Cartas de Paolo

Carta a todos que gritan por mano dura: Pidan algo verdaderamente extraordinario. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 23 febrero 2017 / EDH

Estimados ministros, analistas, diputados y ciudadanos:
La Asamblea prorrogó el decreto de las “medidas extraordinarias”, por que ustedes piden que el gobierno haga algo extraordinario para superar la situación insoportable de violencia e inseguridad. Nadie se quería oponer a esta presión, aunque muchos de los diputados saben que estas medidas implementadas por el gobierno no han funcionado. Sólo Johnny Wright Sol lo dijo en voz alta y votó en contra de la locura de seguir haciendo lo mismo y esperar mejores resultados.

diario hoyEn abril 2016 publiqué una columna titulada “¿Algo extraordinario quieren?” Propuse aplicar unas medidas realmente extraordinarias que tienen años de estar agarrando polvo en las gavetas de tres gobiernos consecutivos – y que nadie las ha puesto en marcha. Hablo del plan elaborado por el Consejo Nacional de Seguridad, dirigido por Salvador Samayoa en el período del presidente Flores. El gobierno de Tony Saca no sólo desestimó el plan, sino disolvió el Consejo que lo había propuesto. La “Súper Mano Dura” no tenía uso para propuestas racionales.

Las descartadas por Saca (y luego por Funes y Sánchez Cerén) sí eran medidas extraordinarias: intervenir, sanear e incorporar al desarrollo las docenas de comunidades donde nacieren, crecieron y se siguen reproduciendo los fenómenos de pandillas, violencia y marginación. La idea era intervenir en estas comunidades todo y con todo: viviendas, escuelas, el sistema de salud, la infraestructura, el tejido social, la formación vocacional, el fomento del empleo y emprendedurismo…

Todos hablan de prevención. Pero la única prevención efectiva es que el Estado cumpla con sus funciones y responsabilidades constitucionales. Cualquier institución estatal, cualquier funcionario que hace bien su trabajo, está haciendo prevención. Delincuencia y violencia no prosperan donde el Estado cumple.

Hoy que nuevamente todos (sobre todo el gobierno y sus responsables de Seguridad) presentan como “medidas extraordinarias” una especie de Estado de Excepción con suspensión de derechos y amplias potestades de represión para las fuerzas de seguridad y al sistema penitenciario, vale la pena hablar de verdaderas medidas extraordinarias.

Extraordinario fuera que se actualizara y pusiera en marcha el Plan de Transformación de Barrios.

Extraordinario fuera que la Fuerza Armada, en vez de jugar a policía, la empleáramos para arreglar desastres sociales, de la misma manera como ya lo ha hecho en casos de desastres naturales. Quisiera ver la Fuerza Armada, junto con los jóvenes de las comunidades, arreglando barrancos, viviendas, canchas, escuelas, sistemas de aguas negras, caminos, parques en las comunidades.

Extraordinario fuera que el sistema carcelario, en vez de suspender los derechos que la Constitución y la Ley Penitenciaria garantiza a los privados de libertad, de veras les concediera el derecho al trabajo productivo y la educación, convirtiendo los penales en fábricas y centros de formación vocacional.

Extraordinario fuera que el Estado se descentralizara, dando a las alcaldías las competencias y los recursos que necesitan para hacer avanzar a las comunidades locales en educación, salud, transporte, y seguridad, en vez de concentrar todo en burocracias anónimas e ineficientes lejos de la gente.

Extraordinario fuera que hubiera una política nacional de deporte.

Extraordinario fuera que al ejército de funcionarios públicos en secretarías y consejos e institutos, en vez de darles flotillas de camionetas 4×4, les dieran botas para pisar terreno en las comunidades.

Extraordinario fuera que el presidente dejara de poner cuadros partidarios al mando de la policía.

Extraordinario fuera que ARENA, en vez de competir con el FMLN por la mano más dura, presentara una estrategia alternativa para enfrentar las crisis de marginación en inseguridad.

Extraordinario fuera que los ciudadanos, en vez de aplaudir que se usa el miedo para establecer Estados de Excepción, defendiera el Estado de Derecho.

Extraordinario fuera que los medios consecuentemente investigaran quiénes son los muertos de cada día y quiénes los están matando.

Hagamos todos algo extraordinario para resolver un problema extraordinario. Saludos,

44298-firma-paolo

Lea la columna de abril 2016: ¿Algo extraordinario quieren?

 

Carta al director general de la PNC: Está en sus manos corregir una injusticia. De Paolo Luers

16603070_1425586454118622_7528700424337094289_n

Daniel Alemán

Paolo Luers, 21 febrero 2017 / EDH

Estimado comisionado Howard Cotto:
Le hablo del caso de Daniel Alemán, un joven de Altavista, que fue detenido por agentes de la PNC el 10 de enero de este año.

Mi investigación periodística del caso ha arrojado múltiples inconsistencias y falsedades en el requerimiento de la FGR contra Daniel. Son inconsistencias y falsedades que se basan en las declaraciones de los agentes de Altavista. Son inconsistencias y falsedades que además ya fueron investigados por la Unidad de Control de la PNC y plasmadas en un informe que está en sus manos. Todo esto lo puede leer con detalles mi reportaje titulado Algo anda mal en Altavista o los siempre sospechosos de todo.

diario hoyUsted es el máximo responsable de la actuación de la PNC. De su liderazgo depende si los miles de agentes actúen conforme a la ley o al margen de la misma. Le confronto con las preguntas que deja abierto el caso Daniel Alemán, para que tome acción y corrija los errores cometidos por los agentes de Altavista.

Todo indica que el informe de la Unidad de Control de a PNC va a confirmar que la detención de Daniel Alemán fue arbitraria y que los agentes, para tapar el error cometido, llegaron al extremo de falsificar evidencias y dar testimonio falso. Pero esto ya no es un error, es un delito. Mientras tanto está preso Daniel, a quien todos en Altavista describen como un muchacho sano y amable que se dedicaba a ayudar a su madre en su negocio de hacer y vender pan, y que para finales de enero ya tenía un trabajo formal en una maquila de electrónicos en San Bartolo.

Las preguntas:

  • -¿Cómo es posible que los agentes de Altavista, luego de encontrar nada en la revisión corporal efectuada a Daniel frente a docenas de testigos, dicen haberle encontrado un bulto de marihuana en el camino a la subdelegación?
  • -¿Por qué los agentes cambiaron lugar de la detención? Daniel fue detenido en la cancha del Complejo Deportivo, y la PNC reportó su detención en otro lugar distante.
  • -¿Por qué los agentes falsificaron la hora de la detención de Daniel? Fue detenido a las 5pm ante múltiples testigos, y la PNC reportó que fue detenido a las 6.35pm. Cambiando la hora, PNC y FGR incluso se meten en otro problema de inconsistencia: Según el requerimiento fiscal, lo capturaron a las 6.35pm. Lo llevaron a la subdelegación Altavista, apareció la droga, lo trasladaron a San Bartolo, efectuaron la “prueba de campo” para determinar que el paquete contenía droga, y resultado de esto le comunican su detención formal a las 7pm. Es imposible que todo esto haya pasado en 25 minutos.
  • -¿Por qué los investigadores, luego de presuntamente haber encontrado droga, nunca allanaron la vivienda de la familia Alemán, y nunca entrevistaron a los testigos en la escena de la detención de Daniel?
  • -¿Por qué la jefa de comunicaciones de la PNC, Xenia Contreras, afirma que Daniel es “fichado de pandillero”, cuando en el mismo requerimiento fiscal consta que no existen informaciones al respecto?
  • -¿Por qué su jefa de comunicaciones contactó a la empresa donde trabaja la hermana de Daniel para advertirles que su empleada es hermana de un “pandillero fichado”? ¿Será para ejercer presión que la hermana deje de denunciar en redes sociales las acusaciones falsas contra su hermano?

Todas estas son preguntas que deja abierto el procedimiento en el caso de Daniel Alemán. Y lamentablemente, la PNC se ha negado contestarlas.

Todo depende ahora del informe de la Unidad de Control, la cual sí hizo las entrevistas pertinentes a los testigos. En una solicitud de acceso a información pública, pedí a la PNC el informe de la Unidad de Control. Le reto a usted que lo revele.

Con toda la información hasta le fecha disponible, sólo queda una conclusión: Daniel y todos los jóvenes de colonias como la Altavista son “los sospechosos de siempre”. Lo detuvieron por equivocación, sin fundamentos sostenibles. Luego fabricaron “evidencias” para justificar la detención. Y ahora ya no pueden corregir el error, porque ya cometieron delitos.

Está en sus manos corregir esto. Saludos,

44298-firma-paolo

La nota sobre la captura de Daniel está disponible en mis blogs:
Siguientepagina.blogspot.com
Segundavuelta.wordpress.com
Columnatransversal.blogspot.com

Coartar la libertad de expresión, ¡jamás! De Sherman Calvo

He sido, pero sobre todo soy un respetuoso de la libertad de expresión y de la libertad de pensamiento.

sherman-calvoSherman Calvo, 14 febrero 2017 / LPG

Es más, mi vida laboral de 40 años la he dedicado a la defensa de ellas y a la autorregulación como freno a la censura previa, misma que siempre se muestra amenazante a la publicidad y creo, sin lugar a dudas, que toda censura es peligrosa porque detiene el desarrollo de un país.

Recientemente fui mencionado en una carta dirigida a la Juventud Republicana Nacionalista, donde se me hacía ver como un censurador de los jóvenes, con especial apetito para devorarles su capacidad de expresión en redes. No obstante, quienes me conocen saben que no es mi forma de ser y habrán leído entre líneas la mala intención de manchar mi trabajo, pero especialmente dañar a ARENA, partido que desde siempre ha luchado a favor de las libertades inherentes de los salvadoreños.

(La carta de Paolo Luers a que se refiere el autor)

la prensa grafica¿Cómo tomo esta aseveración, que por cierto no fue corroborada ni conmigo ni con nadie del COENA? Simple, la tomo de quien viene. Ese tipo de desinformación lo único que hace es favorecer a los detractores de la libertad, la seguridad y el desarrollo.

La afirmación en dicha carta es totalmente falsa. En ese tipo de reuniones siempre estamos presentes el COENA con las diferentes estructuras partidarias como testigos. Categóricamente, reitero, no está en mis planes como parte del COENA censurar ni bloquear comunicación a ustedes, jóvenes. Lo convenido como partido de amplia opinión fue hacerles comprender que no pueden separar sus redes particulares de las institucionales. Siendo figuras públicas, deben respetar los estatutos, principios de ARENA y la Constitución de la República sobre todas las cosas. Bajo su palabra de honor han jurado trabajar por el país y respetar los principios de nuestro partido, eso es algo muy diferente a una censura previa, lo cual no sería ético ni correcto.

Por otro lado, también podría ver esa acción como un hecho proveniente de a quienes les estorban mis principios y valores, mi fe, mi religión católica y mi defensa por la vida. Y ahora, ante una ARENA que lucha por ser modernizada, por romper con vicios del pasado, volver a su credo, fortalecerse como producto de la democracia interna, abrazar la transparencia y hacer valer sus principios, definitivamente hay una minoría empecinada en desvirtuarnos ante la opinión pública, valiéndose de argumentos que se contraponen con la esencia de nuestro partido.

Respetada Juventud Republicana Nacionalista, les ratifico mi admiración por su valentía de asumir el reto de buscar nuevas oportunidades para los salvadoreños a través de ARENA, pero tengan mucho cuidado con las mentiras seductoras que conducen al fracaso. No olvidemos que además de los principios, estatutos y valores del partido por los que hemos jurado cumplir, nos une el principal objetivo de ser la esperanza para rescatar a El Salvador. Todo lo negativo no hace más que perdernos en el anhelado rumbo de la paz, el progreso y libertad que buscamos alcanzar.

Ustedes, jóvenes, no son el futuro, son el presente, ya decía Robert Luis Stevenson que la política es la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación, y tenía razón, pero no es menos cierto que existe una cualidad imprescindible para tener éxito en política, para lograr atraer una comunidad centrada en sus propios problemas en torno a una serie de principios. Esta cualidad no es otra que lo que denominamos el liderazgo político.

Prestancia, comunicación, imagen y dedicación, son, entre otros, atributos que no resultan ajenos a la figura del líder político que necesita el país, pero ahora bien, ¿cuáles son las características que definirían el liderazgo político de nuestro tiempo? LA CREDIBILIDAD. En nuestros días es la cualidad más importante para un líder. El descrédito actual que vive la clase política solo podrá superarse gracias a ella. LA FIRMEZA. La política no es terreno para pusilánimes y mucho menos en tiempos de crisis. La firmeza y la resolución son cualidades que proporcionan seguridad a los ciudadanos. LA AUTORIDAD. Distingámoslo de la firmeza, puesto que, mientras que la primera se refiere a la imposición y la previsibilidad del yo, la autoridad se ejerce frente al resto. LA HONESTIDAD. El líder político necesita ser honesto con sus votantes, con los ciudadanos. LA CONVICCIÓN. El líder político actúa conforme al diálogo, no a la imposición. Su autoridad en este sentido es más moral que ejecutiva.

Finalmente, jóvenes de la JRN, tengan presente que las crisis pueden atemorizar, pero nos sirven para cancelar una época e inaugurar otras y eso es en lo que debemos estar concentrados.

 

Carta a todos: No estamos preparados para otro terremoto. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 13 febrero 2017 / EDH

Estimados ciudadanos, empresarios, políticos, académicos:
Esta no es una carta para joder, como a veces me gusta escribir. Esta es en serio. Dead serious, como dicen los gringos, quienes a veces tienen expresiones que nos hacen falta en español. En nuestro caso es literalmente: serio de muerte

Hoy es otra aniversario del terremoto del 13 de febrero 2001, el último que nos hizo pedazos al país. Aquí siempre dicen: Nos toca un terremoto cada 15 años. Ojalá que no sea cierto, porque hoy ya pasaron 16 años, y cada vez que tiembla me pregunto: ¿Estamos como país preparados para el siguiente?

diario hoyLa respuesta es contundente: No. No estamos preparados, y el país así como está, con un gobierno que improvisa todo y prioriza nada; con una sociedad fragmentada; endeudado hasta el cuello – ¿cómo va a aguantar un terremoto? Ni pensarlo…

No quiero minimizar los esfuerzos de consolidar Protección Civil, uno de los pocos logros del Estado durante los dos gobiernos del FMLN. Son palpables y loables, ya que antes no existía nada. Pero esto no es suficiente, porque el país no ha cambiado con las experiencias del 1986 y 2001. No lo hemos cambiado. Los asentamientos vulnerables en zonas de alto riesgo, ahí están, igualitos. El cierto, el MOP ha hecho inversiones en la mitigación de algunos taludes y barrancos y cárcavas – ¿pero los demás asentamientos en quebradas y cerros?

Todos vimos el terrible impacto que los terremotos del 2001 han tenido sobre docenas de pueblos, siempre golpeando a los que todos modos vivían al borde de la miseria. Yo sí vi muy de cerca todas las existencias destruidas en enero y febrero del 2001, porque pasé dos meses documentando los estragos. Me aterra la idea que tarde o temprano tendré que hacer otro viaje igual por todo el país.

Hemos medio reconstruido las iglesias, escuelas y viviendas – pero no hemos sido capaces de lanzar un Plan Marshall a transformar los barrios y comunidades precarias para protegerlos del impacto de los próximos desastres que inevitablemente nos van a tocar. Si lo hubiéramos hecho, no sólo el país estaría en mejores condiciones para resistir el siguiente desastre natural, sino también nos hubiéramos ahorrado caer en este gran hoy negro de violencia en que vivimos. Porque el hecho que buena parte de nuestra población vive en guetos y al margen del desarrollo, no sólo la hace vulnerable frente a desastres naturales, sino igualmente frente al desastre de la delincuencia y violencia.

Les pido, en este aniversario del terremoto del 13 de febrero, acordarse de cómo este día quedaron ciudades como Cojutepeque y San Vicente, para hacerse una reflexión: ¿Cómo podemos redefinir las prioridades de este país, su gobierno y su sociedad entera? Ahora no hay prioridades. Lo que reina es el principio de la regadera: dar a todos los sectores y regiones algo para que no se frustren con la política, con el gobierno, con todo el sistema político. Es el esquema populista de las subvenciones y de un Estado cuya prioridad es no definir prioridades sino darle a todos un poquito. Es el esquema de Una Obra por Día, en vez de focalizar las inversiones donde transformen las ciudades y el país. Y cuando digo transformar me refiero a hacer el país menos vulnerable a desastres naturales y sociales, incluyendo a todos en el desarrollo.

Pónganse a pensar: Los últimos tres gobiernos han gastado en subvenciones un promedio de 800 millones de dólares. En diez años son 8,000 millones que se regaron para subvencionar agua, electricidad, gas, transporte, y regalar uniformes escolares, etc.

Si la mitad de esto (4000 millones) lo hubiéramos invertido en un Plan Marshall de transformación de barrios, comunidades y cantones expuestos a desastres naturales y sociales (como la violencia), hoy tuviéramos un país más unido y menos vulnerable frente a ambos desastres. Incluyendo al inevitable próximo terremoto.

No podemos seguir aceptando que cada desastre natural se convierta en desastre social, en más marginación y más violencia. Hay que cortar el círculo vicioso. Tenemos los fondos para hacerlo, sólo que los (mal)gastamos de manera dispersa y corrupta.

Piénsenlo. Saludos,

44298-firma-paolo

Lea la respuesta de Sherman Calvo:
Coartar la libertad de expresión, ¡jamás!

 

Carta a la Juventud Republicana: No se dejen amordazar. De Paolo Luers

 

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 11 febrero 2017 / EDH

Bichos:
Escucharon durante años el discurso de renovación y apertura de los dirigentes de ARENA. Algunos incluso hablaron, con toda pompa, del ‘relevo generacional’. Entonces, ante tanta insistencia, ustedes les tomaron de la palabra, se metieron al partido y cuando había que renovar la dirección de la JRN, el brazo juvenil de ARENA, se apuntaron: con entusiasmo, con ganas – y con la energía creativa y rebelde que se necesita para empujar un proceso de renovación. Cuando una buena mañana de diciembre del año pasado ustedes fueron juramentados, nuevamente escucharon del presidente del partido el discurso de renovación: “Definitivamente hay que cambiar la manera de hacer política en el país, y los jóvenes son un pilar muy importante para ello.”

diario hoyMe llamó mucho la atención el video que vi de este acto: caras frescas, algunas ya conocidas por su participación en movimientos de la Sociedad Civil; nada de chalecos tricolor, sino con camisetas que anunciaron el lema de este nuevo equipo: “Somos País”.

JRN.jpg

Vaya, me dije, al fin hay vientos nuevos en ARENA; al fin se ve una juventud que no quiere servir de pelotón de pinta y pega, sino de motor de la renovación, de debate y de pluralismo. Platiqué con algunos de ustedes, y me encantó lo que escuché: “Nosotros seremos el vínculo entre el partido y la sociedad, sobre todo con la juventud, con todos que quieren un cambio en el país, pero que siempre han visto un partido cerrado. Vamos a abrir la puerta a la juventud y la renovación…”

Que bueno que el nuevo COENA al fin entendió que la juventud de su partido tiene que ser el motor de la renovación que no se puede hacer desde arriba. Pensaba yo.

Parece que me equivoqué. Hoy, sólo seis semanas después, parece que el COENA ya quiere cortarles las alas, por miedo que se les vuelvan rebeldes, independientes y críticos. El director de Comunicación, el empresario de publicidad Sherman Calvo, ya les dijo que todo lo que publiquen en redes (que es el hábitat idóneo para comunicarse con los jóvenes del país) tiene que pasar por el filtro del COENA. También el discurso de Mauricio Interiano ha cambiado: ahora les dice que hay una línea del partido y que se olviden de ir contra corriente. Un dirigente les dijo que sean conservadores. ¡¿Adónde se ha vista una juventud conservadora?!

Les digo una cosa, bichos: Juventud que no va contra corriente no vale la pena. Los partidos modernos y exitosos necesitan un contingente de juventud crítica e irreverente. El brazo juvenil partido sólo es fuerte si es el caldo de cultivo de la renovación. Si es un apéndice del establishment, no sirve para nada, mucho menos al partido a prepararse para el futuro.

Si el liderazgo del partido no tiene capacidad o voluntad de seguir transformado el partido, los únicos que pueden mantener abierta esta opción son ustedes – y para esto necesitan autonomía de criterios.

Ustedes decidan: O van a hablar el lenguaje de la juventud salvadoreña, que por cierto es muy escéptica de todos los partidos; o van a ser loros para repetir el discurso oficial de la generación en el poder. Tienen que decidirse, y lo tienen que hacer con audacia y sin miedo de enfrentar los obstáculos que les van a poner. Si acceden a adoptar el discurso del establishment, le privan a la oposición de un instrumento vital para romper las barreras entre partido y sociedad. Si se atreven a dar las batallas necesarias para hacerse respetar como la Juventud Republicano que la oposición necesita, también la sociedad, los universitarios, los jóvenes de las colonias los van a respetar y escuchar. Si no se hacen respetar en el partido, nadie afuera les va a respetar.

Tengan seguro que si hoy demuestran temple y principios, van a encontrar muchos aliados en sectores que hasta ahora ni han vuelto a ver al partido. Si el partido aun no entiende que esta es su función como Juventud Republicana, convénzanlos con éxitos mostrables. Pero no tiren la toalla antes de dar la batalla. ¡Nunca!

Saludos y adelante,

44298-firma-paolo

Solo por contraste: la juventud de la competencia

juventud-fmln

Carta a los miembros de la Asamblea: No están cumpliendo a la historia. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 9 febrero 2017 / EDH

Diputados:
Les dicen “padres de la patria”. Pero ser padre significa sobre todo: cuidar a su familia, protegerla de peligros, mantenerla unida a pesar de diferencias.

Viéndolo así, están fallando.

diario hoyNo estoy hablando de las tantas deudas que el órgano legislativo ha acumulado en asuntos de interés nacional no resueltos: reforma del sistema de pensiones; una reforma fiscal que regule los gastos del Estado y amplíe la base tributaria; presupuesto equilibrado y financiado; ley de la administración pública; reforma del sistema penitenciario…

Estoy hablando de algo aún más urgente. Ayer unos ciudadanos han entregado a la FGR demandas contra casi todos los dirigentes del FMLN histórico de la guerra y de los Acuerdos de Paz, para abrir las investigaciones de crímenes de guerra cometidos por la guerrilla. Por otra parte, ya hay una demanda parecida para reabrir el caso El Mozote contra oficiales de la Fuerza Armada.

Con la sentencia de la Sala de lo Constitucional que derogó la amnistía, se ha abierto la caja de Pandora, y ahora están saliendo los fantasmas. Si ustedes no paran esta locura, todos van a salir. Ambos bandos militares que firmaron la paz, serán envueltos en juicios. El país se va a fracturar entre quienes apoyan unos y otros. Esto sería un terremoto para el sistema político construido sobre los Acuerdos de Paz.

La culpa no es de la Sala, sino de la Asamblea. La sentencia explícitamente dejó abierta la posibilidad de que el Legislativo se haga cargo de la caja de Pandora y sus delicados contenidos antes de que explote – mediante una nueva Ley de Reconciliación que regule el derecho de las víctimas a que se conozca la verdad, pero que también evite que todos estos casos caigan a la justicia regular que no tendría capacidad de manejarlos. Pero la Asamblea no ha actuado, no existe este ley, ni siquiera un debate legislativo sobre cómo consensuarla.

Debido a esta negligencia, las víctimas no tienen otra opción que ir a la Fiscalía y hundir al sistema judicial con casos que necesitan otro tratamiento, por el contexto histórico en el que se dieron los hechos.

Si ustedes no actúan responsablemente, la locura va a andar suelta y nadie detendrá la nueva cadena de venganzas y persecuciones. Habrá docenas de casos en todos los juzgados de todo el país, el país de nuevo se envenenará, y las víctimas tampoco tendrían la justicia ni la verdad que buscan.

Los Acuerdos de Paz tenían como objetivo principal que los insurgentes que operaban fuera de la ley se pudiesen incorporarse al sistema político, creando el pluralismo incluyente que necesitaba el país. Todos los jefes guerrilleros ahora están siendo acusados ante la fiscalía, incluso el actual presidente de la República. Uno puede no estar de acuerdo con sus políticas, pero todos han cumplido los compromisos que asumieron al firmar la paz. Son parte de nuestro sistema político, con sus errores y aciertos. Igual que los militares.

Nunca me olvidaré de aquel día en enero del 1992 cuando todos los jefes militares y políticos de la guerrilla, llegando desde México bajaron del avión y fueron escoltados por miles de ciudadanos, observadores internacionales y embajadores al centro de la ciudad. Yo estuve en la multitud que los recibió en la plaza. Cuando los vi caminar por las calles del centro, esto fue el momento en que comencé a tener confianza en la paz. Comencé a caminar yo también por la ciudad sin miedo de venganzas o persecuciones. Este fue el día que terminó la guerra, no el día de la firma en Chapultepec. Este día comenzamos todos a pensar en el futuro y en cómo reconstruir el país…

¿Ustedes quieren permitir que esta confianza, compartida por miles (si no millones) de salvadoreños, se destruya 25 años después? No puede ser que pase esto, sólo porque no son capaces de cumplir su responsabilidad histórica y crear el marco legal que sustituya la amnistía? No podemos permitir que con la derogación de la amnistía quede un vacío legal y ético, en cual no habrá forma racional y responsable de lidiar con los pecados del pasado. Ustedes son los llamados de llenar este vacío – y no han hecho absolutamente nada al respecto.

Hagan lo que como padres de la patria les corresponde. ¡Pero háganlo ya!

Saludos,

44298-firma-paolo

 

Carta al arzobispo de San Salvador: ¿Para adelante o para atrás? De Paolo Luers

Paolo Luers, 7 febrero 2017 / EDH

paolo luers caricaturaMonseñor:
Usted se puso a la cabeza de una iniciativa de ley para prohibir la minería metálica. Ayer fue a la Asamblea para presentarla. Así que ahora los diputados tienen en sus manos un proyecto de ley avalado por todo el peso moral de la Iglesia Católica. Me imagino que aprovechó su visita para pedir a los diputados, a nombre de la Iglesia, lo que ya les dijo en su conferencia de prensa dominical: que prorroguen por un año más las “medidas extraordinarias transitorias”, aunque han sido señaladas como violatorias a los Derechos Humanos. Pero bueno, esto no es tema de esta carta…

Tampoco es el tema lo problemático que es que la Iglesia está tomando este rol en la política. Dejando esto aparte, hablemos de medio ambiente, economía y desarrollo.

diario hoyCuando era niño, muchos fines de semana fuimos a visitar unos tíos que tenían una hermosa casa en la ribera del rio Rin. No se imagina mi frustración cuando no me dejaban bañarme en el río, porque era una cloaca apestosa. Todavía habían peces en el Rin. Me dejaron que pescara, pero nunca pudimos comer los peces. A veces tenían tres ojos. Así era de contaminado el Rin, este rio emblemático de los poetas románticos alemanes. Lo habían matado las grandes industrias químicas de Suiza y Alemania asentadas en su orilla.

Años más tarde, en noviembre del 1986, en una de estas fábricas en Suiza, hubo un incendio que puso en grave peligro de intoxicación a cientos de miles de personas. Lo lograron apagar y evitar una catástrofe, pero creando otra: Millones de hectolitros de agua que usaron para apagar el incendio –agua roja, tóxica y pestilente- se derramaron al Rin, matando a todos los peces en su largo trayecto al mar.

¿Qué iban a hacer los países afectados? ¿Prohibir la industria química, motor de exportación e innovación tecnológica para Suiza, Francia y Alemania? Hubo quienes lo pidieron. Los gobiernos de estos países hicieron otra cosa: Obligaron a la industria a invertir miles de millones en sistemas de protección ambiental que garantizaran que en 20 años la recuperación del Rin como zona turística, con balnearios – e incluso como fuente de agua potable para las grandes conglomeraciones urbanas en su orilla.

La última vez que fue al Rin, me di cuenta que este plan se cumplió. Me bañé en el rio, como miles de veraneantes, comí pescados del río, y tomé el agua del Rin que las municipalidades procesan.

down the river...

El Rin en Suiza, cerca del sitio del incendio de Sandoz de 1986, 30 años después

Regresemos a la minería metálica. Es obvio que no se puede permitir que la minería opere en El Salvador como antes, sin imponer a las empresas las mismas regulaciones ambientales que ellas cumplen en Canadá, Estados Unidos o Australia, que tienen leyes muy estrictas – y tienen minería metálica. Entonces, ¿por qué en vez de prohibir un rubro económico que puede generar empleo a la zona norte tan apartada del desarrollo económico y social del país, no creamos leyes de protección ambiental como los países del primer mundo? Las compañías que no están dispuestas a hacer las inversiones necesarias para cumplir con estas leyes, entonces no vendrán, porque no les damos permisos. Es el mismo efecto que tendrá la ley que ustedes ahora promueven.

Pero nos dejaríamos abierta la posibilidad que otras compañías, con nuevas tecnologías que ya están empleando para poder explotar la minería en otros países, inviertan en El Salvador.

Las leyes ambientales son para mediar los choques que siempre habrá entre la lógica económica y la ecología. No estamos condenados a privarnos de desarrollo económico y social para protegernos de riesgos ecológicos. Para esto hay instrumentos de regulación, y para esto hay tecnología.

El problema lo tenemos con toda la industria. ¿Vamos a prohibir los ingenios de caña, o vamos a obligarlos a invertir en tecnología de protección ambiental? ¿Vamos a prohibir la industria del cuero o la vamos a obligar a procesar el agua que utilizan de manera que no contamine nuestros ríos? ¿Vamos a prohibir los buses e ir a pie, o vamos a crear un sistema de transporte masivo que no contamina el aire?

Para resumir: ¿Vamos a ir para adelante o para atrás? Espero le haya dado algunas ideas para futuras homilías y conferencias. Atentamente,

44298-firma-paolo