Trump

Columna transversal: Trump no gana en Europa. De Paolo Luers

Trump no es el inicio de una ola de populismo y autoritarismo en los países industrializados. Es más bien el inicio del fin.

Paolo Luers, 24 marzo 2017 / EDH

Observando el accidentado arranque de su gobierno, un arranque sin luna de miel, con menos apoyo popular de todos los presidentes de la reciente historia, en Europa los movimientos de derecha populista y nacionalista se despertaron muy rápido de sus festejos de una supuesta “nueva era nacionalista”.

En Austria, el candidato de la ultraderecha para la presidencia perdió contra un ecologista convencido de la integración europea. En Holanda, un envalentonado imitador de Trump (de su peinado hasta sus consignas anti-inmigrantes) Geert Wilders se propuso convertir las elecciones parlamentarias en un referéndum contra la integración europea y contra las políticas de integración de inmigrantes y refugiados. Lo logró, pero lo perdió. La similitud entre Trump y Wilders produjo lo contrario: una clara mayoría en pro del futuro del país dentro de la Unión Europea y en defensa de la larga tradición holandesa de liberalismo, tolerancia y sociedad abierta.

En Francia, la incapacidad de los dos partidos tradicionales –los socialistas y los conservadores- de enfrentar el auge del populismo, parecía llevar a una situación muy favorable para el movimiento ultranacionalista de Le Pen, la gran amiga de Donald Trump y Putin. Los socialistas gobernantes, ante el fracaso de su presidente François Hollande, se refugiaron en una trinchera de izquierda ortodoxa, condenándose ellos mismos a la marginación política. Los conservadores practicaron el deporte de destruir a todos sus potenciales candidatos y terminaron con el peor, un hombre que no tiene tiempo de hacer campaña electoral porque está ocupado defendiéndose de acusaciones de corrupción y nepotismo. Todo esto y de postre el triunfo de Trump parecía una mesa servida para los ultranacionalistas. Pero de repente surge algo insólito para Francia: un movimiento centrista, y postula a un candidato joven, liberal y defensor de la integración europea y del libre comercio: Emmanuel Macron. En pocas semanas desplaza a los candidatos de los socialistas y conservadores y comienza a enfrentarse a Le Pen y sus consignas racistas, aislacionistas y anti-europeas. Es él que va a alcanzar la segunda ronda, y será él que va a derrotar a Le Pen.

La idea de Europa, el concepto de una integración económica y política que supera los nacionalismos, de repente resulta nuevamente viva y atractiva. Y también la idea de una sociedad abierta, respetuosa de las diferencias religiosas, raciales, y culturales.

En esta situación pasa algo inesperado en Alemania. En los últimos años, el sistema político había sufrido un cierto desgaste. Había estabilidad política y económica, garantizada por la gran coalición entre los dos partidos mayoritarios, la Democracia Cristiana y la Socialdemocracia, y por el liderazgo de Angela Merkel. Pero la prolongada existencia de la gran coalición cobraba un precio: una falta de debate político, de polarización, y también de oposición. En este desgaste, y aprovechando las angustias creadas por la entrada a Alemania de más de un millón de refugiados, principalmente de Medio Oriente, nació una nueva derecha que se enfrentó a dos consensos básicos de la gran colación: la aceptación de los refugiados y la integración europea. Nació de nuevo el monstruo del nacionalismo alemán, cobrando fuerza en varias elecciones regionales. Y la gran coalición, con su lógica de concertación y pactos permanentes entre las élites políticas, no sabía como responder a este reto. Hasta que el Partido Socialdemócrata, el socio minoritario en la gran coalición, rompe el equilibrio, renueva su dirigencia, y da inicio a algo que Alemania ya tenía tiempo de no ver: un debate y una competencia fuerte entre los dos partidos grandes. Pero con una característica: Ambos protagonistas: la democratacristiana Angela Merkel y el socialdemócrata Martin Schulz, ambos son fervientes defensores de la integración europea y de una Alemania inclusiva y plural. El debate es sobre cómo y sobre prioridades, y es fuerte y sustancial, pero el consenso básico queda intacto.

A un mes del lanzamiento de Martin Schulz, las encuestas lo ven a la par de Angela Merkel, con tendencia creciente. Y la Alternativa para Alemania, el movimiento populista-nacionalista, comienza a descender y deja de ser un peligro para Europa.

Resultado de todo esto: las democracias se han fortalecido y dinamizado en Francia, Holanda y Alemania, tres países clave para la unidad europea – y con consensos renovados sobre el camino de la integración europea y contra cualquier nacionalismo y aislacionismo. Estos consensos renovados y esta nueva dinámica política va a extenderse en el resto de Europa, incluso en los países donde el populismo y el nacionalismo ya han ganado terreno, como Polonia y Hungría. Haga lo que haga Trump, no va a lograr hacer retroceder en el resto del mundo la tendencia en pro de la integración y de la apertura comercial y política.

Trump: los muros de su cerebro. De Felipe González

El presidente de Estados Unidos solo confía en sus “pulsiones” sicopáticas y en los que adulan sus modos insultantes y engañosos. Sus políticas proteccionistas y el rechazo a la globalización llevarán al país a la decadencia como “primera potencia”.

Felipe González fue presidente del Gobierno español de 1982 a 1996.

Felipe González, 6 marzo 2017 / EL PAIS

La política como gobierno del espacio público que compartimos está atrapada entre la arrogancia tecnocrática y la osadía de la ignorancia. Entre los “brillantes” posgraduados que creen que la complejidad de los problemas sociales se resuelve con algoritmos infalibles de laboratorio; y los necios, los que no saben, pero no saben que no saben y ofrecen respuestas arbitristas que simplifican y distorsionan la realidad.

Ni unos ni otros dudan cuando incursionan en el espacio público, como portadores de la “verdad” o de la “posverdad”. Y aunque mi reflexión hoy está dedicada a los segundos, no deja de preocuparme la arrogancia distante de estos supuestos sabios que nunca explican sus errores, porque para ellos es la realidad la que falla.

El necio puro (ne scio) es bastante inofensivo, incluso positivo cuando sabe que no sabe y busca apoyo para cubrir su ignorancia. El necio peligroso es el que tiene poder sobre los demás y, como no reconoce su ignorancia, menosprecia la opinión de los otros. Trata de imponer su “posverdad” simplificadora, se busca enemigos como responsables de la realidad que se inventa, aunque aproveche algunos elementos de la verdad y los miedos que esta genera siempre.

NICOLÁS AZNÁREZ

Los muros más peligrosos de Trump están ya construidos y petrificados en su cabeza. Son los que más deberían preocupar en Estados Unidos, en México o Latinoamérica, en la Unión Europea y en el resto del mundo, porque este personaje está al frente de la “todavía” primera potencia del globo. En su mente nunca hubo un proyecto para gobernar la diversidad que hace fuerte a su país. Nada parecido a un programa de gobierno en su campaña y, menos aún, en su discurso de investidura. Porque este señor solo confía en sus “pulsiones” sicopáticas y en los que adulan sus modos insultantes y engañosos.

Si cualquier mandatario del mundo hubiera descrito la “realidad” americana como lo hizo Trump en su discurso de toma de posesión, lo habríamos descalificado como sectario y fanático cargado de odio hacia Estados Unidos. Merece la pena analizar esa “oratoria” digna de un autócrata que se siente por encima de las instituciones, que desprecia a su propio pueblo, que busca enemigos y culpables en los que no son como él, sean inmigrantes, mujeres o minorías de cualquier tipo. En esa pieza inaugural se comprenden qué tipo de muros anidan en su cabeza y orientan sus abundantes decretos presidenciales o sus constantes tuits.

Habría que esperar que una parte de los “apaciguadores” que afirmaban (todavía quedan muchos) que no haría lo que proponía en su campaña o en sus muchas medidas de estas semanas de ejercicio efectivo de la presidencia estuvieran ya apercibidos de lo que se propone. Porque demuestra una audaz ignorancia de la realidad interna y externa sobre la que trata de proyectar su poder.

“La democracia no garantiza el buen gobierno,
pero permite cambiar al que lo hace mal”

También es lógico esperar que sus imitadores se crezcan y multipliquen complicando la gobernanza de la democracia representativa, la única que ampara nuestras libertades, en los espacios del mundo en que existe. Y poco importa que se presenten bajo el paraguas, más supuesto que real, de ideologías de izquierdas o de derechas. Lo que los une, o los junta en “manada”, es su posición etimológicamente reaccionaria ante el vértigo de los cambios inducidos por la revolución tecnológica y su aprovechamiento fraudulento de miedos comprensibles en conjuntos sociales sensibles.

Porque estamos viviendo una transformación a nivel global que, como lo fuera la Revolución Industrial, no es reversible, que genera una interdependencia creciente, que cuestiona al Estado nación como ámbito de realización de la soberanía, de la democracia o de la identidad. La diferencia con la Revolución Industrial es la vertiginosa velocidad de la implantación de la actual.

Los reaccionarios aprovechan el miedo al cambio, cierran fronteras, rechazan al otro, al que es diferente, se atrincheran en el nacionalismo sin memoria de la destrucción que provocó en el siglo XX. Vuelven al proteccionismo y las guerras comerciales. Una revuelta contra la revolución tecnológica que utiliza los medios de esta para negarla y enfrentar a la defensiva sus consecuencias.

Pero hay algo detrás del triunfo electoral de personajes como Trump que revela la necesidad de introducir elementos de gobernanza en la globalización, para hacerla más previsible y, sobre todo, para hacerla más justa en la redistribución, para replantearse el modo y tiempo de trabajo disponibles. La función de la política progresista no es rechazar o negar el cambio tecnológico, ni instrumentalizar los miedos que genera para replegar a nuestras sociedades en busca de “utopías regresivas”, sino prepararnos para enfrentar ese cambio aprovechando lo que ofrece de bueno y minimizando los riesgos que comporta para no dejar a nadie en la cuneta.

“En su mente nunca hubo un proyecto para gobernar
la diversidad que hace fuerte a su país”

La primera sociedad que va a pagar el precio de los muros mentales de Trump es la americana. La buena noticia es que esta sociedad está reaccionando inmediatamente, movilizándose para combatir desde dentro las pulsiones reaccionarias y discriminatorias instaladas desde el 20 de enero en la Casa Blanca. Son conscientes de que estas políticas niegan la diversidad de la propia sociedad americana, la que le da complejidad pero también fortaleza. Son conscientes de que EE UU es una sociedad de minorías entrelazadas en las que la imposición de una de ellas sobre otras los lleva a una nueva “caza de brujas”, al aumento de los delitos de odio contra el que ven como diferente y, por eso, culpables. Son conscientes de que están en peligro derechos civiles dolorosamente conseguidos. Una sociedad construida por y desde la inmigración que no puede satanizarla.

Tal vez no sepan, todavía, los efectos económicos y sociales de estas políticas aislacionistas y amenazantes. En la mente amurallada de Trump no entra la comprensión de lo que es una empresa global y Estados Unidos tiene las principales empresas globales del mundo. Son empresas que producen en el mundo, buscando economizar costes y buscando talento allá donde lo encuentran. Son empresas que venden en el mundo y prefieren un comercio abierto. Claro que la obligación de la política es limitar los abusos con marcos regulatorios razonables, pero no cerrar las fronteras y provocar guerras comerciales.

Como no es posible ser una potencia global sin empresas globales, en la era Trump Estados Unidos iniciará su decadencia como “primera potencia”. No puede esperar que sus empresas produzcan en EE UU, que los americanos consuman lo que allí se produce y que los demás países sigan consumiendo lo que venden sus empresas globales.

¿Cómo va a combinar política de aranceles altos y desplazamientos de producción mucho más costosos a Estados Unidos sin encarecer los precios para el consumidor americano y empobrecerlo en la práctica? ¿Cómo bajará los impuestos y aumentará el gasto (infraestructuras y defensa) sin desequilibrar las cuentas públicas? Seguramente pensará que él mismo puede servir de ejemplo evadiendo impuestos. Claro que eliminará gastos sociales (en salud y en otros rubros), rompiendo todos los resortes de la cohesión social.

La democracia no garantiza el buen gobierno, pero nos permite cambiar al que lo hace mal. Por eso, a la larga, es siempre mejor. ¡Mantengamos la esperanza!

Immigration Agents Took a Woman From El Salvador With a Brain Tumor Out of the Hospital

Maya Rhodan, 23 febrero 2017 / TIME

Law enforcement officials moved a 26-year-old woman from a Texas hospital where she was being treated for a brain tumor back to a detention facility against her will, according to her legal representative.

The undocumented El Salvadoran woman, who is being identified only as Sara to protect her privacy, began complaining of headaches while in a detention facility in early February, according to The Daily Beast, which first reported the story. On Feb. 10, she collapsed, and she was later taken to a hospital, where she was diagnosed with a brain tumor.

Melissa Zuniga, a paralegal who is working on the case, said in an email that Sara told her on Wednesday night that she had been taken back to a detention facility with her hands and ankles in restraints.

” She was brought in a wheelchair and is not being given treatment even though her nose continues to bleed and she has told them her head is exploding,” Zuniga said in an email.

According to The Daily Beast, Sara admitted to crossing the border illegally in November of 2015 but claimed she had done so because she feared an aunt in El Salvador would kill her. A Border Patrol agent, meantime, testified that Sarah told him she had come to the United States for work.

Although Sara was detained in 2015, her case has gotten renewed attention because of recent executive orders from the Trump Administration aimed at increasing deportations.

VIDEO: NUEVAS ORDENES DE TRUMP:
//players.brightcove.net/293884104/SJa0Thl7_default/index.html?videoId=5332921270001

Federal agents in Texas move hospitalized Salvadoran woman awaiting emergency surgery to a detention facility: LA TIMES

The Prairieland Detention Center in Alvarado, Texas. (Louis DeLuca / Associated Press)

The Prairieland Detention Center in Alvarado, Texas. (Louis DeLuca / Associated Press)

Barbara Demick, 23 febrero 2017 / LOS ANGELES TIMES

LOS ANGELES TIMESA critically ill woman from El Salvador who was awaiting emergency surgery for a brain tumor was forcibly moved from a Texas hospital to a detention center by federal agents, raising concerns about President Trump’s directive to more aggressively pursue people living in the country illegally.

Sara Beltran-Hernandez, 26, a mother of two young children, was bound by her hands and feet and removed by wheelchair from Huguley Hospital in Fort Worth late Wednesday by Immigration and Customs Enforcement agents who brought her to a detention facility in Alvarado, Texas.

“It is heartbreaking and inhumane,’’ said Chris Hamilton, a Texas lawyer who tried to visit the woman Wednesday night at the detention center, where he was threatened with arrest for trespassing.

“This is unacceptable under our Constitution, and unacceptable from a standpoint of basic human rights,” Hamilton said. “This woman is critically ill and in severe pain.”

Lawyers who have been representing Beltran-Hernandez in an asylum petition said they plan to file an emergency appeal in Texas to get their client returned to the hospital.

“The medical team and legal team are focused on getting Sara the medical treatment she desperately needs,” said Lorena Massoni, a paralegal working on Beltran-Hernandez’s case.

Beltran-Hernandez  was picked up by immigration agents in November 2015 while trying to get from El Salvador to New York to visit her mother and other relatives who live in Queens. She has been detained ever since at the Prairieland Detention Center in Alvarado, Texas, while her family petitioned for asylum, citing threats of violence against her, from a domestic partner, among others.

Beltran-Hernandez was transferred from the detention center to the hospital in Fort Worth this month after complaining of headaches, nosebleeds and memory loss. Doctors diagnosed a brain tumor and put her on a waiting list for emergency surgery, which was supposed to take place this weekend, according to her legal team. They were stunned when the agents removed her from the hospital Wednesday.

“They had tied up her hands and ankles,” Melissa Zuniga, another paralegal on the case, said in a text message. “I don’t understand why at all when she’s extremely sick and being moved in a wheelchair.”

Beltran-Hernandez’s relatives have not been allowed to visit her, although they have spoken to her on the telephone.

Beltran-Hernandez is back at the Prairieland Detention Center, according to Immigration and Customs Enforcement.

The agency said in a statement Thursday, “During her stay at the hospital, ICE ensured that she was able to speak to her family and to her attorney by phone. Like all detainees in our care, Ms. Beltran will continue to have access to 24 hour emergency medical care and to any required specialized treatment at an outside facility.’’ The statement also said that a doctor had determined she was stable enough to be discharged and that she will be seen again by a medical specialist next week.

The abrupt removal of the critically ill woman is a dramatic example of what many observers believe might become the new normal: immigration agents implementing the Trump administration’s call to aggressively deport people in the country illegally regardless of whether they have committed serious crimes.

“The most pernicious thing is that immigration enforcement authorities are filtering through government at every level seeing who they can scoop up,’’ said Rory Lancman, a councilman from Queens. Lancman is not involved with the Beltran-Hernandez case but is active on behalf of other immigrants in his district.

“If immigration agents are in our schools, our healthcare system, our courts, lives will be lost,” he said.

Trump y la tragedia de eliminar el TPP. De Bjorn Lomborg

El presidente Trump ha eliminado de un plumazo una de las medidas más importantes para la reducción de la pobreza que habría sido promulgada en esta década.

0ea565b7-c50b-4efe-b5e5-cd3785f7ad33_xxxlwBjorn Lomborg, 22 febrero 2017 / LPG

Las negociaciones en torno al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) se prolongaron por un lustro y fue suscrito por países que representan el 40 por ciento de la economía mundial. Si bien el acuerdo estaba ya en punto muerto, debido a la falta de apoyo del Congreso, la orden ejecutiva del presidente Trump retirando la participación de EUA envía una señal muy clara sobre su visión en torno a la política en materia de comercio exterior.

Respaldado por los presidentes Obama y George W. Bush, el TPP habría sido tremendamente positivo tanto para EUA como para el resto del mundo.

la prensa graficaCada país participante en el TPP, incluido EUA, habría incrementado su Producto Interno Bruto (PIB) alrededor del 0.42 por ciento, según un estudio realizado por el Consenso de Copenhague. El acuerdo habría incrementado el PIB mundial en un 0.22 por ciento.

El estudio muestra que los beneficios habrían sido al menos 800 veces más altos que los costos. Más aún, los beneficios para los países en desarrollo habrían sido al menos 1,800 veces mayores y esta cifra posiblemente hubiera aumentado hasta 3,300.

Trump pone de manifiesto su reacción contra el libre comercio de forma más enérgica en EUA, pero esta idea es compartida por votantes y políticos alrededor del mundo. Por supuesto, hay costos reales derivados de los acuerdos de libre comercio. Algunas personas pierden su trabajo y algunos de ellos tienen dificultades para encontrar otro empleo. Un reciente estudio plantea que el libre comercio aumenta la desigualdad de ingresos y el costo de la redistribución podría erosionar más del 20 por ciento de las ganancias.

Por supuesto, las empresas que desarrollan productos menos efectivos pueden salir ganando con las restricciones comerciales, al igual que los empleados de estas compañías. Pero la verdad es que casi todo el mundo puede salir perdiendo cuando no producimos donde somos más eficaces.

En EUA la clase media gana más de una cuarta parte de su capacidad de compra debido al comercio internacional. Es decir, gracias al comercio exterior, la clase media estadounidense puede comprar un 29 por ciento más por cada dólar, lo que no sería posible si no existieran intercambios comerciales con el extranjero. El efecto es aún mayor –62 por ciento– para la décima parte más pobre de los consumidores.

Una mayor globalización de la economía reduce la mortalidad infantil y aumenta la esperanza de vida, debido al aumento de ingresos y a una mejor información. El libre comercio es beneficioso para el medio ambiente: un aumento de los ingresos tiene como consecuencia una mejor tecnología y regulaciones más estrictas, lo que a su vez reduce la contaminación.

Y a pesar de la retórica de los políticos, en realidad el comercio exterior hace que los exportadores sean más fuertes, más eficientes y productivos. Estos beneficios son compartidos también por los trabajadores.

El mayor fallo en el TPP ha sido que no iba lo suficientemente lejos. Una forma aún más poderosa de ayudar al mundo hubiera sido un acuerdo comercial verdaderamente global, que incorporara a todo el planeta.

Esto reduciría la cifra de personas que viven en la pobreza hasta la sorprendente cifra de 145 millones en 15 años, según un estudio encargado por el Centro de Consenso de Copenhague.

Sin EUA no puede haber acuerdos comerciales verdaderamente globales. Esto, sin duda, supone una verdadera tragedia para el planeta.

Carta a Donald Trump: La guerra en casa. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 18 febrero 2017 / EDH

Dear Mr. President:
I know you hate Spanish. Stupid language. Later I’ll send you a copy of my letter in English, which is a great language. People here don’t understand it, so I have to publish in Spanish…

Estimado presidente:
¿Realmente quiere declararle la guerra a los inmigrantes? ¿O por qué dio orden a su secretario de defensa a movilizar a unos 100 mil soldados de la National Guard para perseguir y arrestar a los ilegales? De paso sea dicho: Al fin alguien habla claro y se enfrenta a la pinche corrección diario hoypolítica que obligaba a decir: “No puede haber personas ilegales, todos seres humanos son legales y tienen derecho a vivir, aun cuando sean indocumentados.” Bullshit: Ilegales son ilegales, son potenciales terroristas, igual que los musulmanes.

Anyway: Usted al fin va a emplear fuerzas militares contra los inmigrantes ilegales, en la frontera (mientras no tenga su muro), y en las ciudades. ¿Veremos soldados patrullando en Echo Park en Los Angeles, en Heampstead en Long Island, y en Adams Morgans en Washington DC?

Esto realmente hará América great again. Usted ya dijo hasta la saciedad que no entiende porque los Bush y Obama han mandado tropas estadounidenses para defender países raros donde ni siquiera hablan inglés ni saben hacer hamburguesas, mientras nadie estaba defendiendo a los ciudadanos de Estados Unidos contra violadores, terroristas, pandilleros y otros inmigrantes.

Se acuerda los años de la guerra de Vietnam, cuando los “Weatherman” y otros radicales andaban gritando: “Bring the war home! – ¡Traemos la guerra a casa!”? Bueno, ellos no lo lograron. Total losers. Pero usted ahora lo va lograr: Tropas contra inmigrantes. Make America Great Again…

Aquí en Centroamérica, las embajadas y diferentes congresistas y senadores viajeros de Estados Unidos (todos total losers e intrusos) nos han dicho: “Cuidadito, no deberían militarizar la Seguridad Pública, no saquen a los militares a la calle a luchar contra el crimen.” Por cierto, los gobiernos nuestros nunca les hicieron caso a estas advertencias. Hoy van a estar felices los presidentes de Honduras y El Salvador, porque con usted movilizando fuerzas militares en sus ciudades, ya nadie les va a fregar por militarizar nuestros países. A lo mejor usted va a mandarles ayuda militar, como ya le ofreció al gobierno de México. Los nuestros la van a aceptar sin tanta discusión…

De paso sea dicho: Su muro sólo va a detener a los niños salvadoreños, mujeres hondureñas y otros terroristas, si lo diseña como lo hizo el camarada Walter Ulbricht, cuando construyó su muro, primero atravesando la ciudad de Berlin, luego toda Alemania: No sólo fue un muro, esto no sirve, fue un muro con una franja de muerte detrás, donde patrullaban tropas y habían torres con francotiradores. Great wall! Putin todavía debe tener los diseños originales de su tiempo como oficial de la KGB en Alemania Oriental… Si usted se trae a casa los drones de combate que Obama mandó a otros países, tal vez le funcionará la militarización de su frontera sur.

Le doy otro consejo. Es para que mejore su orden ejecutiva contra a entrada de los terroristas a Estados Unidos. Tal vez todavía no le han informado, pero el país con la tasa de terroristas más alta del mundo es El Salvador. Tenemos como 60 mil pandilleros, declarados por la Corte Suprema como terroristas, no contando el medio millón de colaboradores. Para que los llamados jueces no le vuelvan a boicotear su nueva orden ejecutiva, con el argumento que discrimina a los musulmanes, simplemente incluya en su lista El Salvador. Aquí casi no hay musulmanes, todos son católicos o evangélicos, hasta los terroristas.

Sólo tome en cuenta una cosa, Mr. Trump: Si nos manda de regreso a todos los pandilleros, violadores y otros inmigrantes centroamericanos, nosotros aquí también tendremos guerra en casa. Porque aquí los gobernantes no saben lidiar con una crisis social. Total losers.

Suerte con la guerra en casa, presidente. Saludos le manda

44298-firma-paolo

Lea a el memorándum del Secretario de Seguridad Nacional
del presidente Trump, general John Kelly,
sobre la movilización
de unidades militares de la Guardia Nacional

González y Aznar piden la excarcelación de los presos políticos: “Venezuela es una dictadura”

Los expresidentes han pedido la liberación de Leopoldo López, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años.

 El padre de Leopoldo López, junto a José María Aznar, Ana Botella, Albert Rivera, Felipe González, Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. POOL

El padre de Leopoldo López, junto a José María Aznar, Ana Botella, Albert Rivera, Felipe González, Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. POOL

Daniel Ramírez, 16 febrero 2017 / El Español

el español“¡Tengo vaho en la cámara!”, ha chillado un periodista justo antes de empezar. La sala de reuniones del despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo ha absorbido casi un centenar de personas con motivo del homenaje a Leopoldo López, líder de la oposición en Venezuela, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años este sábado. El motivo de los sudores, los empujones y la gente subida a las sillas: la comparecencia conjunta de José María Aznar y Felipe González.

“Antes del discurso del padre de Leopoldo haremos una foto de familia”, ha dicho el organizador del acto. ¿Familia? Entonces, las risas de los dos expresidentes –aunque no cruzadas–, que han posado juntos. “En Venezuela ha desaparecido la democracia. Es una dictadura tiránica y represiva. Maduro pisotea las libertades”, han coincidido.

En un alegato compartido, González y Aznar han cerrado filas en torno a la Organización de Estados Americanos (OEA): “Hay que apoyarles para que pueda aplicarse en Venezuela la Carta Democrática”. Este mecanismo podría culminar con la suspensión del Gobierno de Maduro y la convocatoria de unas nuevas elecciones presidenciales.

El apoyo de Trump

El público, en una mesa hexagonal justo al lado de la improvisada tribuna al fondo de la sala, reunía exministros, exalcaldes y distintas personalidades del mundo del espectáculo: Javier Solana, Alberto Ruiz-Gallardón (abogado de Leopoldo López), Ana Botella, Albert Rivera, Bertín Osborne, Cayetana Álvarez de Toledo… Presentes PP, PSOE y Ciudadanos, faltaba Podemos. Iglesias, un día antes, dijo sobre la participación de González y Aznar: “Echan más leña al fuego”.

El homenaje a Leopoldo López llega justo después de que Donald Trump también pidiera su excarcelación tras mantener una reunión con la esposa del político venezolano, Lilían Tintori.

González: “Todas las pruebas son falsas”

“Todas las pruebas son falsas, forzadas”, ha empezado González en relación a la “instigación a la violencia pública” que refiere Maduro para mantener en la cárcel a López. “En Venezuela ha desaparecido la democracia. Es un país destruido. El parlamento no tiene capacidad de control. No hay reglas”, ha continuado. En un discurso que ha durado alrededor de veinte minutos, ha bromeado sobre el nombramiento del actual vicepresidente de Maduro: “Para conocerle lean cualquier novela de delincuentes”.

Implicado desde hace más de un año con el caso de López, González, que viajó a Venezuela para intentar estar presente en uno de los juicios, ha relatado algunos datos que ilustran la desolación venezolana: “Más de 30.000 personas murieron fruto de la violencia en el último año. Hay más de 100 presos de conciencia”. González ha lamentado que el diálogo que finge Maduro “sólo sirva para humillar a la oposición”. “¡Con presos políticos no hay democracia!”, ha exclamado para terminar.

José María Aznar, pegado a González, ha sido el siguiente en intervenir. El despacho ofrecía banquetas a los redactores, atrapados por una muralla de cámaras. Una fortaleza que casi le cuesta una caída a Ana Botella cuando intentaba atravesarla.

“Venezuela es una dictadura represiva”

“Hoy unimos nuestra voz y la levantamos con fuerza para pedir la liberación de los presos políticos venezolanos”, ha introducido Aznar. “Venezuela es una dictadura represiva. Las libertades son pisoteadas y las personas encarceladas injustamente”.

Aznar, amigo de la familia López, ha insistido en apoyar a Almagro, secretario de la OEA, para garantizar la aplicación de la Carta Democrática. “Tenemos que presionar internacionalmente”. Leopoldo López: “De verdad, gracias”.

El padre de Leopoldo López, del mismo nombre, ha cerrado el acto entre lágrimas. Ha intervenido justo después de proyectarse un vídeo que recorre la trayectoria de su hijo y lo muestra en prisión, clamando por la libertad de Venezuela. “Sé que mi voz no es la que quieren oír, pero hoy representa la de todos los presos políticos venezolanos”, ha expresado.

“Muchas gracias a estos dos expresidentes, grandes dirigentes, y también amigos”, ha dicho con la vista puesta en González y Aznar, a los que ha abrazado repetidas veces. “Los presos políticos están en la cárcel esperando una justicia que saben que no llegará”, ha criticado.

Sobre Maduro, ha aseverado: “Asaltan el erario público, son el mayor veneno de la sociedad moderna, hacen daño al mundo. El pueblo venezolano no disfruta siquiera de los bienes cotidianos”.

El padre del mayor opositor a Maduro, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años este sábado, ha dicho no encontrar palabras en el diccionario para expresar su agradecimiento a España: “De verdad, muchas gracias”. Se ha despedido, otra vez, con lágrimas en los ojos.

Alemania en la era de Trump. De Joschka Fischer

Si EE UU avanza hacia el nacionalismo y el aislacionismo, solo será una gran potencia entre muchas.

Joschka Fischer fue ministro de asuntos exteriores de Alemania y vicecanciller entre 1998 y 2005.

Joschka Fischer, fundador de Los Verdes, fue ministro de asuntos exteriores de Alemania y vicecanciller entre 1998 y 2005.

Joschka Fischer, 5 febrero 2017 / EL PAIS

Donald Trump es hoy el presidente número 45 de Estados Unidos y, en su discurso de asunción, dejó en claro al establishment norteamericano allí reunido que su Administración no pretende hacer lo mismo que se viene haciendo. Su lema, Estados Unidos primero, marca el rechazo, y la posible destrucción, del orden mundial liderado por Estados Unidos que los presidentes demócratas y republicanos, empezando por Franklin D. Roosevelt, han construido y mantenido —aunque con diferentes grados de éxito— durante más de 70 años.

Si Estados Unidos abandona su rol de potencia económica y militar líder y avanza hacia el nacionalismo y el aislacionismo, precipitará un reordenamiento internacional, al mismo tiempo que cambiará al propio país. En lugar de ser una potencia hegemónica, Estados Unidos se convertirá en una gran potencia entre muchas.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos ha sido el motor del libre comercio global, de manera que una postura proteccionista, o un intento de revertir la globalización o utilizarla para intereses nacionales estrechos, tendrían enormes consecuencias económicas y políticas en todo el mundo. Las plenas implicaciones de un cambio de estas características son ampliamente impredecibles; pero todos sabemos —o deberíamos saber— lo que sucedió la última vez que las potencias líderes del mundo centraron la atención en sí mismas, en los años 1930.

el paisLas alianzas, instituciones multilaterales, garantías de seguridad, acuerdos internacionales y valores compartidos que sustentan el orden global actual pronto podrían ponerse en tela de juicio, o directamente rechazarse. Si eso sucede, la antigua Pax Americana habrá sido innecesariamente destruida por el propio Estados Unidos. Y sin ningún marco alternativo obvio para reemplazarla, todos los indicadores apuntan a una situación de turbulencia y caos en el futuro cercano.

Los dos exenemigos de Estados Unidos, Alemania y Japón, están entre los principales perdedores si Estados Unidos abdica de su rol global con el Gobierno de Trump. Ambos países experimentaron una derrota total en 1945 y, desde entonces, han rechazado todas las formas del Machtstaat, o estado de poder. Al encontrarse su seguridad garantizada por Estados Unidos, se transformaron en socios comerciales y han seguido siendo participantes activos en el sistema internacional liderado por Estados Unidos.

“Estamos en el mismo bote que todos los demás
europeos con respecto a la seguridad”

Si Trump retira el paraguas de seguridad de Estados Unidos, estas dos potencias económicas líderes tendrán un serio problema de seguridad en sus manos. Mientras que la posición geopolítica periférica de Japón, en teoría, podría permitirle renacionalizar sus propias capacidades de defensa, ir detrás de esa opción podría aumentar significativamente la posibilidad de una confrontación militar en el este de Asia. Esta es una perspectiva alarmante, considerando que muchos países en la región tienen armas nucleares.

Alemania, por su parte, reside en el corazón de Europa y está rodeada por sus exenemigos de tiempos de guerra. Es el país más grande del continente en términos económicos y demográficos, pero le debe mucho de su potencia a la garantía de seguridad de Estados Unidos y a marcos institucionales multilaterales, transatlánticos y europeos basados en valores compartidos y en el libre comercio. El orden internacional existente ha hecho que el Machstaat y la esfera de influencia que lo rodea se volvieran innecesarios.

A diferencia de Japón, Alemania no puede renacionalizar su política de seguridad ni siquiera en teoría, porque una medida de esa naturaleza minaría el principio de defensa colectiva en Europa y desgarraría al continente. Para que no nos olvidemos, el objetivo del orden de posguerra global y regional fue integrar a las antiguas potencias enemigas de manera que no plantearan ningún peligro mutuo.

Debido a su peso geopolítico, la perspectiva de Alemania hoy es sinónimo de la de la Unión Europea. Y el panorama de la UE no es el de una potencia hegemónica; más bien, tiene que ver con el régimen de derecho, la integración y la reconciliación pacífica de los intereses de los Estados que la componen. La sola ubicación de Alemania hace que el nacionalismo sea una mala idea; y, además, sus intereses políticos y económicos más fundamentales dependen de una UE fuerte y exitosa, especialmente en la era de Trump.

Alemania está en el mismo bote que todos los demás europeos con respecto a la seguridad. De la misma manera que no puede haber seguridad francesa sin Alemania, no puede haber seguridad alemana sin Polonia. Eso es porque Alemania y todos los demás países europeos ahora deben hacer todo lo posible para impulsar sus aportaciones a la seguridad colectiva dentro de la UE y de la OTAN.

La fortaleza de Alemania se basa en su poder financiero y económico, y ahora tendrá que apalancar esa fortaleza en nombre de la UE y de la OTAN. Desafortunadamente, ya no puede contar con el llamado “dividendo de la paz” del que gozó en el pasado (e inclusive, durante la crisis del euro). El ahorro es sin duda una virtud; pero otras consideraciones deberían tener prioridad cuando nuestra casa se está incendiando y a punto de venirse abajo.

Más allá de la seguridad, el segundo interés fundamental de Alemania es el libre comercio global. El comercio intraeuropeo seguirá siendo extremadamente importante, porque así es como Alemania se gana la vida; pero el comercio con Estados Unidos también será vital. No será un buen presagio para Alemania si China y Estados Unidos —sus dos mercados exportadores más importantes fuera de la UE— entran en una guerra comercial. El proteccionismo en alguna parte del mundo puede tener repercusiones globales.

Y, sin embargo, junto con todos los peligros que plantea la presidencia de Trump para los europeos, también ofrece oportunidades. La retórica proteccionista de Trump por sí sola ya ha derivado en un acercamiento entre China y Europa. Más importante, la nueva Administración le ha brindado finalmente a los alemanes una posibilidad de cerrar filas, crecer y reforzar su poder y posición geopolítica.

Pero si los europeos finalmente se juntan, deberían evitar el antinorteamericanismo. Trump es el presidente de Estados Unidos, pero no es Estados Unidos. Los países del Atlántico norte seguirán teniendo una historia común y valores compartidos —incluso bajo una presidencia de Trump—,  aunque sean muchas cosas las que cambiarán en los próximos años.