Bernd Finke

Sobre la (des)penalización del aborto – el debate en Alemania. De Bernd Finke

Bernd Finke,
embajador de Alemania

23 marzo 2019 / EL DIARIO DE HOY

Hace poco participé, junto con algunos colegas, en las manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer. Participé en la marcha de mujeres para expresar solidaridad con las mujeres en El Salvador y en el mundo, quienes son víctimas de la discriminación y violencia. Y fui con ellas para señalar la responsabilidad que tenemos los hombres por la miseria de muchas mujeres, como perpetradores de violencia doméstica y sexual y como aquellos que todavía no quieren resignarse a su comportamiento machista, al hecho de que las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos y también deben tener las mismas oportunidades. Ese fue mi mensaje en el Día de la Mujer.

Por lo tanto, me sorprendió aún más que mi participación en la marcha de mujeres fuera reconocida en algunos medios de comunicación con el comentario de que el embajador alemán haría campaña a favor de los abortos en El Salvador y que Alemania financiaría los proyectos correspondientes. Este no es el caso. No he dicho una palabra sobre el debate en El Salvador acerca la despenalización del aborto ni ha habido ningún proyecto alemán al respecto.
Sin embargo, me gustaría hacer algunos comentarios sobre este tema tan delicado y emotivo, un tema que cubre una variedad de aspectos, especialmente médicos, psicológicos, de derechos humanos y religiosos: comparto la opinión de quienes sostienen que la protección de la vida antes de nacer debería ser, en principio, la prioridad.

También en Alemania el aborto está fundamentalmente prohibido por el derecho penal. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que el dogmatismo y el rigorismo criminal y moral no pueden hacer justicia a muchas emergencias agudas de las mujeres y las niñas, especialmente en el caso de embarazos no deseados como resultado de una violación, en casos en que la vida de la futura madre está en peligro o cuando se establece que el feto no puede sobrevivir debido a deformidades graves. En este contexto, el legislador en Alemania —así como en la mayor parte de la comunidad internacional— ha decidido complementar la actual prohibición del aborto con las llamadas regulaciones de indicación.

Desde entonces, la interrupción del embarazo ha sido posible si un médico determina —teniendo en cuenta las condiciones de vida de la mujer embarazada— que un aborto está indicado para evitar un peligro para la vida o el peligro de un deterioro grave del estado de salud físico o mental de la mujer embarazada (por ejemplo, después de una violación). El requisito previo para una interrupción del embarazo es que la mujer embarazada se someta a una consulta en la que los médicos, los trabajadores sociales o los psicólogos le informen sobre el aborto, pero también le presten asistencia en caso de que se tome una decisión a favor de la continuación del embarazo. Sólo después de un período de reflexión de tres días después de la consulta obligatoria puede iniciarse un aborto en Alemania.
También hay voces en Alemania contra el aborto por razones religiosas o contra el espectro más amplio de los derechos sexuales reproductivos de la mujer. Esta actitud debe ser respetada. Sin embargo, se ha preguntado si podemos hacer de nuestras convicciones religiosas la vara de medida para la sociedad en su conjunto, es decir, también imponerlas (legalmente) a quienes tienen otras creencias religiosas o ninguna. Según la opinión predominante en Alemania, cada persona debe poder elegir en las sociedades liberales pluralistas y no deben estar atadas por los intentos de imposición religiosa.

Al decidir permitir el aborto en casos seleccionados, también se reconoció que una prohibición absoluta del aborto no impide el aborto, sino que lleva a las mujeres de origen pobre a abortos inapropiados y peligrosos, mientras que las mujeres embarazadas involuntariamente de origen acomodado se someten a intervenciones médicamente seguras en el extranjero.

Como he dicho, se trata de una cuestión muy delicada. Una de las preocupaciones de mi país es que en El Salvador se establezca un diálogo diferenciado e informado entre las personas comprometidas con la protección del feto y las que desean que sea posible interrumpir los embarazos en situaciones de emergencia médica o psicológica aguda.
Otro tema que a menudo se discute aquí en El Salvador, en una conexión directa con el tema del aborto y que atrae mucha atención en el público mundial, es el destino de las llamadas 17-y-más mujeres. Según la argumentación de la Fiscalía, ellas han abortado y han sido condenadas a una pena de 30 a 40 años de prisión tras un juicio penal por el presunto homicidio de un niño. Pero por el contrario las organizaciones de derechos humanos y los abogados sostienen que las mujeres afectadas no intentaron abortar, sino que sufrieron abortos espontáneos a causa de problemas ginecológicos, y, por lo tanto, fueron condenadas injustamente.

Un análisis de las actas procesales de las 17-y-más mujeres sugiere que ha habido una serie de deficiencias procesales en el curso de los procedimientos penales. La conclusión resultante debe ser que estas mujeres no se han beneficiado de un juicio justo y que se han violado principios fundamentales como la presunción de inocencia o el principio in dubio pro reo. En este contexto, Alemania aboga por que todos los casos de las 17-y-más mujeres puedan ser objeto de una revisión de conformidad con los principios básicos del estado de derecho. Esto no se refiere explícitamente a la cuestión de la ley del aborto, sino a la cuestión de los derechos humanos fundamentales del acceso a la justicia y la concesión de juicios justos.

Confío en que también encontremos el apoyo entre los salvadoreños que están en contra del aborto cuando se trata de ayudar a las 17-y-más mujeres, todas ellas procedentes de entornos desfavorecidos; a tener juicios justos, juicios que respeten los principios a los que no renunciaremos ni siquiera en casos de confrontación con la justicia (y la opinión pública): presunción de inocencia e in dubio pro reo.

Nueva Sala de lo Constitucional, una perspectiva alemana. De Bernd Finke

Bernd Finke, Embajador de la República Federal de Alemania

20 noviembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

Después de meses de lucha, los nuevos magistrados de la Sala de lo Constitucional han sido finalmente elegidos. El proceso de selección fue obviamente un trabajo duro. Algunas veces, las calificaciones jurídicas de los candidatos estaban en el centro de los debates, pero sobre todo se planteó la cuestión de la presunta proximidad de los futuros magistrados a los partidos políticos del país. Algunos de los debates recordaban a un chalaneo y existía el riesgo de que la reputación de la Sala y de los futuros magistrados se viera dañada.

Por otro lado, también se podría decir que las intensas controversias sobre la elección de nuevos magistrados tenían algo bueno: los debates atestiguan la gran importancia sociopolítica que se concede a la Sala como órgano central de control de la constitucionalidad de la vida política. Las decisiones de la Sala siempre se refieren a cuestiones de democracia, Estado de Derecho y derechos humanos. Un tribunal no puede tener una mayor responsabilidad y, como consecuencia, la selección de su jueces debe hacerse con el máximo debido cuidado.

En los últimos nueve años, los jueces constitucionales cuyo mandato, con una excepción, terminó el 15 de julio, establecieron nuevos estándares. Gracias a su integridad, independencia, imparcialidad y profesionalismo han contribuido a un fortalecimiento sustancial del orden constitucional de El Salvador y han asegurado que el “tercer poder” fuera un contrapeso efectivo a los poderes Ejecutivo y Legislativo, equilibrando mejor el sistema de checks and balances (controles y equilibrios) requerido para cualquier democracia y para cualquier Estado de Derecho.

Donde quiera que los magistrados de la Sala vislumbraron desarrollos indeseables o una necesidad de corrección trazaron límites claros y no se alejaron de decisiones incómodas. En Alemania y en otros países europeos, la Sala ha fortalecido la reputación de El Salvador como una democracia relativamente joven pero firmemente establecida.

La elección del nuevo panel de magistrados marca el comienzo de un nuevo capítulo en la historia de la Sala y en la historia constitucional del país. Alemania felicita a los magistrados recién electos. No debemos sobrestimar el hecho de que hubo muchas críticas a su presunta afiliación partidista durante el proceso de selección. En Alemania también los jueces constitucionales son elegidos por recomendación de los partidos políticos. Nuestras democracias viven del compromiso político de sus ciudadanos y de su contribución a la competencia de ideas. Aristóteles ya describió al hombre –hace más de 2000 años– como un “zoon politikon”, es decir, un ser político. Sería ingenuo asumir que los magistrados han pasado por la vida sin influencias o preferencias políticas o partidistas. Todos formamos nuestras propias opiniones políticas y nos inclinamos por uno u otro campo. Eso es normal.

Lo importante es que a partir de ahora, el día en que asumen sus cargos, los magistrados de la Sala dejarán atrás sus preferencias partidistas o ideológicas y harán de la defensa de la Constitución el único punto de referencia para sus acciones. Esperamos que los nuevos jueces sean conscientes de esta gran responsabilidad para con el pueblo de El Salvador y para con el futuro de la democracia, del Estado de Derecho y de los derechos humanos en el país.

Como todas las cortes constitucionales de los estados democráticos, la nueva Sala a veces tomará decisiones que provoquen críticas. Esto también es normal. La crítica es parte integrante del discurso político y es un derecho fundamental protegido por la Constitución como parte de la libertad de expresión. Lo que no se debe repetir son los ataques personales y los actos de agresión verbal contra los magistrados o sus familias. Las decisiones desagradables no son la expresión de una “dictadura de la justicia”, sino de la supremacía de la ley, siempre que se tomen de acuerdo con la Constitución.

Además, los líderes políticos en el Gobierno y en el Parlamento tienen el poder de evitar conflictos con la Sala si tienen en cuenta el contenido y los límites de la Constitución en el período previo a sus decisiones. Y no hay que olvidar que hay otro aspecto central para la paz jurídica en una sociedad: la voluntad de los órganos constitucionales de no competir entre sí, sino trabajar unidos por el bien común. Como decía Cicerón: “El bien público será la ley suprema”.

En todos los estados del mundo existe una divergencia entre la teoría constitucional y la realidad constitucional. El Salvador se ha dotado de una Constitución comprometida con el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos. Esperemos que la Sala pueda contribuir para que la teoría constitucional sea cada vez más apegada a la realidad constitucional y que El Salvador siga siendo un buen ejemplo para toda la región”.

Palabras abiertas entre buenos amigos. De Bernd Finke, embajador alemán

El FMLN y el gobierno han denunciado como “interferencia en los asuntos internos de El Salvador” las declaraciones de diferentes embajadores, siempre y cuando han señalado peligros para el Estado de Derecho, la división de poderes y la lucha contra la corrupción en El Salvador. El último caso: el rechazo del FMLN y del gobierno a las declaraciones de la embajadora de Estados Unidos sobre la reforma a la Ley de Extinción de Dominio aprobada ratificada por el presidente. Anteriormente, el ex-embajador alemán, Heinrich Haupt, tuvo que enfrentar críticas e incluso protestas diplomáticas por sus declaraciones en defensa de la Sala de lo Constitucional. Ahora, el actual embajador de Alemania, Bernd Finke, comenta el compromiso de los embajadores con la institucionalidad democrática del país.

Segunda Vuelta

No tengo un mandato para hablar en nombre del cuerpo diplomático, pero creo que expreso el sentimiento de muchos de mis colegas: Nos sentimos amigos de este maravilloso país.

bernd finke

Bernd Finke, embajador de Alemania en El Salvador

Bernd Finke, 2 agosto 2017 / El Diario de Hoy

Como diplomático de carrera estoy siguiendo con gran interés el debate en curso sobre las supuestas injerencias en los asuntos internos de El Salvador por parte de algunos miembros del cuerpo diplomático.

Normalmente, señalamientos de esto tipo salen a la luz cuando un diplomático hace observaciones públicas que no le agradan al Gobierno o a otros representantes de la clase política. A menudo, se trata de observaciones sobre cuestiones como la buena gobernanza, la democracia o los derechos humanos.
Las reacciones de los funcionarios no solo sorprenden al reproducirse en los diferentes medios de comunicación, sino que pareciera que se sospecha que algunos diplomáticos promueven sus propias agendas políticas en el país anfitrión.

EDH logCon respecto a la situación en El Salvador, me atrevería a decir que esas presunciones no tienen fundamento. ¿Por qué? Para comenzar hablando de la cuestión de agendas políticas del cuerpo diplomático: En el caso de mi país, de Alemania, es justo que tengamos una agenda política en El Salvador. Pero esta agenda no está orientada a promover posiciones encontradas entre los partidos políticos. Nuestra agenda política se basa en principios políticos fundamentales como el estado de derecho, la democracia, la promoción de los derechos humanos, el crecimiento económico para todos y el bienestar del país.

Nuestra agenda política no se basa en programas de los partidos o convicciones ideológicas y mucho menos es una “agenda oculta”. Esta agenda política no es el resultado de una decisión unilateral, no es una agenda solamente alemana, sino que se basa en un acuerdo de común entendimiento bilateral entre Alemania y El Salvador. Todo esto, tomando en cuenta que entre nosotros —así como entre El Salvador y la Unión Europea, o El Salvador y el resto de países amigos— existe una comunidad de valores compartidos respecto al estado de derecho, la democracia o la promoción de los derechos humanos.

Hemos acordado que nuestra cooperación debería servir para promover dichos valores. Por eso creo que como Embajador me es permitido compartir con el país si hay, de parte de mi gobierno, algunas preocupaciones respecto al rumbo de El Salvador. No se trata de dar lecciones con un índice levantado, sabemos que todos tenemos tareas que hacer al respecto.

Como el resto de diplomáticos hablo como amigo de El Salvador y —al hablar de amistad— estoy convencido que los buenos amigos no solo deben apoyar las necesidades del otro, sino que también tienen el derecho y la obligación moral de avisar cuando algo podría evolucionar en una dirección preocupante —ya sea en El Salvador, ya sea en Alemania.

No tengo un mandato para hablar en nombre del cuerpo diplomático, pero creo que expreso el sentimiento de muchos de mis colegas: Nos sentimos amigos de este maravilloso país. No estamos interesados en la política de un partido de gobierno o de oposición. Estamos interesados en profundizar y ampliar nuestras relaciones bilaterales poniendo en práctica nuestra comunidad de valores. Entonces, las reflexiones de los diplomáticos en El Salvador no podrían —no deberían de— entenderse como “injerencia política”, sino como palabras abiertas entre amigos.