Danilo Parrinello

Manifiesto del CACIF. De Danilo Parrinello

Tapabocas para los que hablan babosadas.

Danilo Parrinello

Danilo Parrinello

Danilo Parrinello, 1 agosto 2015 /EL PERIODICO

En estos tiempos del Facebook, no me canso en dar la razón al gran escritor y pensador Umberto Eco, cuando dijo en junio pasado: “Las redes sociales han generado una invasión de imbéciles que le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que antes hablaban solo en el bar después de un vaso de vino…”. Y digo esto porque a raíz de las protestas ciudadanas surgidas tras las revelaciones hechas por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP) en las que se involucró al delincuente Juan Carlos Monzón, ex secretario privado de la ex vicepresidente Roxana Baldetti Elías, que no solo llevaron a capturar a una serie de corruptos relacionados con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), sino a la renuncia de la mencionada ex vicepresidente, y que continuó con descubrimientos y escándalos de corrupción que han alcanzado al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), a “honorables” diputados del Congreso de la República, a jueces, alcaldes y comerciantes malandrines. De ahí que algunos, con aviesas intenciones, injurian y calumnian a ciudadanos e instituciones a los que no conocen. Es por ello que el manifiesto del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) resulta un mentís para algunos cagatintas y más de algún idiota, de los que habla Umberto Eco, que despotrican en contra del CACIF sin saber o entender quiénes lo constituyen, para qué está formado y qué batallas ha librado por la libertad, la democracia y el desarrollo de Guatemala. En tal manifiesto dice el CACIF, entre otras cosas, refiriéndose al Congreso de la República: “Que el sentido de hacer hoy una reforma política es atender al llamado de los guatemaltecos a poner fin a una estructura de clientelismo, corrupción y control patrimonial del Estado…”. Propone cambios concretos a la reforma política y reclama: “Reducir el número de diputados”, “Dotar al Tribunal Supremo Electoral de normas que contengan castigos efectivos y ejemplares para hacer cumplir la ley”. Pide también: “Eliminar el transfuguismo…”.

Reitera el CACIF su apoyo al trabajo que han venido efectuando el MP y la CICIG así como a la Fiscal General Thelma Aldana y al comisionado Iván Velásquez.

Al TSE, pide que aplique con todo rigor la normativa de la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

A la Corte Suprema de Justicia, pide que resuelva inmediatamente y de conformidad al Derecho los antejuicios que han sido presentados.

A la ciudadanía la insta a continuar con la demanda de cambiar la Ley Electoral y de Partidos Políticos, así como la Ley de Compras y Contrataciones, la del Servicio Civil y de la Carrera Judicial.

Siempre habrá algunos que no entiendan o no quieran entender lo manifestado por el CACIF, pero esos son los que solo jalan agua a su molino. Mienten e injurian porque de eso viven.

Anuncios