derechos de mujeres

Sobre la (des)penalización del aborto – el debate en Alemania. De Bernd Finke

Bernd Finke,
embajador de Alemania

23 marzo 2019 / EL DIARIO DE HOY

Hace poco participé, junto con algunos colegas, en las manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer. Participé en la marcha de mujeres para expresar solidaridad con las mujeres en El Salvador y en el mundo, quienes son víctimas de la discriminación y violencia. Y fui con ellas para señalar la responsabilidad que tenemos los hombres por la miseria de muchas mujeres, como perpetradores de violencia doméstica y sexual y como aquellos que todavía no quieren resignarse a su comportamiento machista, al hecho de que las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos y también deben tener las mismas oportunidades. Ese fue mi mensaje en el Día de la Mujer.

Por lo tanto, me sorprendió aún más que mi participación en la marcha de mujeres fuera reconocida en algunos medios de comunicación con el comentario de que el embajador alemán haría campaña a favor de los abortos en El Salvador y que Alemania financiaría los proyectos correspondientes. Este no es el caso. No he dicho una palabra sobre el debate en El Salvador acerca la despenalización del aborto ni ha habido ningún proyecto alemán al respecto.
Sin embargo, me gustaría hacer algunos comentarios sobre este tema tan delicado y emotivo, un tema que cubre una variedad de aspectos, especialmente médicos, psicológicos, de derechos humanos y religiosos: comparto la opinión de quienes sostienen que la protección de la vida antes de nacer debería ser, en principio, la prioridad.

También en Alemania el aborto está fundamentalmente prohibido por el derecho penal. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que el dogmatismo y el rigorismo criminal y moral no pueden hacer justicia a muchas emergencias agudas de las mujeres y las niñas, especialmente en el caso de embarazos no deseados como resultado de una violación, en casos en que la vida de la futura madre está en peligro o cuando se establece que el feto no puede sobrevivir debido a deformidades graves. En este contexto, el legislador en Alemania —así como en la mayor parte de la comunidad internacional— ha decidido complementar la actual prohibición del aborto con las llamadas regulaciones de indicación.

Desde entonces, la interrupción del embarazo ha sido posible si un médico determina —teniendo en cuenta las condiciones de vida de la mujer embarazada— que un aborto está indicado para evitar un peligro para la vida o el peligro de un deterioro grave del estado de salud físico o mental de la mujer embarazada (por ejemplo, después de una violación). El requisito previo para una interrupción del embarazo es que la mujer embarazada se someta a una consulta en la que los médicos, los trabajadores sociales o los psicólogos le informen sobre el aborto, pero también le presten asistencia en caso de que se tome una decisión a favor de la continuación del embarazo. Sólo después de un período de reflexión de tres días después de la consulta obligatoria puede iniciarse un aborto en Alemania.
También hay voces en Alemania contra el aborto por razones religiosas o contra el espectro más amplio de los derechos sexuales reproductivos de la mujer. Esta actitud debe ser respetada. Sin embargo, se ha preguntado si podemos hacer de nuestras convicciones religiosas la vara de medida para la sociedad en su conjunto, es decir, también imponerlas (legalmente) a quienes tienen otras creencias religiosas o ninguna. Según la opinión predominante en Alemania, cada persona debe poder elegir en las sociedades liberales pluralistas y no deben estar atadas por los intentos de imposición religiosa.

Al decidir permitir el aborto en casos seleccionados, también se reconoció que una prohibición absoluta del aborto no impide el aborto, sino que lleva a las mujeres de origen pobre a abortos inapropiados y peligrosos, mientras que las mujeres embarazadas involuntariamente de origen acomodado se someten a intervenciones médicamente seguras en el extranjero.

Como he dicho, se trata de una cuestión muy delicada. Una de las preocupaciones de mi país es que en El Salvador se establezca un diálogo diferenciado e informado entre las personas comprometidas con la protección del feto y las que desean que sea posible interrumpir los embarazos en situaciones de emergencia médica o psicológica aguda.
Otro tema que a menudo se discute aquí en El Salvador, en una conexión directa con el tema del aborto y que atrae mucha atención en el público mundial, es el destino de las llamadas 17-y-más mujeres. Según la argumentación de la Fiscalía, ellas han abortado y han sido condenadas a una pena de 30 a 40 años de prisión tras un juicio penal por el presunto homicidio de un niño. Pero por el contrario las organizaciones de derechos humanos y los abogados sostienen que las mujeres afectadas no intentaron abortar, sino que sufrieron abortos espontáneos a causa de problemas ginecológicos, y, por lo tanto, fueron condenadas injustamente.

Un análisis de las actas procesales de las 17-y-más mujeres sugiere que ha habido una serie de deficiencias procesales en el curso de los procedimientos penales. La conclusión resultante debe ser que estas mujeres no se han beneficiado de un juicio justo y que se han violado principios fundamentales como la presunción de inocencia o el principio in dubio pro reo. En este contexto, Alemania aboga por que todos los casos de las 17-y-más mujeres puedan ser objeto de una revisión de conformidad con los principios básicos del estado de derecho. Esto no se refiere explícitamente a la cuestión de la ley del aborto, sino a la cuestión de los derechos humanos fundamentales del acceso a la justicia y la concesión de juicios justos.

Confío en que también encontremos el apoyo entre los salvadoreños que están en contra del aborto cuando se trata de ayudar a las 17-y-más mujeres, todas ellas procedentes de entornos desfavorecidos; a tener juicios justos, juicios que respeten los principios a los que no renunciaremos ni siquiera en casos de confrontación con la justicia (y la opinión pública): presunción de inocencia e in dubio pro reo.