Juan Pablo Fontán

VACÍO LEGAL Y SENSATEZ POLÍTICA. de Juan Pablo Fontán

El TSE se equivocó. Debe reconocerlo, y todos debemos entender, que la obstinación nos ancla en los problemas del pasado y que la sensatez política es la que resolverá nuestro futuro. Crezcamos de una vez por todas como país, nos lo merecemos.

e089f23ed4b67baff48403b63d1d7f07_400x400Juan Pablo Fontán

¿Cuál es el problema con el conteo de los votos? ¿Por qué aún no tenemos resultados? El problema de fondo es una evidente incapacidad de administración en el TSE. Pero el impase puntual esta semana es que en el escrutinio final han ido apareciendo actas que se encuentran mal llenadas y que no puede determinarse por cuál partido, y por cuáles caras, votó la gente. Se habla de unas 200 actas que contienen el voto de unos 50 mil ciudadanos para el caso del Parlacen. Luego vendrá el conteo de diputados y alcaldes.

Las 2 soluciones

Hay dos maneras de resolver el problema. ARENA, PCN y PDC piden que se abran los paquetes electorales para verificar a qué partidos y rostros pertenecen esos votos. Por otra parte, el FMLN y GANA se niegan a abrirlos aduciendo que el Código Electoral no contempla esa alternativa, y que lo que procede es dividirse los votos faltantes entre los partidos políticos.

El vacío legal

El Código Electoral posee un vacío legal porque su artículo 215 no establece qué hacer cuando a un acta le faltan el registro de los votos válidos de una urna. El artículo 215 solo establece qué hacer cuando los votos impugnados en las actas pueden alterar el resultado de la votación de una alcaldía o de una diputación (estos son lo votos que no está claro a qué partido corresponden). También dice qué hacer cuando las actas tienen alteraciones, están inutilizadas o se han extraviado. Pero el Código Electoral no dice qué hacer cuando el acta está mal llenada.

Para el futuro, hay que corregir este vacío. Para resolver el impase en lo inmediato, los magistrados del TSE pueden emitir una resolución administrativa y autorizar la apertura de esas 200 cajas electorales para revisar por qué partidos y caras votó la gente. Eso es perfectamente legal.

La sensatez política

¿Revisar por quién votó la gente, aunque no sean tantos los votos dentro del universo electoral, o dejar que los partidos se los dividan arbitrariamente? He ahí la cuestión.

Cuando existe sensatez política, los más graves conflictos electorales se resuelven sin alarmismos ni dramatismo, sin gritos ni antimotines. El problema empieza cuando existe desconfianza ciudadana en que los árbitros electorales tengan independencia partidaria. Cuando no existe divulgación de resultados en las primeras 24 horas. Y cuando el presidente del TSE pregona “a la nación” sobre un supuesto sabotaje de las elecciones; pero luego, se presenta durante 5 horas a la Fiscalía General de la República (FGR) y no muestra ni una sola prueba, ni tampoco realiza ni una sola acusación contra ningún supuesto saboteador.

“Quiero confesar ante la nación… hubo sabotaje en el proceso de transmisión y lo vamos a demostrar en los tribunales y van a caer un montón de personas”, dijo el presidente del TSE en los medios. Al día siguiente, ni una sola prueba en la FGR. ¿Qué hizo 5 horas allí?, se pregunta uno. ¿Genera esto confianza entre los contendientes y electores?

Dado que sí es legal, ¿es insensato considerar la opción de abrir las cajas para reducir la desconfianza generada? Cuando suceden estos errores, lo más sensato es abrir las puertas de par en par para iluminar todo el salón y recuperar la credibilidad, dijo un conocedor de procesos electorales de la región. El TSE se equivocó. Debe reconocerlo, y todos debemos entender, que la obstinación nos ancla en los problemas del pasado y que la sensatez política es la que resolverá nuestro futuro. Crezcamos de una vez por todas como país, nos lo merecemos.

@jpfontan

Anuncios