tregua

Carta a los que creen en la justicia: Acusar es más fácil que comprobar. De Paolo Luers

Paolo Luers, 18 mayo 2017 / MAS! y EDH

Estimados amigos:
Los columnistas no solemos ir a audiencias judiciales. Las dejamos a los reporteros. Pero para opinar, a veces hay que ir a la fuente de las noticias. Fui al inicio de la audiencia, en la cual se va a decidir si el llamado “caso tregua” merece pasar a vista pública.

La jueza levantó la reserva sobre el caso. Buena noticia, porque ya era absurdo que los acusados y sus defensores no podían hablar en público, mientras que los medios estaban llenos de filtraciones de la Fiscalía, hechas para conseguir pre-condenas.

Si se hubiera mantenido la reserva, no podría contar lo que pasó una hora antes de la audiencia. La Fiscalía había solicitado un “reconocimiento”: un jefe pandillero criteriado tenía que identificar a dos acusados. La diligencia fue declarada nula, porque la Fiscalía sentó a su “testigo” en la entrada, donde podía ver a los dos acusados en su ingreso para luego “reconocerlos”. Pero a pesar de esta maniobra burda, el criteriado declaró que no sabía a quién tenía que reconocer. De paso, la FGR quemó a su criteriado, identificándolo con nombre y apellido en su escrito de acusación…

Luego la Fiscalía comenzó a exhibir sus pruebas. Reprodujeron el audio de una reunión de los mediadores con pandilleros presos: monseñor Fabio Colindres, uno de los mediadores, dando una especie de sermón, diciendo a los pandilleros que “los que han hecho el mal, pueden encontrar el amor y hacer el bien”… A la media hora, la jueza interrumpió y señaló a los fiscales que no había escuchado nada relevante para comprobar las acusaciones. Pero me gustó que hayan reproducido el audio de monseñor, porque perfectamente caracterizaba el esfuerzo de los mediadores: convencer a los líderes pandilleros que en vez de seguir delinquiendo deberían contribuir a reducir y superar la violencia.

Obviamente no era lo que los fiscales querían transmitir. Presentaron un montón de elementos para comprobar algo que todo el mundo sabe, que nadie (ni los acusados) niegan y que además no forma parte de los delitos que les imputan: Establecieron que los mediadores (entre ellos el acusado principal Raúl Mijango) gestionaron una tregua entre las pandillas y que el gobierno de Mauricio Funes adoptó una política pública de facilitar esta gestión, con el fin de reducir la violencia.

Pero esto no aporta nada a la comprobación de los delitos que la Fiscalía imputa a los acusados. La tregua no es sujeto de este juicio. Nadie definió como delito la tregua, mucho menos la política oficial del Estado que facilitó su gestión.

La FGR tendrá que presentar pruebas concretas para sustentar acusaciones concretas de delitos concretos: por ej. que los acusados introdujeron (o permitieron la introducción) de ilícitos en los penales. Las argumentaciones de los fiscales son suposiciones. No hay “cuerpos de delito”, no hay actas de decomiso, no hay fechas y lugares de entrada de ilícitos. Con este vacío se les va a caer más de la mitad del caso.

Lo que queda es “asociación ilícita”. ¿Pero asociación ilícita para qué? Los fiscales tuvieron que aclarar que nadie está acusado de pertenecer a una pandilla. Tampoco puede ser asociación para gestionar la tregua, porque la tregua no es tipificada como delito.

“¿Asociación ilícita para qué?”. Esta será la pregunta central que la Fiscalía tendrá que contestar para que este caso pueda ir a vista pública. Y hasta ahora no hay elemento visible de cómo van a comprobar que estos 21 hombres y mujeres conspiraron para cometer delitos.

Queden pendientes de este caso y mantengan su mente abierta. Hasta ahora no hay caso.
Saludos,

‘We fear soldiers more than gangsters’: El Salvador’s ‘iron fist’ policy turns deadly. THE GUARDIAN

State security forces have turned the war on gangs into an extrajudicial siege in Distrito Italia, where young men are being killed indiscriminately with impunity.

A masked and armed policeman patrols a gang-controlled neighborhood in San Salvador. Violence has heightened between police and gangs in response to government crackdown. Photograph: Alex Peña/AP

A masked and armed policeman patrols a gang-controlled neighborhood in San Salvador. Violence has heightened between police and gangs in response to government crackdown. Photograph: Alex Peña/AP

2c5b27dNina Lakhani, 6 febrero 2017 / THE GUARDIAN

guardianA group of teenage boys were celebrating a birthday with cake and cold beers, larking around and uploading selfies to Facebook. It should have been an ordinary scene played out among old friends, but in El Salvador, these are anything but ordinary times.

Shortly before 11pm, soldiers with rifles quietly descended from the surrounding hills and cornered the youngsters in an alleyway. Most of the teens were were thrown face-down on the ground – but two boys ran, and the soldiers gave chase.

Juanita Ortega was getting ready for bed when she realised that her son Pablo, 19, was in danger.

“Bang! Bang! Bang! I heard gun shots and ran outside to look for my son,” said Ortega, who asked that she and her son be referred to with pseudonyms for fear of reprisal.

“They were hitting the boys on the ground with their rifle butts. I shouted to my neighbours – ‘Get up! Come quickly! They’re going to kill our children!’ – and then I realised my son wasn’t there,” she said.

Pablo made a break for the dusty main street, but a bullet caught him in the thigh and he fell to the ground. Soldiers dragged him to an overgrown patch of waste ground nearby, where he was later found dead, apparently strangled with his own shirt.

Frontpage The Guardian Online

Frontpage The Guardian Online

Almost immediately, a white double cabin pick-up arrived at the scene. A different group of soldiers were dropped off, and the unit which had carried out the attack was driven away, witnesses said.

Forensic scientists arrived several hours later to take away the body. No witnesses were interviewed. Morning newspapers reported the incident as the death of another gang member.

Distrito Italia is an impoverished neighbourhood just north of San Salvador whose cosmopolitan name belies a grim reality. For years, it has been dominated by the Mara Salvatrucha (MS13), one of the country’s two main street gangs, who for the past 25 years have been locked in a battle to control territory.

But the street gangs are not the only factions involved in the violence. State security forces have laid virtual siege to gang-controlled communities where being a young male is enough to get you arrested, tortured or killed.

The government’s promise to apply a mano dura (“iron fist”) policy against gangs seems to have become a shoot-to-kill policy under which anyone living in a gang-controlled neighbourhood risks falling victim to extrajudicial violence.

While some of the victims have been gang members, others have nothing to do with organised crime. Pablo Ortega had only finished high school a few days before he was killed.

“I saw soldiers covering the pool of blood with earth where my son fell,” sobbed Ortega, inside her modest home. “The authorities say he was killed in a shootout with gang members, but it’s a lie, he was never a gangster.”

The interview is interrupted by the sound of a gun being loaded just outside the window. Two police officers saunter past with their hands ready on their pistols; dogs bark, doors slam shut.

“I’m scared, you have to go, I have another son,” pleads Ortega. “It’s like during the [civil] war, they’re killing young people but talking about it can get you killed as well.”

El Salvador’s 12-year war between leftwing guerrillas and US-supported military dictatorships left 80,000 dead, 8,000 missing and a million displaced in 12 years.

The conflict ended in 1992, but peace never came to this small Central American country: although the murder rate dropped 20% last year, El Salvador remains the most deadly country in the world after Syria.

During the civil war, the conflict was described in cold war terms: the government described its enemies as terrorists. Nowadays, the violence continues, but the language has changed: a law passed last year established the gangs as “terrorist groups”.

“In the 1980s, having long hair and carrying a book made you a target; being young still makes you a target today,” said Jeanne Rikkers, director of research at the violence prevention NGO Cristosal.

Yet it could have been different. After years of escalating violence, the murder rate almost halved in mid-2012 after government-appointed negotiators helped facilitate a truce between MS13 andd its main rival Barrio, 18. The deal was imperfect, but for the first time in years, there was some hope of peace.

By mid-2014, however, the truce had fallen apart amid broken promises, political rivalries and tough-on-crime electioneering.

The FLMN – founded by former rebels – won a second term in government and soon declared war on the gangs. In January 2015 vice-president Oscar Ortíz gave security forces the green-light to use deadly force against suspected gang members “without any fear of suffering consequences”.

el salvador gangs

Gang members are escorted upon arrival at a maximum security prison in Zacatecoluca in El Salvador. Photograph: Marvin Recinos/AFP/Getty Images

And they have. Police records obtained by the investigative news website El Faro show that 693 alleged gang members were killed and 255 were injured in 1,074 armed confrontations between January 2015 and August 2016.

In the same period, 24 police and soldiers were killed. That imbalance points to the excessive use of lethal force and summary execution, said Ignacio Cano, a police violence expert at the State University of Rio de Janeiro.

In contrast, police officers arrested just 88 suspected gang members in the whole of 2013 and 2014.

Rikkers said: “The public discourse is warlike. It focuses on eliminating gang members – not crime. [But] the mano dura approach hasn’t worked and won’t suddenly start to work in the future. In the meantime, we are turning a blind eye to grave human rights abuses.”

Those who speak out are often targeted themselves.

Pablo’s murder was among dozens of suspected unlawful killings documented by Dany Romero, a former MS13 member who dedicated himself to violence prevention after his release from prison in 2006.

Last July, he was arrested, accused of using his NGO as a front for gang activities, and detained in maximum-security on terrorism charges.

“Dany had a lot of information that could be a big problem for the state,” said Arnau Baulenas, legal director at the Central American University’s Institute of Human Rights.

Such cases mean that victims’ relatives are wary of speaking out.

Since her son’s death last year, Ortega has often seen the same unit of soldiers in her neighbourhood, but has not dared denounce them to the authorities, for fear of putting her surviving son at risk. “I tell you sincerely, we fear the soldiers more than we ever feared the gangsters,” said Ortega.

Those who monitor the killings say that similarities between the cases cannot be dismissed.

In June, another young man in Distrito Italia was killed in similar circumstances.

el salvador extrajudicial killings

Marcela Beltran at her home which police have raided several times since the attempted murder of her son Cristian. Photograph: Nina Lakhani

The family of Jaime Velásquez, 22, admit that he was a gang member. (They asked for him to be referred to with a pseudonym to protect his surviving relatives).

One night in June 2016, he was on lookout duty, when the soldiers arrived. He was shot seven times and left lying in the street. Witnesses told the Guardian there was no gun battle, and no soldiers were injured. A pick-up truck arrived to take the soldiers away. There was no police investigation.

“The soldiers don’t protect us, they kills us like dogs,” said Velásquez’s older sister

Prosecutors say many of the abuse allegations are concocted by the gangs, and deny being lenient on security forces.

“To date, no investigation has made us think that there is a policy of extrajudicial killings or death squads,” sad Allan Hernandez, director of specialist units.

el salvador gangs

Cristian Hernández was left in a coma after being beaten and tortured by police and soldiers in January 2016. Photograph: Nina Lakhani

“I can guarantee you 100% that prosecutors treat every murder with the same interest. A murder is a murder … In each case we look at the evidence.”

San Miguel Tepezontes is a picturesque rural town 20 miles east of the capital, situated high above Lake Ilopango. It doesn’t have Distrito Italia’s air of menace, but police say two rival gangs operate here, and last September dozens were arrested in a round-up of alleged MS13 members .

One of them was Cristian Hernández Beltrán, a car mechanic.

Nine months earlier Hernández, then 19, had been detained along with a friend by police officers, and driven to an isolated hillside a few miles away. Hernandez was given electric shocks, and beaten round the head with a rock; his fingernails were pulled out.

His unformed attackers threw him into the back of the police truck assuming he was dead, and drove a few miles along a country road before dumping him in the undergrowth. Somehow he managed to crawl into the road and was discovered by a neighbour.

His mother, Marcela Beltran, found him in hospital in an induced coma with grave injuries to his skull and brain. Hernandez didn’t recognise her for a month. He has permanent damage to his vision, hearing, sense of taste and balance, and needs reconstructive surgery to repair his skull.

Beltran, 34, reported the attack immediately, and managed to convince the police to launch a full investigation. But her determination has come at a high price.

The day after Cristian was released from hospital, the perpetrators came to the family home. Over the next few months, he was followed, detained and beaten again, until finally, in September, he was arrested again and accused of extortion and abetting gang murders.

In a success of sorts, three police officers and two soldiers have been accused of Cristian’s attempted murder. But the teenager remains in prison on charges of belonging to a terrorist group.

“My son isn’t a gangster, he’s been persecuted to make me shut up. Cristian is scared they will kill me, they could kill us all, but I won’t stop – the police cannot be untouchable,” said Beltran.

Columna transversal: La sequía que causa inundaciones. Un ejercicio en lógica. De Paolo Luers

Usar la fuerza del orden para acciones de aniquilamiento y de “limpieza social” expone a los policías a riesgos incalculables, sin que el gobierno tenga capacidad de protegerlos.

paolo3Paolo Luers, 21 octubre 2016 / EDH

Demasiadas vidas de policías le ha costado al país la guerra contra las pandillas. Dentro de los miles de muertes que esta guerra cobra al país cada año, las de los policías son las que duelen más a la sociedad.

El Diario de Hoy hizo, en su edición del 18 de octubre, un recuento de cada uno de los 29 policías entre los más de 4 mil homicidios acontecidos entre el 1 de enero y el 2 de septiembre del 2016. Tal vez de esta forma contribuyamos a crear conciencia del precio inaceptable que la sociedad está pagando en esta guerra.

diario hoySin embargo, me toca explicar por qué no estoy de acuerdo con el enfoque que se dio a este homenaje a los policías víctimas de la violencia. En la portada, la nota se anuncia de una manera ambigua: “Tregua precedió matanza de policías”, reza la madera. Es como decir: “Sequía precedió inundaciones”.

Pero al interior del periódico, el titular cambia: “La tregua que aumentó los asesinatos a policías”. Ya no se trata una secuencia en el tiempo, sino de una causalidad: Es por culpa de la tregua que aumentaron los asesinatos a policías.

Es como decir: durante meses de fumigación, se logra bajar la incidencia del dengue. Cuando se deja de fumigar, el dengue se vuelve epidemia. ¿Qué tiene la culpa: la temporada de fumigación, o la suspensión? Imagínense un titular como este: “Campaña de fumigación precede epidemia de dengue…”.

En la nota se reitera la tesis del titular: “Los datos llevan a inferir que las treguas tuvieron como efecto el aumento de policías asesinados”.  Sólo que los datos citados en la nota son falsos: “En 2011 hubo 38 policías asesinados. El 2012 cerró con 40 policías asesinados”.

Según las estadísticas de la misma PNC, los datos son muy diferentes: en el 2009 murieron 18 policías; en el 2010: 18; en el 2011: 17, pero también 12 militares. (En el 2011, la Fuerza Armada había asumido el control periférico de los centros penales, incluyendo la revisión corporal de las esposas, hijas o madres que visitaban a los internos, lo que causó muchos conflictos).

La tregua comenzó a mitad de marzo del 2012. Este año, la cifra de policías asesinados o caídos en combate bajó a 15 (8 de ellos en los tres primeros meses, antes de iniciar la tregua). En el año 2013 son los 14 policías caídos.

A partir de junio del 2013 arrancó la campaña electoral, y el gobierno comenzó a desmarcarse de la tregua y a desmontar el esquema de mediación, que le dio sostenimiento. Y en 2014, con la tregua dada por muerta, el número de policías muertos casi se triplicó, llegando a 39. En el 2015, marcado por la plena implementación de la nueva política de Seguridad del gobierno Sánchez Cerén y su confrontación directa a las pandillas, la cifra de bajas de la policía llegó a 62.

Viendo estos números comparativos del 2009 al 2015, es obvio que durante la tregua no sólo se redujeron los homicidios en general, sino también las cifras de policías víctimas de la delincuencia. La conclusión lógica es: La tregua bajó los homicidios contra policías, y al desmontar el gobierno la tregua en el 2013/14, la cifra de policías aumentó drásticamente.

Esta conclusión -la única lógica que las cifras permiten- es diametralmente contraria a la tesis sostenida en la nota de El Diario de Hoy. Resulta que no es la tregua que aumentó los asesinatos, sino su desmontaje por parte del gobierno del FMLN.

Al gobierno de Sánchez Cerén le conviene que la sociedad acepte su tesis de que fue la tregua que causó el posterior aumento de la violencia, incluyendo las altas cifras de bajas entre los policías. Porque de otra manera el gobierno del FMLN tendría que tomar responsabilidad por la manera irresponsable en que desmontó la tregua y puso a los policías a implementar una guerra de confrontación militar, para la cual no están preparados. Usar la fuerza del orden para acciones de aniquilamiento y de “limpieza social” expone a los policías a riesgos incalculables, sin que el gobierno tenga capacidad de protegerlos. Sin quererlo, notas periodísticas como la mencionada resultan ayudando al gobierno a encubrir sus fracasos.

Whole families are fleeing this tiny country and entering the U.S. in massive numbers: FUSION

gettyimages-500414650

Tim Rogers, Fusion's senior editor for Latin America

Tim Rogers, Fusion’s senior editor for Latin America

Tim Rogers, 19 agosto 2016 / FUSION

In 2014, a wave of unaccompanied kids from Central America caught the U.S. government off-guard when they flooded into Texas in record numbers, triggering what President Obama called an “urgent humanitarian situation.”

Two years later, a silent swell of a different type is starting to emerge on the U.S. southern border. And it could be a harbinger of another immigration crisis in the making.

Salvadorans are fleeing to the United States in massive numbers, and now they’re bringing the fusionwhole family along. Though the number of unaccompanied Salvadoran minors crossing the border has not returned to the surge numbers seen in 2014, the number of Salvadoran family units apprehended on the southern border has increased by a whopping 96% over the past year.

Undocumented_Salvadorans_by_month

Undocumented Salvadoran families are arriving in the U.S. in greater numbers than immigrants from any other Latin American nation. Ten Salvadoran families are apprehended here for every one Mexican family, according to U.S. Customs and Border Patrol statistics.

There are now more Salvadorans in U.S. immigration deportation proceedings than any other nationality.

U.S. deportation proceedings in immigration courts.

U.S. deportation proceedings in immigration courts, by nationality.

For those paying attention to the situation in El Salvador, the timing of the new surge might seem strange considering that the country’s murder rate, which was the highest in the world in 2015, has dropped significantly during the first half of this year. The country’s death toll has dropped from an average of 25 murders each day in January to around 11 murders per day over the past four months.

el-salvador-murders

At first blush, that looks like good news. But behind the numbers there could be a gathering storm that’s hard to see from the outside, but one that Salvadorans can feel in the air. And that sense that the center cannot hold might explain why so many families are pulling up sticks and heading out now.

The headlines in El Salvador suggest something’s brewing—possibly a war.

The attorney general’s office last week announced that state security forces recently foiled a dangerous terrorist plot by the MS-13 (Salvatrucha) that could have escalated the country’s gang war into something more akin to a guerrilla insurrection.

In a voluminous case filed against 78 MS-13 leaders, state prosecutors accused the criminal group of plotting to purchase high-calibre weapons in Mexico and Guatemala to arm and train an “elite” commando unit of 500 gangbangers to coordinate nationwide terrorist attacks against government targets.

The prosecutor’s case, which is allegedly based on intelligence gathered from wiretaps, says the MS-13 was in the process of raising $1 million to buy assault rifles, surface-to-air weapons to shoot down helicopters, commando uniforms and bulletproof vests, according to local media outlets allowed to review the document. The plan was allegedly to place two elite commandos in each of the 249 MS-13 cliques to lead an offensive aimed at asserting territorial control while destabilizing the country’s economy and political establishment.

In an effort to sap state coffers, the Salvatrucha shock troops were allegedly planning to target police officers and politicians for daily killings, because each public employee’s death costs the government $2,000- $3,000 in funeral costs, plus an additional $20,000-$25,000 in insurance payouts to family members.

Hundreds of people attend the funeral of the slain mayor of Tepetitán, who became the second mayor killed by the MS-13 this year.

Hundreds of Salvadorans recently attended the funeral of the slain mayor of Tepetitán, who became the second mayor killed by the MS-13 this year. FOTO: MARVIN RECINOS/AFP

In short, the alleged Salvatrucha war plan would have meant an unfathomable escalation of violence in a country that already has the dubious distinction of being one of the most dangerous places in the world.

But is it any of it true? Some claim the whole government report stinks of officialist propaganda.

“This is an operation of psychological warfare,” says Paolo Luers, a former gang truce mediator and ex-FMLN guerrilla.

Luers says he thinks the government is trying to justify the “extraordinary” measures it adopted in March to crack down on gangs, while also trying to create division among the MS-13’s top leadership, an incarcerated group known as the ranfla.

MS-13 members are transferred to a high-security prison last year as part of a government effort to break their control over the streets.

MS-13 members are transferred to a high-security prison last year as part of a government effort to break their control over the streets. FOTO: MARVIN RECINOS/AFP

“I think this whole business about the 500 men is total lie,” Luers told me. “The official policy agreed to among the three gangs (The MS-13, 18-Sureños and 18-Revolucionarios) in March is to not fall into the government’s trap by getting involved in a military-style final battle, rather to retreat and reduce the level of confrontation.”

Luers says the gangs are smart enough to realize that they would lose a war against the government. Even trying to organize a military campaign on that scale would require so much money that it would mark “the beginning of the end” of the gangs’ control in the neighborhoods, he says.

The gangs themselves insist they are trying to avoid going to war with the government. In the most recent communique issued by the MS-13 and the two factions of Barrio 18, the gangs claim the recent drop of violence in El Salvador is thanks to their decision to quiet their guns.

“The reduction of violence is due to the decision made by the gangs, because we don’t have any interest in involving the country in war,” the June 18 communique said.

Outside security analysts are also scratching their heads at the government’s claims that the MS-13 was secretly preparing for war.

Adam Isacson, a regional a regional security policy expert for the Washington Office on Latin America (WOLA), says it makes no sense for the gangs to launch some type of guerrilla insurgency against El Salvador’s government—it’s just not their m.o.

The gangs, he says, have no ideology, no political program, and no aspiration to take over the government. Their only interest is in controlling territory for extortion and other illicit business endeavors—and that model works best when the gangs aren’t fighting the police or army.

Declaring war on the El Salvador’s government would draw way too much heat, Isacson says.

Members of the Salvadoran Armed Forces patrol an MS-13 controlled area following the murder of 11 people in in March.

Members of the Salvadoran Armed Forces patrol an MS-13 controlled area following the murder of 11 people in in March. FOTO: MARVIN RECINOS/AFP

“It would be an awfully risky strategy because the Salvadoran government has more trained personnel, more firepower, and [U.S.] Southern Command would be prime to jump in on that,” he told me. “And it’s hard to imagine that going well for them.”

Whatever’s really happening with the gangs—whether they’re just hanging low or secretly preparing for war—the U.S. immigration numbers suggest that that many Salvadorans don’t think the government’s repressive crackdown, which is awful in its own right, will result in lasting peace. As is too often the case in Central America, things can always get worse.

And for many Salvadorans, the risks of emigrating to the U.S. is not a sufficient deterrent compared to the danger of staying behind.

Carta a mis colegas periodistas y editores: No pueden delegar su trabajo a la Fiscalía. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 4 agosto 2016 / EDH

Dice la jueza que el fiscal le dijo que en una llamada telefónica interceptada por la Fiscalía, un supuesto cabecilla de una pandilla le dijo a un individuo no identificado que algunos pandilleros estaban “diciendo que dicen” que los líderes de la MS13 recibieron de a saber quién 25 millones de dólares para realizar la tregua y reducir los homicidios…

Esto es lo que a esta altura se sabe. Lo que dijo la jueza y lo que dicen los fiscales. Nada más.

Y este ‘dicen-que-dicen-que-dicen’ se plasmó en titulares de portada de los tres periódicos de El Salvador:
-“Testigo: MS recibió $25 millones por tregua” (La Prensa Gráfica)
-“Revela juez en la audiencia: La MS recibió $25 millones durante tregua” (El Diario de Hoy)
-“Pandilla MS habría recibido $25 mills. durante la tregua” (El Mundo)

Pregunto a mis colegas periodistas y editores: ¿Cómo una información tan poco dura y confirmada puede convertirse en “noticia de verdad” y en titular de portada?

Pregunto a mis colegas: ¿Y las preguntas de rigor que tenemos que responder antes de dar algún hecho como noticia?

¿Quién entregó este dinero, dónde, de qué fondo, con qué autorización?

diario hoyEl único hecho comprobado que tenemos es la afirmación de la Fiscalía de haber escuchado una conversación telefónica entre dos individuos. Uno, el acusado Marvin Quintanilla, lo niega. El otro ni la Fiscalía dice quién es. Entonces, como periodista me pregunto: ¿Cómo hago para conseguir la confirmación que necesito para afirmar, como medio de comunicación, que hubo un pago tan importante de 25 millones de dólares?

También a la jueza habría que preguntar cómo en esta audiencia que exclusivamente fue de imposición de medidas, ella pudo hacer semejante afirmación? Primero, no le tocaba en esta audiencia hacer valoraciones de pruebas. Y segundo, no hay ninguna prueba del hecho (los $25 millones), sino solamente una mención del fiscal quien dijo que alguien dijo que dijeron…

En la corte, absolutamente ningún hecho es cierto mientras no esté debidamente comprobado por testimonios y pruebas físicas admitidas por los jueces. Punto. Esto lo tiene que asumir la jueza, pero también los medios – e incluso los fiscales.

¿Cuándo hemos dado a los fiscales el poder de determinar la verdad? Porque esto estamos haciendo (o permitiendo que se haga), cuando al muy principio de un juicio tomamos y reproducimos como hechos las acusaciones, hipótesis y teorías de conspiración que la Fiscalía plasma en el requerimiento fiscal del caso. En un Estado de Derecho, con esta apertura del juicio, con la acusación formal de la Fiscalía, apenas comienza la búsqueda de la verdad. Cuando ni siquiera ha comenzado el proceso de evaluación y comprobación de las acusaciones, en un juicio no existen hechos y no existen culpables. Es la regla básica de la justicia.

Entonces, ¿por qué en nuestros medios el requerimiento fiscal (la acusación) se convierte en el guión de la cobertura? Porque esto pasa, por lo menos cuando estas acusaciones corresponden a nuestros propios resentimientos. Esto, que mis colegas me disculpen, es parcialidad. Y cuando los medios reproducen una acusación sin ningún filtro profesional e investigativo, porque sienten que está en concordancia con lo que la gente piensa y pide. Esto, que mis colegas me disculpen, es la versión mediática del populismo.

Aquí solo he escogido el caso de los 25 millones como ejemplo. Pero la cobertura del ‘Operativo Jaque’ durante la última semana está llena de estos ejemplos; cuando los medios, sin ninguna información y comprobación, toman como verdad lo que la Fiscalía sostiene. Tomen un poco de distancia de sus percepciones subjetivas y revisen la cobertura periodística. Llegarán a la conclusión de que la pueden mejorar mucho.

Saludos,

44298-firma-paolo

El Salvador vive, por ahora, una baja de homicidios: AP

, 3 julio 2016 / ASSOCIATED PRESS AP

SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — Tras convertirse en 2015 en la capital mundial de los homicidios y empezar el 2016 con una espiral sangrienta, El Salvador ha tenido un respiro con una baja de los asesinatos a casi la mitad.

¿De quién es el crédito por esa baja? Depende de a quién se le pregunte.

El gobierno atribuye la reducción a una nueva cruzada contra las pandillas que lanzó en marzo con una fuerza de seguridad y aislando a los jefes en una cárcel de máxima seguridad.

Pero para las pandillas, la baja se debe a una orden que dieron a sus estructuras para cesar los homicidios, en lo que consideran una muestra del control que mantienen sobre sus miembros.

Los cierto es que mayo se registraron 351 asesinatos, comparado con 353 en abril y 611 en marzo.

En junio, se registraron 331 asesinatos, comparado con los 677 del mismo mes de 2015, un año cuando El Salvador registró poco más de 100 homicidios por cada 100.000 habitantes, una cifra extremadamente alta para un país “en paz”, aunque aún una fracción de las muertes vistas en zonas de guerra como Siria, donde las víctimas se estiman en cientos de miles desde 2011.

Los números entre abril y junio no se veían desde hace más de un año: en casi todo 2015 los asesinatos siempre estuvieron en más de 400 mensuales e incluso llegaron en un solo mes, agosto, a más de 900. Las autoridades dicen que las víctimas actuales son sobre todo de pandilleros que han muerto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, además de luchas entre grupos rivales, dentro y fuera de prisión.

La cifra actual, sin embargo, es aún alta: la tasa de homicidios fue tan elevada el año pasado, que aunque se haya reducido actualmente a la mitad aún pondría a El Salvador entre los primeros 10 lugares de los países que tienen el mayor número de asesinatos sin estar en guerra.

Conscientes de que las cosas empeorarían para sus miembros, las tres pandillas más importantes de El Salvador hicieron a un lado sus diferencias y juntos enviaron un mensaje al gobierno: acordaban cesar los homicidios para mostrar que no era necesario que lanzara nuevas medidas para perseguirlas.

Tras un mensaje videograbado de marzo en el que se ven a supuestos representantes de la Mara Salvatrucha (MS-13), Barrio 18 Revolucionarios y Barrio 18 Sureños, el gobierno les respondió que no habría descanso y, por el contrario, desplegó una fuerza especial de seguridad para ir contra ellos y transfirió nuevamente a sus cabecillas a un penal de máxima seguridad donde los mantiene aislados de las estructuras.

“La reducción de homicidios obedece a la efectividad de los planes de la policía y a las medidas extraordinarias por el gobierno, especialmente en penales”, dijo la semana pasada el director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto.

El gobierno considera clave el aislamiento de los líderes de las pandillas en el penal de máxima seguridad que tiene El Salvador, porque así no pueden enviar órdenes a sus miembros en las calles.

“Hemos ido controlando gradualmente el sistema penitenciario y vamos a terminar de controlarlo”, aseguró el fin de semana el vicepresidente Oscar Ortiz.

Las pandillas, sin embargo, tienen una explicación distinta.

Un miembro del Barrio 18 Sureños dijo a The Associated Press que la reducción se debe a una orden que se les dio a los integrantes de las pandillas.

“Cuando guerra hemos querido, les hemos hecho guerra y ahorita no estamos en esa lógica; no queremos guerra, queremos que las cosas se solucionen de una manera diferente”, dijo el hombre que aceptó hablar con la AP bajo condición de no identificarlo para evitar ser ubicado por las autoridades.

Dijo que es parte de un equipo de coordinación entre las tres pandillas dominantes de El Salvador y que están abiertos a un diálogo para reducir la violencia.

Aseguró que las tres pandillas han decidido mantener lo que llama un “cese de hostilidades entre las estructuras pandilleriles”.

Según varios expertos, la reducción de los homicidios reflejada en las estadísticas es una combinación tanto de la ofensiva gubernamental como del aparente repliegue de las pandillas que ha puesto a El Salvador en una situación no vista desde hace meses, pero temen que sea un fenómeno pasajero.

“Me temo que esto es temporal, que esto va a durar en la medida que le tome a las pandillas vislumbrar una nueva manera de enfrentar al gobierno”, dijo a la AP José Miguel Cruz, director de investigaciones del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Internacional de la Florida.

Apenas llegó al poder en 2014, el presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, un ex guerrillero, estableció una política de fuerza contra las pandillas, la cual reforzó en marzo cuando la violencia alcanzó un nivel inusitado. En San Juan Opico, en las afueras de la capital, presuntos pandilleros asesinaron con una saña pocas veces vista a 11 hombres, algunos de ellos rematados a machetazos.

La masacre de Opico marcó un punto de inflexión en el país centroamericano y en cuestión de semanas la Asamblea (parlamento) aprobó un paquete de medidas que incluye someter a aislamientos severos a los pandilleros, a la par que el gobierno desplegó a 1.000 soldados y policías para buscar y desmantelar a las pandillas.

Para Sánchez Cerén, lo que ha hecho su gobierno es “una recuperación de la esperanza de que este país ahora va por el camino de derrotar al crimen”.

Santiago, el vocero del Barrio 18 Sureños, asegura que están decididos a “demostrar que somos capaces de abandonar la violencia”, aunque también cuenta que sólo cuando el gobierno anticipó que presentaría “medidas extraordinarias” contra ellos es que las tres pandillas acordaron sentarse en la misma mesa y dialogar, algo que ya habían logrado hacer.

En 2012 las pandillas acordaron una tregua, facilitada por el gobierno del entonces presidente Mauricio Funes.

Públicamente, la anterior administración ha negado cualquier participación en directa en la planeación de la tregua. Sin embargo, un funcionario del gobierno de Funes dijo a la AP que ese pacto sí fue impulsado desde el gobierno como parte de una estrategia gubernamental de pacificación social.

El hombre, que pidió no ser identificado como condición para hablar del caso, dijo que para evitar que funcionarios se sentaran directamente con ellos, el gobierno anterior permitió que un grupo de mediadores se encontraran con pandilleros dentro y fuera de las prisiones. La estrategia, añadió, fue avalada por el gabinete de seguridad y el mismo presidente.

El ex presidente Funes no respondió a un correo electrónico de la AP para conocer su opinión. Sin embargo, en uno de sus programas radiales semanales de junio, dijo que su gobierno no ideó la tregua y que sólo “facilitó el pacto” que ya las propias pandillas habían establecido.

El caso de la tregua es ahora un tema con un amplio rechazo popular y gubernamental. De hecho, la Fiscalía salvadoreña ordenó el 3 de mayo el arresto de 21 personas, incluidos quien fuera el director de Centros Penales y tres oficiales de la policía, acusados de delitos como introducción ilegal de objetivos y asociación ilícita durante su contacto con las pandillas.

Las autoridades detuvieron en días a 18 de los 21, incluido al mediador Raúl Mijango, un ex guerrillero. Hace unas semanas, sin embargo, un tribunal ordenó que el hombre y los policías enfrenten en libertad su proceso.

En una encuesta reciente del Diario de Hoy, un 78% se manifestó en contra de la tregua, con apenas un 10% a favor. El estudio se realizó del 20 al 24 de mayo a partir de 2.174 encuestas a mayores de 18 años, y tiene un margen de error de 1,51 puntos porcentuales.

“Yo no creo en la tregua”, dijo María Teresa Perdomo, una empleada salvadoreña, quien calificó el pacto del 2012 como “una farsa”, porque las pandillas “siguieron matando y cobrando renta”.

Para José Melgar, un vendedor ambulante, su país no necesita treguas, sino combates directos a las pandillas.

“A esos hay que darles duro”, comentó. “Son malos, nacieron malos, no perdonan a nadie”.

 

Carta al alcalde de Zacatecoluca: No se ahueva. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 23 junio 2016 / EDH

Estimado Dr. Hirezi:
Hoy le toca a Zacatecoluca. Y a usted, aunque no lo han formalmente imputado. Apopa, Zacatecoluca… y desde hace rato quieren dar cuerda al fiscal contra Ilopango. Tres de las 11 alcaldías que se atrevieron a aceptar el reto de construir “Municipios sin Violencia” – a invitación del gobierno de Mauricio Funes.

11 alcaldes convocaron a la plaza pública, que ante los ojos incrédulos de la población y las cámaras de los medios se llenó de pandilleros con sus familiares y comunidades, para firmar “Acuerdos Municipales de Paz”. Firmaron y hablaron los jefes locales de las respectivas pandillas y los alcaldes. Firmaron diario hoyrepresentantes del gobierno, obispos, mediadores, representantes de la OEA. En algunas ocasiones firmé yo como representante de la Fundación Humanitaria que por iniciativa del señor Nuncio Apostólico se había creado entre empresarios, dirigentes gremiales y académicos para hacer sostenible la reducción de la violencia que no podía simplemente depender de una tregua entre pandillas…

La idea era: Los alcaldes gestionarían entre la sociedad civil de su municipio y las pandillas locales acuerdos para cesar la violencia y para crear las condiciones para la reinserción. El entendimiento común fue: Las extorsiones se reducirán gradualmente en la medida que se crearan condiciones para la inserción de los jóvenes, incluyendo pandilleros, en la vida económica, social y laboral.

Los alcaldes iban a poner el pecho y algunos pocos fondos municipales – y el gobierno iba financiar sendos proyectos de prevención, educación, deportes, transformación de barrios, inclusión laboral.

Ustedes como alcaldes se arriesgaron, pusieron el pecho y su buen nombre, se metieron de fondo a buscar entendimientos y mediar en múltiples conflictos. En varios de los 11 municipios lograron reducir a un mínimo la violencia – sólo que el gobierno nunca cumplió nada de su parte. Los famosos 33 millones para los 11 municipios nunca llegaron a los municipios, y la mayoría de ministerios no colaboraron en nada.

A ustedes los dejaron colgados de la brocha – y a todos que de buena fe se habían incorporado en el esfuerzo de reducción de violencia mediante acuerdos locales. No solo a ustedes, los alcaldes, también a las comunidades, y (¿por qué no decirlo?)- a los pandilleros. Basado en el discurso del gobierno se creó una gran expectativa – y como no se cumplió, se generó frustración, desconfianza – y nuevamente un terreno fértil para el resurgimiento de la violencia.

El gobierno se corrió, cambió de ministro y de política – pero ustedes, los alcaldes, ¿adónde iban a correr? Me consta que vos, Francisco Salvador Hirezi, le pusiste huevos para salvar la situación, para salir adelante, para no frustrar las expectativas de los viroleños – y para no correr riesgo que los pandilleros abandonaran su compromiso de cesar la violencia.

Hablando con todos, se logró un milagro: reordenar las ventas en los mercados y en las calles, sin el uso de ningún tipo de fuerza, convenciendo a todos que colaboraran. Todo el mundo sabe que el problema de las ventas callejeras y la presencia de las pandillas son íntimamente ligados. Lograste matar dos pájaras de un solo tiro: recuperar el centro de la ciudad tanto de la violencia como del caos.

Esto se puede hacer de dos formas: por la fuerza, y no será sostenible; o gestionando entendimientos y acuerdos con todos los actores. Que para esto hay que hablar con los vendedores, es obvio. Que para esto también hay que hablar con los pandilleros, también, aunque nadie quiere hablar de esto. Y a ambos sectores hay que hacerles ciertas concesiones a cambio de que se comprometan con las reglas de la convivencia.

Tu problema: Esto último ahora se ha convertido en tabú, no coincide con la política del actual gobierno (de tu partido) – y se trata de penalizar. Por esto, el excelente trabajo que lograste desarrollar en Zacateculuca, igual que Salvador Ruano en Ilopango, ahora es blanco de ataques políticos, condenas moralistas y amenazado con persecuciones penales. Ojalá que en los partidos levanten su voz algunos valientes para defenderlos.

Saludos,

44298-firma-paolo