Debate

La controversia sobre la marcha del 5 de septiembre. Luis Portillo vs. Gerardo Calderón

Segunda Vuelta quiere promover los debates, las polémicas, la discusión franca. Aquí la controversia sobre el “Movimiento de 5 en 5”, que el 5 de septiembre convocó una marcha ciudadana contra la impunidad, la corrupción y la violencia.

La marcha de 5 en 5, igual que los sindicatos violentos

gerardo claderon

Gerardo Calderón es ingeniero y tiene un Master en Ciencias Políticas por Lehigh University en Pensilvania. Entre 2007 y 2011 fue director de voluntariado y director social de la organización TECHO en El Salvador y actualmente es director de país de la organización Contextos.

Gerardo Calderón, 22 sept. 2015 / EL FARO

Los fantasmas de la censura y la represión siguen encantando a la clase política y la élite económica de El Salvador. Les incomoda tanto enfrentarse con los que no comparten sus lecturas de la realidad que prefieren callarlos y deshacerse de ellos. Los dos grupos lo hacen de forma idéntica: actúan como primitivos, usan la violencia y la fuerza para proteger sus privilegios de fabricación de verdades absolutas, sus verdades.

En 2012, el día que un grupo de jóvenes llegamos a colgar zapatos a la Asamblea Legislativa para denunciar el aumento de sueldo de los diputados, un grupo de choque del FMLN disolvió violentamente nuestra protesta. La Policía presenció este ataque pero decidió solo observar. Luego el secretario general del Frente, Medardo González, salió del Salón Azul a agradecer al sindicato de trabajadores del legislativo que hubiera acabado con la manifestación. Deplorable.

Este capítulo se repitió en la marcha del pasado 5 de septiembre, solo que esta vez no hubo sindicatos violentos y la violencia y censura fueron perpetradas por los mismos participantes de la marcha en contra de tres estudiantes que señalaban a Francisco Flores, Tony Saca y al fiscal Luis Martínez como cómplices de actos de saqueo al Estado. En medio de tirones y empujones, los marchistas destruyeron los carteles de los estudiantes y a ellos los echaron de la manifestación tal cual nosotros fuimos agredidos hace tres años frente a la Asamblea Legislativa.

La única manera de cambiar esta cultura de la censura y represión es no callando. Estos estudiantes no callaron. Es mentira que evitando pronunciarse ante temas que incomodan al poder contribuyamos a mantener un clima armonioso y de unidad. Por el contrario, al callar simplemente renunciamos a nuestra capacidad colectiva de entender y transformar nuestra realidad y damos paso libre a que las verdades manufacturadas en los exclusivos círculos de poder se inserten fácilmente en el sentido común de la sociedad.

La protesta dentro de la protesta que estos tres estudiantes organizaron fue una muestra de resistencia a dar por sentado que la marcha anticorrupción era como se publicitaba: inclusiva, ciudadana y apartidaria. Los estudiantes no callaron, preguntaron: ¿Cómo definen corrupción? ¿Quién es y quién no es corrupto para ustedes? ¿Quiénes están invitados a unírseles?

Estas preguntas y la insistencia con la que protestaron los estudiantes iluminan el camino para desmantelar grandes mitos políticos e históricos que no han permitido a El Salvador iniciar un diálogo honesto de reparación encaminado hacia la construcción de una verdadera democracia. Igual que no cuestionar la idea del gobierno de que cualquier opinión disidente al discurso oficial atenta con la unidad nacional es permitir el regreso del autoritarismo, no cuestionar a la derecha cuando asegura que “se abrirán heridas del pasado” al esclarecer y reconocer las atrocidades cometidas por el oficialismo en la guerra civil es priorizar la protección de los victimarios sobre la dignidad de las víctimas.

Si no nos armamos de coraje para enfrentar estas verdades maquiladas que ocultan dolor y represión, construir los cimientos de una democracia inclusiva será siempre una tarea imposible. ¿Cómo saber entonces si lo estamos haciendo bien? Fácil: cada vez que las élites tradicionales tratan de censurarnos indica que estamos amenazando sus privilegios de manufactura de verdades, que les estamos arrebatando un poco de poder y que, por lo tanto, vamos por buen camino. Y que el siguiente paso es resistir y seguir avanzando.

———-

De 5 en 5: no atacamos personas, combatimos problemas

luis r. portillo

Luis Portillo es empresario. Es uno de los miembros fundadores y vocero del movimiento De 5 en 5.

Luis Portillo, 28 sep. 2015 / EL FARO

El pasado 5 de Septiembre nació un nuevo movimiento ciudadano, y con apenas ocho días de existencia sus miembros fuimos victima de todos los ataques posibles para callar nuestra voz. Los ataques fueron y son innumerables, lo cual demuestra el verdadero miedo que infunde la unión ciudadana a algunos sectores de la política nacional.

Estamos en desacuerdo con los argumentos de personas como Gerardo Calderón, que en una columna en este periódico toma un lamentable incidente sucedido edurante la marcha del sábado 5 y se lo atribuye a los miles de ciudadanos que llegaron pacíficamente a expresarse, comparándolos con sindicatos que le agredieron en el pasado. Le decimos a Gerardo: acércate para conocer más sobre el movimiento De 5 en 5; nuestras puertas están abiertas. Y la próxima vez que vayas a la Asamblea a colgar zapatos nos avisas; estaremos hombro a hombro contigo. Por cierto, ¿ya viste el presupuesto 2016 de la Asamblea que aprobaron con 81 votos?

Previo a la marcha del 5 de septiembre, fueron muchos los pronunciamientos en contra y las amenazas que recibimos. Incluso algunos llegaron a insinuar que la marcha sería objeto de atentados. Precisamente eso fue lo que paso. Sin embargo, los atentados fueron menos violentos que lo vaticinado, y más mediáticos.

Con fachada de estudiantes universitarios llegaron unos actores, los cuales se presentaron con mascaras de los expresidentes Francisco Flores y Elías Antonio Saca, y del actual fiscal Luis Martínez. Entraron dentro de un grupo pacífico a empujones y con gritos. En sus manos portaban carteles reclamando por la impunidad que a su parecer existe en casos ventilados en los juzgados nacionales y saqueos al Estado, y los agitaban en la cara de los asistentes. Ante esto, una señora que obviamente no esta acostumbrada a experimentar la sátira de tal manera les arrebató y rompió un rotulo. En ese momento intervino la policía y retiró a uno de los actores luego que éste se tirara al suelo entre los asistentes.

Estos hechos son completamente ajenos al movimiento De 5 en 5. Tajantemente nos pronunciamos por la libertad de expresión de todos y condenamos la intolerancia de la señora que rompió el cartel de los actores. La posición del movimiento De 5 en 5 a favor de la libertad de expresión es clara y es lo que precisamente ejercemos. Como movimiento, de hecho, algunos entregamos flores blancas en símbolo de paz a los actores, acercándonos a hablar con ellos mientras otros intentábamos mantener el orden entre los asistentes. A nuestro juicio, los intentos de desacreditar a De 5 en 5 y a los miles de ciudadanos que llegaron a expresarse pacíficamente, y que no participaron del incidente, solo obedecen a la desinformación o a una campaña de desprestigio de sectores que se ven amenazados por una sociedad que se pronuncia en contra de la impunidad en delitos de corrupción y violencia.

Ante la pregunta que algunos hacen: ¿Por qué De 5 en 5 no ataca a funcionarios y exfuncionarios?, respondemos: muchos desean instrumentalizar a los ciudadanos para que el círculo vicioso de la polarización se agudice. Tenemos décadas de ser alimentados por odio y resentimiento por parte de los partidos políticos. Esto ha creado una cultura de división entre hermanos salvadoreños que los corruptos y corruptores utilizan para evitar que busquemos soluciones reales. Uno de los valores que compartimos en el movimiento es el respeto, y lo enunciamos diciendo: “No atacamos personas, combatimos problemas”. Combatimos los sistemas que permiten la corrupción y la impunidad. Nuestra misión es promover que los salvadoreños participen activamente en la erradicación de la impunidad en los delitos de corrupción y en la violencia, guardando un mensaje de unidad y reconciliación nacional.

Las mismas personas que desean ver preso a un expresidente de un partido político de derecha o izquierda deben entender que si no existiera impunidad muy probablemente sus deseos ya se hubieran cumplido. Es por esto que consideramos necesaria una reforma a la manera en que actualmente se elige al Fiscal General de la República y al Presidente de la Corte de Cuentas. Además, queremos hacer ver que nuestro objetivo no es lograr que un caso sea llevado a la Justicia: queremos que todos lo sean. Proponemos la creación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad, de carácter temporal y que tenga como mandato investigar los gobiernos de los últimos 25 años. Esta Comisión es fundamental para acompañar la renovación en la Fiscalía General de República, con apoyo de recursos y experiencias internacionales.

De 5 en 5 es un movimiento de ciudadanos y para ciudadanos. Sabemos que no será fácil llevar un mensaje de tolerancia, unidad y reconciliación a nuestra sociedad polarizada. Seguiremos siendo atacados por personas mal informadas o con intenciones de desprestigiarnos, pero eso no nos hará perder nuestra brújula y objetivos. Estamos seguros de que la inmensa mayoría de la sociedad está cansada de choques entre hermanos y lo que quiere son verdaderas soluciones para erradicar la impunidad. A ellos les decimos: nos vemos el sábado 3 de Octubre en la Plaza El Salvador del Mundo, a las 4 p.m. Dios, unión, libertad

Anuncios