Fernanda Galeano

Salvadoreña emprendió sola una marcha por el caos que se vive en El Salvador

Un joven de 20 años se le unió un par de horas más tarde. Ambos caminaron por el redondel Masferrer para manifestar su indignación por la situación.

Fernanda Gaelano con su rótulo. Un joven de 20 años se le unió un par de horas más tarde. Ambos caminaron por el redondel Masferrer para manifestar su indignación por la situación.

Beatriz Mendoza, 30 julio 2015 / LPG
Luisa Fernanda Galeano, una mujer de 45 años de edad, madre y abuela, es salvadoreña como todos. Lo único que la hace diferente es que dejó a un lado la pena y el miedo con tal de manifestar su indignación por el caos vivido en El Salvador desde el pasado domingo 26 de julio, que apenas hoy empieza a cesar.

Desde autobuses quemados por pandilleros, motoristas asesinados, hasta una completa desestabilización del transporte público, que terminó en un paro laboral por sus mismas amenazas y ocasionó dificultades a miles de personas para poder llegar a sus lugares de destino. Para ella fue suficiente.

El pasado 28 de julio se encontraba en el tráfico, al interior de su vehículo, cuando de pronto inició en la radio la tan esperada cadena nacional, que no era más que un discurso brindado por el presidente de la República en una inauguración de una planta de bombeo ese mismo día por la mañana. Había sido editado y estaba siendo retransmitido. “Esa fue la gota que derramó el vaso” asegura.

Al llegar a su casa publicó lo siguiente en una de sus redes sociales:

fernanda2Y así fue, con un cartel que le ayudó a hacer una de sus dos hijas, en el que se leía “Hartos de sobrevivir. ¡Queremos vivir!”, partió hacia el punto de encuentro al que no asistió nadie más, en un principio. Entiende que ninguno de sus contactos llegara, por el miedo.

“Me partió el alma ver a la gente luchando para llegar a su trabajo. Yo no ando en bus, pero me duele porque me costó llegar adonde estoy ahora, ya lo viví. Mi abuelita es costurera, mi mamá tuvo que irse buscando un mejor futuro. Vengo de una familia humilde”, asegura.

Además dice no ser de ningún partido político, porque “ninguno le hace el favor”, pero “le indigna como todo el mundo es capaz de publicar ofensas para el Gobierno en redes sociales, pero no de levantarse, darse una asoleadita y pasar una pena”.

Ya se hizo viral el rótulo de Fernanda

Ya se hizo viral el rótulo de Fernanda

Luego de un par de carros de diplomáticos y personas particulares levantándole el pulgar como muestra de aprobación, apareció Kevin, un joven estudiante de 20 años, que se acercó creyendo que era una extranjera, por su apariencia. “¿Cómo es posible que un extranjero haga eso y no un salvadoreño?”, recuerda haberse cuestionado, hasta que se dio cuenta que se trataba de una salvadoreña.

“Tiene valor para hacer lo que hizo así como está la situación. Me sentí apenado conmigo mismo porque nunca habría tenido el valor de pararme ahí solo”. Y se quedó con ella.

A las 10 de la mañana ambos se retiraron del redondel, en el que caminaban en contrasentido a los carros para que los conductores pudiesen leer el mensaje. “Por él valió la pena la marcha, éramos dos extraños unidos por una misma causa”, apunta Galeano.

La ciudadana señala que no quiere hacer una marcha colectiva, porque no pretende hacer “algo que altere el orden y que haya más caos”. Su intención es simplemente crear conciencia, porque “llamar a la cordura es obligación de cualquier ciudadano”.

Ayer por la noche publicó en Facebook su hazaña, bajo el título: “Crónicas de una manifestación pacífica por nuestro país”.

Las porras y los ataques para Galeano ya comenzaron a llegar, por lo que tuvo que cerrar su cuenta de Facebook “por seguridad”; sin embargo, tal como ella misma considera: “Se tienen dos opciones en la vida, ver la historia o ser parte de ella”.

fernanda3

Anuncios