protesta

On a Date While Venezuela Burns. De Carlos Hernández

06Hernandez-superJumbo

Barricades constructed by protesters who opposed the election last month for a new National Constituent Assembly in Caracas, Venezuela.

Carlos Hernández, 4 agosto 2017 / THE NEW YOTK TIMES

CIUDAD GUAYANA, Venezuela — It was 7 p.m., and the restaurant was empty. I was taking her to my favorite place in the city, informal but charming, with plastic tables and chairs outside, and sometimes live music. It has the best pizza.

NEW YORK TIMESI was nervous. I hadn’t been on a date in forever, and María, a student in electrical engineering, had a ponytail and red lipstick. What if I ran out of things to talk about? What do you talk about on a date when your country is collapsing? Outside that restaurant, outside that bubble I wanted to get into that night, people were dying in the streets fighting President Nicolás Maduro’s bloody authoritarianism.

I live in Ciudad Guayana, an industrial city in northeastern Venezuela. The opposition isn’t very strong here, and the turnout for local protests hasn’t been great. Most of the action that’s been making headlines happens in Caracas, the capital. But I’ve talked to people who carried the body of a protester killed by the police in a town nearby, and to a man who was tortured by the authorities.

I’ve had a tough time myself. Even young professionals like me have been going hungry, and my older brother almost died from an allergic reaction because we couldn’t find an injection to give him. So I’ve joined the marches to the courthouses, to demand respect for the Constitution, ask for the release of protesters who have been arrested and honor those who have died.

That Tuesday last week I needed a break, I needed that date. The following Sunday the government was going to hold a bogus referendum to create a constituent assembly, giving it unlimited power to change the Constitution. Things were only going to get worse.

“You’re the first ones to arrive. You’re almost opening the restaurant,” the owner said with a smile. “What would you like?”

He was sitting at one of the tables by himself, drinking a beer and checking his phone. His head was shaved. He wore a black T-shirt with the logo of the restaurant, the name “Portofino” in white letters with a long curly “P” that made the silhouette of a guitar. It had just stopped raining; the tables and the brick floor were wet. The street lamps there have never worked well, and the dim lighting, which might have been pleasant under other circumstances, brought out the drabness of the place. Reggae music played in the background.

“Would you like some beers? I’ve got Polar.”

“What else do you have?”

“That’s all I’ve got. The delivery truck didn’t come today.”

“Soft drinks?”

“No soft drinks.”

And certainly no pizza.

That Tuesday was the 116th day of protests since the government-controlled Supreme Court stripped the opposition-led National Assembly of its powers, and more than 100 people had since died in clashes between demonstrators and police forces or paramilitary groups.

The day before, the opposition had announced more protests. It called for a national strike starting Wednesday, and for barricading city streets throughout the country, for 48 hours. On Friday, there would be a massive protest in Caracas. After that, who knew what. Tuesday was a day for us to stock up on supplies and brace ourselves. A truce of sorts.

For a moment in the restaurant that evening, María and I weren’t sure whether to sit down at a table or just leave. There wasn’t much to do there, but it was truce day and a date.

The owner started talking about how difficult it was to keep the restaurant going. “People don’t feel safe enough to leave their homes,” he said.

I said that people didn’t go out because they didn’t have enough money, and before I knew it we were talking about how the country was falling apart, just what I hadn’t wanted to do that night. María and I sat down anyway: My brother, our ride, wasn’t answering his phone. The owner kept talking, complaining that the crisis was killing business. He said that because of several shootings, only two out of four bars were left on Caruachi Street. He called it “Tarantino Street.”

María doesn’t drink, but I asked for a beer, so that we hadn’t come for nothing.

“We recently hired a comedian from Valencia and had to cancel the show,” the owner said, referring to a city a 12-hour drive away. “He couldn’t come because the streets were blocked.”

“If this continues, I’m closing up and going to Puerto Rico. I’ve got family there.”

That morning I’d gone out to buy whatever I could find. The supermarket was full of people doing the same thing. But food shortages are not as bad today as they were a year ago: Many Venezuelans have become too poor to even shop. I got rice, wheat flour, bananas, yuccas and potatoes. I saw several people carrying just two or three kilograms of rice in their arms — their groceries for the apocalypse, and they didn’t need a cart. They will have run out of that by now.

By 8 p.m. we were ready to leave the restaurant. The owner charged me half price for the beer: He didn’t have change. Another cash crisis.

Outside, businesses were closing, the streets were emptying out. María and I decided to go to the main shopping mall: With any luck we’d find a place that wasn’t about to go broke. It was almost deserted, but we were able to catch the last movie screening of the day, “Wonder Woman.” We had two hours and 20 minutes of not thinking about three-digit inflation, mass emigration and people feeding on garbage. But that bubble burst as soon as we walked out: Children were waiting around, begging for money to buy food.

María and I never got to eat that night, but we agreed to meet again.

Last Sunday, the vote for the constituent assembly was held. It was a horrible day, the worst, I think, since the protests started in March. Between 10 and 16 deaths, and many other casualties, were reported throughout the country. I found out about them mostly through WhatsApp, listening to voice messages left by frightened people, with the sounds of detonations in the background. That day, several people were shot and wounded in Ciudad Guayana, my city, the quiet city.

Carta a Bessy Ríos: Juntas son demasiado para este gobierno. De Paolo Luers

Bessy frente a CAPRES

Bessy frente a CAPRES

Paolo Luers, 30 junio 2016 / EDH

paolo luers caricaturaMuy querida Bessy:
Sos la persona más terca que conozco. Necia impulsiva, rebelde, irreverente, y absolutamente daltónica: sos de izquierda, pero no ves colores ideológicas cuando ves corrupción, abusos, represión.

Solo a una loca como vos se te ocurre ir sola, armada de un rótulo hecho a mano, a las 6 de la mañana para pararse frente a Casa Presidencial en protesta contra la decisión del presidente de zamparnos un 13% de aumento a nuestros recibos de luz. Y lo hacés sin perder tiempo: el día después del anuncio de este nuevo abuso de poder. Todos nosotros todavía tratamos de entender qué pasó, tal vez protestamos en Twitter o Facebook, tal vez expresamos nuestro malestar sobre una deliciosa taza de café latté, o tal vez todavía dormimos – pero vos ya estás parada frente a CAPRES, sabiendo que te van a echar encima la UMO. ¡Y te la echaron! Claro que sí, porque hay que cuidar al presidente, hay que garantizar la seguridad de la Casa Presidencial con sus secretarios, subsecretarios, asistentes y asesores ante la embestida de la protesta popular…

diario hoyAsí sos vos, Bessy: Precisamente porque sos de izquierda y tenés cariño y confianza al presidente, no dudás en reclamarle en público. Y si por esto te golpean o arrestan, así sea. Es la única manera que podés conciliar tus convicciones de izquierda con tus principios democráticos y tu compromiso como ciudadana.

Sos el cangrejo en el culo de la izquierda corrupta, acomodada, borrega. Un cangrejo que muerde y no suelta. Chingue que chingue. Así vos solita emprendiste la campaña contra el ministro de Economía, porque no puedes tolerar que tu presidente, a quien respetás tanto, tenga en su gabinete a gente tan incapaz y corrupta. La oposición, ARENA, la empresa privada no atacan a este ministro, porque lo ven como uno de ellos, como el mal menor – porque si lo quitan, tal vez asumiría la cartera de Economía un cuadro del Frente con todo su bagaje anticapitalista…

A vos te vale la teoría del mal menor. Vos ves el mal que tenés en frente y lo enfrentás, sin paciencia, sin táctica, sin medias tintas. Por esto, Bessy, te amo tanto, a pesar de tantas diferencias políticas e ideológicas que tenemos.

El lunes te vi en un Foro sobre las sistemáticas violaciones a los derechos humanos de la población más discriminada en este país: los gays, los transexuales, atacando sin misericordia a la indiferencia del gobierno y del Estado en general. Hiciste sufrir al pobre vicecanciller y al pobre fiscal general.

Y cuando yo, que soy otro necio, estaba en la mira de tus amigos de izquierda por mi defensa de la tregua y mi crítica a la militarización de la seguridad, promovida por tu presidente, vos fuiste la primera en defenderme. Vos sabés, igual que yo, que los necios e irreverentes tenemos que apoyarnos mutuamente.

Fernanda en el Masferrari

Tu mejor calidad: No tenés prejuicios. Sos roja, pero cuando la izquierda comete pecados, no tenés ningún reparo o asco de ir a la calle con gente que piensan diferente, pero que comparten el rechazo a la corrupción y el abuso autoritario. Así derrocamos, con gran protagonismo tuyo, pero igual de gente de la derecha, el fatal decreto 743 y todas las demás intentonas de domesticar o derrocar la Sala de lo Constitucional.

Cuando hace un año mi amiga Fernanda fui solita al redondel Masferrari con un rótulo que decía “Hartos de sobrevivir. ¡Queremos vivir!”, yo le dediqué una carta: “A veces la acción simbólica y desafiante de una sola persona tiene más impacto que una manifestación arreglada, coordinada, masiva y ordenada, con gente acarreada. Lo auténtico y espontáneo de tu acción la convirtió en una bofetada al gobierno.” Ella es de derecha, vos de izquierda. Ambas son admirables. Juntas serán invencibles e insoportables para los gobernantes.

Un abrazo,

44298-firma-paolo

 

 

 

Sábado en el parque. De Marvin Galeas

La movilización del sábado pasado en el redondel Masferrer, más allá del simplista debate del número de personas que asistieron, merece una lectura sin prejuicios. La cantidad de personas asistentes fue suficiente para generar adhesiones y ataques, aplausos e insultos, preocupaciones y esperanzas. 

marvin galeasMarvin Gaelas, 10 sept. 2015 / EDH

Lo primero a destacar es que la del sábado fue una movilización que muestra la capacidad de convocatoria que a través de redes sociales tienen hoy en día los movimientos ciudadanos espontáneos en el mundo. Las concentraciones partidarias más que capacidad de convocatoria lo que expresan es capacidad organizativa para movilizar a miles de personas.

Cuando un partido político realiza un acto con una participación de personas capaz de llenar un estadio de fútbol, invierte una fuerte suma de dinero en transporte, pancartas, mantas, bebidas y alimentos. Además supone una costosa inversión publicitaria previa y un cuidadoso esfuerzo logístico de decenas de cuadros partidarios.

La movilización del sábado no fue convocada por una organización en particular, ni hubo buses acarreando gente, ni nadie le pagó a nadie, ni hubo campos pagados en los grandes medios. Los que participaron fueron porque quisieron, incluso desafiando cierta guerra sicológica desde el poder. Decir que el evento fue organizado por “la derecha” oscila entre lo simplista y lo manipulador.

No existe en realidad un ente formal con sede, estatutos, fondo común y con directores y bases que se llame “la derecha” como tampoco existen otros que se llamen “la izquierda” o “el centro”. Esas son solo perezosas formas de clasificar y agrupar de manera vaga y con ciertas evocaciones topográficas a grupos humanos por su identidad ideológica.

Existen, desde luego, partidos políticos, cámaras, sindicatos, empresas, clubes o cualquier otro tipo de organización identificada con tal o cual ideología. Pero que se sepa ningún partido, ni gremios ni club organizó la movilización del sábado. Me parece que todo comenzó como en Guatemala hace unos meses o en Egipto hace unos años: con comentarios de usuarios reales en las redes sociales.

Lo del sábado 5 de septiembre, no fue el final de un proyecto. Podría ser más bien el comienzo de algo mayor o la simple expresión espontánea de un momento y que no trascienda a más. Mucho dependerá del desempeño de la clase política organizada en partidos.

Traigo a la memoria lo que sucedió aquí en los años setenta. Llegó un momento, tras las cuestionadas elecciones de 1972, que la ciudadanía percibió que los partidos políticos no servían para realizar los cambios que demandaba. El partido de gobierno se aferraba al status quo y la oposición partidaria era, por una u otra razón, incapaz de modificar la situación.

Buena parte de la población, sobre todo los jóvenes, hizo a un lado a los partidos y engrosó las organizaciones de masas a pesar de la brutal represión. Desde el poder se dijo, cuando las manifestaciones eran espontáneas y ralas, que eran una chusma sin importancia. Pero rápidamente los indignados de la época pasaron a ser miles organizados. Multitudes en las calles. Aquellos eran tiempos sin redes sociales.

Tiempos cuando desde el poder se respondía a balazos y la respuesta fue también a balazos: la guerra. La cosa hoy es distinta. Por fortuna no hay ni debe haber violencia política ni desde el poder ni desde los que lo cuestionan. Los momentos son diferentes y las formas que adquiere el descontento también.

Nuestro sistema de partidos es todavía robusto. Tanto el partido en el gobierno como ARENA son institutos fuertes. Pero lo ocurrido el sábado debe poner a sus dirigentes y cuadros pensantes a reflexionar. Si hay un desencanto con los que llegaron para cambiar las cosas, y si no se siente representada por la oposición partidaria la gente buscará otras formas para expresar su protesta y sus propuestas.

Y cuando esas expresiones son atacadas, no importa cómo, solo tienden a crecer, a veces de manera tan vertiginosa y potente hasta derribar el dique que pretende detenerlas. Esta dinámica no es cuestión de izquierdas y derechas. Es una constante histórica en la relación entre los que gobiernan y los gobernados.

Dilma en apuros, Brasil en problemas. De Carlos Malamud

Dilma-en-apuros-Brasil-en-problemas-por-Carlos-Malamud

Carlos Malamud, argentino, es catedrático de Historia de América de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), de España, e investigador para América Latina y la Comunidad Iberoamericana del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos.

Carlos Malamud, argentino, es catedrático de Historia de América de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), de España, e investigador para América Latina y la Comunidad Iberoamericana del Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos.

Carlos Malamud, 17 agosto 2015 / PRODAVINCI

Las calles brasileñas se volvieron a llenar de manifestantes antigubernamentales y anti PT, el partido de la presidente y de Lula da Silva, el mismo partido que en los últimos 12 años ha conducido las riendas del país. Los gritos de “Fuera Dilma” y “Fuera PT” evidencian el fuerte sentimiento de descontento presente en diversos sectores sociales y son buena prueba de que Brasil asiste a un cambio de época. Nada será en el futuro como fue en la década pasada, y no sólo como consecuencia de la serie crisis económica que golpea a la economía local.

El senador Romero Jucá, del PMDB, un partido teóricamente aliado al PT y columna vertebral de la coalición gubernamental, lo puso muy claro al señalar que “o el gobierno cambia o el pueblo cambia al gobierno”, en alusión a las movilizaciones ciudadanas. No en vano la aprobación de Dilma Rousseff cayó al 8% según las últimas mediciones disponibles, dejando en claro el profundo malestar social existente.

La crisis económica y política ha afectado profundamente la valoración del gobierno. Y el escándalo de corrupción en torno a Petrobras ha minado aún más la credibilidad de los políticos y del sistema de partidos. En general lo que los ciudadanos se preguntan es si el PT ha estado a la altura de las circunstancias y si sus principales dirigentes han sabido impulsar las necesarias políticas públicas de modo de gestionar adecuadamente la economía y la política brasileñas.

Es verdad que los logros están a la vista. Que la gestión de Lula primero y Rousseff después han servido para sacar a millones de personas de la pobreza, aumentando el tamaño de las clases medias. O que la desigualdad ha retrocedido en los últimos años. Pero más allá de lo coyuntural, del aprovechamiento de una larga década marcada por el aumento del precio de las materias primas y los beneficios cosechados a partir de la vinculación a China, cabe preguntarse por el derrotero seguido una vez que el viento comenzó a cambiar de dirección y por la habilidad del timonel para mantener el rumbo del crecimiento.

Si bien en Brasil no asistimos al festín bolivariano que impulsó al populismo en varios países de la región, los gobiernos de Lula y Rousseff fueron incapaces de profundizar y modernizar la democracia brasileña. Los partidos políticos en vez de reforzarse como organizaciones capaces de intermediar con la sociedad civil y permitir una mayor participación ciudadana en la vida política se fueron convirtiendo en grupos cada vez más replegados sobre si mismos. El parlamento sigue siendo más un marco donde los representantes populares se dedican fundamentalmente a sus asuntos que a controlar al gobierno y redactar leyes con sentido de estado.

La gran excepción es la justicia. El poder judicial está demostrando una independencia absoluta del ejecutivo, algo totalmente desconocido en buena parte del vecindario, y se ha convertido en la gran esperanza de los brasileños para recuperar la fe en sus instituciones. La instrucción del escándalo de Petrobras, como había ocurrido en menor medida con el caso del mensalão, no respeta altos cargos políticos o empresariales. El desfile de encauzados es impresionante y ha llegado a niveles insospechados, a tal punto que el juez Sérgio Moro, el instructor de la causa Lava Jato se ha convertido en una especie de héroe popular.

La crisis del gobierno es también la crisis del PT. Ahora que la fiesta se ha acabado hay muchos que empiezan a querer saldar cuentas atrasadas y pasan sus facturas. También hay otros que empiezan a preguntarse por los responsables del desastre. Y cada vez con más frecuencia el nombre de Lula sale a relucir, lo que puede tener graves consecuencias para su futuro político y el futuro de su partido, que se ha prácticamente rendido a su liderazgo. Si el PT fue incapaz de avanzar en la institucionalización y democratización de Brasil, Lula fue incapaz de avanzar en la institucionalización y democratización del PT.

Tras la ajustada victoria de Dilma Rousseff en las últimas elecciones presidenciales se comenzó a hablar una probable candidatura de Lula en 2018. Hoy de lo que se habla es de cómo hará Lula para salvar el gobierno de Rousseff y la imagen de su partido. Inclusive la semana pasada se rumoreó que el ex presidente podría incorporarse al gabinete de su sucesora en un ministerio clave como una medida algo desesperada para enderezar una situación cada vez más complicada.

La situación es cada vez más desesperada y el gobierno de momento no logra dar con la tecla que desactiva la crisis. Lo cual no quiere decir que no lo pueda lograr en los próximos meses, no es imposible pero si cada vez más difícil, especialmente a la vista del resquebrajamiento de la alianza multipartidaria que sostiene al gobierno. Su principal ventaja es que si bien en la calle son muchos los que apoyan el impeachment de la presidente, también es una verdad a voces que sería una medida muy contraproducente en el momento actual.

Los gritos de “Fuera Dilma” recuerdan a los de “Fuera Correa”, pero es importante ver como se trata a la protesta social en uno y otro país. Durante mucho tiempo Correa, como muchos otros presidentes latinoamericanos, han insistido que a los movimientos sociales no se los reprime. Hoy los tacha de golpista. Rousseff, por su parte, jaqueada por las protestas mantiene otro discurso, pese a que desde las filas del PT también se recurre a la descalificación de golpista y destituyente para aludir a las manifestaciones. O algunos, como los sindicatos afines al partido de Lula, amenazan con salir a defender violentamente las conquistas de los últimos años. Sin embargo, lo que la crisis muestra es como en Brasil las instituciones funcionan mejor que en Ecuador y que el entorno institucional lleva a unos y otros a expresarse de forma diferente.

Salvadoreña emprendió sola una marcha por el caos que se vive en El Salvador

Un joven de 20 años se le unió un par de horas más tarde. Ambos caminaron por el redondel Masferrer para manifestar su indignación por la situación.

Fernanda Gaelano con su rótulo. Un joven de 20 años se le unió un par de horas más tarde. Ambos caminaron por el redondel Masferrer para manifestar su indignación por la situación.

Beatriz Mendoza, 30 julio 2015 / LPG
Luisa Fernanda Galeano, una mujer de 45 años de edad, madre y abuela, es salvadoreña como todos. Lo único que la hace diferente es que dejó a un lado la pena y el miedo con tal de manifestar su indignación por el caos vivido en El Salvador desde el pasado domingo 26 de julio, que apenas hoy empieza a cesar.

Desde autobuses quemados por pandilleros, motoristas asesinados, hasta una completa desestabilización del transporte público, que terminó en un paro laboral por sus mismas amenazas y ocasionó dificultades a miles de personas para poder llegar a sus lugares de destino. Para ella fue suficiente.

El pasado 28 de julio se encontraba en el tráfico, al interior de su vehículo, cuando de pronto inició en la radio la tan esperada cadena nacional, que no era más que un discurso brindado por el presidente de la República en una inauguración de una planta de bombeo ese mismo día por la mañana. Había sido editado y estaba siendo retransmitido. “Esa fue la gota que derramó el vaso” asegura.

Al llegar a su casa publicó lo siguiente en una de sus redes sociales:

fernanda2Y así fue, con un cartel que le ayudó a hacer una de sus dos hijas, en el que se leía “Hartos de sobrevivir. ¡Queremos vivir!”, partió hacia el punto de encuentro al que no asistió nadie más, en un principio. Entiende que ninguno de sus contactos llegara, por el miedo.

“Me partió el alma ver a la gente luchando para llegar a su trabajo. Yo no ando en bus, pero me duele porque me costó llegar adonde estoy ahora, ya lo viví. Mi abuelita es costurera, mi mamá tuvo que irse buscando un mejor futuro. Vengo de una familia humilde”, asegura.

Además dice no ser de ningún partido político, porque “ninguno le hace el favor”, pero “le indigna como todo el mundo es capaz de publicar ofensas para el Gobierno en redes sociales, pero no de levantarse, darse una asoleadita y pasar una pena”.

Ya se hizo viral el rótulo de Fernanda

Ya se hizo viral el rótulo de Fernanda

Luego de un par de carros de diplomáticos y personas particulares levantándole el pulgar como muestra de aprobación, apareció Kevin, un joven estudiante de 20 años, que se acercó creyendo que era una extranjera, por su apariencia. “¿Cómo es posible que un extranjero haga eso y no un salvadoreño?”, recuerda haberse cuestionado, hasta que se dio cuenta que se trataba de una salvadoreña.

“Tiene valor para hacer lo que hizo así como está la situación. Me sentí apenado conmigo mismo porque nunca habría tenido el valor de pararme ahí solo”. Y se quedó con ella.

A las 10 de la mañana ambos se retiraron del redondel, en el que caminaban en contrasentido a los carros para que los conductores pudiesen leer el mensaje. “Por él valió la pena la marcha, éramos dos extraños unidos por una misma causa”, apunta Galeano.

La ciudadana señala que no quiere hacer una marcha colectiva, porque no pretende hacer “algo que altere el orden y que haya más caos”. Su intención es simplemente crear conciencia, porque “llamar a la cordura es obligación de cualquier ciudadano”.

Ayer por la noche publicó en Facebook su hazaña, bajo el título: “Crónicas de una manifestación pacífica por nuestro país”.

Las porras y los ataques para Galeano ya comenzaron a llegar, por lo que tuvo que cerrar su cuenta de Facebook “por seguridad”; sin embargo, tal como ella misma considera: “Se tienen dos opciones en la vida, ver la historia o ser parte de ella”.

fernanda3