OEA

Las peticiones del perfecto demócrata latinoamericano… De Luis Mario Rodríguez

Luis Mario RodríguezLuis Mario Rodríguez, 9 junio 2016 / EDH

El informe del Secretario General de la OEA sobre la situación de Venezuela es demoledor. No revela nada que los latinoamericanos interesados en defender la democracia ignoremos acerca de la condición política y humanitaria en ese país. Sin embargo aporta datos que contribuyen a caracterizar la manera en que operan los regímenes totalitarios en pleno siglo XXI. Asimismo detalla las consecuencias de un sistema asistencialista que pudo satisfacer las demandas ciudadanas en “tiempos de vacas gordas” y se olvidó de las condiciones que necesita la economía para crecer y generar empleo. Se trata de una “carta de navegación” aplicable a los gobernantes que abusen del poder.

diario hoyLa lectura completa del documento que Luis Almagro presentó al Consejo Permanente de la OEA  delata una etapa de calamidad pública escandalosa. Se refiere al estado de vulneración de derechos básicos de la población como acceso a alimentos y servicios de Salud, a los niveles de inseguridad pública, al ejercicio de bloqueo permanente del Poder Ejecutivo respecto de las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, a la viciada integración del Tribunal Supremo de Justicia y a la parcialidad política de casi todos sus integrantes, al incipiente combate a la corrupción, entre otros aspectos.

En general, el informe previene una posible fase de ilegitimidad debido a la continua violación de la Constitución, especialmente en lo relacionado al equilibrio de poderes, a la inobservancia de los derechos humanos, a las dificultades para la celebración del referéndum revocatorio y a la falta de capacidad de respuesta del gobierno frente a la grave crisis que viven los venezolanos.

El Secretario indica que “en Venezuela se perdió la finalidad de la política. Se olvidó defender el bien mayor y colectivo a largo plazo sobre el bien individual a corto plazo”. Agrega que de acuerdo al informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) la inflación es del 700%, el déficit fiscal de 17% del PIB y la deuda externa de US$130 mil millones equivalentes a 6 años de exportaciones del petróleo. Por otra parte, de acuerdo a la comunicación de Almagro, la escasez de medicamentos y de equipos médicos es del 80%. Existe un grave déficit de personal de salud altamente calificado como consecuencia de la migración masiva de profesionales en el rubro. En áreas vitales como oncología, la carencia se estima en 65% de los medicamentos.

La pobreza medida por ingresos creció hasta 76% en 2015, mientras que la situación de violencia empeoró notablemente. El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) y el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, dos ONGs locales, reportan una tasa de homicidios de 90 y 73 por cada 100,000 habitantes, respectivamente. El Ministerio Público informó que para el año 2015 la cifra fue de 17,778 homicidios, es decir 58.1 por 100,000 habitantes, en contraste con los 27,875 asesinatos registrados por el OVV.

Otra crisis la genera el desabastecimiento de productos, con grandes filas que han dado lugar al incremento de la conflictividad. Se producen trifulcas y, según el informe, ya se registraron algunos muertos por discusiones en la ubicación de las “colas” donde se ha llegado al extremo de “alquilar” los turnos.

La exposición del Secretario advierte sobre la criminalización de las protestas y el acoso y encarcelamiento de opositores y las califica como “prácticas propias de un Estado opresor”. El 4 de abril de 2016, el Director Ejecutivo del Foro Penal Venezolano aseguró ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que hay 82 presos políticos en su país, y, sólo desde 2014, se han detenido 3,875 por motivos de la misma naturaleza.

En resumen, Luis Almagro, después de compilar la historia de varios años de transgresiones democráticas y quebrantos a los derechos fundamentales en Venezuela, de muertes y de abusos que llevan a la restricción de las ideas contrarias al régimen y de graves cortapisas al acceso a la información pública y a la equidad electoral,  concluye que existe una “alteración del orden constitucional democrático, derivado de una gradual, sostenida y sistemática erosión de la democracia”.

Sin importar el respaldo que el resto de naciones otorgue al actual Secretario General de la OEA, su informe quedará  asentado como el “manual de las peticiones del perfecto demócrata latinoamericano”.

Venezuela en Caos. De Cristina López

Cristina LópezCristina López, 6 junio 2016 / EDH

Venezuela está en caos. No, no está en caos “otra vez”. Tristemente, está en caos como siempre desde que el hurto y destrucción de las instituciones que decidieron llamar socialismo del siglo 21 se instaló con éxito, anulando del todo cualquier posible símil con una república democrática con separación de poderes e igualdad ante la ley. Se suponía que habría igualdad y, sin embargo, en Venezuela solo quienes aún tienen capacidades económicas se dan el lujo de comer los tres tiempos. El país petrolero que financiaba el esparcimiento cuasi imperialista del “buen vivir” de ALBA tiene entre manos una crisis humanitaria pues sus propios ciudadanos haciendo fila en supermercados, lidiando con la escasez de comida, medicamentos e intentando hacer vida normal con las limitaciones que imponen los cortes continuos de energía. Se lo dijo un taxista en tono amargo a un amigo que se encontraba de visita, ante la pregunta de cómo iba la vida por allá: “En Venezuela no se vive, se sobrevive”.

diario hoyY no es solo la falta de recursos económicos el problema que azota a los venezolanos. El enquistamiento de la clase política es igual de deprimente: quienes están en el poder han moldeado las instituciones de manera que la división de poderes solo existe en papel. Muchos acusan a la oposición (la de Capriles) de haberse acomodado al status quo y de seguirle cómodamente el juego al gobierno, esperando pacientemente su turno. Se diferencian de la “otra” oposición en que los otros están presos sin posibilidad de libertad o debido proceso, por no acomodarse.

Afortunadamente la OEA, que bajo José Miguel Insulza se había convertido en el “árbitro comprado” de Venezuela, aparentemente desempolvó la Carta Democrática y recordó su utilidad práctica pues el secretario Luis Almagro se ha vuelto un elocuente defensor de la democracia y los derechos humanos de los venezolanos. La semana pasada, Almagro sorprendió de manera positiva al proponer que se determine formalmente el cumplimiento de Venezuela con la Carta Democrática. Por supuesto que el paladín de la diplomacia, los buenos modales y los tratados multilaterales que conocemos como Nicolás Maduro, respondió de inmediato, dándole al secretario Almagro detalladas instrucciones de cómo tenía que enrollar la carta y proponiendo el lugar exacto donde almacenarla, demostrando que la democracia, la separación de poderes, y la institucionalidad le salen sobrando.

La respuesta de Maduro no ha sorprendido a nadie porque por desgracia, nos tiene ya acostumbrados. Lo de Venezuela se está volviendo el nuevo normal. Sus creativas maniobras para lidiar con quienes se le oponen — como la última, de acusar ante el Tribunal Supremo (que tiene bajo su dominio) a la directiva de la Asamblea de supuesta traición a la patria — se están convirtiendo en el mapa de ruta para sus gobiernos aliados y demás simpatizantes. Para demostrar su compromiso con la Carta Democrática y garantizar a sus ciudadanos su total rechazo a las maniobras ilegítimas del gobierno de Venezuela les compete al resto de naciones miembros de la OEA hacer eco de las palabras de Almagro.

@crislopezg

Las 8 recomendaciones de Luis Almagro para solventar la crisis política en Venezuela

Éstas-son-las-8-recomendaciones-de-Luis-Almagro-para-solventar-la-crisis-política-en-Venezuela

31 mayo 2016 / PRODAVINCI

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, solicitó una reunión “urgente” del Consejo Permanente de la organización para discutir la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela. En el apartado final del documento de 131 páginas, el ex canciller uruguayo realizó 8 recomendaciones a Venezuela, en virtud de que su función como Secretario General es velar por el cumplimiento de las normas interamericanas y “ser guardián de los principios rectores del sistema entre los cuales figuran el respeto a los derechos humano, la promoción y fortalecimiento de la democracia, y las relaciones de cooperación entre sus miembros”.

prodavinci

Tras realizar un análisis de la situación venezolana, Almagro concluye que “estamos ante alteraciones graves al orden democrático” y hace énfasis en que “nos expresamos también de manera clara contra cualquier posible golpe de Estado en Venezuela contra un gobierno legítimo o una intervención armada como las que ha denunciado la Canciller”. Luego de eso, se permitió realizar 8 recomendaciones que “procuran contribuir a una solución que, como dicho desde el primer momento, debe ser venezolana y entre venezolanos” y “devolver la normalidad” a algunas irregularidades expuestas durante el texto argumentativo. Para leer el comunicado íntegro haga click acá y si desea leer una versión resumida de los argumentos utilizados para la invocación de la Carta Democrática, haga click acá.

1. Referéndum Revocatorio. “Solicitamos la cabal aceptación e internalización por parte de gobierno, oposición, actores políticos y sociales así como de la comunidad internacional respecto a la realización en el año 2016 del referéndum revocatorio, de cuya realización depende la democracia en Venezuela.”

Sobre este mecanismo opinó que “es la solución política de Venezuela dado que, cuando el sistema político de un país está polarizado en extremo la única solución puede surgir de la decisión del soberano”. Agrega que “ningún procedimiento administrativo puede ser obstáculo a la decisión de la gente” y considera que el revocatorio pertenece al pueblo de Venezuela y  no al gobierno o la oposición.

2. “Solicitamos la liberación de todas las personas aún detenidas por razones políticas, conforme señalado en el presente informe.”

3. “Llamamos al Poder Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela y al Poder Legislativo de la República Bolivariana de Venezuela a resolver conjuntamente, conforme a sus competencias, de manera inmediata la situación de vulneración de los derechos básicos de la población como acceso a alimentos y servicios de salud.”

4. “Exhortamos al Poder Ejecutivo y Legislativo de la República Bolivariana de Venezuela a trabajar conjuntamente a fin de dar cumplimiento a la obligación del Estado de brindar estándares suficientes de seguridad a sus ciudadanos.

5. “Exhortamos al Poder Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela a eliminar toda forma de incumplimiento de los preceptos constitucionales y políticos respecto al equilibrio de poderes del Estado. Es ese sentido se solicita se detenga inmediatamente el ejercicio del bloqueo permanente del Poder Ejecutivo respecto de las leyes aprobadas por la Asamblea Nacional, así como asegurar la vigencia de las leyes que han sido aprobadas hasta ahora”.

6. “Solicitamos una nueva integración del TSJ para la cual deberán trabajar conjuntamente el poder Ejecutivo y el Poder Legislativo conforme a sus competencias dado que la actual integración está completamente viciada tanto en el procedimiento de designación como por la parcialidad política de prácticamente todos sus integrantes”

7. “Exhortamos la creación de un mecanismo independiente de combate a la corrupción integrado por expertos internacionales independientes apoyados en el sistema de Naciones Unidas (características CICIG) y/o OEA.

8. “Exhortamos a incorporar a la Comisión de la Verdad el apoyo técnico y la representación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”.

Los documentos oficiales de la OEA sobre su participación en el proceso de reducción de violencia y la tregua

El siguiente documento formaliza el acuerdo entre el gobierno de El Salvador y la Organización de Estados Americanos OEA sobre el monitoreo que est organismo multinacional ejercería sobre el proceso de reducción de violencia en El Salvador. Fue firmado en abril 2013, en Washington DC, en el despatcho del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza.

Anteriormente, en diciembre 2012, el presidente Mauricio Funes, en carta al Secretario General Insulza había nombrado al ministro de Justicia y Seguridad David Munguía Payés como contraparte del gobierno salvadoreño en esta cooperación con la OEA.

carta Funes a InsulzaEste acuerdo general desembocó en un acuerdo más detallado y tecnico:

Para operativizar la cooperación del gobierno salvadoreño y de la OEA con el proceso de reducción de la viooencia y la labor de los mediadores, se constituyó , en común acuerdo entre gobierno y OEA, un Comité Técnico, en el participaba por la OEA su Secretario de Seguridad Multidimensional Adam Blackwell, por el gobierno salvadoreño el ministro Munguía Payés, los dos mediadores monseñor Fabio Colindres y Raul Mijango, y como representantes de la Fundación Humanitaria Antonio Cabrales y Paolo Luers.