Gasto público

ASI critica que gasto aumenta sin resultados

En el caso de Seguridad el gasto acumula más de $2,000 millones y desde la Presidencia, el monto para salarios ha subido el triple. Piden ya no usar el tema seguridad como excusa.

Programas sociales. El Banco Mundial ha señalado que el gasto social de El Salvador, un país vulnerable, se ha desacelerado por el problema fiscal que arrastra el Gobierno.

Programas sociales. El Banco Mundial ha señalado que el gasto social de El Salvador, un país vulnerable, se ha desacelerado por el problema fiscal que arrastra el Gobierno.

Lourdes Quintanilla, 30 octubre 2015 / LPG
la prensa graficaEl Gobierno ha gastado $2,315 millones en seguridad pública desde 2009, un incremento aproximado de $1,000 millones en comparación con períodos anteriores, y la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) considera que a pesar del incremento no perciben mejoras en esta situación.

Lo mismo ha sucedido en el caso de Salud y también de Educación. La ASI calcula que desde 2014 hasta 2018 –el período de la gestión actual–, el gasto en Salud Pública acumulará $2,078 millones, y en Educación, $4,316 millones. Doris de Rivera, gerente de inteligencia industrial en la asociación, tomó los datos oficiales del Ministerio de Hacienda (MH) y las oficinas de acceso a la información para calcular cuánto puede llegar a acumular el gasto estatal en estos tres sectores considerados estratégicos.

También están los gastos en la Presidencia de la República. Durante la gestión de Mauricio Funes y su equipo, esta institución del Ejecutivo absorbió algunas secretarías –como la de Inclusión Social– y creó nuevas, como la de Transparencia. Según los datos que De Rivera recopiló, la Presidencia de la República acumulará gastos desde 2014 hasta 2018 por $1,252.2 millones, de los cuales, $276.9 millones se habrán destinado a salarios o remuneraciones. Datos actualizados hasta agosto de este año muestran que los salarios de la Presidencia en 2009 requerían $9.8 millones, mientras que para este año requerirán $36.3 millones. Dicho de otra manera, el gasto en salarios para la Presidencia se ha triplicado en seis años.

“El tema es para qué necesitan más impuestos”, dijo Javier Simán, presidente de la gremial. “Aquí vemos la abundancia de recursos con los que han contado los últimos gobiernos y si tuviéramos una gestión más efectiva y más eficiente, creemos que serían resultados más positivos en las tres áreas que son más importantes para la población”, reiteró Simán. Mientras que De Rivera comentó: “No nos confundamos. Más gasto no es igual a mejores condiciones sociales”.

La gremial destacó los desafíos que todavía se enfrentan en estos tres sectores. Por ejemplo, el incremento en los homicidios, la falta de medicamentos en la red hospitalaria, la nota promedio “aplazada” de la PAES y la deserción escolar. Para los representantes de los industriales, la solución pasa por la readecuación de recursos y la eficiencia, antes que en el incremento en las fuentes de ingresos.

“No se debe seguir utilizando la excusa de seguridad para recaudar más impuestos cuando estamos viendo claramente que los impuestos que ya recaudan están siendo mal utilizados”, manifestó Simán, y luego aclaró que en esta afirmación no había incluido a los programas sociales.

También el Banco Mundial (BM), un organismo de financiamiento multilateral, publicó un estudio en el que mostraron que El Salvador tiene uno de los gastos sociales más ineficientes en América Latina, si se compara la cantidad de recursos que se han desembolsado con los resultados sociales. Pablo Acosta, autor del informe, dijo a LA PRENSA GRÁFICA en septiembre pasado que El Salvador “tiene una situación fiscal muy complicada, que no permitirá seguir sosteniendo el nivel de gasto. Hay indicios de que el gasto social ya se ha desacelerado en 2014 y 2015, y es por el problema fiscal”.

El presidente de la ASI, por otro lado, explicó que hay que buscar nuevas alternativas para resolver el tema de seguridad. Según el líder gremial, el Plan El Salvador Seguro se ha enfocado en la prevención, pero no tiene suficientes propuestas para el combate a la delincuencia y la consecuente penalización de los crímenes.

Las finanzas del Gobierno tienen muchos retos. El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ha mencionado en diferentes ocasiones que hay gastos obligados que absorben casi todos los recursos disponibles: los salarios, los escalafones, los subsidios a entidades públicas y privadas, la deuda pública, los eventos electorales, los desastres naturales. Bajo la gestión de Cáceres se han aprobado entre tres y cuatro modificaciones a los impuestos cada año, entre nuevos tributos y cambios a las tasas vigentes.

Por otro lado, el bajo crecimiento económico impide que el fisco cumpla con las metas de ingresos. Por ejemplo, datos del MH hasta agosto pasado muestran que se recibieron $222 millones menos de lo esperado en impuestos y contribuciones.

Anuncios

ASI: Salarios y poca eficiencia consumen el gasto público

 Gremial de industriales cree que el gasto no resuelve necesidades de los salvadoreños.

Javier Simán, ASI

Javier Simán, presidente de la ASI, opinó que el Gobierno usa la seguridad como excusa para más impuestos.

diario de hoyEl gasto del Gobierno ha sido ineficiente durante los últimos años y no ha logrado solucionar problemas estructurales en educación, salud y seguridad. Esta fue la conclusión a la que llegó la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) tras analizar en detalle las cifras de gasto público.

La gremial indicó además que el problema para mejorar la calidad de vida de los salvadoreños no es la falta de recursos, sino el uso adecuado de ellos.

Como ejemplo la gerente de inteligencia industrial y encargada del análisis de gasto público, Doris de Rivera, señaló que los dos gobiernos del FMLN destinarían a educación, salud y seguridad cerca de $4,443 millones más que el último quinquenio de ARENA.

Para este ejercicio la ASI hizo cálculos asumiendo que el presupuesto 2015 se mantiene sin cambios durante lo que resta de la administración Sánchez Cerén, así que la cifra podría ser mayor.

Sin embargo la gremial cree que el dinero no se ha usado en áreas críticas para dar una mejor atención a los salvadoreños.

Por ejemplo el gasto en seguridad pasó de $262 millones en 2009 a $423 millones en 2015.

Solo en el último año el presupuesto aumentó en $76 millones, pero al mismo tiempo el dinero destinado al pago de remuneraciones subió en $39.9 millones.

El hallazgo de la ASI es que de $238.2 millones en 2014, el presupuesto designado a remuneraciones pasó a $278.1 millones.

Lo significativo es que en ambos años solo se abrieron 348 plazas para policías, llegando a 26,011, explicó Doris de Rivera. Los empleados administrativos, en el rubro de seguridad, en cambio aumentaron en 645, llegando a 3,284 colaboradores.

Además de destinar más dinero al pago de personal administrativo, la gremial resaltó que la remuneración para personal ejecutivo aumentó en cerca de $100 mil (un 7 %).

Por contraparte, los resultados en seguridad reflejan que se ha pasado la cifra de 4,500 homicidios en lo que va del año. Solo el mes de agosto registró 911 asesinatos.

En educación los industriales señalaron que de los $917 millones presupuestados, $596.6 millones irán a remuneraciones. El pago de salarios estaría aumentando un 25 % este quinquenio en comparación al anterior.

Sin embargo la cantidad de profesores solo subió 0.6% hasta llegar a 43,437. Los resultados de la PAES, además, no han logrado subir de una nota de 5.

Recientemente se conoció que de 100 jóvenes que intentaron ingresar a la Universidad de El Salvador, 96 fallaron el examen.

Por último, sumando el presupuesto de salud y el ISSS, entre 2009 y 2013 se destinaron $6,117 millones. “Uno comienza a preguntarse por qué no hay mejoría en estas áreas si estamos gastando más”, dijo Doris de Rivera tras realizar este cálculo.

En 2015 el presupuesto para esta área es de $615 millones. De ellos $173.9 millones, un 28 %, se destinan a remuneraciones. Una partida que ha seguido subiendo en los últimos años.

Por contraparte, la ASI recordó que según un informe del Banco Mundial, el gasto en medicinas de El Salvador pasó de del 10.4 % del presupuesto de salud en 2007, a solo 6.8 % en 2013.

La compra de vacunas apenas creció del 1.2 % del presupuesto a 2.3 % en el mismo período. En el caso de los suministros médicos, pasó de 5.1 % a 5.3 %.

Los industriales por último recordaron que constantemente se conocen casos de deficiencias en la atención de los hospitales, falta de medicamentos, problemas en la infraestructura y otros.

Falta eficiencia

En la presentación el presidente de la ASI, Javier Simán, opinó que los impuestos están siendo mal utilizados.

“El gobierno utiliza el tema de seguridad para buscar más recursos, porque no hemos visto un plan específico de cómo usar esos recursos… Si tuviéramos una gestión efectiva, más eficiente, tuviéramos resultados más efectivos”, expresó.

Por su parte la gerente de inteligencia industrial recordó que, según el Banco Mundial, nuestro país es considerado menos eficiente que la mayoría de países latinoamericanos en cuanto al gasto público.

De hecho, el informe que este organismo publicó este año señala que aún hay un importante espacio para mejorar, indicó Rivera.

Simán añadió que el Gobierno no debe buscar crear más impuestos porque con ello se deprime la economía. “Con más impuestos se quita la posibilidad a los salvadoreños de invertir, gastar y ahorrar”, puntualizó.

El líder gremial además criticó la forma en que se han aprobado los impuestos en los últimos seis años. El Ministerio de Hacienda, expresó, solo ha presentado las propuestas de impuesto a la Asamblea Legislativa, sin consultar primero con el sector privado.

Además, las aprobaciones se han hecho con dispensa de trámites, sin la debida discusión entre los diputados de los distintos partidos políticos e incluso en madrugones.

Gastos presidenciales

Además del gasto público, el análisis de la ASI también consideró el aumento del gasto en otras entidades de Gobierno.

Según los datos recabados, en la administración Funes la presidencia de la república gastó $658.3 millones. Con proyecciones manteniendo el presupuesto de este año, Salvador Sánchez Cerén estaría gastando más de $593.9 millones.

Ambas cifras se encuentran por arriba de los $471.4 millones que casa presidencial gastó durante el período de Antonio Saca y los $299.7 en la administración de Francisco Flores.

La gremial también llamó la atención en el gasto que casa presidencial hace en remuneraciones. De $9.80 millones usados en salarios para el año 2009, este año el Gobierno ha previsto que pagará $36.30 millones a sus empleados.

Comparando 2009 y 2014, casa presidencial sigue destinando los mismos $400 mil a un programa de becas, mientras que los gastos de oficinas como la dirección superior han aumentado $10.9 millones en el mismo período.

La secretaría de gobernabilidad y comunicaciones, criticada por mantener en secreto el gasto en publicidad, aumentó sus gasto general en $10.7 millones.

Minería en la Asamblea

Doris de Rivera compartió por último cifras del gasto en la Asamblea Legislativa.

Este organismo, que reúne a todos los diputados de los partidos políticos, pasó de gastar $34.8 millones en 2009 a unos $58.5 millones este año.

El pago de salarios pasó de cerca de $20 millones a $36.5 millones en el mismo período.

Además hay hallazgos interesantes en los gastos de compra que la Asamblea ha hecho públicos. Este año ha destinado $395 mil a “servicios de minería”.

Ante la sorpresa de los medios reunidos durante la presentación, la gerente de inteligencia industrial comentó que han contactado al oficial de información de la asamblea para conocer cuáles son los “servicios de minería” que necesitan los diputados.

Seguros, construcción, viajes, combustibles, telecomunicaciones y otros complementan el top 10 de las compras de la Asamblea este año. En ellas ha gastado alrededor de $12.6 millones.