elecciones internas

Carta a los miembros del Frente y Arena: ¡Ahora o nunca! De Paolo Luers

7 febrero 2019 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimados militantes:
Sus partidos, ambos, han recibido derrotas muy dolorosas el domingo pasado. El Frente no solamente perdió el gobierno y no solamente se vio reducido a una quinta parte de su electorado, lo doloroso fue recibir esta derrota a manos de una fuerza novata que quiere destruir al Frente para quedarse con el legado de las luchas populares de los años 70 y 80, con la representación de la izquierda y de los pobres del país.

Para los areneros es duro reconocer, luego de dos gobiernos desastrosos del FMLN, que la gente no apostó a la estabilidad y la recuperación económica que ellos ofrecieron, sino que se dejó seducir por la aventura, el berrinche, la confrontación con el sistema, y las promesas de un líder populista.

Era inevitable que ambos partidos entraran en crisis y que sus respectivas cúpulas enfrentaran la ira y el rechazo de sus bases. Tan profunda es la crisis y tan fuerte la ira que las cúpulas de ARENA y el FMLN tuvieron que anunciar procesos adelantados para renovar sus direcciones. Es más, en ambos casos tuvieron que conceder que ninguno de sus miembros se podrá postular para la reelección. Serán relevos absolutos.

Pero lo que ambas cúpulas no quieren soltar es el control sobre las estructuras del partido durante el proceso de elección interna. Se niegan a renunciar y a dejar espacio para que una dirección transitoria se haga cargo de organizar el proceso de transición. En ambos partidos, inmediatamente se escucharon las exigencias que sus cúpulas respectivas se apartaran inmediatamente. Resulta que las militancias no confían en una transición controlada por las cúpulas salientes.

Además, en el caso de ARENA, los estatutos solo permiten elecciones internas adelantadas en caso que el COENA renuncie. No permite a un COENA convocar elecciones y quedarse al mando mientras se efectúen.

Para ambos partidos, la renovación de sus cúpulas será una gran oportunidad – y a la vez un desafío peligroso. No tendrá sentido un relevo de personas sin una renovación política-programática y sin un cambio en la forma de organización y dirección interna. Por ejemplo, en el caso de ARENA, se hizo evidente que fue un error fatal tener como COENA a la plancha ganadora, sin tomar en cuenta a los otras que compitieron. ARENA necesita ahora construir un COENA pluralista que represente todas las corrientes existentes dentro del partido. Si ahora vuelven a cometer el mismo error, solamente cambiando el grupo que tomaría el poder total dentro del partido, la división interna se hará explosiva.

El FMLN tiene el mismo problema, pero aún más grave. Hace 18 años, una mayoría del partido decidió prohibir las tendencias políticas internas y a partir de ahí siempre hubo una dirección centralizada, que no dejaba espacio a disidencias, debates, críticas. Incluso abolieron las primarias para designar candidatos y dirigencias. Ahora les toca rehacer el tejido democrático – dentro de una militancia educada en la obediencia. Pero si el Frente no logra enfrentar este desafío, no habrá forma de resistir el intento de Nuevas Ideas de desmantelarlo para quedarse con sus bases.

Ustedes, los miembros de las dos fuerzas que han administrado la transición del país de la guerra a la paz y del autoritarismo a la democracia, hoy tienen la responsabilidad histórica de renovar sus partidos y convertirlos en instrumentos para defender lo construido a partir de los Acuerdos de Paz. Ahora necesitarán quien lo defienda…

Saludos,

Una crisis innecesaria… De Luis Mario Rodríguez

Que a los miembros de un partido se les reconozca la legítima aspiración de competir para obtener la candidatura a un cargo público es un avance de primer orden en la vida democrática.

Luis Mario Rodríguez, 15 junio 2017 / EDH

Si bien las elecciones internas en los partidos inauguran una etapa de apertura dando fin a la designación arbitraria de candidatos, también representan un peligro de no apegarse a los procedimientos y requisitos establecidos en la legislación electoral
.
Desde 2012 los salvadoreños elegimos directamente a los candidatos a diputados de nuestra preferencia. El sufragio ya no restringe al voto por bandera y ahora la población identifica a quienes pretenden representarle en la Asamblea Legislativa.

En 2014 esa libertad de opción se expandió aún más cuando la Sala de lo Constitucional, como resultado de una demanda ciudadana, dispuso abrir las listas para que los votantes pudieran marcar a los aspirantes a diputados de entre las alternativas presentadas por los distintos partidos, con la única restricción de no sobrepasar el número de escaños asignados a la correspondiente circunscripción. Quienes votan en San Salvador, por ejemplo, lo hacen, si así lo desean, hasta por 24 candidatos propuestos por cualquiera de las organizaciones partidarias, porque ese es el número de legisladores asignados al departamento.

Este cambio, trascendental para el sistema electoral y que únicamente es aplicable en Honduras, Ecuador y El Salvador, fue acompañado de otra sentencia en la que la Sala, también por petición ciudadana, ordenó legislar sobre las reglas generales aplicables a la realización de las elecciones internas. La de 2018 será la primera justa electoral en la que los candidatos a alcaldes y diputados, inscritos por los partidos ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), tendrán que surgir de la voluntad de la militancia antes del 4 de agosto de este año.

Que a los miembros de un partido se les reconozca la legítima aspiración de competir para obtener la candidatura a un cargo público es un avance de primer orden en la vida democrática. En otros sistemas este tipo de modelo es frecuente y es considerado un acontecimiento normal previo a las elecciones generales. México, Honduras, Costa Rica, Argentina y Chile, por citar sólo algunos ejemplos, eligen a sus candidatos de esta manera. Unos lo hacen en “internas cerradas”, donde votan quienes están inscritos formalmente en el partido, mientras que otros prefieren las “internas abiertas” en las que todo aquel habilitado para ejercer el sufragio tiene el derecho de participar en el nombramiento de los candidatos que correrán en los respectivos comicios.

Con la sentencia de la Sala de lo Constitucional quedaron atrás las designaciones “de dedo” por parte de las cúpulas. Aquellas encerronas de unos pocos mantenían el privilegio de decidir quiénes serían los candidatos a presidente, vicepresidente, diputados y alcaldes. La obligación actual es la de sustituir esta práctica por otra participativa, abierta y transparente, hecho que seguramente oxigenará a los partidos permitiéndoles identificar nuevos liderazgos.

El inédito mecanismo para elegir candidatos debe cumplir los parámetros establecidos en el fallo de la Sala, en la Ley de Partidos y en los lineamientos del TSE. De infringirse algunas de estas condiciones se corre el riesgo de no satisfacer las exigencias legales, que la elección sea declarada nula por el árbitro electoral y, por tanto, que al partido se le impida inscribir candidatos en las elecciones de 2018.

También pueden presentarse impugnaciones de resultados por parte de aquellos precandidatos que no acepten el veredicto de la Comisión Electoral Nacional alegando que se cometieron irregularidades en el proceso interno. Este es otro eventual tropiezo que se evita con una competencia cristalina en la que se garantice el voto libre, secreto, directo e igualitario, además de contar con un padrón lo más depurado posible al que los afiliados del partido puedan tener acceso con anticipación al día de la elección interna para asegurarse que su nombre está incluido y que no tendrán objeciones para votar el día del evento.

Tratándose de la primera ocasión en la que los partidos formalmente y de manera obligatoria tienen que escoger a sus candidatos aplicando métodos democráticos, el TSE debe prestar atención a los diferentes eventos y solventar todo tipo de consultas con el propósito de consumar exitosamente la proclamación de los postulantes a alcaldes y diputados. Un comportamiento pasivo de la autoridad electoral y de los partidos en esta materia puede generar una crisis innecesaria.

Carta a los areneros: No tienen derecho a equivocarse mañana. De Paolo Luers

images

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 27 agosto 2016 / EDH

Estimados amigos:
Dije que no iba a apoyar a ninguno de los tres candidatos a la presidencia de ARENA, pero cambié mi opinión luego de verlos en varios foros (lástima que nadie organizó un verdadero debate, donde hubieran podido interactuar los candidatos) y luego de hablar con un montón de personas (dentro y fuera del partido ARENA). Llegué a la conclusión de que esta decisión es demasiado importante como para dejársela solo a los areneros. Nos tenemos que meter los ciudadanos…

Es cierto que en las tres listas hay gente que creo que debería estar en el COENA pero también, en cada una de las planillas, hay otros que no deberían estar cerca del poder.

diario hoySigo convencido de que lo mejor hubiera sido aplicar de una sola vez el voto cruzado, para poder escoger de las 3 planillas a los mejores. La modalidad de votar por planilla tiene una desventaja: “Winner takes all”, el que gana, gana todo el COENA y todos los demás se quedan fuera.

Sigo convencido también de que nuevamente se hace notar el déficit de debate político en ARENA; con el resultado que será difícil que los 28 mil electores voten por conceptos, por tendencias políticas distinguibles. En ARENA hay pluralismo político, hay diferentes corrientes, pero como no hay una cultura de debate, las opciones no quedan claras. Conociendo la trayectoria de cada uno de los candidatos y de los miembros de su respectiva planilla, habrá que adivinar la esencia política detrás de las tres ofertas.

Hay que aclarar una cosa: hay que criticar el déficit de debate y elaboración teórica en ARENA, pero en todos los demás partidos, incluyendo el FMLN, este déficit es total. En ARENA por lo menos hay debate, aunque le falte profundidad y sinceridad, pero en el FMLN se sanciona la crítica, la disidencia y el debate de ideas. Y en el PCN y GANA simplemente hay un hoyo negro de cinismo e ignorancia.

Lleguemos al punto: observando a los tres candidatos, sí fue posible ver que Edwin Zamora es el más consistente, el que menos usa retórica vacía, el que mejor comunica con los diferentes sectores y corrientes, no solo del partido, sino del país. La total falta de profundidad de Hugo Barrera y el exceso de retórica de Mauricio contrastan con un Edwin Zamora aterrizado, pero también claro en su compromiso serio y sostenido de renovación y apertura.

No dudo de la vocación renovadora de Mauricio Interiano, pero sí de muchos de los miembros de su planilla y personajes de su entorno. En la planilla y los equipos de apoyo de Edwin también veo personajes cuya vocación liberal y renovadora no me convence. Pero la dupla Edwin/Ana Vilma, juntos con jóvenes libertarios como Marcos Llach y Gerardo Barón, tendrán suficiente fuerza y consistencia política para garantizar que su COENA no se desviará del camino de la renovación, del pluralismo y de la apertura hacía la sociedad civil que son necesarios para construir en el 2018 y 2019 una nueva mayoría sólida.

Screen Shot 2016-08-27 at 12.08.41 AM.pngQuien gane de los dos que predican ‘la renovación’ o el ‘giro nuevo’ inmediatamente tendrá que acercar al otro y la mejor de su gente a la dirección del partido. Espero que sea Edwin Zamora, y espero que Mauricio Interiano, Neto Muyshondt, Claudia de Ávila, Jorge Santacruz y Selim Alabí no duden en incorporarse. Igual que Orli Hellebuyk, de la planilla de don Hugo.

Sobre todo por la composición de su planilla, espero que la candidatura de Hugo Barrera quede en un distante tercero, dejando claro que la gran mayoría de los areneros apuestan a la apertura y no a ideologías desfasadas.

Y espero que luego de terminar este proceso, ARENA comience a cumplir su papel: ejercer una oposición que evite que el gobierno, en los casi 3 años que le quedan, termine hundiéndonos y construir la nueva mayoría para un gobierno que reconstruya al país.

Cumplan el domingo 28. Saludos de

44298-firma-paolo

Las internas en ARENA… De Luis Mario Rodríguez

Luis Mario RodríguezLuis Mario Rodríguez, 18 agosto 2016 / EDH

El principal partido de oposición se prepara para elegir de manera secreta a sus autoridades internas el próximo 28 de agosto. En 2014 la Sala de lo Constitucional falló a favor de los ciudadanos que alegaron la existencia de una “inconstitucionalidad por omisión” al advertir que las reglas generales que las organizaciones partidarias deben cumplir para nombrar a los candidatos que competirán por cargos de elección popular y a las personas que integrarán sus órganos de dirección, tienen necesariamente que incorporarse a la ley de partidos y no limitar su regulación únicamente a los respectivos estatutos.

diario hoyLos magistrados señalaron que a partir de las elecciones de 2018 y, en los futuros comicios, la designación de los aspirantes a diputados, alcaldes, presidente y vicepresidente de la República, así como la dirigencia partidaria, serán escogidos por los miembros de los institutos políticos garantizándoseles el voto “libre, directo, igualitario y secreto”.

En 2015 la Asamblea Legislativa aprobó una serie de regulaciones para adaptar la ley a lo dictado por la Sala de lo Constitucional en materia de democracia interna. Esas normas requieren una revisión urgente porque aún persiste el riesgo que los partidos se empeñen en aplicar lo dispuesto en sus estatutos y que, además, no se respete la “secretividad” del voto insistiendo en que las decisiones se tomen a “mano alzada” o “por aclamación”. Por otra parte es ineludible auditar el financiamiento que reciban los precandidatos, al igual que los candidatos y partidos.

Estos últimos enfrentarán desafíos complicados para asegurar la transparencia de las elecciones internas. Es indispensable que cuenten con un padrón en el que se identifique a toda su militancia de tal forma que sus integrantes puedan ejercer el derecho a elegir a los candidatos y líderes de su preferencia. Poner el padrón a disposición de los afiliados con suficiente anticipación para confirmar su inclusión es una reforma inevitable. De esta manera, el día de la votación, además de presentar su Documento Único de Identidad, los electores de la respectiva agrupación política han de constar en ese registro interno como parte activa de la misma.

Por otro lado es necesario proteger la nitidez del proceso. Para el cumplimiento de ese objetivo las comisiones electorales que nombre el partido desempeñarán un papel de primer orden. En la medida que a las estructuras partidarias se les “empodere” como los “grandes electores” y además se proteja la confidencialidad del sufragio que emitan, el resultado gozará de la suficiente legitimidad para que nadie pueda impugnar el procedimiento utilizado.

ARENA anunció en 2015 que seleccionaría a su dirigencia utilizando las condiciones aplicadas en 2014 a nivel nacional para el nombramiento de los candidatos a diputados y alcaldes que compitieron en el proceso electoral del siguiente año. Aquella iniciativa se truncó cuando se presentó una sola planilla frustrando las aspiraciones de otros militantes que buscaban una carrera con varias opciones por los cargos en el Consejo Ejecutivo Nacional. El partido de gobierno actuó precisamente de esa manera en noviembre de 2015. Quienes disputaron la secretaría general y la secretaría adjunta del FMLN no se enfrentaron a otra planilla y por tanto privaron a sus bases de presenciar el contraste de visiones de otros liderazgos que probablemente anhelaban enrumbar a la organización por derroteros más pluralistas y menos radicales.

El camino recorrido por Alianza Republicana Nacionalista para promover la democracia interna ha sido tortuoso y desgastante. Sus adversarios han aprovechado las diferencias públicas entre sus líderes para anunciar que se trata de una organización dividida y sin rumbo. Sin embargo la suspensión de las elecciones en 2015 porque se inscribió una sola planilla, la determinación para que continuaran las mismas autoridades hasta septiembre de este año, la aprobación de un reglamento que definió las condiciones de la competencia, las restricciones que tendrán quienes sean electos en determinados cargos para correr por la presidencia de la República en 2019, la inscripción de tres alternativas distintas, la incorporación de algunos rostros nuevos y los debates a los que se someterán los aspirantes a presidir ese partido antes del día “D”, permiten afirmar que los “vientos democráticos” empiezan a soplar en algunos partidos.

Los 3 candidatos a presidir ARENA se presentan: Edwin Zamora, Hugo Barrera, Mauricio Interiano

diario hoyEl Diario de Hoy publicó entrevistas con los tres candidatos a la presidencia de ARENA, para darles oportunidad de explicar públicamente su visión del cargo que quieren asumir. Los reprodicimos aqu en la secuencia que fueron publicadas.

Segunda Vuelta

Edwin Zamora: “Esta es una era de conquista del Ejecutivo en 2019”

Edwin Zamora, concejal de la alcaldía de San Salvador, por el partido ARENA

Edwin Zamora

José Zometa, 13 agosto 2016 / EDH

Edwin Zamora fue diputado de la Asamblea Legislativa en el periodo 2012 -2015 y es actual concejal de la Alcaldía de San Salvador bajo la bandera de ARENA. El también empresario ya ha estado en el Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) y desde ahí ha ejecutado labores que han llevado a ese instituto político a un proceso de renovación y modernización. A su juicio, esa experiencia es su mejor capital para obtener el apoyo de las bases y estructuras en la elección interna para dirigir al principal partido de oposición.

¿Qué lo motiva a lanzarse como aspirante a presidir el Coena y qué ofrece a las estructuras? 
Los areneros estamos siendo protagonistas de un momento histórico de la transformación política de nuestro país. Somos los protagonistas de la renovación política y esto me presenta una oportunidad para dar mi contribución. Tengo una visión clara de lo que tenemos que hacer como partido; el partido tiene la gente correcta y capaz para ejecutar y mi compromiso es inyectar la pasión que se necesita para que el partido reconquiste el Ejecutivo en 2019 y obviamente que tengamos un éxito rotundo en el 2018 en alcaldías y diputados.

¿Qué cosas están mal en el partido y qué hay que corregir? 
Todas las organizaciones tienen las oportunidades de mejora, si nosotros pretendemos de  que no existen oportunidades de mejoras, creo que estamos condenados al fracaso. En ARENA hemos identificado las oportunidades de mejora y es en lo que nos hemos enfocado con esta apertura, modernización y democratización que lo que ha hecho es acercar a la dirigencia del partido con sus bases, con sus estructuras y al partido en general con la población. Yo creo que el partido está saliendo de una fase de modernización, de apertura, una fase de democratización que ha sido un trabajo muy intenso y nos ha exigido ver bastante hacia adentro para que el partido se fortalezca y se posicione debidamente para las próximas elecciones. Esta es una era de conquista del Ejecutivo en 2019, una era que va a estar acentuada con mucho orden, mucha disciplina y mucha fortaleza, ese es mi compromiso.

¿Con qué sectores del partido cree contar con apoyo? 
Muy temprano en mi participación partidaria me permitió ser miembro del Coena; después me permitió competir por una diputación cuando por primera vez se votaba por diputados con rostro; después me permitió participar para la candidatura de alcaldías y concejos municipales plurales; entonces, he tenido la oportunidad de servir a mi partido. He tenido la experiencia de ser dirigente del partido, de participar en la gestión legislativa y ahora en la gestión municipal. El partido me dio la oportunidad de presidir el Quinto Congreso Nacionalista que recogió las inquietudes de todas nuestras bases y estructuras que se tradujo en un mapa, en un plan de trabajo de modernización y de apertura y sé que la gran mayoría de areneros están claros de esa contribución y por ende, me apoyan, porque creen que eso es bueno para el partido.

¿Se habla de modernizar, de renovar el partido, qué implica eso?
Yo prefiero actuar que hablar de ello. Yo he estado haciendo eso desde que llegué al partido, obviamente con todo el equipo de ARENA, gente comprometida con esto. Ya lo estamos viendo, es esta apertura donde vemos nuevos rostros en la Asamblea Legislativa, 17 diputados nuevos que verdaderamente le están cambiando la faz a la gestión pública en la Asamblea y estamos viendo también nuevos rostros en los concejos plurales y en las dirigencias del partido; entonces, esa modernización y esa apertura de la que este servidor puede hablar es un reflejo de lo que nos han pedido las bases y las estructuras y eso es lo que estamos viendo.

¿Qué importancia y qué incidencia deben tener los financistas dentro del partido? 
Yo estoy muy agradecido con los financistas de nuestro partido político y estoy hablando de los financistas de todos los tamaños. Puedo decir con toda propiedad que entré al Coena esta vez y me dediqué a trabajar muy de cerca con financistas de todos los tamaños. Obviamente es gente que está comprometida con el país, que están claros que la única esperanza del país para rescatar a El Salvador de la crisis en que nos ha metido el FMLN, que la única esperanza es ARENA y esta es su manera de colaborar con hacer patria. Creo que nosotros si somos sabios debemos de escucharlos, tomar lo bueno que el partido pueda tomar y tomarlo como un plan de trabajo.

¿De llegar usted a presidir el Coena  va a transparentar y abrir las cuentas del partido?
No solo ya está legislado sino que ARENA es el único partido político grande que lo ha hecho, los otros partidos políticos se han negado a dar esta información. Los partidos pequeños quizá la han dado un poco parcialmente porque si uno lo estudia y lo compara se da cuenta que no es exactamente lo que uno podría esperar comparándolos con las campañas, pero ARENA ha sido el único partido grande que lo ha hecho. Obviamente yo siempre he defendido la transparencia y la rendición de cuentas no solo a la ciudadanía, sino que a los mismos donantes que tienen derecho a saber adónde fue su dinero y cómo se utilizó.

¿Cuál sería la relación de su partido con el gobierno del FMLN? 
Nosotros hemos gobernado exitosamente El Salvador por 20 años. Convertimos a El Salvador de un país rural, con más del 70 por ciento en la pobreza, a un país urbano con el 70 por ciento de clase media. Ese cúmulo de conocimiento que tiene el capital humano de ARENA lo vamos a poner al servicio del pueblo salvadoreño, siendo una oposición contundente pero propositiva  y responsable. Nosotros no podemos ser una oposición de puros no, porque sabemos las necesidades de nuestro país y estamos comprometidos por sacar adelante al país. Vamos a seguir siendo una oposición responsable.

– – – – – – – – – –

Hugo Barrera: “Quiero que ARENA recupere el potencial ganador de elecciones”

Hugo Barrera, fundador del partido Arena, espera que el partido recupere el potencial ganador en las elecciones

Hugo Barrera

José Zometa, 14 agosto 2016 / EDH

Hugo Barrera es uno de los fundadores del partido ARENA y ha ocupado importantes puestos dentro del partido y en el Ejecutivo cuando el tricolor gobernó en cuatro ocasiones. Dice tener la experiencia política para ponerla en práctica  en la dirección del principal partido de oposición, pues busca devolverle la “mística” ganadora de elecciones al partido y para recuperar el poder y sacar adelante al país.

¿Qué lo motiva a lanzarse como aspirante a presidir el COENA y qué ofrece a las estructuras? 
La motivación está fundamentada en los resultados que tenemos ahorita como partido político en donde prácticamente hemos perdido todo el poder; estamos hablando del poder Ejecutivo, del Poder Legislativo, el Tribunal Supremo Electoral, la Corte Suprema de Justicia, la Corte de Cuentas, etcétera, todo ese tipo de cosas donde tenemos prácticamente cero influencia. y la idea es participar en la dirigencia del partido para recomponer todas las estructuras, fortalecer el esquema de organización del partido y recuperar la posición de partido político ganador de elecciones que hemos tenido históricamente.

¿Qué cosas están mal en el partido y cree que hay que corregir? 
Lo que se haya hecho mal a mí no me interesa, lo que a mi me interesa es lo bueno que vamos a hacer a futuro; entonces, la idea es tomar la dirección del partido  con un equipo de gente idónea para cada uno de los cargos del gente que esté con toda la determinación de hacer todo lo que sea necesario, con la formalidad y la idoneidad para empezar a darle el trabajo de equipo que esta cosas necesita. Y yo estoy seguro que con este trabajo de equipo vamos a empezar a darle forma a una organización potente tanto nacional como departamental y municipal por supuesto. Estamos hablando que ya para el 2018 tenemos las elecciones para alcaldes, diputados y Parlacen y lógicamente tenemos que estar listos. Quiero aclararle una cosa, yo no tengo la más mínima intención de ser candidato a nada, ni a alcalde ni a diputado, ni a presidente de la República, simplemente y sencillamente estoy haciendo este esfuerzo porque lo que quiero es contribuir a que el partido recupere el potencial de ganador de elecciones y voy a dedicar absolutamente todo mi tiempo para recuperar esa posición.

¿Qué sectores del partido cree que le puedan dar el apoyo? 
Yo tengo la impresión que de las 28 mil personas que van a votar en estas elecciones, que es el padrón que la dirigencia ha diseñado, yo estoy seguro que fácilmente la mayoría de esos 28 mil pueden estar de acuerdo con la posición política mía y con el deseo de recuperarle el potencial al partido. Yo creo que debemos saber escuchar a quienes tienen alguna cosa que opinar en los niveles municipales, departamentales o nacionales. Creemos que es importantísimo, hay gente que se ha ido del partido por diversos motivos que hacer un esfuerzo bien grande para recoger a esta gente, atraerlo nuevamente y la gente lo que quiere es que el partido se fortalezca, que se recupere su dinámica ganadora de elecciones y ese es el mejor anzuelo para que la gente se vuelva a acercar y volver a ganar, por lo menos, 43 diputados en las elecciones que vienen y la Presidencia en el 2019.

¿Se habla de modernizar, de renovar el partido, ¿qué implica eso? 
El partido tiene bastante gente joven que se le tiene que ir dando la oportunidad para que en el momento oportuno  ellos puedan tomar la dirigencia del partido. Por otra parte tampoco podemos dejar a un lado a la gente que ha ganado en este ejercicio político de varios años, tanto a nivel de Asamblea, a nivel de alcaldías y a nivel de gobierno. Hay gente que han sido ministros y presidentes de autónomas, todo eso se tiene que tomarse en consideración porque al fin y al cabo esas instituciones siguen funcionando en el país y en algún momento nosotros vamos a tener que poner a la gente que va a manejar esas instituciones; o sea, tenemos que hacer acopio de la energía de la juventud que se va preparando para el futuro y por supuesto de la gente experimentada.

¿Qué importancia y qué incidencia deben tener los financistas dentro del partido? 
Todos los que aporten algo, hay gente que aporta un dólar al mes, hay gente que aporta más y hay grandes aportes que son importantes, pero para mi criterio una cosa importante en la que ya estamos trabajando y ya tenemos los planes elaborados es que debemos de ser autosuficientes con un mecanismo de recaudación permanente a nivel nacional que ya está diseñado y lo vamos a poner en marcha.

¿De llegar usted a presidir el COENA, va a transparentar y abrir las cuentas del partido?
Con el tema de dar a conocer a los financistas me parece una cosa lógica, lo que pasa que en este momento de inseguridad que hay en al país yo creo que hay que respetar la voluntad de alguna persona que quiere aportar pero que quiere mantenerse en reserva, yo creo que eso habría que respetarlo porque se trata de la seguridad de una persona.

¿Cuál sería la relación de su partido con el Gobierno del FMLN? 
La oposición tienen que ser propositiva, por una parte, pero por otra parte, tiene que ser cumplidora  de lo que manda la Constitución y las leyes en relación a todo lo que el gobierno quiera hacer. Si el gobierno hace las cosas como manda la Constitución y como mandan las leyes, le vamos a dar todo el apoyo que necesite. Si el gobierno no cumple con la Constitución y las leyes, nosotros vamos a ser los principales críticos  y yo no estaría de acuerdo en darle los votos para ningún préstamo si no está dentro del marco de lo establecido, del marco constitucional y en el marco de la ley.

– – – – – – – – – –

Mauricio Interiano: “Podemos darles un giro a la política y a nuestro país”

San Salvador, 01 de Marzo de 2016. Entrevista cno el vicepresidente de organizaciÛn de  ARENA Mauricio Interiano, habla sobre la unificaciÛn del Partido y luchar por renovarlo . fotos edh  por  RenÈ  Estrada.

Mauricio Interiano

, 15 agosto 2016 / EDH

Mauricio Interiano no es un nombre común en la política salvadoreña. Si bien ha pertenecido a la dirigencia tricolor desde hace un tiempo, no ha tenido un rol protagónico como sus contrincantes principales, el concejal y exdiputado Edwin Zamora, y el histórico dirigente tricolor, Hugo Barrera. Interiano conversó con El Diario de Hoy sobre su propuesta, que incluye apostarle a un acercamiento con las bases, a apoyar más a los alcaldes y a fortalecer la transparencia del partido para ganar confianza y legitimidad.

¿Qué lo motivó a correr por la     presidencia del partido ARENA?
Convicción de que este es un momento donde podemos darles un giro a la política y a nuestro país y todo eso debe comenzar en ARENA. Como ARENA tenemos que hacer algunos ajustes y la población está esperando y nuestras bases también. Eso puede encender nuevamente esa mística que nos ha caracterizado. Esa es la fórmula para poder ganar (las presidenciales de) 2019 para poderle dar un giro de rumbo a nuestro país.

¿Qué cambios urgen en ARENA?
Hay que reconocer primero la fortaleza del partido. Territorialmente estamos muy bien. Tuvimos buenos resultados en la elección pasada, pero hay cosas que tienen que cambiar y tenemos que demostrar que estamos escuchando y preparados para conectar con nuestra población. Lo primero que tenemos que hacer es ponernos del lado de nuestras estructuras, de la gente. Lo que más hemos escuchado es principalmente eso… Y ante la población, lo que esperan es ver es esa coherencia entre nuestros principios y nuestras acciones… Tanto la ciudadanía como las estructuras tenemos un sentimiento de desesperación y abandono del Gobierno que no está resolviendo. ARENA tiene que volverse en esa voz firme, en defensa y protección de un país.

En ARENA ha habido escándalos que involucran a diputados y alcaldes con malos usos de recursos públicos o el poder conferido. ¿Qué actitud debe tener COENA ante eso?
ARENA tiene que tener una voz fuerte siempre. Debemos estar fuertes a cualquier crisis y sentar las posiciones, ya sea para proteger a la gente o para sancionar y resaltar lo que debemos cambiar. Debemos diferenciar las acciones de las personas. Tenemos que tener una voz fuerte y firme, dando nuestra cara, nuestro esfuerzo, respaldo y sentando posiciones claras que vean esta fortaleza y firmeza para ganarnos la confianza de todos los salvadoreños.

¿En ese esfuerzo caben personas que le han mentido a la población?
Este no es el momento de personalizar, hay que separar los actos de las personas. Es momento de unirnos y tener claro qué queremos lograr con base en la credibilidad.

Pero el partido lo ha criticado.
La gente espera coherencia entre principios y acciones. La población no será tolerante con ciertas acciones y debemos ser coherentes con eso. Debemos mostrar que estamos comprometidos con cambiar la manera en que se han hecho las cosas. Estos casos los iremos revisando, que nuestras acciones construyan la credibilidad que ARENA necesita tener.

¿Qué sector del partido lo respalda?
Yo pasé un tiempo en el COENA y eso me permitió entender a nuestras bases y qué tenemos que cambiar o qué continuar… Estoy muy agradecido que se me ha dado todos los apoyos, que no son a Mauricio Interiano, sino a un proyecto y un equipo. No te puedo decir uno u otro sectores porque son de muchos.

¿Busca continuismo o renovación?
Nuestras estructuras están pidiendo que se cambie cómo se han hecho las cosas. Esta elección va a marcar el futuro del partido y del país. Tenemos que tener la valentía de hacer esos cambios. Lo está pidiendo la población en encuestas y en la opinión pública, que tenemos que cambiar.

¿Qué metas han trazado para 2018?
En las elecciones 2018 el reto es lograr como mínimo 43 diputados y continuar creciendo en las alcaldías, y en las que ya estamos lograr la reelección. Eso se va a lograr trabajando desde las bases. Tenemos que darle el poder a nuestras estructuras, ahí está la fuerza del partido. Estoy confiado que en 2018 tendremos los mejores resultados de la historia de ARENA.

¿Hay alcaldes que han sido cuestionados por diferentes irregularidades? ¿Renovarían sus candidaturas?
Lo primero que tenemos que hacer es ponernos al lado de todos nuestros alcaldes para entender qué está pasando. Una realidad es que muchos se sienten solos y necesitan este respaldo. Si vemos que hay acciones que no podemos avalar, ya veremos qué sanciones se dan en ese momento.

¿Pueden los financistas tener incidencia en la elección de candidatos?
Cuando hablamos de financistas, hablamos de miles de personas que apoyan al partido. El financiamiento es clave para el trabajo del partido y algo importante que tenemos que hacer crecer esos apoyos para poder tener un trabajo continuo y permanente. Necesitamos esos recursos para estar activos todo el tiempo. Es igual de importante el que da un dólar al mes como aquel que da mil dólares. Por eso buscamos gente que se sume con su tiempo y aportes. Tenemos que demostrar que ARENA es de todos.

Se ha dicho que los grandes financistas han incidido en las candidaturas.
Nuestras estructuras van a decidir los dirigentes y los candidatos. En mi tiempo en el COENA, fue precisamente la primera vez que el proceso de elección de candidatos se hizo de forma abierta y voto secreto. Una de las apuestas es que tengamos candidatos que sean elegidos por nuestras estructuras y afiliados.

¿Si gana la presidencia de ARENA, qué nivel de acceso daría a la información de los financistas?
La transparencia tiene que ser uno de los ejes principales de ARENA. Tenemos que dar el ejemplo de lo que esperamos ver de nuestros funcionarios. Todo aquel que financia el partido tiene derecho a saber qué se hace con los recursos para generar la credibilidad y la confianza en la población.

¿Qué tipo de oposición debe hacer ARENA?
Clara y firme. Estamos pasando por un período muy difícil como país. Tenemos un gobierno que ha demostrado no tener un rumbo, está más enfocado en mantenerse en el poder que en resolver los problemas de los salvadoreños. Tenemos la responsabilidad como ARENA de asumir esa responsabilidad, denunciando lo que nos está pasando y proponiendo esa visión de lo que podemos lograr como país.

¿Por qué es importante hablar de ARENA? De Marvin Galeas

marvin galeasMarvin Galeas, 13 agosto 2016 / EDH

Algunos de los más influyentes columnistas han escrito sobre las próximas elecciones internas del partido ARENA. Pero no solo se escribe sobre el partido tricolor, también se habla al respecto en entrevistas de medios pláticas de casa, peluquería o supermercado.

Ni el FMLN ni ARENA son lo que fueron. El primero no es ni la caricatura de sí mismo. No tiene un proyecto ideológico. Lo que sí tiene es un proyecto de poder.

De su ideal socialista lo único que le queda es un discurso desfasado. La mayoría de sus dirigentes son hombres de negocios.

diario hoyEso no es malo. Lo criticable es haberse convertido en millonario con fondos venezolanos o aprovechándose de tener el control del Estado. Ellos no atacan a la “oligarquía”, o a la ANEP por ideología. No. Los atacan porque son la competencia.

La izquierda actual, habla, eso sí, en defensa de los pobres y ataca a la “derecha oligárquica”, pero he aquí la paradoja: no hacen nada por sacar a nadie de la pobreza y ellos mismos imitan en sus ropas, comidas y viajes a los más prominentes miembros de la oligarquía.

El FMLN ya no es un partido socialista y menos comunista. Es simplemente populista. Y hay que decir que esa plaga, el populismo, le ha hecho un tremendo daño a nuestros países. Poco a poco ese discurso de que hay débiles porque hay poderosos, que aquel no tiene porque el otro si, ha creado un falso sentimiento de indefensión, de baja autoestima, de no creerse capaz de nada.

Y es entonces cuando el populista aparece regalando cosas, casi siempre minucias y pálidos programas sociales que no crean oportunidades de superación real para nadie, pero sí un fuerte sentimiento de dependencia de los gobiernos y, lo peor, desidia para el aprendizaje, el emprendimiento y un profundo rencor por aquellos, que por méritos propios salen adelante en la vida.

Hay dos Américas. La del norte, Canadá y Estados Unidos, y la del sur, de México para abajo. Una es exitosa en todo y la otra es fracasada en todo. Para entender este fenómeno recomiendo la lectura del libro “Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario” de Carlos Rangel. Allí se comprende mejor el daño que hace el populismo.

El hecho es que bajo los tres gobiernos populistas, que hemos tenido, El Salvador, además de pertenecer por razones históricas, a una región subdesarrollada, estamos más arruinados que nunca. No es posible esperar un milagro económico, generación de empleos, atracción de inversión extranjera con gobiernos que ni siquiera tienen un plan definido, equipos de gobiernos capaces y menos con presidentes o mal formados académicamente o con una pobre inteligencia emocional. O ambas a la vez.

ARENA tiene en esto una gran ventaja. Puede formar excelentes equipos de gobierno con hombres y mujeres preparados en las mejores universidades del mundo. Si para dirigir con éxito una empresa se necesita cierta preparación académica, no digamos para dirigir un país. ARENA ya no debe caer en la tentación de buscar al candidato popular para ganar como sea una elección.

El candidato, no importa si se conoce o no, debe tener las cualificaciones para ser un buen presidente. Lo de la candidatura lo resuelve una buena campaña. Ya ARENA pagó un precio muy caro llevando el error de escoger a alguien “popular”. Pero para ello ARENA primero tiene que arreglar la casa. Escoger una dirigencia capaz, no solo hay que pensar en un buen presidente del partido.

El presidencialismo partidario debe terminar en ARENA. No estamos para caudillos. Vivimos en el siglo XXI en donde, si bien siempre son necesarios los liderazgos personales, las instituciones, empresas y países más exitosos son dirigidos por equipos de trabajo.

ARENA tampoco es ahora lo que fue. Poco va quedando de su anticomunismo cerril. Cada vez, con todo y que no esté bien en las encuestas, es el más moderno de nuestros partidos y, como dijo alguien, nos guste o no nos guste, es la única esperanza para salir del hoyo.

Por eso ARENA no puede darse el lujo del canibalismo, de “si no quedo yo” me enojo y me voy. ARENA, en última instancia no puede perder las cruciales dos elecciones que tenemos ya casi a la vuelta de la esquina. Es una cuestión de país. Por eso es importante hablar de ARENA.

¿Puede resurgir ARENA? De Joaquín Samayoa

Joaquin SamayoaJoaquín Samayoa, 10 agosto 2016 / EDH-Observadores

El partido ARENA culminó hace pocas semanas su proceso de reforma de estatutos y se encuentra en plena campaña interna para elegir a las nuevas autoridades de su Consejo Ejecutivo, conocido socialmente como COENA.

Ambos procesos se hacían necesarios ya desde hace algún tiempo, no solo para fortalecer la cohesión partidaria, amenazada por crecientes voces y murmullos de descontento, sino para redefinir una identidad política acorde con los desafíos que enfrenta un partido que carga con dos derrotas al hilo en elecciones presidenciales, una importante escisión y el desgaste natural de cuatro períodos de gobierno.

La alternancia en el ejercicio del poder es un fenómeno natural y deseable en cualquier sistema democrático. En ese sentido, podría pensarse que los gobiernos del FMLN eran necesarios y tal vez inevitables. El problema actual de ARENA es que no da señas de recuperarse para ponerse en condiciones de darle continuidad a la alternancia con un triunfo sobre el FMLN en las próximas elecciones presidenciales.

observadorY ese problema de ARENA pasa a ser un problema de país, si se tiene en cuenta que el proyecto político del FMLN es copar gradualmente todas las instancias de poder, objetivo que bien podría alcanzar si sale bien parado en los comicios de 2018 y 2019. El Salvador no es como otros países en los que los fundamentos del Estado están garantizados independientemente de los partidos en el poder. No es un país en el que todos juegan a la democracia, en el que todos los partidos contendientes valoran igualmente la separación de poderes, las libertades civiles y políticas y los demás pilares de la democracia.

ARENA está obligada a contribuir a la alternancia. Y debe hacerlo cuando todavía pueda hacerlo.

Debe volver a ser un partido grande y fuerte, un partido que inspira y genera adhesiones, una verdadera opción de poder. Y eso es precisamente lo que ahora ARENA no es. De otra forma no se entiende que no haya podido crecer en siete años de gobierno bastante desastroso del FMLN. Si no encuentra manera de reinventarse, ARENA le seguirá dejando la cancha despejada al populismo y a otras opciones de muy dudosas credenciales democráticas. Estamos hablando de un problema de liderazgo, que ojalá atinen a resolver en sus próximas elecciones internas, pero también hablamos de un problema en sus bases.

El líder que deberá conducir a ARENA en los próximos años no puede ser un mero administrador de asuntos partidarios; no puede ser simplemente un vocero con buen discurso o buena imagen.

Debe ser un líder genuino. Una persona que entiende y siente los reclamos y las aspiraciones de la gente; una persona prudente pero audaz; una persona que sabe contagiar su convicción y sabe identificar los liderazgos locales y sectoriales que mejor pueden ayudarle a revitalizar al partido.

Los que tienen derecho a voto en las elecciones internas de ARENA deben entender que no se es bueno o malo por ser viejo o por ser joven, por ser hombre o mujer, por tener vínculos con uno u otro de los sectores tradicionalmente fuertes dentro del partido. Ninguna de esas condiciones, por sí misma, califica o descalifica a nadie. Deben buscar en los aspirantes no sólo buenas ideas, no solo visión de futuro para el partido y para el país, sino también y sobre todo deben buscar carisma, ese conjunto de cualidades personales que generan entusiasmo, credibilidad y confianza.

No estarán eligiendo presidente de la república sino presidente y directivos de su partido. Son perfiles muy diferentes.

Hoy más que nunca, ARENA necesita dirigentes que entienden la política y saben ser flexibles al hacer valer sus principios. Si pensamos, por ejemplo, en algo tan crucial como la próxima elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, tras la cual serán sustituidos cuatro de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional, es evidente que ARENA debe comenzar ya a hacer alianzas. Y no es posible hacer alianzas políticas cuando se pone por delante el ego, los prejuicios, la desconfianza o los resentimientos. ARENA necesita un líder apasionado pero con cabeza fría. Si no lo encuentra, seguirá aislada, le seguirá cediendo al FMLN las alianzas que, de otra forma, le permitirían construir un bloque sólido de derecha.

No voy a abundar más en el tema del liderazgo, porque quiero referirme también a problemas que tiene ARENA en sus bases, problemas que no siempre son el resultado de un liderazgo deficiente ni pueden corregirse enteramente con un liderazgo efectivo. Algunos de esos problemas son el precio que se paga por tener un partido que permite la libertad de pensamiento y expresión, pero no por eso debe aceptarse que las actitudes de los miembros y simpatizantes vuelvan imposible la conducción coherente del partido.

Para decirlo en pocas palabras, ARENA padece de canibalismo endógeno. Su base natural, el segmento electoral de centro-derecha, tiene actitudes hiper-críticas hacia sus dirigentes políticos, en marcado contraste con las bases hiper-condescendientes del FMLN.

Desde el punto de vista de las responsabilidades ciudadanas, es deseable que la gente esté alerta y rechace lo que está mal, sin doble moral. Pero los extremos pueden resultar contraproducentes.

Desde el punto de vista de la lucha por el poder, ARENA está en desventaja. Los areneros no les dejan pasar a sus dirigentes y funcionarios nada que sea o parezca inapropiado; mientras que los simpatizantes del FMLN se hacen la vista gorda y les dejan pasar todo a los suyos. Los tricolores despedazan a sus dirigentes, mientras que los rojos cierran filas disciplinadamente en torno a los suyos.

A escasas dos semanas de las cruciales elecciones internas en ARENA, ya empiezan a verse algunas manifestaciones de canibalismo. Como que algunos no entienden que esa contienda es entre adversarios y no entre enemigos. Así no se puede construir un partido fuerte.