ARENA

Carta a los partidos: Nos deben las “fiestas democráticas”. De Paolo Luers

 

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 25 julio 2017 / EDH y MAS!

Amigos de todos los colores:
No nos den paja: Las elecciones internas de todos los partidos –las famosas primarias– no son fiestas democráticas, como nos quieren vender. Tampoco, por lo menos en el caso de ARENA, son puras farsas, como nos quieren hacer creer los profetas de la anti-política. Son trámites para medio cumplir con la Ley de Partidos Políticos que ya no permite la asignación de candidatos por dedo. Con énfasis en la palabra medio.

EDH logResultaron electos los candidatos de siempre, los oficiales, los que tienen la venia de las cúpulas. Más algunos desconocidos. Las bases han votado, pero no han elegido. Esto es evidente en los casos -lastimosamente todavía mayoritarios- donde había un solo candidato para alcalde, y las bases sólo podían ratificarlos. Pero también en la elección de candidatos a diputados, cuando no había más precandidatos que cupos en la planilla, y por tanto lo único que podían hacer las bases era decidir quiénes van a ir en los primeros puestos de la planilla de su partido.

Esto ya es algo, aunque en muy pocos casos las bases han hecho uso de este derecho. Ningún disidente o renovador ha desplazado a ningún dinosaurio.

Para que las primarias se conviertan en fiestas democráticas y en expresión genuina del pluralismo interno de los partidos, primero habría que permitir y construir este pluralismo. Si cada partido tuviera en su seno corrientes políticas, que expresaran masmatices bien definidos dentro del ideario general del partido, y si estas corrientes o tendencias se pudieran expresarse libremente en debates internos, otra cosa sería. Entonces, las bases, conociendo qué posición específica representa cada uno de los precandidatos, podrían componer planillas de candidatos representativos de la pluralidad de su partido. Sería una gran ganancia.

En el FMLN, esto es explícitamente prohibido. Las tendencias que históricamente hubo en el seno del FMLN, fueron proscritos, creando un partido centralizado con pensamiento único. Pero debajo del agua sí existen: comunistas, castristas, chavistas, algunos socialdemócratas (aunque no se hacen cargo de su pecado), y nuevamente los bukelistas. Pero como esta pluralidad no se puede expresar libremente, las bases sólo pueden votar por individuos, en algunos casos adivinando qué representa cada uno ideológicamente.

En ARENA es diferente, siempre ha sido más plural. Hay conservadores, los viejos guerreros anticomunistas, liberales, libertarios, socialcristianos, y se ha acercado incluso uno que otro socialdemócrata. Pero como no hay clima de debate, las primarias no son realmente políticas, y nadie sabe con qué criterios las bases votan.

Tampoco hay, en ningún partido (y menos en sus bases), algo tan elemental como un examen crítico y riguroso de la actuación de sus alcaldes y diputados – antes de votar en primarias por su reelección o su sustitución. ¿Con qué criterio habrán los militantes votado por caras nuevas como Milena Mayorga o Emilio Correa, si nadie tiene la más mínima idea qué posiciones representan? ¿O con qué criterio los militantes han vuelto a dar lugares privilegiados a políticos impresentables como José Luis Merino, Mario Marroquín, Blandino Nerio, Carlos Reyes, el “Diablito” Carlos Ruiz, Ricardo Velázquez Parker, Chico Merino, Guillermo Gallegos? No puede haber sido en base de méritos. Tiene que haber sido en base del poder de caciques que tienen sobre las estructuras del partido.

Todos ellos regresarán a la Asamblea, a menos que pase un milagro y la mayoría de los votantes haga uso del voto por cara para eliminarlos. Pero sorpresa: ningún partido promueve esto.

Ojala que los partidos nos sorprendan y convierten las primarias para sus candidatos presidenciales en competencias reales entre propuestas políticas, y no entre caras y apellidos. En el caso del FMLN esto parece imposible. En el caso de ARENA, difícil, aunque sería su única forma de ganar.

Saludos,

44298-firma-paolo

ARENA: tradición, traición y El retrato de Dorian Gray. De Jaime García Oriani

Ustedes saben quiénes en su partido están manchados y que buscan seguir gozando de las mieles del poder. Este domingo tienen la oportunidad de sacarlos de la contienda.

Jaime-García-Orian1i-150x150Jaime García Oriani, 23 julio 2017 / EDH

Tradición y traición tienen un origen común en latín. Proceden del verbo “tradere”, entregar. La primera significa la entrega o transmisión de costumbres entre generaciones. La segunda, con matiz peyorativo, designa la entrega de algo o alguien, o la falta que se comete quebrantando la fidelidad prometida.

A veces, tradición se identifica con traición, como cuando las “acciones de siempre” de los políticos son una deslealtad con el país, los electores y ciudadanos.

EDH logMe gustaría escribir de temas de mayor interés nacional, como la toma indiscriminada y burda de nuestras pensiones, la posibilidad de que los tránsfugas participen en elecciones y las reformas a la Ley de Extinción de Dominio. Pero pensándolo bien, el origen de estos descaros y arreglos bajo la mesa —además de nuestra indiferencia y comodidad— son los mismos partidos, de donde salen quienes nos deberían representar en la Asamblea, en las alcaldías y en el Ejecutivo.

Este domingo ARENA realiza sus elecciones internas y de allí surgirán candidatos que optarán a cargos de elección popular, por lo que es un capítulo importante para el país.

Areneros: ¿seguirán tolerando y permitiendo la tradición/traición o le pondrán freno de una vez por todas? Fuera fanatismos, saben que en su instituto tienen personas con tachas y poco probas, aunque también las hay honestas y con sinceros deseos de servir.

Ojalá su proceso interno sea transparente y no manipulado, ni decidido por la cúpula. Ver a figuras “fieles” de su partido con vía libre para ser candidatos únicos, como Ernesto Muyshondt, Milena de Escalón y Milagro Navas —cuya eterna gestión deja mucho que desear, así como el control que ejerce sobre otros alcaldes— genera dudas y cuestionamientos.

Al menos después reincorporaron en la contienda a Óscar Lara y a Rodrigo Gutiérrez, para que compitan por las alcaldías de Santa Ana y Antiguo Cuscatlán.

Son conscientes de que el 68.1 % de la población no quiere que regresen al poder, según la última encuesta de la UCA. No es nada alentador viendo el pésimo papel del FMLN.

¿Por qué no los quieren ni a ustedes, ni al Frente? La clase política ha perdido credibilidad, porque los salvadoreños se están dando cuenta de que no importan las “ideologías” cuando se trata de controlar las instituciones, de hacer arreglos bajo la mesa o beneficiarse del erario.

Ustedes saben quiénes en su partido están manchados y que buscan seguir gozando de las mieles del poder. Este domingo tienen la oportunidad de sacarlos de la contienda. En el corto plazo, dejar fuera a “candidatos populares” puede afectar, pero ya es hora de que finalicen los privilegios, como los que vemos en los diputados y asesores de la Asamblea.

No vale hacer la vista gorda en aras del “peso de la trayectoria”. Eso es aceptar que el fin justifica los medios. Que continúen esas piezas indeseables en su partido los convierte en cómplices. Limpiar una herida es siempre doloroso, especialmente si está infectada.

Renovación no es que X número de los aspirantes sean menores de 35 años (las malas mañas se aprenden a cualquier edad). La verdadera renovación de la política va más allá y exige un cambio profundo en las acciones, hacer transparentes las cosas y denunciar cualquier acto de corrupción, sin importar de dónde venga.

De lo contrario, su partido será un Dorian Gray: por fuera joven y bello, pero que guarda, en lo recóndito, la pintura que revela su verdadero yo, que es un ser viejo, desfigurado y en descomposición por sus inmorales acciones.

El Salvador se juega mucho en las elecciones de 2018. La nueva Legislatura elegirá a nuevos magistrados de Corte, cuatro de ellos que integrarán la Sala de lo Constitucional, y al próximo Fiscal General. Mediten seriamente su voto.

NOTA: Por motivos académicos dejaré el país un tiempo. Agradezco a Grupo Editorial Altamirano por este espacio y a todos los lectores. Seguiré escribiendo, a veces más, a veces menos, desde mi trinchera periodística, sobre temas varios, pero sobre todo para denunciar las malas prácticas de los políticos, sin importar que sean de “derecha” o de “izquierda”, con la única intención de fomentar la participación ciudadana. Este país es nuestro, no de unos pocos.

jgarciaoriani@gmail.com

Hagamos de tripas corazón. De Juan Valiente

Necesitamos personas valientes, íntegras, con valores. Necesitamos personas que sepan construir consensos y que hayan demostrado en esta corta campaña interna ideas para refrescar la política nacional.

juan valienteJuan Valiente, 22 julio 2017 / EDH

Este domingo 23 de julio tenemos una gran oportunidad. ARENA tendrá el cierre de su proceso interno de elecciones para elegir a los candidatos a diputados y alcaldes. Ciertas son las irregularidades y las manipulaciones. Ciertos son los vicios en el proceso de construcción de nuestro padrón electoral. Pero también son ciertos los valores que como partido defendemos. Ponemos a El Salvador de primero siempre. O, al menos, ese es el reto que tenemos como miembros del partido.

EDH log¿Qué significa poner ahora a El Salvador de primero? En medio de nuestras elecciones internas, significa cumplirle al país con elegir los mejores hombres y mujeres para la contienda electoral del año entrante. Debemos responder a las necesidades y demandas del país. No elijas pensando en quién ha estado más tiempo en el partido. No elijas pensando en el mejor para polarizar con el enemigo. No elijas a quien se ha acostumbrado a beneficiarse de un uso cuestionable de los recursos públicos.

Elige a las mejores personas para servirle al país. No te prestes a los intereses personales de miembros del partido. No aceptes línea para votar de una u otra forma. Allí en la intimidad de la cabina de votación piensa en lo que necesita El Salvador. Busca entre los rostros de los areneros que ahora son precandidatos a aquellos y aquellas que cumplen con el perfil.

Necesitamos personas valientes, íntegras, con valores. Necesitamos personas que sepan construir consensos y que hayan demostrado en esta corta campaña interna ideas para refrescar la política nacional. No necesitamos personas que quieran seguir enquistadas en el poder, pero tampoco necesitamos que lleguen personas que solo sepan obedecer, sin cuestionar, sin criticar. La disciplina no es obediencia ciega. La disciplina es una internalización de las normas y reglas, porque están fundamentadas en la verdad y en lo ético.

La Constitución Nacional exige, entre otras cosas, notoria honradez e instrucción. No desprecies a quienes hayan tenido menos oportunidades, pero privilegia a aquellas personas de notoria honradez. Busquemos a quien haya sido fiel en lo poco y encarguémosle mucho. Descubramos a las personas amables, humildes, de buen corazón y sobre todo a las que ponen los valores sobre los puestos y privilegios.

Asegúrate de que los que salgan elegidos para diputados sean aquellos que claramente no tienen interés en los privilegios que se otorgan en la Asamblea Legislativa. No solo a los que ahora renuncian al seguro privado de salud, sino a los que desde siempre han demostrado integridad para servir y no para servirse. Indaga quiénes nunca van a aceptar vehículos para usarlos como si fuera algo personal, quiénes tienen esa fibra moral.

Estas elecciones son trascendentales para el país. La nueva Legislatura elegirá al Fiscal General de la República. Ojalá que se lograra elegir a alguien tan bueno como el actual. La nueva Legislatura elegirá a cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional. Ojalá que se logre elegir de nuevo a los que antes que su ideología ponen la Constitución. Estas elecciones son trascendentales para el país.

A ARENA el haber quedado casi sola como única opción de derecha, en lugar de fortalecerla, la ha debilitado. Algunos han decidido que no importa convivir con lo que no es ético, porque la Patria está en peligro. ¡Qué posición más riesgosa! Lo que no es ético no cabe en ARENA y no deberíamos ser obligados a convivir con estas acciones que desmerecen nuestros valores y principios.

A pesar de las fallas en el proceso, te invito hermano arenero a participar en esta fiesta electoral, pero a hacerlo desde tu corazón nacionalista. Pon primero a El Salvador y elige a los mejores hombres y mujeres para el país. Todavía hay tiempo para que la genuina renovación llegue al partido y para que El Salvador encuentre en ARENA una verdadera alternativa de poder.

Debemos reinyectar la ética y la racionalidad en la política. Debemos recrear la política nacional con valores nuevos y con ideas frescas. Tenemos que revitalizarnos no solo con nuestra tradicional base o voto duro, sino que debemos entusiasmar a ese 60 % que ya no cree en los políticos para que vea en la nueva ARENA su alternativa de poder para recrear a El Salvador y construir un país como el que se merecen nuestros compatriotas. No estamos en ARENA por el partido. Estamos en ARENA por el país.

¡Tetuntes! De Alberto Arene

La estupidez y el retraso no tiene límites ni vergüenza, siendo responsables tanto Tetunte que nos desgobierna.

Alberto Arene, 20 julio 2017 / LPG

La estupidez humana liderada por la política con p pequeña no tiene límites ni vergüenza. La ignorancia y la ideología, los intereses especiales y sus compromisos, la conforman y determinan. En pleno siglo XXI, cuanto en el mundo avanza aceleradamente la información y la inteligencia, también lo hace correlativamente la estupidez y el retraso. Comparto 4 ejemplos recientes en nuestro querido y sufrido país conducido históricamente por demasiados tetuntes.

Después de 3 años del primer gobierno rojo-rojito de nuestra historia, cuya gestión decepcionó a propios y extraños, ARENA ha sido incapaz de capitalizar semejante descontento. Este se profundizará en los 8 meses siguientes hasta las elecciones legislativas y municipales, y en los siguientes 12 hasta las elecciones presidenciales: el 63.4 % de la población no quiere que el FMLN siga gobernando mientras el 68.1 % no quiere que ARENA regrese (IUDOP, UCA).

1. El conservador COENA de ARENA impidió que los diputados Wright y Valiente llevaran a dos destacadas mujeres como diputadas suplentes, provocando su decisión de no participar –con ARENA– en las próximas elecciones legislativas. Ambos simbolizan renovación, transparencia y futuro, hacen mayor clic con la opinión pública, la juventud, y las clases medias urbanas, y tienen estrechas relaciones con grandes donantes históricos del partido. No obstante todo lo que suman, no les aceptaron a dos de las más destacadas jóvenes mujeres profesionales, perdiendo ahora cuatro diputados de importantes capacidades y contribuciones en espacios diversos, más al centro del espectro político y ciudadano.
Si para ganar las cruciales elecciones presidenciales de 2019, ARENA requiere la más amplia alianza cívico-política, y el COENA no es capaz ni de administrar sus diferencias con Wright y Valiente por dos candidatas suplentes, ¿cómo construirán la credibilidad y el posicionamiento público-mediático para conformar “un Gran Frente contra el Frente”? Responsable: ARENA.

2. Uno de los ejes principales para transformar la postrada economía nacional es el desarrollo logístico para aumentar la conectividad nacional e internacional, disminuir tiempos y costos, desatar la inversión público-privada, aumentar la competitividad e insertarnos a la economía internacional exportando más bienes y servicios de mayor calidad y valor agregado, y menos compatriotas a Estados Unidos. El gobierno echó a perder la concesión del Puerto de La Unión y lleva dos años de retraso en la ampliación del Aeropuerto Internacional sin que ARENA diga nada, negándose a aprobar un préstamo concesionario del BID por $115 millones para ampliar la carretera de 4 carriles de Zacatecoluca al Amatillo.
Anteayer la Asamblea Legislativa aprobó la reforma del FOVIAL que posibilitará los recursos complementarios para construir la carretera de cuatro carriles del Aeropuerto a Zacatecoluca con fondos de FOMILENIO II. Pero la necesitamos de San Salvador a la frontera con Honduras, y no la tendremos. Responsable: ARENA.

3. Desde el gobierno anterior, el FMLN conoció la gravedad de la bomba de la deuda previsional y fiscal. Se necesitaba una estrategia integral de Estado que posibilitara la sostenibilidad de las finanzas públicas con reforma previsional y fiscal de consenso, estrategia de crecimiento, acuerdos con la oposición, respaldo y recursos del FMI, y ajuste fiscal moderado, estabilizando las finanzas y la economía en la primera mitad del gobierno. Aferrados al “Plan Cáceres” propuestas que acercaran a la oposición al consenso, sin contener el gasto, sobrevaluando ingresos y subvaluando gastos en la formulación de presupuestos desfinanciados, no negociaron ni con partidos más afines de la derecha ni con el FMI para, juntos, persuadir a ARENA, llevaron al país al impago aumentando el riesgo crediticio y los intereses para la gente y el Estado, profundizaron el ajuste fiscal desordenado cortando subsidios y el gasto social, aumentando impuestos y tasas a la telefonía, a las transacciones financieras y a los servicios de agua y electricidad. Terminaron con un ajuste desordenado y más radical para la segunda mitad del gobierno, con nefastos efectos para los pobres y la clase media, y electoralmente para ellos mismos en la coyuntura ininterrumpida de 20 meses que ya dio inicio con las próximas elecciones legislativas, municipales, y presidenciales. Responsable: FMLN.

4. El FMLN creyó posible conciliar su alianza estratégica con el gobierno chavista en Venezuela con el apoyo de Estados Unidos a nuestro país. Lo logró durante 7 años y medio, terminando al final de la administración Obama y al inicio de la administración Trump. Esta última coincide con la ausencia de cualquier resquicio de legalidad y legitimidad democrática del Gobierno, con crecientes violaciones de derechos humanos, con una consulta ciudadana de la oposición que con más de 7.5 millones de votos por el SÍ reconfirmaron ser la inmensa mayoría, mientras el gobierno organiza un referéndum inconstitucional que ahora suma a la oposición a cientos de miles de chavistas, profundizando su aislamiento internacional y el consenso adentro y afuera por una salida electoral a la crisis. Pero el gobierno de Sánchez Cerén poco antes del colapso final de la “robolución chavista” ni siquiera está dispuesto a separar las posiciones del Estado salvadoreño de las de su partido, debilitando a El Salvador para negociar con el gobierno Trump una eventual posposición de las deportaciones masivas de salvadoreños a nuestro país. Responsable: FMLN.

Históricamente siempre fue más o menos así, pero ahora el mundo avanza aceleradamente aumentando nuestro retraso correlativamente. La estupidez y el retraso no tiene límites ni vergüenza. Responsables: tanto Tetunte que nos desgobierna…

 

La Afrodita tricolor. De Ricardo Avelar

Los discursos de juventud, renovación y cambio enamoran, como la estatua de Afrodita, pero al acercarse nos encontramos con una pantomima vacía de contenido, más preocupada del eslogan que de un verdadero cambio.

ricardo avelar

Ricardo Avelar, 19 julio 2017 / EDH

Cuando Alfie era un estudiante de secundaria, fue con su escuela a un importante museo de Londres. Ahí, el jovencito se encontró con la estatua de Afrodita, la cual admiró con asombro.

Esa diosa en mármol robó su atención. En sus palabras, era hermosa, una figura perfecta, con rasgos bien esculpidos.

EDH logNo fue hasta que se acercó a la estatua cuando notó que Afrodita tenía ya algunas grietas, agujeritos e imperfecciones. La describió como “una escultura hermosa pero dañada de una forma que no notarías hasta que te acercas”. Y eso, confesó, la arruinó para él.

Estamos desde hace rato en campaña electoral y de forma similar al pasaje de esa película de Jude Law, hay quienes a la distancia quieren proyectar una imagen inspiradora, como de redentores y salvadores de una patria desolada.

Tal es el caso del partido ARENA. “No saben gobernar”, dijeron del FMLN en junio de 2010, cuando lanzaron la campaña de “Incapaces”, el incómodo mote que dieron al primer año de gestión Funes. En esta y otras campañas han destacado la opacidad en la que el oficialismo se ha conducido, el desastre financiero que vivimos y la política de nepotismo que ha llenado la planilla estatal.

¡Y tienen razón!

Este gobierno tiene un récord vergonzante en cuanto al rumbo en que lleva al país, un cuestionable desempeño en transparencia y su conocimiento financiero parece salido de algún manual griego. Finalmente, activistas, primos, nietos, socios de empresas y amigos han obtenido notorios cargos públicos.

Por ello, que el partido de oposición se atreva a denunciarlo es algo en apariencia admirable. Parecen no haber dejado de poner el dedo en la llaga.

De lejos, como Afrodita, son un partido que podría llamar la atención al incauto espectador de la política. Pero al igual que Alfie, conviene dar unos pasos al frente y acercarse a esta estatua que ha erigido el partido ARENA.

Ya con el armatoste enfrente, podrá notarse que está lleno de grietas, agujeros, inconsistencias e imperdonables errores que en ocasiones pueden parecer torpeza y mal diseño y, a veces, deliberados actos de abuso, corrupción o complicidad.

Fíjese, por ejemplo, en la constante campaña sobre la crisis fiscal en la que está sumida el país. Los tricolores deberían estar deseosos de increpar al ministro de Hacienda sobre su desempeño y saber si pretende ser un violinista de falso optimismo y cifras alegres en el Titanic de las finanzas públicas.

Sin embargo, el pasado jueves 13 de julio, cuando el ministro rindió su informe al pleno de la Asamblea Legislativa, su sección del hemiciclo estaba casi vacía. A Carlos Cáceres solo lo escuchaban Mauricio Vargas, Juan Valiente y Johnny Wright. Ninguno de los tres es miembro de la comisión legislativa que ve asuntos hacendarios, por cierto.

La función de la Asamblea Legislativa y de los diputados es ejercer controles interorgánicos, en particular al Ejecutivo, pero los tricolores se ausentaron, como dijo Carmen Elena de Escalón, para ir a una reunión de fracción. Es decir, ¡trabajo partidario antes de su misión ante la ley!

Otro tema preocupante es la renovación. Desde inicios de la semana, un nuevo cuadro que “sí ha sudado la camiseta” se ha hecho merecedor de un espacio en el listado de precandidatos tricolores. Se hace llamar “el diputado más joven”, pero hace unas semanas colgó una foto de la “fuerza renovada” de su agrupación política, en la que luce sonriente el diputado que prestó su vehículo a su hermana para un viaje personal y fue condenado por el Tribunal de Ética.

Y al igual que su partido, no siente incomodidad en compartir planilla con gente sancionada por abuso de recursos o nepotismo.

Los discursos de juventud, renovación y cambio enamoran, como la estatua de Afrodita, pero al acercarse nos encontramos con una pantomima vacía de contenido, más preocupada del eslogan que de un verdadero cambio en actitudes y sin mayor significado que el de la perorata electoral.

ARENA ha tenido la oportunidad de convertirse en una oposición decente, pero se ha dedicado a premiar la lealtad sobre la integridad y el pensamiento crítico. Ya viéndola de cerca, qué horrible se mira.

@docAvelar

Carta a los dinosaurios y quienes los preservan: La paja y la viga en los ojos. De Paolo Luers

Paolo Luers, 18 juio 2017 / MAS! y EDH

Hay un montón de gente de derecha que siempre me aplaude ciegamente cuando critico al FMLN. Pero los mismos se ponen bravos e intransigentes cuando me atrevo a criticar a ARENA, sobre todo a su corriente conservadora e intolerante. Cuando publiqué mi Carta a Mauricio Interiano, cuestionando cómo estaba manejando las primaras y bloqueando la renovación de su partido, me reclamaron que no mencioné que el FMLN y su cúpula son peores.

Según ellos, la única manera permitida de criticar a ARENA sería más o menos así (les pongo un párrafo de mi carta reeditada con los mandatos de los amigos conservadores):

Seguiste hablando de apertura, pero tu COENA la bloqueó en la práctica. (Hay que señalar que el FMLN está peor, ahí ni siquiera pronuncian palabras como “apertura” o “pluralismo”). Para esta primaria el COENA hubiera tenido que motivar y proactivamente reclutar a mujeres y hombres críticos, frescos, renovadores, competentes a competir por alcaldías y diputaciones. (Claro, el FMLN tampoco admite a personas críticas). El COENA hizo contrario: Vetaron a los pocos que se animaron. (En el FMLN nadie se anima a apuntarse como diputado con la pretensión de renovar este partido). Le diste rienda suelta a personajes que no permitieron que entrara gente que pensara diferente. (Y así como ustedes tienen sus dinosaurios, que por cierto son especie en extinción, en el FMLN reinan los Tiranosaurios, sin ningún indicio de que estén en peligro de extinción).

No me jodan, el día que comience a escribir así, siempre cubriendo todos los flancos y calmando los nervios a todos, mejor dejo de escribir. Si a ARENA solo se le puede criticar si al mismo tiempo se condena al FMLN (o viceversa), el debate político deja de tener sentido.

No soy el único a quien los retrógrados tratan de imponer un discurso de este tipo. Ahora le está pasando a Juan Valiente. Nunca ha escondido que es católico practicante y, como tal, en contra del aborto. Pero tampoco ha escondido su convicción de que como diputado no puede imponer a la sociedad sus principios personales y que está abierto a un debate racional para buscar legislaciones que concilien las creencias de unos con los derechos de otros. Ahora los fundamentalistas le quieren obligar a que cada intervención la introduzca jurando sobre la Biblia que es “pro vida”. Parece que en este país de fundamentalistas no cabe alguien quien diga: “Como persona defiendo mis convicciones religiosas, pero como diputado defiendo el mandato constitucional de un Estado laico”.

No les hagas caso, Juan. Vamos a seguir criticando sobre todo la viga en el ojo de los amigos, porque ahí podemos cambiar algo, y no limitarnos a señalar la paja en el ojo del otro. Vaya, ya estoy citando la Biblia (Lucas 6, 41-42). Pero no por obligación o para quedar bien, sino porque es de las partes que los fundamentalistas quieren obviar.

Saludos,

Posdata: Sólo esta vez les voy a hacer caso. Lo que aquí planteo a los dinosaurios de derecha, también va a los Tiranosaurios de la izquierda.

El mejor aliado del FMLN es ARENA. De Roberto Rubio

Cada vez más ciudadanos piensan que ARENA sigue representando ese pasado que ya no quieren.

Roberto Rubio, 17 julio 2017 / LPG

De las más serias y recientes encuestas de opinión saltan a la vista cuatro gruesas conclusiones. En primer lugar, la pésima gestión gubernamental ha hecho descender fuertemente las preferencias electorales del FMLN. En segundo lugar, se esperaría que ello condujera a un incremento de las preferencias electorales de la oposición, ARENA; sin embargo, esta tampoco “canta mal las rancheras” y experimenta un declive parecido al del FMLN. En tercer lugar, el descontento que la gestión del partido oficial genera no va para ninguno de los partidos políticos existentes. En cuarto lugar, si las cosas siguen así la tendencia será que las próximas elecciones se definan entre los “discos duros” de los dos partidos grandes; por el momento más o menos parejos.

De esas conclusiones surgen varias interrogantes, siendo una de ellas ¿por qué el principal partido opositor no solo no capitaliza el descontento ciudadano con el gobierno y partido oficial, sino que también experimenta la sangría de sus simpatizantes?

Aunque puede haber varias respuestas y puntos de vista al respecto, he acá una respuesta general: por no dejar atrás su pasado, ese pasado que justamente le ha hecho perder en las últimas elecciones presidenciales.

ARENA no ha podido eliminar/reducir la percepción de importantes segmentos de la población de que es el partido de los ricos. Tampoco se aleja de las prácticas autoritarias y ejercicios legislativos viciados que caracterizan a nuestro desprestigiado sistema político. Carece de liderazgos creíbles e innovadores. Se atrinchera en su prepotencia de ser la primera fuerza política del país para ejercer una política de adeptos y no de alianzas con sectores sociales. Siguen intolerantes y cerrados ante ideas liberales y progresistas. Cuando eran gobierno decían que el país tenía rumbo y ahora dicen que no lo tiene, pero siguen sin definir cuál es el contenido concreto de ese rumbo. Antes se defendían y ahora atacan sin mayor capacidad propositiva. Antes y ahora seleccionan sin mayor tamiz ético a algunos de sus candidatos, los cuales posteriormente salen implicados o juzgados en delitos. Callaron cuando delante de sus narices se desarrollaba la corrupción del gobierno de Saca y hoy como oposición se rasgan las vestiduras ante la corrupción gubernamental.

Por todo ello, cada vez más ciudadanos piensan que ARENA sigue representando ese pasado que ya no quieren, ese pasado que nos ha conducido a este desalentador presente que casi todos no queremos. ARENA no ha podido distanciarse de ese descompuesto sistema político, que lejos de ir resolviendo nuestros problemas ha contribuido a agravarlos.

Hay que reconocer que en ARENA hay más aires e intentos renovadores que en el FMLN, donde se padece de inmovilismo político, y donde, como solía decir un vicepresidente español, “el que se mueve no sale en la foto”. Sin embargo, si ARENA quiere ser un partido ganador, y un partido que contribuya a salir del hoyo en que las dirigencias políticas y económicas nos han metido, la renovación debe ser real y sustantiva y no mero discurso electoral.

Si ARENA quiere ser catalizador del enorme descontento hacia el partido oficial, y no marchar a su ritmo, debe entonar otra canción: iniciar un proceso que le permita convertirse en un partido preferencial de las capas medias; con ideas nuevas y liderazgos frescos; con robustos filtros éticos y de desempeño en la selección de sus candidatos; alejarse de las viciadas y clientelares prácticas legislativas; no dejarse tentar por propuestas populistas y electoreras y elevar/calificar su capacidad propositiva; reconocer y pedir perdón por los pecados del pasado, entre ellos la corrupción cometida por varios de sus miembros, pues mientras no lo hagan, sus críticas hacia la corrupción e impunidad actual no tendrán mayor credibilidad.

Como escribió hace algún tiempo en este periódico David Escobar Galindo, ARENA y el FMLN son espejos paralelos. Si ARENA sigue parado frente a ese espejo, seguirá siendo un importante aliado de los triunfos del FMLN, pues este no ha ganado tanto por sus méritos sino por los desméritos de su principal oponente.