Carlos Calleja

Carta a Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo: Cumplieron. De Paolo Luers

9 febrero 2019 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimados amigos:
Ustedes hicieron lo que pudieron y perdieron. Tanto ustedes como su equipo de campaña, sus partidos coaligados, pero también muchos que los apoyamos (incluyendo quien firma esta carta) caímos en el error de darnos paja mutuamente. Y nos creímos mutuamente la ilusión de que esta vez se iba a imponer lo racional, las propuestas y la calidad (técnica y humana) de los candidatos.

Equivocarse siempre es un riesgo de oficio para políticos y opinadores. No es primera vez que me equivoqué. Cuando me metí a la insurgencia en 1981, todos estábamos convencidos que la guerra no iba a durar más de un año. Nos dimos paja mutuamente. Cuando me di cuenta que iba para largo, decidí quedarme luchando hasta que terminara. Porque me pude haber equivocado en el análisis de la situación, pero no en lo justo y necesario de la causa. Igual ahora. Me equivoqué en el análisis demográfico-electoral, pero apoyé a la única formula adecuada para sacar al país del hoyo. Entonces, va para largo esto de enrumbar al país…

Hoy la pregunta es: ¿Ustedes perdieron por errores de análisis? ¿Perdieron por no hacer caso a las encuestas? ¿O solo no vieron venir lo que de todas formas era inevitable? Nunca lo vamos a saber a ciencia cierta.

l

Ustedes perdieron por otra razón. Perdieron porque no lograron formar un comando de campaña que tomara control absoluto y total de la campaña – y que a la vez asumiera la dirección política del partido y de todas sus actuaciones políticas en la Asamblea y en los territorios, incluyendo las alcaldías. No tomando este control, la campaña no tuvo coherencia, y varios de los importantes caciques locales incluso la sabotearon con acciones mezquinas.

Bukele no tuvo este problema. Se inscribió en Gana, pero dejó claro desde el principio que su verdadero partido era Nuevas Ideas. Y este es un traje hecho a la medida del candidato. Hecho para llevar al poder a su dueño.

Después de las elecciones, siempre surge la pregunta: ¿Qué fue lo determinante, los partidos o los candidatos? Para estas elecciones, no hay una sola respuesta. En el caso de los ganadores, lo determinante fue el candidato, su discurso concentrado en la descalificación de “los mismos de siempre”, y la absoluta subordinación de todos los demás (GANA, CD, Nuevas Ideas, Ulloa) al líder y su proyección. En cambio, en el caso de los perdedores (ARENA y FMLN) lo determinante y lo que jaló para abajo a los candidatos fueron los partidos y su resistencia al cambio.

Ustedes dos hicieron lo que pudieron dentro de esta configuración. Tú, Carlos, trascendiste en grande el papel que jugaste en las elecciones internas, muy ligado a COENA y parte de las disputas internas. Ya como candidato, lograste proyectar una visión renovada de la política, de las políticas públicas y del rol de Estado. Y tú, Carmen Aída, le diste sustentación a esta visión que ustedes dos convincentemente compartieron pero que obviamente no la compartió el partido.

El problema no era que la gente no les creyera su discurso de meritocracia, lucha contra la corrupción e inclusión social. La gente se dio cuenta que detrás de su discurso había un compromiso serio. Lo que no creyó fue que el partido ARENA estaba dispuesto a asumir esta visión renovada – y permitirles a ustedes a hacer los cambios necesarios desde el gobierno.

La única forma de superar este problema hubiera sido que al iniciar la campaña ustedes y su comando de campaña hubieran tomado visiblemente el control político y operativo del partido. A esto no estaban dispuestos ARENA y sus caciques territoriales y sectoriales.

Así que tienen razón en retirarse y dejar que el partido resuelva sus problemas. Ustedes dejan un legado positivo, plasmado en el plan de gobierno. La única salida sería el surgimiento de un nuevo liderazgo que cohesione al partido alrededor de la visión renovada y del plan de gobierno que ustedes dejaron al partido.

Saludos,

Un voto de confianza por un mejor El Salvador. De Carolina Avalos

CAROLINA AVALOS, Economista, consultora internacional en políticas sociales.

29 enero 2019 / EL DIARIO DE HOY

Elegir a nuestro presidente es elegir nuestro futuro. Los salvadoreños tenemos el derecho y el deber de elegir aquel candidato que mejor representa el modelo de sociedad que queremos para nosotros y nuestros hijos.

La elección del Presidente es una apuesta no solo por un candidato, es también un voto de confianza en su honestidad personal y calidad humana, en su compromiso por el bien común y en su inteligencia y preparación, así como en su buen criterio para elegir a los más capaces para su futuro equipo y llevar acabo las transformaciones necesarias para ese nuevo El Salvador que tantos deseamos, en beneficio de todos.

Nuestro voto es una decisión clave y responsable sobre nuestro futuro y el de nuestro país. Carlos Calleja representa, en mi opinión, la candidatura más fresca, honesta y preparada, con un compromiso sincero con el bien común y el interés general de los salvadoreños.

Expondré algunas de mis razones del porqué.

Carlos Calleja centra sus propuestas en la dignidad humana, fundamental para impulsar ese modelo de sociedad inclusivo en el que nadie se quede atrás, especialmente los más desfavorecidos y los jóvenes salvadoreños que se enfrentan a un futuro difícil e incierto.

Su formación y conocimiento en el mundo de la economía y la empresa favorecerá nuestro desarrollo al generar mayor confianza y al apostar por la competitividad, creación de empleos de calidad, y de mayores oportunidades de generación de ingresos y mejoras de salarios.

Carlos Calleja le da la importancia que se merece a la educación. Por fin, las reformas de infraestructuras y medios humanos y materiales para nuestros estudiantes y sistema público de educación, contarán con la prioridad y el presupuesto que se merecen si realmente queremos ser una sociedad con igualdad de oportunidades y con mayor equidad para todos, y porque la mejora de estos dos aspectos (educación y oportunidades de trabajo) son fundamentales para la prevención de la violencia en nuestro país.

La candidatura de Carlos Calleja incluye como compañera de fórmula a Carmen Aída Lazo, una mujer joven y preparada que representa la incorporación de la mujer a todos los ámbitos de nuestra sociedad, desde el respeto a nuestros derechos y dignidad. Juntos, ambos se han alejado de la demagogia y populismo que otros han utilizado, y utilizan, en cuanto al tema de la mujer se refiere.

Estoy convencida de que con Carlos Calleja existe un compromiso real y eficaz y los recursos necesarios para dotar de agua potable a todos los salvadoreños de una vez por todas y para que muchos de nuestros conciudadanos tengan la posibilidad de dejar de subsistir en infraviviendas, recobrando su dignidad y su futuro.

Él reconoce la importancia de los municipios y del trabajo de nuestros alcaldes, con los que hay que colaborar estrechamente para solucionar muchos de los problemas que nos afectan, cerrando la brecha de desigualdad territorial.

Como nuestro primer mandatario, Carlos Calleja no encabezaría ni aprobaría ataques contra la Sala Constitucional, la Fiscalía General de la República o los medios de comunicación. Más bien sería respetuoso y reconocería la división de poderes y el sistema de pesos y contrapesos esencial para avanzar en la democracia, fortalecer los derechos de la ciudadanía y ampliar nuestros espacios de libertad.

Sin duda su presidencia escuchará y tendrá en cuenta a la sociedad civil, buscando la unidad de los salvadoreños y los puntos de encuentro que nos hacen fuertes y nos harán superar los desafíos de hoy y de mañana, en lugar de buscar la división y el enfrentamiento entre nosotros que nos debilitan como país y sociedad.

Carlos Calleja apuesta por la modernización del Estado y pone como bastión de la administración pública la ética, la transparencia y la auténtica rendición de cuentas ante la ciudadanía que nos haga salir de la situación de corrupción, enfrentamiento e ineficacia que hemos vivido en los últimos tiempos.

Como presidente, estoy convencida de que él dará un nuevo empuje al papel de El Salvador en la construcción centroamericana y defenderá eficazmente nuestros intereses en el exterior y en los foros internacionales, sin hipotecas con regímenes extranjeros ni declaraciones populistas que no nos benefician. Un Presidente que esté al lado de las democracias y contra las dictaduras, como lo estamos la gran mayoría de salvadoreños.

Yo le doy mi confianza y me sumo a este esfuerzo, con la seguridad de que estos no se verán defraudados.

Carta a los ciudadanos: Mi voto razonado (a pesar de todo). De Paolo Luers

29 enero 2019 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Amigos:
Escribo esta carta a los que están, como yo, distanciados de los partidos, y quienes están entre no votar o, a pesar de todo, votar por algún candidato.

Yo votaré el domingo por Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo.

Aprovechando mi última carta antes de la veda electoral, voy a explicar por qué. Votaré por ellos, a pesar de que a ARENA le tengo mucho más crítica que simpatía. No me gusta cómo funciona este partido, tampoco su dirección.

En mi criterio, buena parte del COENA es mediocre, sin capacidad de convencer con argumentos y con creatividad; y otros son trogloditas reaccionarios. No me gustó cómo se gestó el proceso de elección del candidato presidencial. No me gustó la campaña interna de Carlos Calleja, quise que ganara mi amigo Javier Simán. Pero tampoco me gustó la actitud de los simpatizantes de Javier luego de haber perdido. No me gusta la incapacidad de ARENA de enfrentarse a las partes oscuras de su pasado. Y tampoco me gusta su intolerancia a la crítica y a cuestionamientos, y su desprecio a los jóvenes con cabeza propia. Pero una cosa es el partido y otra diferente sus candidatos.

Los candidatos, durante la campaña, llegaron a convencerme, primero Carmen Aída Lazo y luego Carlos Calleja. Me sorprendió su apertura frente a señalamientos francos, críticas y propuestas. Me impresionó su manera de enfrentarse, día a día, a todo tipo de gente, la mayoría humilde. Vi que ambos se dejaron tocar por la gente, sus problemas y peticiones. El Carlos Calleja que conocimos al inicio de su campaña no es el mismo de ahora. Sus preocupaciones y prioridades cambiaron.

Sigo pensando que ARENA necesita una radical renovación ideológica y de sus métodos de organización, dirección y comunicación. No sé si Carlos Calleja y Carmen Aída, desde Casa Presidencial, podrán empujar esta renovación. Tendrán las manos llenas con limpiar y renovar el gobierno.Los que estamos insatisfechos con los partidos, que somos la mayoría, debemos seguir empujando la renovación de los partidos, o la creación de nuevos que no nazcan con los vicios de los viejos, como Nuevas Ideas. Pero para esto habrá tiempo, y hay que hacerlo con paciencia e insistencia, gane quien gane la presidencia.

Pero mientras tanto, elijamos entre las cuatro fórmulas presidenciales la mejor. Para mí son Carmen Aída Lazo y Carlos Calleja. Para otros serán otros. Convirtamos nuestro voto en un mandato claro para cambiar la forma de gobernar, para limpiar Casa Presidencial y el gobierno entero de los mecanismos de corrupción, y para redefinir las prioridades del gasto estatal, para que comiencen a solucionar de fondo los problemas principales del país.

No nos dejemos paralizar por lo difícil que es renovar los partidos, ni mucho menos permitamos que la frustración y la impaciencia nos empujen a un voto irracional y aventurero de castigo o venganza. No es un juego. Luego veremos qué haremos con los partidos. Lo más probable es que yo, en el 2021, votaré por diputados de Nuestro Tiempo. Pero ahora nos toca escoger entre 4 fórmulas a quienes pensamos que formarán el mejor gobierno. Votemos con cabeza fría.

Saludos,

“Calleja no solo construye un mensaje para venderse. Tiene una visión clara de gobierno”

Entrevista de Ricardo Avelar a Juan Valiente, 29 enero 2019 / EL DIARIO DE HOY

A dos años de señalar falta de apertura en ARENA, el exdiputado y miembro del sector empresarial del partido ve con buenos ojos el liderazgo de la fórmula presidencial y les augura éxito electoral. Además, cree que pueden armar un gabinete basado en mérito y experiencia.

Juan Valiente, exdiputado de ARENA y miembro del sector empresarial de este partido. Foto de Archivo.

En 2017, los diputados de ARENA Juan Valiente y Johnny Wright anunciaron que no buscarían la reelección por este partido, pese a su popularidad, pues denunciaron que el partido no renovaba sus cuadros ni reformaba sus prácticas.

Wright está en proceso de fundación de su nuevo partido y Valiente optó por permanecer en ARENA para transformarla a lo interno. Un año y medio después, y a las puertas de una elección presidencial, Valiente hace valoraciones de los cambios que ARENA ha llevado a cabo y ve con optimismo la candidatura de Carlos Calleja, a quien además de preparado, considera capaz de tener el liderazgo para no permitir que vuelvan al país los vicios del pasado. Esto es lo que compartió a El Diario de Hoy:

En 2017, alegaste falta de apertura y renovación en el partido. ¿Ves algo diferente?
Si ARENA hubiera aceptado el reto de hacer los cambios necesarios cuando peleamos por ellos, sería evidente que fuéramos ganando en primera vuelta. Independientemente de lo que pase el 3 de febrero, va a ser necesario que los partidos entren en una reflexión profunda para entender las dinámicas que han permitido que un personaje un oscuro ahora aparezca como favorito en algunos sondeos.

En 2017 dijiste que si ARENA no cambiaba, perdería en 2019. ¿Ves pasos en la dirección correcta?
La campaña ha sido interesante. Ya volvieron mensajes encajonados de ricos contra pobres, los mismos de siempre y lo robado, pero has visto cómo ha evolucionado la campaña de Carlos y Carmen Aída. En un inicio tenía mucha suspicacia de la candidatura de Calleja porque se asociaba con sectores del partido con prácticas políticas que me parecían cuestionables, pero ahora que termina la campaña, en lugar de estar acompañado por Milagro Navas, que esperábamos como candidata a la vicepresidencia, termina acompañado de una persona que no pertenecía a los partidos políticos y que tiene cualidades tan evidentes que hasta ya la nombró su secretaria técnica si ganan la elección.

Vas viendo una transición de Carlos donde se monta encima de los partidos políticos, construye una alianza de varios partidos y puede hablar más allá de ARENA y sus limitaciones. Habla de lo que él y Carmen Aída quieren hacer y sus mensajes me parece que van en la dirección correcta.

Más allá de nombrar a Lazo como compañera de fórmula, ¿hay más signos de renovación?
A Carlos, en las últimas semanas, ya no lo has visto rodeado de los personajes cuestionados de ARENA. Él está tratando de refrescarse y está cumpliendo. Se comprometió a elegir a las mejores personas para su gobierno y el primer signo que da, el único que puede dar antes de ganar, es elegir a su candidata a vicepresidente y elige a alguien que a él le parece que llena ese perfil de meritocracia que él le está ofreciendo a la población. Lo que hay que reflexionar para nuestra democracia joven es ver quién de los candidatos puede ayudar a fortalecer las instituciones más allá de lo que los partidos políticos quieran. Esas son las reflexiones para que el 3 de febrero elijamos a la mejor pareja al Ejecutivo.

Un mensaje fuerte que ofrecen es la meritocracia. ¿Ves buenos signos en esta área?
Cuando lees el plan de gobierno, a mi juicio el rescatar los intereses de la persona y poner a esta al centro de la acción política como lo manda la Constitución es un cambio fundamental y no es mediático. Ellos no están construyendo mensajes para vender, tienen una visión del gobierno en la dirección correcta.

Para llevar este plan a cabo hay que ganar la elección y hay números no del todo favorables. ¿Crees que es factible una victoria electoral de tu partido?
En muchos sentidos esta elección es nueva. Tenemos consolidándose el rechazo a los partidos políticos. En 2015, cuando lancé la campaña “Un político menos” empezaba a delinearse la antipolítica y ahora parece estar arraigada. Esta es una realidad con la que habrá que convivir en esta elección y las siguientes. Hay otros signos como la urbanización. Entonces surge la discusión sobre si son válidas las estrategias de trabajo territorial y yo creo que sí, o si va a ser suficiente con medios y redes sociales. En 2015 tuvimos que garantizar que los simpatizantes nuestros votaran y muchas veces estas personas no tienen suficiente pasión, interés o recursos para trasladarse a los centros de votación.

Nosotros movilizamos personas para que fueran a votar y defendieran el voto, eso marca la diferencia.

¿Qué tan fuertes es la Alianza por un Nuevo País en el territorio?
El PCN tiene mayor estructura y presencia, el PDC es fuerte en algunos municipios. Conjuntamente en 2018 obtuvieron 1.2 millones de votos. Si tú sumas lo que puede votar en esta elección, que puede rondar los 3 millones, la coalición tiene un mensaje de votos importante. Además, en el territorio ves que Nayib está corriendo por GANA pero distanciándose de este partido y creo que las estructuras le pasarán factura. Yo no veo a los diputados de GANA matarse en el territorio para garantizar que él llegue. Más bien veo que la van a tratar de pasar lo mejor posible, no gastarán sus recursos en apoyarlo y más temprano que tarde recuperar el anaranjado que han perdido ante el celeste.

Bukele no le ha dado gran importancia a lo territorial. ¿Una estrategia ganadora o ingenua?
Creo que Nayib le estaba apostando al fenómeno de abandono de lo rural y urbanización en el país. También ha apostado al grupo etáreo de los jóvenes pensando que puede hacer la diferencia, pero aun en los mejores cálculos no pasan del 40% del padrón y difícilmente ese 40% hará la diferencia en el voto acumulado porque no veo en ese segmento una pasión desbordada aunque ciertamente las encuestas dicen otra cosa. Es una estrategia que vamos a probar el domingo si ha funcionado o no. Mi lectura es que cometió un error importantísimo, despreciar al FMLN y su capacidad de reagruparse y enfrentar esta elección y revivir después de la derrota de 2018. Hemos visto en el territorio un trabajo de Hugo y de Karina para recuperar los sustratos más filosóficos de la lucha histórica de la izquierda y a tratar de fortalecer esas bases. Mi lectura es que fácilmente podrían sacar 800,000 votos que cuando ves cómo se moverán todos quizá le alcanzan incluso para pasar a segunda vuelta.

No casualmente ahora Nayib ataca fuertemente a la izquierda porque sabe que su futuro depende de la debacle electoral del FMLN.

¿Tiene algún partido suficiente para ganar en primera?
Mi hipótesis era que si ARENA se renovaba para eliminar las prácticas políticas que nos vinculan a corrupción, manipulación y desprecio de los ciudadanos, estaríamos holgados para ganar en primera vuelta. No se hizo, pero Carlos cambió la estrategia. Cuenta con ARENA, pero no solo con ARENA y se distancia para proponer un plan de gobierno alineado a lo que los ciudadanos merecen y creo que le alcanzará para segunda vuelta pero dudo que podamos ganar en primera.

Juan Valiente ve con buenos ojos el tipo de campaña en la que tanto FMLN como ARENA han dejado la confrontación a un lado para ofrecer propuestas.

¿Cómo ha sido la interacción de ARENA con sus contrincantes?
Los ciudadanos dirán que ha sido de confrontación porque a pesar de un intento de Hugo y Carlos de poner propuestas sobre la mesa, lo que está contaminando el ambiente político son los mensajes cliché, encajonados y de confrontación. No ha sido una campaña positiva como esperábamos. Ha sido mejor que otras pero tenemos que avanzar.

¿Puede ARENA armar un gabinete más capaz que el resto?
Carlos y Carmen Aída, como Hugo y Karina han estado tomando conciencia de lo que necesita el país y tienen propuestas sensatas. Vamos terminó arropándose de un conservadurismo religioso que no abona y no es lo que necesita El Salvador. Me parece que Carlos tiene más características que permiten asumir un mejor gobierno que el de Hugo y Karina, pues no lograron separarse tanto del FMLN. Logra la candidatura pero sigue siendo una candidatura del partido y todavía ves en algunos elementos la relevancia que se le da al partido más que al gobierno. En el caso de Carlos ves la intención de separarse de los partidos y dar señales que permiten creer que tenga el mejor carácter para no perderse de llegar al poder.

¿Es políticamente factible armar un gabinete basado en mérito cuando se corre en coalición?
Creo que los partidos políticos le han dado espacio a Calleja para gobernar si es electo. Si no es así, mi llamado sería a que se tome las riendas del Ejecutivo y haga lo que tenga que hacer para tener un gobierno como el que necesitamos y como el que merecen los ciudadanos.

ARENA generó frustraciones por pocas políticas sociales y no controlar la violencia. ¿Ofrece algo diferente este plan de gobierno?
Si lees la estrategia contra la violencia, es novedosa y rompe con las posiciones de ARENA de los últimos gobiernos. El plan tiene elementos que permiten intuir que tendremos un gobierno más efectivo en reducir las desigualdades, atender los intereses de la persona y crear un ambiente de mayor armonía social que la que tenemos ahorita.

¿Considerarías formar parte del gabinete?
No lo he considerado desde el Ejecutivo, pero para mí una de las satisfacciones más grandes fue servir en la Asamblea Legislativa y sí tengo la voluntad de seguirlo haciendo.

Carta con mi pronóstico electoral. De Paolo Luers

8 enero 2019 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Voy a hacer lo que normalmente no se hace: dar mi pronóstico para las elecciones presidenciales. ¿Por qué? Porque no son tiempos normales. Demasiadas fantasías.

  • ARENA/PCN/PDC: 1,400,000 votos – 50%
  • FMLN: 600,000 votos – 21.43%
  • GANA: 740,000 votos – 26.43%
  • VAMOS: 60,000 votos – 2.14%
  • Total: 2,800,000 votos – 100%              

Esto significa que Calleja puede ganar en primera vuelta, o tendrá que ir a una segunda contra Bukele. Pero viendo estos números, también ganaría en segunda vuelta.

En la segunda vuelta, el resultado dependerá principalmente de los votantes del FMLN y de VAMOS, los dos que quedarían afuera. Incluso si todos los votantes del FMLN votaran por el candidato de GANA, este solo llegaría a 1.34 millones de votos. Lo más probable es que la mitad de los votantes del FMLN se queden en casa, que una porción muy pequeña vote por ARENA, y que el resto vote por Bukele. Démosle otros 300 mil votos extra a Bukele…

En el caso de VAMOS, estimo que un tercio de sus votantes se quedará en casa, un tercio votará por Calleja y el restante tercio por Bukele. Démosle otros 20 mil votos a Bukele. Entonces, el cuadro sería así:

  • Bukele: 740,000 + 300,000 del FMLN = 20,000 de VAMOS = 1,06 millones = 42.23%
  • Calleja: 1,400,000 + 30,000 del FMLN + 20,000 de VAMOS = 1.45 millones = 57.77%

Con solo 2.51 millones de votos tendríamos la participación más baja en un segunda vuelta en la historia, debido a la abstención masiva de los votantes del FMLN.

Si calculamos que este número de abstenciones será compensado por unos 300 mil ciudadanos que no votarán en la primera ronda, pero sí querrán votar en la segunda, el número total de votantes llegaría otra vez a un poco más de 2.8 millones. Es razonable asumir esta cantidad, ya que tradicionalmente hay un 10% adicional votando en la segunda ronda de las presidenciales. Solo que esta vez el total no subiría, debido a los votantes de Frente que no quieren votar ni por ARENA ni por GANA.

Incluso si el 100% de voto nuevo se inclinara por Bukele, no sería suficiente para igualar o superar el voto de Calleja.

El cuadro probable para la segunda vuelta sería más o menos así:

  • Calleja: 1,400,000 + 30,000 del FMLN + 20,000 de VAMOS + 100,000 votos nuevos = 1.55 millones = 55.16%
  • Bukele: 740,000 + 300,000 del FMLN + 20,000 de VAMOS + 200,000 votos nuevos = 1,26 millones = 44.84%

¿Estos números son realistas? Bueno, no menos realistas que las cuentas alegres que sacan Bukele y sus propagandistas. Ellos basan sus números en las encuestas. Yo baso los míos en los resultados de las últimas elecciones legislativas de marzo 2018, en las cuales la suma de votos para ARENA+PCN+PDC llegó a 1.24 millones, y para el FMLN a 569 mil. Para la primera ronda calculo que la alianza ARENA/PCN/PDC solo tendrá un aumento modesto de 160 mil, tomando en cuenta que la participación en elecciones presidenciales siempre es más alta que en legislativas.

Por la misma razón calculo al FMLN un aumento, aunque sea muy modesto, poniéndole 600 mil votos. Detrás de esto está el análisis político que, aunque es cierto que la fuerza electoral de GANA/Bukele ha crecido muy rápido, fue a costa del FMLN, pero que esta hemorragia se ha logrado parar a partir de la candidatura de Hugo Martínez. Mientras tanto, los partidos de la derecha, aunque no han crecido sustancialmente, se han mantenido. Para que Bukele gane, el FMN tendría que colapsar totalmente, y además GANA tendría que quitarles masivamente votos a ARENA, PCN y PDC.

Las golondrinas basan sus pronósticos en su monitoreo de las redes sociales, y yo en el monitoreo del trabajo territorial de las diferentes campañas. Pronto veremos quien hizo cuentas alegres.

Saludos,

Carta a los candidatos: Caras queremos ver. De Paolo Luers

3 enero 2018 / MAS! Y EL DIARIO DE HOY

Estimados señores que nos quieren gobernar:
Están entrando en la recta final. Ya no queda tiempo para que nos den grandes explicaciones y propuestas. Solo falta una cosa – y podría ser la que defina las elecciones: ¿Quiénes van a gobernar? ¿A quiénes van a poner para que nos gobiernen?

Siempre se dice “Dígame con quien andas, y te digo quién eres”. Es parte de la sabiduría popular. Pero es muy difícil aplicar en el caso de las campañas presidenciales. Normalmente se ve a los candidatos rodeados de algunas personas, pero no necesariamente son los que realmente conducen la campaña – y mucho menos los que ejercerán el poder, una vez que su candidato gane.

En el 2009, cuando Rodrigo Ávila y Mauricio Funes entraron en la recta final, estaban empatados, y todos teníamos las mismas dudas y nos hicimos las misma preguntas: ¿Con quiénes van a gobernar? ¿En caso que gane, Mauricio Funes va a poner el gobierno en manos de los comandantes del FMLN? ¿En caso que gane Rodrigo Ávila, los hombres de Tony Saca van a acaparar el gabinete y seguir gobernando?

Funes entendió que si la gente pensaba que detrás de él iban a ganar los comandantes del FMLN, iba a perder. Entonces, pocas semanas antes de las elecciones presentó una cuantas caras conocidas y reconocidas: el Dr. Héctor Silva, ex alcalde de San Salvador, renovador purgado por la cúpula del Frente; y al Dr. Héctor Dada Hirezi, veterano luchador socialcristiano. El mensaje era claro: Voy con la bandera del Frente, pero en mi gobierno habrá contrapesos.

Rodrigo Ávila no hizo nada. No presentó ninguna cara de su futuro gobierno. Dejó espacio a la especulación. Y perdió.

Hoy tenemos una situación comparable. Mucha gente se pregunta, con gran ansiedad, qué tipo de gobierno podemos esperar de cada candidato?

¿Carlos Calleja, aunque habla de un gobierno no partidario, compuesto con criterios de meritocracia, realmente va a excluir del poder gubernamental a la vieja guardia partidaria? ¿Y los que va a poner, serán independientes de los empresarios que apoyaron su candidatura?

¿Nayib Bukele, aunque no deja de condenar a ‘los mismos de siempre’, a la hora de armar su gabinete va a recurrir a los dirigentes de GANA y a las fichas que su movimiento Nuevas Ideas heredó de Tony Saca y Mauricio Funes?

¿Hugo Martínez, aunque su discurso se desmarca de los errores de los gobiernos de Funes y Sánchez Cerén, realmente va a excluir de su gobierno a los fracasados y corruptos? ¿Y en este caso, por quiénes los va a sustituir?

Estas preguntas son fáciles de contestar, señores candidatos. Nadie está esperando su lista de gabinete. Lo único que necesitamos es que nos presenten un par de mujeres y hombres de alto grado de credibilidad, reconocimiento y capacidad y digan: Ellos van a estar a mi lado en el gobierno…

Si Carlos Calleja nos presenta 3, 4 o 5 personajes del quilataje de Carmen Aída Lazo, los indecisos le van a dar el gane en primera vuelta. Si presenta solo a caras desprestigiadas, estos indecisos se quedarán en la casa.

Al revés en el caso del candidato de GANA. Si nos presenta un par de gente de calibre de Félix Ulloa o Guillermo Gallegos, pierde. En este caso realmente no sé a quienes nos podría presentar para convencernos que habrá capacidad de gobernar y de evitar corrupción.

Tienen todo enero para sacarnos de las dudas sobre el tipo de gobierno que armarían.

Saludos,

Pongan sus votos donde está su boca. Daniel Olmedo

6 diciembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

Fue el 29 de octubre de 2015. Los partidos FMLN, GANA y algunos diputados del PCN aprobaron la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana. Con esta se le gravó a usted con el tributo conocido popularmente como Impuesto a la Telefonía.

Todos los productos y servicios relacionados a las telecomunicaciones se gravaron con una alícuota de un 5 %. El objeto era fortalecer el financiamiento del Estado en materia de seguridad pública.

A finales de 2015 un ciudadano presentó una demanda de inconstitucionalidad contra ese tributo. La Sala de lo Constitucional mantuvo inerte esa demanda —como ocurrió con muchas otras de naturaleza tributaria. No fue hasta treinta meses después, el 30 de mayo de 2018, cuando apenas se admitió a trámite la demanda. Aún falta que ese proceso se sentencie.

La Sala no brindó en este caso la pronta y cumplida justicia que le obliga el artículo 182 ordinal 5o. de la Constitución. Mientras tanto usted, mes a mes, ha dejado de entregar a su familia una cantidad del dinero que gana para dárselo al Estado a través de esa contribución especial. Usted juzgará si tras estos años ha visto los resultados de ese sacrificio.

El pasado lunes el candidato presidencial Carlos Calleja, de la alianza ARENA, PCN y PDC, dijo: “Llegó la hora de tomar decisiones; en mi gobierno ya no vas a pagar el impuesto del 5 % a la telefonía; lo voy a eliminar”. Horas después el candidato presidencial Nayib Bukele, del partido GANA, dijo en un tuit: “¿ARENA va a hacer alguna propuesta o solo se va a quedar a copiar las nuestras? Tenemos más de un año de haber propuesto, varias veces, quitar el impuesto a la telefonía y a la tecnología”.

Los gringos tienen buenas frases. Una de ellas es: Put your money where your mouth is. En las campañas electorales suele haber mucha boca. Es normal, de eso se trata. Pero en este punto sería bueno exigirles a los candidatos presidenciales: Pongan sus votos donde está su boca.

Resulta que para derogar la Ley de la Contribución Especial a la Seguridad Ciudadana no es necesario que ni el señor Calleja ni el señor Bukele lleguen a la Presidencia. El artículo 131 ordinal 5o. de la Constitución atribuye a la Asamblea Legislativa la facultad de aprobar leyes, y también la de derogarlas. La iniciativa para derogar la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana la puede tener cualquier diputado de la Asamblea Legislativa, y para aprobar tal derogatoria bastarían 43 votos. GANA, ARENA, PCN y PDC los tienen.

Sí, es probable que el Presidente de la República vete el decreto que deroga esa ley. Pero resulta que GANA, ARENA, PCN y PDC suman 59 votos; y si a ellos se les suma el CD, que manifiesta apoyar a GANA en las próximas elecciones, alcanzarían 60. Para superar un veto presidencial se necesitan 56 votos, de manera que les sobran votos para derogar el “Impuesto a la Telefonía”.

Eso sí, en caso decidieran derogar ese tributo, deben cumplirse con los principios constitucionales que rigen el proceso de formación de ley. Esto significa, por ejemplo, cumplir con los principios de publicidad y deliberación. Hacerlo en un madrugón dejaría expuesta la derogatoria a una inconstitucionalidad por vicio de forma. Pero eso tampoco sería una excusa para dorarnos la píldora con una deliberación ad infinitum.

Candidatos, hoy que hablaron, si deciden no acompañar con acciones sus palabras, o si sus fracciones legislativas no les acompañan en una iniciativa así, los electores tendrán un insumo más para evaluar su honestidad y liderazgo. La pelota está en su cancha.

@dolmedosanchez