Nadina Rivas

Retando estereotipos. De Nadina Rivas

A los salvadoreños nos urge poner bajo la luz esos conceptos a los que les hemos dicho que “sí” a ciegas y tener presente que al centro de cada individuo se encuentra un ser humano que ha sufrido, que siente, que intenta vivir mejor y ser feliz.

Nadina-Rivas-300x300Nadina Rivas, 8 octubre 2017 / LPG-Séptimo Sentido

Un estereotipo, según la Real Academia Española de la Lengua, es una “idea o imagen aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable”. Los estereotipos se generalizan rápidamente porque nos facilitan colocar en grupos o categorías a las personas con las que nos relacionamos o con las que evitamos hacerlo.

septimo sentidoSi observamos los estereotipos más comunes en El Salvador, será fácil explicar por qué nos debatimos en el estancamiento, la polarización y la desconfianza que evitan que alcancemos acuerdos. Algunos de estos son: “todos los políticos son corruptos”, “todos los pandilleros son delincuentes y no pueden aprender a trabajar”, “este país no tiene solución”, “los ricos son malos y los pobres son haraganes”.

Creo que es vital cuestionar las creencias a las que les decimos que “sí” ciegamente y promover una actitud de “librepensador” como la que impulsaba Tolstói, lo que nos facilitaría comprender por qué este país y muchas familias se hunden en la indolencia, la violencia y el abuso. Según pensaba ese escritor ruso, “los librepensadores son aquellos que están dispuestos a utilizar sus mentes sin prejuicios y sin miedos a fin de comprender cosas que chocan con sus propias costumbres, privilegios o creencias. Este estado mental no es frecuente, pero es esencial para el pensamiento correcto, que, en caso de estar ausente, la discusión tiende a ser peor que inútil”.

Recientemente participé en un ejercicio para retar estereotipos. Y conversé, por primera vez en mi vida, con una expandillera. La experiencia consistía en escuchar sin juzgar. Al permitirme estar presente para esta persona, pude aproximarme mínimamente al dolor que ha tenido que atravesar y comprender muchas de las decisiones que tomó en su vida.

Fue una niña que pronto conoció la violencia en un hogar en el que fue testigo y víctima de maltrato físico y abuso de parte de su papá. El horror de su experiencia familiar la empujó a buscar una relación con un hombre mayor creyendo que con él encontraría protección y cariño, pero esa relación resultó ser más de lo mismo. Su vida fue huir de situaciones de violencia a las que se vio expuesta constantemente, terminando en una pandilla en donde la crueldad solo fue en aumento.

Dos situaciones inesperadas, un embarazo y la cárcel representaron para ella el inicio de un largo viaje de confrontación personal que la llevaría a buscar una salida definitiva al ciclo de violencia en el que había vivido. Su proceso fue difícil: limpiarse del consumo de drogas; obtener ayuda médica y psicológica; pedir permiso en la pandilla para lograr su libertad; y, lo más complejo, buscar el perdón de sus hijos y aprender a vivir con la culpa por el daño que les había causado su abandono.

El precio que pagó por buscar afecto y seguridad fue demasiado alto. Y aunque ha reconstruido su vida, el dolor y la culpa persisten porque señala que aún no se ha perdonado por el daño que causó a otros.

A los salvadoreños nos urge poner bajo la luz esos conceptos a los que les hemos dicho que “sí” a ciegas y tener presente que al centro de cada individuo se encuentra un ser humano que ha sufrido, que siente, que intenta vivir mejor y ser feliz. Sus métodos pueden estar errados y sin duda que la ley y la justicia deberían operar en donde aplique, pero no debería negársele una nueva oportunidad a alguien que realmente desee cambiar, sino más bien debería proveérsele de los medios para intentarlo, si queremos un país que alcance verdaderamente la paz.

Anuncios