ARENA

Hoy, ARENA vrs. FMLN vrs. Bukele, ¿Bukele vrs. Wright mañana? De Alberto Arene

El hartazgo de la ciudadanía con todos los partidos políticos finalmente llegó, es muy alto y tiende a profundizarse. El pasado ya se agotó y entrará en agonía con la crisis de los partidos tradicionales liderándola.

alberto arene-nuevoAlberto Arene, 14 diciembre 2017 / La Prensa Gráfica

Nayib Bukele es quien más ha capitalizado este profundo descontento con la partidocracia, el FMLN en particular. Johnny Wright y su nuevo proyecto político en gestación intentará capitalizar el desgaste de ARENA, aunque su mirada abarque un espectro político-ideológico más amplio, abarcando también el centro, el centro-izquierda y la juventud. Si ahora el enfrentamiento es entre ARENA y el FMLN, y entre ambos y Bukele, el de mañana ¿podría ser entre Bukele y Wright?

LPGEl hartazgo con los partidos políticos coincide con la crisis histórica que tiene postrado y en jaque a El Salvador donde todavía no aparece ningún proyecto consistente para sacarnos del hoyo y construir el futuro. Política y electoralmente los escenarios del futuro ya comenzaron a conformarse, aunque en la realidad y en el pensamiento buena parte de los salvadoreños vivamos el día a día, incapaces de analizar y proyectar tendencias dominantes y escenarios probables.

Todos los partidos políticos sin excepción están congelados en el pasado, en la falta de actualización de su visión del país y del mundo, sin proyecto para transformarlo y sacarlo de la inseguridad y la postración económica y social, en la falta de democracia e institucionalidad interna, y en la falta de compromiso para sostenerla y profundizarla en el Estado y en la sociedad. Los dos principales partidos no son verdaderos partidos sino poderosas maquinarias electorales, ahora con tendencia acelerada a debilitarse.

ARENA ha sido incapaz de capitalizar el enorme desgaste sostenido del gobierno del FMLN. Buena parte de su votación para diputados en 2018 y presidente en 2019 no será por ARENA sino contra el FMLN, votando muchos como cuando toman un purgante…

Probablemente, el FMLN presentará un candidato renovador, sin manchas de corrupción, que no impulsará una campaña rojo-rojita sino blanca-rosadita. Pero será un hombre de partido, y gobernaría con el partido al que le habrá sido fiel por medio siglo. ¿Cambiará en su sexta década? Los dos principales candidatos de ARENA no son hombres de partido aunque ellos y sus familias se hayan identificado durante 4 décadas con ARENA y hayan sido de sus principales financistas. De ganar la presidencia, cualquiera de ellos tendría más autonomía del partido del que tendría un presidente del FMLN, por no ser hombres de partido y por estar vinculados a familias donantes con muchos recursos.

Pero cualquiera que sea el presidente que llegue con uno u otro partido, deberían intentar reformar su partido, vanguardias del retraso nacional. Meterse a cambiar país y partido a la vez será cuesta arriba, aunque sabemos que sin transformación del sistema de partidos políticos no será posible la transformación sostenida que requiere el país.

En la medida que el statu quo y el retraso de los partidos continúe y el rechazo ciudadano se profundice, los liderazgos que se hayan distanciado públicamente de ambos y lideren una propuesta de futuro capitalizarán el descontento y podrían llegar a liderar los proyectos políticos en pugna en el mediano y largo plazo.

Aunque todavía pareciera prematuro afirmarlo, Bukele respecto al FMLN y Wright respecto a ARENA podría ser los líderes que a partir de 2019 podrían surgir como los contrincantes principales de la disputa del poder y del futuro. Por eso el título de nuestra última columna del año.

A mis lectores les deseo lindas Navidades y un mejor Año Nuevo.

Anuncios

¿El diagnóstico equivocado? De Ricardo Avelar

El diagnóstico no es que el FMLN nos lleva al marxismo y que ARENA es la solución de la debacle actual, sino la nula distinción que ambos hacen entre la agenda partidaria y la agenda de país. Es momento de ser una sociedad civil activa, pero también astuta y menos impresionable.

ricardo avelarRicardo Avelar, 6 diciembre 2017 / El Diario de Hoy

Hace unas semanas, algunos de los principales voceros del FMLN emitieron comentarios sobre las aspiraciones de este partido para el país. Entre ellas, se mencionó la postura ante la propiedad privada, los medios de comunicación y la Sala de lo Constitucional.

En diversos discursos resaltó, como siempre, la matonería del partido de gobierno, que se muestra hostil ante cualquier crítica a su forma de gobernar.

EDH logEsto, en sí mismo, es preocupante. Un cuarto de siglo después de la firma de la paz y en medio de un mundo que demanda una profundización de la democracia no es poca cosa que uno de los actores políticos más importantes del país muestre tan poco interés por la institucionalidad y una economía abierta y funcional.

Habiendo dicho esto, me parece que el discurso del FMLN tiene grandísimas inconsistencias con la forma en que en efecto gobierna. Por tanto, si bien es legítimo criticar estas palabras incendiarias, me parece que asumir que estamos en camino a convertirnos en otra Venezuela o Cuba es una aseveración exagerada y alejada de la realidad.

No hay homogeneidad ideológica, solidez financiera ni respaldo social suficiente para construir un movimiento que efectivamente socave las bases “seudoliberales” de la economía salvadoreña y veo difícil la construcción de un modelo autoritario al estilo de los citados países, en medio de una sociedad civil más o menos activa, con medios tradicionales bien arraigados y una creciente cultura de periodismo investigativo y emprendimiento periodístico digital que se posicionan como posibles salvaguardias de la democracia.

Las alarmas de que nos estamos convirtiendo en una Habana en Centroamérica lucen panfletarias y simplistas. Esto no quiere decir, sin embargo, que no tengamos que preocuparnos, por ejemplo, por la salud de instituciones que han dado muestras de independencia y que sin dudarlo el FMLN socavaría, pero diagnostiquemos bien el problema para no saltar a conclusiones exageradas que nos prepararán para fantasmas que realmente no están sucediendo.

¿Qué es lo que sí está pasando? Durante los ocho y medio años del FMLN hemos visto un aparataje institucional que pasa de estar en función de “lo público” a estar en función del partido en el poder y sus aliados. Esto no es un fenómeno nuevo. De hecho, fue una de las características principales de los gobiernos de ARENA, donde las instituciones de control jurisdiccional protegieron a los funcionarios de ese partido y fueron siempre más estrictas con la oposición.

La principal amenaza a la democracia actual es una que ya conocemos bien, pero por alguna razón fue poco discutida, reporteada y denunciada entre 1989 y 2009. El FMLN y ARENA se parecen mucho en su estilo de gobierno. En vista de que ninguno ha alcanzado suficientes escaños para una mayoría simple, en lugar de buscar acuerdos con su mayor contrincante, han hecho concesiones peligrosas a los partidos minoritarios para lograr gobernabilidad, pero también control e instituciones a su favor.

Asimismo, a lo largo de la joven democracia salvadoreña ningún gobierno ha logrado proveer soluciones a los principales problemas del país. Eso lleva a la ciudadanía a la desafección y el desencanto y éstos a favorecer soluciones “rápidas” como las manos duras o las medidas extraordinarias, que no mejoran la situación, solo colocan parches publicitarios y cortoplacistas.

Estas son algunas de las amenazas que El Salvador ha vivido y no son exclusivas de un partido u otro. Se puede argumentar que ha habido mayor incapacidad y un peor manejo de la cosa pública en uno u otro momento, pero más allá de la retórica, la vocación democrática de ambas agrupaciones políticas deja mucho que desear.

El diagnóstico, por tanto, no es que el FMLN nos lleva al marxismo y que ARENA es la solución de la debacle actual, sino la nula distinción que ambos hacen entre la agenda partidaria y la agenda de país.

Es momento de ser una sociedad civil activa, pero también astuta y menos impresionable. Si compramos la retórica exagerada, nos veremos en la penosa situación en la que están los hermanos hondureños, donde se critican duramente las prácticas antidemocráticas del contrario, pero se callan o se excusan las del propio. Y ese sí es el camino en el que se socava el sistema actual.

@docAvelar

Carta a los precandidatos: Limpiando el agua que van a beber. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 11 noviembre 2017 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimados:
Seguramente leyeron la columna de Manuel Hinds, titulada “Ensuciando el agua que uno va a beber”. Más les vale.

 Discuto mucho con Manuel Hinds, y casi siempre llegamos a coincidencias que se reflejan en nuestras columnas. El mejor ejemplo: Discutiendo hemos desarrollado, durante años, una sistemática crítica a ARENA, su dirección, y su trabajo parlamentario. Estoy convencido que ahora, oficialmente abierto el proceso de definir democráticamente al candidato presidencial para las elecciones del 2019, no hay que aflojar en este ejercicio crítico. ARENA lo necesita, por las deficiencias señaladas reiteradamente por ambos. Deficiencias del debate interno y de cómo este partido define (o más bien no define) sus posiciones y propuestas políticas.

Por esto disiento de la columna de Manuel Hinds.
Él critica a uno de ustedes de “ensuciar el agua”, criticar al partido, y así hacer daño al vehículo con el cual pretende llegar a la presidencia. Aunque no menciona nombre, es claro que se refiere a Javier Simán.

logos MAS y EDHDefiendo la posición contraria:
Nadie (ni dentro ni fuera del partido) debe tener confianza a candidatos que quieren asumir la candidatura, y por tanto la presidencia, que no tematicen con transparencia y valor las deficiencias de su partido, los cuales por años hemos señalado – y que no han sido discutidas adecuadamente por su dirigencia. El COENA se ha negado a abrir los espacios necesarios de debate y renovación, y los dos diputados que más han empujaron a abrirlos han quedado fuera de la jugada electoral (Juan Valiente y Johnny Wright). Ahora la expectativa es que ustedes, los precandidatos, respondan a la necesidad histórica de abrir estos debates. Porque tienen que tener claro que sin renovación y democratización de su partido, cualquiera de ustedes lo tendrá cuesta arriba para ganar, pero sobre todo para gobernar bien.

Si alguien de ustedes tiene por estrategia mejor mantener los problemas internos debajo de la alfombra para no complicar su campaña y no dar argumentos a los adversarios, y piensa que pueda resolverlos una vez que llegue al poder, está equivocado. Todas las mentiras, incluyendo por omisión, serán amarres y hipotecas difíciles de deshacer por quien llegue al poder sin haber conducido su partido por un proceso transparente de discusión, renovación y autocrítica.

Hinds tiene razón:
No hay que dar oxigeno a la tesis irresponsable de la anti política de que todos los partidos son irreparablemente corruptos. Pero no veo a ninguno de ustedes cayendo en este discurso populista. Es cierto: No hay que ensuciar el agua. Pero el otro extremo seria por oportunismo y cobardía no limpiar el agua que no se ha terminado de purificar en ARENA. Quien como candidato asume demencia diciendo que todo está bien, hace más daño a su vehículo electoral que él que tematiza los errores que hay que superar.

Porque no es cierto que todo está bien en ARENA y su liderazgo. Su partido avanzó en su democratización, se limpió de buena parte del cáncer de corrupción, populismo y autoritarismo – pero no fue solo Tony Saca el responsable de este cáncer, también los vicios históricos que permitieron su ascenso – y estos no han desaparecido en su totalidad del cuerpo y de la cabeza de ARENA.

Ustedes tienen la oportunidad histórica de abrir en su partido y en el país un debate franco, crítico y autocrítico. Las elecciones internas son el escenario ideal par hacerlo. No tengan miedo a este desafío. Saludos, |

44298-firma-paolo

Vea el artculo de Manuel Hinds:
“Ensuciando el agua que uno va a beber”

Ensuciando el agua que uno va a beber. De Manuel Hinds

¿Quién va a creerles a los que quieren darle al pueblo agua que ellos mismos dicen que está sucia, o a los que invitan al pueblo a subirse a un barco que ellos mismos dicen que está podrido?

manuel hindsManuel Hinds, 10 noviembre 2017 / EL DIARIO DE HOY

La inmensa mayoría de la población cree que el gobierno del FMLN ha sido muy malo. En estas circunstancias el pueblo debería estar planeando votar en masa para sacarlo del poder. Pero esto no está sucediendo. El FMLN ha confrontado su declinación untando a ARENA con el fracaso que es solo suyo, repitiendo tres mensajes hasta la saciedad: todo es culpa de los 20 años de ARENA, ARENA también es incompetente y ARENA también es corrupta. El éxito que el EDH logFMLN ha logrado con esa estrategia de “tú también” ha sido enorme. Cada vez que su popularidad cae, la de ARENA cae también porque el FMLN ha logrado convencer a la gente de que si el FMLN es malo, igual de malo es ARENA. En vez de estar quince o veinte puntos debajo de ARENA, está prácticamente empatado con ella.

En esta estrategia el FMLN ha ganado unos aliados inesperados. No sólo los del FMLN lo están diciendo sino también personas que dicen identificarse con ARENA. Estas personas se han volteado a decir exactamente las mismas cosas que dice el FMLN. Se pintan como igualmente decepcionados de ARENA y del FMLN y se quejan continuamente de que ARENA, o el COENA, que fue electo por un porcentaje alto del partido, son injustos, desbalanceados, incompetentes y culpables. Estos ataques no son al azar. Son parte de una estrategia electoral deliberada de una parte de ARENA misma.

Los políticos que la usan quizás se engañan pensando que hacerle este favor al FMLN les ganará votos dentro de ARENA y en el país en general. Es al contrario. El pueblo los entendería si actuaran en consecuencias decir, si, pensando que ARENA es tan mala, decidieran no correr representándola. Igual esperaría que si piensa que los problemas de ARENA son manejables, el líder usaría su talento de una manera positiva para resolverlos dentro del partido mismo, no quejándose públicamente sino uniéndolo en la lucha contra el FMLN, y luego, en el poder, para unir al pueblo entero. Eso es lo que la gente esperaría de un líder consecuente con sus ideas. Pero lo que nadie puede entender es que si los problemas de ARENA son tan grandes como para quejarse de ellos constantemente, un líder decida correr por ese partido. O una cosa o la otra, pero no las dos.

Por esa razón los que por una ganancia política personal meten en el mismo saco a ARENA y al FMLN como si fueran igualmente malos, sabiendo que hay grandes diferencias entre ellos y que nada hay que se compare con el mal que caería sobre el país si el FMLN lograra convertir a El Salvador en una colonia cubano-venezolana, deben saber que no están sacando raja política para ellos mismos sino ayudando a darle esa raja al FMLN o a un tercero que aparezca criticando a los dos. Y es lógico que así sea. ¿Quién va a creerles a los que quieren darle al pueblo agua que ellos mismos dicen que está sucia, o a los que invitan al pueblo a subirse a un barco que ellos mismos dicen que está podrido? Es una estrategia suicida para alguien que pretenda ganar una elección dentro de ARENA, y en el país entero.

Pero el daño al partido y al país es peor. Es terrible para la campaña de diputados y alcaldes, por dos razones. Primero, para ser electos estos candidatos dependen de la capacidad de lucha del partido, que las puñaladas desde adentro debilitan seriamente. Segundo, los ataques contra las estructuras del partido degradan a los candidatos que han salido de ellas. Es lógico que la gente decida votar contra ARENA o no votar, pensando que un partido o un COENA malos sólo puede producir malos candidatos. Igual va a pasar con las elecciones de 2019, independientemente de quién sea el candidato.

Sería bueno que ARENA pidiera que los precandidatos aclaren su posición de una vez por todas: que digan si están de acuerdo en lo fundamental con el partido y que actúen en consecuencia. Todavía hay tiempo para corregir esta estrategia tan divisiva.

Vea la carta de Paolo Luers:
“Limpiando el agua que van a beber”

Carta a Luis Rodríguez: Antiguo Cuscatlán merece renovación. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 7 octubre 2017 / EL DIARIO DE HOY

Estimado Luis:
Si fueras el típico militante del FMLN corriendo por una alcaldía, no me llamarías la atención. Pero sos un académico que enseña en escuelas prestigiosas como la ESEN y la Mónica Herrera. Te conocí como encargado de prensa de CEL, y me quedé impresionado por tu profesionalismo, cuando me facilitaste una entrevista con tu jefe, sabiendo que lo iba a asaltar con preguntas incómodas.

logos MAS y EDHAsumiste el reto de desbancar a la alcaldesa de Antiguo Cuscatlán, doña Milagro Navas, lanzado por una iniciativa ciudadana, en alianza con Cambio Democrático… y el FMLN. ¿Y qué?

Así que te hablé para que me cuentes qué ondas con tu candidatura. Y luego de esto, decidí mandarte esta carta. Para sorpresa de muchos, la carta comienza así:

Si viviera en Antiguo, yo votaría por vos.

Luego de 29 años, Antiguo necesita un relevo. Y como ARENA no lo permite y postula a doña Mila para un onceavo mandato, alguien más lo tiene que hacer.

No tengo problema de apoyarte, me da igual con qué bandera vas, con tal que tus propuestas sean sensatas, prácticas y viables. El único miedo que tenía era que puedes tratar de subirte a la ola de Bukele y su discurso populista.

Me di cuenta que no sos ningún Bukele, sino un profesional con las patas en la tierra. No estás vendiendo una figura, sino una propuesta de renovación para Antiguo, con énfasis en una ciudad vivible e inclusiva. Si algún municipio puede lograr esta meta es Antiguo, con la alcaldía más rica del país – siempre y cuando estés dispuesto de trabajar de la mano con los que han invertido en El Espino, en Santa Elena, en La Laguna.

Tus propuestas de modernización me parecen prácticos y necesarios. Lo que en 29 años no ha hecho doña Mila, tampoco lo hará en otro mandato más. No tengo nada contra la alcaldesa, pero nadie debería estar gobernando por vida, bloqueando la renovación y modernización. No conviene a Antigua, y tampoco a ARENA.

Si vos te mantenés lejos del populismo mentiroso, pacientemente exponiendo tus propuestas de solución para el municipio, no veo porqué los miles de residentes de clase media de Antiguo no puedan votar por vos; y porque los cientos de empresarios que invirtieron en este municipio, no trabajarían con vos, en caso que salieras electo.

No veo ninguna razón que la gente de Antiguo, sólo por razones ideológicas y de afinidad con ARENA, tienen que bloquear la renovación en su ciudad. Como te dije: Hubiera preferido que ARENA misma apostara a la renovación, pero no se atrevió. Tal vez aprenden algo si pierden su baluarte Antiguo – por necios o por falta de valor.

Te deseo suerte, Luis. Saludos,

44298-firma-paolo

Esta carta se publicó en MAS! en una versión más corta

Para más información: https://www.facebook.com/SVLuisRodriguez/

El impago, la Patria y el FMLN. De Manuel Hinds

Debe de haber gente en el FMLN con conciencia. Esta es la oportunidad que tienen para demostrar que no están dispuestos a dañar al pueblo con tal de quedarse con cinco mil millones de dólares que no les pertenecen.

manuel hindsManuel Hinds, 22 septiembre 2017 / EL DIARIO DE HOY

El Ministro de Hacienda ha vuelto a decir que no encuentra los dineros que necesita para que el país no caiga en impago —una cantidad relativamente pequeña, 91 millones de dólares. El Ministro, y el gobierno entero, se quedan tranquilos con esa respuesta mientras toda la maquinaria del partido se pone a funcionar para trasladarle a la población la idea de que todo lo que pase como consecuencia del impago es culpa de ARENA.

EDH logLa magnitud del desastre que un segundo impago tendría en la credibilidad del país es impredecible, aunque es claro que sería terrible. El país entero, no sólo el gobierno, se quedaría sin crédito extranjero, que es esencial para el desempeño económico de cualquier país. Sin crédito, las exportaciones y las importaciones se vienen al piso, las empresas tienen que cesar la producción, el desempleo se va para arriba bruscamente.

La tranquilidad con la que habla el gobierno diciendo que no tiene el dinero mientras gasta millones diariamente en cosas sin ninguna prioridad, y dada la facilidad con la que podría reunir la relativamente pequeña cantidad necesaria para pagar las obligaciones (91 millones de dólares), demuestra una insensibilidad total a los sufrimientos que el pueblo tendría en caso de un impago. Es como ponerle un revólver en la cabeza a un niño y decir que disparará si no se hace lo que quiere. El niño es el pueblo, al que han confundido constantemente para que no pueda entender que la culpa de todo este problema, y de lo que vendría si el gobierno del FMLN no pagara, es totalmente del FMLN.

Hay soluciones técnicas muy claras al problema, que implican mucho más que sólo autorizar préstamos. Han sido trabajadas en gran detalle. El gobierno sabe que existen y que funcionarían con costos mucho menores que los que un impago causaría además de empeorar el problema. ARENA ha pedido que se forme una nueva comisión para discutir estas soluciones y darles curso rápidamente para no haya impago. Pero el FMLN siempre encuentra una excusa para no hacerlo, para atrasar las discusiones, para que la fecha del impago se acerque sin que haya ninguna solución —excepto, piensan los del FMLN, quitarle los ahorros a los actuales y futuros pensionados—.

Este es el pago que el gobierno quiere por no hundir al país en la crisis más grande que habrá tenido en toda su historia. Es el precio que quiere cobrar por no disparar al niño. Por supuesto, ese precio equivale a herir gravemente al niño, porque quitarle el dinero que los trabajadores del país han amasado a través de muchos años para pagar sus pensiones es causarle un daño grave al pueblo mismo.

El FMLN tiene dos escenarios posibles. El mejor de los posible escenarios sería que, tratando de evitar el impago, los partidos de oposición le permitan que confisque los ahorros que los ciudadanos han acumulado en el sistema de pensiones. Si esto pasara, el FMLN gana el premio mayor. Le quitaría los cinco mil millones de dólares a los ahorrantes para gastarlos de aquí a las elecciones. Esto, por supuesto, dejaría al país grotescamente endeudado con sus futuros pensionados, pero ese problema no les preocupa porque siempre tendrán palabras para decir que esa deuda fue culpa de ARENA.

El otro escenario sería que los partidos de oposición no le permitan quedarse con los ahorros de la gente. En ese caso, el FMLN tendría costos políticos altos, pero cree que podrá, como ha hecho hasta ahora, verter la culpa en ARENA, de modo que aunque la popularidad del FMLN caiga, también caiga la de ARENA.

Es una estrategia cínica, semejante a la de la mujer que en la historia bíblica prefirió frente al Rey Salomón que cortaran en dos al niño que ella decía que era su hijo que cederlo a la otra mujer que lo reclamaba. Con tal de quedarse con el botín, no les importa que el pueblo sufra una debacle económica. Debe de haber gente en el FMLN con conciencia. Esta es la oportunidad que tienen para demostrar que no están dispuestos a dañar al pueblo con tal de quedarse con cinco mil millones de dólares que no les pertenecen.