Edwin Segura

13 % de familias ha sido víctima de delitos

Las tres causas principales de la inseguridad, según la población, son el desempleo, las acciones de las pandillas y las políticas del Gobierno. La principal propuesta para resolver este problema, en consecuencia, es generar más puestos de trabajo.

Screen Shot 2015-12-02 at 9.44.40 AM

Edwin Segura, 2 diciembre 2015 /LPG

la prensa graficaEl 12.8 % de las familias salvadoreñas ha sido tocado por la delincuencia en los últimos tres meses, según la encuesta más reciente realizada por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA.

Para este estudio fueron entrevistadas 1,200 personas mayores de 18 años, seleccionadas aleatoriamente en todo el país entre el 13 y 16 de noviembre. Lo anterior permite hacer inferencias sobre el total de población con un nivel de confianza del 95 % y un margen de error del 2.9 %.

A las personas se les preguntó, en primer lugar: ¿Usted o algún miembro de su familia ha sido víctima de algún delito en los últimos tres meses? El 12.8 % respondió que sí. En promedio, cada tres meses el 13.2 % de las familias fue víctima de delito, un aumento con respecto al año pasado, el cual fue de 11.9 %, pero por debajo de 2013, cuando la cifra fue del 15 %.

9771015d-81e8-4690-94f1-3b26d513e9a1_XXXLW

En este punto, uno se puede preguntar: ¿Por qué se ha disparado la percepción de inseguridad en el país, a pesar de que la victimización ha estado estable?

Screen Shot 2015-12-02 at 10.02.07 AMEsta misma investigación revela que el 71.2 % de los salvadoreños opina que el principal problema del país es la inseguridad, mientras que el año pasado la cifra era del 60.8 % y el anterior del 50.3%.

Luego, en este momento, el 77.1 % de los salvadoreños opina que la situación de seguridad está mal, mientras que el año pasado la cifra era de 73.1 %; y el año anterior, del 61 %.

El escenario de partida es este: la gente que declara que ha sido víctima se mantiene estable, pero la gente con mala opinión sobre la seguridad ha aumentado. Una posible explicación es el aumento relativo de los delitos en contra de la vida. En este momento, los delitos en contra de la vida representan el 34.6 %, mientras que el año pasado eran el 21 %. Esto coincide con el aumento de los homicidios en el presente año.

Screen Shot 2015-12-02 at 9.59.25 AM

La cantidad total de delitos, entonces, ha estado estable, pero han aumentado aquellos hechos que provocan más conmoción y preocupación en la gente. En la investigación se preguntó a la gente preocupada por la inseguridad cuál cree que es la causa de ese problema y qué recomendaría para solucionarlo. Las tres causas principales de esta situación, según la gente, son el desempleo, las acciones de las pandillas y las políticas del Gobierno. El resto culpa a la educación, la pobreza, la irresponsabilidad de los padres, así como la desintegración familiar.

No debería de sorprendernos, entonces, que la gente sugiera que la principal propuesta ciudadana para controlar la inseguridad sea justamente crear más empleos. Los salvadoreños también opinan que en el país se tiene que cumplir las leyes de manera más estricta y que deben de enviarse más policías a las calles.

LPG20151202 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 18 LPG20151202 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 19

Anuncios

50 municipios concentran más violencia y población

La violencia afecta a la mayoría: 72 % de los homicidios de 2014 ocurrió en 50 municipios, justo donde vive el 60 % de la población. Tendencia es similar en 2015.

Edwin Segura, 25 junio 2015 / LPG

La violencia afecta a todo el país, aunque hay regiones y algunos municipios que están más expuestos, según revelan las cifras de los últimos 15 años y del primer trimestre de 2015. El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, dijo el martes que solo 50 de los 262 municipios del país son “los más violentos” y que, “en el resto, la mayoría de la población vive tranquilamente”.

Las declaraciones del presidente ocurren en un momento crítico en la seguridad del país, ya que El Salvador está a punto de alcanzar la tasa de homicidios más alta del mundo, luego de sufrir la peor ola de violencia desde la firma de los Acuerdos de Paz.

635
es la cantidad de homicidios
cometidos en el país solo en mayo de 2015,

Lo dicho por Sánchez Cerén destaca, entonces, que de 262 unidades administrativas en que está dividido el país, solo 50, es decir el 19 %, tienen un problema crítico de seguridad. Hasta ahí todo está bien, hasta que se cae en la cuenta de que los municipios difieren mucho en población.

Las cifras de homicidio del Instituto de Medicina Legal para 2014 y el primer trimestre de 2015 muestran que el año pasado el 72 % de los homicidios ocurrió en 50 municipios. El problema es que ahí vive el 60 % de la población. En 2015 la tendencia es similar: el 74 % de los homicidios ha ocurrido en 50 municipios donde vive el 57 % de los salvadoreños. Las cifras muestran, entonces, que la mayoría de la población no vive tranquilamente.

630

es la cantidad máxima anual de
asesinatos que debería tener el país
para lograr una tasa media mundial.

La mala noticia es que el otro 40 % tampoco vive tranquilamente. ¿Por qué? Hay 100 municipios donde se ha concentrado el 92 % de homicidios de 2015, pero ahí vive el 77 % de los salvadoreños.

¿No hay municipios donde se pueda vivir tranquilo? Claro que sí. Hay 97 municipios en los cuales no había ocurrido un solo homicidio en el primer trimestre de 2015. El problema es que ahí solo vive 11 % de la población, según los datos de la DIGESTYC. No es la mayoría de la población.

La información sobre homicidios en el país nos muestra cosas de forma contundente: El Salvador en su conjunto nunca ha sido un lugar pacífico donde se pueda vivir con tranquilidad.

La región oriental, por ejemplo, fue por mucho tiempo la parte más pacífica del país, con una tasa de homicidios de 33 por cada 100,000 habitantes en 2005. Esa cifra, sin embargo, es tres veces la media mundial. La mala noticia es que la tasa de homicidios en oriente pasó de 33 en 2005 a 55 el año pasado.

La siguiente región más tranquila hace 10 años era la paracentral con una tasa de homicidios de 53, pero esa cifra se ha disparado hasta 70 en 2014. Esta región es por ahora la más peligrosa, y ahí destacan municipios como San Pedro Perulapán (Cuscatlán) y Zacatecoluca (La Paz), sede del único penal de máxima seguridad que hay en el país.

El Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), que concentra la mayor parte de la población, ha pasado de ser la más peligrosa a estar por detrás de la paracentral, según los datos de Medicina Legal.

Y sí hay lugres cuyo nivel de violencia permanente merece alguna atención especial. Hay seis municipios con tasas de homicidio arriba del promedio nacional durante 10 años, y son Colón, Quezaltepeque (La Libertad), Apopa, San Salvador, (San Salvador), Armenia y Nahuizalco (Sonsonate).

¿Qué cifras deberíamos tener para que la mayoría viva tranquilamente? Pues en mayo hubo 635 homicidios. Para igualar la tasa promedio mundial de 10 no tendríamos que pasar los 630 homicidios al año.

La realidad, por ahora, es que caminamos en camino inverso. La violencia va en alza y ocurre donde vive la mayor parte de la gente.