Maduro

¿Es posible saber lo que pasa realmente en Venezuela? De Alberto Barrera Tyszka

Una mujer ondea la bandera de Venezuela desde una ventana en Caracas, el 12 de marzo de 2019. Credit Ronaldo Schemidt/Agence France-Presse — Getty Images
ALBERTO BARRERA TYSZKA, GUIONISTA, ESCRITOR Y COLUMNISTA VENEZOLANO

17 marzo 2019 / THE NEW YORK TIMES

CIUDAD DE MÉXICO — Ocurre con frecuencia: más de una vez me he encontrado en el trance de estar frente a un desconocido que, al saber que soy venezolano, me pregunta: “¿Es cierto todo lo que está pasando allá?”. La duda siempre me sorprende. Uno de los obstáculos fundamentales para poder analizar lo que sucede en Venezuela es la verdad. Siempre hay más de una, queriendo imponerse como única, inapelable, cargada de la más honesta emoción. Estuve en Caracas el fin de año y durante casi todo el mes de enero. Dentro del país no hay mucho lugar para las dudas. La verdad es una experiencia física. La miseria y el hambre no tienen matices. La confusión comienza cuando esa verdad se transforma en noticia.

El pasado 23 de febrero, en la mitad de uno de los puentes que cruza la frontera entre Colombia y Venezuela, un camión cargado de ayuda humanitaria ardió en llamas. Esta imagen, en sí misma, ya era una información inflamable. Se trataba de uno de los vehículos que la oposición trataba de ingresar al país. Rápidamente, las redes sociales también se incendiaron. Era muy difícil no contagiarse. De lado y lado cruzaron acusaciones. Anatoly Kurmanaev, corresponsal de The New York Times con mucha experiencia en Venezuela, señaló muy temprano la complejidad del caso: destacó las dos versiones que se manejaban y alertó sobre la necesidad de “hacer más esfuerzo para averiguar qué pasó exactamente con los camiones, dado el significado que las imágenes de la ayuda en llamas adquirirán en los próximos días”.

Tras días de indagación y cotejo de las diferentes informaciones, el Times publicó un serio trabajo donde demuestra que el origen del incendio no estuvo en las fuerzas de choque de Maduro, sino en los manifestantes que estaban en el lado de la oposición. Las redes sociales volvieron a echar humo. En rigor, el reportaje ponía en entredicho las dos verdades oficializadas de lo ocurrido, la del madurismo y la de la oposición, y ofrecía una tercera alternativa, aferrada a los hechos, que señalaba que el incendio se había producido debido al desprendimiento accidental de una mecha de las bombas molotov que los manifestantes de la oposición lanzaban hacia las barricadas del régimen de Maduro. La realidad fue tan simple como incómoda. Pero en contextos tan erizados emocionalmente hay que saber y poder discernir entre la verdad de la vehemencia y la verdad de la investigación periodística.

Pero eso a veces no resulta tan fácil. Hace unos días, el periodista estadounidense Max Blumenthal filmó para The Grayzone un video de sí mismo paseando por un supermercado de Caracas, para mostrar los estantes llenos de variados productos. Blumenthal hizo incluso malabarismos con varias frutas, como queriéndose burlar un poco de quienes denuncian escasez en el país y aseguró que el verdadero problema era la hiperinflación causada por la elite capitalista de Venezuela. En esos mismos días, el periodista argentino Joaquín Sánchez Mariño también colgó en la red otro video, en el que mostraba otro hipermercado en la misma ciudad, donde los anaqueles estaban llenos… pero de un único producto. El desabastecimiento en el local era contundente. ¿Alguno estaba mintiendo u ofreciendo una visión distorsionada, demasiado recortada, de una realidad más amplia? ¿En cuál de los dos se podía confiar?

A la izquierda, Juan Guaidó, el 12 de marzo en Caracas; a la derecha, Nicolás Maduro el 11 de marzo en Caracas Credit Carlos Jasso/Reuters; Reuters

Mientras la oposición realizaba una campaña de denuncia, de petición de apoyo y de recolección de fondos, para enfrentar una enorme crisis humanitaria en el país, el gobierno de Nicolás Maduro enviaba un barco con 100 toneladas de ayuda humanitaria a Cuba como apoyo a las víctimas de un tornado que provocó destrozos en varios barrios de La Habana a fines de enero. ¿Cómo pueden convivir dos versiones tan opuestas de la realidad en un mismo mapa y en un mismo tiempo? ¿A quién se le debe creer?

La crisis que viene escalando desde comienzos de este año ha puesto de relieve el problema de opacidad que envuelve a la sociedad venezolana. Con frecuencia, lo que aparece en las noticias es y no es Venezuela. Por ejemplo, desde 2018 están activados en el país dos de los fondos humanitarios más importantes del planeta: el Fondo de Gestión de Emergencias (CERF, por su sigla en inglés) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y los de la Comisión Europea (ECHO). Ambos fondos han trabajado con varias organizaciones de la sociedad civil y son un apoyo en medio de la crisis, aunque, obviamente, son insuficientes. Este es, sin embargo, un dato que se conoce poco.

La oposición evita mencionarlo porque su discurso está centrado en atacar la negativa oficial a permitir la ayuda internacional en el país. Y el gobierno no lo reconoce públicamente porque no está dispuesto a aceptar que existe una crisis, porque no desea admitir su fracaso. Todo es y no es cierto completamente. Todo siempre puede ser o pudo haber sido. Mientras, la realidad se vuelve cada vez más urgente. Las proyecciones de la ONU sostienen que este año la migración venezolana alcanzará los 5,3 millones de personas.

Con el apagón que en estos días dejó a oscuras por más de cien horas al país ocurre lo mismo. Para el mundo exterior puede ser atractiva la verdad que remite a una conspiración imperialista. Pero no es la primera vez que Nicolás Maduro denuncia un sabotaje en el sector energético. En septiembre de 2013, tras un apagón en varias regiones del país, aseguró que la “derecha” pretendía dar un “golpe eléctrico”. En 2015, el propio Maduro creó el Estado Mayor Eléctrico, una instancia para manejar de manera directa y prioritaria el problema de la electricidad en el país. En 2016, una rigurosa investigación de la periodista Fabiola Zerpa ya anunciaba un posible colapso del suministro de energía en Venezuela. Nada de esto, sin embargo, está en la verdad que distribuye el oficialismo por el mundo. Maduro denuncia un “golpe electromagnético” pero no ofrece ninguna prueba. Como si el solo relato de la conspiración pudiera, en sí mismo, ser la evidencia de la conspiración. No hay más nada que investigar. La historia es un videojuego.

A la izquierda, un supermercado saqueado el 14 de marzo en Maracaibo; a la derecha, un local de frutas el mismo día en Caracas Credit Meridith Kohut para The New York Times; Iván Alvarado/Reuters

El chavismo insiste en decir que existe un “cerco mediático”, denuncia la creación de un “país paralelo” e invita a todo el mundo a conocer “la Venezuela de verdad”. En lo que casi parece una invitación a la psicosis colectiva, Maduro en medio de la crisis ha prometido que invertirá 1000 millones de euros en obras de ornato, en la “Misión Venezuela Bella”. Todo se trata de lo mismo: un ejercicio del poder cuya principal tarea es sembrar dudas sobre lo que es o no es real. Es una maniobra perversa, deliberada, para promover lo que en psicoanálisis se conoce como un mecanismo psíquico de “ataque a la percepción” de la realidad.

Mi vecino en Ciudad de México, al saber que estuve en Venezuela recientemente, me pregunta con genuina intriga: “Y todo eso que sale por la tele, ¿es cierto?”.

Creo que es necesario contrastar cualquier noticia, dudar de aquello que fácilmente refuerza nuestros sesgos personales. Existen medios independientes como Efecto Cocuyo, Armando.info, Runrunes, El Pitazo, Crónica Uno, Tal Cual, Correo del Caroní, entre otros, que están comprometidos con el periodismo de calidad y que son una referencia imprescindible a la hora de informarse. Pero también es necesario hacer una gran campaña contra la institucionalización del engaño. La posverdad debería ser considerada un crimen. Es otra cruda forma de violencia. El ruido delirante de un poder que solo busca confundir, que solo pretende borrar a sus víctimas.

Hora de irse, Nicolás. De Enrique Ochoa Antich

Enrique Ochoa Antich, político y escritor venezolano.

12 marzo 2019 / TAL CUAL

A ver, Nicolás: Hablemos de tú a tú.

Allá por los remotos años 90, al centro de sangrientos hechos históricos como el 27F y el 4F, compartimos luchas cuya memoria aún reivindico: la defensa de los derechos humanos, la causa de la justicia social, el sueño posible de una patria de libres y de iguales. Te recibí en mi oficina de diputado al Congreso de la República, ¿recuerdas?, atendiendo denuncias y organizando el resguardo de algunos perseguidos.

No pude compartir contigo y los tuyos el apoyo a la candidatura de Hugo Chávez porque resentía su temperamento autoritario y militarista y, como se lo dije a él mismo cuando a finales de 1997 me invitó a sumarme a sus huestes, porque, socialista liberal yo, creía en la economía de mercado y él no. Increíble poder decirlo ahora, más de veinte años después, cuando parece suficientemente probado que la atrofia estatista y centralista es lo que ha causado la devastación del aparato productivo nacional y el hambre y la pobreza que hoy padecen las grandes mayorías nacionales.

Al final, vamos a decirlo así, te sacaste la lotería: la designación a dedo de un caudillo moribundo, te hizo presidente de la república

Adversando entonces, como adverso hoy, la naturaleza más fascista que comunista del proyecto político de eso que por comodidad podemos llamar chavismo-madurismo, quiero contarte que iniciado tu gobierno allá por 2013, tuve sin embargo la esperanza de que serías capaz de rectificar.

Por familia, conocí desde niño la crónica sorprendente del proceso de transición que condujo de Gómez a López y de éste a Medina, es decir, del andinismo a la democracia, o, con perdón de mis paisanos, de la barbarie a la civilización. Entendía que por gratitud e interés, quisieses ser leal a la figura de tu paredro, pero entonces pensaba en los chinos: Deng, en su tercer ascenso al poder, logró darle un golpe de timón a la nave comunista, admitiendo que funcionaran las leyes del mercado para conseguir el desarrollo impetuoso de las fuerzas productivas (lo que en tres décadas hizo de China la segunda potencia económica del planeta en trance de ser la primera y sacó de la pobreza a centenares de millones de chinos), y lo hizo sin necesidad de descolgar la gigante imagen de Mao que pende desde el portal de la Ciudad Prohibida sobre la desmedida explanada de la plaza Tien An Men.

Dijo, si no recuerdo mal, con absoluta y ruda claridad, que Mao había acertado en un 70 % de sus ideas (algo, por supuesto, totalmente discutible) pero que se había equivocado en un 30 %: rectificar ese 30 % bastó para transformar la historia de ese milenario país… y del mundo. Tú pudiste hacer algo parecido respecto de Chávez pero, no sé si por una lealtad mal entendida o si por incapacidad simple y rampante, te refugiaste en la memoria de un fantasma para justificar tus errores.

En fin, Nicolás, tu decisión fue sumirte en la profundización de lo que me gusta llamar los seis ismos fatales de Chávez: caudillismo, autoritarismo, centralismo, militarismo, estatismo y populismo. Veamos

Ante el avance democrático, por métodos pacíficos y constitucionales de las fuerzas opositoras, en vez de admitir la posibilidad de la alternabilidad republicana, de dejar que operaran los dispositivos que contiene la Constitución que tú mismo ayudaste a redactar, escogiste el desbarrancadero del autoritarismo, echando mano de prácticas dictatorialistas y proto-totalitarias, inventando un caudillismo ahora disminuido, atrincherándote tras las bayonetas del militarismo heredado.

Derrotados en 2015 de modo palmario en las elecciones parlamentarias, tú y tus conmilitones resolvieron intervenir, entre gallos y media noche, al TSJ cuyos magistraturas vencidas debieron haber sido designadas por la nueva AN. Ya ese acto anunciaba la tormenta que se avecinaba.

No voy a negarte que el talante revanchista y clasista de cierta oposición que, como otras veces, al sentirse vencedora, se fue de bruces seducida por el espejismo del “todo o nada”, extremó y escaló el viejo conflicto. Sé que la violencia callejera propiciada por algunos sectores “salidistas”/extremistas de la oposición, bloqueó, comprometió, boicoteó el camino de diálogo, negociación, acuerdo y elecciones que debimos haber transitado. Y me consta que también esa oposición, y no sólo el gobierno, tiene mucho de culpa en el fracaso de las conversaciones que se entablaron en esos años.

Pero está claro que siempre, siempre, los gobiernos tienen la primera responsabilidad. Como tanto se te pidió, pudiste y podrías aún hoy actuar con magnanimidad frente a esa vergüenza que son para tu gobierno la existencia de centenares de presos políticos o rehabilitar a partidos y políticos a los que ilegalmente se les ha confiscado sus derechos en un acto supremo de abuso de poder. Pero no lo hiciste.

No se puede, Nicolás, arrinconar a los adversarios impunemente. La crispación de hoy tiene un origen primario: el ejercicio dictatorialista del poder que ha caracterizado tu presidencia

¿Creías que podías: abusar de todos los recursos del Estado para ganar la presidencia, instrumentalizar al TSJ, acosar a la AN y arrebatarle por la vía de los hechos sus competencias, convocar una Constituyente a tu medida sin consultar la soberanía popular y sin consenso con los opositores, reprimir las protestas ciudadanas, y que no habría consecuencias? Bueno, aquí tienes los resultados: un país encendido por sus cuatro costados, resentido, iracundo, que no te dejará gobernar en paz.

Pudiste en 2014 escuchar las recomendaciones que una y otra vez te hicimos muchos venezolanos, unos desde el chavismo disidente, otros desde la oposición clásica, en el sentido de rectificar el demencial rumbo que llevaba el proceso económico nacional. ¿No crees que es hora de que reconozcas que fracasaste a este respecto? Te empeñaste en viejos dogmas más que superados por la historia. Profundisaste el estatismo y el populismo. Expandiste el asistencialismo sin ya tener con qué, lo que incrementó los desequilibrios que nos han traído hasta aquí. Desconfiaste de la economía de mercado. Profundisaste la cultura rentista de la nación, incluso con daños ambientales irreversibles. Y sólo al final, ya con el agua al cuello, cuando ya muy pocos creen en ti (ni en Venezuela ni en el mundo), echaste mano de algunas medidas inconexas, insuficientes, mal diseñadas, tardías que como ha sido visto, no lograron sino muy poca cosa.

Ni el aumento de la gasolina fuiste capaz de ejecutar y hoy el 99.9 % de lo que al final pagamos por los combustibles no va a Pdvsa sino a quien opera el servidor: surrealismo puro, o Macondo, si quieres. ¿Crees que alguna recuperación económica podrás asegurar siendo que 15 de los 20 países más prósperos y desarrollados del planeta te desconocen? Ponte la mano en el corazón, Nicolás, y admite que en estos menesteres de la economía has sido un verdadero fiasco.

Aquí estamos, pues. Con la producción petrolera cayendo en picada, con la hiperinflación más alta del planeta y una de las mayores de toda la historia de la humanidad (creo que superados solo por la Hungría de la postguerra), hambreados y pobres, desabastecidos de medicinas, presenciando con dolor y rabia cómo nuestros enfermos mueren de mengua en los hospitales públicos, y, entre muchas otras penurias que sería largo listar, con todos los servicios públicos colapsados.

Así hemos llegado a esta hora oscura, literalmente. ¿Querías pasar a la historia? Este apagón nacional te reserva un sitial especial en ella. No voy a especular acerca de si fue una agresión imperial o si tal vez algunos sectores políticos buscan derrocarte a través de estos métodos de fuerza. Tampoco le echaré la culpa a la grosera corrupción que carcome los tuétanos de tu gobierno, ni a la supina ineptitud de tus ministros (a quienes tú no tienes el carácter de destituir) ni a la crecida partidización de la función pública, todo lo cual, como es más que evidente, se encuentra en el origen estructural de esta catástrofe. El hecho real, Nicolás, es que así serán las cosas mientras tú sigas ocupando el despacho presidencial en Miraflores.

Éste devastado, destruido, colapsado, empobrecido, será el país que tendremos mientras tú y los tuyos sigan en el ejercicio del poder político en Venezuela. Ojalá quienes te rodean, comenzando por los militares, y tus camaradas más inteligentes, te lo hagan ver

Hora de irse, Nicolás

De acuerdo: que no sea por la fuerza. Ni mucho menos obedeciendo las órdenes del imperio gringo. Pero dejemos que hable el pueblo. De verdad. No de mentirijillas. Sin abuso de poder. Asegurando un árbitro imparcial. Ofreciendo garantías para que la clamorosa mayoría nacional que te adversa se exprese y elija un nuevo gobierno. Porque no me dirás que en serio crees la delirante tesis que patéticanente ustedes pregonan, según la cual el madurismo es mayoría. Es a ustedes a quienes más interesaría propiciar y no seguir obstruyendo que se active el principio de alternabilidad republicana. Si te empeñas en un absurdo perpetuacionismo desfasado de los tiempos modernos, vas a terminar de achicharrar el capital político que te queda.

Ya no tienes posibilidad alguna de salir del poder por la puerta grande, habida cuenta del sonoro fracaso de tu gestión gubernamental. Pero tampoco es obligante que salgas por la puerta de atrás, con las tablas en la cabeza luego de un nada improbable colapso general del Estado (aun mayor que el que hemos padecido en estas últimas horas), o precedido de una conflagración violenta que te eche del poder a tiros. Tienes aún la puerta lateral de una solución pactada. Propicia, por ejemplo, un referendo consultivo para que el pueblo diga si quiere o no unas elecciones generales para la relegitimación de todos los Poderes Públicos nacionales. Si lo ganas, cosa imposible, te quedas. Y si lo pierdes, te retiras del poder por mandato de la voluntad popular. Nada más digno para un demócrata. Y con la cuarta parte del país que aún te respalda, vayan a la calle, participen de las luchas sociales, reconstruyan su partido desde la gente y no desde el aparato y las prebendas estatales, refunden su proyecto que, quién quita, mediando una honda autocrítica y renovación ideológica, puede que sean en el futuro próximo otra vez opción de poder.

Claro, si te tienta la idea, si por fin tú y tus adláteres consiguen aceptar que ésta que te sugiero es más historia y más gloria que la de destruir a un país entero y a su gente en nombre de un ansia sin límites de poder, debes comenzar por mostrar audaces gestos unilaterales como estos tres, para comenzar: libera a todos los presos por causa política, habilita a los partidos políticos a los que ilegalizaste y a todos sus directivos, abre las puertas de la nación a través del sistema de Naciones Unidas para el ingreso de la ayuda humanitaria.

Recuerda a López Contreras clausurando la Rotunda y arrojando al mar grillos y cadenas

Venezuela, esta patria nuestra siempre mancillada y expoliada, se merece aún en esta oscurana de odio que anuncia violencia y destrucción, una oportunidad. Que dialoguen los que se confrontan. Que hable el pueblo convocado a referendo y que acatemos su mandato. Todavía es posible. Ahora es la hora.

@eochoa_antich

Carta al hombre que mandó a decomisar sus propias palabras. De Paolo Luers

28 febrero 2019 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Nicolás Maduro:
Mucho se ha dicho sobre su encuentro con Jorge Ramos, quien vino a Mirafores a entrevistarle, y quien a media entrevista se vio detenido y despojado de sus equipos y grabaciones. 

Muchos han comentado este incidente en el contexto de la libertad de prensa – y es correcto: el caso Jorge Ramos ilustra que esta libertad básica no tiene vigencia bajo su régimen. Sin embargo, esto ya lo sabíamos desde hace años. Todos conocemos la represión que sufren los periodistas venezolanos. No solo pueden terminar detenidos por 2 horas, como Ramos, sino por meses o años. No solo pueden perder sus cámaras, como Univisión, sino sus empresas, sus frecuencias, y hasta su vida. Entonces, el caso Ramos no agrega nada sustancialmente nuevo al tema de la libertad de prensa en Venezuela…

Pero el caso tiene otra connotación, que sí vale la pena resaltar. Jorge Ramos dijo en sus primeras declaraciones luego de su regreso a Estados Unidos: “Nos han robado nuestro trabajo”, refiriéndose a las grabaciones decomisadas por usted.

Lo absurdo es que usted mandó a decomisar su propia entrevista, sus propias palabras. Al darse cuenta que con sus declaraciones respuestas se estaba haciendo el hazmerreír ante todo el mundo, usted interrumpió la entrevista y ordenó que decomisaran su propias palabras.

Es la perfecta parábola de su situación. Luego de callar la prensa nacional independiente, las radios y los canales de televisión independientes; luego de restringir al máximo la labor de los corresponsales extranjeros (a este servidor que firma esta carta le pusieron en una lista negra prohibiéndole la entrada a Venezuela), usted se ve obligado a invitar a su Palacio Miraflores a algunos medios internacionales – obligado por la profunda crisis en que usted se ve: con el desafío que representa Juan Guiadó; con el aislamiento internacional; con la crisis humanitaria. Entonces, usted decide llamar a Jorge Ramos y usar sus cámaras y micrófonos para dirigirse al mundo.

Solo que Jorge Ramos no se presta a lavarles la cara a los poderosos. Pregunte a Donald Trump cómo le fue con Ramos. No lo mandó a arrestar, porque en Estados Unidos no se puede, pero sí lo expulsó de la Casa Blanca – lo que al fin resultó que tampoco se puede…

Ramos hizo su entrevista como la ética profesional manda: Explíquenos la falta de medicina. Explíquenos el hambre en Venezuela. Explíquenos porque no deja entrar comida y medicina a país. Explíquenos los presos políticos…

Y usted se da cuenta que ya no hay explicaciones, que todo lo que usted dice lo compromete, lo enreda, lo expone como un presidente todopoderoso pero impotente, con todo el poder militar, pero sin poder resolver nada. Y cuando se da cuenta, decide mandar a decomisar las pruebas, o sea sus propias palabras.

Esto es lo que pasó en Miraflores entre usted y Jorge Ramos. Es la muestra que usted ya no tiene nada que hacer en Venezuela. Game over. Perdió. Váyase ya.

Adiós,

Lea también:
Jorge Ramos:
El dictador se lema su título

El dictador de Venezuela se gana su título. De Jorge Ramos

Jorge Ramos llegó al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Caracas, el martes 26 de febrero después de que se ordenó su deportación del país.
Credit Carlos Garcia Rawlins/Reuters

27 febrero 2019 / THE NEW YORK TIMES

Read in English

Fui deportado de Venezuela el martes 26 de febrero después de una entrevista tirante con Nicolás Maduro, el mandatario del país. En medio de nuestra conversación se levantó y se fue, y sus agentes de seguridad confiscaron nuestras cámaras, las tarjetas de memoria con la grabación y nuestros celulares. Sí, Maduro se robó la entrevista para que nadie pudiera verla.

Conseguimos la entrevista a la vieja usanza: llamamos por teléfono y la pedimos. Un productor de Univisión —la cadena de televisión en la que trabajo desde 1984— contactó a Jorge Rodríguez, ministro para la Comunicación y la Información de Venezuela, y le preguntó si Maduro estaba dispuesto a darnos una entrevista. El líder dijo: “Vengan a Caracas”. Y así lo hicimos, con documentos oficiales que nos permitían la entrada al país.

La entrevista comenzó con tres horas de retraso el lunes 25 de febrero por la tarde, en el Palacio de Miraflores. Unos minutos antes, Maduro había terminado de hablar con el periodista de ABC News Tom Llamas, y parecía estar de buen humor. La ayuda humanitaria que la oposición —con el respaldo de una alianza internacional— había intentado cruzar a Venezuela a través de las fronteras con Colombia y Brasil había sido detenida, así que Maduro se sentía fortalecido. Se suponía que iba a ser un buen día.

Pero no lo fue. La primera pregunta que le hice a Maduro fue si debía llamarlo “presidente” o “dictador”, como le dicen muchos venezolanos. Lo confronté sobre las violaciones a los derechos humanos, los casos de tortura que han sido registrados por Human Rights Watch y sobre la existencia de prisioneros políticos. Cuestioné su aseveración de que había ganado las elecciones presidenciales de 2013 y de 2018 sin fraude y, lo más importante, sus afirmaciones de que Venezuela no atraviesa una crisis humanitaria. Fue en ese momento cuando saqué mi iPad.

El periodista Jorge Ramos muestra un video de tres venezolanos que comen de la basura. Es la grabación que Ramos le enseñó al presidente Nicolás Maduro durante su entrevista, el 25 de febrero de 2019 en Caracas. Credit Carlos Garcia Rawlins/Reuters

El día anterior había grabado con mi celular a tres hombres jóvenes que buscaban comida en un camión de basura en un barrio pobre que se encuentra a minutos del palacio presidencial. Le enseñé esas imágenes a Maduro. Cada segundo del video contradecía su relato oficial de una Venezuela próspera y progresista después de veinte años de Revolución bolivariana. En ese instante, Maduro explotó.

Cuando la entrevista llevaba aproximadamente diecisiete minutos, Maduro se levantó, intentó bloquear las imágenes de mi tableta de manera absurda y anunció que la conversación se había terminado. “Eso es lo que hacen los dictadores”, le dije.

Unos segundos después de que Maduro se marchara, el ministro Rodríguez me dijo que el gobierno no había autorizado esa entrevista y enseguida ordenó a los agentes de seguridad que nos confiscaran las cuatro cámaras y todo nuestro equipo de producción, además de las tarjetas de memoria en las que se había grabado la conversación.

Alguien gritó que me sacaran de inmediato del palacio presidencial, pero en vez de eso dos miembros de la seguridad del gobierno me llevaron a un cuarto pequeño en donde me ordenaron que les diera mi celular y la contraseña. Estaban preocupados de que hubiera grabado el audio de la entrevista y no querían ninguna filtración. Pero me rehusé a hacerlo.

Un momento después, mi colega María Martínez —una de las mejores productoras del país— fue llevada a la misma habitación en la que estaba yo. Para frustración de los agentes de seguridad, María se las arregló para hacer una llamada fugaz al presidente de Univisión News, Daniel Coronell, quien a su vez le advirtió al Departamento de Estado de Estados Unidos y anunció a muchos medios de comunicación lo que estaba pasando. Después me enteré de que el resto de nuestro equipo —cinco empleados de Univisión—, fue conducido a la sala de prensa y luego los sacaron y subieron a un camión del gobierno.

Alguien apagó las luces en nuestra pequeña habitación y entonces un grupo de agentes entró y me quitaron a la fuerza mi celular y mi mochila. Revisaron con furia mis pertenencias. Me palparon de pies a cabeza. María pasó por la misma experiencia humillante con una oficial. Pregunté si estábamos detenidos. Dijeron que no, pero aún así no nos dejaron salir de la habitación.

Finalmente nos dijeron a María y a mí que nos uniéramos con nuestros colegas en el camión. Dijeron que querían llevarnos a nuestro hotel, pero, de nuevo, nos rehusamos. En ese momento estábamos preocupados por nuestra seguridad y la posibilidad de que fuéramos llevados a un centro de detención o a algún lugar aún más turbio.

Cuando nos estaban llevando a la calle, Rodríguez reapareció y nos increpó para reclamarnos sobre la entrevista y el modo en el que la condujimos. Le respondí que nuestro trabajo es hacer preguntas y que nos estaban robando la grabación de la entrevista y nuestro equipo. Para entonces, nos dimos cuenta después, ya se habían publicado las primeras noticias de nuestra detención en las redes sociales. Ya no podían mantener el secreto. Eran aproximadamente las 21:30, dos horas después de que había terminado la conversación con Maduro.

Nuestro conductor, quien había estado esperando todo ese tiempo en uno de los costados de la calle, apareció de manera repentina. A esa altura, las mismas personas que nos habían detenido querían que nos marcháramos. Pronto. Y así lo hicimos.

Nos subimos a nuestro coche y nos volvimos al hotel. Algunos miembros de la agencia de inteligencia venezolana acordonaron el hotel para que no nos escapáramos. Unas horas después, un funcionario de migración nos informó que al día siguiente por la mañana seríamos expulsados del país. Aproximadamente a la 1:00, una persona que se presentó como “capitán” —uno de los hombres que me habían detenido en el palacio presidencial— vino a mi hotel para devolverme el celular en una bolsa de plástico. Todo su contenido había sido borrado completamente. Asumo que antes de hacerlo hackearon todo lo que pudieron.

El lunes vivimos solo una pequeña prueba del acoso y abuso que los periodistas venezolanos han padecido por años. En nuestro equipo hay dos venezolanos —el corresponsal Francisco Urreiztieta y el camarógrafo Édgar Trujillo—, quienes habrían enfrentado riesgos terribles si se quedaban en su país. Por fortuna, todos regresamos a salvo a Miami, en Estados Unidos. Pero nuestras cámaras y grabaciones de la entrevista se quedaron en Venezuela, al igual que todos los celulares de mis compañeros.

¿A qué le teme Maduro? Debería permitir que el mundo vea la entrevista. Si no lo hace, solo habrá probado que se está comportando precisamente como un dictador.

Lea también:
Carta al hombre que mandó a
decomisar sus propias palabras.

De Paolo Luers

Jorge Ramos es periodista.
Es conductor de los programas “Noticiero Univision” y “Al Punto”

Devolvamos la democracia a Venezuela. De Felipe González.

El 2 de febrero, miles de venezolanos salieron a protestar en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Foto Credit Meridith Kohut para The New York Times
Felipe González, ex-presidente del gobierno español

14 febrero 2019 / THE NEW YORK TIMES

Read in English

MADRID — Tengo vínculos políticos y personales con Venezuela desde hace más de cuatro décadas. Conocí y disfruté de la amistad de Rómulo Betancourt, fundador de la democracia venezolana; de la relación con Carlos Andrés Pérez, quien gobernó al país en dos periodos, y con todos los presidentes de la Venezuela democrática.

Tanta y tan intensa ha sido mi relación con Venezuela que, tras el golpe de Estado fallido contra el presidente Hugo Chávez, a finales de 2002, el entonces secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Kofi Annan, me pidió que fuera su representante personal para el país. Le dije que no quería, pero que tampoco podía negarme. Añadí que Chávez no lo aceptaría por mi amistad con Pérez, quien era su bestia negra, y porque él creía que España había tenido algo que ver con ese golpe. Aclaré que era verdad mi amistad con Pérez (incluso cuando discrepamos), pero que yo no estaba a favor de ningún golpe de Estado, ni en ese momento ni cuando lo intentó el propio Chávez, en 1992, entonces un teniente coronel que intentó derrocar a Pérez. Como esperaba, Chávez rechazó la propuesta.

Siempre entendí que la relación entre España y Venezuela era fundamental. Venezuela fue un actor importante en América Central y el Caribe, además del refugio político de muchos exiliados de las dictaduras latinoamericanas y, con los años, de cientos de miles de españoles. Esa tierra siempre los acogió como una hermana.

Así que, desde el gobierno o como mero ciudadano comprometido con los valores de la democracia y el progreso, he dedicado tiempo y esfuerzo a ayudar a los venezolanos a recuperar sus libertades. Lo he hecho desde una posición que ha sido tan incómoda como incomprendida por los que proclaman unos valores y se dedican a ejercer los contrarios, pero no me importa: la defensa de la democracia no tiene color político ni puede tener “padrinos” por razones ideológicas.

No exagero cuando digo que Nicolás Maduro ha convertido a Venezuela en un Estado fallido. Por eso no podemos fallarles a los venezolanos y debemos ayudarles a recuperar su democracia.

El gobierno de Maduro ha destruido el aparato productivo de un país rico en recursos, en donde aproximadamente el 90 por ciento de la población vive en la pobreza. Ha generado una atroz escasez de alimentos de primera necesidad y medicamentos básicos y ha provocado una hiperinflación sin precedentes. Ha forzado el mayor éxodo de la historia de América Latina, vaciado las instituciones e instaurado una tiranía arbitraria donde los opositores carecen de los más mínimos derechos, incluyendo el derecho a la vida.

La mayoría de las democracias occidentales han dictaminado que las elecciones del 20 mayo de 2018 fueron ilegales y fraudulentas. La Asamblea Nacional, que es la única institución elegida democráticamente que queda en el país, ha obrado correctamente al designar a Juan Guaidó como presidente encargado. Dudar de su legitimidad es dudar de la democracia. La paradoja más increíble es que la oposición sea la que le exija a Maduro el respeto a la constitución bolivariana, creada durante el mandato de Hugo Chávez, y sea él quien la incumpla.

Aunque llegue mucho más tarde de lo que me habría gustado, estamos ante una oportunidad única para devolver la democracia a Venezuela. No será una tarea fácil. Maduro tiene la fuerza que le dan las armas mientras que la Asamblea Nacional, que tiene toda la legitimidad, carece de poder fáctico. ¿Cómo cambiar este fatal equilibrio?

En primer lugar, debemos apostar por una unidad sin titubeos ni fisuras. Las naciones democráticas que reconocen a Guaidó deben reforzar su legitimidad política y su autoridad sobre los activos económicos del país, dentro y fuera de él. Ello privará a Maduro de los recursos para seguir oprimiendo a los venezolanos y mandará una señal muy clara a sus seguidores, particularmente a los militares, de que carecen de futuro a su lado.

Pero también es esencial devolver al conflicto a su esfera original, que es América Latina. Venezuela no debe convertirse en un escenario más de la pequeña guerra fría que Estados Unidos y Rusia vienen librando en frentes como Siria y Ucrania. Estados Unidos, Rusia y China deben evitar ver a Venezuela como una pieza más en su lucha de poder geopolítico. Absteniéndose de interferir, pueden evitar un impasse que podría darle a Maduro tiempo y recursos para aferrarse al poder.

La gestión de la crisis venezolana debe ser devuelta a los actores de la región. La Unión Europea, con el apoyo de Canadá, debe abrir los espacios para que pueda actuar el Grupo de Lima, que conforman catorce países latinoamericanos. También, debe sumar al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a la causa de la democracia en Venezuela y hacer ver al régimen cubano que no puede mantener más tiempo su injerencia en Venezuela ni seguir parasitando sus recursos.

El retorno de la democracia a Venezuela exige que los pirómanos se hagan a un lado. Las amenazas y bravatas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre una invasión militar deben cesar inmediatamente. Sería irónico, si no fuera trágico y preocupante, que el gobierno de Trump —aislacionista por vocación y con una nula preocupación por la promoción de la democracia en el mundo— convirtiera a Venezuela en un objetivo central de su política exterior. Estados Unidos hace tiempo que agotó el cupo de intervenciones militares en América Latina. Ese escenario debería quedar como un mal recuerdo del siglo XX. Por eso pido a los líderes demócratas y republicanos en el congreso estadounidense que trabajen juntos con sus socios y vecinos latinoamericanos y europeos para devolver la democracia a Venezuela de forma legal, legítima y pacífica.

El presidente encargado, Juan Guaidó, tiene delante de sí una tarea colosal. Debe tomar el control del país, poner las fuerzas armadas al servicio de las instituciones democráticas, desarmar a las milicias bolivarianas, hacer frente a la catástrofe humanitaria y migratoria y estabilizar la economía.

El gobierno de transición que lidere Guaidó deberá convocar unas elecciones presidenciales, pero ese objetivo requerirá tiempo, pues antes es necesario reconstruir el Consejo Nacional Electoral, liberar a los presos políticos y elaborar un censo electoral válido. La reconstrucción institucional es, como todo lo que vale la pena, costosa en tiempo y en esfuerzos. Sería una miopía política, con riesgos de conflicto permanente, apurar a Guaidó por el mero hecho que la transición se haga incómoda para algunos socios internacionales.

Restaurar la democracia en Venezuela es posible, pero el proceso es tan frágil y precario como la salud de los venezolanos, que han perdido en promedio 11 de kilos de peso. Maduro, por el contrario, sigue bien alimentado y sus adeptos continúan robando los recursos del país a escala masiva. El presidente encargado, Juan Guaidó; la Asamblea Nacional, portadora de la legitimidad democrática, y el pueblo de Venezuela necesitan el aliento y apoyo de una comunidad de naciones democráticas que sea unida y esté determinada a ayudarles a recuperar la libertad que su país merece.

Lea también sobre la crisis venezolana:

El Grupo de Contacto Internacional: la mejor oportunidad de Venezuela

Estados Unidos debe ayudar a Venezuela sin intimidar

La derrota ideológica del chavismo

Los dos discursos venezolanos

El fin del reino de la mentira. De Manuel Hinds

26 enero 2019 / EL DIARIO DE HOY

El régimen del Socialismo del Siglo XXI está en el proceso de descomposición en Venezuela. Su fracaso no es ideológico en el sentido de una izquierda derrotada por una derecha. Como he insistido varias veces en este espacio, es un error al llamar “izquierda extrema” al comunismo o a los regímenes tiránicos que se llaman socialistas como el de Venezuela, Nicaragua o Cuba, como si estos países fueran similares a Suecia, Islandia, Dinamarca y similares, solo que llevados al extremo. Ciertamente, los países nórdicos tienden a ser de izquierda, pero su característica principal, definitoria, es que son democracias basadas en el respeto a los derechos individuales. Ni Venezuela ni Nicaragua ni Cuba son países que llevan al extremo la democracia o el respeto a los derechos individuales. Están en contra de ellos.

Ciertamente, que los países nórdicos presentan diferencias con los países desarrollados de derecha —sus servicios sociales son más extensos. Pero estas cosas que los diferencian de los desarrollados de derecha tampoco son características de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Al contrario, en esos últimos los servicios sociales son pésimos. Además, esos tres países tienen economías muy mal manejadas, mientras que los países nórdicos tienen economías muy sanas, basadas todas en el mercado libre, que los ponen en el grupo de los países más ricos del mundo. Venezuela ha sido tan mal manejada que estaba creando una crisis social, económica y política sin precedentes en la región.

Es decir, lo que se está terminando en Venezuela con Maduro no es una ideología legítima de izquierda sino una tiranía arcaica del tipo del Siglo XIX. Al mismo tiempo está cayendo el reino de la mentira en la que estuvo basada.

Esta mentira tenía muchas dimensiones. Una de ellas era precisamente pretender que era un régimen de izquierda interesado en problemas sociales cuando en realidad era un régimen corrupto que usaba su supuesto interés social como un instrumento para adquirir el poder total económico y social, para luego usarlos para beneficio propio de sus líderes. Habiendo subido al poder acusando a todos los partidos políticos y a todos los jueces y diputados de corrupción, Chávez usó su poder para dividirlos y prácticamente eliminarlos, y para poner diputados y jueces que le respondían a él personalmente en un esquema de corrupción sin precedentes en el país. Destruyó todas las instituciones democráticas de Venezuela y en su lugar se erigió él como el líder único, señor de vidas y haciendas —igual en todos los sentidos a los viejos dictadores de Latinoamérica.

Y todo esto lo envolvió en una mentira peor: la pretensión de que su régimen respetaba la democracia porque hacía elecciones, sabiendo que eran todas amañadas. De esta forma, Maduro, hasta el día de su caída, se llamaba a sí mismo presidente constitucionalmente electo, aunque todo el mundo sabía que las leyes electorales estaba amañadas y que aún con esas mañas había perdido, y que había hecho trampa para decir que había ganado. Esta apariencia de legitimidad era la mentira más grande que Chávez y Maduro armaron. Fue una mentira muy exitosa. Usaron los símbolos oficiales del poder para que la gente olvidara sus trampas, dejándoles clamar que eran los representantes legítimos del pueblo. Mucha gente se dejó engañar en esta mentira, aún sabiendo que era mentira, solo porque ellos seguían ocupando los edificios del gobierno.

Esta gran mentira es la que la Asamblea Nacional de Venezuela desafió, aplicando la constitución que le da el poder de desconocer a los presidentes electos con trampa y de nombrar al presidente de la Asamblea como Presidente Interino de la República para llamar a nuevas elecciones. Y esta mentira es la que decidieron dejar de creer los 17 países que reconocieron al nuevo presidente que nombró la Asamblea.

Nuestro gobierno sigue sosteniendo su propia mentira, derivada de las de Chávez y de Maduro, que consiste en decir que cree que Maduro es el presidente legítimo de Venezuela. Es triste que en sus últimos momentos, este gobierno sigue usando el nombre de El Salvador para apoyar a regímenes tan sangrientos y tiránicos como los de Maduro y de Ortega. Venezuela se está liberando de su mentira. Nosotros tenemos que liberarnos de las nuestras.

¿Se sostendrá el gobierno de Maduro ante la nueva confrontación que se le avecina? De Juan Carlos Zapata

Un artículo que explica la crisis constitucional en Venezuela, a raíz de la toma de posesión de la presidencia de Nicolás Maduro, considerada ilegítima por la comunidad internacional y la oposición venezolana. Explica sobre todo la delicada situación del jovenen presidente de la Asamblea Nacional.

Jun Carlos Zapata,
periodista venezolano

14 enero 2019 / ALnavío

Lo que hay que preguntarse de entrada es si el gobierno de Nicolás Maduro se encuentra en mejores condiciones para salir airoso del reto que le ha planteado el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. A simple vista parece un gobierno consolidado que tiene al frente a una oposición sin fortalezas. Pero las apariencias engañan.

Desde que el 5 de enero se juramentó Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y el 10 de enero Nicolás Maduro ante el Tribunal Supremo de Justicia, las cartas están echadas. Los polos opuestos van a una nueva confrontación. Y tal vez sea el choque decisivo que conlleve a que Maduro y el chavismo se queden por años y décadas en el poder o que la oposición logre debilitar tanto al régimen que este no pueda sostenerse.

Ya se habla de desenlace. Ya se habla de un choque inevitable. Ya se habla de fuerzas que se mueven, y para muchos desconocidas. Por primera vez, he visto actores políticos y empresariales de envergadura desconcertados ante la línea lanzada por el joven presidente -35 años- del Parlamento venezolano. Porque algunos de estos actores le dijeron a Guaidó que hiciera lo contrario de lo que está haciendo y da la casualidad que sectores radicales de la oposición quieren que Guaidó haga también lo contrario de lo que está haciendo. Para estos últimos, Guaidó ya ha debido declararse Presidente de la República. El Gobierno también quiere esto para actuar, y en ese sentido la señal de este domingo de detenerlo por media hora. De modo que los extremos se tocan. Radicales y Gobierno coinciden.

Pero Guaidó tiene otro plan. Y él lo ha dicho. No hará lo que haya que hacer hasta que el pueblo lo acompañe, hasta que la Fuerza Armada lo acompañe, hasta que los sindicatos lo acompañen, hasta que el chavismo disidente también lo acompañe, hasta que los distintos sectores que todavía hacen vida en Venezuela lo acompañen. Por ahora cuenta con el decisivo apoyo de la comunidad internacional.

Quien mejor ha recogido la estrategia de Guaidó es el analista Jesús Seguías, presidente de la consultora Datincorp: “Pragmatismo de anciano en boca de un joven”. A 10 días de haber asumido el cargo, ha superado las expectativas iniciales. Ha terminado de convencer a quienes incluso se llevaron las manos a la cabeza al oírle el primer discurso en calidad de presidente del Parlamento, que es hoy por hoy el único poder legítimo de Venezuela. En 10 días ha ido sumando. En 10 días ha ido despejando una hoja de ruta. En 10 días ha celebrado varias reuniones y actos públicos, y cada vez con mayor asistencia. En 10 días ha logrado que el Gobierno cometa el error de detenerlo. Y hoy es noticia mundial.

Tal como estaba previsto, la juramentación de Maduro iba a producir reacciones. E iba a desencadenar fuerzas. Lo que nadie preveía son las expectativas. La activación de fuerzas que estaban dormidas y que ahora despiertan. El discurso de Guaidó llamando a la conciliación, y proponiendo una amnistía para militares no ha caído en saco roto. Porque además de lo que dice, es cómo lo dice Guaidó: sin estridencias, sin amenazas; sereno y pausado, que ya con ello marca un estilo diferente en un país que oyó por años los insultos y los gritos de Hugo Chávez y sigue escuchando los insultos y gritos de Maduro, pese a que uno hablaba de amor y paz y el otro repite paz y amor.

“Yo les hablo de amnistía, de perdón y de reconciliación. Los que tienen miedo son los que están en (el Palacio de) Miraflores porque son una cúpula de siete envilecidos ladrones que pretenden robarnos la esperanza, pero ya no van a poder frenar el ímpetu de la gente por un cambio para superar la pobreza y el hambre”. Eso dijo Guaidó luego de ser liberado, y es lo que según su versión, le dijo a sus captores. Después el Gobierno afirmó que el hecho respondió a una acción unilateral de un grupo de funcionarios, lo cual no es creíble. Y si fuera cierto, demuestra la situación interna en los cuerpos represivos. Hace poco, un grupo de policías de la misma policía política que detuvo a Guaidó, actuó contra la caravana presidencial, generando cualquier tipo de conjeturas.

¿Pero es más fuerte el gobierno de Maduro que hace 4 años cuando la oposición alcanzó el control de la Asamblea Nacional? ¿Es más fuerte luego con un Parlamento acusado de estar en desacato y al que le han arrebatado las competencias? ¿Es más fuerte pese a que el Alto Mando Militar le ha jurado lealtad? ¿Es más fuerte a pesar de que derrotó a la oposición en la calle, reprimiendo y matando jóvenes, gente del pueblo, y encarcelando y torturando dirigentes políticos? Veamos:

Guaidó tiene un plan distinto a los radicales y al Gobierno / Foto: @jguaido
Guaidó tiene un plan distinto a los radicales y al Gobierno / Foto: @jguaido

-Es un Gobierno al que no reconocen los países más importantes de la comunidad internacional.

-Es un Presidente ilegítimo.

-Es un Gobierno enfrentado a todos los países vecinos.

-Es un Gobierno al que le queda un solo aliado en Sudamérica, Evo Morales.

-Es un Gobierno que cuenta con dos aliados incondicionales en la región, Cuba y Nicaragua.

-Es un Gobierno que no ha podido resolver la crisis económica. (Hoy anunciará nuevas medidas).

-Es un Gobierno desacreditado por haber originado un éxodo masivo de venezolanos.

-Es un Gobierno que ha coartado la libertad de prensa.

-Es un Gobierno que ha roto el hilo constitucional.

-Es un Gobierno que ya no vende esperanza.

-Es un Gobierno confrontado por fuerzas chavistas declaradas disidentes.

-Es un Gobierno que controla la Fuerza Armada, pero una Fuerza Armada con fisuras internas.

-Es un Gobierno que llevó al extremo la complicidad con la Fuerza Armada, lo cual incluye la corrupción.

-Es un Gobierno que destruyó PDVSA.

-Es un Gobierno que hizo lo que parecía imposible: tumbar la producción petrolera.

-Es un Gobierno que entró en default con los bonos de la deuda.

-Es un Gobierno cuyos aliados, Rusia y China, lo observan con cuidado, más en lo económico.

-Es un Gobierno sancionado, y sus principales dirigentes, sancionados, también.

-Es un Gobierno con problemas internos: no ha podido sacar el proyecto de Constitución que Maduro prometió.

-Es un Gobierno que no ha podido arrasar con la Asamblea Nacional.

-Es un Gobierno que a pesar del terror no ha podido acabar con la protesta social.

-Es un Gobierno que no ha podido arrasar con el espíritu ni las fuerzas democráticas.

-Es un Gobierno que a pesar de haber derrotado a la oposición en la calle no logró celebrar elecciones masivas.

-Es un Gobierno cuya base de apoyo es fundamentalmente clientelar.

-Es un Gobierno partido en grupos, con unidad circunstancial.

-Es un Gobierno incapaz de vender un proyecto de país.

-Es un Gobierno que lanzó una Asamblea Constituyente y a la que al cabo de dos años ha desprestigiado.

-Es un Gobierno acosado por las denuncias de corrupción, una corrupción planetaria.

-Es un Gobierno de un país del que escapan magistrados del Tribunal Supremo y ex altos funcionarios.

-Es un Gobierno a cuyo presidente ni siquiera el Papa quiere recibir.

-Es un Gobierno aliado de los peores regímenes del mundo. -Es un Gobierno sin credibilidad para recomponer la institucionalidad. -Es un Gobierno sin voceros con credibilidad nacional e internacional.

El gobierno de Maduro está enfrentado a todos los países vecinos / Flickr: Cancillería Perú
El gobierno de Maduro está enfrentado a todos los países vecinos / Flickr: Cancillería Perú

-Una pregunta que es duda a la vez: ¿Se prestarán la Guardia Nacional y los cuerpos policiales a repetir la represión de 2017, 2016 y 2014?

De modo que Maduro no es más fuerte que hace 4 años. Tampoco es más fuerte que hace un año ni hace un mes. Pero eso no significa que ya está derrotado. Maduro ha sido un sobreviviente. Maduro ha sabido resistir. Sabe administrar la crueldad. Sabe administrar el chantaje y la presión hacia los suyos y el enemigo. Esta vez la cuantía de frentes abiertos supera el número de aliados, fortalezas y recursos. Con decir, que hasta el entorno inmediato tiene problemas que le generan cuadros de duda e incertidumbre, y de allí pueden surgir factores que le retiren el apoyo. Maduro tiene enfrente a un joven que no representa el pasado, y ni siquiera puede acusarlo de oligarca y burgués. Maduro mantiene un discurso militar mientras que Guaidó habla con el tono y el fondo del dirigente civil, y esto hoy es una fortaleza, luego de años de impronta militar. La política de Maduro ahora es lenta pues debe medir los pasos y las reacciones internas. Guaidó también va a un ritmo. Sin prisa pero sin pausa. Porque lo primero que se ha propuesto es el despertar de las fuerzas que se oponen al régimen. Y es convencer a los otros factores de la ruta. Y que la misma se recorra en unidad. En resumen, Guaidó está proponiendo que es posible el cambio, y que es posible la transición, y que una vez lograda, lo primero es la reconciliación, la amnistía y un pacto de país. Le está diciendo a Venezuela que la recuperación económica también es posible, y de allí la suma de apoyos internacionales, de países dispuestos a ayudar.