violencia

Unhappy anniversary: El Salvador commemorates 25 years of peace. THE ECONOMIST

But the country needs a new peace accord…

20170121_amp001_0

21 enero 2017 / THE ECONOMIST

the economistEL SALVADOR was reborn 25 years ago. On January 16th 1992 the government signed a peace accord with left-wing guerrillas at Chapultepec castle in Mexico City, ending a 12-year civil war in which 75,000 people died. The agreement, followed by a truth commission that laid bare the war’s atrocities and by an amnesty, was a model for reconciliation in other countries. It underpins El Salvador’s political order today.

Stirring as that achievement was, the festivities held to commemorate it this week fell flat. The convention centre in San Salvador’s Zona Rosa, not far from where guerrillas invaded the capital in 1989, prompting the first peace talks, was emptier than normal for big events. A small exhibition, displaying military uniforms, guerrillas’ weapons and quotes about peace from the likes of Confucius and John Lennon, lined the walkway to the stage. The crowd, clad in white, seemed more interested in free pupusas (bean-and-cheese filled tortillas) than in the speeches. The event ended with a confetti drop, listless applause and a return to the food queues.

The mood was downbeat because El Salvador’s 6m people have little to celebrate. The dominant feeling these days is “fear, not peace”, says Alejandro Marroquín, a member of a breakdancing group that was invited to the commemoration. Having fled gang violence in greater San Salvador four years ago, he thinks that “the war has continued. The only difference is that now it’s between the gangs and the government.” El Salvador is the most violent country in the Americas, with a murder rate of 80 per 100,000 people—more than 15 times that of the United States.

That is not the only disappointment. After an initial spurt, economic growth has dropped to a torpid 2% or so, less than half the Central American average (see chart). Corruption is rife. Two post-war presidents face charges; another one died last January before he could be tried. Many Salvadoreans have given up on their country. More than 40% want to leave within the next year, says a new poll by the Central American University. That is the highest level since the university started asking the question a decade ago.

A big factor behind these let-downs is the flaws of the main political parties, heirs to the combatants of the civil war. Since the peace accord, the right-wing Nationalist Republican Alliance (Arena) and the leftist Farabundo Martí National Liberation Front (FMLN) have had turns in power. (The current president, Salvador Sánchez Cerén, a former guerrilla commander, belongs to the FMLN.) They renounced war, but failed to learn statesmanship.

The antagonism between them is abnormal for rivals in a democratic system. The FMLN still yearns for socialism, though it has reconciled itself to the market economy for now. Arena’s party song proposes a different goal. “El Salvador will be the tomb where the reds end up,” it prophesies. The clash “doesn’t allow for a vision of the country”, says Luis Mario Rodríguez of Fusades, a pro-business think-tank. About the only thing the parties agree on is that the real point of wielding power is to enjoy the spoils. The result is what Salvadoreans call a “patrimonial state”, which justifies itself through patronage and stifles any institution that stands up to it.

El Salvador’s leaders now finally realise that a new peace agreement of sorts is needed. Mr Sánchez Cerén used the commemoration ceremony to present a special envoy from the UN, Benito Andión, to “facilitate dialogue”. Just how Mr Andión, a Mexican diplomat, will interpret that is unclear. Some suggest that his job will be to help broker a peace between the government and the two main gangs, Barrio 18 and Mara Salvatrucha. But the UN statement on Mr Andión’s appointment says his job is to “address the key challenges” affecting El Salvador, which sounds like a broader brief. Just as in 1992, “we need dialogue that matches today’s historical moment,” declared Mr Sánchez Cerén.

Budget brinkmanship

Gridlock has brought El Salvador to the brink of economic catastrophe. After years of slow growth and overspending, in part to prop up a state pension scheme, the central government nearly ran out of cash late last year. Blocked from long-term borrowing by the opposition, which has more seats in congress, it stopped making monthly payments to municipalities. Health workers went on strike after the government reneged on wage agreements. It came close to a default on its debt.

A deal in November between the government and Arena averted disaster by allowing the government to issue $550m of new debt in exchange for agreeing to a “fiscal-responsibility law”, which would cap borrowing and spending. But that is just a stopgap. The opposition, doubting that the government will keep its fiscal promises, has refused to approve the budget for 2017. Another crisis looms. “We are playing with fire,” says Alex Segovia, an economist.

The quarrel is partly about how to reduce the budget deficit, which was an estimated 4% of GDP last year. The FMLN wants to lift the government’s low revenue by raising income tax and levying one on property. Arena pushes mainly for spending cuts. The parties have yet to agree on a needed reform of pensions. A “negotiating table” set up last April has so far failed to come up with a solution. The government has called in the IMF, which may now broker a resolution to the crisis.

A budget deal, if it happens, would unlock just one of the many manacles on the economy. El Salvador’s use of the strong dollar as its currency keeps prices stable but holds back exports. A lethargic bureaucracy is another obstacle: shipping goods from El Salvador to the United States is no faster than from Vietnam, says an observer in San Salvador. With a trade deficit of nearly 20% of GDP, El Salvador depends on remittances from 2m Salvadoreans living in the United States. Its biggest firms are consumer-oriented conglomerates that mainly live off the American bounty.

Nothing constrains the economy more than crime, which deters investment and drives young workers out of the country. The cost of violence and insecurity is 16% of GDP, by one estimate. Gangs extort vast sums from businesses, equivalent to 3% of GDP. Recently, the threat of gang violence has emptied entire villages. In September one local government in western El Salvador set up a camp on a basketball court for dozens of families that had been ordered to leave by gangs, the first settlement for internally displaced people since the civil war.

The FMLN government, which tries to seem as tough on criminals as is the opposition, claims that its recent crackdown is working. Security forces have killed 900 gang members over the past two years. The government has largely cut off mobile-phone contact between imprisoned gangsters and their confederates on the outside, who operate the extortion business and carry out murders. The number of murders dropped by 20% last year to 5,278.

Mara Salvatrucha and a faction of Barrio 18, perhaps weakened by the government’s offensive, have recently proposed a dialogue with the government and offered to lay down their arms. Barrio 18 even offered to give up extortion. The FMLN has so far rejected negotiation.

Critics contend that the government’s mano dura (iron-fist) policies have worsened conditions in prisons, which were already appalling. They say that the killing of gangsters by police amounts to state-sponsored murder. Such brutality will provoke more violence, believes José Luis Sanz, director of El Faro, a digital newspaper.

The accidental attorney-general

When the state does something right, it is usually in spite of the main parties rather than because of them. The process of appointing people to such sensitive jobs as prosecutor and high-court judge is designed to ensure that only creatures of the political parties get them. On occasion, though, less pliant candidates slip through. Such is the case with Douglas Meléndez, attorney-general since 2016, who startled Salvadoreans by pursuing corruption cases against figures of both parties. One FMLN ex-president, Mauricio Funes, has taken refuge in Nicaragua. Antonio Saca, who governed until 2009 as a member of Arena, is in jail awaiting trial on charges that he helped embezzle $246m of public money, roughly 1% of GDP. “To see a president in handcuffs was like something out of a film,” says Roberto Burgos of DTJ, an NGO that promotes good government. The constitutional court has also shown an independent streak by challenging political parties’ abuses. Such checks on power are El Salvador’s best hope for cleaning up government and modernising politics.

But the ruling party has responded to defiance with threats and abuse. Demonstrators encouraged by the FMLN have been issuing death threats against constitutional judges, says Sidney Blanco, who sits on the court.

Independent-minded officials survive in office thanks largely to backing from outside powers such as the United States. Photos of Mr Meléndez in the company of foreign ambassadors send the message that he is not alone, notes Mr Burgos. American support for the attorney-general is part of a broader programme to improve governance, investment conditions and law enforcement in El Salvador, to weaken the lure of emigration to the United States. El Salvador is a beneficiary of the Alliance for Prosperity, which provides it and the two other countries in Central America’s “northern triangle”, Guatemala and Honduras, with nearly $750m a year. Authorisation to spend that money in El Salvador probably would have been withheld had the government shut Mr Meléndez down.

Salvadoreans expect that assistance to continue under the Trump presidency. Its aim, after all, is to slow down immigration. That is encouraging. But something is wrong when outsiders show more of the political will needed to reform El Salvador than do the country’s own politicians.

This article appeared in the The Americas section of the print edition
under the headline “Unhappy anniversary”

No renunciemos al futuro. De Carolina Ávalos

carolina avalosCarolina Ávalos, 14 febrero 2017 / EDH

Cesó la guerra infernal y fratricida. Sí, aquella que muchos no comprendimos del todo. La guerra contra las injusticias sociales, para rescatar de la miseria a cientos de miles de salvadoreños… pero a la vez aquella que por su misma fuerza y crueldad nos enterró, nos atemorizó y nos expulsó de nuestras tierras.

Desbordados con las expectativas de desarrollo en un país que había logrado la “paz”, un cuarto de siglo después los ciudadanos nos hemos desencantando del rumbo que ha tomado El Salvador. Los dos principales partidos políticos son producto, precisamente, de un país arrasado por la guerra, y pareciera que han llevado a cabo sus políticas inspiradas en una interpretación al revés de la famosa cita de Clausewitz: en El Salvador, la política ha sido, y sigue siendo, “la continuación de la guerra por otros medios”. Pero las instituciones del Estado no son para el arrendamiento de los partidos políticos; no “se alquilan” para los combates y beneficios partidarios.

diario hoyRecientes acontecimientos políticos y sociales nos permiten prever que esta corrupción de la política está en un punto de inflexión. Un ejemplo de ello han sido las respuestas de preocupación y rechazo total, por parte de la sociedad civil organizada y la población en general, a los ataques sistemáticos realizados por algunos políticos del Ejecutivo y el Legislativo contra la Sala de lo Constitucional (entre 2012 a 2016), que han llevado a una encrucijada entre la democracia y el oscurantismo. Pero no basta con las manifestaciones de rechazo, es necesario incrementar el poder de incidencia ciudadana directamente en los temas claves del país y que la voz de la ciudadanía sea decisiva en la conducción de la cosa pública.

La firma de la paz es un capítulo de nuestra historia reciente que se conmemoró y celebró con fervor. Inclusive en el discurso presidencial se les ofrece un par de líneas a todos aquellos que murieron durante la guerra: “permanece con nosotros el ejemplo y sacrificio de grandes salvadoreños y salvadoreñas que dieron su vida por un mejor futuro para El Salvador”. Más de 50 mil de ellos eran civiles —ni militares ni guerrilleros—, y no pidieron sacrificarse. Al contrario, se les arrebató la vida. Fueron víctimas de la guerra a quienes no se les ha hecho justicia.

Veinticinco años después, estamos viendo con terror y angustia cómo la cifra de asesinatos ha llegado a superar las cifras de víctimas civiles durante la guerra, y cómo las víctimas en esta etapa de “guerra social” son también olvidadas. Este terror, al igual que durante la guerra, está empujando a muchos a buscar su propio camino hacia el exilio, para que las balas no les alcancen a sus hijos, a sus madres, a su familia…

Todos los días vemos una o más noticias de asesinatos, en donde nuestros jóvenes son los protagonistas, sin reparar que estamos perdiendo a nuestro más valioso tesoro. Sí, todos somos responsables de ello, pero principalmente lo es el Estado, ya sea por negligencia e ignorancia, por ineficacia o ineficiencia, por las políticas erróneas o la omisión de ellas, por la prepotencia y la ceguera de muchos funcionarios al ostentar el poder y por la falta de entendimiento de la democracia.

Estoy convencida que podemos cambiar el rumbo de nuestro país, y me uno al llamado que muchos ciudadanos y columnistas hacen a los legisladores para que consideren las reformas legales necesarias para elecciones transparentes, y a la ciudadanía para la participación activa y protagónica en la vida política a través del voto, pero, sobre todo, a través de la participación organizada en proyectos ciudadanos que buscan incidir en la paz y en el desarrollo de toda la sociedad. Al final, el futuro de El Salvador está en las manos de los salvadoreños. No renunciemos a él.

@cavalosb

Las armas y la mitigación de la violencia. De Mario Vega

Mario Vega, pastor general de ELIM

Mario Vega, pastor general de ELIM

Mario Vega, 10 febrero 2017 / EDH

La mayor parte de los homicidios en El Salvador se perpetran con armas de fuego. Su incidencia es superior a la media mundial que, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), es de un 40 %. Ese porcentaje varía de un continente a otro. Por ejemplo, en Europa solamente el 25 % de los homicidios se consuma con armas de fuego, en tanto que en el continente americano sube al 66 %. Pero en el caso de El Salvador, de acuerdo a la PNC, da un salto para alcanzar el 83 %. Ese hecho debería ser suficiente para hacernos reflexionar sobre el papel esencial que debe jugar el control de las armas de fuego en la mitigación de la violencia. Las armas son una constante que camina al lado de las dinámicas violentas, pero que no siempre es tenida muy en cuenta.

diario hoyUn ejemplo de ello es el caso de Nicaragua que al hablar sobre su reducido índice de homicidios, pocas veces se menciona que entre los años de 2008 a 2013 la policía incautó más de 19,000 armas. Ese es, sin duda, un factor importante que ha hecho de Nicaragua el país menos violento del área.

Por su parte, El Salvador es el cuarto país de Latinoamérica con mayor circulación de armas solo detrás de México, Colombia y Brasil, que son los gigantes de la distribución y circulación de armas en la región. Peor aún, la cantidad de armas que circulan en esos países se ha mantenido estable o ha reducido; pero en El Salvador se duplicó en un solo año.

Nuestro país alcanzó, en 2012, el primer lugar en el mundo con la tasa más alta de tenencia de armas: 122 armas por cada 100,000 habitantes. Todo un escándalo si se tiene en cuenta que Estados Unidos, el país tradicional con mayor circulación de armas, apenas alcanzó un índice de 89 por cada 100,000 habitantes.

Frente a esos datos surge una pregunta lógica: ¿a mayor cantidad de armas hay más homicidios y más violencia? La respuesta con bastante seguridad es sí. Existe evidencia contundente que indica que efectivamente a mayor cantidad de armas, hay mayor número de asesinatos, ya sea que se hagan comparaciones entre países o entre ciudades.

Existen otras causas de la violencia pero la amplia disponibilidad de armas en nuestro país explica en parte por qué tenemos niveles inusuales de violencia.

Repetidas veces se ha mencionado que la violencia es un problema complejo que debe ser abordado de manera integral, acorde con ello, se debe desarrollar una estrategia efectiva para el control y reducción de armas en manos de civiles. Algunos componentes de esa estrategia deberían ser la declaratoria de vedas a la portación, esfuerzos policiales sistemáticos de ubicación e incautación, informar y sensibilizar a la población sobre los riesgos asociados a las armas, campañas de entrega voluntaria, reformas a la actual Ley de Armas que facilita la obtención de permisos de tenencia y portación.

Por supuesto que si se lograra reducir la circulación de armas habría nuevos métodos para cometer homicidios, pero está largamente probado que los otros métodos producen más heridos que bajas efectivas. Contrario a las armas de fuego que producen menos heridos pero más decesos. Si decimos no a las armas, estaremos diciendo no a la muerte.

México en llamas. De Joaquín Villalobos

Con el gasolinazo la violencia ha estallado de forma artificial; no se trata de protesta espontánea, sino organizada. El país fue sorprendido por una densidad criminal que durante décadas ha crecido, ha penetrado en el Estado y se ha fortalecido.

JOAQUIN VILLALOBOSJoaquín Villalobos, 19 enero 2017 / EL PAIS

En el año 2006, la capital del estado de Oaxaca, en México, estuvo bajo control de organizaciones de extrema izquierda que mantuvieron una rebelión callejera durante casi seis meses. El gobierno estatal abandonó posiciones y se estableció en el exilio. En ese momento, si Oaxaca hubiese sido un país, podría haberse proclamado el triunfo de una revolución. Finalmente, en noviembre de ese año, miles de policías federales, sin utilizar armas de fuego, pudieron recuperar la ciudad luego de varios días de enfrentamientos en las calles.

el paisLa ruta más fácil para explicar un hecho es buscar un culpable y olvidar procesos que han dado origen a fenómenos que fueron largamente encubados. El llamado gasolinazo, por el aumento de precio a la gasolina, ilustra nítidamente esto: se han producido grandes protestas e incontables saqueos en muchos estados y nadie sabe si fueron espontáneos, organizados o coyunturales.

El objetivo de este artículo no es abordar la legitimidad o no de las protestas, sino señalar que en México existe una violencia política creciente. A diferencia de Venezuela, donde los saqueos ocurrieron resultado de la desesperación de la gente por la escasez y el hambre, en México no hay relación directa entre saqueos y aumento al precio de la gasolina.

“El fenómeno guerrillero frentista de extrema izquierda
tiene más de cuarenta años de vida”

En el desarrollo de una protesta, la violencia puede aparecer luego de una fase expansiva o como reacción a una represión desproporcionada que la estimula. Por mucha rabia o redes sociales que existan, el salto de lo demostrativo a lo violento no ocurre de la noche a la mañana. Con el gasolinazo la violencia ha estallado de forma artificial e incluso con rechazo de la mayoría de quienes protestan. No se trata por lo tanto de violencia espontánea, sino de violencia organizada. En México existen al menos siete grupos guerrilleros, algunos de los cuales tienen más de 40 años de existir. Por las condiciones del 1484740885_714303_1484757004_noticia_normal_recorte1país, estos grupos tienen sus propias particularidades; no se trata de ejércitos guerrilleros en las selvas como en Colombia, sino que su expresión principal son frentes populares de composición social diversa, comunidades organizadas, control territorial y capacidad de movilización callejera.

Esta extrema izquierda subyace y despierta de manera brusca cada vez que encuentra una oportunidad para actuar. El 1 de diciembre de 2012, el presidente Peña Nieto tomó posesión en medio de protestas con una violencia similar a la actual. En agosto de 2013, más de diez mil personas, con una organización casi militar, cercaron de forma sorpresiva el edificio del Senado y luego hicieron lo mismo con el aeropuerto internacional. En el año 2014 fueron incendiadas las sedes de los partidos PRI y PRD en el Estado de Guerrero, un tiempo después el edificio de gobierno del Estado corrió la misma suerte y también intentaron quemar las puertas del Palacio Nacional en Ciudad de México.

En los últimos quince años han ocurrido numerosos hechos que incluyen bombas, sabotaje a oleoductos, secuestros, enfrentamientos armados, pero sobre todo protestas muy violentas en muchos estados. La capital de México es la ciudad con mayor número de demostraciones callejeras del mundo, ocurren 20 protestas diarias. Hay espacios públicos de la ciudad que han permanecido tomados más de un año. Nada de esto puede hacerse sin jerarquías, recursos y activistas a tiempo completo. En el año 2010 fue secuestrado Diego Fernández de Ceballos, líder político del PAN, por cuya liberación se pagaron varias decenas de millones de dólares. En otras ocasiones han ocurrido secuestros similares de importantes empresarios con pagos igualmente millonarios.

“En la nueva realidad no hay problema que
se resuelva solo; cuando no se resuelven, crecen”

Si uno observa la violencia reciente en las calles de México —lo que se puede fácilmente ver en videos de YouTube— puede darse cuenta que esa violencia ni es nueva ni de origen desconocido. Se trata de grupos dispersos, sin articulación y seguramente con conflictos entre ellos que se montaron en las protestas por el gasolinazo con mucha rapidez. Luego, seguramente, por efecto de imitación y competencia entre ellos mismos, sus acciones alcanzaron dimensión nacional. El resultado de esto será la radicalización de más jóvenes y el crecimiento de estas organizaciones. En algunas comunidades estos grupos organizan policías comunitarias que suplen la ausencia de Estado. La desaparición o matanza de estudiantes de Ayotzinapa en el año 2014, fue en realidad el resultado de la lucha entre gobiernos locales cooptados por el crimen organizado y organizaciones populares controladas por grupos de extrema izquierda.

No hay estudios sobre las guerrillas mexicanas que ayuden a dimensionar el problema; no hay políticas para que abandonen la violencia, participen en opciones partidistas y se reinsertan a la legalidad; tampoco hay planes para combatirlos y ni siquiera un reconocimiento serio de la existencia del problema. Sus frentes han aprendido a movilizar de forma sincronizada a miles de personas sin ser detectadas y es común que frente a sus acciones violentas no haya respuesta. Todo esto ha derivado en una impunidad callejera que ya se volvió sistemática, creciente y de alto impacto político.

En los últimos 15 años México ha enfrentado una violencia delictiva que ha dejado más 100.000 muertos. Muchos han culpado a los últimos dos gobiernos por esto y han definido a las drogas como la causa del problema. Por sentido común, es obvio que las organizaciones criminales que han generado una violencia tan persistente, extensa y prolongada no nacieron en un día. México fue sorprendido por una densidad criminal de grandes proporciones que durante décadas se mantuvo creciendo, penetrando al Estado, fortaleciéndose y buscando oportunidades. Fue hasta que esa densidad criminal rebalsó, estalló y se volvió inocultable cuando se comenzó buscar la causa y al culpable. Con el fenómeno guerrillero frentista de extrema izquierda viene ocurriendo exactamente lo mismo, tiene más de cuarenta años de existir, asustó con Chiapas en el año 94 y ahora sorprende con saqueos en 25 Estados.

Un artículo de Luis Rubio cuenta que el presidente Adolfo Ruíz Cortines, quien gobernó México en los años 50, tenía dos carpetas en su escritorio: una decía “problemas que se resuelven solos” y la otra “problemas que se resuelven con el tiempo”. México tiene suficientes capacidades políticas, materiales e intelectuales para enfrentar las amenazas que padece, pero el primer gran paso que debe dar es superar la vieja cultura política. En la nueva realidad no hay problema que se resuelva solo y cuando no se lo resuelve, crece.

Paz, elusiva. Carta de una hermana lejana que no conoce la paz. De Isabel de Sola

Decidí dejar mi trabajo en Suiza para comenzar un proyecto pro paz en El Salvador, al cual los invito con gusto.

Isabel de Sola, presidenta de la Fundacion H. de Sola

Isabel de Sola, presidenta de la Fundacion H. de Sola

Isabel de Sola, 13 enero 2017 / EDH

Me emociona que El Salvador va a celebrar el 25 aniversario de sus Acuerdos de Paz. Más allá del simbolismo, lo entiendo como una especie de despertador para todos. Despertémonos, nos dice el aniversario, pues en verdad no hay “paz” todavía en nuestro país.

Los Acuerdos fueron transcendentales: pusieron fin a la guerra y crearon instituciones importantísimas —pero no nos trajeron paz. Sería mucho pedirle, a unos acuerdos, que rindan rápidamente lo que toma años y hasta siglos construir. No es culpa de los Acuerdos que las pasadas y presentes generaciones de salvadoreños nunca hemos vivido una época de paz duradera o sostenible. A nuestros abuelos les tocó vivir la tensión y represión de los 50 y 60. A nuestros padres les tocó enfrentar las armas y el reto de acabar una guerra entre hermanos, que era a su vez una lucha ideológica entre poderes globales. Y a los jóvenes nos ha tocado la posguerra —una época marcada por la ausencia de guerra y también la falta de paz.

diario hoyMe detengo un momento sobre esto, porque creo que no apreciamos lo suficiente cómo la posguerra nos ha formado. Mi generación es cautelosa. Nuestros hijos juegan detrás de paredes y razor; limitamos nuestros movimientos a los espacios conocidos; nuestros carros están polarizados. Si nos marca un número desconocido, no contestamos al teléfono. Estamos acostumbrados a la democracia imperfecta. Sabemos que hay instituciones, pero no siempre podemos contar con ellas.

Fundamentalmente, somos varias generaciones que no conocemos la paz —entendida no solo como la ausencia de violencia, sino también como el conjunto de instituciones, actitudes, y compromisos nutridos por la sociedad que le permiten resolver constructivamente el conflicto. Los investigadores nos indican que tarda por los menos 30 años reconstruir un país después de una guerra —no solo a nivel de infraestructura o economía, pero a nivel psicológico. Un americano que tiene décadas de vivir en El Salvador me dijo que a veces parece que todos sufriéramos de PTSD —síndrome de stress postrauma— tal es nuestro nivel de desconfianza y conflictividad.

Quizás tenga razón. Aquí donde vivo en Suiza, se respira la paz. La sociedad está comprometida con su democracia, con la negociación de acuerdos de Estado, con la inviolabilidad de sus instituciones. Mis amistades suizas no pueden concebir de la violencia en América Latina, les parece insoportable tan solo un homicidio, mucho menos veinte por semana.

Tantos años sin paz han normalizado para nosotros cosas que no son normales. Nos hemos tenido que volver muy resilientes para seguir construyendo nuestras vidas en el contexto de violencia y problemas aparentemente intratables. Tengo un amigo que salió a trotar una madrugada y pasó cerca del cuerpo de un hombre asesinado a tiro blanco. Mi amigo sintió el golpe de ansiedad —¿será que los asesinos están todavía cerca?— y siguió trotando. Pienso en una compañera de trabajo que conversó amablemente con el pandillero que le robó su celular en un semáforo capitalino. Cuando el joven le quitó la pistola de enfrente, mi amiga se lo agradeció. Ambos sabían que fueron suertudos, al haber evitado la muerte insensata que destruye tantas vidas todos los días en El Salvador. Nuestra resiliencia nos posibilita seguir adelante, pero nos desensibiliza a situaciones intolerables.

El ejemplo suizo me da esperanza —les costó a los suizos no menos de 800 años de guerras fratricidas para lograr la paz. Estamos de acuerdo que El Salvador no tiene el lujo de 800 años para resolver su brecha de paz: hemos llegado a un punto de tal desesperación que estamos dispuestos a ceder el terreno ganado en derechos humanos y a violentar nuestras propias leyes con esfuerzos vanos por reducir los homicidios.

Aun dentro de la tormenta apocalíptica de medidas extraordinarias, crisis fiscal, polarización política, cárceles que explotan, yo me aferro a la promesa de paz y no pierdo mis esperanzas. Decidí dejar mi trabajo en Suiza para comenzar un proyecto pro paz en El Salvador, al cual los invito con gusto. En foropaz, queremos ofrecer un espacio de encuentro para las organizaciones que promueven la paz por medios pacíficos en el país. Si bien todavía no tenemos las actitudes y los comportamientos que nos hacen falta, nada nos puede detener en perseguirlos.

idesola@grupodesola.com

 

Trump y el infierno centroamericano. De Joaquín Villalobos

JOAQUIN VILLALOBOSJoaquín Villalobos, 1 enero 2017 / NEXOS

La tarde del 14 de julio de 1969 cruzaron el cielo de San Salvador un poco más de una docena de viejos aviones de combate en formación seguidos por un grupo más numeroso de pequeñas avionetas de uso civil. Horas más tarde el gobierno militar comunicaba que tropas salvadoreñas habían cruzado la frontera e iniciado combates contra tropas hondureñas, mientras simultáneamente los aviones salvadoreños bombardeaban en tierra a los igualmente viejos aviones de la Fuerza Aérea de Honduras. A esta guerra se le conoció como “la guerra del futbol” porque los gobiernos militares utilizaron las eliminatorias del Mundial para activar un nacionalismo absurdo entre países idénticos.

Las historias de esta guerra son casi tragicómicas. La tropas de El Salvador se quedaron sin combustible y municiones a los cuatro días, las avionetas civiles fueron usadas con soldados amarrados al fuselaje y éstos lanzaban bombas con la mano para luego ametrallar con su fusil; un general se dedicó a saquear el primer pueblo que ocupó; otro general avanzó montado en un burro y se perdió con sus tropas en Honduras. Cuentan que el dictador Anastasio Somoza, de Nicaragua, llamó violentos a los militares salvadoreños por resistirse a usar la diplomacia. El Partido Comunista de El Salvador apoyó la guerra y llamó a filas pero el gobierno rechazó su “patriótico respaldo”. El gobierno hondureño organizó un cuerpo paramilitar llamado la “Mancha Brava” para perseguir a los salvadoreños y difundió la consigna “hondureño agarra un leño y mata un salvadoreño”. Los militares salvadoreños fueron jubilosos a aquella ridícula guerra para luchar contra Honduras y defender a sus hermanos campesinos, sin embargo, una década más tarde aquellos mismos militares estaban ejecutando horribles matanzas en su propio país.

02-centroamerica

Ilustración: Víctor Solís

Durante décadas Honduras fue la válvula de escape demográfico que protegía la estabilidad del poder oligárquico de El Salvador. Cuando por distintas razones Honduras decidió cerrar esa válvula y repatrió a más de 300 mil salvadoreños, la reacción del gobierno militar fue declararle la guerra a Honduras. Haber perdido a este país como ruta de descargo demográfico contribuyó al estallido de una guerra civil en El Salvador. Honduras cerró su frontera por 11 años a los productos salvadoreños y acabó con el Mercado Común Centroamericano, el primer proyecto de integración regional del continente.

El efecto de tapar el flujo migratorio y devolver a miles de migrantes funcionó como una bomba social y política para El Salvador. La llamada “guerra del futbol” fue un conflicto demográfico movido por los intereses económicos de las elites nacionales en ambos países. Después de esto vino un cuarto de siglo de convulsión política y violencia que incluyó una guerra civil en El Salvador, una revolución en Nicaragua, un genocidio en Guatemala, el establecimiento de bases militares norteamericanas en Honduras y la invasión a Panamá por tropas estadunidenses. Presiones demográficas, intereses de las elites locales, militarismo y cambios en las políticas de Estados Unidos se combinaron en la construcción del conflicto centroamericano; el más cruento de Latinoamérica desde la “Revolución mexicana”.

Cuando se habla de los factores que generaron el conflicto centroamericano se debate sobre tres responsables fundamentales: la “Teología de la Liberación”, la injerencia comunista cubano-soviética y las dictaduras militares que servían para sostener a regímenes de carácter oligárquico. Muy poco se habla de cómo los giros contradictorios de las políticas de Estados Unidos en el continente fueron mucho más determinantes que las ideologías o que la Unión Soviética y Cuba en la activación de las crisis internas que acabaron convertidas en guerras.

Luego de la revolución cubana, el gobierno de John Kennedy impulsó la “Alianza para el Progreso” con la idea de que debía hacerse una revolución pacífica para evitar una revolución violenta. Esta política movió a las elites gobernantes a realizar reformas en el campo social, se construyeron miles de escuelas y se propuso la realización de reformas agrarias. Con la llegada de Richard Nixon vino la “política de seguridad nacional” que echó para atrás el reformismo y se concentró en contener el comunismo, multiplicando la represión, respaldando fraudes electorales y golpes de Estado. Años más tarde el presidente James Carter impulsó la política de respeto a los “Derechos Humanos”, con lo cual la democracia como paradigma empezó a tener vigencia; en ese contexto fue derrocado el dictador Anastasio Somoza por la “Revolución Sandinista” y el tratado Torrijos-Carter acordó entregar el canal a Panamá. Entonces vino la administración de Ronald Reagan que retornó a la política de contener la expansión comunista que, conforme a sus ideas, se estaba acercando a Estados Unidos. Tropas estadunidenses invadieron la isla de Granada y nació lo que se conoció como “guerra de baja intensidad” que tuvo a Centroamérica como escenario principal.

Al analizar estos giros desde una perspectiva histórica podemos apreciar que se trató de un juego de avances y retrocesos que movió a las elites y a las sociedades de los pequeños países centroamericanos en direcciones opuestas en un período de sólo 30 años. El efecto de esto fue devastador en la activación de contradicciones tanto dentro de los gobernantes como de los gobernados. Las causas estaban presentes en las realidades de ausencia de democracia y pobreza, pero ni los teólogos, ni los comunistas, ni los cubanos tenían tanta potencia como para ser detonadores de guerras.

Imaginemos lo que puede pasar si a las primitivas elites de una pequeña nación una gran potencia le dicta un día una política reformista, al segundo día le dice que debe reprimir, al tercer día le dice de nuevo que debe hacer reformas y al cuarto día le vuelve a decir que reprima. El resultado será que esa pequeña nación se dividirá profundamente y acabará en una guerra. Los conflictos no habrían alcanzado tanta intensidad sin la profunda división entre reformismo y autoritarismo que activaron las políticas estadunidenses al interior de estos países. Las administraciones de Kennedy y Carter tuvieron razón al impulsar reformas, pero los avances que éstas provocaban hicieron que las políticas de Nixon y Reagan se convirtieran en escaladas de represión que le permitieron a las oligarquías locales acusar de comunista y eliminar a cualquier opositor, incluso a quienes venían de sus propias filas. Esto radicalizó procesos de cambio que pudieron y debieron haber sido pacíficos. Fue así como quedó instalada en la región una polarización extrema que ha derivado en ingobernabilidad.

En la actualidad la bomba demográfica ya no abarca sólo a El Salvador, sino que ha crecido y cobrado carácter regional. Guatemala tiene hoy 16 millones de habitantes, Honduras nueve y El Salvador 6.5 millones. El problema es que ninguno de estos tres Estados del llamado Triángulo Norte es capaz de generar empleos, educar, brindar servicios y proveer seguridad para sus más de 30 millones de habitantes. Los grandes vacíos en las responsabilidades de los Estados tienen relación directa con los bajos niveles de recaudación fiscal y ésta es la causa principal de la inviabilidad de estos tres países. Esto no es un asunto ideológico, la debilidad institucional le permite a los ricos del Triángulo Norte vivir como reyes en un basurero. Las llamadas “maras” son una catástrofe social sin precedentes en el continente, no es crimen organizado como el que padecen otros países. En ningún otro lugar de Latinoamérica un problema social acabó convertido en una violencia criminal masiva tan feroz, porque en ningún otro lugar tienen las elites niveles tan altos de irresponsabilidad e insensibilidad.

Las guerras de los ochenta en la región centroamericana orientaron los flujos migratorios hacia Estados Unidos y en los últimos 20 años este país ha funcionado como la principal válvula de escape a la presión demográfica centroamericana. Algo similar al papel que jugaba Honduras con El Salvador, pero con la diferencia de que aquella migración campesina dejaba un beneficio indirecto para las elites que se limitaba a reducir la conflictividad por la tierra. La migración hacia Estados Unidos les deja un beneficio directo y de alta rentabilidad. Las remesas de los migrantes están modificando el carácter de las economías de la región y convirtiendo a los propios habitantes en producto de exportación. La migración no sólo reduce las responsabilidades de las elites en la atención a la pobreza, sino que la exportación de pobres los está volviendo más ricos. Conforme a los datos, desde 1998 para El Salvador y desde 2007 para Honduras y Guatemala, los tres países han recibido más de 130 mil millones de dólares en remesas y éstas crecen más cada año. La distorsión es tal que El Salvador es considerado un país de renta media a pesar de la violencia, del desempleo y de una economía que tiene muchos años de no crecer.

02-centroamerica-cuadro-1
02-centroamerica-cuadro-2
02-centroamerica-cuadro-3

Teniendo en cuenta estos 130 mil millones de dólares en remesas recibidas en menos de 20 años, la pregunta que surge es: ¿por qué estos tres países se encuentran entonces en una situación tan grave? Las remesas comenzaron como una bendición, pero se han convertido en una maldición similar al efecto de la renta del petróleo en algunos países. La diferencia es que la renta de las remesas tiene unos costos humanos dramáticos. En El Salvador es casi imposible recuperar una economía productiva y Honduras y Guatemala van por el mismo rumbo, las remesas le están quitando estímulos a la inversión productiva y generando una falsa economía de servicios y consumo que depende totalmente de la exportación de personas.

Pero lo más grave es la relación que guardan las remesas con la violencia. Si en el terreno económico generan un falso progreso, en el terreno social provocan muerte. Una vez que éstas se vuelven dominantes para la economía, abren un fatal círculo vicioso en el que conectan migración, remesas, decrecimiento económico, destrucción de familias y comunidades, violencia y desempleo. Es decir, que estos países entre peor están, mejor les va económicamente a las elites, porque reciben más remesas resultado de que más gente emigra. No hay ninguna señal de que las elites económicas y políticas de estos países quieran sacar o sepan cómo sacar a sus países de este círculo vicioso. Esto es así porque se trata de grupos primitivos, poco ilustrados, socialmente insensibles, políticamente irresponsables, con propósitos fundamentalmente extractivos y sin visión estratégica.

La tragicomedia de la “guerra del futbol” fue una muestra de la escasa calidad intelectual de estas elites, pero se pueden encontrar muchas otras tragicomedias o tragedias insólitas en cualquiera de los tres países. El último golpe de Estado al estilo de los años cincuenta ocurrió en el año 2009 en Honduras cuando los militares sacaron al presidente en pijama del país. En enero de 1981 efectivos militares guatemaltecos asaltaron la embajada de España y quemaron con lanzallamas a 34 personas. En El Salvador Roberto d’Aubuisson, fundador del partido de la derecha ARENA, decidió matar al arzobispo Romero de un balazo en el corazón en plena misa durante el sacramento de la Eucaristía. Amigos de izquierda y derecha de otros países suelen decirme: “esas oligarquías son salvajes”, en ese sentido el calificativo de “repúblicas bananeras” no es peyorativo, sino descriptivo.

Durante la administración del presidente Obama hubo muchas deportaciones, pero al mismo tiempo luchó por una ambiciosa reforma migratoria que permitiera regularizar la situación de millones de migrantes. Su política fue compasiva frente a la tragedia de quienes huyen del Triángulo Norte y simultáneamente su gobierno impulsó planes para apoyar el fortalecimiento institucional y el combate a la corrupción. Los efectos de esta política se han hecho sentir con fuerza. En Guatemala un ex presidente fue extraditado, otro se encuentra preso junto a su vicepresidente y recientemente un ex ministro murió a tiros cuando enfrentó a policías que intentaban capturarlo. En El Salvador hay un ex presidente muerto mientras era procesado, otro se encuentra asilado, uno más guarda prisión y es bastante probable que dos ex presidentes más sean investigados. En Honduras hay un presidente procesado y miembros de una de las familias más ricas del país enfrenta cargos por narcotráfico en Estados Unidos. En Guatemala hay procesos abiertos por evasión fiscal contra grupos económicos poderosos y en El Salvador se conoce que hay investigaciones de ese tipo en marcha.

Tanto en Guatemala como en Honduras se han creado organismos externos para combatir la impunidad, mientras en El Salvador la Fiscalía General y la Corte Suprema de Justicia están recibiendo un fuerte apoyo norteamericano para que puedan actuar con independencia. Juzgar cada caso es irrelevante, lo central es que estas acciones sobre toda la región permiten ver claramente la intención de combatir la corrupción para forzar a un cambio en la calidad de las elites que no tiene orientación ideológica preferente, pues en los tres países hay golpes hacia la derecha y hacia la izquierda. Puede cuestionarse la eficacia del método, pero no el propósito. Para los efectos de este artículo, lo que interesa señalar es que bajo el gobierno de Donald Trump es bastante probable que venga un cambio similar a los giros contradictorios en la política estadunidense que generaron violencia y guerras en toda la región en los años ochenta.

El presidente Trump ha planteado construir un muro que cerraría la válvula de escape a la presión demográfica de la región, al mismo tiempo ha anunciado deportaciones masivas, impuestos a las remesas y erradicación de las “maras” en Estados Unidos expulsando a sus miembros a Centroamérica. En los últimos 12 años ha habido 187 mil 951 homicidios en Guatemala, Honduras y El Salvador, una cifra que en términos comparativos supera los 220 mil muertos que Colombia ha tenido en 50 años y coloca a la región como la más violenta del planeta. Los muertos continúan aumentando junto a la población que huye de la violencia. El número de homicidios deja claro que ya no estamos frente a un fenómeno migratorio motivado por razones económicas, sino frente a refugiados y población desplazada por la violencia y esto requiere atención humanitaria.

02-centroamerica-cuadro-4

La deportación sistemática de delincuentes fue lo que llevó a las pandillas de Los Ángeles a Centroamérica, una vez allí éstas se multiplicaron por la pobreza y se volvieron más violentas por la incapacidad de los gobiernos para detener su avance. Ahora son un poder fáctico que controla territorios y somete población. Honduras provocó una guerra civil en El Salvador cuando hizo exactamente lo que pretende hacer Trump con Centroamérica, cerrar el paso y deportar masivamente. Esta política sería dar un bandazo de consecuencias fatales para toda la región. En los años ochenta México asumió el liderazgo para hacer contrapeso a la política de Ronald Reagan hacia Centroamérica, ahora además de ocuparse de sus propios problemas con la administración Trump, tendrá que lidiar también con la tragedia humanitaria del Triángulo Norte.

Por otro lado, se perfila una política ideológica en vez de una política pragmática en la relación con los gobiernos, si esto es así la polarización en Guatemala, Honduras y El Salvador crecerá y con ello la ingobernabilidad en países que apenas están aprendiendo a tolerar el pluralismo. Las políticas de fortalecimiento institucional y de lucha contra la corrupción podrían ser abandonadas o tomar un camino ideológico apoyando a las derechas contra las izquierdas. El resultado de esto será que los procesos actuales, en vez de ayudar a la madurez de las elites, contribuirán a que se abra un ciclo de venganzas y lucha por el control político ideológico del Poder Judicial. Exactamente lo mismo que ocurrió cuando se impulsaban reformas que luego se convertían en justificación para reprimir.

Las pequeñas naciones centroamericanas sufren con sólo que Estados Unidos no las voltee a ver. La administración Trump planea darles cuatro golpes simultáneos: reducir las remesas poniéndoles impuestos, cerrar la puerta a sus desesperados migrantes, deportar a centenares de miles de trabajadores y enviar a miles de pandilleros a países que ya están derrotados por la criminalidad. Es una tormenta perfecta, obviamente estos países no van a declararle la guerra a Estados Unidos como hizo El Salvador con Honduras en 1969, tendrán que tragarse sus problemas. Lo que viene es una implosión que le dará continuidad a la tragicomedia bananera, pero ahora se mezclarán en ésta el primitivismo, el egoísmo extremo y la ignorancia de las elites locales con la impiedad, el racismo y la irresponsabilidad del liderazgo de la gran potencia del norte.

Nota de Segunda Vuelta:

Los datos de homicidios para El Salvador en el cuadro 4 son incorrectos, sobre todo para 2016.
Los números correctos son:
2012: 25682013: 2475
2014: 3894
2015: 6675
2016: 5275

 

Epidemia de terror urbano. De Jan Martínez Ahrens

el paisLa tasa de criminalidad crece en las ciudades de América Latina, pese al dinamismo que ha experimentado la región. Drogas, armas y falta de expectativas forman parte de la ecuación.

Policías mexicanos junto a un cadáver en Acapulco, la ciudad con una de las tasas más altas de homicidios. PEDRO PARDO (AFP)

Policías mexicanos junto a un cadáver en Acapulco, la ciudad con una de las tasas más altas de homicidios. PEDRO PARDO (AFP)

1350855123_238085_1350890494_fotograma_2Jan Martínez Ahrens, 4 diciembre 2016 / EL PAIS

El culatazo dio en la ventanilla del Jeep Cherokee gris. “¡Abre o mueres!”. Dos ojos rojos le miraban. El conductor tenía que decidir. Estaba en el corazón burgués de la Ciudad de México. Había peatones a menos de dos metros, coches por delante y por detrás, y un atracador de 26 años a pocos centímetros de su cara empuñando una pistola. La duda duró menos que el miedo. El conductor bajó la ventanilla e inmediatamente pasó a formar parte de un variopinto grupo al que ese día también pertenecían un padre desvalijado cuando paseaba con sus hijos, una extranjera de pelo dorado raptada y violada, cuatro estudiantes torturados y una decena de campesinos baleados. Un día como tantos otros en México en que se denunciaron 45.000 delitos y quedaron en la sombra otros 400.000. Un día en que, una vez más, creció esa masa informe y terrible que igual roba, viola o mata y a la que se define como inseguridad.

El concepto es débil y difuso. Se sabe que la inseguridad prolifera en las ciudades y que se dispara con el tráfico de drogas. A partir de ahí, es imprevisible. Muta rápidamente y se adapta a casi cualquier ambiente. Hubo un tiempo en que se vinculó a la pobreza. Hace mucho que esta teoría quedó alicorta. Demasiado lineal. La miseria no es causa suficiente. Y a veces ni siquiera necesaria. América Latina es un buen ejemplo para entenderlo.

El área registra una de las mayores tasas delictivas del mundo. Más de un millón de asesinatos entre 2000 y 2010. En 11 de sus 18 países, los homicidios tienen estatus de epidemia, es decir, superan los 10 casos por cada 100.000 habitantes. Hay ciudades como Caracas, Acapulco, San Pedro Sula o San Salvador donde este índice es 10 veces mayor. Ahí no se trata de una epidemia, sino de puro terror.

Pero en este territorio no todo ha ido mal. Por el contrario, Latinoamérica experimentó en la década pasada uno de los mayores desarrollos económicos de su historia. El desempleo descendió de forma sostenida, 70 millones de ciudadanos salieron de la pobreza y el crecimiento agregado fue del 4,2% anual. Un sueño para cualquier economista. No para un policía. Con la bonanza, la criminalidad también aumentó. Homicidios y robos alcanzaron tasas delirantes. La bienintencionada correlación (menos pobreza-menos delito) encalló. La inseguridad demostró tener una genética más compleja. Detrás del delito latían fuerzas poco estudiadas.

La paradoja, devastadora para las charlas de café centroeuropeas, ha sido analizada con detenimiento por el Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD). En un informe referencial, publicado en 2014, se constató que la singularidad se mueve en aguas profundas. Ni siquiera hay una relación estrecha entre ingreso y crimen. Honduras y El Salvador presentan las tasas de homicidio más altas, pero sufren la misma pobreza que Bolivia y Paraguay, con los menores índices de homicidios de la región.

Otro tanto sucede con la desigualdad y el desempleo. Su reducción en la década prodigiosa no trajo consigo, según los expertos de la ONU, un descenso de las muertes y los robos. “Tomadas por separado, la pobreza, la desigualdad de ingresos y el desempleo no parecen explicar satisfactoriamente los niveles de inseguridad en la región. Por el contrario, el crimen ha aumentado en un contexto regional de crecimiento dinámico y de mejoras notables en indicadores sociales. Entender esta particularidad requiere aceptar que la violencia y el crimen no tienen explicaciones simples”, señala el informe del PNUD.

Derribados los tópicos, emerge como posible factor causal algo profundamente enraizado en América: las grandes organizaciones criminales, especialmente las dedicadas al narcotráfico. Su capacidad de corrupción, su penetración en los aparatos estatales y su letalidad las convierten en un candidato explicativo de primer orden. Pero nuevamente la inseguridad se escapa a reduccionismos. “El narcotráfico dinamiza el delito, pero no es el origen, su desaparición no cambiaría radicalmente el panorama, siempre habría mercados ilícitos, negocios sucios, diversificación criminal. Legalizar la droga no es la varita mágica”, afirma Gema Santamaría Balmaceda, profesora del Instituto Tecnológico Autónomo de México y asesora principal del informe del PNUD.

Visto así, el narco es más una consecuencia que una causa. Hay un caldo de cultivo previo, cuyo origen es multifactorial y, por tanto, difuso. Como cualquier concepto débil, la inseguridad vive en continua transformación y es poroso al cambio social. Influyen factores como las expectativas sociales, la calidad del empleo, los entornos urbanos masificados y, desde luego, las drogas y las armas.

“La franja rescatada de la pobreza no ha entrado
en la clase media. Tiene un pie dentro y otro fuera.
Al menor vendaval puede volver al pozo”

“No hay una evidencia fuerte de correlación entre la pobreza y la desigualdad con el delito, pero sí que hemos advertido la importancia cardinal que tiene el crecimiento de la sociedad de consumo. Se forman enormes mercados ilegales de coches, teléfonos, comida, animales… sostenidos por altísimas demandas que paradójicamente responden a una mejora de los ingresos de las clases medias bajas”, explica Marcelo Bergman, director del Centro de Estudios Latinoamericanos sobre Inseguridad y Violencia de la Universidad Tres de Febrero, en Argentina.

Estas nuevas tipologías, agrupadas en el denominado “delito aspiracional”, representan uno de los fenómenos más disruptivos. Y su explicación no es sencilla. Los estudios muestran que la franja social rescatada de la pobreza durante la década áurea no ha entrado directamente en la clase media, sino que tiene un pie dentro y otro fuera. Al menor vendaval puede volver al pozo. Forma el llamado “grupo vulnerable” y es la clase más numerosa de Latinoamérica: un 38% de población. Sus empleos son de escasa calidad, viven expuestos a la informalidad económica y su movilidad social es mínima. El desarrollo económico, por tanto, no ha creado una barrera fuerte frente al delito. Justo al revés. Las ansias de consumo se han disparado, pero no los medios para satisfacerlas. El problema no es la pobreza, sino la falta de expectativas. “Las personas en situación de pobreza no son necesariamente las que delinquen, sino que lo hacen quienes tienen aspiraciones para alcanzar las metas prescritas por la sociedad (ropa de marca o celulares de última generación), pero que tienen desventajas para materializarlas con malos empleos y sueldos bajos”, señala el informe del PNUD.

Junto a la insatisfacción social, otro detonante silencioso es el entorno. No hay zona más urbanizada del mundo que Latinoamérica. El 80% de la población vive en ciudades. En la periferia de la capital de México, una megaurbe de 23 millones de habitantes, lo explica, colonias como Desarrollo Urbano Quetzalcóatl (68.000 habitantes) no tienen una sola biblioteca, pero sí 450 establecimientos de venta de alcohol. El barrio, con el 70% de desempleo juvenil, tiene el dudoso honor de ser el que más presos aporta a las cárceles del Distrito Federal.

Es en espacios así donde bulle la sopa prebiótica de la violencia. Mundos sin memoria de mejoras, con empleos de ínfima calidad y derrotas por doquier. Todo listo para el último ingrediente: el tráfico de drogas. “El narcotráfico exacerba hasta la caricatura los ideales consumistas de la sociedad en que vivimos: coches, mujeres y armas”, explica Andreas Schedler, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y autor de En la niebla de la guerra: Los ciudadanos ante la violencia criminal organizada.

En los arrabales, el narco actúa como ascensor social. Ofrece lo que el sistema niega. Pero exige el uso de armas. Y a nadie se le escapa el impacto que tiene un balazo. Un solo asalto con revólver causa miedo; decenas de miles, terror social. En América Latina, entre un tercio y la mitad de los robos son perpetrados con armas de fuego. Una media que sube al 78% en el caso de los homicidios. En Brasil, Chile o Argentina más del 60% de los presos reconocen que tuvieron su primera arma de fuego antes de los 18 años. Eso es la inseguridad.

Frente a esta marea, las barreras de contención son pocas. A veces, esto no se entiende en Europa y EE UU. La policía, las fiscalías, el Estado son en grandes zonas de América Latina entes ineficaces, inexistentes o están penetrados por el narco. No totalmente, pero sí lo suficiente como para que no tengan efectos disuasorios.

La solución requerirá tiempo. A su alrededor se acumulan grandes palabras: educación, redistribución, enfoques integrales. “No hay bala de plata y depende de si los países tienen una tasa alta o baja de criminalidad, pero desde luego la inversión social y reducir la impunidad ayudan”, indica el profesor Marcelo Bergman. “Hay que cuidarse del populismo penal, la mano dura y la tolerancia cero. Quien promete remedios a corto plazo no es creíble. Pero tampoco hay que resignarse: el esfuerzo social colectivo puede lograr resultados drásticos en 5 o 10 años”, explica Schedler.

Y mientras se avanza, el crimen sigue ahí. Lo saben bien los más ricos. En Latinoamérica ya hay un 50% más de vigilantes privados que agentes de policía. La vida tranquila sólo existe dentro de la burbuja. El lobo anda por las calles. Cualquiera puede ser la próxima víctima. Da igual ir en un buen coche o por una calle respetable. La violencia puede llamar a su ventana. Un culatazo, dos ojos enrojecidos y usted tendrá que decidir. Bajar o no bajar el cristal.