, pero a aquellos en el FMLN que camuflan la independencia y fuerza de su pensamiento, acomodados entre lo que han acumulado y la aprobación de sus mentores, solo cabe reclamarles por su inacción y silencio. Sería preferible tener incapaces auténticos a gente inteligente pero domesticada y cobarde.

Carta al presidente de la República: Desarme a los francotiradores. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 15 julio 2017 / EDH y MAS!

Estimado Salvador Séanchez Cerén:
Las pláticas con el Banco Mundial por buenas razones son reservadas, aunque todos sabemos que existen – y que constituyen la única salida viable para el país de salir de su crisis de las finanzas públicas.

masSólo así, amarrando compromisos con la oposición y al mismo tiempo con el Banco Mundial, el gobierno del FMLN puede evitar que los últimos dos años de su mandato lleven al colapso a todos: al gobierno, al partido de gobierno, y a la economía del país. Lo de poner parches ya no funciona, se necesita una solución integral, que incluye pensiones, reducción de gastos y aumento de ingresos, o sea impuestos y futuros préstamos para financiar el déficit fiscal hasta que se pueda eliminar. Es más: lo necesitan ambos gobiernos, el actual igual que el próximo que elegiremos en 2019.

EDH logEl gobierno no debe dinamitar este posible acuerdo integral con acciones desesperadas, como por ejemplo imponer una reforma de pensiones no consensuada, para salir de su aprietos actuales. Y la oposición tampoco debe poner en peligro la solución integral con intransigencias que agudicen la desesperada situación fiscal del gobierno.

En ambos campos hay quienes entienden esto y están tejiendo, junto con el Banco Mundial, la solución integral.

Pero también hay francotiradores. Es tiempo de desarmarlos. El problema es que del lado del gobierno y su partido hay una falta de liderazgo preocupante. El presidente no toma decisiones firmes y no corta en seco el doble discurso y doble juego dentro del gobierno, dentro del FMLN y entre partido y ejecutivo. Hay que reconocer que ARENA, a pesar de sus conflictos internos, ha mostrado mucho mayor coherencia.

Si esta falta de liderazgo y este miedo de tomar decisiones no se resuelven, esta oportunidad de llegar a una solución integral patrocinada por el Banco Mundial se va a perder. Es obvio que se trata de decisiones no necesariamente populares. Por esto es indispensable que gobierno y oposición juntos asuman los costos políticos.

La ventaja es que se trata de un problema esencialmente técnico, y que se tiene en la mesa a los técnicos no solo del Banco Mundial, sino también del gobierno y de la oposición, no sólo los políticos. Estos últimos suelen ser los francotiradores, y alguien, repito, tiene que desarmarlos. Y si no lo hace el presidente de la República, por su lado, y si no lo sigue haciendo el presidente del COENA, cada uno con los suyos, ¿quién lo hará?

Dejen trabajar a los expertos y cúbranles las espaldas.

Urge que usted, como presidente de la República, ponga orden en su gobierno, y que ARENA no permita que su crisis de dirección le reste coherencia.

Saludos,

44298-firma-paolo

 

La solución del “Gran Quiz del lenguaje político”. De Paolo Luers

Paolo Luers, 4 junio 2017 / SEUNDA VUELTA

El viernes pasado, en mi Columna Transversal, publiqué el Gran Quiz del Lenguaje Político, con el subtítulo: Where is the beef?
Esta frase se hizo famosa en Estados Unidos, a raíz de un comercial de Wendy’s del 1984, queriendo decir que sus competidores pusieron poca carne en sus hamburguesas. La frase entró en el lenguaje político en la campaña presidencial del mismo año, en la primaria de los demócratas entre Gary Hart y Walter Mondale. Hart había ganado popularidad con su eslogan “Nuevas Ideas”. En el último debate televisivo, Mondale dijo:
“When I hear your new ideas, I’m reminded of that ad, ‘Where’s the beef?'” (“Cuando le escucho hablando de sus ‘nuevas ideas’, pienso en este anuncio: ‘¿Dónde está la carne?'”. Gary Hart luego abandonó su lema de “Nuevas Ideas” y adoptó uno nuevo: “Here is the beef!” – y perdió las primarias.

Aqui la solución del Gran Quiz de las frases sin carne de Carlos Calleja, Mauricio Interiano y Salvador Sánchez Cerén. Espero que se hayan divertido…

  1. Pongámonos la Patria al hombro, y asumamos con humildad la misión que se nos ha encomendado. (Interiano)
  2. Necesitamos un proyecto íntegro de gente honesta. (Calleja)
  3. Tenemos que redoblar esfuerzos y seguir trabajando con esmero por la gente, el país se lo merece. (Sánchez Cerén)
  4. Hay que aprender del pasado para manejar las cosas mejor hacia adelante. (Calleja)
  5. Cuando se tiene decisión y fe es posible resolver los grandes problemas del país. (Sánchez Cerén)
  6. Es momento de apartar nuestros intereses personales y que comencemos a pensar el bien común. (Interiano)
  7. Tenemos que buscar la forma permanente de entendernos, de encontrarnos, de poder vivir en paz en El Salvador. (Sánchez Cerén)
  8. La riqueza más grande que tiene nuestro país es su gente. (Sánchez Cerén)
  9. Los problemas de país no los van a resolver solo los políticos, se van a resolver solo si nos sumamos todos los salvadoreños. (Interiano)
  10. Es fundamental retomar el diálogo y lograr entendimientos en torno a las políticas para estimular el crecimiento económico. (Calleja)
  11. Para gobernar, además de voluntad política, se requiere participación, diálogo y coherencia. (Sánchez Cerén)
  12. Para enfrentar los nuevos retos se necesita cambiar de mentalidad, resolver las diferencias sin violencia, ir al encuentro y entendimientos. (Sánchez Cerén)
  13. Los salvadoreños esperan mucho de nosotros y es momento que comencemos a demostrar que queremos el mismo cambio que quiere la población. (Interiano)
  14. Llegó el tiempo donde no podemos seguir viendo hacia atrás en búsqueda de excusas. Hoy nos toca responsabilizarnos por nuestro futuro; solo así podremos construir una nueva sociedad en El Salvador. (Calleja)
  15. Uno de los grandes retos que estamos enfrentando como país es la reforma al sistema de pensiones. (Sánchez Cerén)
  16. Si queremos transformar el país debe de haber primero una transformación política, este es momento de hacer una diferencia. (Interiano)
  17. Necesitamos de una nueva generación de liderazgo, una nueva mentalidad, que nos permita cerrar las heridas del pasado, unirnos y trabajar. (Calleja)
  18. La política puede ser la oportunidad para cambiar un país y todos tenemos la responsabilidad y obligación de trabajar por un mejor ES. (Interiano)
  19. Uniendo voluntades podemos alcanzar grandes e históricas decisiones para sumarnos positivamente al crecimiento de nuestra nación. (Sánchez Cerén)
  20. No podemos seguir en un país dividido. No podemos esperar cambios si seguimos polarizados. El gobierno tiene capacidad de dividir. (Interiano)
  21. El Salvador necesita de integridad y trabajo para salir adelante. Una nación con oportunidades pero también con responsabilidades. (Calleja)
  22. Unidos bajo una nueva visión podremos construir una nueva sociedad en El Salvador. (Calleja)
  23. Este es el momento para construir un mejor El Salvador y depende de todos. (Interiano)
  24. En la crisis existe la oportunidad, debemos estar abiertos a seguir aprendiendo, a construir una nueva visión de país, los salvadoreños. (Calleja)
  25. El SALVADOR puede volver a brillar y esta en nuestras manos que asumamos el llamado que nuestra patria nos está haciendo. (Interiano)
  26. Orientemos nuestros esfuerzos a la construcción de un plan de nación incluyente, para el bienestar de los salvadoreños. (Calleja)
  27. Para transformar El Salvador y construir una nueva sociedad, necesitamos un proyecto de país renovado, inclusivo y moderno. (Calleja)
  28. Los salvadoreños queremos menos ataques y más soluciones, queremos un compromiso por el bien de la nación. (Interiano)
  29. Cambiemos la realidad y demos verdaderos pasos por un mejor futuro, por nuestros niños, por vos y por El Salvador. (Interano)
  30. Creemos profundamente en generar igualdad de oportunidades para construir una nueva sociedad con una clase media pujante. (Calleja)
  31. El gobierno tiene que poner la información en manos de la población, con transparencia. (Sánchez Cerén)
  32. Reafirmamos nuestro compromiso con el sector empresarial y los inversionistas en El Salvador. (Sánchez Cerén)
  33. Educación y salud son fundamentales para el desarrollo del país. (Sánchez Cerén)
  34. Es obligación del gobierno y todos los sectores políticos generar condiciones que aseguren a población disfrute de derechos constitucionales. (Sánchez Cerén)
  35. Debemos de ser coherentes con nuestro discurso y no vamos a tolerar la corrupción venga de donde venga. (Interiano)
  36. El Salvador necesita una estrategia para crecer sanamente: Innovación, inversión y un gran salto en la calidad de nuestra educación. (Calleja)

Por favor, déjenme saber en redes sociales cuantas de estas citas han podido identificar correctamente.

El Gran Quiz del lenguaje político. O ¿Where is the beef? Columna Transversal de Paolo Luers

Paolo Luers, 2 junio 2017 / EDH

Reproduzco una serie de tuits publicados durante los últimos 2 meses: 12 de Mauricio Interiano y 12 de Carlos Calleja. ¿Puede usted identificar cuál es de quién? Pero cuidado: mezclados entre las opiniones de Interiano y Calleja también hay 12 tuits de Salvador Sánchez Cerén. ¿Los puede distinguir?

  1. Pongámonos la Patria al hombro, y asumamos con humildad la misión que se nos ha encomendado.
  2. Necesitamos un proyecto íntegro de gente honesta.
  3. Tenemos que redoblar esfuerzos y seguir trabajando con esmero por la gente, el país se lo merece.
  4. Hay que aprender del pasado para manejar las cosas mejor hacia adelante.
  5. Cuando se tiene decisión y fe es posible resolver los grandes problemas del país.
  6. Es momento de apartar nuestros intereses personales y que comencemos a pensar el bien común.
  7. Tenemos que buscar la forma permanente de entendernos, de encontrarnos, de poder vivir en paz en El Salvador.
  8. La riqueza más grande que tiene nuestro país es su gente.
  9. Los problemas de país no los van a resolver solo los políticos, se van a resolver solo si nos sumamos todos los salvadoreños.
  10. Es fundamental retomar el diálogo y lograr entendimientos en torno a las políticas para estimular el crecimiento económico.
  11. Para gobernar, además de voluntad política, se requiere participación, diálogo y coherencia.
  12. Para enfrentar los nuevos retos se necesita cambiar de mentalidad, resolver las diferencias sin violencia, ir al encuentro y entendimientos.
  13. Los salvadoreños esperan mucho de nosotros y es momento que comencemos a demostrar que queremos el mismo cambio que quiere la población.
  14. Llegó el tiempo donde no podemos seguir viendo hacia atrás en búsqueda de excusas. Hoy nos toca responsabilizarnos por nuestro futuro; solo así podremos construir una nueva sociedad en El Salvador.
  15. Uno de los grandes retos que estamos enfrentando como país es la reforma al sistema de pensiones.
  16. Si queremos transformar el país debe de haber primero una transformación política, este es momento de hacer una diferencia.
  17. Necesitamos de una nueva generación de liderazgo, una nueva mentalidad, que nos permita cerrar las heridas del pasado, unirnos y trabajar.
  18. La política puede ser la oportunidad para cambiar un país y todos tenemos la responsabilidad y obligación de trabajar por un mejor ES.
  19. Uniendo voluntades podemos alcanzar grandes e históricas decisiones para sumarnos positivamente al crecimiento de nuestra nación.
  20. No podemos seguir en un país dividido. No podemos esperar cambios si seguimos polarizados. El gobierno tiene capacidad de dividir.
  21. El Salvador necesita de integridad y trabajo para salir adelante. Una nación con oportunidades pero también con responsabilidades.
  22. Unidos bajo una nueva visión podremos construir una nueva sociedad en El Salvador.
  23. Este es el momento para construir un mejor El Salvador y depende de todos.
  24. En la crisis existe la oportunidad, debemos estar abiertos a seguir aprendiendo, a construir una nueva visión de país, los salvadoreños.
  25. El SALVADOR puede volver a brillar y esta en nuestras manos que asumamos el llamado que nuestra patria nos está haciendo.
  26. Orientemos nuestros esfuerzos a la construcción de un plan de nación incluyente, para el bienestar de los salvadoreños.
  27. Para transformar El Salvador y construir una nueva sociedad, necesitamos un proyecto de país renovado, inclusivo y moderno.
  28. Los salvadoreños queremos menos ataques y más soluciones, queremos un compromiso por el bien de la nación.
  29. Cambiemos la realidad y demos verdaderos pasos por un mejor futuro, por nuestros niños, por vos y por El Salvador.
  30. Creemos profundamente en generar igualdad de oportunidades para construir una nueva sociedad con una clase media pujante.
  31. El gobierno tiene que poner la información en manos de la población, con transparencia.
  32. Reafirmamos nuestro compromiso con el sector empresarial y los inversionistas en El Salvador.
  33. Educación y salud son fundamentales para el desarrollo del país.
  34. Es obligación del gobierno y todos los sectores políticos generar condiciones que aseguren a población disfrute de derechos constitucionales.
  35. Debemos de ser coherentes con nuestro discurso y no vamos a tolerar la corrupción venga de donde venga.
  36. El Salvador necesita una estrategia para crecer sanamente: Innovación, inversión y un gran salto en la calidad de nuestra educación.

En caso que ustedes se queden confundidos y no logren distinguir entre los mensajes del presidente de la República, el presidente de ARENA y el pre-pre-candidato presidencial de ARENA, en los próximos días publicaré en redes sociales la solución de este Quiz.

Vea la solución del Gran Quiz

 

Carta al presidente: ¿Por qué oculta los años más importantes de su vida? De Paolo Luers

Paolo Luers, 18 marzo 2017 / EDH

Estimado se
ñor presidente:
La Constitución define los requisitos para ser presidente: “ser salvadoreño por nacimiento, hijo de padre o madre salvadoreño; del estado seglar, mayor de 30 años de edad, de moralidad e instrucción notorias; estar en los ejercicios de los derechos de ciudadano, haberlo estado en los 6 años anteriores a la elección y estar afiliado a uno de los partidos políticos reconocidos legalmente.”

Todos los requisitos son fáciles de comprobar: o se cumple o no se cumple. Menos uno: “de moralidad e instrucción notorias”.

¿Qué es la “moralidad e instrucción”? ¿Y qué significa “notorias”? Luego de los presidentes Saca, Funes y Sánchez Cerén y sus resultados pobres, son interrogantes válidas.

Una ciudadana quiso explorarlos y solicitó a Casa Presidencial su hoja de vida. CAPRES se negó a entregarla, hasta que el Instituto de Acceso a la Información Pública se lo ordenó.

Los periódicos publicaron su hoja de vida. No se si la ciudadana que la solicitó queda satisfecha. Yo no. Alguien que aplica para un cargo tan importante no puede tener un hueco negro de 21 años en su hoja de vida. La suya deja en lo oscuro los años 1979 a 2000. En 1979 es profesor en Quezaltepeque, y en 2000 de repente es diputado.

Todos sabemos que entre 1979 y 1992 usted fue comandante de las FPL; que luego del asesinato de la comandante “Ana María” y del suicidio del comandante “Marcial” usted se convirtió en el Jefe Máximo de las FPL; y como tal en uno de los 5 miembros de la Comandancia General del FMLN. Y en 1992, usted fue firmante de los Acuerdos de Paz.

¿Por qué nada de esto aparece en su hoja de vida? Difícilmente usted hubiera llegado a la presidencia por méritos en su corta carrera como profesor de primaria. Llegó a ser diputado, vicepresidente y presidente por el liderazgo que ejerció precisamente en los años que oculta su hoja de vida. Esto incluye lo bueno, lo duro y lo feo que pasó bajo su liderazgo. Ni siquiera menciona lo bueno: su participación en el proceso de paz. Mucho menos lo duro relacionado con la conducción de la guerra, y lo feo: los masacres de las FPL contra sus propias bases.

Para mi, nada de esto lo inhabilita a ejercer la presidencia. De esto se trataban los Acuerdos de Paz: la plena inclusión de los insurgentes en el sistema político.

¿Por qué el presidente deja en negro los años más decisivos de su vida e incluso su participación en el proceso de paz, que tal vez de toda su vida es lo que más lo califica para ser presidente?

Se lo pregunto a usted, señor presidente. Saludos,

¡Déjalos tomar café! De Andrés Betancourt

meme

Andrés Betancourt, 3 marzo 2017 / EDH

diario hoyEn 1765 el filósofo suizo Jean-Jacques Rousseau hizo referencia, en su autobiografía “Les Confessions”, a “una gran princesa”, quien al darse cuenta que su pueblo experimentaba hambre por la falta de pan respondió: “déjalos comer pastel”. Una antigua anécdota china cuenta que cuando se le dijo al emperador que su población no tenía qué comer, pues no había arroz, este pidió que le dieran carne.

En el Festival del Buen Vivir celebrado en Soyapango, el Presidente de la República donó una cafetera  a un agente de la Policía Nacional Civil.  A pesar de ser un acto simbólico, este ilustra una desconexión entre la clase gobernante y la realidad nacional, tal como fue el caso de la “gran princesa” y el emperador.

La donación – en teoría – se puede tomar como una muestra de apoyo a la labor de la PNC así como un compromiso a mejorar las condiciones laborales de los agentes. Poco después del evento, el Presidente recalcó en Twitter que “es importantísimo asignar todos los recursos necesarios” a la PNC y Fuerza Armada “por el excelente trabajo que están desarrollando”. Sin embargo, este apoyo y compromiso contradice las acciones del Gobernante y su gobierno.

Actualmente el país experimenta una severa crisis fiscal y la implementación de medidas de austeridad se vuelve cada día más necesaria. Esto parece no ser una prioridad para el Ejecutivo, quien continúa utilizando fondos para programas meramente propagandísticos.

Asimismo, como consecuencia de dicha crisis y la escasez de fondos, el oficialismo ha reasignado 7.5 millones de dólares del impuesto de seguridad – destinados para fortalecer el combate al crimen – para cubrir otros gastos. En lugar de “asignarle” a las fuerzas de seguridad los “recursos necesarios”, el gobierno se los quita y les da un par de cafeteras en su lugar. Claramente en la realidad, las palabras del Gobernante no tienen sustento alguno.

Por otra parte,  las condiciones laborales de los elementos de seguridad no son las mejores, tanto por la falta de fondos como por las medidas de acuartelamiento aprobadas por la Asamblea Legislativa. La entrega de la cafetera, sin embargo, se dio frente a las cámaras de televisión, en un escenario mágico con aplausos y sonrisas; en una realidad alternativa. ¿Por qué no se hizo la entrega en una subestación? ¿Por qué no se le mostró a la población y a los funcionarios el día a día que experimentan los agentes? La clase gobernante estaba en vuelta en lo que llamo “la Política del Pastel”.

La Política del Pastel – basada en la icónica frase de la “gran princesa” – ocurre cuando las entidades gobernantes de un país se encuentran en un estado de desconexión con la realidad del mismo. Dicha separación es tan grande que se abre la puerta a la creación de realidades alternativas y/o paralelas, tanto de manera intencional como natural.

La politización de la seguridad pública u otro bien público es un ingrediente esencial para la Política del Pastel, ya que esta busca alterar la realidad con fines electorales.

Lo ocurrido en el Festival del Buen Vivir o el desfile de autoridades de seguridad en la Asamblea Legislativa que recibió la crítica del diputado Wright Sol, lo ejemplifican. La situación en las estaciones, las calles, comunidades y barrios es diferente y en varias ocasiones contrastante.

Como ciudadanos debemos de estar alerta y siempre dudar y cuestionar la realidad que nos presenta todo gobierno en el presente y en el futuro.

Es interesante imaginarse a la “gran princesa”  y al emperador en El Salvador de hoy en día. Posiblemente cuando les notifiquen de la falta de fondos y equipo, y de las condiciones laborales de los elementos de seguridad, estos respondan: “déjalos tomar café”.