crisis fiscal

Comenzando a caerse. De Manuel Hinds

manuel hindsManuel Hinds, 17 febrero 2017 / EDH

En varias ocasiones he descrito el problema fiscal del gobierno del FMLN como una gotera que, si no se repara, puede botar el techo. Lo he descrito como una gotera porque, vista en sus números fríos, la famosa crisis no sería crisis si el gobierno fuera manejado por personas competentes y responsables. Al gobierno le ha entrado y todavía le entra el dinero a borbollones desde que el FMLN está en el poder y, de una situación fiscal muy razonablemente buena cuando tomó la presidencia en 2009 ha pasado a una en la que no le alcanza el dinero para nada.

diario hoyLa he descrito como una gotera que puede botar el techo porque no hay fortaleza que resista el impacto sostenido de la negligencia, el desorden y el desperdicio desaforado con los que el FMLN maneja las finanzas públicas y el gobierno en general. Es claro que en este ambiente, en algún momento el agua va a corroer una viga, o a romper una columna, o a erosionar una fundación. Hasta este momento la situación de impago del gobierno había afectado a los proveedores y a los usuarios de los servicios públicos, que cada vez carecen más de materiales, y que cada vez son peores, pero este impacto había sido difuso. El dinero no llegaba a las escuelas y tampoco a los hospitales y unidades de salud, y la gente sufría esto pero como individuos. La gente estaba sufriendo, pero el gobierno podía pretender que todo funcionaba.

Pero el miércoles se supo que la negligencia del gobierno había cruzado otra línea, una en que los efectos de cruzarla se sentirán en conjunto y simultáneamente por toda la población: debido a la enorme y vieja mora del gobierno del FMLN, las empresas guatemaltecas que exportan energía a El Salvador han decidido ya no venderle electricidad al país. Este es el comienzo de un proceso de descalabro de la oferta de electricidad que si no es prontamente corregido llevará a escasez de electricidad, mayores costos, racionamientos y un colapso en la producción del país. El costo de una escasez de electricidad no solo es el foco que no se encendió o la comida que se pudrió en la refrigeradora sino también el tiempo perdido en la operación de maquinaria y las consecuentes pérdidas en salarios y producción.

El FMLN toma estos problemas con la misma falta de interés que ha mostrado en todas sus tareas de gobierno. En realidad, llegar a escaseces y racionamiento no es una novedad para los gobiernos marxistas. En Cuba todo es racionado y en Venezuela ya casi todo, lo cual es muy bienvenido para los partidos hermanos del FMLN en esos países. El racionamiento les presenta la oportunidad de darles electricidad a unos sí y a otros no, haciendo que la gente vaya dependiendo más de estar bien con los del gobierno y el partido para sobrevivir. Les ayuda a apretar la soga en el cuello de la población.

El racionamiento, obviamente, tendría un costo político para el FMLN pero, seguramente, si llegamos a los apagones, el gobierno primero le restará importancia al hecho (diciendo, por ejemplo, que en muchos lados hay apagones) y, segundo, le echará la culpa a ARENA por no aprobarle más endeudamiento en la Asamblea.

El gobierno confía en que le puede echar la culpa de su pésimo gobierno a ARENA porque ésta, ocupada en visitar y revisitar sus sedes locales para asegurarse y reasegurarse de la lealtad de sus funcionarios internos para las siguientes elecciones internas, nunca tiene tiempo ni interés para decir nada y menos para protestar firmemente. Como resultado, mientras peor es el gobierno del FMLN, más cae la popularidad no sólo del FMLN sino también de ARENA. Y hay menos protección contra los abusos del FMLN.

Mucha gente no lo realiza, pero por este camino iremos, poco a poco, cayendo en la desgracia de Venezuela.

Nuestro día de la marmota. De Ricardo Avelar

Ricardo Avelar, 15 febrero 2017 / EDH

Cada dos de febrero, en Punxsutawney, Pensilvania, se celebra el “Día de la marmota” (Groundhog Day), en el cual uno de estos roedores llamado Phil predice si el invierno estadounidense se alargará o si se apresurará la llegada de la primavera.

Esta tradición le ha producido mucha atención a este pueblo de no más de 6,300 habitantes, el cual por un día es el centro de la atención de los meteorólogos de todo el país y de los encargados de notas curiosas que siempre dan a conocer nuevos datos del ahora mítico Punxsutawney.

diario hoyEn 1993, el actor Bill Murray protagonizó una película en honor a este día y terminó de darle la popularidad que ahora goza. En esta, el meteorólogo Phil Connors, quien es enviado a cubrir este evento, se ve obligado a quedarse una noche más en el pueblo tras una nevada que le impide salir.

Sin embargo, al amanecer algo extraño sucede. En lugar de estar en el 3 de febrero, después del show de Phil, el meteorólogo vive una constante repetición del dos de febrero: vuelve a ver el mismo acto de la marmota, se encuentra a la misma gente y todo transcurre como el día anterior.

El Salvador fácilmente podría adaptar este galardonado filme. Creo que el escenario perfecto sería en torno a las constantes -y torpes- discusiones sobre la situación fiscal del país. La trama es más o menos así:

Parte 1, la crisis: El gobierno se empieza a quedar sin liquidez. Con esto, peligra el pago de las pensiones, el pago a proveedores del Estado o la asignación que se hace a las alcaldías. Los salarios públicos no llegan a tiempo y si esto sucede a final de año, los aguinaldos tampoco.

Ante esto, viene una avalancha de opiniones. Por un lado, voceros del sector público ven necesario aumentar el endeudamiento para cubrir los vacíos previamente anunciados. De no ser así, amenazan con más impuestos y recurren a la confiable historia de la baja recaudación.

La oposición contesta, diciendo que esta no es la primera crisis, que ya les ofrecieron responsabilidad fiscal, que no cumplieron y que no volverán a aprobar más fondos. La sociedad civil pide no solo hablar de la recaudación, sino cuestionar cómo se ejecuta el dinero recaudado.

Parte 2, la predicción: Cada vez que el gobierno anuncia crisis, una oleada de analistas son consultados en los diferentes medios. Como siempre, las preguntas de rigor giran en torno a qué tan mal estamos, todo lo que está en riesgo y si esta vez la oposición dará sus votos para nuevos préstamos.

Generalmente, se piensa que la polarización impedirá el logro de nuevos acuerdos y que se avecina un invierno fiscal muy largo y peligroso para el país.

Parte 3, el realismo mágico: Por estrategia electoral, persuasión o ingenuidad, no sé, pero en el punto más álgido del impasse fiscal, cuando nada parece moverse y después de montar mesas protocolarias, se obtienen los votos necesarios para las emisiones que el gobierno solicita.

A veces, la oposición cede, pero amenaza con no volver a apoyar. A veces, algunos diputados rompen filas con sus partidos y se unen al plan del gobierno. A veces se negocian cláusulas de sensatez en el gasto. Estas últimas casi nunca se cumplen.

Tras el mágico acto de concertación, se vuelve a radicalizar la política. El gobierno no necesita más a la oposición y deja de “hablarles bonito”. Los opositores, por su parte, prometen no volver a dejarse engañar.

Parte 4, viene (otra) crisis: el gobierno se terminó el dinero empieza a quedar sin liquidez… Y así sucesivamente. La duda: ¿es una nueva crisis o se volvió a amanecer en la anterior?

La película de Bill Murray fue un éxito rotundo y es indudablemente un clásico para su día de descanso. Por otra parte, nuestro Día de la Marmota fiscal está condenado a un fracaso, pues habrá un día donde a pesar de la insistencia del gobierno y la ingenuidad de la oposición, ya no habrá soluciones y ahí la predicción será una sola: nuestra crisis será muy, muy larga.

@docAvelar

Nadie quiere ser el villano. De Erika Saldaña

Los partidos políticos deben dejar a un lado los oportunismos o intereses políticos y construir respuestas efectivas a los problemas que aquejan a El Salvador, aun si estas son medidas impopulares.

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, 12 febrero 2017 / EDH

Escuchar sobre la necesidad de que los partidos políticos mayoritarios se sienten a dialogar para encontrar respuesta a los problemas del país se ha convertido en el pan diario de los salvadoreños. El Ejecutivo ha organizado mesas en los temas de desarrollo económico, sostenibilidad de finanzas públicas y reforma de pensiones; la oposición le ha puesto pausa a esos diálogos, señalando la falta de voluntad de cumplir los acuerdos que poco a poco se fueron armando. Mientras dura esa pausa, la ciudadanía continúa echándose al hombro los problemas que se generan de la mala administración de las finanzas estatales, tales como la escasez en los servicios públicos y deterioro en áreas como educación, salud y seguridad.

diario hoyLa urgencia de un diálogo político en que las partes le den valor y sentido a la opinión del otro no es nada nuevo. Probablemente, la necesidad de este se encuentra desde que los dos partidos mayoritarios se consolidaron como tales. Ambos institutos políticos han centrado sus esfuerzos en mantener, obtener o regresar al poder, alejándose del ideal de procurar el bienestar de todos los ciudadanos en una sociedad democrática. Algunas personas consideran que para alcanzar este ideal es necesario estar en una posición de dominio de los órganos Ejecutivo y Legislativo, para así ejecutar las políticas que se consideren convenientes para cada problema.

Sin embargo, la solución a los problemas que afectan a El Salvador no puede resumirse en que uno u otro partido se encuentre en el poder, sino que ambos sean capaces de construir soluciones conjuntas; y, además, que estas respuestas  sean realistas al problema que se enfrentan. Cuando cualquiera de los partidos ofrece soluciones generalmente lo hace analizando una sola óptica de manera sesgada; el problema lo ven solo de un lado y por tanto las propuestas para solventarlo son incompletas. Y, además, las medidas que deben tomarse en muchas ocasiones son impopulares.

Cuando hablamos de solucionar el problema fiscal de El Salvador es necesario reducir el gasto del Estado; y hacer referencia al gasto no hablo de los montos asignados a los programas sociales como tienden a hacerlo ver los funcionarios de Gobierno, sino al gasto superfluo que no supone ningún beneficio para la población, tales como viajes, seguros médicos, alimentos, carros, gasolina, etc. Además, es imperativo que se reduzca la plantilla laboral en las instituciones públicas, pues existen plazas innecesarias y sueldos arbitrarios e insostenibles para las finanzas públicas.

En la respuesta al problema fiscal también debe analizarse el ingreso, pues es claro que el dinero que actualmente se recauda no alcanza para cubrir las obligaciones adquiridas y los gastos necesarios. Quizá sea necesario establecer impuestos adicionales o aumentar los porcentajes de los que ya tenemos; también, es obligatorio buscar la forma de combatir la evasión y elusión fiscal, así como ampliar la base tributaria mediante la formalización de muchas empresas y personas. La solución no se limita a una u otra opción, tienen que tenerse en cuenta ambas, gasto e ingreso.

En el caso de la reforma de pensiones, algunos expertos señalan la necesidad de evaluar las posibilidades de aumentar las tasas de cotización y edad de retiro de los ciudadanos. Todas las medidas mencionadas anteriormente son impopulares, pues muchos no quiere que se limiten sus beneficios, que se ordenen los sueldos, que se prescinda de los servicios de muchos en instituciones estatales, y definitivamente nadie quiere que se cobren más impuestos, pagar más al sistema de pensiones y trabajar más años. Pero si se quiere solventar el problema de manera integral, son medidas que vale la pena analizar o establecerse.

Para que los diálogos y negociaciones entre el Gobierno y la oposición tengan sentido, es necesario que estas realmente resuelvan los problemas que afectan al país, no que sean placebos que alivien temporal o falsamente las coyunturas. Estas respuestas pueden ser impopulares, pues a nadie le gusta hacer sacrificios en el corto o mediano plazo, pero pueden constituirse como las respuestas adecuadas. Los partidos políticos deben dejar a un lado los oportunismos o intereses políticos y construir respuestas efectivas a los problemas que aquejan a El Salvador, aun si estas son medidas impopulares. Nadie quiere ser el villano ante los votantes, pero, en este caso, todos tienen que serlo.

La antesala del 25 aniversario… De Luis Mario Rodríguez

Luis Mario RodríguezLuis Mario Rodríguez, 22 diciembre 2016 / EDH

El año concluye sin Presupuesto General de la Nación, con la denuncia de los trabajadores sobre la ilegalidad en el procedimiento para elegir a sus representantes en el Consejo Nacional de Salario Mínimo (CNSM) y con la amenaza del partido de gobierno de crear una entidad paralela a la Sala de lo Constitucional.

diario hoyA las puertas del veinticinco aniversario del acuerdo de paz el panorama del 2017 es muy desalentador. Las aspiraciones de quienes pretendían aprovechar este acontecimiento para delinear un “pacto” que redujera el alto grado de polarización parecen esfumarse sin ni siquiera haber sensibilizado a los actores políticos. Las maniobras de estos últimos se encaminan más a la lucha “preelectoral” que a la conmemoración de un suceso que enrumbó al país por la senda democrática. Se profundiza la división y el odio de “clases”, se agita a la población en contra de las instituciones y se tuercen las ideas con el propósito de generar un peligroso rencor colectivo.

Las fuerzas políticas no alcanzan a dimensionar el riesgo que representa la frágil situación fiscal del país. El pacto que suscribieron apenas hace un mes se ignora por completo y mientras tanto se continúan encontrando excusas para mantener el endeudamiento público al borde del desplome. Presentar una proyección de ingresos y gastos que “sincere” las necesidades financieras del Estado no debería significar mayor problema. La mala práctica, desde finales del tercer gobierno de derecha hasta la actualidad, de afirmar que el proyecto de presupuesto es “equilibrado” y que no existe la necesidad de contraer más deuda cuando en realidad sucede todo lo contrario, además de incumplir las disposiciones constitucionales que regulan las finanzas públicas, impide resolver el problema de insolvencia de manera definitiva.

Por otra parte la integración del CNSM, en clara violación a los convenios de la Organización Internacional del Trabajo y, por tanto, la aprobación del aumento del salario mínimo contraria a derecho, tensiona aún más las relaciones entre las autoridades y el sector productivo nacional. Estratégicamente el discurso oficial se ha centrado en la “falta de sensibilidad social” de los empresarios por oponerse a un ingreso digno para los trabajadores. La Asociación Nacional de la Empresa Privada y las gremiales que la integran han señalado su aval al incremento salarial siempre y cuando este se realice cumpliendo con los requisitos exigidos por la ley. De hecho existía un acuerdo entre empleados y empleadores, representados en la entidad tripartita, que el gobierno no atendió.

El tercer hecho político con el que concluye el 2016 fue una nueva agresión a la independencia de los órganos fundamentales del Estado. Por enésima ocasión el oficialismo arremetió contra la Sala de lo Constitucional. Ahora lo hizo durante el festejo de los 33 años de existencia de la Constitución de República. El FMLN Propuso sustituir a esa instancia por un “tribunal independiente”. El partido de izquierda fundamenta su iniciativa, entre otras razones, por las sentencias de la Sala que “han declarado ilegal los nombramientos de funcionarios de la Corte de Cuentas de la República y de la misma Corte Suprema de Justicia”. En los últimos cuatro años, varias resoluciones de esa instancia han apartado de sus cargos a algunos de los titulares de diferentes instituciones, cuyo nombramiento corresponde a la Asamblea Legislativa, debido a que los elegidos presentaban vínculos con determinados partidos políticos, porque no se comprobó su idoneidad o como consecuencia de la violación del procedimiento constitucional que faculta a la Asamblea a designar la sustitución de únicamente un tercio de los magistrados de la cúpula del Órgano Judicial. Los argumentos jurídicos de esas decisiones cumplen con la pretensión ciudadana de contar con instituciones autónomas que no respondan a intereses partidarios ni ideológicos.

Ante el comportamiento de algunos funcionarios, diputados y dirigentes políticos, queda como último recurso la presión ciudadana. La sociedad civil organizada ha mostrado su determinación en aspectos muy específicos: la reforma electoral, la investidura de funcionarios de segundo grado cuya conducta se rija exclusivamente por las atribuciones que le prescribe la ley y la lucha contra la corrupción. Ahora es el momento de batallar contra la demagogia, el populismo, el clientelismo político y la falta de acuerdos.

¿A dónde está el pisto? De Erika Saldaña

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, 19 diciembre 2016 / EDH

En recientes declaraciones, la embajadora de los Estados Unidos de América, Jean Manes, expresó en un evento público una frase que da para reflexionar sobre las finanzas de El Salvador; dijo que en este país “dinero hay, pero ¿a dónde se va?”. Esto puede resultar contradictorio cuando vemos la situación de pobreza en la que viven muchas personas, la falta de presupuesto para el pago de pensiones del sistema público o la falta de inversión en infraestructura en escuelas, hospitales y lugares públicos; de lo anterior podríamos pensar que, como país pobre que somos, no hay dinero.

Sin embargo, en las últimas semanas hemos sido testigos de una situación reveladora y preocupante: en El Salvador sí hay dinero para financiar diversas organizaciones privadas. No hay fondos para montar la infraestructura necesaria para llevar agua a algunos sectores de la sociedad o para comprar medicamentos urgentes en los hospitales públicos; pero sí hay dinero (o al menos previsiones presupuestarias) para ser asignado a la fundación que dirigía la esposa del presidente de la Asamblea Legislativa o para personas u organizaciones  afines al partido político en el Gobierno.

diario hoyLa organización Acción Ciudadana ha revelado recientemente que alrededor de catorce millones de dólares anuales podrían estar siendo destinados al financiamiento de instituciones privadas, sobre las cuales es muy probable que no exista ningún control. En primer lugar, no hay control sobre las condiciones que dieron lugar a las que se les entregara el dinero; por otra parte, también es muy posible que sobre estas organizaciones que reciben dinero de los contribuyentes no exista ningún tipo de control posterior a la entrega del dinero, ni sobre los objetivos para el que requieren los fondos, ni si realmente son ejecutados para un fin estatal o social.

Otra cuestión preocupante, como lo ha manifestado Acción Ciudadana, es el hecho que muchas de las organizaciones que aparecen en el Presupuesto General de la Nación, como beneficiarias de estos fondos para su financiamiento, han manifestado que no recibieron el dinero que se señala. Aquí vale volverse a preguntar, ¿A dónde está el pisto? ¿Quiénes fueron los receptores finales del dinero?

El financiamiento a organizaciones privadas podría ser uno de los agujeros por donde se va el dinero público y que nos hace creer que no hay o no alcanza. Esto se suma a la ya conocida cadena de mal gasto o mala administración de fondos públicos que vemos en forma de alimentos, viajes, carros, seguros y viáticos de funcionarios o empleados públicos. Y también se agrega a lo señalado por la embajadora de los Estados Unidos de América, a todo ese dinero que se pierde en corrupción, sobornos o, de forma más clara, robo de fondos públicos.

Todo lo anterior tiene como raíz común la mala elaboración presupuestaria, más su ineficiente y descontrolada ejecución que no garantiza el buen uso del dinero que aportamos todos los salvadoreños. Como ya lo he manifestado en anteriores columnas, la ley de presupuesto debe especificar la cantidad, finalidad y entidad que debe realizar los gastos públicos en sus aspectos cuantitativo (cuánto dinero dispone) y cualitativo (el fin específico para el cual está destinado). Por otra parte, bajo el principio de transparencia presupuestaria, es deber de cada uno de los funcionarios rendir cuentas sobre la administración y destino de los fondos públicos; lo anterior, con la finalidad de prevenir, combatir y erradicar toda manifestación o forma de corrupción o mala administración en el manejo y destino del dinero del Estado.

La corrupción, mala administración o robo, desvía el dinero que debería ser ocupado para mejorar escuelas y abastecer de medicamentos los hospitales del país; está claro que las finanzas públicas no tienen la capacidad para mantener el ritmo de gastos innecesarios o mal asignados, mucho menos está para financiar organizaciones privadas de las cuales desconocemos lo motivos que impulsaron a asignarles fuertes cantidades de dinero. La Corte de Cuentas debe actuar firmemente en las auditorías a estos casos y la ciudadanía tiene que estar pendiente de la actuación de todas las instituciones públicas, pues es el dinero de los salvadoreños lo que está en la mira. Sigamos preguntando, ¿A dónde está el pisto?

Carta al presidente: Me permito contestarle. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 8 diciembre 2016 / EDH

Estimado profesor Salvador Sánchez Cerén:
El martes en la noche nos sorprendió con una de sus cadenas nacionales. Siempre cuando la anuncian, uno se pone nervioso, temiendo que usted se va a pronunciar sobre un desastre, o anunciar alguna decisión desastrosa de su gobierno. Porque esto, teóricamente, es la única justificación para decretar cadena nacional: Dar a conocer algo que los ciudadanos necesitamos saber.

Con gran alivio nos dimos cuenta que no había nada nuevo. Sólo la repetición resumida de los discursos de todos sus funcionarios. Y en lo que a desastre se refiere, ya lo conocemos: Es el desastre generalizado, aunque usted hizo todo lo posible para pintarlo de rosa…

diario hoyUsar la cadena nacional para mentir sobre la realidad del país, es una irresponsabilidad y una falta de respeto al ciudadano. Así como lo es el 90% de la publicidad del gobierno: En vez de proveer al ciudadano de la información necesaria, lo trata de convencer que el país va bien, cuando todas las encuestas indican que los ciudadanos saben que va mal y sin rumbo.

Me voy a tomar la libertad de escoger 5 de sus frases destacadas y contestarlas.

“En comparación al año pasado tendremos una reducción aproximada de mil 200 homicidios.”

Matemáticamente es cierto. No es mentira, pero sí es engaño. Lo cierto es que su gobierno, con sus políticas de Seguridad equivocadas, produjo en el año pasado (2015) un nuevo record de violencia: 6,656 homicidios. Estos fueron 2,744 homicidios más que en el año 2014, cuando usted tomó las riendas del país; y más de 4 mil más que en los años 2012 y 2013. Usted proyecta que este año vamos a cerrar con 5,450 homicidios, y nos quiere vender como éxito que sean 1,200 menos que en el 2015 – pero sin mencionar que todavía son 1,200 más que en cualquier año desde que tenemos estadísticas confiables. Esto se llama engaño, señor presidente.

3

Tuvimos un crecimiento económico de 2.5 por ciento, el más alto en los últimos 16 años.

Falso. El crecimiento de 2.5% de la economía, que usted reclama para el 2016, está por debajo de las cifras de su propio Banco Central de Reserva para el 2005 (3.5%), 2006 (3.9%) y 2007 (3.9%). Esto se llama mentira, señor presidente..

Tenemos inversiones históricas en energía limpia y renovable para acelerar el desarrollo industrial, crear empleo y generar electricidad más barata para las familias y las empresas.

Falso. Su gobierno no ha hecho nada para aumentar nuestra capacidad de generación de energía renovable. Las inversiones en el sector hidroeléctrico son ineficientes y plagados de corrupción. Y el desarrollo de la generación geotérmica se estancó cuando ustedes decidieron sacar del país al socio estratégico de la CEL, la compañía italiana ENEL. Hoy no hay más (ni más barata) generación de energía que cuando usted asumió el gobierno. Esto se llama engaño, señor presidente.

Estamos fortaleciendo la inclusión y la calidad educativa.

Solo le pido estudiar los resultados de la PAES, señor profesor.

“Enfrentamos una grave crisis de liquidez del Estado, generada por las equivocadas acciones del pasado, como la privatización de las pensiones, la corrupción, el endeudamiento irresponsable y la baja recaudación provocada por la evasión y la elusión fiscal.”

Tiene razón en decir que la crisis fiscal es grave. Lo felicito: El primer paso necesario es reconocer el problema. Pero el segundo paso para resolverlo es asumir sus errores. Usted es incapaz de reconocerlos. Prefiere culpar a otros. Y para hacer esto, nuevamente distorsiona los números, igual que en los temas de crecimiento y seguridad. Las pensiones son un problema que hay que resolver – para mejorar los ingresos de los pensionados, pero no para resolver los ingresos del gobierno. Las pensiones no son causantes de la crisis de solvencia de su gobierno. Y la recaudación tributaria, en ambos gobiernos del FMLN, no ha bajado, sino ha aumentado sustancialmente. Enfrentar el peligro de insolvencia pasa por contestar la pregunta que hasta la embajadora de Estados Unidos le hace: ¿Dónde están los miles de millones de dólares adicionales que los gobiernos del FMLN han tenido a su disposición?

Con gusto le escucharemos una cadena nacional cuando se disponga a contestar esta pregunta: ¿Dónde está el pisto? Antes, no. Saludos,

44298-firma-paolo

Vea el discurso completo del presidente

Ninguno de los dos partidos ha estado manejando la situación como debería de manejarse. De Mauricio Choussy

choussyEntrevista a Mauricio Choussy, 15 noviembre 2016 / TCS

Moisés Urbina: Nos acompaña aquí en el estudio el ingeniero Mauricio Choussy, analista económico y expresidente del Banco Central de Reserva. Ingeniero, buenos días.
Sr. Choussy: Muy buenos días, Moisés, y muy buenos días a todos, es un gusto estar con ustedes esta mañana.

Qué bueno que está con nosotros, nos aceptó la invitación este día, porque no lo habíamos tenido, cuánto, tres meses.
Un poco más de tres meses.

¿Había alguna razón? ¿Estaba enfermo?
No, me, eh, fue una decisión consciente de ausentarme un poco de los medios para dar espacio a la negociación, yo creo que hay épocas en las que uno debe dar la posibilidad de que se trabaje, llamémoslo así, en silencio.

Ujum.
Yo creo que es bueno abrir esos espacios, creía que la negociación era sumamente importante y soy de la opinión de que en esos casos uno debe tomar prudencia y dejar que se pueda avanzar lo más que se pueda en beneficio del país.

No opinar en el momento en el que se está negociando.
No opinar para no complicar más las cosas.

Okay.
Lamentablemente, en mi opinión, ninguno de los dos partidos ha estado manejando la situación como debería de manejarse, pero yo sí creo que es un gran avance que hayamos tenido un primer acuerdo y sobre todo que se haya roto el hielo.

¿Por qué ninguno de los dos partidos lo ha sabido manejar?
Primero, porque la posición, por ejemplo, del gobierno del FMLN ha sido basada en una estrategia de engañar, eh, es la estrategia que yo llamaba del pastorcito mentiroso.

Ujum.
Para los televidentes, el cuento del pastorcito mentiroso es aquel pastor que empieza a gritar ahí viene el lobo, ahí viene el lobo… (interrumpe)

Y nunca viene.S
…y todo el pueblo llegaba a ayudarlo a salvar sus ovejas y el lobo no llegaba, y así han estado gritando varios funcionarios de la administración pública diciendo que va a haber el default, para asustar al resto de la ciudadanía y para preocupar a los salvadoreños, para preocuparnos a todos y sobre todo para dañar la imagen crediticia del país en una forma que es muy difícil de entender.

10_frente-a-frente-croppedUjum.
Y cuando revisa uno las cosas, veía de que no había razones para hacer el default, por ejemplo, viendo las cifras de los depósitos que tenía el gobierno en el Banco Central cuando gritaba que ya no había dinero, las cifras son asombrosamente altas. Por ejemplo, es decir, el gobierno, y lo podemos ver incluso comparativamente hablando del 2014, el 2015 y el 2016, el gobierno tenía depositados en el 2014 190 millones y en el Banco Central 293, y en el 2016, o sea, en septiembre de este año, eh, tenía depositados 453 millones entre el BCR y los bancos comerciales, o sea, estas cifras son cifras sacadas de la página del Banco Central, todos ustedes las pueden, las pueden ver.

Tenía 453 millones.
453 millones depositados.

Lo cual alcanzaba y sobraba para la necesidad de fin de año.
No había viernes negro ni nada que se le pareciera, pero además de eso, las instituciones autónomas del Estado, en vez de tener 358 millones, como estaban en el 2014, tenían 415 millones adicionales, eso quiere decir que entre las autónomas y el gobierno, el Estado tenía más de 800 millones de dólares depositados en los bancos al 30 de septiembre.

Ujum.
Entonces, yo lo llamo la historia del pastorcito mentiroso, porque vimos a varios funcionarios diciendo que el default, que el default, lamentablemente algunas instituciones y algunos economistas, pues, tomaron la idea y contribuyeron a crear este, esta imagen de desastre, pero como dicen, la culminación fue cuando el señor Presidente, a principios de octubre, dijo que estábamos en un estado de emergencia financiera, término que no existe, pero que me atrevo a decirle que, al señor Presidente, que qué mal lo asesoraron.
Yo creo, yo no sé si él ha tomado conciencia del daño que le causó al país con esas declaraciones, no sé si sus funcionarios han tomado conciencia de que buena parte de esta pérdida de reputación crediticia que ha tenido el país va a tomar años volver a recuperarla.
El Salvador ha sido uno de los pocos países que tiene un historial de créditos impecable y realmente los inversionistas internacionales, que son los que tienen, los que compran los bonos, nuestros bonos en el, en los mercados de capital, eh, llamaban preguntando que qué quería decir eso, pues, qué era lo que estaba el Presidente… (interrumpe)

Anunciando.
Y francamente, con toda honestidad, para mí era muy difícil dar una explicación lógica que respondiera al planteamiento que el señor Presidente había hecho en una cadena de televisión.
Entonces, eso es, por un lado, lo que estaba ocurriendo por el lado del Frente. Creo que además de eso, la estrategia, la estrategia en general del gobierno del FMLN fracasó, porque para colmo de males la incompetencia fue tal, verdad, que no midieron los tiempos, o sea, todos los analistas y todos los que nos gusta comentar estas cosas y venir a conversarlas con los televidentes habíamos advertido que era imposible que con un presupuesto mentiroso no, el dinero alcanzara.

Ujum.
Y lamentablemente no tomaron en cuenta, cuando hablan en junio de que, de que no iba a haber capacidad de pago, no tomaron en cuenta de que ARENA iba a entrar en un proceso electoral y que mientras ARENA no tuviera autoridades no iba a haber con quién negociar.
Entonces, el proceso se retrasó mucho, eso generó más incertidumbre y, por el lado de ARENA, eh, las nuevas autoridades tomaron un poco de tiempo en entender la dinámica de la negociación, en descubrir cuánto había de engaño y de mentira en esa estrategia de querer asustar a los empresarios privados, de querer asustar a los inversionistas internacionales, a los tenedores de bonos, y de utilizar, ‘veá’, a los militares, de utilizar a los alcaldes, de utilizar a los médicos para generar presión diciendo que no se les podía pagar el Fodes, diciendo que no se les podía pagar las pensiones a los militares.
Eh, todo era parte, a mi juicio, de una estrategia para que los militares presionaran al gobierno, a ARENA a que diera los votos, para que los alcaldes presionaran a ARENA a que diera los votos, eh, y uno se pregunta cómo se utilizan estas estrategias para hacerle tanto daño al país.

¿Usted cree que el no pago del Fodes, para el caso, fue una estrategia del gobierno para presionar al partido político ARENA?
Si usted ve las cifras, la cantidad de dinero que había depositada en los bancos… (interrumpe)

Ah, no, claro, alcanza y sobra.
…uno puede darse cuenta de que era una estrategia, y si uno ve cabalmente para presionar y para afligir a la ciudadanía y que la ciudadanía presionara a ARENA a que diera sus votos, que diera un cheque en blanco por mil 200 millones para seguirlo despilfarrando, y eso, pues, yo creo que al país le ha costado mucho y ha dañado mucho la negociación, ha dañado mucho el ambiente de negociación y esperemos, pues, que realmente esto lo podamos superar.

Ya hay un acuerdo, se firmó la semana pasada, ¿bien, mal, mediano para el momento?
Yo creo que un acuerdo es bueno, en primer lugar es bueno que se sienten en la mesa, yo creo que en eso hemos avanzado.

Ya tenían su rato sentados, ingeniero, disculpe que lo interrumpa, pero si no hay un llamado de la embajadora, de repente parece que corrieron a sentarse el día siguiente, o al menos así se ve.
Sí, totalmente de acuerdo con usted, porque se venían sentando incluso desde hace, yo diría, varios meses, pero como la estrategia del FMLN era llegar las cosas al borde del precipicio, porque según ellos todos nos íbamos a asustar al tenernos al borde del precipicio, y como digo, sin tomar en cuenta los costos que eso acarreaba, las negociaciones se fueron alargando innecesariamente.
Yo creo que el apoyo de la comunidad internacional ha sido fundamental para, para esto, porque el Frente como que no, no ha entendido que en las elecciones del 2014, los salvadoreños, los ciudadanos decidimos no darles la mayoría absoluta.
Yo creo que los salvadoreños lo hicieron con total conciencia, no se quería que el FMLN tuviera la mayoría calificada; ya había pasado un año del gobierno del presidente Sánchez Cerén y, y ya la gente estaba muy molesta por la falta de eficiencia del gobierno, por la incapacidad que mostraba el gobierno del presidente Sánchez Cerén, y también la gente ya estaba molesta, ya había tomado conciencia de qué era lo que había ocurrido en el gobierno de Funes.

Ujum.
Y la gente realmente ahora, que mucha de la información de lo que ocurrió en el gobierno de Funes, con la complacencia de algunos de los ministros que todavía están en el actual gabinete, porque hay que decirlo, creo yo, que aquí hay ministros que vieron cómo se estaba usando los dineros del Estado en el gobierno del expresidente Funes y que todavía están en sus puestos, y que no se les ha exigido que rindan cuentas de cómo es posible que ellos no se hayan percatado de lo que estaba sucediendo, pero la cosa es que la gente, ya cansada, dijo no, no le vamos a dar la mayoría calificada.
Y eso debería de haber obligado a cualquier partido democrático con dos dedos de frente a entender que tarde o temprano iba a tener que negociar con la oposición, pero al estilo de los cuatreros, al estilo de los mentirosos, a lo que salieron corriendo fue a, en la noche, a tratar de burlar la Constitución, a aprobar un decreto para emitir 900 millones de dólares en una forma claramente inconstitucional.
Y creyeron que con eso y con presionar a la Sala de lo Constitucional con tirarle la gente a que la atacara y la presionara, con eso se iban a solucionar los problemas del Estado, con eso se iba a solucionar la crisis fiscal que todos, que era evidente, que todos veíamos venir, y en la medida en que la Corte funcionó independientemente, esa otra alternativa se cayó.
A tal grado, Moisés, que yo creo que la política fiscal, la estrategia fiscal del gobierno es una estrategia fracasada, el Presidente debe reflexionar sobre ese punto y tomar medidas, porque si él piensa que va a seguir haciendo lo mismo, lo que vamos a ver en este país es más de lo mismo.

Eh, solo regreso sobre un par de las ideas que me ha dado. ¿Nunca hubo posibilidad real o cercana por lo menos de un impago allá por septiembre-octubre?
Yo creo que las posibilidades de un impago existen, pero no en esos meses, yo creo que eso fue una estrategia para amedrentar a los empresarios, amedrentar a los inversionistas internacionales, incluso… (interrumpe)

¿Amedrentar para qué?
Amedrentar, asustarlos de que iba a haber un impago, para que dieran los votos por los mil 200 millones.

Okay.
Y como le digo, y por otro lado, también hay que ser franco, por el lado de ARENA, había un grupo de analistas, que por cierto un matutino ahora ha estado mencionándolo, que creían que la única manera en que ARENA podía recuperar el poder… (interrumpe)

Era tocar fondo.
…era hacer que el país hiciera default, hacer que se desdolarizara y, como digo yo, quemar el rancho para cocinar un pollo, pero la conclusión de eso era que nos íbamos a quedar sin pollo y nos íbamos a quedar sin rancho.
Estos sujetos que todavía, de la vieja escuela, ‘veá’, de los que le han hecho tanto daño al país, todavía están ahí, todavía aparecen y son los que, a mi juicio, no dejan que ARENA avance y que ARENA logre posicionarse de nuevo como una fuerza que puede llegar a gobernar de nuevo en el país, porque lo que estamos viendo del desorden de las finanzas públicas, de los desórdenes de corrupción, no es una cosa que ha empezado recientemente.
Entonces, lo que los ciudadanos queremos es que el próximo presidente sea un presidente distinto, queremos diputados diferentes, yo creo que a los salvadoreños nos ha tocado duro en la vida, es decir, venimos de una larga guerra, venimos de periodos en los que hay poco crecimiento.

Ujum.
Aquí sacar la cabeza cuesta, por eso es que nuestros compatriotas emigran, porque aquí cuesta mucho sacar la cabeza y nos merecemos mejores gobiernos que los que hemos tenido, creo yo.

Ahora, el otro punto que quiero retomar también es cuando me mencionaba usted aquella famosa cadena del señor Presidente, creo que fue un día lunes, en el que, bueno, no hubo mayor explicación de qué se iba a tratar, y de repente el anuncio de una emergencia financiera nacional, y como usted dice, fue realmente un shock para los organismos internacionales.
Fue un shock para la banca internacional, para los inversionistas, para los multilaterales, para los organismos como el Banco Mundial, el BID, el Fondo Monetario, primero porque todos querían saber qué era eso, o sea, como le digo yo, es decir, aquí no hay antecedentes, no hay legislación.
Hay un tema que se llama decretos de emergencia, que se utilizan para catástrofes naturales, pero emergencia financiera era un término que no existe y que todos querían, se preguntaban, bueno, qué quiere decir esto, que va a dejar de pagar sus obligaciones, que va a cerrar el país, porque no va a dejar que hayan importaciones, cualquier tipo de especulación en materia económica se puede dar cuando un Presidente dice vamos, estamos en una emergencia financiera.
Y yo lo que me pregunto es quiénes lo habrán asesorado, ‘veá’, y qué es lo que se pretendía con ese decreto de emergencia financiera, que nunca existió, porque para colmo de males no existió, no hubo ningún decreto ejecutivo, sino que fue simple y sencillamente un decir.

Un decir.
Un decir.

Ahora, y tal vez en las palabras más sencillas que se pueda, ingeniero, Moody’s nos ha llevado, ayer el ingeniero, eh, Rafa Lemus nos decía que Moody’s ha calificado a El Salvador en la última grada antes de ponernos en default, en impago o en país problema.
Sí.

¿Es cierto?
Es cierto, y yo creo que muy poca gente ha tomado conciencia de lo grave que ha ocurrido con la calificación crediticia del país.

Ujum.
Por eso decía que el daño que le han hecho al país con este proceso va a costar mucho, mucho recuperarlo. Cuando a un emisor de deuda, cuando a una empresa o cuando a un gobierno lo ponen en la última grada, nadie quiere tener títulos de ese país.

Nadie.
No, y le voy a explicar por qué, porque en primer lugar, no es cierto que eso, está mal utilizado el término, no es cierto que eso nos coloca a la orilla de que vayamos a ser bonos basura. Los bonos de El Salvador, los bonos basura son los bonos que tienen, que no tienen grado de inversión, o sea, desde que El Salvador es BB+, desde entonces ya nuestros bonos eran bonos basura.

Wow.
Los bonos… (interrumpe)

¿Hoy qué somos? Solo para aclarar.
Somos B, el equivalente de un B-, una B- sencilla, y de ahí para adelante ya entramos en la categoría de los C. La categoría de los C es países que no, que no tienen capacidad para cubrir sus obligaciones, eh, ahí ha estado países realmente como Argentina, que estuvo prácticamente 15 años sin poder accesar a los mercados de capital, ahí ha estado Ecuador, que hizo default de deuda, y cuando la gente tiene un bono que está en la orilla, lo que le da temor es que si hay una rebaja de calificación de riesgo, ese su bono se le convierte en un bono que no va a tener mercado o que le va a producir muchas pérdidas. Entonces, normalmente los tenedores de bonos, los fondos de inversión, no quieren estar, no quieren tener bonos que están en el límite, pero además de eso, el límite que nos ha puesto Moody’s en la calificación tiene una perspectiva negativa, eso quiere decir que Moody’s ve una probabilidad, llamémoslo así, real de que El Salvador pueda… (interrumpe)

Pasar a C.
…pasar a C, y esto está ocasionando problemas en la financiación de las empresas que se financian en el exterior, los bancos del exterior van a ver con mucha dificultad el otorgarle créditos al país si no logramos revertir esa calificación de Moody’s, eh, las otras dos calificadoras, Standard & Poor’s y Fitch están observando más detenidamente lo que está sucediendo, y nos podemos meter en un buen enredo. Nada menos el día de ayer, y fíjense que esto es después del arreglo al que llegaron… (interrumpe)

Después del acuerdo.
…después del acuerdo, pero con la llegada de Trump, que después podemos platicar… (interrumpe)

Sí, tenemos que hablar de eso también.
…eh, los bonos salvadoreños tuvieron una caída bastante fuerte en los mercados internacionales.

Ayer.
El día de ayer, ‘veá’, la tasa de interés para El Salvador subió como 150 puntos básicos, que es como el uno y medio por ciento, y pasamos de 7.20 a 8.60; las emisiones anteriores han estado abajo del ocho. Y, por ejemplo, hace unos, un par de meses, Ecuador, que tiene una calificación similar a la que tenemos nosotros ahora con Moody’s, para colocar una emisión, tuvo que pagar 10 un cuarto.

10 un cuarto puntos porcentuales?
10 un cuarto.

Uy.
Entonces, este, este impacto de, de la forma cómo se llevó la estrategia fiscal del país va a tener un costo muy alto para todos los salvadoreños y creo que el gobierno debe repensar bien lo que va a hacer. Ahora viene la parte difícil del acuerdo, creo yo, que es… (interrumpe)

Cumplirlo.
…cumplirlo y no solo eso, el acuerdo quedó tan corto, Moisés, que hay cosas que hay que hacer. En primer lugar, decir, y veámonos, volvámonos a ubicar en la estrategia del gobierno, para que veamos lo mala que ha sido esta estrategia, eh, este problema fiscal se origina en los presupuestos mentirosos, en los presupuestos que dicen que van financiados, pero que no están financiados, en los presupuestos que están hechos con cifras falsas, que esconden números que deberían de aparecer, que sobreestiman ingresos, y en medio de esta crisis y de todo lo que estamos hablando, el señor Ministro de Hacienda y el Consejo de Ministros vuelve a aprobar otro presupuesto mentiroso, y entonces hoy resulta que para que la Ley de Responsabilidad Fiscal que el mismo gobierno negoció y que ha firmado y que ha aprobado, para que se pueda cumplir, ellos tienen que modificar el presupuesto que presentaron hace apenas un mes, un mes y diitas.

Finales de septiembre.
Entonces, dice uno, bueno, y esto qué es, alguien está loco, alguien está jugando, alguien no se dio cuenta que nuevamente estaban presentando un presupuesto falso, y ahora, es decir, cómo lo vamos a arreglar. Yo veía en las notas introductorias que decían, bueno, en enero que nos den los 650 millones, pero no es, no es así que se arreglan las cosas, porque cabalmente uno de los errores ha sido estar financiando y estar buscando la forma de tener esos presupuestos mentirosos. E incluso, y ahí, como le digo, yo también soy crítico de ARENA, para diciembre, finales de diciembre, si no me equivoco, diciembre 30 de este año, se vence un bono del Ministerio de Hacienda a favor del Banco Central por 150 millones de dólares, y una de las formas de, bueno, el gobierno no tiene 150 millones para pagarle al Banco Central, entonces, hay que refinanciar esa deuda.

Esa deuda.
Y se hace con un bono nuevamente, eso requiere mayoría calificada y hay que ir de nuevo a la Asamblea a negociar los 56 votos para que el Ministerio de Hacienda pueda emitir ese bono a favor del Banco Central.

¿Será que no se han dado cuenta, ingeniero?
Se han dado, perfectamente se han dado cuenta, están conscientes, se ha conversado con el Ministro de Hacienda, el señor presidente del Banco Central está muy preocupado, porque se le viene ese pago. Eh, yo lo conversé con algunos personeros de ARENA y dijeron no, no queremos meter más elementos en la negociación, pero los salvadoreños pensamos, bueno, y por qué nos van a meter en otra negociación, vamos terminando una que nos ha tenido en ascuas… (interrumpe)

Y hay que correr para eso y hay que correr para el otro año.
…y hay que correr para la otra. E incluso hace un rato, perdóneme que no he estado muy ordenado hoy quizás… (interrumpe)

No, no, no, pero va muy bien.
…pero este tema de la emisión de los bonos, hay una ventana de oportunidad en noviembre para emitir bonos de países emergentes, es decir, hay una época en la que hay un mercado abierto en Nueva York donde se puede llegar a colocar los bonos; ni siquiera eso se tomó en cuenta. Hoy resulta de que tenemos que esperar que terminen de armar la emisión, porque no se tuvo el cuidado de haber anticipado los preparativos y de tratar de salir en noviembre. Yo creo que si corremos un poco a lo mejor alcanzamos a salir antes de que se cierren los mercados en diciembre.

¿Se puede? ¿Los tiempos dan? Estamos a la mitad de noviembre ya.
Los tiempos van a quedar muy estrechos.

Pero tal vez se pudiera.
Pero se puede si hay dispensa de trámites, si no se aplica, si se decreta emergencia para que no haya una Ley Lacap y se pueda seleccionar de dedo a quién va a ser el asesor que vamos a utilizar, pero ya vamos haciendo las cosas a la carrera, pero creo que no nos va a quedar de otra más que hacerlo en esa forma.

Ahora, ingeniero, tengo que ir a la primera pausa, pero un par de preguntas nada más, el haber llegado a este acuerdo y segmentar los famosos mil 200 millones, van a ser 550 y después 650, escuchábamos también en la nota introductoria al presidente del Banco Central de Reserva que decía que haberlo partido va a significar pagar 78 millones de dólares más. ¿Será adecuado, será correcto? 
Yo creo, que me disculpe Óscar, pero creo que la cifra está exagerada.

¿Está exagerada?
Está muy exagerada, es decir, quizás puede ser, vaya, puede ser que él tenga razón, puede llegar a costar como 70 millones a lo largo de los 30 años que va a durar la emisión, porque las tasas de interés, lo óptimo hubiera sido que emitiéramos en agosto, cuando las tasas de interés todavía estaban más bajas, allá por agosto estábamos, bien lo hubiéramos podido salir abajo del siete por ciento, y ahora vamos a tener que salir probablemente ya casi a un nueve por ciento. Como están las cifras ahora, que el bono está pagando 8.60, para ir al mercado con una nueva emisión, probablemente nos va a costar alrededor de un nueve por ciento, entonces, ese uno por ciento sobre 550 millones por 30 años, aun así lo siento un poco alto, pero, pero digamos que… (interrumpe)

Demos el beneficio de la duda.
…demos el beneficio de la duda.

Bien, vamos a la primera pausa, regresamos en dos minutos y medio.

Gracias por continuar con nosotros en la mañana de este día martes; el ingeniero Mauricio Choussy, analista económico y expresidente del Banco Central de Reserva, es nuestro invitado.
Le leo un par de comentarios, ingeniero, de los amigos a través de las redes sociales, uno de ellos dice: “Buen programa de hoy, invitado de lujo”.
El segundo: “Pregúntele a su invitado su opinión sobre la propuesta de impuesto de emergencia de 1.5% que dio a conocer Funde”.
Bueno, yo creo que, primero que todo, la propuesta es buena, es decir, lo que nos falta es eso, un ambiente más propositivo y un gobierno y una ARENA más dispuesta a escuchar propuestas de la ciudadanía, yo creo que el trabajo de Funde, lo estuve analizando detenidamente y creo que tiene cosas buenas. Esta propuesta de un impuesto de emergencia lo venimos viendo desde hace tiempos que se habla de un impuesto de emergencia, y yo creo que a veces es mejor hacer este tipo de impuestos que las fracasadas reformas fiscales que ha hecho el señor Ministro de Hacienda.
Nada menos en ese trabajo de Funde, vale la pena verlo cómo las reformas fiscales que ha hecho, los gobiernos del FMLN se han estancado, o sea, subieron la recaudación, pero después ya tienen dos, tres años de que la recaudación no se incrementa como porcentaje del PIB, y eso en materia tributaria lo que está mostrando es que las reformas no estaban bien hechas, no eran las reformas que el país necesitaba.
El Fondo Monetario lo ha dicho con claridad, muchos de los impuestos son distorsionadores, ya hemos hablado de que es absurdo gravar el crédito, absurdo el impuesto al internet, hemos hablado de que muchos de estos impuestos distorsionan, incluso ese cinco por ciento adicional a las empresas desincentiva la inversión, y cómo, cómo a veces el gobierno se esfuerza porque no vengan más empresarios a invertir en este país.
Esto que hablábamos de lo de Moody’s es una pena, porque nadie quiere invertir también en países que están tan mal calificados.

Ujum.
Entonces, yo creo que la propuesta es una propuesta que tiene ese carácter de temporalidad, hay que estudiarla, no es una solución estructural como se dice, es decir, no es una solución a largo plazo, pero es una solución para salir del momento actual sin tener que recurrir a más deuda.

En términos sencillos, es gravar con 1.5% los ingresos… (interrumpe)
Todos los ingresos de la… (interrumpe)

…de los no asalariados.
…de los no asalariados, pero los que pensamos que esto requiere de medidas más estructurales, pensamos que eso solo es un paliativo y que el esfuerzo debe estar más en corregir los problemas estructurales que tiene las finanzas públicas.  Y a mí me agrada que al final se haya llegado a un acuerdo de que se va a hacer un ajuste del tres por ciento, que se va a pedir acompañamiento del Fondo Monetario, aunque leyendo la carta que ha mandado el secretario técnico, no sé, creo que, pero es la carta que le manda el secretario técnico al Fondo Monetario Internacional, eh, la carta es bastante vaga.

Ujum.
Lo que le dice es: en ese contexto, deseo informarle que en mi calidad de gobernador, el interés que el gobierno de la república de El Salvador tiene en solicitar un programa respaldado por el Fondo Monetario; para ese fin, quiero además solicitar una misión del equipo técnico del Fondo para nerre…, negociar el referido programa entre el 12 y el 16 de diciembre del presente año. En caso que existiera problemas logísticos por la proximidad de las fechas, podría programarse para el mes de enero del 2017. Yo, en mi humilde opinión, creo que, eh, tengo temor de que no, el gobierno no esté realmente convencido de la necesidad de tener un acuerdo con el Fondo Monetario, y esa sigue siendo la preocupación básica, eh, de que todavía por ratos no ve uno en el gobierno del FMLN… (interrumpe)

Convencimiento…
…convencimiento de lo grave que es la situación del país.

Ahora, no es únicamente esto, hay que tomar medidas, hay que tomar medidas concretas.
Hay que tomar medidas y hay que acordarse de que como los ciudadanos no les dimos la mayoría calificada, muchas de las medidas van a requerir negociación con los partidos de oposición.

¿Medidas dolorosas?
Medidas dolorosas, pero hay que, hay que tener en cuenta una cosa, que cuando uno aspira a ser gobierno y cuando uno llega a ser gobierno, no solo tiene que pensar en cuántos funcionarios les voy a dar empleo y en cuántos amigos se van a hacer millonarios en el gobierno, sino que tiene que pensar de que gobernar significa tomar medidas duras, gobernar significa que uno va a tener que hacer cosas que probablemente preferiría no hacer, pero que la responsabilidad de hacer las medidas y hacer lo que se tiene que hacer… (interrumpe)

Está en quienes están en el gobierno.
…está en el gobierno. Ya lo he dicho yo, el señor Presidente y su equipo de gobierno tienen que ser conscientes de que los responsables de que el país vaya a hacer un impago o los responsables de que la situación económica de los salvadoreños se continúe deteriorando son fundamentalmente ellos, no es ARENA, no es la Sala de lo Constitucional, no es el Fiscal General de la república; es el gobierno y es el Presidente el que tiene que comandar su equipo para que el país no colapse, es el gobierno el que tiene que tomar las medidas para que los salvadoreños podamos vivir más tranquilos y tener un futuro mejor. Los tiempos que vienen van a ser duros, porque va a haber que hacer los ajustes, pero eso es parte de gobernar, eso es parte de haber llegado hasta el puesto más alto que hay en la estructura del Estado, es para que uno tome decisiones, no es para que las evada, no es para que contrate a los amigos, no es para que le preste los carros de Casa Presidencial a los parientes, ‘veá’; se llega a mejorar un país para mejorar la situación de la gente, para tratar de que el país sea mejor que cuando uno entró al gobierno.

Tratemos de sacar la receta más o menos así en punteo de cuáles medidas tendrían que ser.
Mire, las medidas que, por ejemplo… (interrumpe)

Y han sido sugeridas por el Fondo y por todos los organismos.
Han sido sugeridas por el Fondo, ‘veá’, hay que congelar, por ejemplo… (interrumpe)

Plazas…
…es obvio de que lo que más ha aumentado es el gasto en plazas, es obvio de que se ha contratado gente únicamente por raíces partidarias y no por la capacidad, la calidad de los servicios públicos se ha deteriorado, ‘veá’, entonces, hay que buscar la forma de aumentar los ingresos, ahí habrá que estudiar impuestos prediales, habrá que estudiar monotributo, que también lo propone Funde, que es para el sector informal que no paga impuestos, eh, habrá que estudiar el IVA.
A la gente no le gusta pensar en el IVA porque dicen el costo político es alto; es que los costos políticos de no hacer nada son altos, se los están diciendo las encuestas, tanto al Frente como a ARENA, la cantidad de ciudadanos que los está viendo como partidos políticos viables es cada vez menor, ya estamos en 50, casi llegando a 60% de la gente que no ve ni en ARENA ni en el Frente… (interrumpe)

Una opción.
…una opción, se los están diciendo, miren, señores, ustedes no están llevando al país para adelante. Entonces, esas medidas, por ejemplo, como el IVA, hay que estudiarlas, analizarlas, hay que hacerle ver a la gente que se tienen que tomar medidas, hay que analizar el tema de las pensiones, este juego absurdo, como ya lo he mencionado yo varias veces, ‘veá’, del tema de las pensiones, si no se soluciona el tema de las pensiones, no hay forma de que este país tenga finanzas públicas sanas.

Ujum.
Yo no soy de los que dicen que no hay que mezclar pensiones con… (interrumpe)

Con fiscal, con tema fiscal.
…con lo fiscal, eso me parece que ese es un, son de esas, perdónenme, pero de esos eslóganes tan tontos, y perdonen que utilice esa palabra, como el que dijeron cómo se va a pagar deuda con deuda, si cada vez que se emiten los CIP lo que se paga es la deuda de pensiones, se está pagando deuda con deuda, cada vez que se emiten bonos, eurobonos, bonos de largo plazo para pagar los CIP… (interrumpe)

Es deuda para pagar deuda.
…se está pagando deuda con deuda; cada vez que se emiten Letes para pagarle a los proveedores, es una deuda que se tiene con los proveedores, que se paga emitiendo Letes. Entonces, esos eslóganes, y la gente, y lo peor es, me impresiona a mí el nivel de ignorancia de ciertos personajes, economistas, académicos, que dicen cómo se va a pagar deuda con deuda, si eso se hace, se llama, en finanzas públicas se llama gestión de deuda, y hay todo, en los libros de finanzas públicas hay capítulos enteros dedicados al tema de gestión de deuda. Pero así como ese, es decir, está el tema no se mezclen las pensiones con lo fiscal, no se pague deuda con deuda, que son eslóganes que la gente se saca, que algún ignorante pone en la mesa, y todos empiezan… (interrumpe)

A repetirlo.
…como loritos a repetir.

Exactamente. Ahora, y solo para retomar lo que mencionaba, eh, predial debería ser, monotributo debería ser.
Monotributo.

¿Revisión del IVA?
Revisión del IVA.

Ese es el más bajo que se tiene en Centroamérica, mencionaban.
A mí, por ejemplo, está en la mesa el impuesto al patrimonio, a mí en lo particular me parece que un país que necesita aumentar su capacidad productiva no debería de estar… (interrumpe)

…aplicando patrimonio…
…castigando el patrimonio ni el capital, porque necesitamos más inversión para generar los empleos para los jóvenes que están incorporándose al mercado laboral, no deberíamos de estar pensando en impuestos que distorsionen más la inversión.

Ujum.
Y detrás de todo esto, Moisés, hay un factor que es importante, que me gusta que lo hayan incluido en los acuerdos, y es que tenemos que buscar la forma de crecer, tenemos que buscar la forma de atraer inversión, pero para eso lo primero que se requiere es que el gobierno modifique su lenguaje, es decir, no se puede seguir atacando a los inversionistas, no se puede seguir atacando a los empresarios si lo que queremos es atraerlos.
Centroamérica se está quedando con las fábricas que deberían de estar, de estarse ubicando acá, si este ha sido, este es el pueblo que era conocido como los fenicios de América, este país era un país exitoso en la atracción de inversión extranjera, este era un país donde habían oportunidades, el resto, teníamos los mejores aeropuertos, las mejores carreteras, los mejores indicadores de competitividad, los mejores indicadores en muchos aspectos, y en estos siete años hemos retrocedido en una forma realmente que da tristeza.
Qué es lo que este gobierno le va a dejar a los jóvenes de este país, entonces, faltan dos años y medio de gobierno, es hora de cambiar, es hora de empezar a pensar cómo hacemos para crecer más, cómo hacemos para dejar de atacar ya y de frenar la inversión tanto extranjera como nacional. Y ahí, por ejemplo, hay temas de fondo, hay temas de fondo, vaya, las otras medidas que hay que ver, y que Funde lo pone en la mesa, es el tema de analizar la, no la evasión fiscal en sí, sino que la elusión.
Yo creo que el tema, el tema del, y voy a explicar, la evasión fiscal son la gente que no paga impuestos, pero eso, la gente que no paga impuestos, es responsabilidad del gobierno cobrárselos, es que es muy fácil salir a decir, ‘veá’, que la gente no paga los impuestos, pero aceptar la responsabilidad de que al que le corresponde cobrarlos es al gobierno… (interrumpe)

No lo está haciendo.
…no lo está haciendo. Si ustedes leen el estudio que hicieron la cooperación internacional sobre el tema de administración tributaria, prácticamente el Ministro se ha dedicado a manejar la caja del Estado, como él lo dice, pero en términos de administración tributaria, lo que hemos hecho es desastroso.
La base tributaria, que es el número de contribuyentes, por ejemplo, en vez de aumentar, ha disminuido, cuando estamos hablando de que la gente no paga impuestos, en vez de hacer que haya más gente pagando impuestos, ahora hay menos gente pagando impuestos, entonces, dice uno qué, para dónde vamos, pues.

Ujum.
Y además de eso, yo creo que hay un tema que está en la mesa que sí lo quiero dejar, y es que yo quisiera saber cuántos de los funcionarios de este gobierno que tanto que acusa de evasión a los empresarios, a los profesionales, cuántos de esos funcionarios están recibiendo sobresueldos de Casa Presidencial y no están pagando impuestos por eso. Si el Ministro de Hacienda lo hace, verdad, sería un descaro que él esté recibiendo sobresueldos y no esté pagando los impuestos que le corresponde pagar, porque los primeros que deberían de pagar sus impuestos son los funcionarios públicos, porque si no, no tienen autoridad moral para andar exigiéndole al resto de los salvadoreños que paguemos nuestros impuestos.

Para exigirle al resto.
Y todos sabemos que en los gobiernos se ha estado pagándole sobresueldos altos, muy altos, a funcionarios públicos, exentos de impuestos, pagados en sobres en efectivo, al amparo de la noche, y hay que ver con qué autoridad los señores presidentes de la Asamblea Legislativa, diputados, ministros, ‘veá’, han estado hablando de evasión fiscal si ellos no han estado pagando los impuestos que les corresponde. Incluso, ojo, ese dinero que reciben en sobres puede tipificarse como delito de lavado de dinero.

Exactamente. Muy bien, vamos a la última pausa, regresamos en tres minutos. Parte final de nuestro programa de esta mañana, con el ingeniero Mauricio Choussy, expresidente del Banco Central de Reserva… (falla de origen) Hay que reducir la grasa del Estado.
Hay que reducir la grasa del Estado, hay que frenar el gasto en remuneraciones, que es, claramente cuando uno ve la gráfica, es lo que más abunda.

El escalafón, los escalafones.
Los escalafones, es absurdo que haya, en un país donde la inflación va a ser negativa este año, que haya incrementos del ocho por ciento de salarios todos los años, eso no tiene sentido, eso hace que haya gente que tiene salarios más altos, gente que no ha estudiado, tenga, llegue a tener salarios más altos que los doctores, que los profesionales, y eso genera una cantidad de distorsiones, porque entre más viejo es uno, más gana, independiente de que sea mejor trabajador o sea peor trabajador.

Eso es parte también de lo que dice un estudio del Fondo Monetario Internacional, de que las plazas en el Estado son mejor remuneradas que las de la empresa privada.
Exactamente, y eso hay que ajustarlo y, y hay que tener menos despilfarro, y sobre todo empezar a controlar, también hay que hacer un poco de esfuerzo en la corrupción, porque yo creo que el tema de la corrupción es una cosa que nos aflige a todos y hay que, en ese sentido, hay que apoyar todos los esfuerzos que haya para frenar la corrupción. Moisés, es decir, hay un tema que sí me gustaría tocar que es el tema de la elección de Trump.

Claro, ya nos queda poco tiempo.
Nos queda poco tiempo, es decir, para mí los dos candidatos, yo, en primer lugar, uno es un salvadoreño, los americanos tienen su derecho a escoger sus elecciones y escoger a sus gobernantes, y a mí me ha extrañado mucho la cantidad de salvadoreños que se han alegrado… (interrumpe)

…que Trump ganara…
…de que ganara Trump, eh, independiente de las preferencias ideológicas que cada uno pueda tener, yo creo que mucho de eso viene con análisis tan sencillos, tan poco complejos como decir, miren, los demócratas son de izquierda, los republicanos son de derecha. Pero el caso del señor Trump hay que tener cuidado, él es un populista, él no es un hombre de derecha, incluso el señor Trump se ha opuesto a muchas de las medidas que ha tomado la derecha históricamente en los Estados Unidos, él se opone a los tratados de libre comercio, se opone a la globalización, se opone a la desregulación, y entonces uno dice, no es el derechista que la gente cree que es; es un populista.

Ujum.
Autoritario, xenófobo, es decir, que tiene fobia con los extranjeros, es racista, como él mismo, si es que estas cosas no las estoy diciendo yo, sino que él se ha definido como racista, como autoritario, como xenófobo, y entonces veamos, yo creo que debemos los salvadoreños, más bien, pensar en cómo nos puede afectar a este país.
Y lo primero que uno tiene que hacer es, el tema fundamental del país es la, nuestros emigrantes, y yo creo que en el gobierno actual del presidente Obama se había llegado a una conclusión muy interesante, y era que la forma de evitar que la migración de los países del Triángulo Norte continuara creciendo era generar oportunidades de empleo acá y combatir la inseguridad y el narcotráfico, y tener gobiernos menos corruptos.

Ujum.
Entonces, era una forma de solucionar el problema generando trabajo para nuestros hijos, para evitar que nuestros hijos tuvieran que ir… (interrumpe)

Tomaran destino.
…tomaran el destino de emigrar a los Estados Unidos y que les pase todo lo que les pasa en el camino. Este señor dice no, la forma de frenar la inmigración es construir un muro, y eso para mí es, son dos posturas diferentes, bien importantes, una es una postura de generar oportunidades acá, de combatir la delincuencia y de ayudarnos a que nosotros podamos mantener a nuestros hijos en nuestro país, y la otra es poner un muro para que no puedan pasar.
La otra cosa, es decir, es que este señor va a deportar más salvadoreños que los que ha venido deportando las administraciones anteriores, y en ese plan de deportación, si hay 11 millones de extranjeros ilegales en Estados Unidos y va a deportar tres millones, podemos decir que van a deportar el 30% de los inmigrantes ilegales, y si tenemos tres millones de salvadoreños viviendo en los Estados Unidos… (interrumpe)

Un millón, por la matemática simple.
…debería de por lo menos en matemática simple pensar que nos pueden llegar a, si este tipo hace lo que dijo que iba a hacer, nos puede llegar a deportar un millón de dólares (sic) y nos puede… (interrumpe)

Un millón de personas.
…un millón de personas, y ese millón de personas podría rebajar en un 30% también los envíos de remesas y eso nos podría costar mil 200 o mil 300 millones de dólares al año. Pero además de eso está lo del TPS, que hay 200 mil salvadoreños que perderían su estatus de residentes, y está hablando de deportarnos más criminales, acordémonos de que el fenómeno de las maras surge porque los Estados Unidos nos deporta las pandillas, a los pandilleros nos los manda de regreso, y aquí, ante un Estado tan débil, las pandillas crecen, ‘veá’, aprovechan la levadura de este Estado débil y de tanta injusticia… (interrumpe)

Para desarrollarse.
…para desarrollarse. Entonces, si nos mandan delincuentes, hay otro problema adicional, porque no tenemos suficientes cárceles, no tenemos suficiente fuerza para contrarrestarlos. La renegociación del tratado comercial puede ser muy costosa y hay efectos, hay dos efectos que tienen otra, una característica de la que poca gente ha hablado, uno es miren el impacto que ha tenido las declaraciones de Trump en el peso mexicano, el peso mexicano se ha devaluado un 15%, y ustedes pueden decir qué va a tener que ver la devaluación del peso mexicano con El Salvador, en la medida que los mexicanos les cueste más entrar a, sus exportaciones a los Estados Unidos y su moneda se ha devaluado, las fábricas mexicanas se van a tomar el mercado de Centroamérica y con esa devaluación van a ser mucho más competitivos y vamos a ver un impacto serio en el sector manufacturero salvadoreño.

Ujum.
Y finalmente, hay otro tema que requiere conciencia y que también estas personas que ven con tanta alegría el triunfo de Trump se les ha olvidado, y es que de los países más sujetos a ser afectados por el cambio climático estamos los países de Centroamérica, los países como El Salvador, que por nuestra ubicación geográfica, por nuestras condiciones climáticas, por nuestra pobreza, vamos a ser quizás los más afectados del cambio climático y que este señor rechaza cualquier tratado de, si este señor rechaza el tratado de París, lo que vamos a ver es que nuestras costas se van a inundar y vamos a ver que nos vamos a convertir en un país más pequeño y más pobre.

El término cambio climático, dijo, es un invento de los chinos.
Es un invento de los chinos para ser más competitivos y fregarnos.

Exactamente.
Pero nosotros, es decir, debemos de pensar que los temas climáticos, a los países vulnerables como nosotros… (interrumpe)

Es a los que más golpea.
…nos golpean mucho.

OK, ingeniero, nos quedan varios temas en el tintero, pero le agradecemos que nos haya hecho el honor de acompañarnos esta mañana.
Es un, fue un gusto estar acá, Moisés, y muy buenos días a todos.

Vamos a ver cómo siguen las cosas. Volvemos a hablar, pero ojalá que no sean tres meses, ingeniero. Veremos cómo van desarrollándose las cosas.