Charly Hebdo

«Que se vayan a la mierda», les desea Charlie Hebdo a los terroristas de Estado Islámico

La revista satírica publica mañana un número dedicado a los atentados de París. En su editorial señala que «los parisinos de 2015 se han convertido en los londinenses de 1940, determinados a no ceder, ni al miedo ni a la resignación.»

La portada de la revista Charly Hebdo un año después del atentado: «Ellos tienen las armas, que se vayan a la mierda, ¡nosotros tenemos el champán!»

Pagina de la revista Charlie Hebdo, un año después del atentado: «Ellos tienen las armas, que se vayan a la mierda, ¡nosotros tenemos el champán!»

MÓNICA ARRIZABALAGA, 4 enero 2015 / ABC

ABC«Ils ont les armes, on les enmerde, on a le champagne!» se lee en la portada del próximo número de Charlie Hebdo que sale mañana a la venta. La viñeta que firma Coco es la de un joven acribillado que sigue bailando y bebiendo champán que vierte a chorros por los balazos recibidos.

«Ellos tienen las armas, que se vayan a la mierda, ¡nosotros tenemos el champán!» vendría a ser la traducción al español del mensaje que la revista satírica envía a los yihadistas del Estado Islámico que mataron en París a 129 personas, la mayoría de ellos jóvenes que habían quedado ese viernes por la noche a cenar en un restaurante con amigos o habían acudido a la sala Bataclán a escuchar un concierto.

«Se sospechaba que a los atentados de enero les seguirían otros ataques. Esperábamos, resignados, que cayera sobre nuestras cabezas, como una espada de Damocles», señala el editorial de la revista que el 7 de enero fue asaltada por dos yihadistas que mataron a once personas. El ataque suscitó una respuesta en todo el mundo con el hastag «Je suis Charlie».

El semanario satírico recuerda en el texto que adelanta el diario «Liberátion» las palabras proféticas de William Churchill «sangre y lágrimas». «Sin saberlo, los parisinos de 2015 se han convertido en los londinenses de 1940, determinados a no ceder, ni al miedo ni a la resignación», añade, porque «es la única respuesta a los terroristas. Que sea inútil el terror que intentan crear».

En la viñeta del día destacada en la web de Charlie Hebdo también reflejan esa inutilidad del terror, con la representación de parisinos que retoman su vida normal con boina negra y su baguette bajo el brazo. Eso sí, como fantasmas, en el dibujo de Juin que recuerda a las víctimas.

Albert Uderzo también rinde homenaje a los fallecidos en los atentados con un dibujo especial de Astérix mostrando sus respetos junto a Obélix e Ideáfix, con una flor en la mano. «Más que nunca, necesitamos héroes que nos reconforten como Astérix y Obélix», señala el genial dibujante al diario Le Figaro.

Screen Shot 2016-01-04 at 1.03.24 PM

«Si tuviéramos la poción mágica, ¡qué útil nos sería!. Al mismo tiempo, en el espíritu de los pequeños, y de los menos jóvenes, creo que la poción mágica se encuentra en los álbumes de Astérix, Quizá la lectura de las aventuras de nuestros irreductibles galos nos pueda consolar de toda esta violencia que nos rodea», añade Uderzo.

La nota de "Liberation"

La nota de “Liberation”

———-

Charlie Hebdo:
«Un año después, el (Dios) asesino anda suelto»

El semanario satírico francés reivindica su supervivencia frente al fanatismo religioso en un número especial por el primer aniversario del atentado yihadista contra su redacció.

Portada del número especial de Charly Hebdo en el primer aniversaruio del atentado: «Un año después, el asesino sigue corriendo»

Portada del número especial de Charlie Hebdo en el primer aniversaruio del atentado: «Un año después, el asesino sigue corriendo»

EFE/Paris, 4 enero 2016 / ABC

El semanario satírico francés «Charlie Hebdo» reivindica su supervivencia frente al fanatismo religioso en un número especial por el primer aniversario del atentado yihadista contra su redacción, cometido el pasado 7 de enero.

ABCEl título de portada de la revista, que sale a la venta el miércoles, es «Un año después, el asesino sigue corriendo», sobre la caricatura de un dios que va a la carrera con las manos manchadas de sangre y con un kalachnikov a la espalda.

En su editorial, el director Laurent Sourisseau, conocido como «Riss» y uno de los supervivientes del ataque terrorista, señala que en la historia de «Charlie Hebdo» desde su reaparición en 1992 «la muerte siempre ha formado parte del periódico», en primer lugar porque estaba amenazado de desaparición por razones económicas.

Riss denuncia que desde que publicaron las famosas caricaturas del profeta Mahoma en 2006, «muchos esperaban que nos mataran», y en ese grupo incluye a «fanáticos embrutecidos por el Corán», pero también de otras religiones que «nos deseaban el infierno en el que creen por habernos atrevido a reírnos de la religión».

También -añade- algunos «intelectuales amargados» o «periodistas envidiosos»: «Ese atajo de locos y de cobardes quería nuestra muerte».

El director recuerda que en 2011 sufrieron un primer atentado, cuando fueron incendiados sus locales en un momento en que estaban vacíos, lo que llevó a la policía a darles protección.

Una protección que el mismo Riss reconoce que consideraba que no hacía falta un mes antes del ataque de enero de 2015: “las historias de las caricaturas era pasado. Pero la religión desconoce el tiempo. No cuenta en años o en siglos porque sólo cuenta la Eternidad”.

«Un creyente -razona-, sobre todo fanático, no olvida nunca la afrenta a su fe porque tiene por detrás y por delante la Eternidad. Es lo que habíamos olvidado en ‘Charlie’. La Eternidad nos cayó como un rayo ese miércoles 7 de enero».

Riss justifica la continuidad de la publicación después del atentado precisamente porque «todo lo que hemos vivido desde hace 23 años nos da la rabia» para continuar.

«Nunca hemos tenido -añade- tantas ganas de romper la cara a los que han soñado con nuestra desaparición. No serán unos gilipollas encapuchados los que van a echar por tierra el trabajo de nuestras vidas y todos los momentos formidables que vivimos con los que murieron. No serán ellos los que verán palmar a ‘Charlie’. Es ‘Charlie’ el que los verá palmar».

Su conclusión es que «las convicciones de los ateos y de los laicos pueden mover todavía más montañas que la fe de los creyentes».

Su número especial de esta semana sacará a la venta cerca de un millón de ejemplares con 32 páginas, en lugar de las 16 habituales, con ilustraciones de los dibujantes asesinados el 7 de enero pasado pero también de los actuales, así como mensajes de apoyo de personalidades.

Entre esas personalidades están las actrices Isabelle Adjani, Juliette Binoche o Charlotte Gainsbourg, intelectuales como Talisma Nasreen, o músicos como Ibrahim Maalouf, además de la ministra francesa de Cultura, Fleur Pellerin.