El Salvador

FMI llama a acelerar el ajuste de las finanzas

Los vientos soplarán a favor en el mediano plazo para el país y el FMI recomienda aprovechar esta coyuntura para impulsar reformas en el sistema de pensiones, la estabilización de la deuda y también en el gasto público eficiente.

a63379ea-7cc2-42cd-95ea-c667e29629a5_XLWLourdes Quintanilla, 24 julio 2015 / LPG

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé para El Salvador una ventana de perspectivas económicas favorables, y recomienda aprovecharla para trabajar en el equilibrio de la finanzas públicas, en particular, sobre el gasto y la deuda.

El Gobierno, por su parte, espera que la reforma al sistema de pensiones y el crecimiento de la economía permitan avanzar hacia la sostenibilidad fiscal.

Mitsuhiro Furusawa, subdirector gerente del FMI, estuvo de visita en el país para la XIII Conferencia Regional de Centroamérica, Panamá y República Dominicana, porque El Salvador es la sede.

En el marco del evento, Furusawa –en la línea de mando de la directora general, Christine Lagarde– retomó las propuestas que se han hecho en ocasiones anteriores. “Debemos ser cautelosos. Las autoridades han planteado la reforma al sistema de pensiones, que depende mucho del presupuesto y también los subsidios y la política tributaria”, dijo Furusawa. “Creemos que es el momento propicio para impulsar las reformas”.

Mientras que Carlos Cáceres, titular del Ministerio de Hacienda (MH), dijo que el fondo “ha instruido en tener mucho cuidado con la sostenibilidad de las finanzas públicas”. De hecho, representantes del Gobierno se reunieron con Furusawa.

Además, Mario Garza, representante residente regional del fondo para Centroamérica, Panamá y República Dominicana, explicó que la coyuntura es adecuada para las reformas porque hay buenas noticias a mediano plazo: Centroamérica crecerá un 4 % como región, Estados Unidos mantiene una tendencia sólida también hacia el crecimiento, las tasas de interés todavía están bajas y los precios de las materias primas favorecen el consumo y a las industrias. Todas estas situaciones pueden traer resultados positivos para el país. Garza explicó que con este contexto “se puede soportar mejor algún tipo de reforma”.

“Un ajuste fiscal de 3.5 % del PIB en tres años
iba a tener un efecto contractivo en la economía”.
Óscar Cabrera,presidente del BCR

Riesgos para el país

Furusawa mencionó que ha percibido “buena voluntad” en llevar adelante las reformas necesarias, en particular, la del gasto público y las pensiones.

Cáceres mencionó que, por ejemplo, en el plan de gastos anual se apartan $150 millones para pagar las pensiones y la deuda adquirida con ese propósito. Hay que recordar que el Gobierno toma $500 millones al año como préstamo de los ahorros de los trabajadores para financiar las pensiones de quienes se jubilaron con el ISSS e INPEP. “Lo que hay que tener es cuidado a futuro”, subrayó Cáceres.

Esta deuda aumenta cada año: a estas alturas, ya superó los $3,000 millones. El primer diagnóstico elaborado por expertos del mismo Gobierno sobre el sistema previsional reveló que esta deuda terminará de pagarse en unos 60 o 100 años.

Según Cáceres, además, ya se ha trabajado en la reducción de los subsidios. Antes se pagaba $150 millones por el subsidio al gas propano, mientras que ahora se paga unos $80 millones. Igual ha sucedido con el aporte estatal para que no suba la tarifa del transporte público, que se ajustó en función de los ingresos.

Pero según Garza, el representante residente del FMI, hay un riesgo latente en el continuo desbalance del gasto público. El Salvador ha mantenido, durante los últimos tres años, un déficit fiscal del 4 % como proporción del Producto Interno Bruto (PIB). Esto significa que, año con año, el Gobierno gasta desde $900 millones hasta $1,000 millones más de lo que puede pagar con sus propios ingresos. “Ese tipo de déficit va a continuar empujando la deuda hacia arriba y desde ahí viene nuestra recomendación que en la medida de lo posible se vaya reduciendo el déficit fiscal, pero que se proteja a los más vulnerables. Un ajuste con aspecto social”.

Ese gasto público adicional se paga con deuda y, además, la mitad es precisamente por pensiones.

En este sentido, la deuda pública ha llegado a $15,878 millones hasta mayo, equivalente a más del 60 % del PIB, según datos del Banco Central de Reserva (BCR). “Debemos estabilizar, porque si no, estaremos aún más vulnerables al entorno exterior”, dijo Garza.

Otros riesgos que percibe el FMI para el país es la pasividad o falta de políticas, el cambio climático, el escaso apoyo político para ejecutar los cambios que se necesitan y obstáculos para nuevas empresas.

En diciembre de 2014, el FMI propuso al país un ajuste fiscal de 3.5 % del PIB en un período de tres años, vía gastos e ingresos. El Gobierno argumentó que esa corrección era muy severa y el tiempo muy corto, de manera que se ajustó la propuesta de un 2 % en un período de cinco años a un máximo de 10.

“El uso eficiente de los escasos recursos es muy importante
y cada país debe hacer esfuerzos continuos para lograrlo”.
Mitsuhiro Furusawa, Subdir. Gte. FM

Efecto de calificación Fitch Ratings

La calificadora internacional de riesgo Fitch Ratings anunció una baja en la calificación de El Salvador, de BB- con perspectiva negativa a B+ con perspectiva estable. La variación indica que el Gobierno encontrará cada vez más dificultades para honrar sus compromisos financieros y que la deuda pública es de alto riesgo.

Óscar Cabrera, presidente del BCR, dijo que a pesar que ya se esperaba esta variación desfavorable, la deuda pública redujo su riesgo. Para medir esto, los analistas ocupan la tasa de interés que sirve de referencia en los Estados Unidos, que es de 2.5 %. Cabrera explicó que El Salvador mantiene un 4 % adicional, es decir, de 6.9 % y que a pesar de la decisión de Fitch, esta brecha se redujo en 0.5 %.

Esto, según Cabrera, es señal de que los inversionistas toman razones “más poderosas” que la calificación de Fitch para evaluar al país.

Efectos de EUA

El Banco Central de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) anunció que en los próximos meses subirán la tasa de interés que se usa de referencia en ese país. Esto encarecerá múltiples operaciones financieras a nivel mundial. En la conferencia analizan cuál será el impacto sobre Centroamérica.

Sistema financiero

La reunión coincidió con el encuentro de los ministros de finanzas de la región (el Cosefin) y los entes reguladores del sistema financiero. El compromiso es llegar a conformar un comité regional de estabilidad financiera.

Crecimiento

El FMI también ha propuesto a sus miembros trabajar en un crecimiento económico inclusivo, pues los estudios recientes muestran que los países con menores índices de desigualdad se mantienen con las más altas tasas de crecimiento por mucho más tiempo.

Anuncios