Mes: noviembre 2016

Carta a los periodistas: Paremos esto antes de que comience. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 1 diciembre 2016 / EDH

Colegas:
La cuenta de redes sociales “sociedad civil’, uno de los instrumentos cercanos al FMLN y al alcalde Bukele, tiene por misión reproducir cualquier mensaje oficialista, atacar a cualquiera que critique a Bukele, y coordinar la agitación propagandística y la guerra sicológica. El pasado lunes, “sociedad civil” colocó un mensaje en twitter y facebook – y el “shitstorm” comenzó: Docenas de militantes y cientos de trolls con cuentas falsas entraron en acción. El mensaje original todavía no era tan agresivo, fue solamente la señal para desencadenar las amenazas. Decía: “El ‘periodista’ @Cmelendez12 es el encargado por Dutriz para hacer las notas contra @nayibbukele. Basta ver tuits para ver clase de persona.”

diario hoyLa respuesta de la red de “sociedad civil” fue inmediata y brutal: una serie de amenzas abiertas, hasta de muerte, y los más viles insultos a La Prensa Gráfica, El Diario de Hoy, la familia Dutriz… pero sobre todo y de manera muy personal a nuestro colega Cristian Meléndez.

Esto no es nada nuevo. A mi me ha pasado incontables veces. Y ya todos conocemos la campaña que Bukele ha desatado contra los periódicos que se atreven a criticarlo. Primero ordenó, como la fiscalía logró comprobar con ayuda del FBI, a la agencia digital que trabaja para la alcaldía a producir y publicar versiones falsificadas de los sitios web de LPG y EDH. Y cuando primero La Prensa Gráfica y luego la fiscalía investigaron estos ataques, y siempre las prubeas señalaron hacía el alcalde y su staff, comenzó una campaña permanente contra los periódicos, obviamente orquestada desde la alcaldía de San Salvador, y con “sociedad civil” como uno de sus parlantes. Hasta trataron de provocar un boicot de lectores a los periódicos, que a los días tuvieron que abandonar porque nadie les hacía caso.

Todo esto se puede, si no tolerar, aguantar. Así es el clima político en nuestro país, lamentablemente. Yo ni siquiera hubiera llevado estos casos a la fiscalía o las cortes. De hecho, no fui a demandar a nadie, cuando me di cuenta que habían usado mi nombre para inscribir los dominios de web que necesitaban para difundir las falsificaciones de La Prensa Gráfica. Como fueron suficiente estúpidos para pagar los dominios con sus propias tarjetas de crédito, esta trampa no me afectó. ¿Y para qué denunciarlo?

Pero amenazas de muerte contra un colega periodista es otro caso. Ahí pasaron una raya que no hay que permitir que nadie se la pase.

Tenemos cualquier tipo de violencia, y de sobra, pero no tenemos violencia política ni contra periodistas. Nuestra sociedad creó un consenso muy sólido de toda la sociedad, cuando se trataba de terminar la guerra y la dictadura y alcanzar la paz y la democracia, que sigue vigente. Cuando Mario Belloso decidió, en medio de una manifestación de estudiantes, sacar un M16, parapetarse cuidadosamente y matar a sangre fría a dos policías, la sociedad entera levantó su voz y obligó al FMLN de desligarse de la violencia política y este tipo de grupos. Y de hecho, el FMLN los desarticuló.

Hoy a los periodistas y la opinión pública nos toca nuevamente exigir que nadie se pase de la raya que nos separa de la violencia política y contra la libertad de expresión. Así como el FMLN en el 2006 desarticuló la Brigada Limón y otros grupos de choque, ahora hay que exigirle que desarme estructuras que provocan violencia desde las redes sociales. Incluso por su propio interés. Si el entonces alcalde de Mejicanos no hubiera desarmado el monstruo que él ayudó a armar, la Brigada Limón, hoy no sería diputado. Piénselo, alcalde Bukele…

Simplemente solidarizarse con el colega que ahora está el ojo del “shitstorm” no es suficiente. Saludos,

44298-firma-paolo

LPG20161130 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 20.jpg

Asamblea regala medio millón de dólares a asociación de esposa de Guillermo Gallegos. El Faro

La Asamblea Legislativa que ahora preside Guillermo Gallegos concedió en los últimos dos años 550 mil dólares del presupuesto general de la nación a una asociación fundada por la esposa del legislador. APDEMES, actualmente presidida por una asesora de Gallegos, se benefició de un mecanismo discrecional de asignación de recursos en el que él mismo participó con su voto. La asociación asegura que ha usado el dinero en un programa de prevención de violencia en siete municipios, pero las siete municipalidades dicen nunca haber sabido nada de dicho programa.

Guillermo Gallegos ingresa al edificio de la Asamblea Legislativa en su primer día como presidente del órgano legislativo, en cumplimiento a un pacto firmado al inicio de la legislatura 2015-2018 con el FMLN, y en el que ambos partidos se repartieron medio término. Gallegos sustituye en el cargo a Lorena Peña, y presidirá en los próximos 18 meses. 8 de noviembre del 2016. Foto: Fred Ramos

Guillermo Gallegos ingresa al edificio de la Asamblea Legislativa en su primer día como presidente del órgano legislativo, en cumplimiento a un pacto firmado al inicio de la legislatura 2015-2018 con el FMLN, y en el que ambos partidos se repartieron medio término. Gallegos sustituye en el cargo a Lorena Peña, y presidirá en los próximos 18 meses. 8 de noviembre del 2016. Foto: Fred Ramos

Daniel Valencia, Gabriel Labrador, Jimmy Alvarado, Sergio Arauz y Nelson Rauda, 29 noviembre 2016 / EL FARO

El pasado 4 de octubre de 2016, Julia Nora Romero de Gallegos, esposa del presidente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, logró que un pickup que había sido comprado con fondos públicos pasara oficialmente a sus manos. El vehículo había sido importado en 2010, nuevo, con un precio de 19 mil 703 dólares. El 15 de enero de 2015, cinco años más tarde, la Asociación para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades en El Salvador (APDEMES), fundada por ella, había pagado por el vehículo más del doble de ese precio.El diputado Gallegos, que es fundador del partido Gana, ayudó a que el Estado entregara entre 2015 y 2016 más de medio millón de dólares a APDEMES, una asociación fundada en 2008 por la cual han desfilado, además de su esposa, un puñado de amigos y asesores de Gallegos, fundadores del partido Gana y candidatas a diputadas del partido naranja. Julia de Gallegos es actualmente vicepresidenta de la junta directiva.El presidente de la Asamblea afirma que desconocía que su esposa y sus asesores estaban detrás de esta asociación, que argumenta que recibió esos fondos públicos para desarrollar trabajos de prevención de violencia en siete municipalidades de El Salvador. Ninguna de esas siete alcaldías dice haber visto o tener constancia del trabajo de APDEMES.El 20 de noviembre de 2014, APDEMES fue incluida en el dictamen 359 que dio vida al presupuesto general del año 2015. Se trataba de una práctica habitual: la Comisión de Hacienda incluye cada año en el presupuesto partidas de fondos para que se entreguen de forma directa a organizaciones privadas, y da forma legal a esa práctica al votar en plenaria el presupuesto, puesto que este se convierte automáticamente en Ley de la República. No hay convocatoria pública previa. No hay reglamento que avale esa asignación de fondos ni requisitos técnicos por escrito que regulen a quién se otorga ese dinero.En ese reparto discrecional de fondos públicos, Gallegos firmó y votó por ese dictamen en el que la Asamblea ordenó al Ministerio de Hacienda que entregara dinero a APDEMES a través de una partida diseñada para entidades privadas. La asignación aprobada esa vez fue de 250 mil dólares. Dos meses más tarde Ana Dolly Valiente, asesora del diputado Gallegos y a la vez actual presidenta de la junta directiva de la asociación, utilizó parte de esos fondos, 45 mil 500 dólares, para comprar un pickup Hilux año 2010, 4×4, doble cabina, gris claro, según consta en un informe presentado por APDEMES al Ministerio de Hacienda en diciembre de 2015.

Consultada por El Faro, la presidenta de APDEMES dice que el pickup era necesario “para mover gente” y ejecutar siete proyectos de prevención de la violencia en siete municipios del departamento de San Salvador. El pasado 10 de octubre, el pickup pasó a manos de la esposa del presidente de la Asamblea. Sobre el cambio de propietario, la presidenta de la asociación y asesora de Gallegos dice no estar informada. Cuando se le pregunta por qué compró el pickup a un precio que duplicaba el que el vehículo tenía cuando se importó nuevo, lo que responde es que agradece que se le ilustre sobre los precios de mercado de los automotores.

—Aquí lo que hay es un desconocimiento mío, vea, que pude haberme comprado uno nuevo… Mire, usted me está ilustrando.

—¿Y por qué el vehículo ya no está a nombre de APDEMES?

—Voy a tener que preguntarle al contador por qué. Esta información me sirve.

—¿Usted compró el vehículo y no sabe por qué no está a nombre de la asociación?

—Es que no me cuidé de hacer las debidas transferencias. Pero es algo que ahorita mismo se puede corregir.

El Faro entrevistó a siete diputados de la Comisión de Hacienda y a tres asesores de comisiones de trabajo de la Asamblea; revisó documentos oficiales de la Asamblea, de los ministerios de Hacienda y Gobernación, del Registro Público de Vehículos, del Centro Nacional de Registros y del Tribunal Supremo Electoral. Este periódico visitó además los siete municipios en los que APDEMES asegura haber realizado proyectos de prevención de la violencia, y habló con cuatro coordinadores de proyectos de prevención, con dos alcaldes y obtuvo siete respuestas oficiales vía ley de acceso a la información. En esos municipios no hay ningún rastro del trabajo de APDEMES.

El presidente de la Asamblea, que tomó el cargo el 8 de noviembre pasado, asegura que él no hizo ninguna solicitud en favor de APDEMES, y que si votó en la Comisión de Hacienda a favor de esos desembolsos, y en plenaria para ratificarlos, fue porque él no estaba informado de que su esposa perteneciera a dicha organización.

Sin información que diera certezas sobre el uso del primer cuarto de millón de dólares, APDEMES regresó a la Asamblea a finales de 2015 a solicitar más dinero. El 26 de noviembre de ese año la Comisión de Hacienda, de la cual Gallegos era vocal, le aprobó un segundo desembolso, pero esta vez incrementado hasta los 300 mil dólares. La asignación de fondos de nuevo fue ordenada a través del presupuesto del Ministerio de Hacienda, y Gallegos, de nuevo, firmó a favor el dictamen y votó a favor en el pleno.

 

El primer desembolso para la asociación ocurrió el 27 de enero de 2015, casi dos semanas después de que Ana Dolly Valiente comprara un vehículo usado a precio de nuevo por 45 mil dólares. Cheque obtenido del Ministerio de Hacienda mediante la ley de acceso a la información pública. 

El primer desembolso para la asociación ocurrió el 27 de enero de 2015, casi dos semanas después de que Ana Dolly Valiente comprara un vehículo usado a precio de nuevo por 45 mil dólares. Cheque obtenido del Ministerio de Hacienda mediante la ley de acceso a la información pública.

Fundadores de Gana, fundadores de APDEMES

El 29 de octubre de 2008, Julia Nora Romero de Gallegos fundó APDEMES junto a tres empleados de la Asamblea Legislativa: Mario Itamar Escobar Escobar, asesor de Gallegos -que en aquellos días era jefe de fracción del partido Arena-; José Luis Duque, jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones (UACI) de la Asamblea; y Daysi Girón, la tercera al mando en la UACI dirigida por Duque. Entre los fundadores también figuró la esposa del jefe de la UACI, Sandra Esther Ventura de Duque. El acta de fundación fue firmada ante los oficios de otra empleada de la UACI en la Asamblea, la notaria Liliana María Valladares.

“Siempre hemos tenido un fin en común: beneficiar y fortalecer municipalidades, pues ahí creemos que está el desarrollo económico”, responde Duque cuando se le pregunta cómo idearon el surgimiento de la asociación, junto a la esposa de su jefe.

En la primera junta directiva, Duque asumió como presidente y la esposa de Gallegos como vicepresidenta. Cinco meses después, ya en 2009, la esposa de Gallegos vendió a los esposos Duque un palco y un estacionamiento en el Estadio Cuscatlán de San Salvador. Desde hace siete años, según se recoge en los servicios clasificados de venta de propiedades, los precios de esos palcos han oscilado entre los 15 mil y los 45 mil dólares, dependiendo de la ubicación y del número de asientos. Los esposos Duque obtuvieron el palco 449, sexto piso, zona norte –junto al parqueo H465- por 1,312 dólares, según el Registro de Propiedades.

Cuando se le pregunta a Duque el origen de la relación entre él y los esposos Gallegos, responde: “Esos son asuntos personales”. Cuando se le pregunta al diputado Gallegos si Duque es su amigo, responde: “Tengo 16 años de ser diputado en la Asamblea y he logrado crear amistad con algunos empleados”.

Entre 2008 y 2014, APDEMES reportó a Gobernación su inscripción como asociación, pero nada más. Contrario a lo que dispone la ley, no presentó balances ni actualizaciones de su junta directiva.

El 18 de octubre de 2014, un mes antes de que obtuviera su primer cuarto de millón de dólares en la Asamblea, Ana Dolly Valiente, la otra asesora de Gallegos, fue elegida como nueva presidenta de APDEMES. Esa acta sí fue inscrita en Gobernación, el 12 de enero de 2015, tres días antes de la compra del pickup año 2010. En esa junta directiva Julia Nora Romero de Gallegos repitió como vicepresidenta y el asesor de Gallegos Itamar Escobar repitió como vocal. Entraron como nuevos integrantes la secretaria de la asociación, Sonia Maritza López Alvarado, y el tesorero Juan Carlos Cerón Flores.

Las cinco personas tienen la etiqueta de Gana. En enero de 2010, Julia de Gallegos, Itamar Escobar y Juan Carlos Cerón Flores se convirtieron, junto a Gallegos, en miembros fundadores del partido, según consta en el acta de fundación inscrita ante el Tribunal Suprema Electoral. En 2012, Sonia Maritza López Alvarado y Ana Dolly Valiente fueron candidatas a diputadas de Gana, pero ninguna ganó el escaño.

 

El jefe de la UACI, Duque, asegura que junto a su esposa renunciaron a la asociación en 2014, cuando fue nombrada la nueva directiva, y que él no tuvo nada que ver con la petición de fondos de APDEMES a la Asamblea. Afirma que la hizo la directiva sucesora. “Nosotros nos retiramos. No he administrado esos fondos. Estoy casi 100 % seguro de que nuestro presidente (Gallegos) ni cuenta se daba de esto, de que había una oenegé”, dice Duque.

Duque dio una entrevista a El faro acompañado por sus asesoras, por la fundadora de APDEMES Daysi Girón, y por la notaria ante quien fue fundada la asociación, Liliana María Valladares. Cuando se le preguntó en qué fecha renunció dice no recordarlo. Daysi Girón también dice que se desvinculó de la asociación en 2014, y que tiene consigo las cartas de renuncia que lo prueban. Sin embargo, al siguiente año, en enero de 2015, fue Daysi Girón quien tramitó ante Gobernación la inscripción de la nueva junta directiva.

Hasta noviembre de 2016, Gobernación no tiene registro de la desvinculación de los fundadores, incluida la esposa del presidente de la Asamblea. “La vicepresidenta… esa persona que usted me dice, ya no está en la asociación”, dijo Ana Dolly Valiente el martes 8 de noviembre cuando se le preguntó por Julia Nora Romero de Gallegos. Pidió una semana de plazo para mostrar la documentación que probaba el retiro de la esposa de Gallegos. Vencido el plazo, El Faro le hizo ver que, lejos de retirarse, Julia Nora Romero de Gallegos fue nombrada vicepresidenta de APDEMES para el período del 18 de octubre de 2014 al 18 de octubre de 2017. Sobre la documentación que podría probar lo contrario, Valiente se excusó por no presentarla: “Se ha perdido el libro de actas. Me han dicho que se extravió. Es de las cosas que cuando asumí como presidenta intenté cambiar”, dijo.

A pesar de estas anomalías, a APDEMES no le ha ido mal ante la Asamblea Legislativa, que cada año presenta a Hacienda una lista de organizaciones privadas que recibirán fondos públicos. Según la Ley de Fundaciones y Asociaciones sin Fines de Lucro, APDEMES debía mantener registros actualizados ante Gobernación. En 2014, cuando la Asamblea Legislativa la incorporó en el presupuesto para otorgarle un cuarto de millón de dólares, APDEMES no había presentado a Gobernación ni siquiera su información contable correspondiente a 2009. El 8 de junio de 2015, siete meses después de recibir el beneficio legislativo, entregó de una vez la información de los años 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013.

Negociaciones bajo la mesa

La decisión de qué institución particular recibirá fondos públicos es, en esencia, de los diputados, no del Ministerio de Hacienda.

El 20 noviembre de 2014, la Comisión de Hacienda, de la cual el diputado Gallegos es vocal, aprobó el dictamen 359 que contenía la ley del presupuesto general para el año 2015. La Asamblea repartió 24.2 millones de dólares entre una larga lista de beneficiarios privados, entre los cuales se coló APDEMES con 250 mil dólares. El dinero salió de recortes que se hicieron a las partidas del Ministerio de Hacienda y del Órgano Judicial.

El segundo cheque para la asociación fundada por la esposa del diputado Gallegos también fue entregado a la actual presidenta de la junta directiva de Apdemes, Ana Dolly Valiente, asesora del diputado Gallegos. Fuente: cheque entregado por el Ministerio de Hacienda a través de la ley de acceso a la información pública. 

El segundo cheque para la asociación fundada por la esposa del diputado Gallegos también fue entregado a la actual presidenta de la junta directiva de Apdemes, Ana Dolly Valiente, asesora del diputado Gallegos. Fuente: cheque entregado por el Ministerio de Hacienda a través de la ley de acceso a la información pública.

Un asesor técnico al servicio de la Asamblea que conoce del proceso para decidir qué personas jurídicas privadas recibirán fondos públicos, dice que en la mayoría de casos –“no de todas las instituciones”- las negociaciones tienen detrás un interés personal de los diputados y que los votos para aprobar el presupuesto general de la nación, de interés máximo para el partido en el gobierno, son una moneda de cambio. “¿Por qué se aprueba a última hora ese dictamen, en el que van incluidas esas asociaciones?”, se pregunta. “Porque ahí se resuelve esta ecuación: ‘resolveme este problemote (votos para el presupuesto general) y yo te resuelvo este problemita (votos para la asociación de tu preferencia)’”.

Tres técnicos de la Asamblea que accedieron a hablar con El Faro bajo condición de anonimato plantean estos requisitos para que las asociaciones que llegan a pedir fondos sean tomadas en cuenta. La primera es que la petición de fondos conste en una carta. La segunda, que esa carta termine en manos de la presidencia de la Comisión de Hacienda. Pero para que esto último ocurra hace falta andar uno de tres caminos posibles: que la carta llegue como correspondencia oficial a la Asamblea, lo que precisa del apoyo de uno o varios diputados, o que la moción sea de una bancada legislativa ante la comisión, o que un diputado haga la petición ante la comisión. Eso, sin embargo, no garantiza nada: es fundamental que un legislador hable al oído de la presidencia de la comisión para que esta incluya a la organización apadrinada en una lista elaborada, aseguran los técnicos, de forma discrecional. “La lista se completa fuera de la comisión entre los interesados y el presidente de la comisión. El Ministerio de Hacienda ni siquiera es consultado, solo informado de que así van esos repartos”, dice uno de los técnicos.

Los tres técnicos coinciden, además, en que nadie revisa estatutos, juntas directivas, y mucho menos una carpeta técnica de los proyectos para los cuales se pide dinero. “¿Una revisión de qué?”, pregunta uno de ellos. “¿Se imagina todos los cálculos que se deben hacer para cuadrar todo el presupuesto del Estado? Y más aún cuando esa lista se define hasta último momento. ¿Usted cree que va a dar tiempo para salir corriendo a ver si la documentación está en regla?”

En el dictamen para la Ley de presupuesto de 2015, la Comisión de Hacienda dispuso que la entrega de fondos a APDEMES se canalizara por medio del Ministerio de Hacienda. El Faro pidió al Ministerio que entregara copia de las solicitudes de fondos públicos para APDEMES, y obtuvo respuesta el 22 de septiembre de 2016: Hacienda nunca recibió por escrito peticiones de fondos ni sometió a consideración de la Asamblea apoyo para APDEMES. La Dirección General de Presupuesto y los departamentos de Presupuesto y Tesorería Institucional coincidieron en que carecían de peticiones por parte de APDEMES.

Gallegos dice que no sabía de su esposa

¿Cómo llegó a pedir dinero APDEMES a la Asamblea? Ana Dolly Valiente responde que en su calidad de presidenta de la asociación recibió la orden de tramitar ayuda ante la Comisión de Hacienda. “Hay lineamientos que yo sigo, y ese fue uno de ellos: que para contar con ayuda del gobierno teníamos que seguir ese conducto”, dice. Valiente niega que Gallegos haya sido quien intercedió ante la comisión para que APDEMES recibiera los recursos. “No, para nada…”

¿Cómo se puede colar a los diputados de la Comisión de Hacienda una asociación que tiene un cordón umbilical legislativo como el de APDEMES y obtener fondos públicos tramitados por los diputados? El Faro consultó a algunos legisladores y estos sacaron balones de su cancha para lanzarlos al campo de los asesores técnicos de la comisión:

—Yo no lo sabía –dice el diputado pecenista Francisco Merino, uno de los legisladores de la Comisión de Hacienda que firmaron el dictamen.

—Me cuesta creerle que ningún diputado se dio cuenta de esto.

—Si me dices “¿Los engancharon?” yo no tengo pena en decir sí, me engancharon. Lo que sí te quiero decir es que si me demostrás que me engancharon, yo voy en contra de los técnicos.

—¿Ve una irregularidad en este caso?

—Cuando alguien tiene pruebas, si es delito se tiene que ir a la Fiscalía, no a la Asamblea. El camino correcto es Fiscalía porque es un hecho consumado.

El diputado Rolando Mata, del FMLN, también apunta a los asesores técnicos.

—¿Los diputados no alcanzan a ver qué es lo que están firmando y a quién le están dando plata de los contribuyentes? –le preguntó El Faro.

—No es que no alcanzamos. Sencillamente, son los técnicos asignados a la comisión los que se encargan de revisar la legalidad de todos los acuerdos.

—¿Quiere que le crea que unos técnicos, subalternos de diputados, le metieron gol a la Comisión?

—Por eso le digo: si usted afirma eso podría ser… Sería bueno conocer los resultados para corregirlos.

El diputado Guillermo Gallegos, que conducirá la Asamblea hasta el 30 de abril de 2018, ha prometido que bajo su administración recortará gastos en la institución y que la transparentará.

El político de Gana respondió poco antes de asumir la presidencia del Órgano Legislativo, que no sabía si hubo una petición directa hacia él para interceder por APDEMES, y que tampoco sabía si él firmó el dictamen para otorgarle fondos públicos. “Se hace la solicitud directamente a la Comisión de Hacienda, y en todo caso a la presidenta Lorena Peña. Yo no firmo ni solicito nada directamente y es la comisión en conjunto la que asigna los fondos”.

Cuando El Faro le preguntó sobre la relación de su esposa con una asociación que, con votos suyos, ha recibido 550 mil dólares de fondos públicos en los últimos dos años, alega que ignoraba esa relación.

—No estoy al tanto de si mi esposa pertenece a esta asociación. Como abogada pertenece a diferentes asociaciones, gremios, y participa en diferentes actividades. Tendría que consultar con mi esposa si ella pertenece a esta asociación.

—¿Cómo se le puede pasar por alto que va a firmar un dictamen que favorece a una asociación fundada por su esposa?

—Nosotros no recibimos las juntas directivas de las asociaciones. Solo mandamos a pedir que estén inscritas y que aparezcan en el Diario Oficial. Al final, quien nos da esa información de que está legal es el técnico jurídico.

—Su asesora legislativa también está en la asociación.

—No sé. Desconozco de esa asociación. Primera vez que escucho de ella.

—Ana Dolly Valiente es la presidenta de la asociación.

—Ella trabaja conmigo, pero desconozco. Mi esposa y ella son abogadas y desconozco si tienen una asociación.

—Es extraño, diputado, que diga que desconoce que su esposa y su asesora…

—Es que no puedo saber. Y solo digo la verdad: desconozco, no sé si ellas tienen está asociación.

El artículo 27 del reglamento de la Asamblea establece que está prohibido para un diputado “participar en la toma de decisiones, cuando exista interés directo para él o para sus familiares dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad”.

Gallegos considera que no ha habido ninguna ilegalidad en la asignación ni en el proceso para otorgar fondos públicos a APDEMES.

En 2015, la asociación recibió un cuarto de millón de dólares vía presupuesto general de la nación. En el presupuesto general de la nación 2016, el diputado Gallegos y la Comisión de Hacienda de la Asamblea autorizaron otros 300 mil dólares para Apdemes. De estos, Hacienda reporta la entrega de $100 mil a favor de Apdemes. 

En 2015, la asociación recibió un cuarto de millón de dólares vía presupuesto general de la nación. En el presupuesto general de la nación 2016, el diputado Gallegos y la Comisión de Hacienda de la Asamblea autorizaron otros 300 mil dólares para Apdemes. De estos, Hacienda reporta la entrega de 0 mil a favor de Apdemes.

El Faro consultó los expedientes que contienen las leyes de presupuesto de la nación de 2015 y 2016. APDEMES está entre las numerosas asociaciones beneficiadas de las que no consta petición alguna ante la Asamblea Legislativa, pero en otros casos sí consta el trámite. Por ejemplo, a través del ramo de Educación, los diputados otorgaron 382 mil dólares para la Fundación Padre Arrupe, que con 20 años de servicio pidió fondos para sostener un proyecto de becas para 850 estudiantes de escasos recursos. Esta Fundación envió su petición el 14 agosto de 2014, y en su expediente presentó cartas de apoyo de cuatro alcaldías y más de mil firmas de respaldo de padres de familia.

La diputada Lorena Peña explicó a El Faro que la ausencia del expediente de APDEMES es un descuido, pero que ella sí tiene toda la documentación en sus archivos, y pidió que se le busque posteriormente para entregarla. “Todo eso tiene respaldo y se vota públicamente”, dijo Peña. “Y si se vota públicamente es para que todo mundo sepa. Se va en el dictamen con nombre y apellido”.

—¿El diputado Gallegos tramitó esa solicitud?

—No recuerdo, pero podemos verlo en un futuro.

Cuando se le preguntó cómo fue posible que la comisión votara a favor de una asociación vinculada a Gallegos, ella respondió que no encontró ninguna inhabilitación legal. “Cuando tuve a la vista la junta directiva no había ningún lazo de consanguinidad ni de afinidad con ningún directivo”.

—La esposa del diputado Gallegos aparece como vicepresidenta.

—Hay un equipo que revisa y a lo mejor ellos no cachan. Yo no sé cómo se llama la esposa del diputado Gallegos.

—En la municipalidades en las que APDEMES dice haber trabajado no hay rastros de sus proyectos. Con el dinero de 2015 APDEMES compró un vehículo a precio inflado y este terminó luego en poder de la esposa del diputado Gallegos. Agreguemos que el Ministerio de Hacienda no ha fiscalizado las liquidaciones que hizo APDEMES.

—No me consta lo que usted me dice, pero cada ministerio debe ser más estricto a la hora de pedir las liquidaciones.

—¿No debería ser más estricta la comisión: ‘Enseñame lo que decís que vas a hacer, en qué gastaste lo que te dí, para que yo como diputado pueda tomar una mejor decisión’?. Es decir: ¿cuáles son los criterios para decirle sí a unas y no a otras?

—Sí, ahí algo nos ha faltado, porque eso que usted me está diciendo, de ser cierto, es complicado. Porque no es así la cosa, pues. Yo puedo entender que digan que se rebuscaron y por eso una escuelita tuvo techo, vaya. A eso no le veo problema. Pero sí miraría problema si las cosas no se hacen. O sea que ahí como que algo sí nos falta.

—¿Qué falta?

—Deben ser perfeccionados los mecanismos de asignación. A lo mejor va haber que poner un requisito de liquidación, quizá va a ser necesario un reglamento como el que hay para las exoneraciones de impuestos. Algo se me va a ocurrir para este presupuesto (2017).

—¿Eso eliminaría la discrecionalidad con la que parece que han estado estado asignando estos fondos?

—No es que se vaya a hacer para que no parezca una decisión discrecional, eso ayudaría a que el destino de los fondos se cumpla.

—El reglamento de la Asamblea establece una prohibición a los diputados: que no pueden participar en decisiones que les favorezcan o que favorezcan a parientes cercanos, y el diputado Gallegos apoyó el dictamen para favorecer a APDEMES. ¿Este caso debe ser investigado?

—En dado caso ocurriera un beneficio familiar, pero hasta ahora no había computado ningún beneficio familiar… Tenemos una comisión de ética que es la que revisa esos casos.

El dictamen 359, que contenía un cuarto de millón para la APDEMES fue elevado a votación en el pleno en la tarde del 20 de noviembre de 2014, el mismo día en que salió de la Comisión de Hacienda. El dictamen fue aprobado con 49 votos, y el primer diputado en pedir la palabra después de la votación fue el entonces vicepresidente de la Asamblea, Guillermo Gallegos. Encendió su micrófono y, emocionado, dijo: “¡Misión cumplida, El Salvador!”

Cero rastros en siete municipios

El jueves 3 de diciembre de 2015, más de un año después de haber sido favorecida por la Asamblea con medio millón de dólares, APDEMES rindió cuentas ante el Ministerio de Hacienda. Pero rendir cuentas, en realidad, es demasiado decir. En una nota publicada en la página oficial del Ministerio, el 3 de diciembre de 2015, se cuenta que “En el caso de APDEMES, realizaron programas de prevención contra la violencia en siete municipios de San Salvador”.

La historia de esos programas de prevención contra la violencia de los que habla APDEMES comenzó así: once meses antes de la rendición de cuentas, en una carta fechada el 13 de enero de 2015 y dirigida a la Dirección Financiera, Ana Dolly Valiente solicitó en nombre de la asociación los 250 mil dólares otorgados mediante el dictamen 359 y el decreto legislativo número 866 del 20 de noviembre de 2014.

Dos días más tarde, el 15 de enero de 2015, Ana Dolly Valiente firmó ante un notario la compraventa por 45,500 dólares de un pickup Hilux gris claro a un precio dos veces arriba del precio original. Para entonces, APDEMES aún no había recibido el desembolso de Hacienda.

Guillermo Gallegos junto al presidente Salvador Sánchez Cerén durante la sesión solemne en la que fue juramentado como nuevo presidente de la Asamblea Legislativa. Salón Azul del órgano legislativo. 10/11/2016./ Foto El Faro: Víctor Peña

Guillermo Gallegos junto al presidente Salvador Sánchez Cerén durante la sesión solemne en la que fue juramentado como nuevo presidente de la Asamblea Legislativa. Salón Azul del órgano legislativo. 10/11/2016./ Foto El Faro: Víctor Peña

La Dirección Financiera de Hacienda libró a favor de APDEMES un cheque por 125 mil dólares del estatal Banco Hipotecario el 27 de enero de 2015. Dado que la compraventa ocurrió 12 días antes antes de haber recibido el primer desembolso, El Faro preguntó a Ana Dolly Valiente con qué fondos adquirió Apdemes ese vehículo, pero ella insiste que se pagó con los fondos públicos otorgados por ese ministerio. “Hay un respaldo, pues. (El precio) lo analizamos en una junta directiva, ¿verdad’. Recuerde que solo soy representante, y son acuerdos que se toman”. El 20 de febrero, Hacienda libró un segundo cheque por 50 mil por medio del mismo banco; y un mes después libró un tercer cheque por 75 mil dólares. Todos fueron emitidos en favor de Ana Dolly Valiente.

Desde finales de 2008, APDEMES ha dado tres direcciones de sus oficinas. En 2015 y 2016, Apdemes dijo a Hacienda que el lugar de contacto con la Asociación era una pequeña oficina en un edificio de la 29 avenida norte, cerca de la “colonia médica”, en la capital. El Faro visitó el lugar pero ahí no hay rastros de la asociación. “Es que ya no estamos ahí”, dice la presidenta, que se niega a revelar la nueva ubicación. El Faro visitó la primera dirección postal de la asociación y resulta que esta es la casa de habitación del jefe de la UACI. En 2015, APDEMES dejó pistas de una dirección más, en la residencial Altamira, pero en ella tampoco hay rastros de ninguna asociación. El contrato de arrendamiento de esa casa forma parte de los documentos que Ana Dolly Valiente presentó a Hacienda.

Entre la información con que APDEMES liquidó a Hacienda los fondos recibidos hay unos miles de dólares respaldados con recibos simples en concepto de pago de viáticos. Ese informe es una carpeta titulada “APDEMES Informe 2015”, en la cual la asociación explica que llevó a cabo un “programa de prevención contra la violencia en los municipios de Apopa, Ciudad Delgado, Ilopango, Mejicanos, San Marcos, San Salvador y Soyapango”. Según la asociación, 175 mil dólares fueron destinados a la implementación de ese programa, pero en el informe presentado a Hacienda no hay más detalles.

El Faro consultó a Ana Dolly Valiente por qué en el informe no hay detalles sobre el programa ejecutado presuntamente en siete municipios. “A ver, a ver: fíjese que es un informe oficial, y si usted no le da credibilidad a algo oficial, de veras que yo ya ahí estoy fuera de todo eso…”

Este periódico consultó a las alcaldías de San Salvador, Mejicanos, Ciudad Delgado, San Marcos, Apopa, Soyapango e Ilopango si entre enero de 2015 y septiembre de 2016 colaboraron con APDEMES o si al menos supieron de programas de prevención de la violencia ejecutados por APDEMES. Las consultas se hicieron con dos alcaldes y con cuatro coordinadores de programas de prevención, y por medio de peticiones a las unidades de acceso a la información de dichas alcaldías. En todos los casos la respuesta fue negativa.

“Primera vez que la oigo mencionar. Aquí en San Marcos nunca ha venido a ofrecer ningún tipo de coordinación o acuerdo”, dijo el alcalde de San Marcos, Fidel Fuentes.

En el caso de Ciudad Delgado, municipio en el que inició el programa de prevención del gobierno nacional El Salvador Seguro, la respuesta fue tajante. Leticia de Oviedo es la coordinadora de la mesa de prevención.

—¿APDEMES? —se preguntó.

—Sí. Asociación para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades en El Salvador.

Oviedo, que había interrumpido una sesión de la mesa de prevención de la violencia del municipio para responder las preguntas, intentó encontrar en las caras de sus compañeros de mesa alguna pista. Varios movieron la cabeza de un lado a otro, en señal de negación.

—Esa entidad no existe en este consejo de prevención —sentenció.

—¿Pero puede ser que haya trabajado o esté trabajando por su propia cuenta, sin coordinación con esta mesa?

—Todos los que estamos aquí sabemos qué se está haciendo y qué no se está haciendo en las comunidades del municipio. Si esa organización no está en esta mesa, es porque su trabajo no existe.

En el vecino municipio de Apopa, el alcalde interino, Santiago Zelaya, también dijo que no es posible que APDEMES hubiera hecho algún trabajo en el lugar y que él no estuviera al tanto. “Aquí no los he oído mencionar. Ya tuviera algún conocimiento”.

El jefe de prevención de la violencia de la comuna, Ricardo González, lleva cuatro años en el cargo y dijo que jamás ha escuchado de APDEMES. “Me parece un poco raro porque nos está llamando el gobierno central a que toda institución, toda oenegé, sector organizado de la sociedad, la comunidad, el municipio, se unan en este esfuerzo del plan El Salvador Seguro; y si hay una oenegé que recibe fondos del gobierno y no aparece, no se suma a este plan, entonces el rumbo de estos fondos es contrario a lo que están manifestando”.

El Faro pidió a Ana Dolly Valiente que explicara cuáles fueron los trabajos de prevención de la violencia y cómo fueron desarrollados.

—¿Ustedes hicieron proyectos de prevención de la violencia sin el apoyo de las alcaldías?

—En ningún momento se gestionó en alcaldías porque si yo no respondo a las alcaldías, sino que es un proyecto precisamente para tratar de ayudar un tanto a este problema con los muchachos, ¿no?

—En las municipalidades nadie tiene conocimiento del trabajo de la asociación.

-Sí, tiene razón usted porque uno de los puntos que se tocó en junta directiva como asociación era buscar personalmente a los líderes comunitarios, y con ellos desarrollar el trabajo porque la experiencia indica que se demora, no nos contestan las alcaldías…

—O sea que encontraron siete liderazgos locales en cada uno de los siete municipios.

—Sí.

—¿Me puede brindar el contacto con cada uno de ellos?

—Mire, déjeme… pero es que eso bien complicado lo que me está pidiendo… y no es por otra cosa… sabe… aun nosotros para llegar a esos municipios, créame que no decimos ni quiénes son… la ayuda está. Es difícil, mire… hasta en los centros escolares, porque vaya… como defensa de territorio, usted no ignora la inseguridad y el problema de pandillas que tenemos… Y sabe, hay que hallarle hasta la forma como para poder sentar a un muchacho y explicarle, por ejemplo, la Lepina (Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia), explicarles principios morales…

—Precisamente por lo delicado de la situación, ¿no cree que sale mejor coordinar con las alcaldías?

—No, fíjese que no, no, no…

—¿Esa es toda la información que pueden brindar?

—Le repito, para llegar nosotros a las municipalidades, créame, tenemos que ser muy creativos.

El Faro solicitó el 15 de noviembre a la oficina de prensa del Ministerio de Hacienda que tramitara una entrevista con el ministro Carlos Cáceres o con un designado del ministro, para preguntarle por qué Hacienda ha otorgado dos años consecutivos fondos a APDEMES sin auditar su ejecución. Al cierre de esta nota no hubo respuesta.

***

El 26 de noviembre de 2015, la Comisión de Hacienda votó a favor del dictamen 78 que contenía la Ley del Presupuesto para el año 2016. a APDEMES se le asignaron 300 mil dólares. El dictamen, de nuevo, fue aprobado por Lorena Peña, Norma Guevara y Rolando Mata por el FMLN; Francisco Merino y Mario Ponce, por el PCN, y Guillermo Gallegos, por Gana.

Tres meses más tarde, en una carta fechada el 15 de febrero de 2016 y dirigida a la Dirección Financiera del Ministerio de Hacienda, Ana Dolly Valiente solicitó el desembolso de los 300 mil dólares. Hasta abril de 2016, Hacienda da cuentas de un pago parcial de 100 mil dólares a favor de APDEMES.

***

El martes 8 de noviembre, el diputado Guillermo Gallegos asumió como nuevo presidente de la Asamblea. Por la noche, asistió a una gala de la embajada de Estados Unidos, con motivo de las elecciones en el país norteamericano. Cerca de las 8 de la noche llegó a la fiesta Julia Nora Romero de Gallegos, su esposa. El Faro intentó hablar con ella, pero el diputado impidió que se le hicieran preguntas.

—No, ya no, suficiente –dijo Gallegos.

—Diputado, pero usted mismo nos dijo que le preguntemos a ella.

—No, ya no, por favor. Por favor, ya. Suficiente.

 

*Con reportes de Fátima Peña

Guillermo Gallegos, presidente de la Asamblea Legislativa, junto a su esposa Julia Nora Romero de Gallegos, durante un acto religioso relizado frente al edificio de la Asamblea Legislativa el día de su juramentación. Dos días antes de este acto, Gallegos pidió que se le preguntara a su esposa sobre APDEMES. Cuando El Faro intentó abordarla, en un evento de la Embajada de Estados Unidos, Gallegos impidió que se le hicieran preguntas.

Guillermo Gallegos, presidente de la Asamblea Legislativa, junto a su esposa Julia Nora Romero de Gallegos, durante un acto religioso relizado frente al edificio de la Asamblea Legislativa el día de su juramentación. Dos días antes de este acto, Gallegos pidió que se le preguntara a su esposa sobre APDEMES. Cuando El Faro intentó abordarla, en un evento de la Embajada de Estados Unidos, Gallegos impidió que se le hicieran preguntas. “Suficiente”, dijo. 10/11/2016./ Foto El Faro: Víctor Peña

Fidel Castro, mago del mercadeo político. De Alberto Barrera Tyszka

28castrobarreraes-master1050

Alberto-Barrera-Tyszka-640Alberto Barrera Tyszka, 28 noviembre 2016 /THE NEW YORK TIMES

Fidel Castro fue un publicista fuera de serie, un mago del marketing político. ¿Cómo es posible que, después casi seis décadas imponiendo de cualquier manera y a cualquier precio su control sobre un país, todavía a la hora de su muerte haya quien lo pondere como un líder democrático? Ahí está su mayor talento, el legado más importante que le deja a la historia: se puede ser un tirano despiadado y, sin embargo, pasar a la posteridad como un revolucionario.

NEW YORK TOMES NYTSu vida es un ejemplo de cómo la mezcla adecuada de carisma y cinismo puede lograr que un feroz dictador parezca un líder polémico. El éxito más contundente de la revolución cubana es la campaña publicitaria de Fidel. Destruyó todo con tal de salvarse, de salvar su propia marca.

En su biografía del Che, Jon Lee Anderson relata una anécdota que presenta a Fidel en genio y figura. Es 1957, el desembarco del Granma resultó un fracaso y la guerrilla de la Sierra Maestra no llega a 20 combatientes. Sin embargo, Castro acepta una entrevista con un reportero de The New York Times. Herbert Matthews llega al campamento y ya Fidel ha preparado una astucia para hacerle creer que tiene varias brigadas de rebeldes en diferentes lugares de las montañas, que son un ejército grande cuyo único destino posible es la toma del poder.

El periodista, actuando de buena fe, apuntó todo y multiplicó las fuerzas de Castro en las páginas de su periódico, en la inocencia de sus lectores, en la mirada que todo el planeta tenía sobre la isla. Desde muy temprano, Fidel entendió que el engaño mediático era un arma determinante en cualquier batalla.

El contexto de la Guerra Fría le ofreció un clima perfecto para convertirse en el centro de una batalla simbólica. Fidel también supo aprovechar la tensión mundial para acrecentar su poder y distribuir su carisma como cualquier agencia de producción publicitaria. El bloqueo estadounidense fue una tragedia para Cuba y una bendición para Fidel. El mejor regalo que pudo hacerle el imperio: convertirlo en su gran enemigo. Le ofrecieron un escenario ideal para construir una épica moderna, asociada a las ideas libertarias. Así, Fidel pudo desarrollar su mito personal en todo el mundo mientras, dentro de su isla privada, consolidaba su poder autoritario, imponía la censura y la represión a cualquier disidencia, llegando incluso a perseguir y encarcelar a homosexuales y poetas.

La figura de Fidel no se puede separar del hechizo que tuvo y que todavía tiene la palabra revolución en nuestro continente. Es un hechizo que, por supuesto, también está ligado a las condiciones de la mayoría de nuestra población. Tiene que ver con la tragedia de la pobreza, de la desigualdad, de la violencia, de la impunidad… Fidel terminó convirtiendo la esperanza de los pobres en su negocio privado. Y fue un negocio muy rentable. Manejado con la eficacia de un capitalista impúdico. Después de estrujar hasta el cansancio a sus financistas —la Unión Soviética, la Venezuela de Chávez— la Revolución Cubana no tuvo ningún reparo en diluir la ideología y volver a voltearse hacia su enemigo. Después de casi 60 años, el balance de la historia no resulta muy gratificante: regresar a una dictadura pero con un país destruido, una nacionalidad muy dividida. Es un ejercicio que benefició fundamentalmente a una sola familia. Con 85 años, Raúl Castro ha decidido que lo más saludable es entregar el poder en el 2018.

Eliseo Alberto, fabuloso escritor cubano, hijo del genial poeta Eliseo Diego, escribió un libro imprescindible: “Informe contra mi mismo”. Entre las muchas crónicas que ofrece, hay una que me resulta entrañable. Un hombre ha logrado escapar de Cuba y trata de sostener su dignidad ante el asedio de la clásica prensa europea, siempre dispuesta a perdonar cualquier exceso de los gobiernos “revolucionarios”. El periodista progresista lo acosa y le reclama los supuestos éxitos de la revolución: la salud pública y la educación ¿Qué puede decir sobre eso? ¿Acaso no es cierto? El cubano duda un segundo y, luego, responde: sí. Puede ser. Pero en la vida uno no siempre está enfermo o estudiando.

Fidel Castro vivió mucho y, para hacerlo, redujo de muy distintas maneras la vida de muchos cubanos. Utilizó a su país, a su gente, para crear una marca comercial exitosa. Tanto que logró convertir a sus víctimas en aliados, en fieles devotos. Su historia debe ser estudiada así como se estudia la historia de la Coca Cola, por ejemplo. Forma parte de la enciclopedia de los signos comerciales. Esa fue su mayor eficacia. Su verdadera victoria tiene que ver únicamente con su permanencia en el poder.

Y en esa historia hay mas violencia en contra de los otros, más manipulación, que heroísmo. Su biografía podría ser un manual. El espectáculo Castro: ¿cómo ser un tirano y, aún así, lograr que los papas te visiten y los Rolling Stone canten en tu casa?

 

Una nueva revolución en Cuba. De Joaquín Villalobos

La muerte de Fidel Castro plantea ahora el dilema entre una transición ordenada sin revancha o un colapso que generaría violencia, impediría la reconstrucción y provocaría la migración de millones de cubanos.

JOAQUIN VILLALOBOSJoaquín Villalobos, 29 noviembre 2016 / EL PAIS

En mayo de 1989 me encontraba en La Habana en una reunión con Fidel Castro. Mientras conversábamos en su despacho, él era interrumpido constantemente para comunicaciones de urgencia. En algún momento se sintió obligado a explicarme las razones de las interrupciones y, refiriéndose a las protestas de la plaza de Tiananmén, me dijo: “Es nuestro embajador en China, la situación se está saliendo de control”, “el partido, el Gobierno y las organizaciones populares ya están divididos, hay una gran incertidumbre”. “Pienso que deben reprimir de inmediato porque la división puede alcanzar al Ejército”. “Este es un Ejército con armas nucleares, si se divide y hay un conflicto lo que estaría en peligro no es China sino el mundo entero”.

el paisHace 27 años nadie imaginó que China acabaría convertida en la fábrica más grande del planeta en virtud de que Deng Xiaoping lideró una transición ordenada hacia una economía de mercado. Cuando ocurrieron las protestas de 1989, dominaba en el mundo el fundamentalismo democrático que no tomaba en cuenta la historia, la cultura, la estructura social, el desarrollo económico y las diferencias en cada país; lo fácil era asociar religiosamente democracia con progreso. Luego vino la primavera árabe apoyada con bombas santas y misioneros armados de occidente que pretendieron llevar la libertad a países que no entendían.

1480328788_562560_1480356398_noticia_normal_recorte1El resultado han sido guerras, destrucción, catástrofes y millones de refugiados. Ahora se comienza a entender que la democracia necesita condiciones y que no puede ser una receta universal. Recordando lo dicho por Fidel, ¿qué habría pasado en toda Asia si aquella “primavera china” hubiera terminado en un conflicto? ¿Cuántas decenas o cientos de millones de personas habrían muerto? ¿Cuánto del potencial de progreso de China, que ahora conocemos, habría sido destruido?

La muerte de Fidel Castro plantea ahora para la propia Cuba este dilema entre una transición ordenada sin revancha o un colapso que generaría violencia, impediría la reconstrucción económica y provocaría la migración de millones de cubanos. La competencia entre racionalidad pragmática y revanchismo emocional está ahora muy vigente en todo el mundo. Recientemente se enfrentaron en las elecciones en Estados Unidos. El debate sobre si Fidel será absuelto por la historia es irrelevante, desde lo positivo y desde lo negativo su fuerza histórica ya trascendió. Igualmente absurda es la discusión entre quienes consideran que la lucha entre el bien y el mal es el motor de la historia. Fidel fue un líder que respondió a un momento histórico del continente, un líder cuya vida política alargó artificialmente la errada política estadounidense. Muchos demócratas convencidos lo siguieron respetando, porque veían en él a un monumento vivo de una realidad pasada que profesaba ideas muertas.

“La agresividad de EE UU reforzó la retórica
nacionalista y la cohesión de la élite dirigente”

La política de Estados Unidos ha tenido dos componentes contradictorios que impidieron que los propios cubanos cambiaran tempranamente la realidad que el régimen les impuso. Por un lado mantuvo persistentemente una política agresiva de aislamiento, amenaza militar, bloqueo económico, sabotaje y hasta terrorismo contra Cuba; y por otro lado ha sostenido una política de beneficios migratorios que ha estimulado la migración de los cubanos hacia Estados Unidos. La agresividad dio soporte a la retórica nacionalista y antiimperialista del régimen y contribuyó a mantener la cohesión de la élite dirigente. Con los estímulos migratorios convirtió el exilio en la opción preferencial de lucha de los opositores y drenó la posibilidad de que estos se fortalecieran. Esto, y no solo la inteligencia de Fidel, explica por qué el régimen cubano pudo tener tan larga vida a pesar de que su modelo había fracasado desde hacía ya muchos años.

En el caso de Venezuela, Estados Unidos ha sido pragmático, ha mantenido relaciones normales, no ha estimulado la migración y su lenguaje ha sido moderado. Por ello la retórica chavista es provocadora, ofende a los presidentes norteamericanos, habla de “guerra económica” y de “agresiones imperialistas” inexistentes. Parecieran exigirle a Estados Unidos una política agresiva que les dé “validación revolucionaria”. El régimen venezolano, con infinitamente más recursos que Cuba, enfrenta ahora la implosión del llamado “socialismo del siglo XXI”. Sin poder culpar a nadie de su fracaso debe enfrentar ahora a una potente oposición que es mayoría en las urnas y que pone a millones de personas en las calles a exigir sus derechos.

La política estadounidense provocó que en Cuba, en vez de que millones de cubanos protestaran para exigir cambios, fuera el régimen quien pudiera organizar enormes marchas para exigir el fin de las agresiones.En la actualidad dos potentes factores están empujando desde adentro la transición cubana. El primero es que la generación posrevolución tomará pronto el poder en la isla. Esta generación creció en una realidad diferente a la de la vieja guardia. Conocen el desastre de su modelo económico revolucionario, necesitan resolver demandas sociales crecientes, han visto el viraje al capitalismo en China y Rusia, vieron caer el muro de Berlín, siguen de cerca todos los procesos electorales con las victorias y derrotas de las izquierdas del continente y están viendo de cerca el fracaso venezolano. Es imposible que la nueva generación haga más de lo mismo.

“Los cambios económicos obligarán a cambios políticos
en un plazo de tiempo muy corto”

El segundo factor es el cambio radical en la estructura de clases provocado por la existencia de medio millón de pequeños negocios conocidos como “cuentapropistas”. Estos empresarios ahora contratan trabajadores, utilizan crédito y, dentro de la dramática realidad de la economía cubana, representan una mejora en la oferta de bienes y servicios a la población. Todo cambio en la estructura de clases demanda un cambio en el régimen político, el mercado no es solo un instrumento económico, sino también una institución política que obliga a establecer reglas y normas.

Cuba no tiene la historia ni la cultura de China para poder establecer una economía de mercado sin necesidad de requerir cambios democráticos inmediatos. Sin duda los cambios económicos obligarán a cambios políticos en un tiempo más corto que las décadas de errores de la política estadounidense. Con la victoria de Donald Trump hay riesgo de que recupere fuerza el revanchismo emocional de la Florida en vez de la racionalidad pragmática que comenzó a desarrollar Obama. Sin embargo, luego de cincuenta años de negación del mercado y de libertades democráticas, los pequeños empresarios y el cambio generacional en las élites dirigentes son dos fuerzas imparables que pondrán en marcha una nueva revolución en Cuba.

Devuelvan el presupuesto. De El Centro de Estudios Jurídicos

De acuerdo con la Ley Orgánica de la Administración Financiera del Estado, el presupuesto general debe estructurarse con arreglo a ciertos principios presupuestarios, destacando entre ellos los de transparencia, oportunidad, unidad, universalidad y equilibrio.

centro estudios juridicos CEJCentro de Estudios Jurídicos CEJ, 29 noviembre 2016 / LPG
Lo anterior se traduce en que el presupuesto debe permitir el escrutinio ciudadano, debe ser presentado para aprobación de la Asamblea por lo menos con tres meses de anticipación al inicio del nuevo ejercicio fiscal, debe ser uno solo para todo el ejercicio, debe reflejar la totalidad de los ingresos y egresos proyectados para ese mismo ejercicio y, por último, tanto los gastos como los recursos, deben totalizar sumas iguales.

Estos principios aparecen recogidos por nuestra Constitución en el artículo 227 el cual establece que el presupuesto general contendrá, para cada ejercicio fiscal, la estimación de todos los ingresos que se espera percibir de conformidad con las leyes, así como la autorización de todas las erogaciones que se juzgue convenientes para realizar los fines del Estado. Y cuando en el artículo 226 dice que el Órgano Ejecutivo está especialmente obligado a conservar el equilibrio del presupuesto.

Nadie desconoce que ha sido una práctica de muchos años, que los presupuestos presentados a la Asamblea no cumplen con estos principios y que el proceso de aprobación legislativa se ha convertido casi en una mera formalidad.

La gravedad de la crisis económica en nuestro país, las innegables carencias en la provisión de servicios básicos y el conocimiento certero que ahora tenemos sobre el mal uso que por lustros se ha venido haciendo de los fondos públicos han propiciado –quizá por vez primera– que el presupuesto se debata abiertamente.

Debemos decir que aun con los problemas que afrontamos, esto último debe rescatarse. Lo que está sucediendo es simple y sencillamente una muestra del control democrático de la actividad financiera del Estado; tarea que no veníamos haciendo como se debe. Las potestades financieras del Ejecutivo no son absolutas.

Como resultado de estos debates, autoridades del Órgano Ejecutivo y algunos diputados han reconocido que el presupuesto presentado para 2017 no cumple con los principios de universalidad y equilibrio. Pero si bien esto ha sido aceptado, se ha querido vender la idea de que no hay nada que pueda hacerse y que la Asamblea Legislativa debe limitarse a aprobar el presupuesto con todo y falencias, para más adelante ver si en el camino se corrigen; ¡vaya propuesta!

Nuestra Constitución y la ley señalan que el ministro de Hacienda – en representación del Consejo de Ministros– presentará el presupuesto con al menos tres meses de anticipación al cierre del año 2016, pero no dice que la Asamblea está obligada a aprobar cualquier cosa que se le presente.

Siendo así, queremos dejar completamente clara nuestra posición: la Asamblea Legislativa debe rechazar el presupuesto y devolverlo al Órgano Ejecutivo para que realice los ajustes que correspondan y vuelva a presentar este para su aprobación.

Contrario a eso, la Asamblea está obligada a velar por que se cumplan los principios antes dichos, debiendo observar lo que entienda que está mal y debiendo hacer las propuestas de ajuste que considere apropiadas. Hay que entender que se incumple con la constitución al aprobar un presupuesto que no cumpla con ser universal y equilibrado.

La interpretación que algunos sugieren en virtud de la que ya no hay manera de devolver el presupuesto al Ejecutivo porque ya sería una presentación extemporánea conduciría a un absurdo. Bastaría que los presupuestos se presenten mal el último día previsto por la Constitución, para amarrar a la Asamblea y forzarla a que diga sí. Jamás ha sido ese el pretendido constitucional.

Diputados: cumplan con su deber devolviendo el presupuesto y exigiendo que el Ejecutivo cumpla con su especial obligación de conservar el equilibrio y universalidad presupuestaria.

Carta a los señores del Fomilenio: No se presten a maniobras del gobierno. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 29 noviembre 2016 / EDH

Estimados amigos:
Tienen razón mis amigos William Pleitez y Bobby Murray, quienes a nombre de la Corporación Fomilenio han puesto en la agenda nacional la urgencia de dar mantenimiento adecuado a nuestra red vial. El actual gobierno ya es el tercero que ha dejado abandonadas las carreteras, porque han usado el FOVIAL, que todos nosotros financiamos cada vez que echamos gasolina, para financiar proyectos que por ley corresponden a Obras Públicas, no al FOVIAL: reconstrucción de carreteras y obras nuevas, incluyendo los pasos a desnivel, túneles, etcétera.

diario hoyUstedes, que están a cargo de Fomilenio, deberían seguir presionando al gobierno que se haga cargo del mantenimiento. Pero no deben prestarse a ayudar al gobierno a zamparnos un aumento del impuesto para el FOVIAL de 20 a 37 centavos por galón de gasolina o diesel.

La ley es clara: El impuesto para FOVIAL es exclusivamente para el mantenimiento de la red, no para su renovación, ni mucho menos para proyectos nuevos. Esto es tarea del MOP, y lo tiene que financiar poniendo los costos en el presupuesto nacional. Pero dentro de la política inconstitucional de no poner todos los costos en el presupuesto, los gobiernos de Saca, Funes y Sánchez Cerén han optado por vaciar las cajas del FOVIAL, pagando de este fondo específico las inversiones en nuevas obras. Esto tiene para ellos la ventaja de poder artificialmente reducir el déficit en su presupuesto general, pero con la grave consecuencia que ya no quedan fondos para el mantenimiento. El lamentable estado de las carreteras refleja esta realidad.

La Asamblea, y específicamente la oposición legislativa, debe ver esta problemática en el contexto de sus actuales negociaciones para obligar al gobierno a presentar un presupuesto completo y equilibrado, incluyendo las inversiones del MOP. Aprobarle al gobierno el aumento de 17 centavos por galón para el FOVIAL significaría legitimar otra forma de manipular el presupuesto. Y los voceros del Fomilenio no pueden hacerse cómplices de esta maniobra. Ni tampoco los diputados.

Una vez que las inversiones del MOP ya no se carguen al FOVIAL, se puede hacer, con la ayuda de los expertos de Fomilenio, un análisis de las necesidades de mantenimiento. Y si este análisis llega a la conclusión que hay que ajustar el monto del impuesto del FOVIAL, la Asamblea tendrá que aprobar el aumento que sea necesario para garantizar el mantenimiento adecuado. Pero no para ayudar al gobierno a esconder montos que no quiere incluir en el presupuesto del MOP. Y no serán 17 centavos adicionales por galón, sino tal vez un reajuste de 7 % que plantean los expertos del Fomilenio. Estrictamente para mantenimiento, y ni un centavo más.

La presión del Fomilenio y sus autoridades, que tienen mucho prestigio, tiene que ser sobre el gobierno, para que ordene sus finanzas, y no sobre la Asamblea, para que apruebe nuevas cargas a la población. La imagen de ustedes, acompañando al gobierno cuando solicitaron el aumento del impuesto, se presta a muchos malentendidos.

Atentamente, su amigo

44298-firma-paolo

Sistema educativo en crisis permanente. De Erika Saldaña

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, 28 noviembre 2016 / EDH

Los promedios de la Prueba de Aptitudes y Aprendizaje para Egresados de Educación Media (Paes) del último quinquenio, y periodos más atrás, son preocupantes. En los años 2011, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016 los promedios han sido 4.85, 5.0, 5.3, 5.2, 5.3 y 5.26, respectivamente. El resultado se ha mantenido sin cambios significativos en los últimos años, lo cual nos debería hacer pensar a todos (Gobierno, estudiantes, padres de familia y ciudadanía en general) cómo pretendemos avanzar como sociedad si el sistema educativo encargado de formar a la mayoría de niños y jóvenes adolece de serias deficiencias en todos los niveles.

Además de lo penoso que puede ser el resultado para los estudiantes que han reprobado dicha prueba, es aún más lamentable que las autoridades del ramo de educación, instituciones y diario hoyfundaciones que deberían fomentar el desarrollo de la educación se dediquen en los últimos días a explicar y justificar (sin brindar propuestas o soluciones) la triste nota promedio de la prueba, en vez de hacer un diagnóstico a conciencia del estado actual del sistema educativo, aceptar los errores y buscar la forma de corregirlos.

En una total oda a la mediocridad, muchos han justificado la nota promedio de la Paes en que un alumno de una escuela que no tiene agua, con mala infraestructura, profesores con preparación deficitaria, que probablemente sufren de desnutrición, no tienen que ser evaluados de igual forma que los jóvenes de instituciones que gozan de infraestructura de calidad, profesores capacitados y que su familia les puede proveer de una buena calidad de vida. Con ello, dan a entender que las diferencias de condiciones existentes entre escuelas rurales y urbanas, así como la diferencia de calidad entre instituciones públicas y privadas, deben ser consideraciones a tener en cuenta en el rigor de la evaluación.

El problema no es la Paes en sí misma, su elaboración o nivel de dificultad; el problema que tenemos frente a nosotros y deliberadamente estamos ignorando es el nivel de calidad educativa que se les está brindando a los estudiantes, así como las condiciones en las que profesores y alumnos se encuentran desarrollando sus actividades diarias. Si los alumnos no tienen buenos profesores y las condiciones adecuadas para desarrollar el proceso de aprendizaje es poco probable que las cosas cambien.

En vez de justificar la deficiente nota promedio de la Paes y pedir que se cambie la vara con la que se mide a unos y otros, deberíamos buscar la forma de equiparar las condiciones deficitarias de las escuelas a aquellas instituciones que han demostrado encontrarse en un buen nivel, logrando así establecer una igualdad de condiciones para todos los niños y jóvenes del país. El Gobierno y el Ministerio de Educación deben enfocar los esfuerzos en depurar su planilla de profesores y mantener a aquellos que cuenten con la suficiente calificación para brindar educación de calidad; además, preocuparse por mejorar el estado de la infraestructura de las escuelas, ya que la calidad de la educación parte del ambiente en que se desarrollan las actividades educativas.

La jurisprudencia constitucional ha reconocido que la educación representa una de las herramientas fundamentales con la que cuenta el Estado salvadoreño, para lograr construir una sociedad sedimentada en los valores de justicia (concretada en libertad e igualdad), seguridad jurídica y bien común, así como en el respeto de la dignidad humana. Y, además, el Protocolo de San Salvador ha señalado que la educación “debe capacitar a todas las personas para participar efectivamente en una sociedad democrática y pluralista, lograr una subsistencia digna, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos raciales, étnicos o religiosos y promover las actividades en favor del mantenimiento de la paz”.

Una sociedad educada se constituye como un prerrequisito para un verdadero Estado de Derecho.  Los problemas que actualmente sufrimos como sociedad tienen una de sus raíces en la deficiente calidad de educación que se ha vuelto permanente en El Salvador. Una sociedad educada se preocupa por ser una sociedad informada y exigente sobre el trabajo de sus funcionarios, capaz de reconocer sus derechos y deberes frente al Estado y el resto de la sociedad. Preocupémonos más por la calidad del sistema educativo en el país.