Gina Montaner

El poeta y la Dama de Blanco. La disidencia cubana ante el deshielo con Estados Unidos. De Gina Montaner

Una conducta moral es la más provechosa de las conductas. Sin duda, algo falló en la Habana si junto al poeta no pudo estar una pacífica Dama de Blanco.

 Un cubano, en la terraza de su vivienda donde cuelga la bandera cubana, cerca de la embajada de EEUU. Reuters

Un cubano, en la terraza de su vivienda donde cuelga la bandera cubana, cerca de la embajada de EEUU. Reuters

Gina Montaner, periodista cubana radicada en Madrid y Estados Unidos.

Gina Montaner, periodista cubana radicada en Madrid y Estados Unidos.

Gina Montaner, 15 agosto 2015 / ELMUNDO.ES

John Kerry viajó a la Habana para izar la bandera de barras y estrellas. En el acto que se celebró en la embajada de Estados Unidos leyó un poema el poeta cubanoamericano Richard Blanco, quien apela al levantamiento del “embargo emocional” después de más de medio siglo de diferencias ente el régimen castrista y Washington.

Sin embargo, a diferencia de Blanco y otros invitados que el Departamento de Estado seleccionó para asistir junto a representantes de la oficialidad cubana a la ceremonia oficial de apertura, los disidentes y activistas proderechos humanos no fueron invitados al acontecimiento de mayor trascendencia desde que el presidente Obama y el gobernante Raúl Castro anunciaron el deshielo.

Por muchas piruetas retóricas que la administración Obama ha dado para justificar la ausencia de destacados opositores en un festejo que pretendía marcar el avance hacia la normalización de relaciones, toda explicación resulta inexplicable. Tanto es así, que un editorial este viernes el ‘Washington Post’ le recomendó a Kerry que al menos tuviera el decoro de dejar un asiento vacío, como símbolo de las “personas y los valores que se quedan al otro lado de las rejas”. Es un “insulto”, se añade, excluir a figuras como Antonio Rodiles, Jorge Luis Pérez (Antúnez), Yoani Sánchez o las Damas de Blanco para complacer a los Castro.

Algo parecido pensaron Rodiles y la Dama de Blanco Berta Soler, quienes declinaron la invitación a una reunión posterior y de carácter privado en la residencia del encargado de Negocios de la embajada, Jeffrey DeLaurentis. ¿Por qué habrían de ser relegados a un encuentro de bajo perfil cuando sus esfuerzos están dirigidos a ese cambio tan necesario que invocan los artífices y defensores del acercamiento? Si se habla en serio de normalización, es de rigor tener el gesto inequívoco de contar con representantes de la oposición democrática. Una condición más apremiante que hablar de Internet, intercambios comerciales o golosas inversiones.

Precisamente el aspecto más débil de la política de ‘engagement’ que Obama suscribe con entusiasmo en el tramo final de su mandato es la falta de condiciones de peso a la hora de negociar con regímenes totalitarios, y hasta ayer enemigos, como el de los hermanos Castro. Sabe a muy poco que Kerry repita en sus discursos que siempre apoyarán a los disidentes, cuando no se les ha dado voz en el diálogo que ha establecido la Casa Blanca con una dinastía familiar que carece de legitimidad alguna.

En momentos como éste, cuando no se alcanza a comprender el ruido de los aplausos en una fiesta en la que no hay motivos reales para celebrar, arrojan luz las reflexiones de un campeón de la lucha por los derechos humanos como Natan Sharansky, quien sufrió nueve años de presidio político en el gulag de la ex Unión Soviética. Sharansky, que en los años 70 vivió en carne propia la intención de Nixon (abortada por una enmienda que propuso el senador demócrata Henry Jackson) de normalizar y levantar las sanciones a un Kremlin que sistemáticamente atropellaba a la disidencia, defiende la importancia de promover acercamientos siempre y cuando se le exija un cambio de comportamiento a gobiernos opresores.

Sobre la falta de valores éticos en la política, Sharansky concluye que, al final, una conducta moral es la más provechosa de las conductas. Sin duda, algo falló en la Habana si junto al poeta no pudo estar una pacífica Dama de Blanco.

@Ginamontaner

Anuncios