Venezuela

Venezuela: Sin apoyo militar no salimos de la dictadura

Luego de que el régimen chavista cerró la posibilidad de resolver la crisis venezolana por la vía constitucional, bloqueando la posibilidad de cambiar el gobierno con un referéndum revocatorio previsto en la Constitución, suspendiendo las elecciones de gobernadores y preparando la ilegalización de los partidos de oposición; luego del fracaso también de la iniciativa de diálogo promovida por el Vaticano, surgió una propuesta radical de solución: un golpe militar para restablecer el orden constitucional, la gobernabilidad, la ecomomía y la paz social.

Lo sorprendente es que esta propuesta proviene del padre jesuita Luis Ugalde, ex rector de la Universidad Católica Andrés Bello, intelectual destacado, y sobre todo: persona muy cercana al Papa Francisco. Ugalde obviamente no es ni golpista ni militarista, todo lo contrario. Aquí presentamos su propuesta que seguramente será muy discutida en Venezuela.

Segunda Vuelta

ugalde
Héctor Becerra Vidarte, 21 febrero 2017 / EL NUEVO PAIS ZETA

screen-shot-2017-02-21-at-6-34-30-pmEl padre Luis Ugalde aseguró, durante un foro realizado por la Fundación Espacio Abierto el sábado, que sin el apoyo de las Fuerzas Armadas no será posible lograr el cambio de Gobierno en Venezuela, reseñó Info Cifras.

Durante su participación, Ugalde recordó al vicealmirante Wolfgang Larrazábal, quien asumió la Presidencia de la República cuando fue derrocada la dictadura de Marcos Pérez Jiménez  en 1958.

En su consideración, es necesaria una figura como la de Larrazábal para encabezar una transición en el país y se refirió a la actual situación por la que atraviesa Venezuela, afirmando que “en el último mes el Ejecutivo ha acentuado su voluntad y carácter dictatorial. Para mí esto es indiscutible”.

En este sentido, señaló que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro cerró las puertas a un cambio en el Ejecutivo que se dé por la vía electoral y así solucionar los problemas económicos, sociales y políticos, así como recuperar la democracia.

Ugalde explicó un escenario de transición de Gobierno que tituló “Larrazábal II” y aseguró que para esto es necesaria una figura parecida a la del vicealmirante que tomaría “la responsabilidad del Ejecutivo nacional y la Presidencia y proclamaría ante el país un gobierno de transición y de unidad nacional; obligado por la grave y creciente emergencia y dictadura; una dictadura cerrada a todo cambio; que la población considera absolutamente necesarios”.

El sacerdote cuestionó cuánto tiempo duraría un Presidente, proveniente de la sociedad civil, que tome las medidas necesarias para solucionar la crisis sin apoyo del sector militar y aseguró que solo serían unos meses.

Asimismo, señaló que el mensaje de este Larrazábal II al tomar el Gobierno Nacional podría ser el siguiente:

“Nosotros nos vemos obligados a tomar el poder Ejecutivo ante la gravísima situación de la población: falta de medicinas, comida, seguridad ciudadana, inflación, corrupción y la radical negación del gobierno dictatorial a poner soluciones. Somos un gobierno plural; de salvación nacional, para responder de inmediato a la tragedia humanitaria y recuperar la democracia plural, y establecer las bases y acuerdos sólidos con los empresarios, para impulsar una economía productiva, con compromiso social; con fuerte y sostenida inversión privada nacional e internacional, y unos programas sociales de emergencia inmediata”.

Seguidamente, el sacerdote procedió a enumerar las medidas que tomaría este nuevo encargado de la Jefatura de Estado venezolana:

1.- Preparar elecciones con nuevo CNE para fines de 2017.

2.- Libertad inmediata de 80 presos políticos y creación de una comisión mixta de derechos humanos, para abordar de inmediato, y decidir los casos de los demás presos políticos pendientes.

3.- Apertura inmediata y amplia a la ayuda humanitaria en salud, alimentación y gestión con los países y organismos internacionales. Agregó que, al mismo tiempo, se formarían organizaciones solidarias de la sociedad y empresas para la distribución suficiente, transparente y equitativa.

4.- Creación de un equipo de trabajo con fuerte presencia de los sectores productivos privados para una rápida reactivación del aparato productivo .

5.- Reconocimiento pleno de la AN; elegida en diciembre de 2015, y apertura del diálogo y colaboración efectiva entre el Ejecutivo y el Legislativo en orden a la democratización del país y los cambios necesarios en los poderes judicial y electoral.

6.- Explicitación y activación de políticas sociales urgentes y duraderas.

7.- Inmediata negociación, para abrir el país a la solidaridad internacional. Apoyo de los gobiernos y de los multilaterales para refinanciación de la deuda y para préstamos por el orden de los 40 ó 50 mil millones de dólares.

8.- Unificación cambiaría. Revisión del gasto público y puesta inmediata en práctica de audaces políticas compensatorias, para los sectores más necesitados.

9.- Recuperación inmediata del sector educativo, con refuerzo de los educadores con criterios democráticos, plurales, sin imposiciones ideológicas dictatoriales.

10.- Seguridad ciudadana con recuperación del control de las armas por parte del gobierno, y una nueva y activa conciencia de reconciliación, defensa de la vida; con estímulos y sanciones coherentes.

Monseñor Ugalde prosiguió a cuestionar “¿Dónde está este militar?” y se remontó al año 1957 para explicar que Wolfgang Larrazábal no tenía ningún mérito o cargo dentro del Gobierno y no fue impedimento para dirigir la transición.

“Una cosa es que yo demócrata en 1957-58, negocie con el militar Pérez Jiménez, y otra cosa es que cuando aparece este otro militar que quiere un cambio democrático, yo AD, Copei, URD negocie con él. Porque se trata de un militar, empeñado en restablecer la democracia y necesita nuestra ayuda”, aseguró el sacerdote.

Por otro lado, enfatizó la necesidad de que se realicen elecciones presidenciales, regionales y locales, así como un pacto democrático entre los distintos partidos políticos de oposición para ir a estas elecciones y añadió que un precedente de esto fue el Pacto de Punto Fijo.

Venezuela necesita más de un año para recuperarse

El padre Ugalde aseguró que los problemas del país no serán de rápida solución y agregó que es necesario un “Gobierno democrático sustentado en un pacto y un programa de gobernabilidad, gane quien gane” y rechazó la tesis de una Asamblea Constituyente para resolver la crisis por la que atraviesan los venezolanos.

Leopoldo López: No podemos ser presa del miedo para desafiar a la dictadura

El líder de Voluntad Popular cumple tres años preso en la cárcel de Ramo Verde, donde vive en carne propia la descomposición de la justicia que padecen miles de venezolanos.

1487338441819

Leopoldo López en el momento que en medio de una manfestación se presentó a la Guardia Nacional Bolivariana para que ejecuta su orden de captura. 18 de febrero 2014

el nacional19 febrero 2017 / EL NACIONAL

La restricción del derecho a la información que ha implantado el gobierno traspasa lo masivo. Ya no es solo censurar al emisor, CNN en Español y NTN 24, por citar apenas dos ejemplos. La censura está en el ámbito de lo personal, en el individuo. De eso puede dar fe Leopoldo López, que ha visto vulnerados todos sus derechos humanos y a quien en la cárcel de Ramo Verde, cuando le dan acceso a la prensa, muchas veces le llega el periódico recortado.

Esa censura también tuvo otra expresión. López no pudo contestar completo el cuestionario de 11 preguntas de El Nacional. Apenas dio respuesta a 5 de las interrogantes. Las otras se quedaron en el camino.

López cumple tres años preso en esa cárcel militar, aislado, y su cable a tierra, además de la visita de familiares y abogados, es la lectura de la prensa.

—¿Está de acuerdo con la reestructuración que se hizo de la MUD?

—Luego del robo del revocatorio por parte de la dictadura envíe una carta a la Unidad Democrática donde proponía que antes de que finalizara 2016 se diera un debate amplio y se aprobará una ruta de acción unitaria para la defensa de la soberanía, el voto popular y la reconquista de la democracia. El proceso que debe atravesar la MUD debe trascender al de una simple reestructuración. No se trata solo de revisar estructuras, procesos, funciones y personas. El objetivo central de la revisión debe ser ampliar el horizonte de la Unidad. Por eso propuse que debía pasarse de la Mesa de la Unidad Democrática al Movimiento de Unidad Democrática. A la Unidad de partidos debe unirse con una sola estrategia y propósito distintos representantes de la sociedad. La MUD fue una alianza de partidos que mostró un gran éxito ante coyunturas electorales y hoy nos guste o no, entramos en una fase distinta, en una fase de resistencia. Hoy ha sido cerrada la vía electoral por parte de la dictadura y para estos tiempos se requiere replantear la lucha y se requiere una unidad más amplia, no por incapacidad de los partidos, sino porque la responsabilidad de luchar contra la opresión es de toda la sociedad, no solo de los partidos políticos. También he insistido que una vez ampliada la Unidad hacia un gran Movimiento de Unidad Nacional debe discutirse una visión clara de hacia dónde vamos y asumir los riesgos para llegar allí. El cambio es urgente y debe ser nuestro único compromiso y agenda. Nuestra actitud ante esta dictadura violadora de los derechos humanos tiene que ser de permanente irreverencia, debemos desafiarla y promover un cambio profundo, un cambio democrático. La desesperanza vendrá si, dadas las circunstancias que vivimos, asumimos una timidez paralizante que impida que la oposición en su conjunto sea de manera creíble una opción de cambio. Ni mucho menos podemos ser presa de un miedo paralizante al momento de tomar decisiones que impliquen riesgos, que desafíen la dictadura y nos permitan avanzar en la lucha. Ese temor y la administración del terror por parte del régimen han sido elementos fundamentales de su permanencia en el poder. Si no logramos derrotar ese miedo, no se tendrá la capacidad de concebir y liderar un proceso de cambio.

—¿Cómo mantiene la conexión con los problemas de la gente si lo tienen tan aislado?

—Hace tres años dijimos claramente que había que cambiar a un régimen ineficiente, corrupto, antidemocrático y cuyos altos jerarcas estaban presuntamente ligados al narcotráfico. Por tener esa convicción fue que hicimos un llamado a los venezolanos a conquistar un cambio pacífico democrático y constitucional, que nos costó nuestra libertad. Estábamos preocupados por la situación del país y, más allá, seguros de que esa situación se agravaría a tal extremo que el colapso de este modelo equivocado haría pagar a nuestro pueblo la factura de su fracaso. Hoy esos problemas que denunciamos para nadie es un secreto que han profundizado y esa factura hoy la pagamos todos, menos la élite gobernante más corrupta e ineficiente de nuestra historia, la cual ha saqueado y robado las riquezas de los venezolanos. Cuando puedo tener acceso a la prensa, tengo el hábito de leerla absolutamente toda, aunque a veces me llega con noticias ya recortadas; es decir, censuradas. La prensa escrita tiene varias lecturas y es por eso que cuando puedo me gusta leer más de un periódico. La primera lectura es la noticia en sí misma, luego la línea editorial de cada periódico según la importancia que le dan a cada noticia y, comparando unos con otros, las omisiones o censura de algunas noticias. Luego está la lectura de las opiniones y de las caricaturas que logran captar en una imagen la noticia, llevada a una expresión artística. Leo la prensa casi completa, desde deportes, farándula, fotos, sucesos, internacionales. Asimismo, en ocasiones puede escuchar radio. Pero además de la prensa mis familiares y abogados me mantienen disciplinadamente informado de toda la situación política, social y económica del país. Aunque no pueden presentarme nada en físico, ellos siempre traen información que yo solicito.

—¿Pensaba que iba a durar tanto tiempo preso?

—Con mucha sinceridad te digo que al momento de tomar la decisión de presentarme y dar la cara no me fijé plazos. No podía hacerlo. Al alzar nuestra voz para desnudar a un régimen que además de corrupto e ineficiente se había convertido en una dictadura y convencido de que había que reaccionar, que había que despertar conciencias y que debíamos iniciar una lucha por un cambio, sabía que esto podía llevarnos un mes, dos meses, un año, dos, o tres. Si alguna destreza psicológica puede desarrollarse en la cárcel es la capacidad de estar en paz contigo mismo y a reconocer la mayor fuerza que debemos dominar para mantener la estabilidad emocional: el tiempo. El tiempo es un enemigo inagotable. Días convertidos en semanas, semanas en meses y meses convertidos en años. Al tiempo lo dominamos o nos domina. Por eso no me he fijado plazos, sé que voy a salir en libertad a luchar a brazo partido por la libertad y la democracia en Venezuela, Por sacar a tanta gente buena del ciclo perverso de la pobreza donde la ha encerrado el régimen de Maduro, y eso basta. Sé que voy a salir en libertad, no tengo dudas de eso y que cuando lo haga estaré más fuerte de alma, mente y cuerpo. Estar en esta situación también me ha llevado a adquirir nuevos compromisos y responsabilidades. Mandela dijo una y otra vez que no hay mejor defensor de los derechos humanos que aquellos a quienes les han violado sus propios derechos. Estar preso me ha acercado en carne propia a la descomposición de la justicia venezolana que padecen miles de venezolanos. La manipulación, el retraso procesal, la corrupción de jueces, la manipulación política de jueces y fiscales en su condición de provisorios que los hace dependientes, vulnerables, servidores de un sistema y no de la justicia son para mí mucho más que cifras y diagnósticos, representan una vivencia que me obliga a tener una responsabilidad moral y patriota para cambiarlo.

—¿Que mensaje le daría usted a sus carceleros?

—Mis carceleros van desde Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, pasando por la juez y los fiscales, hasta los custodios. En el fondo, soy víctima al igual que millones de venezolanos de un sistema corrupto e injusto. Ahora bien, en cuanto a los carceleros de Ramo Verde sé que no todos los funcionarios actúan de mala fe y que muchos son obligados a actuar por una frase nefasta y oscura que se repite en todas las instituciones: “Por órdenes superiores”. Aunque evidentemente esto no justifica ni los exime de sus responsabilidades, en mi corazón y mi alma los considero más que victimarios, víctimas de ese sistema. He tenido largas conversaciones con los funcionarios responsables de mi custodia, con comandos del Sebin, DGCIM; y cuando estuve en juicio, con los alguaciles del Palacio de Justicia. De todos recojo una frustración sobre la situación del país y con el nivel de complicidad del alto Gobierno con la delincuencia y otras actividades ilegales. Eso es una verdad a voces. Todos tienen historias de familiares o compañeros de trabajo que han sido víctimas del hampa. Durante el juicio y aquí en Ramo Verde he sido víctima de muchos abusos y cada uno de ellos es una nueva razón para afianzar el compromiso, nuestro compromiso con la justicia para Venezuela. No hay reforma más importante de las que nos toca hacer, que las del sistema de justicia venezolana. Hoy la justicia se vende al mejor postor y es utilizada al antojo por quienes están en el poder. Los jueces son simples marionetas del poder. Están allí para satisfacer las demandas de la injusticia y, mientras tanto, usan los casos para enriquecerse, para quitarle lo que no tienen a quienes nada tienen, para hacerse ricos con el dolor y sufrimiento de las víctimas y dejan como afectados directos a sus familiares. No hay razón para esto, es indignante ver la justicia enterrada debajo de toneladas de corrupción. Eso nos tiene que afianzar el compromiso con un cambio profundo para todos los venezolanos porque hoy nadie se escapa de la injusticia. Solo la élite corrupta es inmune a esta manipulación.

—¿Está dispuesto al perdón?

—Absolutamente. Sé que cuando salga estaré más fuerte de alma y mente y que saldré fortalecido y sin rencores; el odio y el resentimiento son las reacciones propias de quienes han llevado a nuestro país a esta crisis humana tan severa, y han intentado hacernos, física y espiritualmente, más pobres e infelices. Desde el poder se ha alentado a los venezolanos a tratarnos como enemigos por el solo hecho de pensar distinto. Eso ha destruido nuestra convivencia. Eso no puede continuar y mucho menos estimulado desde las funciones de gobierno. Recientemente pude escribir un artículo donde justo hablé sobre la reconciliación una vez superada esta coyuntura y recuperada la democracia y la libertad. Allí expuse claramente que el chance de recuperarnos como país es prácticamente nulo mientras estemos enfrentados a nosotros mismos. Aquellos que tenemos un rol de liderazgo afrontamos dos grandes responsabilidades. La primera, con las víctimas de la represión, las violaciones de los derechos humanos y la discriminación política. Con los familiares de quienes fueron asesinados, con los encarcelados, perseguidos o maltratados por el poder y por los grupos que actuaron bajo su sombra con la complicidad de un sistema de poderes secuestrados y una “justicia injusta”. Debemos alcanzar garantías para las víctimas y a sus familiares. Asegurarnos de que se harán todos los esfuerzos para descubrir la verdad y hacer justicia. Esto debemos hacerlo con una prudencia que nos permita entender que muchos de los que nos parecen cómplices del sistema han sido, en realidad, sus víctimas y que aquellos que ocuparon las posiciones más altas de poder deben rendir sus cuentas ante la sociedad, seguros de la existencia de un marco legal justo. Quiero vivir con mi familia y mis afectos en una sociedad sin afán de venganza, pero sí de seguridad y de justicia. Mi voluntad de reconciliación y entendimiento la he reiterado mil veces. Eso no implica que me identifiquen como quien cambia impunidad por paz. Aquellos quienes hayan violado derechos humanos deben ser responsabilizados y recibir, luego de un juicio con todas las garantías, su justo castigo por tales crímenes. La segunda responsabilidad que tenemos quienes asumen un rol de liderazgo es con la democracia y su futuro: debemos inaugurar una nueva etapa de convivencia democrática, con instituciones sólidas, que impida un retorno al autoritarismo. Es clara la necesidad de sentar las bases de un nuevo contrato social. Aceptar la pluralidad que nos define y que asegure la estabilidad democrática, el respeto a las minorías, la alternabilidad del poder, la que garantice a cada quien su vocación emprendedora y productiva y cumplir lo que señala nuestra Constitución: la subordinación del poder militar al poder civil.  Vamos a ratificar la voluntad de vivir en libertad viendo hacia el mañana, hacia el futuro, comprometidos con la paz, el progreso y el bienestar que otras naciones y pueblos ya han alcanzado.

González y Aznar piden la excarcelación de los presos políticos: “Venezuela es una dictadura”

Los expresidentes han pedido la liberación de Leopoldo López, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años.

 El padre de Leopoldo López, junto a José María Aznar, Ana Botella, Albert Rivera, Felipe González, Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. POOL

El padre de Leopoldo López, junto a José María Aznar, Ana Botella, Albert Rivera, Felipe González, Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. POOL

Daniel Ramírez, 16 febrero 2017 / El Español

el español“¡Tengo vaho en la cámara!”, ha chillado un periodista justo antes de empezar. La sala de reuniones del despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo ha absorbido casi un centenar de personas con motivo del homenaje a Leopoldo López, líder de la oposición en Venezuela, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años este sábado. El motivo de los sudores, los empujones y la gente subida a las sillas: la comparecencia conjunta de José María Aznar y Felipe González.

“Antes del discurso del padre de Leopoldo haremos una foto de familia”, ha dicho el organizador del acto. ¿Familia? Entonces, las risas de los dos expresidentes –aunque no cruzadas–, que han posado juntos. “En Venezuela ha desaparecido la democracia. Es una dictadura tiránica y represiva. Maduro pisotea las libertades”, han coincidido.

En un alegato compartido, González y Aznar han cerrado filas en torno a la Organización de Estados Americanos (OEA): “Hay que apoyarles para que pueda aplicarse en Venezuela la Carta Democrática”. Este mecanismo podría culminar con la suspensión del Gobierno de Maduro y la convocatoria de unas nuevas elecciones presidenciales.

El apoyo de Trump

El público, en una mesa hexagonal justo al lado de la improvisada tribuna al fondo de la sala, reunía exministros, exalcaldes y distintas personalidades del mundo del espectáculo: Javier Solana, Alberto Ruiz-Gallardón (abogado de Leopoldo López), Ana Botella, Albert Rivera, Bertín Osborne, Cayetana Álvarez de Toledo… Presentes PP, PSOE y Ciudadanos, faltaba Podemos. Iglesias, un día antes, dijo sobre la participación de González y Aznar: “Echan más leña al fuego”.

El homenaje a Leopoldo López llega justo después de que Donald Trump también pidiera su excarcelación tras mantener una reunión con la esposa del político venezolano, Lilían Tintori.

González: “Todas las pruebas son falsas”

“Todas las pruebas son falsas, forzadas”, ha empezado González en relación a la “instigación a la violencia pública” que refiere Maduro para mantener en la cárcel a López. “En Venezuela ha desaparecido la democracia. Es un país destruido. El parlamento no tiene capacidad de control. No hay reglas”, ha continuado. En un discurso que ha durado alrededor de veinte minutos, ha bromeado sobre el nombramiento del actual vicepresidente de Maduro: “Para conocerle lean cualquier novela de delincuentes”.

Implicado desde hace más de un año con el caso de López, González, que viajó a Venezuela para intentar estar presente en uno de los juicios, ha relatado algunos datos que ilustran la desolación venezolana: “Más de 30.000 personas murieron fruto de la violencia en el último año. Hay más de 100 presos de conciencia”. González ha lamentado que el diálogo que finge Maduro “sólo sirva para humillar a la oposición”. “¡Con presos políticos no hay democracia!”, ha exclamado para terminar.

José María Aznar, pegado a González, ha sido el siguiente en intervenir. El despacho ofrecía banquetas a los redactores, atrapados por una muralla de cámaras. Una fortaleza que casi le cuesta una caída a Ana Botella cuando intentaba atravesarla.

“Venezuela es una dictadura represiva”

“Hoy unimos nuestra voz y la levantamos con fuerza para pedir la liberación de los presos políticos venezolanos”, ha introducido Aznar. “Venezuela es una dictadura represiva. Las libertades son pisoteadas y las personas encarceladas injustamente”.

Aznar, amigo de la familia López, ha insistido en apoyar a Almagro, secretario de la OEA, para garantizar la aplicación de la Carta Democrática. “Tenemos que presionar internacionalmente”. Leopoldo López: “De verdad, gracias”.

El padre de Leopoldo López, del mismo nombre, ha cerrado el acto entre lágrimas. Ha intervenido justo después de proyectarse un vídeo que recorre la trayectoria de su hijo y lo muestra en prisión, clamando por la libertad de Venezuela. “Sé que mi voz no es la que quieren oír, pero hoy representa la de todos los presos políticos venezolanos”, ha expresado.

“Muchas gracias a estos dos expresidentes, grandes dirigentes, y también amigos”, ha dicho con la vista puesta en González y Aznar, a los que ha abrazado repetidas veces. “Los presos políticos están en la cárcel esperando una justicia que saben que no llegará”, ha criticado.

Sobre Maduro, ha aseverado: “Asaltan el erario público, son el mayor veneno de la sociedad moderna, hacen daño al mundo. El pueblo venezolano no disfruta siquiera de los bienes cotidianos”.

El padre del mayor opositor a Maduro, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años este sábado, ha dicho no encontrar palabras en el diccionario para expresar su agradecimiento a España: “De verdad, muchas gracias”. Se ha despedido, otra vez, con lágrimas en los ojos.

VENEZUELA: La tiranía institucional. De Alberto Barrera Tyszka

tirania-institucional640-e1486864462343

Alberto-Barrera-Tyszka-640Alberto Barrera Tyszka, 12 febreror 2017 / PRODAVINCI

La sigla oculta al verdugo.

Esas letras, tan exactas como impersonales, pueden ser un espejismo. Pueden servir para que no veas el rostro del agresor, para que no sepas quién te roba, para que no conozcas el nombre de tu violador. La sigla oculta al verdugo y legitima su crimen.

El tránsito del poder se expresa en el lenguaje. El nombre del Presidente también se ha devaluado. El mismo se ha encargado de restarle valor a sus propias palabras. Nicolás Maduro pierde día a día su significado. Pierde el sentido pero también pierde la voz. Ya no suena como antes. Es un Presidente que se ha dedicado a ser cada vez menos. Ha renunciado a sí mismo, a su posibilidad de ser Nicolás Maduro. Ha ido relegando sus funciones, sus deberes. Primero en los militares, ahora en Tareck El Aissami. Su nombre no tiene la misma fuerza. Ya no asusta a nadie. Tampoco convence a nadie. Nicolás Maduro: dos palabras que parecen estar desvaneciéndose. Cada vez con más frecuencia, están asociadas a una praxis insólita, absurda. ¿Qué se puede pensar de un Presidente que se ocupa de un animar un programa musical por la radio, mientras su país padece la inflación más alta del planeta?

prodavinciEl nombre de Nicolás Maduro se ha gastado muy rápidamente. Ya ni siquiera funciona bien a la hora de denominar a un dictador. Es tan chambón que no calza demasiado bien con ese título. Ya se presta más al chiste que al miedo. La casta que nos gobierna parece haberse quedado, provisionalmente, sin un eje en el lenguaje, sin un nombre único, claro. ¿Quién manda? En realidad, no lo sabemos. ¿Quién nos somete? ¿Quién destruye a la democracia y despoja a los ciudadanos de cualquier experiencia de poder? Aparentemente, nadie. Solo una sigla. Te ese jota.

Letras que no dicen nada y que lo dicen todo. La sigla es supuestamente aséptica. Independiente, inmaculado, incuestionable. Actúa con la solemnidad del orden para destruir el orden. Su eficacia reside en la pureza de su violencia. Ni siquiera tiene rostro. Peor aún: es el rostro de la justicia. Esa es su máscara. Este martes 7 de febrero, en la apertura del año judicial, así habló la sigla: “La gestión judicial es una construcción colectiva en la que magistrados y jueces dan su aporte ordinario y extraordinario para lograr las metas y objetivos planteados con templanza y mística para servir de la mejor manera a nuestra nación”. Es una voz llena de palabras huecas. Ni siquiera hacen ruido. Es el vacío.

Y, sin embargo, durante todo el año 2016, el TSJ se dedicó a rechazar, cancelar, suspender o prohibir, la democracia, el ejercicio del poder decretado por el pueblo en las últimas elecciones. “En un año —según asegura el abogado Gustavo Linares Benzo— se anularon más leyes que en 200 años”. La sala Constitucional se ha transformado en una banda de sicarios judiciales. Reciben instrucciones del gobierno y ejecutan de inmediato acciones en contra de cualquier propuesta que no haya sido aprobada por la élite oficial. Hay que vencer el espejismo de las siglas para no olvidar a los verdugos. Detrás de la sigla hay funcionarios concretos, nombres que se están prestando para esta masacre. Los escribo: Gladys Gutiérrez, Arcadio de Jesús Delgado, Carmen Zuleta de Merchán, Juan José Mendoza, Calixto Ortega, Luis Damiani, Lourdes Benicia Suárez. Los leo. Los pronuncio. Los repito. No quiero olvidarlos. Hay otra historia distinta a la historia oficial, un relato que no es el relato de los poderosos. Hay también una historia ciudadana, popular, que se tiene que seguir contando, que no puede olvidar a los infames y traidores de este tiempo.

El periodista Eugenio Martínez, especialista de alto calibre en la investigación y análisis del sistema y de los procesos electorales en el país, explica la compleja y perversa relación de sentencias y acciones entre el TSJ y el CNE para ir minando la alternativa de electoral y la existencia de los partidos políticos en el país. Es la danza macabra de las siglas. La tiranía institucional que permite un control del poder aun sin liderazgo. Chávez vive, la mafia sigue.

La naturaleza institucional de la dictadura tiene que estar, de entrada, en cualquier escenario de negociación. El punto de partida está corrompido. La sigla no es legítima. La sigla es la expresión más clara de la violencia de los privilegiados en contra de la mayoría de los venezolanos. Si no hay un nuevo Tribunal Supremo de Justicia, no hay diálogo posible. No hay futuro. No hay país.

prodavinci

Algunas ideas revolucionarias para el uso del liqui liqui. De Alberto Barrera Tyszka

blog_alberto_barrera_tyszka_liqui_liqui_640416

Alberto-Barrera-Tyszka-640Alberto Barrera Tyszka, 5 febrero 2017 / PRODAVINCI

Hay quienes piensan que se trata de un error del Nicolás Maduro. Hay quienes, incluso, creen que es una frivolidad, una muestra de amaneramiento ideológico; quienes dicen que resulta inaceptable que —en el contexto de esta cruenta guerra en contra del imperialismo— el Presidente Obrero se haya puesto de lo más fashion y haya decretado que el 2017 es “el año de la recuperación del liqui liqui”. Están confundidos. Se equivocan. Nuevamente lo subestiman. Nicolás Maduro es un adelantado. Él siempre va más allá. Mientras nosotros estamos ocupados en la banalidad de la inflación y de la escasez, él avanza hacia otro lado. Mientras nosotros tratamos de entender y digerir las estadísticas y los presupuestos, él lee atentamente los patrones de Carolina Herrera y de Ángel Sánchez. Nosotros estamos en el presente y Maduro ya está en el horizonte, diseñando la utopía, trabajando por el glamour bolivariano.

prodavinciPero no hay que olvidar que esa utopía comienza hoy. Que los sueños se construyen poco a poco y desde ya. Por eso es que, valientemente, el Compañero Presidente ha lanzado ahora esta propuesta luminosa: a partir de ahora el liqui liqui es nuestra “vestimenta nacional”. Para evitar suspicacias, malos entendidos, o acciones de sabotaje de la derecha, creo que es necesario empezar a proponer usos revolucionarios de este traje. Es imprescindible —chavistamente hablando— definir con claridad la función de este atuendo dentro de la perspectiva del proceso que estamos viviendo. El liqui liqui debe ser nuestra metáfora: como todavía no llega el hombre nuevo, tengamos por lo menos ya un traje nuevo.

Una de las primeras propuestas es que la camisa del liqui liqui sea de lona y que, en las costuras interiores traiga cosidas varias pequeñas arandelas. La idea es simple pero eficaz. Se trata del modelo “liqui liqui silla”. Funciona como un quita y pon muy útil a la hora de hacer cualquier patriótica cola. Pongamos que usted se encuentra en una de esas divertidas y fabulosas filas de gente, esperando algunas horitas, para poder comprar harina, jabón en polvo, o una medicina. Usted viene preparado y simplemente quita la camisa de liqui liqui, la voltea y la convierte en una fabulosa mini hamaca, tamaño fundillo. Puede sostenerse con un pequeña estructura de metal. Puede también usar las mangas para colgarla por ejemplo de una reja. Es un sistema de descanso autogestionario ideal, muy recomendable en tramos largos como los de los pasaportes o los carnets de la patria.

Otra alternativa, un poco más extrema pero enmarcada en la misma situación, es el modelo “liqui liqui loco”. Es una idea audaz y desenfrenada. Consiste en diseñar la parte interna del traje como una camisa de fuerza. De esta manera, al voltear la vestimenta y calzársela, las mangas funcionarán como bandas sujetadoras que amarran y someten al cuerpo. Se recomienda que el modelo sea siempre blanco y con botones gruesos. Puede ser muy útil a la hora de sortear colas y conseguir atención inmediata en las emergencias de los hospitales y centros de atención. Este modelo también viene acompañado de un gorrito y de un bozal, ambos con el mismo diseño.

Otra idea es trabajar una línea de producción amplia de liqui liquis de camuflaje. Se trata de una gama variada y extensa de distintas posibilidades de estampados, acordes con las diversas situaciones de nuestra cotidianidad. Los ejemplos son muchos: el liqui liqui verde olivo (para tratar de hacerse pasar por oficial militar, puede venir con o sin medallas); el “Tricolor” (ideal para actos públicos); el liqui liqui con cachucha (para disfrazarse de líder opositor en infiltrarse en el enemigo); el “Gobernador” (que incluye una corona, imitación de la vieja realeza europea); el “TSJ” (que está hecho con hojillas de afeitar: corta y destruye todo lo que toca); el liqui liqui “Trino Mora” (que viene sin mangas); el llamado “El Preventivo” (que trae estampada una mancha de sangre y un orificio de bala, para hacer creer a los malandros que llegaron tarde, que unas cuadras antes ya te robaron)… Las opciones son infinitas. Podrían usarse, también, como medios de comunicación, desarrollando activamente mensajes por todo el territorio: ¿se imaginan un liqui liqui rojo que tenga estampada la frase: “yo no hablo mal del gobierno”?

Pero sin lugar a dudas la línea estrella de este proyecto es el modelo “El Oligarca”. Se trata de un liqui liqui especial para altos funcionarios: está blindado. En su forro interno trae una fina combinación de acero, estaño y vejiga de chivo, que lo hace sólido pero flexible, perfectamente manejable. Su peso permite todo tipo de movimientos y su resistencia está garantizada. Se confecciona en el exterior y es totalmente exclusivo. Es un modelo élite para la élite.

Porque, obviamente, a partir de este año, todos los funcionarios públicos deben comenzar a usar liqui liquis. Podría establecerse un modelo estándar, unicolor pero con diferentes tonalidades, para marcar las distintas jerarquías, y con una pequeña insignia en el costado izquierdo, a la altura del corazón, donde venga cosido el nombre y el cargo de cada empleado. Si el cargo es muy largo, la insignia podría seguir en línea recta hacia la manga izquierda del liqui liqui. No es broma. Nuestro Estado Bolivariano tiene cargos de altísima responsabilidad que, algunas veces, necesitan más de dos palabras para designar cabalmente todas sus tareas. Un ejemplo perfecto apareció hace pocos días en la Gaceta Oficial. Se trata del compañero Nicolás Ernesto Maduro Guerra. Su insignia tendría que decir: “Nicolás Maduro II. Director General de la Dirección General de Delegaciones e Instrucciones Presidenciales de la Vicepresidencia de la República”. ¡Eso no es cualquier cosa, coño! ¡Es una insignia que va del pecho al codo, por lo menos! ¡Para eso también debe servir un revolucionario liqui liqui!

Yo supongo que esta misma semana, dada la importancia del tema, el propio Presidente nombrará entonces un nuevo Estado Mayor para la producción y uso del liqui liqui. Si no, al menos, creará alguna Vicepresidencia de la Liquiliquirería. Es lo que corresponde. Esa es la realidad que atiende el gobierno. Es lo único que ve. Lo demás no existe.

Un día después de que Maduro anunciara su proyecto textil, falleció una niña en un hospital en la ciudad de San Félix. Tenía 7 meses y estaba desnutrida. Por eso murió. No es la primera infante que, debido a esa misma causa, pierde la vida en lo que va de año en el Estado Bolívar. El cadáver de esa niña es la demostración más trágica y contundente de que los 25 años del 4 de Febrero son una estafa. Derrocharon miles de millones de dólares para dejar al pueblo peor que antes.

El 2017 no es el año del liqui liqui. Es el año del hambre. La revolución solo es una pasarela.

prodavinci

“In Venezuela, we couldn’t stop Chávez. Don’t make the same mistakes we did”. De Andrés Miguel Rondón

How to let a populist beat you, over and over again.

Hugo Chavez was a populist, too. His opponents never figured out how to beat him. (AP Photo/Jorge Santo)

Hugo Chavez was a populist, too. His opponents never figured out how to beat him. (AP Photo/Jorge Santo)

 Andrés Miguel Rondón is an economist living in Madrid. He is a Venezuelan citizen who was born and raised there. Follow @amrondon

Andrés Miguel Rondón is an economist living in Madrid. He is a Venezuelan citizen who was born and raised there.
Follow @amrondon

, 27 enero 2017 / THE WASHINGTON POST

Donald Trump is an avowed capitalist; Hugo Chávez was a socialist with communist dreams. One builds skyscrapers, the other expropriated them. But politics is only one-half policy: The other, darker half is rhetoric. Sometimes the rhetoric takes over. Such has been our lot in Venezuela for the past two decades — and such is yours now, Americans. Because in one regard, Trump and Chávez are identical. They are both masters of populism.

The recipe for populism is universal. Find a wound common to many, find someone to blame for it, and make up a good story to tell. Mix it all together. Tell the wounded you know how they feel. That you found the bad guys. Label them: the minorities, the politicians, the businessmen. Caricature them. As vermin, evil masterminds, haters and losers, you name it. Then paint yourself as the savior. Capture the people’s imagination. Forget about policies and plans, just enrapture them with a tale. One that starts with anger and ends in vengeance. A vengeance they can participate in.

That’s how it becomes a movement. There’s something soothing in all that anger. Populism is built on the irresistible allure of simplicity. The narcotic of the simple answer to an intractable question. The problem is now made simple.

The problem is you.

washington postHow do I know? Because I grew up as the “you” Trump is about to turn you into. In Venezuela, the urban middle class I come from was cast as the enemy in the political struggle that followed Chávez’s arrival in 1998. For years, I watched in frustration as the opposition failed to do anything about the catastrophe overtaking our nation. Only later did I realize that this failure was self-inflicted. So now, to my American friends, here is some advice on how to avoid Venezuela’s mistakes.

  • Don’t forget who the enemy is.

Populism can survive only amid polarization. It works through the unending vilification of a cartoonish enemy. Never forget that you’re that enemy. Trump needs you to be the enemy, just like all religions need a demon. A scapegoat. “But facts!” you’ll say, missing the point entirely.

What makes you the enemy? It’s very simple to a populist: If you’re not a victim, you’re a culprit.

During the 2007 student-led protests against the government’s closure of RCTV , then the second-biggest TV channel in Venezuela, Chávez continually went on air to frame us students as “pups of the American Empire,” “supporters of the enemy of the country” — spoiled, unpatriotic babies who only wanted to watch soap operas. Using our socioeconomic background as his main accusation, he sought to frame us as the direct inheritors of the mostly imagined “oligarchs” of our fathers’ generation. The students who supported Chavismo were “children of the homeland,” “sons of the people,” “the future of the country.” Not for one moment did the government’s analysis go beyond such cartoons.

The problem is not the message but the messenger, and if you don’t realize this, you will be wasting your time.

  • Show no contempt.

Don’t feed polarization, disarm it. This means leaving the theater of injured decency behind.

That includes rebukes such as the one the “Hamilton” cast gave Vice President-elect Mike Pence shortly after the election. While sincere, it only antagonized Trump; it surely did not convince a single Trump supporter to change his or her mind. Shaming has never been an effective method of persuasion.

The cast of “Hamilton” delivered a message to Vice President Pence from stage after he watched the show at Richard Rodgers Theatre in New York on Nov. 18. Pence was booed by some audience members when he first walked in. (Twitter/Hamilton via Storyful)

The Venezuelan opposition struggled for years to get this. We wouldn’t stop pontificating about how stupid Chavismo was, not only to international friends but also to Chávez’s electoral base. “Really, this guy? Are you nuts? You must be nuts,” we’d say.

The subtext was clear: Look, idiots — he will destroy the country. He’s blatantly siding with the bad guys: Fidel Castro, Vladi­mir Putin, the white supremacists or the guerrillas. He’s not that smart. He’s threatening to destroy the economy. He has no respect for democracy or for the experts who work hard and know how to do business.

I heard so many variations on these comments growing up that my political awakening was set off by the tectonic realization that Chávez, however evil, was not actually stupid.

Neither is Trump: Getting to the highest office in the world requires not only sheer force of will but also great, calculated rhetorical precision. The kind only a few political geniuses are born with and one he flamboyantly brandishes.

 “We are in a rigged system, and a big part of the rigging are these dishonest people in the media,” Trump said late in the campaign, when he was sounding the most like Chávez. “Isn’t it amazing? They don’t even want to look at you folks.” The natural conclusion is all too clear: Turn off the TV, just listen to me. The constant boos at his rallies only confirmed as much. By looking down on Trump’s supporters, you’ve lost the first battle. Instead of fighting polarization, you’ve played into it.

The worst you can do is bundle moderates and extremists together and think that America is divided between racists and liberals. That’s the textbook definition of polarization. We thought our country was split between treacherous oligarchs and Chávez’s uneducated, gullible base. The only one who benefited was Chávez.

  • Don’t try to force him out.

Our opposition tried every single trick in the book. Coup d’etat? Check. Ruinous oil strike? Check. Boycotting elections in hopes that international observers would intervene? You guessed it.

Look, opponents were desperate. We were right to be. But a hissy fit is not a strategy.

The people on the other side — and crucially, independents — will rebel against you if you look like you’re losing your mind. You will have proved yourself to be the very thing you’re claiming to be fighting against: an enemy of democracy. And all the while you’re giving the populist and his followers enough rhetorical fuel to rightly call you a saboteur, an unpatriotic schemer, for years to come.

To a big chunk of the population, the Venezuelan opposition is still that spoiled, unpatriotic schemer. It sapped the opposition’s effectiveness for the years when we’d need it most.

Clearly, the United States has much stronger institutions and a fairer balance of powers than Venezuela. Even out of power, Democrats have no apparent desire to try anything like a coup. Which is good. Attempting to force Trump out, rather than digging in to fight his agenda, would just distract the public from whatever failed policies the administration is making. In Venezuela, the opposition focused on trying to reject the dictator by any means possible — when we should have just kept pointing out how badly Chávez’s rule was hurting the very people he claimed to be serving.

  • Find a counterargument. (No, not the one you think.)

Don’t waste your time trying to prove that this grand idea is better than that one. Ditch all the big words. The problem, remember, is not the message but the messenger. It’s not that Trump supporters are too stupid to see right from wrong, it’s that you’re more valuable to them as an enemy than as a compatriot. Your challenge is to prove that you belong in the same tribe as them — that you are American in exactly the same way they are.

In Venezuela, we fell into this trap in a bad way. We wrote again and again about principles, about separation of powers, civil liberties, the role of the military in politics, corruption and economic policy. But it took opposition leaders 10 years to figure out that they needed to actually go to the slums and the countryside. Not for a speech or a rally, but for a game of dominoes or to dance salsa — to show they were Venezuelans, too, that they weren’t just dour scolds and could hit a baseball, could tell a joke that landed. That they could break the tribal divide, come down off the billboards and show that they were real. This is not populism by other means. It is the only way of establishing your standing. It’s deciding not to live in an echo chamber. To press pause on the siren song of polarization.

Because if the music keeps going, yes — you will see neighbors deported and friends of different creeds and sexual orientations living in fear and anxiety, your country’s economic inequality deepening along the way. But something worse could happen. In Venezuela, whole generations were split in two. A sense of shared culture was wiped out. Rhetoric took over our history books, our future, our own sense of self. We lost the freedom to be anything larger than cartoons.

This does not have to be your fate. You can be different. Recognize that you’re the enemy Trump requires. Show concern, not contempt, for the wounds of those who brought him to power. By all means, be patient with democracy and struggle relentlessly to free yourself from the shackles of the caricature the populists have drawn of you.

It’s a tall order. But the alternative is worse. Trust me.

A version of this article originally appeared on Caracas Chronicles.

Carta de un patriota cooperante. De Alberto Barrera Tyszka

Fotografía de la serie Hasta en la sopa, de Diego Vallenilla.

Fotografía de la serie Hasta en la sopa, de Diego Vallenilla

Alberto-Barrera-Tyszka-640Alberto Barrera Tyszka, 29 enero 2017 / PRODAVINCI

Compañero Diosdado:
Perdóneme la franqueza, pero no tengo otra manera de empezar: ¿qué vaina es esa, pues? ¿A usted qué le dio? Cuando leí la noticia, al principio, yo pensé que era un chiste pero, luego, cuando vi que la cosa venía en serio, me asusté. No puede ser, compañero. Ustedes no pueden seguir equivocándose de esa forma. Y cuando digo ustedes me refiero a ustedes: unidos o peleados, en bandos o en fracciones, son siempre el mismo grupetín que está allá arriba, rotándose los cargos, pasándose la pelota los unos a los otros, siempre en la pomada, pues. Ustedes están convirtiendo el autogol en el deporte preferido del chavismo.

prodavinciDéjeme explicarme, camarada. Esto de andar poniendo letreritos, pancartas, carteles o calcomanías en todos lados, diciendo “Aquí no se habla mal de Chávez” es —antes que nada— una estúpida manera de evidenciar que estamos en problemas. Si usted prohíbe algo es porque ese algo ya ocurre. ¿Me entiende? Se lo pongo más claro: si usted pone frente a su casa un aviso que dice: “Se pinchan cauchos”, usted está reconociendo que ya se hartó, que ya no soporta que haya gente que se la pasa estacionando su carro en ese lugar, delante de su residencia. Y por eso advierte, amenaza, prohibe. Pues lo mismito pasa con su gran idea. Usted, diputado Cabello, esta semana le ha anunciado a todo el mundo que en este país, en casi todos lados, se habla mal de Hugo Chávez. Que el Comandante Eterno ya no está en los altares sino en las muelas, en los refunfuños, en la exasperación, en el ayayay por todo lo que nos pasa.

¿Quién le dio esa idea, compañero? Parece una estrategia del enemigo. Es una vaina que no tiene ni pies ni cabeza. Se lo digo de pana. Yo creo que es una cosa que atenta, incluso, contra la identidad. ¿Usted ha visto cómo, en general, reaccionamos los venezolanos ante lo prohibido? ¿Usted ha visto cómo funciona nuestro ADN frente a cualquier protocolo del orden? Nos da piquiña. Nos cuesta. Las formas nos parecen una invitación a transgredirlas. Alborotan nuestras resistencias. Es el síndrome de la raya amarilla. Fíjese: cuando en el piso hay una raya amarilla y un anuncio que dice: “Espere su turno detrás de la línea”, ¿qué hace uno? Mínimo, pisa la raya. Y luego, saca un zapato hacia delante. O inclina medio cuerpo, como si la vaina fuera la partida de una carrera de caballos. Hay algo en ese tipo de indicaciones que nos incomoda enormemente. ¿Usted ha visto lo que importa un semáforo en Caracas? Nada. Pues estamos hablando de algo parecido. ¿Qué cree usted que va a pasar cuando un grupo de compatriotas llegue a una oficina pública y se encuentre, ahí, colgado en la pared, un letrero que diga “aquí no se habla mal de Chávez”? ¿Qué cree que es lo primero que van a hacer esas personas? ¡Exactamente! ¡Hablar mal de Chávez! ¡De forma inmediata! ¡En piloto automático y todos al mismo tiempo, además! Y si no los dejan hablar, entonces se van a quedar en silencio, mirándose, con una extraña complicidad, con una sonrisita pícara. Y en ese momento todos se van a poner a pensar mal de Chávez. De Chávez y de toda la cuerda de empleados que cuelguen letreros como ése en sus oficinas.

Pero pongamos que yo estoy equivocado, compañero. Que he sido vulnerable ante la campaña mediática de la derecha y del imperialismo gringo. Que estoy confundido y que usted tiene toda la razón. ¿Entonces? ¿Cuál es el proyecto? ¿Prohibir la crítica y el cuestionamiento? ¿Obligar a todo el mundo a quedarse en silencio, aceptando las cosas como están? Se lo pregunto así, de frente, porque usted también dijo que no hay “argumentos para hablar mal de Maduro ni de su gobierno”. O sea que la cosa sigue por esa vía. ¿Y entonces? ¿Hay que quedarse callado frente un hospital donde no funciona la emergencia por falta de insumos? ¿Hay que hacer silencio frente a la Masacre de Barlovento? ¿No hay que decir nada sobre la corrupción, sobre los miles de millones de dólares que nadie sabe dónde están? ¿Hay que quedarse callado ante la escasez y la inflación? ¿Cómo se tapan los gritos cuando uno ve a gente buscando comida entre bolsas de basura? ¿Qué es lo que quiere, diputado? ¿Convertir al país en una manada de mudos? ¿Esa es la revolución? ¿Así funciona la democracia participativa y protagónica? ¿La imposición del silencio es el nuevo plan de la patria?

Yo a veces siento, compañero, que ustedes viven en otro sitio. O que el país en el que ustedes viven no se parece en nada al nuestro. Ustedes viven en el país donde hay dólares y no existen los controles, en el país donde no hay que hacer colas y sobran los escoltas. En el país donde todas las noticias son excelentes y nadie tiene una crítica. Pero todos los demás, los que no estamos enchufados, vivimos en Venezuela. Y por eso somos lenguas largas. Todos somos mal hablados. Ustedes pueden seguir haciéndose los sordos. Pero jamás podrán prohibir que la realidad les hable.

prodavinci