Arturo Pérez Reverte.

Pérez-Reverte: ‘La prensa libre es el único miedo de los poderosos’

Pérez-Reverte defiende un ‘periodismo crítico independiente’ como el de EL MUNDO frente el que ‘se pliega en España a la presión del poder’.

 De izquierda a derecha: Llanos de Luna, Álex Salmon, Safa Al-Ahmad, Verónica de Viguerie, Giampaolo Zambeletti, Soraya Sáenz de Santamaría, Antonio Fernández-Galiano, David Jiménez, Lynsey Addario y Arturo Pérez Reverte. ALBERTO DI LOLLI

De izquierda a derecha: Llanos de Luna, Álex Salmon, Safa Al-Ahmad, Verónica de Viguerie, Giampaolo Zambeletti, Soraya Sáenz de Santamaría, Antonio Fernández-Galiano, David Jiménez, Lynsey Addario y Arturo Pérez Reverte. ALBERTO DI LOLLI

23 sept. 2015 / ELMUNDO.ES

Este martes por al noche, la prensa cosechó un respaldo unánime a su independencia. En el Liceo de Barcelona, este diario, que cumple 20 años en su edición para Cataluña, celebraba además la entrega de los Premios Internacionales de Periodismo de EL MUNDO. Un cartagenero, una estadounidense de Connecticut, una francesa, una saudí y una veintena de venezolanos, todos ellos con incontables países registrados en sus retinas durante el ejercicio de la profesión, se envolvieron en la misma bandera, la de la libertad. “El único freno, la única medida que conocen el político, el financiero o el notable, cuando alcanzan cotas perversas de poder, es el miedo a la prensa libre”, clamó Arturo Pérez-Reverte, tras recibir el Premio Columnistas del Mundo. Las reporteras Lynsey Addario y Veronique de Viguerie, así como la periodista árabe Safa al-Ahmad, compartieron por su parte el Premio Reporteros del Mundo, entregado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La prensa opositora venezolana, representada en su discurso de agradecimiento por Miguel H. Otero, mereció una mención especial en esta XIV edición de los galardones. [Las mejores imágenes de la gala]

“Salvo muy nobles excepciones (y a EL MUNDO corresponde el honor de ser, a menudo, una de esas dignas excepciones), escasea el periodismo crítico independiente en España, el periodismo de iniciativa, que arroja asuntos al ruedo de la información y la vida”, subrayó Pérez-Reverte, que recibió su premio de manos de David Jiménez, director de EL MUNDO. Éste rememoró el trabajo de los periodistas del diario que perdieron la vida por contar la verdad, Julio Fuentes, Julio A. Parrado y José Luis López de Lacalle, en cuya memoria se conceden los galardones. “Os premiamos a vosotros y a vuestro periodismo para que sigáis inspirándonos de la misma forma que lo hicieron nuestros compañeros caídos en Afganistán, Irak o en un sitio en el que nunca debió haber un conflicto, el País Vasco”, manifestó Jiménez a los galardonados, “hechos, como ellos, de la pasta de los grandes reporteros”.

Entre un buen puñado de reporteros internacionales más acostumbrados al trabajo sobre el terreno que a las galas de etiqueta, el director de EL MUNDO no fue el único en rendir homenaje a los queridos ausentes. “Cada vez más, estamos en el punto de mira, como consecuencia de nuestros esfuerzos por dar testimonio de las injusticias del mundo. Hemos sido secuestrados, golpeados y, en el peor de los casos, asesinados”, recalcó entre lágrimas Addario, reportera gráfica norteamericana que ha cubierto 41 conflictos en los últimos tres lustros y ha sufrido dos secuestros, si bien nunca ha abandonado la profesión, hasta el punto de trabajar embarazada de siete meses. “El mundo no es blanco ni negro; es mucho más complejo. Nosotros nos movemos en la escala de grises”, aseveró en castellano De Viguerie, en un análisis de la imagen extensivo al periodismo en su totalidad. La saudí al-Ahmad dedicó todo su discurso a las personas “valientes” que han combatido la opresión. Otero, presidente editor de ‘El Nacional’, afirmó: “Éste es un premio no sólo para nosotros, sino para todas las personas que están luchando por la libertad en Venezuela”.

Junto con Sáenz de Santamaría, acudieron a la cita periodística Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior; José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores; María Llanos de Luna, delegada del Gobierno en Cataluña; José Luis Ayllón, secretario de Estado de Relaciones con las Cortes; y Josep Martí, secretario de Comunicación del Govern de Cataluña. En esta semana de elecciones, representantes de los medios, la empresa y la cultura coincidieron con las autoridades políticas con el objetivo de celebrar estos Premios y el XX aniversario de EL MUNDO Catalunya, “dos motivos aparentemente diferentes pero en los que hay un nexo común: la defensa de la libertad de prensa y de las esencias del periodismo”, tal y como argumentó Antonio Fernández-Galiano, presidente de Unidad Editorial.

Así, tras exponer cómo “desde un punto de vista histórico y jurídico no hay discusión posible sobre la españolidad de Cataluña”, Fernández-Galiano quiso señalar la “deslealtad institucional” planteada por los representantes del pueblo catalán de cara a los comicios del 27S.

Álex Sàlmon, director de EL MUNDO Catalunya, plasmó una rotunda defensa del “baile de posturas contrapuestas, sano, democrático, interesante y divulgador” que ha diferenciado a EL MUNDO del resto de cabeceras, 20 años de “trabajo a contracorriente” no exento de “aislamiento institucional”. En sintonía con esas palabras, Pérez-Reverte alertó sobre cómo “el periodismo se pliega en España a la presión del poder; en Cataluña y también en el resto de España”. El académico, reportero, articulista, novelista y ahora también Premio Columnistas del Mundo aseguró: “Nunca en esta democracia se ha visto España sometida a un maltrato semejante del periodismo por parte del poder, lo detente quien lo detente, como se ha visto en los últimos 10 o 15 años”.