Paolo Lüers

Carta al ministro de Seguridad: No entienden nada. De Paolo Luers

Vea el comic “OSCURO” en estos links:
Primera entrega
Segunda entrega

24 noviembre 2018 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimado comisionado Ramírez Landaverde:
Gracias por el tip. Sin su intervención, tal vez nunca hubiera leído los comics del “Oscuro”. Cuando sus subalternos en San Vicente decomisaron miles de los folletos con el comic, y cuando usted salió en televisión denunciando que con estos artefactos están envenenando a los jóvenes con “apología” de la violencia y de las pandillas, pensé: Tienen que ser buenos estos comics…

Y cabal: Los amigos de FUNDE (la organización que los distribuye en colonias a los jóvenes en colonias “de alto riesgo”) me mandaron las 6 entregas de “Oscuro” – y son buenísimos. Pegan precisamente con el lenguaje que entienden los bichos. No los sermonean. Les hablan de situaciones que viven diariamente y los provocan a reflexionar sobre el círculo vicioso de la violencia.

Se nota que estos comics no son escritos específicamente para salvadoreños, usan términos que no son guanacos. Pero no importa, son escritos de gente que conocen el fenómenos de los barrios y sus pandillas, entienden la dinámica de las venganzas – entre pandillas y entre ellas y la policía. Son fenómenos casi universales. Y el arte, la literatura, cuando realmente es buena, los capta y los entiende – y cualquiera que vive esta realidad, sea en Los Angeles, en Filipinas, o en Soyapango.

Nunca he sido gran consumidor de comics, ni de chiquito, porque nunca sentí que sus figuras, héroes y villanos, tenían algo que ver con la realidad que vivía. Pero si fuera bicho hoy, pandillero o víctima de pandillas, viviendo en uno de los barrios marginales de El Salvador, los personajes de “Oscuro” me serían familiares – y sus historias me harían reflexionar. Esto es exactamente el propósito de estos comics, y por esto una fundación responsable como FUNDE los distribuye a los jóvenes. Todos hablan de prevención, cualquier proyecto caro y a lo mejor ineficiente navega con esta bandera, pero esta iniciativa de FUNDE realmente tiene alcances, porque llega a los jóvenes.

Y entonces, viene la policía, detecta los folletos, los abre, ve hombres tatuados y armados – y bingo: decomisan este veneno. Algún subcomisionado quiere saber más, comienza a leer. Y qué descaro: En el comic #2 cuentan la historia de una ejecución extrajudicial, una pareja de policías matan a un joven desarmado y persiguen a un testigo para matarlo antes de que les ponga el dedo. Esto es propaganda a favor de las pandillas. Alguien está contaminando a los jóvenes. Da la orden de buscar en todos los lugares donde se reúnen los bichos – y con su ejemplar eficiencia policial logran decomisar más de 7 mil folletos con historias del “Oscuro”.

Reportan el caso a la dirección de la PNC. Se informa al ministro de Seguridad. A Usted, comisionado Landaverde. Y ahí la farsa se vuelve patética. Ni el director Cotto ni usted, el ministro, entienden los comics. Comparten el criterio de sus agentes en San Vicente que ahí alguien está divulgando artefactos a favor de las pandillas y contra las autoridades. Usted sale en la tele: Contento de haber pegado otro golpe a la delincuencia. Denunciando a los sinvergüenza que divulgan tal horrorosos contenidos.
No voy a hablarle a usted que esta acción policial de decomisar folletos de contenido literario riñe con la libertad de expresión y de las artes. Obviamente no lo entiende, o le vale…

Le voy a hablar de lo que más me preocupa en este caso. Es evidente que ustedes (del agente destacado en algún pueblo, pasando por el subcomisionado de la delegación departamental y por el director general de la PNC, hasta llegar al ministro de Seguridad) no entienden estos comics. No entienden las historias que cuentan. No entienden los personajes, los malos y los buenos y sobre todos los que andan en la zona gris entre malos y buenos: los pandilleros que quieren salir del círculo vicioso de venganzas. Y si no lo entienden en el comic, es porque no lo entienden en el mundo real, en los barrios donde entran para poner orden.

Y si no entienden la realidad que los jóvenes viven, sus miedos, las presiones que viven tanto por parte de las pandillas como de la policía, están condenados a fracasar. Y esto es exactamente lo que está pasando. Qué triste…

Saludos,

 

Anuncios

Telegramas de fin de año a políticos y funcionarios: Ya sé que nunca contestan. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 22 diciembre 2016 / EDH

Casa Presidencial: Recuérdense, hoy jueves 22 vence el plazo que les dio la sentencia del Instituto de Acceso a la Información Pública para decirme cuánto cuesta el (ir)reality show del Buen Vivir.

Fiscal General: ¿Disculpe, pero hay investigación contra Herbert Saca y Mecafé, o solamente allanaron para buscar pruebas contra Tony Saca y Mauricio Funes? ¿O ya son testigos criteriados?

Presidente: No tiene que esperar hasta el 24 para dar a los alcaldes el FODES. No es regalo de navidad. Es su deber pagarlo mes a mes.

Sala Constitucional: ¿No van a sacar la sentencia que nos devuelve el derecho de libremente circular por todos los carriles de la Juan Pablo y del Bulevar del Ejército?

Magistrado Rodolfo González: No es el ejército que los está amenazando. Es el FMLN.

Mauricio Landaverde: ¿En el Ministerio de Justicia hay alguien que ha estudiado Derecho? Si hay, que le explique que es inconstitucional su decreto de negarle a miles de privados de libertad, de manera absoluta, el derecho al sol, independientemente de su comportamiento individual.

Ministro Carlos Cáceres: ¿Va a renunciar o se queda – o es sólo un berrinche que todos los fines de año repite?

Mauricio Interiano: Usted habla mucho del rumbo que no tiene el gobierno del FMLN. Es tiempo que defina cuál es el rumbo que ARENA quiere dar al país.

Arzobispo: No es necesario que cada domingo aproveche su investidura para dar su opinión sobre política, economía, seguridad. Tampoco quiere que los ministros, generales y empresarios emitan juicios teológicos.

ANEP: No es en la Corte Suprema que van a arreglar el problema del salario mínimo. Es negociando con los sindicatos. Luego le cuentan al gobierno lo acordado.

Hugo Martínez: Si el presidente no quiere hablar de Siria, ¿qué tal que usted como canciller hable claro sobre el genocidio en Alepo y la participación de Rusia?

ARENA: Si el gobierno del FMLN no presenta un presupuesto como la Constitución manda, ¿por qué no lo hacen ustedes? No es su responsabilidad, pero alguien lo tiene que hacer. Los números están sobre la mesa.

Presidente de CEL: Permítame una entrevista para explicarme cómo los proyectos El Chaparral y Ampliación de la 5 de Noviembre serán rentables para el país, a pesar de la explosión de su costos.

Presidente de CEPA: Ya parece inútil la pregunta, ¿pero cuántos años más pasará el Puerto de La Unión sin funcionar? Ya son 8.

Ya sé que nunca contestan, pero no voy a dejar de preguntar. Felices fiestas .

44298-firma-paolo

Carta a trabajadores y empresarios: No se dejen manipular. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 17 diciembre 2016 / EDH

Estimados amigos:
Vamos mal en el pleito sobre el salario mínimo. El mínimo que necesitan ganar los trabajadores en las distintas ramas -agricultura, industria, maquila, comercio, servicios- no lo debe dictar el gobierno, sino ustedes: trabajadores y patrones. Es difícil, pero se puede, se hace en muchos países. Es la única manera de evitar que los gobiernos de turno jueguen con los más sentidos intereses de ambos: la necesidad de los trabajadores de un sueldo digno que les permite sostener su familia; y la necesidad de las empresas de ser productivas y rentables.

diario hoyPrecisamente esto está haciendo el gobierno del FMLN. Aprovechando la poca institucionalidad de los sindicatos, lograron manipular la elección de sus representantes en el Consejo del Salario Mínimo. E inmediatamente pusieron a este Consejo manipulado, en el cual ni siquiera como gobierno deberían tener voto, a sacar un acuerdo para aumentar los salarios mínimos a espalda de los empleadores. Resultado: Poner a los dos factores de la productividad del país -trabajadores y empresarios- a pelear entre ellos. Obviamente esto es parte central de su campaña electoral: quitarse la presión de los trabajadores y ponerlos en conflicto con el sector privado.

La exigencia de ustedes, los trabajadores, a que desaparezcan los salarios de hambre, son legítimas. Es un grave error de las gremiales empresariales de defender estos salarios y cerrarse a un aumento. De todos modos, muchas empresas líder pagan mucho más que el salario mínimo miserable.

Pero igual es legítima la preocupación de muchos empleadores, sobre todo los medianos y pequeños en ramas con poca productividad y poca capacidad de inversión, por la rentabilidad de sus empresas y la seguridad de los puestos de trabajo que han creado.

Por esto la manera como elevar el salario mínimo tiene que ser resultado de acuerdos entre trabajadores y empresarios, no de imposiciones del gobierno y sus intereses electorales. Los empresarios conocen las necesidades de sus empleados, y los trabajadores entienden perfectamente las limitaciones de sus empresas. De una negociación entre ambos, sin interferencia del gobierno y sobre todo del partido FMLN, tiene que surgir la solución que no pone en peligro la economía familiar de unos, pero tampoco la economía empresarial de los otros.

Pero ambas economías -la familiar de los trabajadores, como la empresarial de los patrones- no dependen solamente de los salario mínimos. Dependen de un montón de cargas que agravan a ambos, trabajadores y empresas: los nuevos impuestos que impusieron los gobiernos del FMLN; los costos de seguridad, debido a que el gobierno no cumple su función de garantizar la paz social; costos adicionales en transporte, salud y educación, porque los servicios públicos no sirven. Las empresas, además, cargan con altísimos costos de energía, debido al fracaso de la política energética de los últimos tres gobiernos.

Juntos empresarios y trabajadores deberían retar al gobierno a reducir estas cargas adicionales, tanto a los trabajadores como a las empresas. Si las empresas no tuvieran que cargar con tanto impuesto, costos de energía tan elevados, y con los inmensos costos directos e indirectos de seguridad, perfectamente podrían pagar salarios más altos sin poner en riesgo su rentabilidad y su capacidad de inversión.

En vez de caer en la trampa del gobierno de querer poner a pelear, de aquí a las elecciones, a los trabajadores contra los empresarios, ambos sectores deberían ponerse acuerdo de cómo obligar al gobierno a crear las condiciones para que nuestra economía, sus empresas y fuerza laboral adquieran más productividad – y en consecuencia mejores empleos con mejores salarios.

Nadie debe estar condenado de vivir con salarios que no cubren la canasta básica. Mucho menos cuando al mismo tiempo tienen que gastar todos los días horas extra en el transporte y dinero extra en la educación, la salud y la seguridad que el gobierno no garantiza. Pero tampoco las empresas más débiles deberían verse obligados a despedir gente o incluso cerrar, por decisiones y condiciones desfavorables que el gobierno impone.

Sólo si trabajadores y empresarios encuentran acuerdos racionales, nuestra economía puede volver a desplegar su potencial. Olvídense del gobierno y de la política y comiencen una concertación directa.

Saludos,

44298-firma-paolo

Carta a la ‘mesa fiscal’: Aprobar préstamos tiene que ser el último paso y formar parte del presupuesto. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 10 diciembre 2016 / EDH

Estimados negociadores:
El tema central que tienen sobre la mesa es el presupuesto para el año 2017. Si de esta negociación no sale un presupuesto completo, realista y financiado, cualquier otra cosa que discutan es paja.

Cuando el dinero no alcanza para todo, no se puede establecer un presupuesto sin antes definir las prioridades. Los gastos –y el eventual endeudamiento- tienen que responder a decisiones políticas sobre los problemas prioritarios del país. Si el gobierno tiene mal las prioridades, diario hoyel presupuesto que presenta lo va a reflejar. Y si el gobierno no tiene los votos necesarios para aprobar el presupuesto y los préstamos necesarios para equilibrarlo, tiene que negociar con la oposición. Y esta negociación, que actualmente se refleja en la ‘mesa fiscal’, no tiene ningún sentido si el gobierno no está dispuesto a discutir y modificar la prioridades.

¿Cómo se construye un presupuesto, no desde la lógica del gobierno, sino desde la lógica democrática-legislativa?

En una columna se ponen todos los gastos e inversiones que se quieren hacer, correspondiendo no simplemente a las prioridades del gobierno de turno y sus intereses políticos-electorales, sino también tomando en cuenta que estas prioridades requieren de mayoría legislativa. Porque no es una cosa simbólica que el final el presupuesto tiene que ser aprobado por la Asamblea. Es real.

De este ejercicio sale una suma X.

En la otra columna se ponen todos los ingresos que el Estado va a percibir el año entrante. Con cálculos realistas que convencen a todos los participantes, por lo menos a una mayoría legislativa.

De este ejercicio sale una suma Y.

En el caso de nuestro país, obviamente la suma X (egresos) va a superar la suma Y (ingresos). Esto es el déficit que hay que cubrir.

Supongamos que se cumplió el primer mandate de la Constitución en materia del presupuesto: que esté completo y verídico.

Entonces, el siguiente paso que manda la Constitución es: equilibrar el presupuesto. Para hacer esto, la ‘mesa fiscal’ tiene que revisar cuáles de esos egresos se pueden eliminar o reducir. Otra vez esto será una discusión sobre prioridades, pero también un ejercicio técnico, o sea una revisión exhaustiva de la eficiencia del Estado.

Una vez agotadas la posibilidades de reducir los egresos, cortando grasa, eliminando gastos superfluos, reduciendo gastos no prioritarios, saldrá una suma X2.

Revisando también las posibilidades de mejorar la eficiencia de la recaudación, o llegando a acuerdos de introducir nuevos impuestos o aumento de los existentes, saldrá una nueva suma Y2 de ingresos.

Seguramente, todavía habrá un déficit, pero será menor. Este déficit hay que cubrirlo con préstamos. Se define el monto del endeudamiento adicional necesario para equilibrar el presupuesto – y ojo: esto forma parte del presupuesto.

Al final se tendrá un presupuesto que refleja prioridades políticas que pueden ser asumidas por una mayoría legislativa calificada, en concreto por 56 diputados, porque el presupuesto incluye endeudamiento. Por esto existe esta ‘mesa fiscal’ entre FMLN y ARENA: para facilitar una mayoría calificada que solo es posible si ambos partidos grandes llegan a un acuerdo.

Además se cumplirá el mandato constitucional que el presupuesto sea equilibrado, aunque con nuevos préstamos; y que sea completo y verídico, no una lista de supuestos, obviaciones y mentiras.

¿Por qué es importante definir, paso por paso, los procedimientos? Porque el gobierno solo quiere que la ‘mesa fiscal’ autorice los préstamos. Pero definir y autorizar préstamos tiene que ser, por lógica, el último paso. Voy a citar nuevamente la comparación genial de mi colega Manuel Hinds: “Primero hay que parar la hemorragia, y al final poner la sangre que sea necesaria. Pregunten a cualquier neurocirujano.” No se puede hacer al revés.

Solo si la ‘mesa fiscal’ opera de esta manera, aplicando criterios políticos (priorización) y técnicos (eficiencia del gasto y de la recaudación), y si además fortalece los mecanismos de control, podemos salir de esta crisis fiscal. Y si esto no sale antes de fin de año, no importa, con tal que salga bien. Lo que no se puede hacer: Aprobar un presupuesto mentiroso con 43 votos, y luego pedir que la oposición aprueba préstamos para equilibrarlo.

Hagan su trabajo, ambos gobierno y oposición. Saludos,

44298-firma-paolo

 

Carta a los alcaldes: No se dejen ahogar por el gobierno. De Paolo Luers

paolo luers caricatura

Paolo Luers, 6 octubre 2016 / EDH

Estimados alcaldes:
El gobierno está ahogando a los municipios. Tiene dos meses de no transferirles el FODES. Ustedes no solo tienen el derecho, sino el deber constitucional de no permitir que esto siga pasando.

diario hoyEl FODES no es una dádiva que el gobierno central da generosamente a las alcaldías municipales. Tampoco es un subsidio. Es una obligación. Es la parte de los ingresos del Estado que por ley corresponde a los municipios, para satisfacer las necesidades de los ciudadanos. Muchos municipios dependen de este fondo para poder cumplir sus funciones y obligaciones ante la población. Estamos hablando de 29 millones cada mes, que no son fondos del gobierno central, sino de los municipios. El ministerio de Hacienda solo administra este dinero, con el único fin de transferirlo, mes a mes, a las alcaldías.

Entonces, este ingreso de las alcaldías no puede depender de la buena voluntad del gobierno central, ni de la definición coyuntural de prioridades que define el presidente (o quien sea que en este gobierno defina prioridades) – es una transferencia obligatoria. Estos fondos el gobierno central no los puede usar para otros fines.

Lo que surge a partir del impago del gobierno, no hay que verlo como un conflicto entre gobierno y oposición, es un conflicto entre gobierno central y gobiernos locales. Para poder cumplir sus responsabilidades, todos los alcaldes, independiente de su afiliación partidaria, deben tomar acciones para obligar al gobierno a cumplir. Los habitantes de los municipios gobernados por alcaldes del FMLN están igualmente afectados por el impago del gobierno que los que tienen alcaldes de GANA, del PCN, del PDC y de ARENA. Tienen los mismos derechos, incluyendo el derecho de exigir a sus alcaldes a que exijan al gobierno central los 29 millones mensuales.

Mucho hablan del peligro que el gobierno caiga en impago. Pues, ya cayó, y los fregados son ustedes y sus municipios. No acepten las excusas del gobierno. No es la Sala de lo Constitucional, no es la Asamblea Legislativa, no es la oposición política, no es la ANEP que están reteniendo ilegalmente el FODES, es el gobierno.

Están ejecutando mal el presupuesto, porque en el presupuesto aprobado por la Asamblea sí están previstos los fondos que a ustedes corresponden. Es parte del desorden de un gobierno que no presenta presupuestos reales – y por esto siempre en la segunda mitad del año comienza a incumplir sus obligaciones.

Si todos los alcaldes del país se paran al gobierno para exigir lo que les corresponde, el gobierno no podrá resistir. Imagínense una marcha, desde los 262 municipios, sobre la capital. Si ustedes, señores alcaldes, se dejan dividir por mal entendida disciplina partidaria, se hacen cómplices del grave daño a la población que los eligió.

Saludos,

44298-firma-paolo

Carta a los Estados Unidos: No boten con una mano lo que construyen con la otra. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 20 septiembre 2016 / EDH

Estimada señora embajadora, que representa el gobierno y pueblo de Estados Unidos:
Hasta el 7 de agosto de este año, la administración Obama había deportado 11,520 ciudadanos salvadoreños. Si esta tendencia se mantiene igual, al final del año serán unos 17,280 salvadoreños deportados por el gobierno de Estados Unidos.

El monto, que en el marco de Fomilenio II el gobierno de Estados Unidos pone a disposición de El Salvador, es de $277 millones. El objetivo central de Estados Unidos para esta donación es que en El Salvador se crean condiciones para que los salvadoreños no se vean obligados a emigrar ilegalmente a Estados Unidos.

diario hoyO sea, Estados Unidos nos paga $16,030 por cada deportado, para que nosotros podamos combatir las causas socioeconómicas y de inseguridad que provocan la migración. Falso: los fondos de Fomilenio II corresponden a 5 años, y en cinco años, si las políticas migratorias de Estados Unidos no cambian, este país deportará unos 86,400 salvadoreños. Habría que dividir los $277 millones del Fomilenio II entre 86,400 para saber cuánto Estados Unidos nos paga por cada deportado: resulta que son unos miserables $3206. Este es el monto que vía Fomilenio II, en el transcurso de 5 años, Estados Unidos está dispuesto a aportar para que resolvamos los problemas del país. Para no decir: la cuota por cabeza que nos dan por cada deportado, porque esto suena muy feo.

Estoy claro que esta matemática no es realista. Estados Unidos hace, aparte del Fomilenio II, otras importantes contribuciones a nuestro desarrollo: mediante el Asocio por el Crecimiento, el Plan de Prosperidad para el Triángulo Norte, CARSI (Central American Regional Security Initiative- Iniciativa Regional de Seguridad para Centroamérica) y la AID. Es muy difícil estipular en cuánto aporte financiero para El Salvador se traducen todas estas loables iniciativas. Pero incluso si duplicamos el monto de Fomilenio II, llegaríamos a unos $554 millones en el transcurso de 5 años. Esto correspondería a $6,412 por cada ciudadano salvadoreño que Estados Unidos deporta.

¿Alguien cree que con $6,412 por cabeza de deportado El Salvador podrá resolver los problemas de desempleo, falta de crecimiento económico, inseguridad y debilidad institucional que supuestamente están provocando las olas de emigración? Sobre todo cuando restemos de estos ingresos las remesas que estos 17 mil salvadoreños mandarían a El Salvador si no fueran deportados, y los costos sociales que nos causa su reintegración en el país, y nuestra incapacidad de reinsertarlos adecuadamente.

No estoy haciendo esta matemática para argumentar contra los proyectos de apoyo que nos brindan los Estados Unidos de América. Bien ejecutados, podrían hacer un valioso aporte y provocar un mejor clima de inversión, seguridad pública y seguridad jurídica que a la vez se puede traducir en lo que todos deseamos y necesitamos: más y sostenido crecimiento económico.

Mi argumento es otro: Estos programas de desarrollo no van a tener el éxito deseado, mientras no estén acompañados por una profunda reforma migratoria en Estados Unidos. Mientras entre Estados Unidos y Centroamérica tengamos libre movimiento de capitales y productos, pero al mismo tiempo (literalmente) muros de contención y leyes represivas contra el libre movimiento de personas y de la mano de obra, el desarrollo deseado no se va a dar. La mano de obra de inmigrantes, incluyendo los 3 millones de salvadoreños, no causa daños o costos a Estados Unidos, sino por lo contrario aporta al desarrollo de ambos, Estados Unidos y los países de origen.

Los países centroamericanos necesitan de Estados Unidos políticas de apoyo a su desarrollo, pero al mismo tiempo políticas que faciliten y regulen el componente olvidado de la globalización: integrar también el mercado laboral, no solo el mercado de capitales y del comercio.

No es casualidad que este tema esté en el centro del debate político y electoral de Estados Unidos. El nuevo aislacionismo que predica Donald Trump no sólo va contra la migración, sino al mismo tiempo contra el libre comercio. Tal vez Trump sea el único que realmente ha entendido que los dos están relacionados y no deben verse separados. Solo que saca la conclusión equivocada: cortar ambos, migración y libre comercio.

Espero que estas reflexiones necesarias abonen al debate entre dos países amigos. Con todo respeto,

44298-firma-paolo

La diferencia entre asilo político y santuario para maleantes. De Paolo Luers

paolo

Paolo Luers, sin barba gracias a Mauricio Funes

Paolo Luers, 16 septiembre 2016 / EDH-Observadores

Daniel Ortega y Mauricio Funes se están paseando en una institución muy noble: el asilo político que países democráticos conceden a los perseguidos por regímenes autoritarios y represivos.

El asilo político tiene una honrosa tradición en América Latina. Costa Rica acogió a los nicaragüenses perseguidos por Somoza, a los chilenos expatriados por Pinochet, a los argentinos reprimidos por la junta militar – y a nuestros hermanos salvadoreños que huían de escuadrones de la muerte: Rubén Zamora, don Fabio Castillo, Manuel Ungo entre ellos. Lo mejor de la historia de México y Venezuela está relacionado con los republicanos españoles que llegaron a estos países luego del triunfo de Franco; y con los miles de intelectuales del Cono Sur que acogieron en los años de las dictaduras militares.

observadorFrancia y Checoslovaquia dieron generosamente asilo político a intelectuales, artistas y científicos antifascistas que tuvieron que salir de Alemania y Austria – y cuando Hitler ocupó estos países, fueron acogidos por Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá, donde hicieron extraordinarios aportes a la cultura y academia. El cine de Hollywood tuvo un extraordinario auge con la llegada de profesionales y artistas que huían de la barbarie nazi. Igual la ciencia, la literatura, el teatro, la medicina…

La historia del asilo político es a la vez historia del intercambio cultural, de la globalización del pensamiento, de la libertad de expresión y de las universalidad de las artes.

Funes en Managua

Funes en Managua

La figura del asilo político de Mauricio Funes bajo las faldas del clan Ortega es un insulto para los perseguidos políticos que tuvieron que salir al exilio, pero igualmente para los gobiernos y sociedades que los acogieron. Es un insulto para los esfuerzos extraordinarios que líderes como Angela Merkel, pagando un gran costo político, están haciendo hoy en día, abriendo las fronteras de Alemania para los refugiados de países destruidos por guerras y terrorismo, como Siria o Afganistán.

Lo que Funes consiguió en Nicaragua no es asilo político, de ninguna manera. Es otra cosa: es santuario o ‘safe heaven’, que repúblicas bananeras y dictaduras siempre han otorgado a maleantes, mafiosos, ex dictadores, y terroristas.

La Cuba de Batista acogió a capos de la mafia y de otras organizaciones del crimen organizado perseguidos por la justicia en Estados Unidos: Mayer Lanski y Lucky Luciano solo son los más prominentes.

La Cuba de Castro echó a la mafia, pero dio santuario a la ETA y narcos latinoamericanos. En la Libia de Gadafi encontraron protección y apoyo asesinos como Carlos “El Chacal” y Idi Amin, ex dictador de Uganda.

Los jefes de los carteles colombianos encontraron santuario en la Panamá de Noriega y en la Nicaragua sandinista.

Es en esta macabra tradición que Mauricio Funes se enmarcó cuando decidió ‘asilarse’ en Nicaragua – no en la noble tradición de los luchadores por la democracia que tuvieron que salir de sus patrias y encontraron asilo político en las sociedades abiertas de la Venezuela pre chavista, en Costa Rica, en México y en España.

A diferencia de los asilados que dieron aportes intelectuales, profesionales y creativos a los países que los acogieron, Mauricio Funes no va a aportar nada a Nicaragua. ¿Qué bueno va a contribuir Funes a Nicaragua con la tal ‘consultoría profesional’ que dice ejercer en Managua? ¿Qué conocimientos y cualidades tiene Mauricio Funes, aparte de retórica izquierdosa combinada con dotes de vividor? La única cosa donde puede contribuir es en el mafioso y mentiroso imperio mediático de la familia Ortega. Se merecen mutuamente.