FMLN

Nuevamente, pena propia. De Cristina López

Tengo pena propia de decir que vengo del país que, en calidad oficial, con la seriedad que las relaciones diplomáticas implican, reiteradas veces continúa acuerpando al gobierno dictatorial venezolano.

Cristina LópezCristina López, 7 agosto 2017 / El Diario de Hoy

No hay nada más incómodo que la pena propia. La ajena va acompañada de algo de misericordia y hasta piedad. La pena propia, la que viene de que la afiliación con el sujeto causal de la vergüenza, es imposible de negar, y el problema es que no por la afiliación se siente menos vergüenza. Ejemplo de lo anterior, es la sensación que algunos habrán experimentado, esa, como de haber tragado soda cáustica cuando notan que no solo sus papás decidieron llegar a buscarlos temprano a la fiesta, además llegaron en pijamas y decidieron bajarse a saludar. Dado que mis progenitores leen esta columna de vez en cuando, cabe aclarar que a mí nunca llegaron a buscarme a ninguna parte en traje de dormir, pero el ejemplo del evento de pena propia mantiene vigencia con independencia de si se ha experimentado o no.

EDH logEl mismo tipo de pena propia da, ante el mundo, ser salvadoreña en este momento. No porque no me enorgullezca mi país, mis raíces, nuestra historia riquísima de tradiciones y luchas, la familia y los amigos que dejé cuando emigré. Tengo pena propia de decir que vengo del país que en calidad oficial, con la seriedad que las relaciones diplomáticas implican, reiteradas veces continúa acuerpando al gobierno dictatorial venezolano. No solo acuerpando a sus gobernantes, sino acuerpando sus acciones antidemocráticas, como la amañadísima elección para elegir a los miembros de la constituyente. ¿Cómo es democrática, igualitaria, o plural una constituyente conformada exclusivamente por los secuaces de Maduro?

El gobierno salvadoreño, al “felicitar” al gobierno de Maduro, felicita también la extorsión con la que Maduro está oprimiendo a los venezolanos más pobres, que con tal de no perder los beneficios gubernamentales de los que dependen para subsistir, deben pagar el precio de continuar apoyando su agenda política. El gobierno salvadoreño, conformado por los miembros del FMLN, curiosamente llama imperialismo o dictadura a cualquier cosa menos a la de Venezuela, a la que obedecen ciegamente, incluso al punto de hacer ridículos internacionales. ¿Qué más imperialismo que el poder que aparentemente ejerce sobre el FMLN un gobierno extranjero (del que ni siquiera dependemos económicamente) aparentemente muy por encima de sus constituyentes salvadoreños?

Qué pena ser salvadoreña, sabiendo que cuando El Salvador “felicita” al gobierno de Maduro, está tácitamente también felicitando el arresto a empujones de Antonio Ledezma y Leopoldo López, con un cinismo que a estas alturas solo puede llamarse complicidad. Hela la sangre pensar que si tienen la capacidad de ignorar los abusos a los derechos humanos cuando pasan en cámara y se vuelven virales en internet, tendrán la misma capacidad de ignorarlos cuando sea su pueblo el que los sufre, siempre que ignorarlos les garantice réditos políticos.

Y la cosa con la pena propia cuando surge de las afiliaciones familiares es que por amor no queda más que sufrirla. ¿Pero sufrir pena propia por culpa de gente de la que podemos desafiliarnos sacándolos del gobierno mediante elecciones democráticas, transparentes y competitivas? De nosotros depende cambiarlo. Escojamos gente que, si no tiene solidaridad con la comunidad internacional, tenga por lo menos empatía por la cantidad de seres humanos sufriendo bajo la dictadura de Maduro.

@crislopezg

 

La sangre de Venezuela. De Manuel Hinds

Cuando los salvadoreños ven a los del FMLN defendiendo al régimen venezolano deben darse cuenta de que están viéndolo describir el futuro de El Salvador si el pueblo no hace nada para detenerlos.

manuel hindsManuel Hinds, 4 agosto 2017 / El Diario de Hoy

La situación en Venezuela se ha ido empeorando a una gran velocidad este año. Y eso que el año había empezado ya muy mal. La empresa Smartmatic, que manejó las elecciones para la supuesta Asamblea Constituyente el domingo pasado, declaró oficialmente que el gobierno agregó al menos un millón de votos.

EDH logEl tema de Venezuela se ha convertido en un parteaguas, un tema definitorio que ha dividido a la gente en dos grupos, no sólo en América Latina sino en el mundo entero. Hay gente que dice que la definición es ideológica, suponiendo que los que son de izquierda apoyan al gobierno del Socialismo del Siglo XXI mientras que los de derecha están en contra de éste. Esto, sin embargo, es un insulto a la izquierda porque no hay ideología de izquierda o de derecha que pueda apoyar a un régimen que ha destrozado económicamente al país; que lo ha entregado a una nación extranjera, Cuba, a la que sigue mandando enormes cantidades de dinero aunque los venezolanos están muriendo de hambre; que ha convertido al territorio en una guarida de narcotraficantes desde donde operan con la seguridad provista por el estado; que ha prostituido todas las instituciones del Estado con el propósito único de mantenerse en el poder para seguir explotando al pueblo, y que ha ensangrentado al país entero asesinando diariamente a héroes que se manifiestan en contra de la tiranía.

No. Los que apoyan al Socialismo del Siglo XXI no pueden estar haciéndolo por una ideología. Tampoco pueden estar haciéndolo por intereses nacionales, porque el hecho de tener intereses políticos o económicos ligados a la supervivencia del gobierno actual de Venezuela no implica que esos intereses tengan que subordinarse a los más básicos principios de moralidad que dicho gobierno está violando. La sangre de Venezuela pesa más, mucho más que cualquier interés político o económico que cualquiera pueda tener. La decencia también pesa más que los intereses.

Esto es tan así que todo el mundo civilizado se ha volcado en contra del régimen venezolano. Después de protestar por años contra los abusos de dicho régimen, el Secretario General de la OEA lo ha condenado por el “fraude electoral más grande de la historia de Latinoamérica en porcentaje y en millones de votantes”. Esta semana la Unión Europea y sus países miembros desconocieron la nueva asamblea, llamaron a que no se instale y pidieron la liberación inmediata de todos los presos políticos. El ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido llamó a Maduro un “dictador del mal”. En su reporte anual 2016-2017, Amnistía Internacional denuncia al régimen de cometer crímenes contra las leyes internacionales y violaciones de los derechos humanos, añadiendo que los que tienen responsabilidad por esos crímenes no son llevados a la justicia. Entre muchas cosas más, el reporte indica que la escasez de comida y medicinas se ha intensificado dramáticamente y que el gobierno ha introducido trabajos forzados en la fracasada producción de comida. Los asesinatos llevados a cabo por personeros del Estado son diarios y la sombra de un colapso total de la sociedad se vuelve cada vez más ominosa.

Y, mientras tanto, el gobierno del FMLN no sólo sigue rehusándose a condenar al régimen del Socialismo del Siglo XXI sino también sigue llamándolo “el faro de luz” que ilumina su propio futuro. Como lo discutimos arriba, esto no puede estar haciéndolo por ideología, ni por intereses nacionales (que en realidad van en contra del régimen venezolano) sino sólo porque ve muchas cosas de sí mismo en el régimen de Venezuela: el rechazo del pueblo a su desastroso manejo de la nación y su decisión de mantenerse en el gobierno aunque eso signifique violar los derechos de los ciudadanos. Cuando los salvadoreños ven a los del FMLN defendiendo al régimen venezolano deben darse cuenta de que están viéndolo describir el futuro de El Salvador si el pueblo no hace nada para detenerlos. La sangre de Venezuela se está vertiendo por Venezuela y por los países que, como el nuestro, están en camino a repetir su destino.

No es solidaridad con Maduro, es plena coincidencia. De Paolo Luers

banner observer-lorena

paolo_luers-obsPaolo Luers, 1 agosto 2017 / El Diario de Hoy

Lorena Peña, fiel vocera de lo que el FMLN realmente pretende, escribió un mensaje en Twitter que aparentemente nada tiene que ver con Venezuela, ni con la ruptura constitucional que efectúa Maduro con su Constituyente, ni con el apoyo solidario que el FMLN y el gobierno de El Salvador están dando a sus socios chavistas. El apoyo a Maduro ya lo había hecho público Lorena Peña, como todos los fieles funcionarios del partido y del gobierno. Pero luego publicó esta frase en Twitter: “Si la sala no se metiera de estorbo donde no le toca, el país caminaría mejor. Y sin arena mucho mejor.”

Screen Shot 2017-07-31 at 11.15.52 PMEsta frase explica porqué el FMLN y su gobierno están apoyando a Maduro. No es porque se sientan obligados a ser solidarios con un régimen que tanto les ha apoyado financieramente. No son tan románticos. El FMLN apoya la manera cómo Maduro quiere salir de la crisis de la pérdida definitiva del apoyo popular, por que se siente en una situación similar, aunque obviamente no tan dramática, que el chavismo. Habiendo perdido el apoyo mayoritario popular, debido a los efectos de sus malas políticas, el FMLN identifica dos obstáculos para seguir gobernando: una Sala independiente, que insiste en someter a control constitucional las actuaciones del gobierno – y la existencia de una oposición fuerte que a pesar de todos sus problemas puede llegar a construir mayoría electoral.

observadorMaduro tenía la suerte que Hugo Chávez, antes de heredarle el poder, ya había removido el primero de estos obstáculos: la justicia independiente. El chavismo controla el Tribunal Supremo en su totalidad, incluyendo su Sala de lo Constitucional. Esto le permite a Maduro seguir gobernando, a pesar de que en 2015 salió electa una Asamblea Nacional con mayoría calificada de la oposición. Simplemente puso al Tribunal Supremo de Justicia a asumir todas las competencias de la Asamblea. Pero no pudo eliminar el segundo obstáculo: la oposición. Por lo contrario: Maduro logró quitarle las competencias constitucionales a la Asamblea, pero no logró deshacerse de ella. La oposición se atrincheró en la Asamblea, y el golpe de estado contra el parlamento convirtió el movimiento opositor en movimiento de defensa de la Constitución.

Precisamente este último obstáculo pretende Maduro remover con su Asamblea Constituyente, electa el 30 de julio de manera inconstitucional y además fraudulenta. Lo primero que hará esta Constituyente será disolver la Asamblea Nacional, usurpar sus funciones, y dictar una Constitución al estilo cubano, donde ya no cabrán partidos políticos de oposición, elecciones libres ni instituciones independientes. Ahí también se terminará de rebelión de la Fiscal General Luis Ortega, vieja militante chavista, que había osado a declararse independiente del gobierno de Maduro y defensora del Estado de Derecho – y para colmo de traición declaró inconstitucional la composición y la actuación del Tribunal Supremo de Justicia y la convocatoria de la Constituyente.

Regresemos a la frase de Lorena Peña, identificando como obstáculos para el gobierno del FMLN la existencia de una Sala de lo Constitucional independiente y de una oposición que no se alinea. Ahí encontramos la explicación del hecho, de otra manera difícil de entender, de la alineación incondicional del FMLN y del gobierno de El Salvador con Maduro y su golpe contra la Constitución. Se ven en la misma situación, enfrentando los mismos obstáculos, incapaces de recuperar el apoyo popular, y ambos están decididos a remover los obstáculos constitucionales para mantenerse gobernando. La Venezuela de Maduro sigue siendo el faro que ilumina el camino del FMLN.

Eso no es democracia. De Erika Saldaña

Cualquier intento de totalitarismo, de derecha o de izquierda, es perjudicial para el país. Los ciudadanos debemos estar conscientes que es nuestra obligación estar pendientes de que exista un Estado de Derecho.

erika saldaña

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, 31 julio 2017 / EDH

Los pronunciamientos realizados por los partidos y organizaciones de izquierda en el Foro de São Paulo son preocupantes. Estos ya no solo hablan de construir una alternativa a los partidos y organizaciones de derecha, lo cual es válido y necesario para fomentar una pluralidad de pensamiento; el fin primordial de la búsqueda de la justicia social ha quedado a un lado. Ahora estos pronunciamientos pretenden cimentar la idea de que los medios de comunicación que no alaban a la izquierda están al servicio de la derecha política y empresarial; que la toma de todas las instituciones del Estado es necesaria para consolidar su proyecto político y que quien no piense como ellos está equivocado.

EDH logLa férrea intención de adueñarse de todas las instituciones y poderes del Estado, principalmente la toma de los poderes judiciales, es una declaración concreta en contra de la democracia. En un Estado Constitucional de Derecho es imperativo la existencia de la separación de poderes; pero, sobre todo, es necesario que existan entidades capaces de ejercer control sobre las mismas instituciones públicas y así evitar los abusos de poder.

Distintos funcionarios del FMLN critican el actuar de instituciones como la Sala de lo Constitucional, Sección de Probidad y Fiscalía General de la República, olvidando que cuando la oposición se encontraba en el poder eran ellos quienes exigían su actuación. Es una lástima que en esos tiempos dichas instituciones no se atrevían actuar con la firmeza que hoy lo hacen, pero eso no justifica que hoy pretendan comportarse como lo que antes tanto criticaban.

La dañina pretensión del FMLN de controlar el Órgano Judicial ha sido una de las luchas constantes en los últimos 8 años. En diversas ocasiones funcionarios o miembros de dicho partido han manifestado que la labor de la Sala de lo Constitucional se trata de un sabotaje a su gestión por el hecho de pronunciar sentencias que políticamente no les conviene; han llamado a sus simpatizantes a apoyar sus acciones contra esta institución, lo cual se ha traducido en amenazas, bloqueos a la libertad de circulación de los magistrados y en un intento de botar el portón de la Corte Suprema de Justicia. Eso no es democracia.

Por otra parte, la intención de callar a los medios de comunicación no es más que una muestra del escaso compromiso con una verdadera transparencia que tiene el Gobierno. Resulta inaudito que los funcionarios pretendan establecer lo que los medios deberían publicar o no, a quienes deberían criticar e incluso llegan a culparlos de sus fracasos. Los medios libres no atentan contra las instituciones ni generan antipatía hacia los grupos políticos; simplemente los supervisan y los dejan al descubierto para que los ciudadanos se informen de distintas fuentes para tomar una decisión de apoyo o rechazo. Buscar el silencio de los medios tampoco es democracia.

La semana pasada varios funcionarios del FMLN criticaron duramente las declaraciones de la embajadora de los Estados Unidos, Jean Manes, sobre las repercusiones que pueden causar al país las recién aprobadas reformas a la Ley de Extinción de Dominio. La diplomática recordó que la voluntad política de luchar contra de la corrupción es uno de los requisitos que Estados Unidos establece para recibir fondos de cooperación; esto fue suficiente para que varios funcionarios la acusaran de injerencista.

Resulta increíble que los políticos se molesten por la petición de una diplomática de luchar contra la corrupción. No les están pidiendo que hagan algo malo, que coman niños o que hagan jabón a los viejitos; simplemente que colaboren para erradicar las practicas dañinas en el Estado para acceder a la ayuda que su Gobierno brinda al país. Es aquí que cuesta entender cuáles son los intereses de los partidos políticos y a qué o quién pretenden defender.

Cualquier intento de totalitarismo, de derecha o de izquierda, es perjudicial para el país. Los ciudadanos debemos estar conscientes que es nuestra obligación estar pendientes de que exista un Estado de Derecho, el cual se garantiza con la independencia de pensamiento entre el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el efectivo ejercicio de control entre dichos órganos y la alternancia en el poder. Es peligroso que una persona o un partido político pretenda enquistarse en el poder o que sus acciones se libren de la revisión o critica ciudadana. Sin democracia perdemos todos.

 

La cháchara. De Cristian Villalta

A nuestro gobierno no hay que creerle ni la incapacidad. Si parece que varios diputados del FMLN, así como algunos ministros, no conectan con la población y no tienen sensibilidad en temas delicados de la agenda pública, no hay que tomárselo de modo literal.

CRISTIAN VILLALTACristian Villalta, 30 julio 2017 / LPG

La intervención del presidente de la república a media semana pareció prueba final de una desconexión con la población. Creer que los salvadoreños abrazaremos mensajes de siniestra ambigüedad es ignorar nuestra historia moderna, la inercia de esta época, y abstraerse de las conquistas en materia de separación de poderes y orden constitucional que la sociedad, Frente incluido, debería considerar orgullosamente suyas. Pero ¿qué hubo de auténtico en esas palabras?

LPGNo estoy discutiendo que el partido oficial ha perdido la huella de muchos de sus votantes, que no encuentra el rastro de la izquierda académica, que rompió sus vasos comunicantes con la clase media. Ese divorcio paulatino con el interés de la mayoría, por obvio que este sea, es resentido cada cinco o 10 años por cientos de miles de votantes que desprecian a aquellos a quienes eligieron como sus representantes en el Ejecutivo. Esa ha sido la dinámica de nuestra vida política en democracia. Tal divorcio ocurre no porque los políticos sean todos corruptibles o el poder esencialmente corrupto, sino porque a más tiempo en el Gobierno, más ideología y menos pensamiento.

Lo vimos con ARENA, que aún no se recupera de sus años en el poder, y ahora con el FMLN: el pensamiento es sustituido por la ideología. Y no ideología de derecha o izquierda, sino a una versión menor y menos digna, que es la pura mentalidad ideológica, es decir, una visión sin filosofía ni metafísica ni cosa alguna que la respalde que reemplaza el razonamiento por eslóganes y descalificaciones, y que no aspira sino a la conservación del estado de las cosas y a simular lo políticamente correcto.

Si sumamos las declaraciones brindadas esta semana por Sánchez Cerén, Mata Bennett, Lorena Peña y Roberto Lorenzana, voceros representativos del oficialismo, establecemos rápidamente la naturaleza del contenido, la lógica del método y el tenor de los meses que vienen. Y toda la narrativa gubernamental puede resumirse como patrañas.

Denominador común en sus discursos, se simplifica la insolvencia de nuestro sistema previsional, reduciendo un problema multidisciplinario a mera agenda arenera de los magistrados de la Sala de lo Constitucional; ni el más militante de los dirigentes del FMLN se cree ese argumento, reduccionismo de cátedra. Y sobre esa base, cada uno puso algo de su cosecha personal: manierismos revolucionarios poco creíbles en el doctor Mata, sarcasmo bien logrado en la diputada Peña, casi marasmo emocional en Sánchez y nada en Lorenzana.

¿Por qué el partido en el Gobierno no quiere pasar de la cháchara ideologizante en el tema de las pensiones? Quizá porque considera que poner el énfasis en la retórica contra las AFP y sus propietarios es más conveniente en estos tiempos electorales, le permite reconectar con su votante duro a través de una neocruzada contra el capitalismo y echar mano del resto de páginas del manual de Martita Harnecker. Y todo eso mientras el futuro de los jubilados de hoy y mañana es cada vez más negro.

Talvez en otra época habríamos aplaudido este derroche de pragmatismo, pero a aquellos en el FMLN que camuflan la independencia y fuerza de su pensamiento, acomodados entre lo que han acumulado y la aprobación de sus mentores, solo cabe reclamarles por su inacción y silencio. Sería preferible tener incapaces auténticos a gente inteligente pero domesticada y cobarde.

Carta a los partidos: Nos deben las “fiestas democráticas”. De Paolo Luers

 

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 25 julio 2017 / EDH y MAS!

Amigos de todos los colores:
No nos den paja: Las elecciones internas de todos los partidos –las famosas primarias– no son fiestas democráticas, como nos quieren vender. Tampoco, por lo menos en el caso de ARENA, son puras farsas, como nos quieren hacer creer los profetas de la anti-política. Son trámites para medio cumplir con la Ley de Partidos Políticos que ya no permite la asignación de candidatos por dedo. Con énfasis en la palabra medio.

EDH logResultaron electos los candidatos de siempre, los oficiales, los que tienen la venia de las cúpulas. Más algunos desconocidos. Las bases han votado, pero no han elegido. Esto es evidente en los casos -lastimosamente todavía mayoritarios- donde había un solo candidato para alcalde, y las bases sólo podían ratificarlos. Pero también en la elección de candidatos a diputados, cuando no había más precandidatos que cupos en la planilla, y por tanto lo único que podían hacer las bases era decidir quiénes van a ir en los primeros puestos de la planilla de su partido.

Esto ya es algo, aunque en muy pocos casos las bases han hecho uso de este derecho. Ningún disidente o renovador ha desplazado a ningún dinosaurio.

Para que las primarias se conviertan en fiestas democráticas y en expresión genuina del pluralismo interno de los partidos, primero habría que permitir y construir este pluralismo. Si cada partido tuviera en su seno corrientes políticas, que expresaran masmatices bien definidos dentro del ideario general del partido, y si estas corrientes o tendencias se pudieran expresarse libremente en debates internos, otra cosa sería. Entonces, las bases, conociendo qué posición específica representa cada uno de los precandidatos, podrían componer planillas de candidatos representativos de la pluralidad de su partido. Sería una gran ganancia.

En el FMLN, esto es explícitamente prohibido. Las tendencias que históricamente hubo en el seno del FMLN, fueron proscritos, creando un partido centralizado con pensamiento único. Pero debajo del agua sí existen: comunistas, castristas, chavistas, algunos socialdemócratas (aunque no se hacen cargo de su pecado), y nuevamente los bukelistas. Pero como esta pluralidad no se puede expresar libremente, las bases sólo pueden votar por individuos, en algunos casos adivinando qué representa cada uno ideológicamente.

En ARENA es diferente, siempre ha sido más plural. Hay conservadores, los viejos guerreros anticomunistas, liberales, libertarios, socialcristianos, y se ha acercado incluso uno que otro socialdemócrata. Pero como no hay clima de debate, las primarias no son realmente políticas, y nadie sabe con qué criterios las bases votan.

Tampoco hay, en ningún partido (y menos en sus bases), algo tan elemental como un examen crítico y riguroso de la actuación de sus alcaldes y diputados – antes de votar en primarias por su reelección o su sustitución. ¿Con qué criterio habrán los militantes votado por caras nuevas como Milena Mayorga o Emilio Correa, si nadie tiene la más mínima idea qué posiciones representan? ¿O con qué criterio los militantes han vuelto a dar lugares privilegiados a políticos impresentables como José Luis Merino, Mario Marroquín, Blandino Nerio, Carlos Reyes, el “Diablito” Carlos Ruiz, Ricardo Velázquez Parker, Chico Merino, Guillermo Gallegos? No puede haber sido en base de méritos. Tiene que haber sido en base del poder de caciques que tienen sobre las estructuras del partido.

Todos ellos regresarán a la Asamblea, a menos que pase un milagro y la mayoría de los votantes haga uso del voto por cara para eliminarlos. Pero sorpresa: ningún partido promueve esto.

Ojala que los partidos nos sorprendan y convierten las primarias para sus candidatos presidenciales en competencias reales entre propuestas políticas, y no entre caras y apellidos. En el caso del FMLN esto parece imposible. En el caso de ARENA, difícil, aunque sería su única forma de ganar.

Saludos,

44298-firma-paolo

¡Tetuntes! De Alberto Arene

La estupidez y el retraso no tiene límites ni vergüenza, siendo responsables tanto Tetunte que nos desgobierna.

Alberto Arene, 20 julio 2017 / LPG

La estupidez humana liderada por la política con p pequeña no tiene límites ni vergüenza. La ignorancia y la ideología, los intereses especiales y sus compromisos, la conforman y determinan. En pleno siglo XXI, cuanto en el mundo avanza aceleradamente la información y la inteligencia, también lo hace correlativamente la estupidez y el retraso. Comparto 4 ejemplos recientes en nuestro querido y sufrido país conducido históricamente por demasiados tetuntes.

Después de 3 años del primer gobierno rojo-rojito de nuestra historia, cuya gestión decepcionó a propios y extraños, ARENA ha sido incapaz de capitalizar semejante descontento. Este se profundizará en los 8 meses siguientes hasta las elecciones legislativas y municipales, y en los siguientes 12 hasta las elecciones presidenciales: el 63.4 % de la población no quiere que el FMLN siga gobernando mientras el 68.1 % no quiere que ARENA regrese (IUDOP, UCA).

1. El conservador COENA de ARENA impidió que los diputados Wright y Valiente llevaran a dos destacadas mujeres como diputadas suplentes, provocando su decisión de no participar –con ARENA– en las próximas elecciones legislativas. Ambos simbolizan renovación, transparencia y futuro, hacen mayor clic con la opinión pública, la juventud, y las clases medias urbanas, y tienen estrechas relaciones con grandes donantes históricos del partido. No obstante todo lo que suman, no les aceptaron a dos de las más destacadas jóvenes mujeres profesionales, perdiendo ahora cuatro diputados de importantes capacidades y contribuciones en espacios diversos, más al centro del espectro político y ciudadano.
Si para ganar las cruciales elecciones presidenciales de 2019, ARENA requiere la más amplia alianza cívico-política, y el COENA no es capaz ni de administrar sus diferencias con Wright y Valiente por dos candidatas suplentes, ¿cómo construirán la credibilidad y el posicionamiento público-mediático para conformar “un Gran Frente contra el Frente”? Responsable: ARENA.

2. Uno de los ejes principales para transformar la postrada economía nacional es el desarrollo logístico para aumentar la conectividad nacional e internacional, disminuir tiempos y costos, desatar la inversión público-privada, aumentar la competitividad e insertarnos a la economía internacional exportando más bienes y servicios de mayor calidad y valor agregado, y menos compatriotas a Estados Unidos. El gobierno echó a perder la concesión del Puerto de La Unión y lleva dos años de retraso en la ampliación del Aeropuerto Internacional sin que ARENA diga nada, negándose a aprobar un préstamo concesionario del BID por $115 millones para ampliar la carretera de 4 carriles de Zacatecoluca al Amatillo.
Anteayer la Asamblea Legislativa aprobó la reforma del FOVIAL que posibilitará los recursos complementarios para construir la carretera de cuatro carriles del Aeropuerto a Zacatecoluca con fondos de FOMILENIO II. Pero la necesitamos de San Salvador a la frontera con Honduras, y no la tendremos. Responsable: ARENA.

3. Desde el gobierno anterior, el FMLN conoció la gravedad de la bomba de la deuda previsional y fiscal. Se necesitaba una estrategia integral de Estado que posibilitara la sostenibilidad de las finanzas públicas con reforma previsional y fiscal de consenso, estrategia de crecimiento, acuerdos con la oposición, respaldo y recursos del FMI, y ajuste fiscal moderado, estabilizando las finanzas y la economía en la primera mitad del gobierno. Aferrados al “Plan Cáceres” propuestas que acercaran a la oposición al consenso, sin contener el gasto, sobrevaluando ingresos y subvaluando gastos en la formulación de presupuestos desfinanciados, no negociaron ni con partidos más afines de la derecha ni con el FMI para, juntos, persuadir a ARENA, llevaron al país al impago aumentando el riesgo crediticio y los intereses para la gente y el Estado, profundizaron el ajuste fiscal desordenado cortando subsidios y el gasto social, aumentando impuestos y tasas a la telefonía, a las transacciones financieras y a los servicios de agua y electricidad. Terminaron con un ajuste desordenado y más radical para la segunda mitad del gobierno, con nefastos efectos para los pobres y la clase media, y electoralmente para ellos mismos en la coyuntura ininterrumpida de 20 meses que ya dio inicio con las próximas elecciones legislativas, municipales, y presidenciales. Responsable: FMLN.

4. El FMLN creyó posible conciliar su alianza estratégica con el gobierno chavista en Venezuela con el apoyo de Estados Unidos a nuestro país. Lo logró durante 7 años y medio, terminando al final de la administración Obama y al inicio de la administración Trump. Esta última coincide con la ausencia de cualquier resquicio de legalidad y legitimidad democrática del Gobierno, con crecientes violaciones de derechos humanos, con una consulta ciudadana de la oposición que con más de 7.5 millones de votos por el SÍ reconfirmaron ser la inmensa mayoría, mientras el gobierno organiza un referéndum inconstitucional que ahora suma a la oposición a cientos de miles de chavistas, profundizando su aislamiento internacional y el consenso adentro y afuera por una salida electoral a la crisis. Pero el gobierno de Sánchez Cerén poco antes del colapso final de la “robolución chavista” ni siquiera está dispuesto a separar las posiciones del Estado salvadoreño de las de su partido, debilitando a El Salvador para negociar con el gobierno Trump una eventual posposición de las deportaciones masivas de salvadoreños a nuestro país. Responsable: FMLN.

Históricamente siempre fue más o menos así, pero ahora el mundo avanza aceleradamente aumentando nuestro retraso correlativamente. La estupidez y el retraso no tiene límites ni vergüenza. Responsables: tanto Tetunte que nos desgobierna…