Mario Vega

¿Qué provoca la violencia? De Mario Vega

Mario Vega, pastor general de ELIM

4 enero 2019 / EL DIARIO DE HOY

La violencia se ha tratado de explicar desde la biología, la sociología, la criminología y la psicología. Pero esos enfoques no siempre dan razón de todos los comportamientos violentos y terminan por recomendar la transdisciplinariedad. Al elaborar una teoría sobre la violencia se pretende obtener una explicación valedera para todos los casos.

El logro de la universalidad está reservado para pensadores brillantes, aquellos que poseen la capacidad de descubrir tras lo casual y caótico los principios objetivos sin cuya comprensión no sería posible desplegar una actividad práctica y consciente que remedie el drama de la violencia. Huelga decir que son pocas las personas que lo logran. Uno de ellos es el filósofo francés René Girard, quien parte de la tradición filosófica-psicoanalítica que afirma que el deseo es una de las fuerzas más estructuradoras del ser humano. Es un deseo que se caracteriza por ser ilimitado y estar orientado a la totalidad de los objetos. Pero siendo el deseo común a las personas, a causa de su indeterminación, no saben cómo desear sino que aprenden a desear imitando el deseo de los otros.

En los niños se puede observar lo dicho ya que por muchos juguetes que un niño posea lo que más deseará será el juguete de otro niño, dando así paso a la rivalidad. Quiere el juguete solo para él y eso implica excluir al otro. Es así como el despojo cobra sentido. Pero sucede que las cosas son más complejas pues también hay otros niños que desean el mismo juguete, con lo cual se origina un conflicto de todos contra todos.

A partir de allí, las cosas están dadas para que la situación de rivalidad-exclusión se supere cuando todos se unen contra uno, al que convierten en víctima acusándolo de querer el objeto únicamente para sí, cuando en realidad se trata de despojarlo de lo que le pertenece. Al unirse contra la víctima el grupo logra un mínimo de paz entre ellos. Así, las sociedades viven creando constantemente nuevas víctimas o chivos expiatorios. La culpa siempre la tienen otros: el presidente, la policía, los pandilleros, la globalización, los ignorantes, los partidos políticos. No se debe olvidar que el chivo expiatorio es solamente un recurso para ocultar la violencia propia, pero que no la elimina, porque todo sigue rivalizando entre sí. Es una violencia latente cuyo control es frágil y que puede manifestarse a la primera oportunidad en aquellos que se sienten perjudicados y buscan compensaciones.

De acuerdo con Girard, la solución a la violencia en una persona vendrá por asegurar a cada niño la oportunidad de tener su pelota, su helado, su casa, su agua, sus cuadernos y la posibilidad de ir a la escuela. En la medida que la solución se siga viendo individual no provocará un temor excesivo. Será un asunto de caridad asistencial. Por el contrario, cuando se reconoce que son las estructuras sociales las que despojan a los niños de sus deseos, las cosas se complican. Quienes dominan y controlan el tener se sentirán más seguros cuanto con mayor dureza apliquen las leyes contra los marginales. De ese modo consiguen olvidar que son ellos los causantes de una situación de violencia permanente.

La violencia se resuelve con una sociedad más cooperativa y participativa. El camino más corto y seguro es una educación crítica y accesible para todos, que permita a las personas civilizarse, socializar valores y aprender a no crear chivos expiatorios sino a asumir ellas mismas la tarea de construcción de una sociedad en la que todos puedan tener cabida.

Anuncios

Los neopentecostales y su incidencia política. De Mario Vega

MARIO VEGA, pastor general de ELIM

7 diciembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

El crecimiento de las iglesias evangélicas en Latinoamérica es un fenómeno de suyo conocido, pero existe una transformación al interior de ellas que es menos perceptible. Se trata de un giro que muchas iglesias han venido adoptando en las últimas décadas hacia el neopentecostalismo. Pero ¿qué es el neopentecostalismo? Es un movimiento evangélico, aunque también con expresiones católicas, que hace fuerte énfasis en el tema del Espíritu Santo. Éste es concebido como un agente cuya misión principal es la de otorgar muchas experiencias sensoriales a los creyentes. Se trata de sentir, experimentar, vibrar, caer, saltar, danzar, etc. El culto gira en torno a una persona que suele ser un pastor que asume el protagonismo de la liturgia y el monopolio de la revelación divina. Es un hombre-espectáculo, las luces se enfocan en él y los creyentes son solo espectadores. Su enseñanza bíblica es superficial, no poseen formación teológica y mucho menos contextual. Poseen un énfasis en que el ganar dinero y tener éxito en los negocios es prueba del favor de Dios y lo sintetizan en lo que llaman “Teología de la Prosperidad”, la cual no es ninguna teología y tampoco produce prosperidad, excepto para los referidos pastores estrella. Esto les lleva a agudas contradicciones entre el modelo de Jesús de renuncia y humildad y sus estilos de vida suntuarios. También les conduce a chocantes contradicciones éticas como el actual caso de un conocido líder neopentecostal guatemalteco.

Pero, además, los neopentecostales poseen la capacidad de incidir electoralmente de manera decisiva en los países. No es para menos, de acuerdo con el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), hay en el continente más de 19,000 iglesias neopentecostales que organizan a unos 100 millones de creyentes. Su superficialidad bíblica y contextual los lleva a endosar apoyos a candidatos sin más mérito que el ser miembros de una iglesia o el enarbolar banderas de interés evangélico que, normalmente, son asumidas de manera bastante acrítica. Ese endoso poco reflexivo fue el que casi convierte en presidente de Costa Rica a Fabricio Alvarado, un cantante de música evangélica. También contribuyó al gane de Jair Bolsonaro en Brasil, un miembro de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

En El Salvador, afortunadamente, son muy pocas las iglesias neopentecostales, por razones que merecen otro espacio para ser expuestas. Las iglesias evangélicas salvadoreñas poseen otro tipo de liturgia, doctrina y liderazgos. También otro tipo de visión de la historia y los problemas sociales. Eso explica el porqué, existiendo un candidato explícitamente evangélico como Josué Alvarado, las iglesias no muestran mayor entusiasmo con su candidatura. La participación electoral de los evangélicos salvadoreños se rige por pasiones similares a las del resto de la población. No están interesados en llevar a la Presidencia a un evangélico como sí lo están en llevar a alguien que de respuesta a sus necesidades económicas y de seguridad. Los evangélicos no votan en bloque como sector social sino de acuerdo con sus criterios electorales personales. Este es un elemento a tener en cuenta por los candidatos para no ser estafados por vivos que les ofertan adhesiones que no son posibles en el caso salvadoreño. La verdadera apuesta debe ser convencer con argumentos de que son la mejor opción. Eso es lo que los evangélicos deseamos conocer.


Las iglesias legislando. De Mario Vega

La Ley Seca es un ejemplo monumental de lo que ocurre cuando la Iglesia abandona su ministerio para enfrentar el pecado y opta por el camino fácil de procurar leyes que le hagan su trabajo.

mario-vega

Mario Vega, pastor general de ELIM

Mario Vega, 8 diciembre 2017 / El Diario de Hoy

En la década de 1780, recién declarada la Independencia de los Estados Unidos de América, un tal doctor Benjamin Rush planteó la acertada doctrina de que el abuso del alcohol perjudicaba la salud física y mental. Para 1826 se creó la American Temperance Society (Sociedad Americana por la Templanza), que en una década aglutinó a un millón y medio de afiliados, quince periódicos y el apoyo de las iglesias evangélicas que vieron en el movimiento la ocasión para erradicar totalmente el consumo de alcohol por la fuerza y no por la conversión de los alcohólicos.

EDH logDesde el principio fueron las mujeres las principales activistas. Ellas eran quienes debían soportar a los maridos alcohólicos que se gastaban el salario bebiendo y, para colmo, las golpeaban al llegar a casa borrachos. Se organizaron y se convirtieron en las pioneras del feminismo, tanto el político como el de la lucha contra la violencia doméstica. Doscientas mujeres airadas, hartas de maridos borrachos y maltratadores, asaltaron en 1856 los bares de Rockport, Massachusetts. Iban armadas de santa indignación y de no muy santas hachas, con las que destrozaron los barriles de cerveza y ron. Fue entonces cuando entró en juego la politiquería: el apoyo al movimiento por la erradicación del alcohol se convirtió, a finales del siglo XIX, en el factor decisivo de todos los procesos electorales, desde los municipales hasta los presidenciales. Los prohibicionistas sufragaban las campañas de cualquier candidato, sin importar su propuesta política, siempre y cuando se comprometiera a apoyar la Prohibición. De esa manera, las condiciones se fueron dando para que en enero de 1920 entrara en vigor la Decimoctava Enmienda a la Constitución, conocida como la Ley Seca, que prohibía el consumo de alcohol en todo el territorio estadounidense. Las iglesias celebraron el hecho como un gran triunfo y el famoso evangelista Billy Sunday expresó ante unas 10,000 personas: “El reinado de la amargura ha llegado a su fin. Dentro de poco los tugurios serán sólo un recuerdo”. Puesto que el alcohol era la causa de todas las desgracias y pecados del hombre, su prohibición resolvería todos los problemas. Por eso también afirmó: “La miseria será pronto sólo un recuerdo. Convertiremos nuestras prisiones en fábricas, nuestras cárceles en graneros”. Esto fue tan creído que muchos municipios vendieron sus cárceles, pues las consideraron ya inservibles.

Pero la Ley Seca no produjo los resultados que se esperaban. Al ser implantada apenas logró reducir en un 30 % el consumo del alcohol, reducción que duró el tiempo que le tomó a los contrabandistas crear los mecanismos para burlar la ley. Luego, el consumo volvió a su nivel habitual,pero con el agravante de haber producido un aumento geométrico de la criminalidad, las mafias, el gangsterismo, los asesinatos y la corrupción policial y política. Las puertas del infierno habían sido abiertas y después de 13 años los evangélicos entendieron que se habían convertido en aliados de los criminales. Finalmente, en 1933, se introdujo la Vigésima Primera Enmienda que anuló la Ley Seca. Pero el mal ya estaba hecho y sigue estando allí desde hace cien años. La Ley Seca es un ejemplo monumental de lo que ocurre cuando la Iglesia abandona su ministerio para enfrentar el pecado y opta por el camino fácil de procurar leyes que le hagan su trabajo. Se necesita discernimiento para no errar pensando que se hace un bien cuando en verdad se está multiplicando el mal.

 

Propuesta para humanizar el conflicto. De Mario Vega

Se puede impulsar un esfuerzo para humanizar el conflicto. Una manera de hacerlo sería aplicando los Convenios de Ginebra, principalmente, el artículo 3, que es común a todos ellos y que se refiere a conflictos que no son internacionales.

mario-vega

Mario Vega, pastor general de ELIM

Mario Vega, 27 octubre 2017 / EL DIARIO DE HOY

En la actualidad, la violencia ha adquirido dimensiones que no tenía dos años atrás. Es evidente que hoy se está librando un enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los miembros de pandillas. Esta es una situación que se venía mencionando desde que se comenzaron a dar los primeros indicios pero que se ha consolidado en los últimos meses.

En septiembre el Instituto de Derechos Humanos de la UCA denunció al Estado salvadoreño ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por el uso de fuerza excesiva y ejecuciones extrajudiciales perpetradas por los cuerpos de seguridad.

Por su parte, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos ha informado que en el presente año ha recibido 20 denuncias de ejecuciones que suman un total de entre 40 a 50 víctimas.

Las pandillas han asesinado, al momento de redactar este artículo, a 39 policías, 21 soldados y 4 custodios de centros penales. Además, familiares de agentes y soldados han sido también alcanzados por esta nueva faceta de la violencia.

EDH logLos nuevos protocolos y medidas que la policía ha adoptado no han sido suficientes para proteger la vida de sus agentes. Si la medida de colocar vehículos artillados en las calles fue parte de una estrategia de disuasión de nuevos asesinatos, la idea no cumplió con su cometido, pues, el tiempo de la salida de las tanquetas coincide con el alza pronunciada de asesinatos de las últimas semanas. Si la intención era generar un sentimiento de seguridad en la población, ese impulso inicial fue pronto malogrado cuando la realidad homicida se impuso a los pocos días. Lo grave es que con ello se agotaron las demostraciones de fuerza simbólica con que el Estado cuenta.

Aunque el enfrentamiento no se puede clasificar todavía como una guerra convencional, se trata de un ciclo de venganzas que muestra una tendencia ascendente. De continuar estas condiciones, al país le esperan días más sangrientos y dolorosos.

Para mitigar la actual ola de venganza homicida se puede impulsar un esfuerzo para humanizar el conflicto. Una manera de hacerlo sería aplicando los Convenios de Ginebra, principalmente, el artículo 3 que es común a todos ellos y que se refiere a conflictos que no son internacionales, sino que surgen en el territorio de un Estado contratante. Las partes están obligadas a aplicar un trato humano a las personas que se encuentran fuera de combate aun cuando sean integrantes de una de las partes en conflicto. Prohíben el homicidio en todas sus formas, la tortura y las ejecuciones sin previo juicio. Para hacer esto posible se necesita de la mediación de una o varias entidades que puedan garantizar el cumplimiento de los convenios y lograr la observación de las normas de humanidad básicas.

Los convenios sugieren al Comité Internacional de la Cruz Roja para tales efectos. La idea supone asumir algunos costos políticos, pero eso es preferible a continuar con la debacle de seguridad en la que nos encontramos y que no permite que los planes de persecución del delito funcionen y mucho menos los planes de prevención.

Lo peor que puede ocurrir es no hacer nada y continuar la inercia guerrerista de las últimas décadas. En ese no hacer nada, la peor parte la seguirán pagando los pobres de ambas partes, que son los que sacrifican sus vidas por razones que no valen la pena, y eso merece la más solemne y enérgica censura moral.

La prevención estrangulada. De Mario Vega

La gran cruzada contra los cabecillas de las pandillas resultará a la larga inútil si no se hace nada para evitar el surgimiento de nuevas generaciones de jóvenes en conflicto con la sociedad que tomarán el lugar de aquéllos.

vega

Mario Vega, pastor general de la iglesia ELIM

Mario Vega, 13 octubre 2017 / EL DIARIO DE HOY

La prevención es la cenicienta del tema de seguridad. Por un lado, es despreciada por la población que, harta de violencia, desea salidas rápidas sin reparar en que con su ira vengativa multiplica lo que desea remediar. Por el otro lado, también es despreciada por los políticos que, sedientos de proselitismo, procuran salidas rápidas a un problema cuya solución no tiene atajos. Tales desprecios no permiten que la prevención se aborde con la seriedad que requiere y la espiral violenta continúa alimentándose a sí misma año tras año.

EDH logUn ejemplo de ello es la manera como la Asamblea Legislativa distribuye la Contribución Especial para la Seguridad o impuesto a la telefonía. El Plan El Salvador Seguro ha sido diseñado de manera que un 73 % de la inversión se haga en acciones de prevención en tanto que solamente el 7 % se enfoque en el eje de la persecución del delito. No obstante, en el semestre comprendido entre enero a junio del corriente año se asignó un 38 % de los fondos para prevención en tanto que un 44 % en el rubro de persecución. Esa disparidad debilita el Plan al despojarle de los fondos adecuados para atender el eje de la prevención. Además, es importante hacer constar que dicha asignación se logró a fuerza de argumentar con partidos dentro de la Asamblea que proponían una asignación aún más desequilibrada.

El énfasis en el tema de la prevención no niega ni anula los esfuerzos que deben realizarse en el campo de la persecución del delito. Esa es una responsabilidad ineludible del Estado. Pero, de la misma manera que se aplica toda contundencia a la persecución, debería darse igual contundencia al tema de la prevención.

La gran cruzada contra los cabecillas de las pandillas resultará a la larga inútil si no se hace nada para evitar el surgimiento de nuevas generaciones de jóvenes en conflicto con la sociedad que tomarán el lugar de aquéllos. Se trata de un ciclo interminable de sucesión en el liderazgo de las pandillas que no se detendrá mientras no se desarrollen planes serios y sostenidos de prevención que atiendan a las causas del problema. Pero si se niegan los fondos, la prevención seguirá condena a ser siempre mendiga, limitada, estrangulada e ineficiente. Todo ello, para mal de la ciudadanía; que si bien es cierto que presiona para que se tomen medidas cada vez más violentas, terminará por pagar un altísimo precio de sangre para convencerse de su error cuando ya sean demasiadas las víctimas.

Mientras tanto, las iglesias y otras organizaciones para-eclesiales continúan trabajando con fondos propios en los niveles de prevención primaria, secundaria y terciaria. Pero, continuamente enfrentando grandes obstáculos para completar la inserción social de los jóvenes redimidos. Uno de los obstáculos es la carencia de la ley de rehabilitación e inserción de ex miembros de pandillas, la cual, fue ofrecida por primera vez en septiembre de 2010 y que hasta el día de hoy continúa acumulando olvido en algún archivo.

La falta de un marco legal que ofrezca garantías a los jóvenes rescatados se convierte en un elemento que desanima a otros que también preferirían abandonar sus actividades delictivas si supieran que serán respetados por la policía y el ejército y aceptados en su nueva vida sin sufrir abusos. Todas estas cosas son las que se necesita cambiar para comenzar a tener un poco de esperanza si es que soñamos con un El Salvador seguro.

Adentro y afuera del muro. De Mario Vega

Afuera del muro quedan los que sufren las consecuencias de las políticas erradas mientras que adentro quedan los que hacen nuevos negocios.

Mario Vega, 16 junio 2017 / EDH

Los Estados Unidos producen el 36 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta, solamente detrás de China. Por ello, se comprende el revuelo mundial que ha causado la decisión del presidente Donald Trump de retirar a su país del acuerdo tomado en París por la Conferencia Cumbre sobre el Clima y que, estableció normas para regular la emisión de esos gases. Al retirar a su país, Trump deja también de lado las advertencias de la Agencia Meteorológica de las Naciones Unidas que advierte que si Estados Unidos no respeta el acuerdo no se podrá detener el calentamiento del planeta, lo cual provocará más tormentas e inundaciones, más sequías, escasez de agua, reducción de las cosechas de alimentos, nuevos conflictos y migraciones masivas. Todo eso no parece importarle al presidente estadounidense, quien argumenta que el acuerdo de París afecta negativamente el desarrollo económico y el aumento del empleo en su país. Desde hace mucho es sabido que el deseo de hacer dinero milita en contra de la naturaleza. A mayor ambición mayor daño al ecosistema.

Usualmente, quienes pagan las consecuencias son los pueblos vulnerables que no poseen grandes presupuestos para hacer frente a las inundaciones y tampoco fondos para paliar el hambre provocada por las sequías. Las tragedias humanas están fuera del campo de interés del presidente estadounidense, lo cual es concordante con su política de construcción de muros. Éstos separan al mundo de afuera del mundo de adentro. Afuera del muro quedan los que sufren las consecuencias de las políticas erradas mientras que adentro quedan los que hacen nuevos negocios. El muro sirve tanto para impedir que de los de afuera entren como para que los de adentro miren a los de afuera. Los efectos han comenzado a experimentarse en el Triángulo Norte de Centroamérica. Tal como El Diario de Hoy informó a principios de mes, la laguna de Atescatempa ha desaparecido en Guatemala y, eso, solamente es el principio de los efectos que el cambio climático provocará en nuestros países. Como cristianos, debemos rechazar firmemente los valores anticristianos que se expresan en la indiferencia hacia los más pobres y vulnerables, como también en el manifiesto egoísmo de cerrarse a las necesidades de los demás en busca del interés propio. El calentamiento global es consecuencia del uso desmedido de los recursos naturales y lo menos que como cristianos podemos hacer, es apoyar todo esfuerzo por adoptar un estilo de vida personal y comunitario que demuestre verdadero cuidado de la creación. Hay mucho que los cristianos podemos hacer por cambiar el rumbo de las cosas.

Trump es de las personas que, intencionalmente o por desconocimiento, niegan las innumerables evidencias científicas que atestiguan el calentamiento del planeta. Las Naciones Unidas afirman que si los Estados Unidos no respeta el acuerdo de París, en 30 años la temperatura del planeta aumentará en 0.3 grados centígrados. Visto en el termómetro, eso parece ser nada. Pero en términos ecológicos representa el inevitable aumento de los niveles de los océanos que, entre otras cosas, dejará sumergido el complejo hotelero Mar-a-Lago, propiedad de Trump, hacia el año 2060. Lastimosamente, él ya no estará para verlo. Pero sus descendientes pagarán los costos de la egolatría de su padre. La naturaleza siempre las cobra y eso no hay muro que lo pueda detener.