Cartas de Paolo

Carta a obispos salvadoreños y venezolanos: Hay momentos cuando hablar es obligación. De Paolo Luers

Paolo Luers, 27 abril 2017 / EDH y MAS

Estimados amigos:
Un amigo me preguntó: “¿Cómo es que siempre estás criticando a los que mezclan religión con política, pero aplaudes a los obispos venezolanos cuando se manifiestan contra el régimen de Nicolás Maduro?”

Es cierto, he criticado a nuestros obispos por convocar y encabezar marchas exigiendo a la Asamblea que prohíba la minería metálica. Me burlo a veces de las conferencias de prensa que el arzobispo o monseñor Rosa Chávez celebran luego de sus misas dominicales en catedral, y donde definen la posición de la Iglesia Católica frente a casi todos los temas políticos de la actualidad: minería, agua, pensiones, déficit, lo que esté en la agenda política. También critico a quienes pretenden imponer a ARENA y sus diputados posiciones fundamentadas en la fe: sobre el aborto, la forma correcta del matrimonio, educación sexual, derechos de homosexuales…

Jamás he criticado a monseñor Romero por su llamado a los soldados a no obedecer a quienes les ordenaran disparar contra el pueblo. La Iglesia no puede callarse cuando el Estado pone en peligro la paz y la vigencia de los Derechos Humanos. Es su deber tomar posición contra dictaduras, represión, golpes de Estado, y a acompañar a quienes ponen resistencia a la represión.

Monseñor Romero se vio obligado a decir, e incluso gritar a los militares: “Les suplico, les ruego, les ordeno, en nombre de Dios, ¡cesen la represión! Ningún soldado está obligado a obedecer una orden que va contra la Ley de Dios.” En esta misma situación se encuentra hoy la Iglesia en Venezuela, y por esto se mete en política: a favor de los derechos humanos y políticos. En Venezuela todos los días están muriendo jóvenes, a manos de militares, policías y paramilitares chavistas. No puede callarse la Iglesia.

Esto no atenta contra el carácter laico del Estado. Atenta contra el carácter represivo del Estado. La Iglesia tomó partido por la paz y la democracia, no por la prevalencia de asuntos de la fe en las políticas del Estado.

Ya quisiera que nuestros obispos, en vez de meterse en la agenda política del día, tomen una posición valiente ante el nuevo deterioro de los derechos humanos y ante un gobierno que enfrenta la violencia con más violencia y las matanzas de las pandillas con matanzas en nombre del Estado. Ningún político se atreve a favorecer el diálogo y la inserción social por sobre las soluciones violentas, porque piensan que esto no es popular. En estas situaciones, cuando la política no cumple su responsabilidad en asuntos de la paz y los Derechos Humanos, la Iglesia tiene que hablar.

Felicito a los obispos venezolanos y pido a los nuestros a revisar sus prioridades. Saludos,

Carta a todos los que cobraron ‘sobresueldos’: Es un asunto de transparencia. De Paolo Luers

Paolo Luers, 25 abril 2017 /MAS! y EDH

Estimados funcionarios y ex funcionarios:
Circulan en Internet supuestos recibos, supuestamente firmados por ex funcionarios, los famosos ‘sobresueldos’. No tengo idea si son auténticos o falsificados. Sí queda claro que no son parte de una campaña en pro de la transparencia, sino en contra de la actual oposición, ya que solo ‘recibos’ de ex funcionarios de ARENA aparecen.

La verdad es que no importa mucho si son auténticos, porque todos sabemos que los ‘sobresueldos’ fueron práctica de todos los gobiernos, incluyendo los de ARENA y los dos del FMLN, para mejorarles los salarios oficiales a sus altos funcionarios.

No es un asunto de relevancia jurídica, y los funcionarios del ejecutivo no cometieron delitos al recibir ‘sobresueldos’. Fueron contratados por los respectivos presidentes bajo esta modalidad de recibir ingresos más competitivos que los asignados formalmente. Algunos lo habrán recibido por méritos, otros por lealtad política. Es un acto de falta de transparencia y posiblemente de arbitrariedad, pero no de corrupción, porque los funcionarios del ejecutivo de cualquier manera están obligados a actuar bajo instrucciones del presidente.

Hago un llamado a todos los funcionarios que, en aras de la decencia, hagan públicos los ingresos que han recibido (o siguen recibiendo), incluyendo ‘sobresueldos’ y gastos de representación. Repito: No es un asunto jurídico, sino ético. Bájense los pantalones todos, y luego entre todos hagan una reforma legislativa que regule, de manera racional y transparente, las carreras del servicio público y los ingresos de los funcionarios.

Otra cosa diferente es cuando funcionarios de otras instituciones, supuestamente independientes del ejecutivo, hayan recibido de Casa Presidencial pagos indebidos: jueces, magistrados (de Corte Suprema, del Tribunal Electoral o de la Corte de Cuentas), fiscales, o incluso periodistas o representantes de ONG. Estos pagos no son sobresueldos, sino actos de compra ilegal de voluntad. Estos casos sí son de relevancia jurídica. ‘Sobresueldos’ solo puede pagar quien te pague el salario, no alguien afuera de tu institución. Si esto pasa, es corrupción. Y todos sabemos que esto también ha pasado en varias administraciones. Estos casos sí hay que investigarlos.

Deberían dar el primer paso con esta ‘operación transparencia’ los actuales funcionarios, porque en este tiempo de crisis fiscal no hay justificación de seguir con las prácticas viejas de los ‘sobresueldos’, ni siquiera con los exagerados sueldos oficiales que están cobrando los secretarios de la presidencia y presidentes de las autónomas.

Lo realmente importante es cambiar el sistema y crear un servicio público eficiente y transparente, basado en méritos, en vez de relaciones partidarias o nepotismo.

Los funcionarios de administraciones anteriores, en vez de evadir este tema, deben hacer lo correcto y contribuir a generar un clima de transparencia que facilite las reformas necesarias. Saludos,

Mini cartas a tres funcionarios viajeros: ¿Y el beneficio de estos viajes?

Paolo Luers, 22 abril 2017 / MAS! y EDH

Estimado Oscar Ortiz:
Vi que estabas bien contento sentado en un helicóptero volando a San Miguel “para verificar avances de Estadio Barraza”, según tu cuenta en Twitter.

De acuerdo: Es bien bonito volar en helicóptero, luego de haberlos tenido encima queriéndole matar a uno durante la guerra. Espero que te hayan llevado por toda la costa, incluyendo tus propiedades en la isla Montecristo. Bien bonito este viaje. Yo una vez lo hice, pero no a costa del Estado, sino por invitación de Calvo que quería que haga un reportaje sobre su planta en La Unión.

Déjeme hacerte algunas preguntas:
¿Cuál era la urgencia para que no te pudieras desplazar en carro a San Miguel?
¿Desde hace cuándo es tarea del vicepresidente “verificar los avances” de la remodelación de un estadio?
¿Tienes las calificaciones para esta verificación?
¿Y cuánto costó esta excursión al arca del Estado?

Estimado Eugenio Chicas:
Espero que te haya gustado el viaje a Taiwán. Ya aclaraste en Twitter que fue una “generosa invitación Gob Taiwán que ha cubierto gastos aéreos-tierra.”

Pensaba que ibas a publicar, luego de tu excursión de Semana Santa, un informe sobre los beneficios que lograste conseguir con esta misión. Para mi sorpresa, detecté en el sitio oficial de Casa Presidencial, un escrito tuyo que mucho me hizo recordar los odiosos ensayos que en el colegio nos obligaron a escribir al regreso de vacaciones. Así que ahora los ciudadanos sabemos que te impresionaron las “120 especies de mamíferos, 670 de aves, 141 de reptiles y 400 de mariposas” que tiene la isla Taiwán – pero todavía no tenemos idea qué fuiste a hacer ahí aparte de turistear.

Disculpe, ya encontré el escueto informe oficial. Dice: “Se proyectan apoyos a los medios del gobierno: Televisión de El Salvador (Canal 10) y Radio Nacional de El Salvador.”

Claro, Taiwán siempre sabe dar al inquilino de turno de CAPRES apoyo para propaganda. Lo dio a Paco Flores y a Mauricio Funes, ¿por qué no a ustedes?

Estimado Hugo Martínez:
Estambul también es un destino muy atractivo. Puedo entender que luego de una Semana Santa que tenías que dedicar incansablemente a supervisar la respuesta del gobierno a los constantes temblores, te cae bien un viajecito a Turquía. Me imagino que aprovechaste esta misión para expresar al gobierno turco las profundas preocupaciones del presidente Salvador Sánchez Cerén sobre la persecución de opositores, periodistas y jueces en Turquía. Bueno, más o menos como lo hicieron en el caso de Venezuela: apoyando al gobierno en su esfuerzo de usar el diálogo para agarrar oxígeno…

Con cordiales saludos a los tres viajeros,

Carta al ministro de Seguridad: La incapacidad de aceptar errores y consejos. De Paolo Luers

Paolo Luers, 20 abril 2017 / MAS! y EDH

Estimado comisionado Landaverde:
A un ministro que no escucha ni críticas, ni propuestas, ni recomendaciones de nadie fuera de su gobierno o partido, solo le queda la descalificación: “Las pandillas están buscando ejercer influencia sobre supuestos tanques de pensamiento”. Así reaccionó usted al análisis que planteó al Gobierno un grupo de expertos de conflictos de prestigio global. El “International Crisis Group” está compuesto por exlíderes de Estados y de organismos internacionales, expertos en seguridad nacional y otros académicos que con mucho éxito han aportado a generar soluciones a muchos conflictos en el mundo.

Solo porque les recomiendan revisar a fondo su política de Seguridad, usted les llama “supuesto tanque de pensamiento” y los acusa de haberse dejado influenciar por las pandillas. Esa es su lógica, ministro, y por eso estamos como estamos. Todos los independientes que critican sus políticas y recomiendan enfrentar la violencia con políticas que no generen más violencia, para ustedes son colaboradores de las pandillas o idiotas que se dejan manipular por delincuentes.

Uno no tiene que dejarse influenciar por las pandillas para darse cuenta que las políticas de seguridad de su gobierno no funcionan y que ponen en duda el compromiso del gobierno y de la PNC con los Derechos Humanos y los debidos procesos. Aquí ha venido Álvaro de Soto, uno de los facilitadores de nuestros Acuerdos de Paz del 1992, junto con el exembajador Thomas Pickering, para plantearles a ustedes lo mismo que ahora repite el Crisis Group: que necesitan revisar su concepto militarista de lucha contra la violencia, y ustedes, gobierno y partido FMLN, los mandaron al carajo.

Lo mismo, aunque con más diplomacia (o mejor dicho, hipocresía), le está pasando al embajador Benito Andión, quien como enviado especial de Naciones Unidas está tratando de facilitar acuerdos nacionales, que obviamente tienen que incluir el tema seguridad. Aunque fue el mismo presidente Sánchez Cerén quien pidió al Secretario General de este organismo que enviara a este facilitador, igual se niega a escucharlo.

Tampoco aceptan señalamientos de parte de la UCA, de la Iglesia, de los medios, ni siquiera del Departamento de Estado. ¿Será que todos ellos también son víctimas ingenuas o cómplices de la influencia de las pandillas?

El International Crisis Group, dirigido por el francés Jean-Marie Guéhenno, que durante 8 años fue jefe de las operaciones de mantenimiento de la paz de Naciones Unidas, recomienda al gobierno salvadoreño “exonerar a los facilitadores de la tregua acusados de asociación ilegal, como una medida de fomento de la confianza; revertir la decisión de renovar las ‘medidas extraordinarias’ contra las maras; y aprobar la estancada ley de rehabilitación”.

Entiendo que este tipo de recomendaciones no les gustan. Pero alguien incapaz de considerar un análisis, solamente porque no le gusta que cuestionen sus políticas, jamás debería ser ministro, mucho menos de Justicia y Seguridad.

Saludos,

Carta a doña Norma Guevara: No trate de tapar el sol con un dedo. De Paolo Luers

Paolo Luers, 18 abril 2017 / MAS! y EDH

Estimada diputada:
Puede ser un gesto noble que usted trate de defender a un amigo, a quien todos los demás han abandonado, como es el caso con Mauricio Funes. O puede ser el intento vano de tapar el sol con un dedo.

“No hay ninguna prueba que incrimine que el expresidente Funes se enriqueció con fondos públicos,” dijo usted. Y saca la conclusión atrevida que el proceso que se sigue en contra de Funes “no es más que una forma de persecución política orquestada.”

Incluso en el caso hipotético que usted tuviera razón que “Funes no tomó dinero de las arcas del Estado para beneficio propio y de su familia”, su conclusión es engañosa. Hay distintas formas de enriquecimiento ilícito, y no todas significan que se haya robado al arco público como lo hizo Toni Saca.

Las ‘donaciones’ que Mauricio Funes recibió de Nico Salume y Odebrecht (por conducto de Lula y su representante en El Salvador, Vanda Pignato) no provienen del arco público, pero igual constituyen enriquecimiento ilícito.

Tampoco el enriquecimiento ilícito es la única manera que un presidente puede cometer delitos de corrupción. Asumamos generosamente que no fuera cierto (o que no se pudiera comprobar) que una porción de los más de 100 millones de dólares que la CEL hizo a ASTALDI (por órdenes del entonces presidente Funes, pagando obras no realizadas en El Chaparral) se haya reciclado a cuentas de Funes, pasando por diferentes cuentas en Panamá. Incluso bajo esta hipótesis quedaría fuera de duda que Funes causó un enorme daño al Estado y sus finanzas. Quedaría también fuera de duda que cometió delitos.

Con su experiencia usted debería saber que siempre el ‘daño colateral’ de la corrupción es mucho más alto que los montos que malos funcionarios roban al Estado. Hablando del primer mandatario de su partido, el ‘daño colateral’ que causó al país con sus decisiones corruptas en los casos CEL-ENEL y El Chaparral es infinitamente más grande que un par de millones que puede haberse apropiado. Es un daño a la eficiencia y sostenibilidad de nuestra sistema de generación eléctrica, desfinanciando a instituciones estatales como CEL y LaGeo. Este daño lo pagamos todos los meses los consumidores y las empresas productoras con tarifas altas de energía.

Si sumamos el daño que las decisiones corruptas de Funes y sus operadores en CEL y CEPA causaron a la confianza de los inversionistas, realmente los lujos que estos hombres se dan como resultado de enriquecimiento ilícito parecen de poca monta.

Incluso si usted tuviera razón en afirmar que Funes no robó fondos del Estado, su intento de tapar el sol con un dedo ciertamente no es la noble defensa de un hombre que se ha quedado sin amigos.

Saludos,

 

 

Carta a los que reclaman la presencia del presidente: Acepten la realidad, estamos a la deriva. De Paolo Luers

Paolo Luers, 13 abril 2017 / EDH

Estimados amigos:
Les tengo que preguntar: ¿Acaso se hubieran sentido más seguros si en la cadena nacional sobre los sismos hubiera aparecido el profesor Sánchez Cerén?

Fue patético el espectáculo del comando de emergencia formado por la ministra de Medio Ambiente (que dijo que mejor nos vayamos a la playa); el “albañil del pueblo” Gerson, (quien dijo que mejor no saliéramos); el canciller, quien no tenía nada que decir; y el vicepresidente a quien sacaron de a saber de qué tipo de vacaciones.

Enfrenten la realidad: Así es nuestro gobierno, esté o no el presidente, esté en Cuba recibiendo tratamiento médico o esté aquí.

El hombre se fue a Cuba sin avisar. Como si no lo supiéramos. Por supuesto que no podía saber que iba a temblar. Pero sí sabía que su gobierno estaba en impago. Sí sabía que nos iban a bajar aun más en las clasificaciones de crédito, poniéndonos en la misma categoría con Venezuela. Se fue de todos modos, y de alguna manera tuvo razón: Estén o no estén el presidente y su vice, aquí no hay liderazgo.

La crisis de los sismos perfectamente la hubieran podido dejar en manos de Jorge Meléndez, quien dirige el organismo que coordina las respuestas a las emergencias. Lo hubiera hecho mejor que los tres que se disputan la candidatura presidencial y las cámaras: Gerson, Oscar y Hugo.

El presidente se fue a Cuba dejando instrucciones que nadie revelara su destino y su condición. Esto sí es grave, pero no porque su liderazgo nos haga falta. Es grave por la evidente inconstitucionalidad de su salida sin haber pedido permiso a la Asamblea. La Sala confirmó en su sentencia del 1 de septiembre del 2016 que el mandatario tiene que pedir permiso cada vez que salga del país. Es incomprensible que la Asamblea y la Sala permitan que esta inconstitucionalidad se repita en cada viaje del presidente.

Más grave aún es que, con el presidente ausente o presente, cada vez se confirma más que no es apto para gobernar. No por brillar de su ausencia en una emergencia nacional, sino por brillar de ausencia de liderazgo en todos los asuntos del Estado. Delega la política de Seguridad Pública a un conjunto de policías, quienes facilitan la militarización de la PNC y encubren la sistemática violación de Derechos Humanos. Delega la política fiscal a personeros de notoria incapacidad y negligencia. Delega la tarea de atraer inversiones a Sigfrido Reyes, Oscar Ortiz y José Luis Merino, que son para espantar a cualquier inversionista.

El gobierno está a la deriva. Y lo peor: La oposición tampoco muestra liderazgo. Felices vacaciones les desea

Un día después:

Screen Shot 2017-04-13 at 6.02.02 PM.png

C9TwNi4VYAABLZY.jpg_large

Carta a una lectora: Hablemos de prioridades. De Paolo Luers

Paolo Luers, 11 abril 2017 / EDH y MAS!

Estimada señora:
Usted me mandó múltiples mensajes preguntándome, más bien reclamándome porqué no he escrito sobre Oscar Ortiz y Chepe Diablo.

Le voy a contestar. Me quedé callado porque todo el mundo habla de esto todos los días. Esto siempre es sospechoso. Todo está dicho, e incluso un poco más: especulaciones, confabulaciones, y otras novelas. Sólo tendría sentido escribir más sobre este caso si tuviera los elementos para contrarrestar estas novelas, no para alimentar más la leyenda… de Texis. Llegará el momento.

El fiscal general, con todas las limitaciones de presupuesto que con buena razón está lamentando, asignó a 50 (¡cincuenta!) fiscales al caso contra Chepe Diablos. Me surge una pregunta: ¿Qué hubiera pasado si al caso Mauricio Funes hubiera asignado semejante recursos? En este caso (más bien en estos múltiples casos: Probidad/enriquecimiento ilícito, Chaparral, Polistepeque, Odebrecht, el préstamo convertido en donación de Salume…) ni siquiera existe una acusación penal, por lo tanto tampoco orden de captura. Y el caso civil se encuentra en el aire.

Si por ordenes del señor F1 estuvieran 50 fiscales revisando toda la documentación incautada en los allanamientos a las casas de Funes, Vanda, Michi y Mecafé, y si contaran con el mismo apoyo técnico que Estados Unidos está brindando en el caso Chepe Diablo, los periódicos no tendrían tantas páginas que llenar con la novela de un “cartel” acusado de lavado de 215 millones de dólares. ¿Y si los 50 fiscales los hubieran asignado al caso Saca y Cía.?

En este punto me surgen otras dos dudas; la primera: ¿Existen “carteles de lavado”, o reservamos este distintivo para los grandes narcotraficantes?

Y la otra duda, esta sí profunda: ¿Es más importante que alguien lave 200 millones o que otro los robe? Estoy claro que ambos son delitos, pero ¿cuál de los dos hace más daño al país? Me imagino que también un fiscal general tiene que definir prioridades, sobre todo cuando es cierto que le quieren paralizar su trabajo negándole los fondos necesarios para hacerlo bien.

Y ahí me entra la madre de todas las dudas: ¿Cómo es posible que un fiscal general, al tiempo que investiga casos de corrupción muy sensibles, esté obligado a negociar el presupuesto de la fiscalía con el gobierno y con los partidos – o sea con los posibles afectados de sus investigaciones? La respuesta: No es posible. No puede pasar. Es contrario a la independencia del fiscal y su institución.

Como ve, estimada señora, ya me corrí otra vez a otros temas. Pero para mi son más importantes. Sobre todo porque nadie habla de ellos.

Saludos,