ARENA

ARENA rebasa al FMLN en carrera electoral. Encuesta LPG-Datos

screen-shot-2017-03-02-at-9-47-27-pmLos salvadoreños están a un año de asistir a las urnas para renovar los 84 asientos de la Asamblea Legislativa y los 262 concejos municipales.

Edwin Segura, 2 marzo 2017 / LPG Datos
la prensa grafica
El principal partido de oposición, ARENA, arranca con una ventaja de 12 puntos a escala nacional sobre el gobernante FMLN. En el departamento de San Salvador, el cual adjudica la mayor cantidad de escaños, la diferencia es de 10 puntos. El tercer puesto, en ambos casos, es ocupado por el partido GANA, seguido de cerca por el PCN.

El partido de oposición Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) aventaja al FMLN en intención de voto en la carrera por la Asamblea Legislativa, según la encuesta más reciente realizada por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA.

Lea también: Los partidos se hacen fuertes en sus feudos

El estudio fue realizado entre el 17 y el 21 de febrero, y es representativo de toda la población salvadoreña mayor de 18 años. El tamaño de la muestra es de 1,200 personas entrevistadas cara a cara, lo que permite hacer inferencia sobre el total de la población con un +/- 2.9 % de margen de error y un nivel de confianza del 95 %.

Los salvadoreños estamos exactamente a un año de asistir a las urnas para renovar los 84 asientos de la Asamblea Legislativa y los 262 concejos municipales, por lo que los partidos se aprestan a definir sus candidaturas, así como sus plataformas electorales.

Lea también: Partidos, con miedo de dar poder a ciudadanos

938d09c2-65fb-444c-a8e8-da4e2aa1f3e0_xxxlwUno de los objetivos de la investigación fue determinar las preferencias electorales de los salvadoreños, lo cual es complicado, ya que en la elección legislativa se puede fraccionar el voto, es decir, repartirlo entre los partidos contendientes. LPG Datos consultó la intención de voto de dos formas; la primera es una consulta de intención de voto con una sola mención, como había sido costumbre. La otra es una consulta con más de una mención.

En el primer caso se preguntó: Si las elecciones para la Asamblea Legislativa se realizaran como en años anteriores, en las que solo se podía votar por un partido político, ¿por cuál partido votaría usted? El 30 % dice que votaría por ARENA, el 18 % por el FMLN, el 4.7 % por GANA, el 3.9 % por el PCN y el 1.9 % por el PDC.

En el segundo caso se preguntó: Le voy a mencionar los nombres de los 11 partidos inscritos legalmente, y me gustaría que me dijera si en las próximas elecciones para la Asamblea Legislativa, usted votaría por al menos uno de sus candidatos. El 45 % dice que votaría por al menos un candidato de ARENA, el 33 % por alguno del FMLN, el 27 % por alguno de GANA, el 24 % por alguno del PCN y el 19 % por alguno del PDC.

Antes de consultar la intención de voto se preguntó a los salvadoreños qué tipo de Asamblea Legislativa le conviene más al país. El 25 % opina que es mejor que el congreso tenga más diputados del partido oficial; el 23 % considera que es mejor que haya mayoría opositora; pero el 35 % cree que lo mejor es el equilibrio.

La mayoría de personas que opina que lo más conveniente es tener una Asamblea equilibrada se decanta en este momento por votar por ARENA.

En los resultado de la encuesta se muestra la intención de voto para diputados en el departamento de San Salvador, que es el departamentos con más diputados, y el lugar de residencia de la mayoría de líderes políticos.

En este departamento, ARENA tiene una intención de voto del 31 %; el FMLN, del 21 %; y el partido GANA, del 4.4 %.

lpg20170302-la-prensa-grafica-portada-pag-2 lpg20170302-la-prensa-grafica-portada-pag-3 lpg20170302-la-prensa-grafica-portada-pag-4 lpg20170302-la-prensa-grafica-portada-pag-5 lpg20170302-la-prensa-grafica-portada-pag-6 lpg20170302-la-prensa-grafica-portada-pag-7

Tendencias y preferencias electorales. De Roberto Rubio

La oposición no logra capitalizar el fuerte desgaste gubernamental. ¿Por qué?

roberto rubioRoberto Rubio, 27 febrero 2017 / LPG

En los datos proporcionados por las tres últimas encuestas que miden tendencias y preferencias electorales (LPG, IUDOP/UCA y Gallup) se extraen dos grandes conclusiones. En primer lugar, una constante caída del FMLN y ARENA, los cuales se sitúan en sus niveles más bajos desde hace muchos años; así también resalta el práctico estancamiento del resto de partidos políticos. En segundo lugar, una fuerte tendencia al alza de las personas que no se decantan por ningún partido o no se sienten identificados con alguno de ellos; alcanzando este segmento uno de sus niveles más altos.

la prensa graficaEn cuanto a lo primero, no hay duda que la incapacidad del gobierno de enfrentar adecuadamente los principales y agudos problemas que tiene el país ha erosionado severamente la base de apoyo del partido oficial. El estancamiento económico y falta de empleo, la crítica situación fiscal, la profundización de importantes problemas sociales, el deterioro de varios servicios públicos, la opacidad y la corrupción, la torpeza y paraplejía política, las dificultades para enfrentar la violencia, la extorsión y el control territorial de las pandillas, son todos ellos factores que han contribuido a ese sustantivo desgaste del FMLN ante parte importante de la población, e incluso de algunas de sus bases tradicionales de apoyo. Con más de 7 años en el gobierno, la zafada de echarle la culpa a los 20 años de ARENA ha ido perdiendo mucha fuerza y credibilidad.

Ahora bien, se esperaría que ante el desgaste y deterioro electoral del partido de gobierno, la oposición se fortaleciera. Sin embargo esto no sucede. Al contrario, ARENA baila al mismo son declinante del FMLN. En otros términos, la oposición no logra capitalizar el fuerte desgaste gubernamental. ¿Por qué? Habrá muchas razones, pero valga mencionar tres gruesas. Por un lado, muchos votantes siguen identificando a ARENA como el partido de los ricos y grandes empresarios. Por otro lado, el inadecuado manejo de sus diferencias internas, lo que le dificulta tomar decisiones y posiciones coherentes, oportunas y acertadas. Algo que también le limita contar con un liderazgo claro y firme. Finalmente, la falta de reconocimiento de sus errores y “pecados” del pasado le resta credibilidad a sus propuestas. Así por ejemplo, el no reconocer los hechos de opacidad, corrupción e impunidad cometidos durante su gestión (que los hubo), o al menos el simple hecho de no pedir perdón por ello, hace que sus propuestas de combatir tales males sean percibidas por un importante segmento de la población más como producto del oportunismo político que de la convicción ética.

Esos factores explican en buena parte el porqué el nuevo líder de ARENA, a pesar de su procedencia no tradicionalmente orgánica, su buena presencia mediática, etcétera, no ha logrado impedir esos niveles bajos de aceptación electoral. La marca del partido pesa demasiado, es una verdadera ancla.

En cuanto a la segunda gran conclusión que nos dejan las últimas encuestas, se constata el marcado ascenso de las personas que toman distancia o expresan su descontento/desencanto hacia el actual sistema político. Es cierto que este segmento de la población, ahora mayoritario, a la hora de estar frente a las urnas se decanta más por el voto de castigo de los gobernantes de turno (por no tomar en cuenta este elemento muchas veces fallan las encuestas). Pero también es cierto que si a este segmento poblacional se les presenta la oportunidad de una renovación sustantiva y real en uno de los partidos existentes, o de un nuevo y creíble partido, sin duda inclinarían sus preferencias electorales hacia ellos. Como también pueden hacerlo hacia posturas populistas.

Ese espacio nuevo, o esa tercera vía, está ahora más presente que nunca. Nadie por el momento lo ha sabido ocupar, y no será nada fácil ocuparlo en las actuales circunstancias y con leyes electorales que son un verdadero obstáculo a la emergencia de nuevas fuerzas políticas. Mientras ello sucede, será importante contar con la renovación y el cambio al interior de los partidos existentes, y sobre todo con los esfuerzos políticos ciudadanos en favor de la democracia.

En vez de carta: Telegramas a la clase política. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 25 febrero 2017 / EDH

ARENA: P.f. decídanse si están exigiendo que se focaliza las subvenciones, o si van a denunciar que el gobierno las reduce.

GERSON: ¿Cuántas veces más va a inaugurar la Plaza Masferrari? Falta la cruz para la muchacha que murió en el choque del Ferrari.

JOSÉ MIGUEL FORTIN: ¿Está seguro que el país necesita héroes, como planteó en la Prensa Gráfica? Yo digo que necesita ciudadanos.

DIPUTADO GUILLERMO MATA: ¿Cuál es el beneficio que traerá al país que le paguemos un viaje a la República Árabe Saharaui?

HUGO MARTÍNEZ: ¿No se va a pronunciar al gobierno de Trump sobre la salvadoreña con tumor cerebral que la migra sacó del hospital para arrestarla?

diario hoyMARCOS RODRÍGUEZ: CAPRES me dijo que no gastan nada para preparar la “participación ciudadana” para el show sabatino del presidente. ¿Cuánto gastaron en los “Diálogos Comunitarios” en Acajutla previos al evento?

FISCAL GENERAL: ¿Qué tienen que ver los ex empleados de la OIE arrestados con el lavado de dinero entre CAPRES-publicidades-empresas de Saca?

FRACCIÓN ARENA: ¿Realmente creen que Nidia Díaz no va reelegirse si le prohíben usar photoshop para su foto en la papeleta? O Norman.

ALCALDÍA DE SAN SALVADOR: Si fueron ustedes que removieron el muro que alguien había puesto para cerrar el paso peatonal entre la Motocross y la 75 Avenida, gracias.

HOWARD COTTO: ¿No conoce la diferencia entre intimación y intimidación? ¿Quién mandó a 2 policías con rostro encubierto a intimidar al joven Daniel Alemán en su lugar de detención y a hacer diligencias que sólo puede hacer la fiscalía?

PRESIDENTE: ¿A título de qué usted entrega 43 ambulancias al Seguro Social que ellos mismos pagaron con fondos de los cotizantes y empresas? Le queda mal el sombrero ajeno.

DIPUTADO VELÁZQUEZ PARKER: ¿Lo entendí bien? ¿Arenero es sólo quien defiende el cristianismo y la Fuerza Armada, porque son las “posturas ancestrales de los salvadoreños”? Saludos a Steve Bannon.

FGR: ¿Con la condena del capitán Chávez el caso de la camioneta de CAPRES en La Libertad está cerrado o siguen investigando autores intelectuales?

MINISTRO DE SEGURIDAD: ¿Por qué el subcomisionado anda un fusil M16 en su carro? ¿Y por qué maneja un vehículo de la PNC Cuscatlán estando destacado como Inspector de Centros Penales?

PRESIDENTE DE CEL: Usted ha sido el primer funcionario que contestó mi telegrama y me invitó a hablar. Gracias por enfrentarse a mis preguntas.

Saludos a todos ustedes,

44298-firma-paolo

El ‘partido de las libertades’ amenaza con una guillotina a sus diputados: EL FARO

Un partido con un discurso a favor de la libertad de pensamiento y de expresión aplica a sus diputados un reglamento interno que riñe con la Constitución de la República y que les obliga a votar de determinada manera, aunque no estén de acuerdo. Arena amenaza a sus diputados con que no podrán inscribirse en la próxima elección si no votan de forma unificada en el pleno.

Mauricio Interiano celebra, a la par de sus rivales, su triunfo en las elecciones internas del partido ARENA, que tuvieron lugar el 28 de septiembre de 2016, y en las que se elegió al nuevo presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA). Foto archivo El Faro.

Mauricio Interiano celebra, a la par de sus rivales, su triunfo en las elecciones internas del partido ARENA, que tuvieron lugar el 28 de septiembre de 2016, y en las que se elegió al nuevo presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA). Foto archivo El Faro.

el faroGabriel Labrador, Jimmy Alvarado y Nelson Rauda, 18 febrero 2017 / EL FARO

El diputado se escucha disgustado. Ha pedido la palabra para despotricar contra una compañera de la fracción arenera porque, a su juicio, su rebeldía es una ofensa para la dirigencia del partido y la fracción legislativa. El reclamo del diputado ocurre en una sesión de la asamblea departamental conjunta del partido Arena en La Libertad, celebrada el 14 de noviembre de 2016 en la ciudad de Santa Tecla. El diputado molesto es Ricardo Velásquez Parker, y la diputada contra quien abrió un juicio oral es Karla Hernández. Se le acusa de haber actuado según sus principios. Se le acusa de no haber votado, como le había ordenado el partido, por la emisión de títulos valores, conocidos como bonos, por 550 millones de dólares.

“Eso fue una falta de respeto con el presidente del partido, con el jefe de fracción y con el resto de diputados”, dice Velásquez Parker.

Para aquellas fechas, el recién juramentado presidente de Arena, Mauricio Interiano, había comprometido los votos de su partido para apoyar el plan del gobierno del FMLN para hacer frente una crisis fiscal que huele a impago. La abstinencia de Hernández para validar un acuerdo pactado por el presidente de Arena no fue la única en la noche de la votación, pero como Hernández y Velásquez Parker comparten cuna política en La Libertad, es hacia ella contra quien el diputado dirige su reclamo, aunque en el audio nunca se escucha que aluda a ella directamente.

Un grupo de dirigentes, alcaldes y militantes asienten cuando Velásquez Parker habla. Karla Hernández, ausente en ese reunión, no puede defenderse. El diputado prosigue y amenaza: “Eso incluso va a tener repercusiones en primarias porque está en el reglamento, yo colaboré en la redacción del reglamento”.

Velásquez Parker se refiere al reglamento interno de la fracción de Arena, aprobado a inicios de la legislatura 2015-2018, y que obliga a todos los diputados a votar distinto a sus convicciones personales si el grupo (y el partido) así lo decide. Un reglamento que según un grupo de diputados de Arena consultados por El Faro es inconstitucional. Un reglamento que, se quejan, los convierte en “borregos”.

La ira del diputado Velásquez Parker bien pudo haber arrancado cuatro días antes de la reunión en la departamental de La Libertad. A las 11:02 pm de la noche del 10 de noviembre , 73 diputados del FMLN, Gana, PCN, PDC —incluyendo 27 de Arena— aprobaron los 550 millones de dólares que pedía el FMLN. Esa noche, la diputada Karla Hernández marcó abstención y lo mismo hicieron dos diputadas más. Una cuarta diputada, Silvia Ostorga, decidió no apretar ningún botón en su consola.

Antes de la votación, Hernández había intentado persuadir a sus colegas de bancada de que no votaran a favor. Ella decía tener una auditoría que mostraba que el gobierno no usaba el dinero de manera eficiente, que no había razones para endeudar más al país. Pero el llamado fue en vano.

Con su abstención, estas cuatro diputadas habían violado el reglamento al que alude Velásquez Parker, y el cual establece que la fracción votará en el pleno lo que la mayoría de sus diputados decida en la reunión de fracción. En este caso, Arena había decidido aprobar los bonos pues ese había sido el resultado de un acuerdo entre el Ejecutivo y todos los partidos, pero cuatro diputadas se salieron del cerco.

Aquellas cuatro abstenciones significaron un descalabro para la imagen y credibilidad de un partido que aún tenía problemas para superar la conflictuada elección interna de autoridades que había dividido el partido en dos bandos. Además, el nuevo presidente Mauricio Interiano apenas tenía mes y medio en el cargo, y le convenía una buena dosis de respaldo de su partido y sus diputados para mostrar una institución cohesionada. El acuerdo que el mismo jueves 10 de noviembre Interiano había suscrito por la mañana junto al presidente de la República obligaba a todos los diputados de todos los partidos votar por los bonos esa misma noche.

Por eso, cuando la pantalla en el Salón Azul mostró cuatro diputados de Arena se estaban absteniendo, el jefe de los diputados areneros, Alberto Romero, levantó el auricular de su escritorio y llamó a cada una de las que habían votado de manera diferenciada. Minutos después, solo Silvia Ostorga, diputada de Sonsonate, pidió la palabra en el pleno para pedir que su voto a favor fuese incorporado al conteo oficial.

Así como la actuación de Ostorga fue corregida inmediatamente por el jefe de fracción de la bancada, en la reunión en La Libertad, celebrada cuatro días después de la plenaria, es Velásquez Parker el que pide poner en cintura a la otra diputada rebelde.

“Yo necesitaría que tengamos una reunión como [asamblea] departamental y con los diputados para que se analice esto, porque yo no me puedo sentir cómodo si alguien tiene licencia para hacer lo que le da la gana, porque yo no tengo licencia para hacer lo que me da la gana”, dice.

¿Por qué Arena, un partido que se define en sus estatuos como interesado en promover las libertades del individuo, quiere evitar que sus diputados voten distinto? Es una cuestión de imagen, aseguran algunos diputados y dirigentes.

“Si el partido quiere mejorar su aceptación entre la ciudadanía, debe mostrar una imagen de cohesión, y debe saber administrar las diferencias de pensamiento que son normales en cualquier partido”, dice Ernesto Muyshondt, diputado y director de relaciones internacionales del Coena. Juan Valiente, en una entrevista de enero, señalaba la necesidad del partido de evitar “votaciones ambivalentes que le dejan a la población un mensaje agridulce porque no saben realmente cuál es y qué es lo que está detrás de las posiciones de cada uno de los diputados”.

Hay razones adicionales para que el partido esté interesado en acallar a los que piensen distinto. Esas razones son los fantasmas de la división y de la disidencia. Arena, desde 2009, vive traumatizada por el transfuguismo —20 diputados, entre propietarios y suplentes, y un buen número de alcaldes y concejales han abandonado Arena desde entonces— y ser acusado de traición es el equivalente a perder el apoyo de las bases y estructuras para mantenerse en el cargo. Y en tiempo electoral eso es la muerte política. Arena convocará a elecciones primarias internas el 1° de marzo próximo con el objetivo de elegir a los que competirán para ser alcaldes y diputados entre 2018 y 2022, a nivel nacional.

Consultado a tres meses de aquella reunión en Santa Tecla, Velásquez Parker asegura que más que la independencia de criterio, importa más la cohesión. “No es una imagen lo que estamos buscando. Me preocupa la institucionalidad. Intentamos mantener cohesionada la pureza ideológica de principios y objetivos del partido. Si alguien se sale de ese marco ideológico entonces no debería estar en Arena”, dice.

Diputados a la guillotina

El viernes 13 de enero, en uno de los pisos superiores del Hotel Terraza, en la colonia Escalón de la capital, los diputados y la dirigencia del Coena se encerraron para discutir, según la convocatoria a dicha reunión, una planificación política y la estrategia de comunicación del partido.

La reunión fue por la mañana y alcanzó las cuatro horas, pero en lugar de planificar estratégicamente cuál sería su rol como oposición, los diputados aprovecharon el tiempo para reclamar a Alejandrina Castro, Karla Hernández y Patricia Valdivieso, las tres diputadas que marcaron ‘abstención’ en la votación de los 550 millones de dólares, dos meses antes, en noviembre.

El Faro habló con seis diputados que estuvieron presentes esa mañana. Tres de ellos confirmaron que buena parte del tiempo, la reunión consistió en criticar a las tres legisladoras, criticar que habían incumplido el acuerdo del partido y de la fracción de que todos los diputados debían de votar todos igual. “Ahí está la puerta”, les mencionó una diputada. Otro diputado les recriminó que no haber votado a favor de los 550 millones respondía a una estrategía de “grupos de poder y grupos de interés” de afectar a la presidencia del partido.

Quienes pidieron la palabra para reclamar fueron, entre otros, Carmen Elena Calderón Sol, Carlos Reyes y Edgar Escolán Batarsé, aunque también hubo otros diputados como Norman Quijano, quien pidió comprensión para ellas debido a que el tiempo había demostrado que las razones por las cuales no apoyaron la emisión de 550 millones de dólares en bonos eran válidas. Valdivieso y Hernández dijeron a El Faro que no darían comentarios al respecto.

Tras cuatro horas de reunión, el presidente de Arena, Mauricio Interiano, habló con las tres diputadas que habían sido el centro de ataques durante la jornada. Durante 20 minutos, Interiano y las legisladoras debatieron en torno a un concepto: Lealtad. “Va a haber ocasiones en las que necesitaré que todos los diputados voten juntos, ¿cuento con ustedes?”, preguntó Interiano. Una de las diputadas señaló que no haber votado por los 550 millones respondió a un criterio técnico, alejado de si había o no lealtad.

—Necesito sus votos -insistió Interiano.

—¿Lo que querés son borregos? -replicó otra de las diputadas.

Palabras más, palabras menos, aquella reunión terminó como comenzó. Interiano, por un lado, pidiendo lealtad; y por otro, alguna de las diputadas exigiendo que se les respetara su libertad de pensamiento. El Faro pidió una versión de lo acaecido en esta reunión del Hotel Terraza al presidente Interiano, pero este se excusó de tener una agenda apretada y dijo no poder atender, por el momento, la solicitud de este periódico.

Consultado sobre esa reunión, el diputado Donato Vaquerano dice:

—De lo que se habló es de aplicar el reglamento interno, y es público y lo podés ver.

—¿Puede llegarse a ese escenario de que alguien que incumpla se le prohiba inscribirse para reelegirse como diputado?

—Nosotros hemos hablado de la aplicación del reglamento interno de la fracción, ahí están sanciones y todo.

—Y alguien que no acate va a…

—¡El reglamento interno, el reglamento interno!

—¿Va a poder competir alguien que incumpla?

—Todo lo que está en el reglamento interno es lo que nos va a regir a nosotros.

El reglamento interno de la fracción de Arena establece, de entre varios temas administrativos y logísticos, la posibilidad de abrir procesos sancionatorios para los diputados que cometan faltas disciplinarias, como aquel que pedía el diputadio Velásquez Parker. En el reglamento hay faltas leves, graves y muy graves. “Los diputados del grupo parlamentario están obligados a cumplir a cabalidad las tareas exigidas por la condición parlamentaria que ostenta o derivadas de dicha actividad”, reza el artículo 24 del reglamento de la fracción.

Según el reglamento, en su artículo 29, hay un equipo de coordinación que llevará un registro de todas las infracciones que un diputado cometa. Y esa información también estará disponible para la cúpula del partido. “El partido Alianza Republicana Nacionalista, por medio del Concejo Ejecutivo Nacional, tendrá acceso a la documentación disciplinaria obrante en el archivo referido anteriormente para la evaluación anual del trabajo de cada diputado y para los demás usos que considere pertinente”.

En el caso de los diputados que busquen la reelección en el cargo, esta información será crucial para que el Coena decida si ameritan competir en las internas que se celebrarán en julio próximo. “El resultados de las internas debe tomarse en cuenta pero el Coena debe aplicar los filtros finales”, explica el diputado Muyshondt.

Para dos diputados que han sido objeto de críticas y “regaños” de sus compañeros por haber votado distinto a como habían acordado en la fracción, que existan este tipo de requisitos van en la línea con que el partido quiere que el próximo grupo parlamentario 2018 – 2022 sea sumiso la “línea de la dirigencia”. “Va a quedar evidenciado que es una fracción de borregos si no sigo me dejan competir”, dice este legislador, quien pidió el anonimato porque considera que los reclamos por votar diferenciado ya se han reducido respecto a meses anteriores.

A Muyshondt se le preguntó si consideraba que ante estas disposiciones, los diputados podían sentirse en libertad para opinar sobre ciertos temas, en público, según sus convicciones y no según la conveniencia del partido:

—Creo que sí… siempre y cuando se haga utilizando las instancias internas.

—¿Pero dónde queda la libertad de pensamiento y expresión hacia afuera?

—Si me he sometido a un partido, aunque no comparta plenamente lo que se ha acordado, mi deber es apoyarlo porque esa es la decisión de la mayoría.

Los dardos y las críticas de los areneros hacia los diputados que votan de manera diferenciada han sido una constante en esta legislatura. Por ejemplo, cuando Johnny Wright, otro diputado de Arena, fue el único que se abstuvo de votar a favor del fiscal general Douglas Meléndez, en enero de 2016, porque, según dijo, el proceso de selección había sido irregular. En aquella ocasión, durante una reunión en la sede central del partido en la colonia Flor Blanca, en San Salvador, hubo legisladores que le exigieron que se retractara de su postura y que pidiera una disculpa pública. Unos meses antes, Wright había insinuado que algunos de sus compañeros tenían intereses oscuros al promover la reelección del entonces fiscal Luis Martínez .

Otro diputado que ha tenido discusiones internas con colegas de su partido ha sido Juan Valiente, por ejemplo, cuando este pidió, utilizando la Ley de Acceso a la Información Pública, una lista completa de los empleados de la Asamblea Legislativa. “Hubo compañeros que me dijeron que no debería pedir esa información”, dijo El Faro. Este periódico también supo, por boca de otros diputados, que a Valiente también le hicieron reclamos por una entrevista que concedió a El Faro a principios de año en la cual señalaba que al partido era incoherente por proponer un discurso de austeridad, pero no acompañarlo con acciones concretas.

En los últimos días, la cúpula del partido también ha intentado controlar las expresiones de algunos de sus sectores. El viernes 10 de febrero, a las 10 de la mañana, el Coena recibió en su sede a la Juventud Republicana Nacionalista (JRN), juramentada en diciembre de 2016. La reunión sirvió, según explicaron dos miembros de la juventud que hablaron con este periódico bajo condición de mantener el anonimato, por no estar autorizados para ejercer vocería institucional, para que las diferentes direcciones y coordinaciones de la juventud expusieran su plan de trabajo.

En esa reunión, Sherman Calvo, el director de comunicaciones del Coena , informó a los jóvenes que “cuando vayan a decir algo a nombre del partido, tiene que haber un filtro que es el Coena”, según recordó una persona que estuvo en la reunión. El regaño de Calvo tenía un trasfondo: el 13 de enero, la JRN publicó un video en ocasión de la conmemoración de los Acuerdos de Paz. Ese video causó molestia en la cúpula porque fue publicado en la página de la JRN sin que antes alguien del Coena lo pudiera ver, con un mensaje distinto de la línea institucional.

Por eso, en la reunión del 10 de febrero, Calvo pidió una reunión con Andy Failer, un miembro del equipo de Johnny Wright Sol que es director de comunicaciones de la juventud arenera. El Faro buscó a Failer para una versión de lo ocurrido pero este prometió una entrevista para la siguiente semana.

Paolo Lüers, columnista de El Diario de Hoy, reveló en un artículo el episodio de Calvo en el que pedía ser el filtro de las publicaciones de la JRN. Al día siguiente, en una columna publicada por La Prensa Gráfica, Calvo admitió que en la reunión hablaron del uso de redes sociales pero matizó el tema de la censura previa. “Siendo figuras públicas, deben respetar los estatutos, principios de ARENA y la Constitución de la República sobre todas las cosas”, dijo Calvo en su escrito.

Las reacciones en Arena no se hicieron esperar. En twitter, Johnny Wright compartió la nota de Lüers con una sorna respecto a la campaña de comunicaciones del partido: “Y eso que solo están dando el primer paso”. Velásquez Parker, quien desde el episodio en la reunión de la departamental parece haberse convertido en un inquisidor, le respondió a Wright con una imagen en la que se leía la frase “divide et impera” (divide y vencerás). Alejado de este enfrentamiento, el diputado Muyshondt compartió la columna de Calvo con un mensaje enigmático: “cuidado con mentiras seductoras que conducen al fracaso”.

Hay voces en el partido que consideran que ha habido un avance en la manera en cómo el partido administra las diferencias: “Cuando el diputado Wright votó en abstención en el caso del fiscal Douglas Meléndez, las declaraciones que dieron algunos diputados de Arena fueron incendiarias. La semana pasada votó en contra de la prórroga de las medidas extraordinarias y las reacciones son de mucha cordialidad, normalidad. Creo que hay un proceso de maduración del partido en un partido genuinamente liberal y democrático”, dice el diputado Juan Valiente.

Muyshondt cree que no hay un partido de borregos porque como diputados tienen reuniones donde pueden expresarse libremente y discutir la diferencia en sus posturas. “Los espacios internos para que los miembros del partido discutan sus diferencias sí existen”, dice, y añade que eso vuelve innecesario que alguien exprese críticas públicamente hacia otro arenero.

Desde el anonimato, sin embargo, otros diputados hablan de una prohibición expresada en un reglamento que riñe con la Constitución.

Un reglamento que obliga lealtad

El reglamento de la fracción de Arena establece que los temas se discuten en privado en las reuniones del partido y en esas discusiones se decide por mayoría cómo se va a votar en el pleno. Esta norma interna ha generado conflictos, porque algunos diputados consideran que hay escenarios en los que no pueden estar de acuerdo con la votación que se decide al interior del partido y porque consideran que votar por algo en lo que no creen -aunque exista un reglamento en el partido- viola el artículo 125 de la Constitución, que establece que no debe haber un mandato imperativo que haga a diputados votar en contra de su voluntad.

Dos diputados de Arena que hablaron con El Faro bajo condición de anonimato, porque temen que no les dejen competir en las próximas elecciones, aseguraron que el artículo del reglamento interno que los obliga a aceptar el criterio de la mayoría de sus compañeros a la hora de votar puede considerarse inconstitucional, porque vulnera preceptos como que los diputados se deben al pueblo salvadoreño y no a un partido político.

En público, algunos diputados manifiestan que a los diputados de Arena deben permitirles votar a conciencia. Los diputados Orlando Cabrera y Jorge Escobar citan la Constitución y dicen que no debe existir ningún mandato imperativo que los obligue a votar por iniciativas de ley en las que no creen, pero confirman que las reuniones de fracción sí tienen su peso a la hora de decidir el voto.

“El partido no le exige a nadie que vote o que no vote, pero por eso vamos a reuniones, vemos un tema y lo estudiamos. Si alguien no quiere votar, no pasa nada”, dice Escobar. Al ser consultado sobre la calidad de democracia interna que hay en Arena, Candray dice que Arena tolera el disenso y respalda la opinión de Escobar de que los diputados no deben someterse al imperativo de nadie. “Pensar que los diputados deben votar como robots es tener una mentalidad dictatorial. Una vez un diputado es elegido no se debe a ningún partido político, se debe al pueblo salvadoreño y es dictatorial hacer a un diputado que vote porque una cúpula se le ocurre que vote de tal manera”.

Carlos Reyes dice que en Arena hay democracia interna, pero lo reduce a un objeto tangible: el reglamento interno del partido, el mismo con el que Velásquez Parker promueve que no haya disenso. “Lo importante es que en Arena se practica la democracia y se permite que pueda haber discusiones, pero al final se le dice a la gente: mire nuestro reglamento dice que las decisiones se toman por mayoría. Ese es el reglamento interno que hemos aprobado: esa es la democracia”.

El diputado Velásquez Parker, en cambio, es de la idea de que todos los diputados deben honrar en el pleno de la Asamblea Legislativa su juramento con el partido Arena. “Debemos mantener una democracia de libre debate al interior de la fracción, pero una vez la mayoría toma decisiones, vamos a respetar la voluntad de la mayoría”. Dice que quienes no se acoplan a este tipo de directrices son diputados “libertinos” con intereses mezquinos.

—¿No considera que el reglamento de Arena riñe con el artículo 125 de la Constitución? -preguntó El Faro al diputado Velásquez Parker.

—No se está violando el artículo 125 de la Constitución porque parte del requisito sine qua non es que estamos en una democracia representativa y al estar en una democracia representativa, ¿qué represento yo después de representar a todos los salvadoreños? A Arena.

Desde 2015, con la aprobación de su reglamento, los diputados de Arena deciden si respaldarán un dictamen o no mediante una votación interna en el grupo parlamentario. La postura que obtenga el respaldo de la mayoría de diputados, es la que debe ser respaldada por todos en la sesión plenaria. “Si me he sometido a las reglas de un partido, aunque no esté de acuerdo con la decisión que se haya tomado, debo apoyarla. Lo importante es enviar un mensaje de cohesión”, dice Muyshondt.

Este dirigente hace una salvedad para los temas donde puede invocarse el “voto de conciencia”. El reglamento lo define así: “Se entenderá por voto de conciencia la decisión que adopte el diputado de votar a favor, en contra o abstención que tenga por objeto aceptar o rechazar una medida adoptada por la mayoría, fundamentada en los valores y principios personales tales como los de orden espiritual, religioso o moral”. El aborto, la pena de muerte, el matrimonio entre personas del mismo sexo, son temas que caben en esta categoría, según los areneros.

Aunque para diputados como Velásquez Parker, los votos de conciencia en un partido como Arena no deberían de existir pues todos sus miembros deberían compartir el mismo marco de referencia.”La gente que votó por mí en el entendido de que iba a defender lo que Arena defiende. Si yo no lo hago, mi votante a lo mejor hubiera pensado votar por otra persona”, dice.

Velásquez Parker forma parte del grupo de diputados jóvenes que se incorporó a la presente legislatura y que junto a grupos conservadores ha abrazado causas como reformar el Código Penal para imponer penas de 30 a 50 años contra las mujeres que aborten y la reforma constitucional para que quede plasmado de forma literal en la Constitución que el matrimonio sólo puede darse entre un hombre y una mujer así nacidos. Aunque dice promover el debate dentro de la fracción, el diputado dice que en el partido solo hay cabida para personas que comparten los principios y objetivos del partido Arena.

Si en la cúpula del partido el presidente de Arena, el Coena y el jefe de la bancada piden cohesión, lealtad, una imagen de unidad, en la llanura este llamado es interpretado por diputados como Velásquez Parker como una cruzada, amparada en un reglamento cuestionado, contra los diputados infieles.

“No somos un partido de macho sin dueño”, dice. “Intentamos mantener cohesionada la pureza ideológica de principios y objetivos del partido. Nadie debería salirse de esos principios y objetivos y si alguien se sale de ese marco ideológico entonces no debería estar en Arena. Hay otros partidos que podrían acogerlos”.

Cuando se le pregunta qué opina sobre aquellos diputados que retan al partido para que este se abra en temas espinozos, él también abre las puertas para que se vayan. “Si una minoría tiene pretensiones diferentes a lo que aspira, cree, busca, demuestra y defiende el cristianismo y la gloriosa fuerza armada, que haga su partido y vea cómo le va, pero en mi partido estamos intentando coincidir con la pretensión de estas instituciones”, dice.

No votar de forma unificada en la Asamblea Legislativa significa para el diputado que hay un intento directo y sistemático por debilitar la cohesión del partido y por debilitar su ideología . “Cualquier voz que me venga a persuadir a votar diferente tiene interés en debilitar a mi partido, en debilitar mi futuro político, más que en hacerme un favor al decirme haga usted lo que le dé gana”.

El Faro habló en dos momentos con el diputado Velásquez Parker. La primera vez fue el 16 de febrero, y en esa entrevista negó que haya pedido un proceso disciplinario contra Karla Hernández. “Es falso. Jamás he promovido un proceso disciplinario en el partido”, dijo. Un día después se le contactó vía telefónica, a través de un asistente, para mostrarle el audio en el se le escucha quejarse de compañeros de fracción. Diversas fuentes consultadas en Arena aseguran que Velásquez, en ese audio, se refería a Karla Hernández. Parker matizó entonces sus palabras de la primera entrevista: “El contexto (del audio) es un llamado a la institucionalidad basado en los principios, valores y objetivos del partido”, mandó a decir a través de su asistente.

La rebelión continúa

El 9 de febrero, 77 diputados aprobaron extender las medidas extraordinarias para combatir a las pandillas -que vencían el 31 de marzo de 2017- por un año más hasta el 31 de marzo de 2018. Arena expresó que no estaba demostrado que los logros que presumía el gobierno del FMLN en materia de seguridad tuvieran relación con las medidas extraordinarias, criticó la poca fiscalización y la poca transparencia en el uso de los fondos y acusó al gobierno de usar las medidas para hacer campaña de cara a las próximas elecciones legislativas y municipales.

A pesar de todos estos argumentos en contra, todos los diputados de Arena dieron sus votos para prolongar las medidas extraordinarias. Todos, a excepción de Johnny Wright. “Yo no acompañé la decisión de la fracción de acompañar las medidas extraordinarias. Debo reconocer que, al votar contrario al partido, violé las reglas de la fracción”, dijo Wright.

Wright restó credibilidad a las medidas extraordinarias, a las que calificó como campaña llena de pura retórica al igual que lo fue el plan Mano Dura y Súper Mano Dura durante los gobiernos de Francisco Flores y de Antonio Saca. “Esto es pura retórica y tiene que parar”.

—¿Hubo alguna advertencia de la fracción para los diputados que votaran de forma diferenciada?-preguntó El Faro.

—La fracción está tan unida como siempre ha estado, aunque haya diferencias de opinión. Tendré que asumir las consecuencias de mis acciones, pero considero que vamos a seguir trabajando de la mano.

—¿Teme acciones disciplinarias?

—Son asuntos internos del partido. No puedo anticiparme a algo que no sé cómo se va a desarrollar. Yo lo que quiero es que mi planteamiento quede claro. Creo tener la razón, pero no me creo dueño de la verdad. Hay que argumentar lo que uno cree y apostarle a lo que uno cree.

Comenzando a caerse. De Manuel Hinds

manuel hindsManuel Hinds, 17 febrero 2017 / EDH

En varias ocasiones he descrito el problema fiscal del gobierno del FMLN como una gotera que, si no se repara, puede botar el techo. Lo he descrito como una gotera porque, vista en sus números fríos, la famosa crisis no sería crisis si el gobierno fuera manejado por personas competentes y responsables. Al gobierno le ha entrado y todavía le entra el dinero a borbollones desde que el FMLN está en el poder y, de una situación fiscal muy razonablemente buena cuando tomó la presidencia en 2009 ha pasado a una en la que no le alcanza el dinero para nada.

diario hoyLa he descrito como una gotera que puede botar el techo porque no hay fortaleza que resista el impacto sostenido de la negligencia, el desorden y el desperdicio desaforado con los que el FMLN maneja las finanzas públicas y el gobierno en general. Es claro que en este ambiente, en algún momento el agua va a corroer una viga, o a romper una columna, o a erosionar una fundación. Hasta este momento la situación de impago del gobierno había afectado a los proveedores y a los usuarios de los servicios públicos, que cada vez carecen más de materiales, y que cada vez son peores, pero este impacto había sido difuso. El dinero no llegaba a las escuelas y tampoco a los hospitales y unidades de salud, y la gente sufría esto pero como individuos. La gente estaba sufriendo, pero el gobierno podía pretender que todo funcionaba.

Pero el miércoles se supo que la negligencia del gobierno había cruzado otra línea, una en que los efectos de cruzarla se sentirán en conjunto y simultáneamente por toda la población: debido a la enorme y vieja mora del gobierno del FMLN, las empresas guatemaltecas que exportan energía a El Salvador han decidido ya no venderle electricidad al país. Este es el comienzo de un proceso de descalabro de la oferta de electricidad que si no es prontamente corregido llevará a escasez de electricidad, mayores costos, racionamientos y un colapso en la producción del país. El costo de una escasez de electricidad no solo es el foco que no se encendió o la comida que se pudrió en la refrigeradora sino también el tiempo perdido en la operación de maquinaria y las consecuentes pérdidas en salarios y producción.

El FMLN toma estos problemas con la misma falta de interés que ha mostrado en todas sus tareas de gobierno. En realidad, llegar a escaseces y racionamiento no es una novedad para los gobiernos marxistas. En Cuba todo es racionado y en Venezuela ya casi todo, lo cual es muy bienvenido para los partidos hermanos del FMLN en esos países. El racionamiento les presenta la oportunidad de darles electricidad a unos sí y a otros no, haciendo que la gente vaya dependiendo más de estar bien con los del gobierno y el partido para sobrevivir. Les ayuda a apretar la soga en el cuello de la población.

El racionamiento, obviamente, tendría un costo político para el FMLN pero, seguramente, si llegamos a los apagones, el gobierno primero le restará importancia al hecho (diciendo, por ejemplo, que en muchos lados hay apagones) y, segundo, le echará la culpa a ARENA por no aprobarle más endeudamiento en la Asamblea.

El gobierno confía en que le puede echar la culpa de su pésimo gobierno a ARENA porque ésta, ocupada en visitar y revisitar sus sedes locales para asegurarse y reasegurarse de la lealtad de sus funcionarios internos para las siguientes elecciones internas, nunca tiene tiempo ni interés para decir nada y menos para protestar firmemente. Como resultado, mientras peor es el gobierno del FMLN, más cae la popularidad no sólo del FMLN sino también de ARENA. Y hay menos protección contra los abusos del FMLN.

Mucha gente no lo realiza, pero por este camino iremos, poco a poco, cayendo en la desgracia de Venezuela.

Coartar la libertad de expresión, ¡jamás! De Sherman Calvo

He sido, pero sobre todo soy un respetuoso de la libertad de expresión y de la libertad de pensamiento.

sherman-calvoSherman Calvo, 14 febrero 2017 / LPG

Es más, mi vida laboral de 40 años la he dedicado a la defensa de ellas y a la autorregulación como freno a la censura previa, misma que siempre se muestra amenazante a la publicidad y creo, sin lugar a dudas, que toda censura es peligrosa porque detiene el desarrollo de un país.

Recientemente fui mencionado en una carta dirigida a la Juventud Republicana Nacionalista, donde se me hacía ver como un censurador de los jóvenes, con especial apetito para devorarles su capacidad de expresión en redes. No obstante, quienes me conocen saben que no es mi forma de ser y habrán leído entre líneas la mala intención de manchar mi trabajo, pero especialmente dañar a ARENA, partido que desde siempre ha luchado a favor de las libertades inherentes de los salvadoreños.

(La carta de Paolo Luers a que se refiere el autor)

la prensa grafica¿Cómo tomo esta aseveración, que por cierto no fue corroborada ni conmigo ni con nadie del COENA? Simple, la tomo de quien viene. Ese tipo de desinformación lo único que hace es favorecer a los detractores de la libertad, la seguridad y el desarrollo.

La afirmación en dicha carta es totalmente falsa. En ese tipo de reuniones siempre estamos presentes el COENA con las diferentes estructuras partidarias como testigos. Categóricamente, reitero, no está en mis planes como parte del COENA censurar ni bloquear comunicación a ustedes, jóvenes. Lo convenido como partido de amplia opinión fue hacerles comprender que no pueden separar sus redes particulares de las institucionales. Siendo figuras públicas, deben respetar los estatutos, principios de ARENA y la Constitución de la República sobre todas las cosas. Bajo su palabra de honor han jurado trabajar por el país y respetar los principios de nuestro partido, eso es algo muy diferente a una censura previa, lo cual no sería ético ni correcto.

Por otro lado, también podría ver esa acción como un hecho proveniente de a quienes les estorban mis principios y valores, mi fe, mi religión católica y mi defensa por la vida. Y ahora, ante una ARENA que lucha por ser modernizada, por romper con vicios del pasado, volver a su credo, fortalecerse como producto de la democracia interna, abrazar la transparencia y hacer valer sus principios, definitivamente hay una minoría empecinada en desvirtuarnos ante la opinión pública, valiéndose de argumentos que se contraponen con la esencia de nuestro partido.

Respetada Juventud Republicana Nacionalista, les ratifico mi admiración por su valentía de asumir el reto de buscar nuevas oportunidades para los salvadoreños a través de ARENA, pero tengan mucho cuidado con las mentiras seductoras que conducen al fracaso. No olvidemos que además de los principios, estatutos y valores del partido por los que hemos jurado cumplir, nos une el principal objetivo de ser la esperanza para rescatar a El Salvador. Todo lo negativo no hace más que perdernos en el anhelado rumbo de la paz, el progreso y libertad que buscamos alcanzar.

Ustedes, jóvenes, no son el futuro, son el presente, ya decía Robert Luis Stevenson que la política es la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación, y tenía razón, pero no es menos cierto que existe una cualidad imprescindible para tener éxito en política, para lograr atraer una comunidad centrada en sus propios problemas en torno a una serie de principios. Esta cualidad no es otra que lo que denominamos el liderazgo político.

Prestancia, comunicación, imagen y dedicación, son, entre otros, atributos que no resultan ajenos a la figura del líder político que necesita el país, pero ahora bien, ¿cuáles son las características que definirían el liderazgo político de nuestro tiempo? LA CREDIBILIDAD. En nuestros días es la cualidad más importante para un líder. El descrédito actual que vive la clase política solo podrá superarse gracias a ella. LA FIRMEZA. La política no es terreno para pusilánimes y mucho menos en tiempos de crisis. La firmeza y la resolución son cualidades que proporcionan seguridad a los ciudadanos. LA AUTORIDAD. Distingámoslo de la firmeza, puesto que, mientras que la primera se refiere a la imposición y la previsibilidad del yo, la autoridad se ejerce frente al resto. LA HONESTIDAD. El líder político necesita ser honesto con sus votantes, con los ciudadanos. LA CONVICCIÓN. El líder político actúa conforme al diálogo, no a la imposición. Su autoridad en este sentido es más moral que ejecutiva.

Finalmente, jóvenes de la JRN, tengan presente que las crisis pueden atemorizar, pero nos sirven para cancelar una época e inaugurar otras y eso es en lo que debemos estar concentrados.

 

COENA: Demuéstrenme que estoy equivocada. De Cristina López

Foto: Kike Giron

Foto: Kike Girón

cristina-lopezCristina López, 11 febrero 2016 / MEDIUM

Estimados miembros del COENA,

Mi carta quizás poco signifique para ustedes. Al fin y al cabo, ni soy donante de su partido, de esos con poder para influir en sus planes, y tampoco como votante les he sido fiel siempre: en diferentes elecciones me he sentido asqueada por su oferta política, ya sea porque continúan ofreciendo lo mismo (algunas candidaturas tienen más de una década de mantenerse iguales), o porque quieren impulsar caras nuevas pero con los mismos métodos. Su marcha que apela a la violencia y menciona tumbas en los términos más casuales me parece de lo más ofensivo, sobre todo en un país en el que las tumbas se cavan a diario. Tampoco les ayuda que de todos los candidatos que han llevado a la presidencia, a la mitad se les ha iniciado un proceso por corrupción, a mi parecer el pecado y abuso de poder más grande que puede cometerse en un país con un índice de pobreza tan alto.

No soy nadie (en términos de relevancia política) ni tengo nada (en términos de apoyo económico). Solo tengo opiniones y una plataforma para divulgarlas, y quizás con ella entretener, provocar y en los casos más afortunados, convencer.

Soy, como muchos miembros de mi generación, liberal a secas, con más necesidad de ideas que de partidos; de las que leemos a Bastiat por hobby y coincidimos con Foucault de que los abusos del poder punitivo son violencia del Estado contra el individuo. De los que queremos libertad para todos, hasta para los que no son como nosotros, y progreso económico para todos. De los que tuvimos la suerte de ser expuestos a diversidad de gente e ideas, por lo que contamos con el beneficio de tener amigos brillantes en la derecha y en la izquierda, con los que podemos debatir coherente y civilizadamente. Por eso siempre me ha chocado cuando en nombre de la politiquería electorera, polarizan e insultan al contrario en lugar de debatirlo o buscar puntos en común. Me asquea cuando traicionan las libertades que dicen defender en nombre de un populismo religioso mal entendido, cuando actúan como grupo de intereses de la empresa privada en vez de defensores de los derechos del individuo, cuando en la asamblea votan exactamente al revés de lo que supuestamente defienden, o cuando en vez de desmantelar la corruptela estatal de disfrute de carros nacionales, carísimos viajes, almuerzos y beneficios que pagamos con impuestos, los gozan como si nada.

Me causa risa burlona verlos repetir las ridiculeces del FMLN: tan absurdos como los tributos que el Frente le dedicó siempre a Fidel y la ciega pleitesía que le ofrendaron siempre a Chávez, fueron sus palabras de apoyo a Trump, el presidente — ¡desde ya! — más corrupto en lo que a conflictos de interés se refiere, tan autoritario y populista como los socialistas del siglo 21 y el que más daño le va a hacer a nuestros compatriotas trabajadores en Estados Unidos. Su apoyo dejó en evidencia una falta de entendimiento del panorama político (tan grave en los dirigentes de un partido como una asociación de médicos apoyando las cualidades curativas del ocultismo) que daba más risa que miedo.

Y sin embargo, la imagen que como partido me causa tantos anticuerpos — esa imagen de cierre, de control, de repeler la opinión ajena, de pensar sólo en términos de izquierda y derecha en lugar de autoritarismo vs. libertad, de asumir que en nuestro país no existe discriminación o violencia de género — de repente ciertos de sus miembros, de manera individual y con acciones más que con palabras, me dejan gratamente sorprendida. Johnny Wright, con su defensa de las libertades individuales ante las medidas extraordinarias de seguridad. A veces, Juan Valiente, con su cruzada individual por desmantelar la corrupción dentro del servicio público. Y recientemente, la última JRN (a quienes les recomendaría, investiguen todos los conceptos históricos conectados a “nacionalista” y consideren un muy necesario re-branding), toda compuesta por adultos jóvenes sin un historial de servidumbre al partido. Con ideas independientes. Con ganas de trabajar. Con un conocimiento y manejo de las redes sociales que a ustedes les falta y que tanto necesitan. Con la acertadísima noción de que su partido no va a salir de la crisis en la que está (o ¿no es crisis perder dos elecciones presidenciales seguidas, una contra un candidato — ahora presidente — con menos carisma que una cuchara plástica y con ideas antediluvianas?) a menos que intenten hablar más allá de aquellos que ya se enchalecan para aplaudir en sus mitines y gozar de sus mariachis: estos jóvenes saben que nos necesitan a nosotros, a los independientes, a los que queremos sentarnos a debatir y tenemos la mente abierta para ser convencidos si las propuestas son coherentes con ciertos principios básicos. Estos ciudadanos jóvenes, cuyo trabajo no es la política (cosa que no parecen haber entendido ustedes, si siguen convocándolos a reuniones en horarios laborales) y por lo tanto, están metidos en este huevo, no por plata o por conectes, sino por las razones correctas. Con solo meterse, y dar la cara, ya hicieron más que muchos de nosotros.

Ver a estos jóvenes dispuestos a trabajar por su partido, a la gente cínica y desilusionada como yo, nos dice que quizás su partido merece nuestro voto alguna vez, porque quizás le espera un futuro de renovación y cambio a la altura que los retos que enfrenta el país amerita. Si a estos jóvenes los bloquean, de alguna u otra manera, en público o en privado, porque son críticos, o porque son gays, o porque sienten que no pueden controlarlos, no están bloqueándolos solo a ellos. Están bloqueándose ustedes de obtener el voto presente y futuro de una ciudadanía liberal e independiente.

Si los bloquean, me habrán dado la triste satisfacción de confirmar que en la lectura que hice de ustedes tristemente tenía razón, y que estos jóvenes habrán de encontrar su lugar en la política como independientes o en un nuevo partido. Los reto: demuéstrenme que estoy equivocada.

Saludos, y disculpas, por la irritación que pueda haber causado un consejo no pedido.

Cristina López G.