Guillermo Gallegos

Carta a Rossemberg Rivas: ¿Quién puede representar a los salvadoreños? De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 14 septiembre 2017 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimado amigo:
Vos ya estás acostumbrado a que los imbéciles de este país, que no son pocos, te ataquen, te hagan burla, te insulten. Lo que me encanta de vos es que te vale.

Por tanto, no hace falta consolarte por toda esta basura que salió a la luz a raíz de una foto que salió de vos a la par del canciller Hugo Martínez, presentándote como “embajador de marca país”. Y como los intolerantes también suelen ser ignorantes, tal vez pensaban que Hugo te había nombrado embajador para representar al país en alguna capital del mundo. Y pegaron el grito a lo ancho de Twitter, Facebook, y seguramente de todos los chupadero de machos…

De paso sea dicho: Si Hugo te hubiera logos MAS y EDHnombrado embajador en Paris, Berlin o Roma, le hubiera felicitado. Ninguna ofensa a los señores embajadores en estas capitales, a los cuales desconozco – pero sí conozco algunos embajadores salvadoreños, que no tienen ni de cerca la calidad humana y profesional tuya.

Los imbéciles pegaron el grito de indignación por tu orientación sexual y tu manera de vestirte. “¿Cómo nos va a representar a los salvadoreños un perverso? ¿Qué van a pensar de nosotros?” Pero los mismos imbéciles parece que se ven bien representados por Sigfrido Reyes y José Luis Merino, ambos altamente cuestionados por enriquecimiento ilícito; ambos sí representando oficialmente a El Salvador ante el mundo; ambos con elevados salarios y viáticos, aparte de la inmunidad que les garantiza su cargo…

DI_sIvxXoAAzOPBPero te atacan a vos, quien por buena gente se dejó embaucar, no sé por quién, para dar la cara por la campaña “marca país”, que el gobierno se ha inventado para pintar de bonito un país que ellos mismos han llevado a estado fallido. Lo único que los imbéciles unidos han logrado con sus ataques de intolerancia es darle validez a esta farsa de “marca país”. No cuestionan la farsa, pero cuestionan al único componente decente de esta campaña, que son los tipos buena onda como vos, que por amor al país se dejaron convencer a participar en ella, sin cobrar nada – y con el peligro de hacerse los ridículos, ya que se van a topar afuera con una “marca país” ya establecida, que es muy diferente: marcada por pandilleros que matan a policías, por policías que ejecutan a pandilleros, y por corruptos que gozan de inmunidad.

Conozco a varios de los “embajadores de marca país”, y todos son como vos: buena gente, tal vez un poco ingenuos, pero actuando por amor al país, porque les da pena cómo nos ven en el mundo.

Mientras todavía las fotos tuyas con los enfermizos comentarios se viralizan en las redes, nadie cuestiona que hayan escogido a Guillermo Gallegos para encabezar una delegación a Washington para mejorar la mala imagen de El Salvador, la cual el gobierno del FMLN ha creado con su apoyo a dictaduras y su tolerancia con escuadrones de la muerte.

¿Es Gallegos un digno representante de El Salvador, pero vos no? Es al revés. Gallegos dentro de poco va a enfrentar un juicio por enriquecimiento ilícito; y como no logra realizar su sueño de implementar la pena de muerte, apoya a los escuadroneros que la aplican al margen de la ley. Según los imbéciles, este señor sí los puede representar dignamente, pero no un artista reconocido, pero controversial por la franqueza con la cual vive su homosexualidad. Vos sos honesto y transparente, mientras Sigfrido, Merino y Gallegos son cuestionados por corrupción. Ellos pueden representar al país y cobrar caro, pero vos no puedes representarlo ad honorem. El mundo al revés…

Siga adelante, Rossemberg, así como sos. Te saluda

44298-firma-paolo

Vea en elsalvador.com: ¿Quién es Rossemberg Rivas?

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Gallegos, comediante. De Cristina López

Quizás los poderes sanadores de la comedia era lo que tenía en mente el presidente de nuestra asamblea, cuando esta semana le regaló a la opinión pública un chiste de primer nivel.

Cristina López, 19 junio 2017 / EDH

La comedia realmente se siente balsámica a veces. Sobre todo en momentos de zozobra. Y es probablemente la zozobra lo que mejor describe el estado de la política en el país, en que la población aparentemente desaprueba de todos los partidos políticos. Quizás los poderes sanadores de la comedia era lo que tenía en mente el presidente de nuestra asamblea, cuando esta semana le regaló a la opinión pública un chiste de primer nivel. No pretendo en esta columna abordar cómo es posible que el presidente de la Asamblea Legislativa — de los tres poderes del gobierno, el que en teoría representa directamente a la ciudadanía — sea miembro de uno de los partidos políticos menos representativos. ¿O es representativo GANA, cuya intención de voto según las más recientes encuestas parece más bien vuelto de tienda? Ese tema daría para un par de columnas y media docena de discusiones y coloquios académicos estudiando la erosión de la representación democrática a partir de los intereses monetarios y la debilitación de la institucionalidad democrática, pero la presente columna solo llega hasta la discusión de cómo el presidente de la Asamblea, el diputado Guillermo Gallegos considera que aquí estamos como en el Carnaval de San Miguel: “para gozar, para sentir felicidad”.

El goce nos lo dio Gallegos diciendo la semana pasada, según reportó una cuenta digital de La Prensa Gráfica, que “Si Gana no existiera, este país fuera inviable”. Quiero permitirle al lector una pausa para que pueda libremente expresar su ataque de risa. Las declaraciones del diputado solo pueden obedecer a tres razonamientos: audacia absoluta, de atreverse a decir cualquier estupidez no fundamentada sin temor a consecuencia alguna; carencia total de autoconciencia y de la capacidad de verse a sí mismo — y su partido, en el mismo sentido — de la manera en la que le ven los demás; o, lo que a mi parecer debería explicar una opinión tan descabellada, “puro vacil”. O sea, ganas de regalarnos a todos una buena y merecida carcajada en estos tiempos de incertidumbre.

Porque, ¿desde cuándo un partido que se vende al mejor postor, que carece de cualquier tipo de principios respaldados en una filosofía política coherente o una ideología fundamentada, es lo que le da viabilidad a un país entero? Realmente, ¿cómo, un partido que cuenta con el difícil récord de ser el único con más de un curul titular que no cuenta con representación femenina, es lo que le da viabilidad a un país en que aproximadamente la mitad de la población es mujer? Tiene que ser una payasada decir que sin el partido que se prestó como vehículo político para que Tony Saca, de cuya administración había tantas preguntas con respecto al uso de fondos públicos y quien se encuentra en la actualidad en pleno proceso por presunta corrupción, intentara nuevamente llegar a la presidencia, El Salvador sería inviable.

En caso de que no sea chiste, y que el diputado equivocadamente tenga a su partido en tan inmerecido pedestal, vale la pena recordarle un par de cosas: 1. La palabra viabilidad, en su concepto más simple, se refiere a la posibilidad de ser o existir, de ejecutar algo. 2. Por lo anterior, la viabilidad de este país, por suerte, no depende de GANA. ¡Dios guarde! La viabilidad se la damos su gente trabajadora, ya sea dentro o fuera del país, tanto los que día a día se enfrentan a la inseguridad que nuestras autoridades no han sabido resolver para salir a sacar adelante la economía o educarse para un mejor futuro, o los que a muchos kilómetros de distancia contribuyen económicamente para darle un empujoncito a su familia. 3. El Salvador sigue siendo viable porque no nos hemos rendido, y porque a diario mentes soñadoras y manos emprendedoras se parten la espalda con organizaciones filantrópicas llenando los vacíos que el gobierno no ha sabido llenar. 4. Este país dejará de ser viable cuando nosotros, la ciudadanía a la que nos importa crear un país mejor, nos creamos por un segundo que la viabilidad de El Salvador depende de gente como Guillermo Gallegos. Y para eso, por suerte, falta mucho. Pero gracias por la carcajada.

@crislopezg

Asamblea regala medio millón de dólares a asociación de esposa de Guillermo Gallegos. El Faro

La Asamblea Legislativa que ahora preside Guillermo Gallegos concedió en los últimos dos años 550 mil dólares del presupuesto general de la nación a una asociación fundada por la esposa del legislador. APDEMES, actualmente presidida por una asesora de Gallegos, se benefició de un mecanismo discrecional de asignación de recursos en el que él mismo participó con su voto. La asociación asegura que ha usado el dinero en un programa de prevención de violencia en siete municipios, pero las siete municipalidades dicen nunca haber sabido nada de dicho programa.

Guillermo Gallegos ingresa al edificio de la Asamblea Legislativa en su primer día como presidente del órgano legislativo, en cumplimiento a un pacto firmado al inicio de la legislatura 2015-2018 con el FMLN, y en el que ambos partidos se repartieron medio término. Gallegos sustituye en el cargo a Lorena Peña, y presidirá en los próximos 18 meses. 8 de noviembre del 2016. Foto: Fred Ramos

Guillermo Gallegos ingresa al edificio de la Asamblea Legislativa en su primer día como presidente del órgano legislativo, en cumplimiento a un pacto firmado al inicio de la legislatura 2015-2018 con el FMLN, y en el que ambos partidos se repartieron medio término. Gallegos sustituye en el cargo a Lorena Peña, y presidirá en los próximos 18 meses. 8 de noviembre del 2016. Foto: Fred Ramos

Daniel Valencia, Gabriel Labrador, Jimmy Alvarado, Sergio Arauz y Nelson Rauda, 29 noviembre 2016 / EL FARO

El pasado 4 de octubre de 2016, Julia Nora Romero de Gallegos, esposa del presidente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, logró que un pickup que había sido comprado con fondos públicos pasara oficialmente a sus manos. El vehículo había sido importado en 2010, nuevo, con un precio de 19 mil 703 dólares. El 15 de enero de 2015, cinco años más tarde, la Asociación para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades en El Salvador (APDEMES), fundada por ella, había pagado por el vehículo más del doble de ese precio.El diputado Gallegos, que es fundador del partido Gana, ayudó a que el Estado entregara entre 2015 y 2016 más de medio millón de dólares a APDEMES, una asociación fundada en 2008 por la cual han desfilado, además de su esposa, un puñado de amigos y asesores de Gallegos, fundadores del partido Gana y candidatas a diputadas del partido naranja. Julia de Gallegos es actualmente vicepresidenta de la junta directiva.El presidente de la Asamblea afirma que desconocía que su esposa y sus asesores estaban detrás de esta asociación, que argumenta que recibió esos fondos públicos para desarrollar trabajos de prevención de violencia en siete municipalidades de El Salvador. Ninguna de esas siete alcaldías dice haber visto o tener constancia del trabajo de APDEMES.El 20 de noviembre de 2014, APDEMES fue incluida en el dictamen 359 que dio vida al presupuesto general del año 2015. Se trataba de una práctica habitual: la Comisión de Hacienda incluye cada año en el presupuesto partidas de fondos para que se entreguen de forma directa a organizaciones privadas, y da forma legal a esa práctica al votar en plenaria el presupuesto, puesto que este se convierte automáticamente en Ley de la República. No hay convocatoria pública previa. No hay reglamento que avale esa asignación de fondos ni requisitos técnicos por escrito que regulen a quién se otorga ese dinero.En ese reparto discrecional de fondos públicos, Gallegos firmó y votó por ese dictamen en el que la Asamblea ordenó al Ministerio de Hacienda que entregara dinero a APDEMES a través de una partida diseñada para entidades privadas. La asignación aprobada esa vez fue de 250 mil dólares. Dos meses más tarde Ana Dolly Valiente, asesora del diputado Gallegos y a la vez actual presidenta de la junta directiva de la asociación, utilizó parte de esos fondos, 45 mil 500 dólares, para comprar un pickup Hilux año 2010, 4×4, doble cabina, gris claro, según consta en un informe presentado por APDEMES al Ministerio de Hacienda en diciembre de 2015.

Consultada por El Faro, la presidenta de APDEMES dice que el pickup era necesario “para mover gente” y ejecutar siete proyectos de prevención de la violencia en siete municipios del departamento de San Salvador. El pasado 10 de octubre, el pickup pasó a manos de la esposa del presidente de la Asamblea. Sobre el cambio de propietario, la presidenta de la asociación y asesora de Gallegos dice no estar informada. Cuando se le pregunta por qué compró el pickup a un precio que duplicaba el que el vehículo tenía cuando se importó nuevo, lo que responde es que agradece que se le ilustre sobre los precios de mercado de los automotores.

—Aquí lo que hay es un desconocimiento mío, vea, que pude haberme comprado uno nuevo… Mire, usted me está ilustrando.

—¿Y por qué el vehículo ya no está a nombre de APDEMES?

—Voy a tener que preguntarle al contador por qué. Esta información me sirve.

—¿Usted compró el vehículo y no sabe por qué no está a nombre de la asociación?

—Es que no me cuidé de hacer las debidas transferencias. Pero es algo que ahorita mismo se puede corregir.

El Faro entrevistó a siete diputados de la Comisión de Hacienda y a tres asesores de comisiones de trabajo de la Asamblea; revisó documentos oficiales de la Asamblea, de los ministerios de Hacienda y Gobernación, del Registro Público de Vehículos, del Centro Nacional de Registros y del Tribunal Supremo Electoral. Este periódico visitó además los siete municipios en los que APDEMES asegura haber realizado proyectos de prevención de la violencia, y habló con cuatro coordinadores de proyectos de prevención, con dos alcaldes y obtuvo siete respuestas oficiales vía ley de acceso a la información. En esos municipios no hay ningún rastro del trabajo de APDEMES.

El presidente de la Asamblea, que tomó el cargo el 8 de noviembre pasado, asegura que él no hizo ninguna solicitud en favor de APDEMES, y que si votó en la Comisión de Hacienda a favor de esos desembolsos, y en plenaria para ratificarlos, fue porque él no estaba informado de que su esposa perteneciera a dicha organización.

Sin información que diera certezas sobre el uso del primer cuarto de millón de dólares, APDEMES regresó a la Asamblea a finales de 2015 a solicitar más dinero. El 26 de noviembre de ese año la Comisión de Hacienda, de la cual Gallegos era vocal, le aprobó un segundo desembolso, pero esta vez incrementado hasta los 300 mil dólares. La asignación de fondos de nuevo fue ordenada a través del presupuesto del Ministerio de Hacienda, y Gallegos, de nuevo, firmó a favor el dictamen y votó a favor en el pleno.

 

El primer desembolso para la asociación ocurrió el 27 de enero de 2015, casi dos semanas después de que Ana Dolly Valiente comprara un vehículo usado a precio de nuevo por 45 mil dólares. Cheque obtenido del Ministerio de Hacienda mediante la ley de acceso a la información pública. 

El primer desembolso para la asociación ocurrió el 27 de enero de 2015, casi dos semanas después de que Ana Dolly Valiente comprara un vehículo usado a precio de nuevo por 45 mil dólares. Cheque obtenido del Ministerio de Hacienda mediante la ley de acceso a la información pública.

Fundadores de Gana, fundadores de APDEMES

El 29 de octubre de 2008, Julia Nora Romero de Gallegos fundó APDEMES junto a tres empleados de la Asamblea Legislativa: Mario Itamar Escobar Escobar, asesor de Gallegos -que en aquellos días era jefe de fracción del partido Arena-; José Luis Duque, jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones (UACI) de la Asamblea; y Daysi Girón, la tercera al mando en la UACI dirigida por Duque. Entre los fundadores también figuró la esposa del jefe de la UACI, Sandra Esther Ventura de Duque. El acta de fundación fue firmada ante los oficios de otra empleada de la UACI en la Asamblea, la notaria Liliana María Valladares.

“Siempre hemos tenido un fin en común: beneficiar y fortalecer municipalidades, pues ahí creemos que está el desarrollo económico”, responde Duque cuando se le pregunta cómo idearon el surgimiento de la asociación, junto a la esposa de su jefe.

En la primera junta directiva, Duque asumió como presidente y la esposa de Gallegos como vicepresidenta. Cinco meses después, ya en 2009, la esposa de Gallegos vendió a los esposos Duque un palco y un estacionamiento en el Estadio Cuscatlán de San Salvador. Desde hace siete años, según se recoge en los servicios clasificados de venta de propiedades, los precios de esos palcos han oscilado entre los 15 mil y los 45 mil dólares, dependiendo de la ubicación y del número de asientos. Los esposos Duque obtuvieron el palco 449, sexto piso, zona norte –junto al parqueo H465- por 1,312 dólares, según el Registro de Propiedades.

Cuando se le pregunta a Duque el origen de la relación entre él y los esposos Gallegos, responde: “Esos son asuntos personales”. Cuando se le pregunta al diputado Gallegos si Duque es su amigo, responde: “Tengo 16 años de ser diputado en la Asamblea y he logrado crear amistad con algunos empleados”.

Entre 2008 y 2014, APDEMES reportó a Gobernación su inscripción como asociación, pero nada más. Contrario a lo que dispone la ley, no presentó balances ni actualizaciones de su junta directiva.

El 18 de octubre de 2014, un mes antes de que obtuviera su primer cuarto de millón de dólares en la Asamblea, Ana Dolly Valiente, la otra asesora de Gallegos, fue elegida como nueva presidenta de APDEMES. Esa acta sí fue inscrita en Gobernación, el 12 de enero de 2015, tres días antes de la compra del pickup año 2010. En esa junta directiva Julia Nora Romero de Gallegos repitió como vicepresidenta y el asesor de Gallegos Itamar Escobar repitió como vocal. Entraron como nuevos integrantes la secretaria de la asociación, Sonia Maritza López Alvarado, y el tesorero Juan Carlos Cerón Flores.

Las cinco personas tienen la etiqueta de Gana. En enero de 2010, Julia de Gallegos, Itamar Escobar y Juan Carlos Cerón Flores se convirtieron, junto a Gallegos, en miembros fundadores del partido, según consta en el acta de fundación inscrita ante el Tribunal Suprema Electoral. En 2012, Sonia Maritza López Alvarado y Ana Dolly Valiente fueron candidatas a diputadas de Gana, pero ninguna ganó el escaño.

 

El jefe de la UACI, Duque, asegura que junto a su esposa renunciaron a la asociación en 2014, cuando fue nombrada la nueva directiva, y que él no tuvo nada que ver con la petición de fondos de APDEMES a la Asamblea. Afirma que la hizo la directiva sucesora. “Nosotros nos retiramos. No he administrado esos fondos. Estoy casi 100 % seguro de que nuestro presidente (Gallegos) ni cuenta se daba de esto, de que había una oenegé”, dice Duque.

Duque dio una entrevista a El faro acompañado por sus asesoras, por la fundadora de APDEMES Daysi Girón, y por la notaria ante quien fue fundada la asociación, Liliana María Valladares. Cuando se le preguntó en qué fecha renunció dice no recordarlo. Daysi Girón también dice que se desvinculó de la asociación en 2014, y que tiene consigo las cartas de renuncia que lo prueban. Sin embargo, al siguiente año, en enero de 2015, fue Daysi Girón quien tramitó ante Gobernación la inscripción de la nueva junta directiva.

Hasta noviembre de 2016, Gobernación no tiene registro de la desvinculación de los fundadores, incluida la esposa del presidente de la Asamblea. “La vicepresidenta… esa persona que usted me dice, ya no está en la asociación”, dijo Ana Dolly Valiente el martes 8 de noviembre cuando se le preguntó por Julia Nora Romero de Gallegos. Pidió una semana de plazo para mostrar la documentación que probaba el retiro de la esposa de Gallegos. Vencido el plazo, El Faro le hizo ver que, lejos de retirarse, Julia Nora Romero de Gallegos fue nombrada vicepresidenta de APDEMES para el período del 18 de octubre de 2014 al 18 de octubre de 2017. Sobre la documentación que podría probar lo contrario, Valiente se excusó por no presentarla: “Se ha perdido el libro de actas. Me han dicho que se extravió. Es de las cosas que cuando asumí como presidenta intenté cambiar”, dijo.

A pesar de estas anomalías, a APDEMES no le ha ido mal ante la Asamblea Legislativa, que cada año presenta a Hacienda una lista de organizaciones privadas que recibirán fondos públicos. Según la Ley de Fundaciones y Asociaciones sin Fines de Lucro, APDEMES debía mantener registros actualizados ante Gobernación. En 2014, cuando la Asamblea Legislativa la incorporó en el presupuesto para otorgarle un cuarto de millón de dólares, APDEMES no había presentado a Gobernación ni siquiera su información contable correspondiente a 2009. El 8 de junio de 2015, siete meses después de recibir el beneficio legislativo, entregó de una vez la información de los años 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013.

Negociaciones bajo la mesa

La decisión de qué institución particular recibirá fondos públicos es, en esencia, de los diputados, no del Ministerio de Hacienda.

El 20 noviembre de 2014, la Comisión de Hacienda, de la cual el diputado Gallegos es vocal, aprobó el dictamen 359 que contenía la ley del presupuesto general para el año 2015. La Asamblea repartió 24.2 millones de dólares entre una larga lista de beneficiarios privados, entre los cuales se coló APDEMES con 250 mil dólares. El dinero salió de recortes que se hicieron a las partidas del Ministerio de Hacienda y del Órgano Judicial.

El segundo cheque para la asociación fundada por la esposa del diputado Gallegos también fue entregado a la actual presidenta de la junta directiva de Apdemes, Ana Dolly Valiente, asesora del diputado Gallegos. Fuente: cheque entregado por el Ministerio de Hacienda a través de la ley de acceso a la información pública. 

El segundo cheque para la asociación fundada por la esposa del diputado Gallegos también fue entregado a la actual presidenta de la junta directiva de Apdemes, Ana Dolly Valiente, asesora del diputado Gallegos. Fuente: cheque entregado por el Ministerio de Hacienda a través de la ley de acceso a la información pública.

Un asesor técnico al servicio de la Asamblea que conoce del proceso para decidir qué personas jurídicas privadas recibirán fondos públicos, dice que en la mayoría de casos –“no de todas las instituciones”- las negociaciones tienen detrás un interés personal de los diputados y que los votos para aprobar el presupuesto general de la nación, de interés máximo para el partido en el gobierno, son una moneda de cambio. “¿Por qué se aprueba a última hora ese dictamen, en el que van incluidas esas asociaciones?”, se pregunta. “Porque ahí se resuelve esta ecuación: ‘resolveme este problemote (votos para el presupuesto general) y yo te resuelvo este problemita (votos para la asociación de tu preferencia)’”.

Tres técnicos de la Asamblea que accedieron a hablar con El Faro bajo condición de anonimato plantean estos requisitos para que las asociaciones que llegan a pedir fondos sean tomadas en cuenta. La primera es que la petición de fondos conste en una carta. La segunda, que esa carta termine en manos de la presidencia de la Comisión de Hacienda. Pero para que esto último ocurra hace falta andar uno de tres caminos posibles: que la carta llegue como correspondencia oficial a la Asamblea, lo que precisa del apoyo de uno o varios diputados, o que la moción sea de una bancada legislativa ante la comisión, o que un diputado haga la petición ante la comisión. Eso, sin embargo, no garantiza nada: es fundamental que un legislador hable al oído de la presidencia de la comisión para que esta incluya a la organización apadrinada en una lista elaborada, aseguran los técnicos, de forma discrecional. “La lista se completa fuera de la comisión entre los interesados y el presidente de la comisión. El Ministerio de Hacienda ni siquiera es consultado, solo informado de que así van esos repartos”, dice uno de los técnicos.

Los tres técnicos coinciden, además, en que nadie revisa estatutos, juntas directivas, y mucho menos una carpeta técnica de los proyectos para los cuales se pide dinero. “¿Una revisión de qué?”, pregunta uno de ellos. “¿Se imagina todos los cálculos que se deben hacer para cuadrar todo el presupuesto del Estado? Y más aún cuando esa lista se define hasta último momento. ¿Usted cree que va a dar tiempo para salir corriendo a ver si la documentación está en regla?”

En el dictamen para la Ley de presupuesto de 2015, la Comisión de Hacienda dispuso que la entrega de fondos a APDEMES se canalizara por medio del Ministerio de Hacienda. El Faro pidió al Ministerio que entregara copia de las solicitudes de fondos públicos para APDEMES, y obtuvo respuesta el 22 de septiembre de 2016: Hacienda nunca recibió por escrito peticiones de fondos ni sometió a consideración de la Asamblea apoyo para APDEMES. La Dirección General de Presupuesto y los departamentos de Presupuesto y Tesorería Institucional coincidieron en que carecían de peticiones por parte de APDEMES.

Gallegos dice que no sabía de su esposa

¿Cómo llegó a pedir dinero APDEMES a la Asamblea? Ana Dolly Valiente responde que en su calidad de presidenta de la asociación recibió la orden de tramitar ayuda ante la Comisión de Hacienda. “Hay lineamientos que yo sigo, y ese fue uno de ellos: que para contar con ayuda del gobierno teníamos que seguir ese conducto”, dice. Valiente niega que Gallegos haya sido quien intercedió ante la comisión para que APDEMES recibiera los recursos. “No, para nada…”

¿Cómo se puede colar a los diputados de la Comisión de Hacienda una asociación que tiene un cordón umbilical legislativo como el de APDEMES y obtener fondos públicos tramitados por los diputados? El Faro consultó a algunos legisladores y estos sacaron balones de su cancha para lanzarlos al campo de los asesores técnicos de la comisión:

—Yo no lo sabía –dice el diputado pecenista Francisco Merino, uno de los legisladores de la Comisión de Hacienda que firmaron el dictamen.

—Me cuesta creerle que ningún diputado se dio cuenta de esto.

—Si me dices “¿Los engancharon?” yo no tengo pena en decir sí, me engancharon. Lo que sí te quiero decir es que si me demostrás que me engancharon, yo voy en contra de los técnicos.

—¿Ve una irregularidad en este caso?

—Cuando alguien tiene pruebas, si es delito se tiene que ir a la Fiscalía, no a la Asamblea. El camino correcto es Fiscalía porque es un hecho consumado.

El diputado Rolando Mata, del FMLN, también apunta a los asesores técnicos.

—¿Los diputados no alcanzan a ver qué es lo que están firmando y a quién le están dando plata de los contribuyentes? –le preguntó El Faro.

—No es que no alcanzamos. Sencillamente, son los técnicos asignados a la comisión los que se encargan de revisar la legalidad de todos los acuerdos.

—¿Quiere que le crea que unos técnicos, subalternos de diputados, le metieron gol a la Comisión?

—Por eso le digo: si usted afirma eso podría ser… Sería bueno conocer los resultados para corregirlos.

El diputado Guillermo Gallegos, que conducirá la Asamblea hasta el 30 de abril de 2018, ha prometido que bajo su administración recortará gastos en la institución y que la transparentará.

El político de Gana respondió poco antes de asumir la presidencia del Órgano Legislativo, que no sabía si hubo una petición directa hacia él para interceder por APDEMES, y que tampoco sabía si él firmó el dictamen para otorgarle fondos públicos. “Se hace la solicitud directamente a la Comisión de Hacienda, y en todo caso a la presidenta Lorena Peña. Yo no firmo ni solicito nada directamente y es la comisión en conjunto la que asigna los fondos”.

Cuando El Faro le preguntó sobre la relación de su esposa con una asociación que, con votos suyos, ha recibido 550 mil dólares de fondos públicos en los últimos dos años, alega que ignoraba esa relación.

—No estoy al tanto de si mi esposa pertenece a esta asociación. Como abogada pertenece a diferentes asociaciones, gremios, y participa en diferentes actividades. Tendría que consultar con mi esposa si ella pertenece a esta asociación.

—¿Cómo se le puede pasar por alto que va a firmar un dictamen que favorece a una asociación fundada por su esposa?

—Nosotros no recibimos las juntas directivas de las asociaciones. Solo mandamos a pedir que estén inscritas y que aparezcan en el Diario Oficial. Al final, quien nos da esa información de que está legal es el técnico jurídico.

—Su asesora legislativa también está en la asociación.

—No sé. Desconozco de esa asociación. Primera vez que escucho de ella.

—Ana Dolly Valiente es la presidenta de la asociación.

—Ella trabaja conmigo, pero desconozco. Mi esposa y ella son abogadas y desconozco si tienen una asociación.

—Es extraño, diputado, que diga que desconoce que su esposa y su asesora…

—Es que no puedo saber. Y solo digo la verdad: desconozco, no sé si ellas tienen está asociación.

El artículo 27 del reglamento de la Asamblea establece que está prohibido para un diputado “participar en la toma de decisiones, cuando exista interés directo para él o para sus familiares dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad”.

Gallegos considera que no ha habido ninguna ilegalidad en la asignación ni en el proceso para otorgar fondos públicos a APDEMES.

En 2015, la asociación recibió un cuarto de millón de dólares vía presupuesto general de la nación. En el presupuesto general de la nación 2016, el diputado Gallegos y la Comisión de Hacienda de la Asamblea autorizaron otros 300 mil dólares para Apdemes. De estos, Hacienda reporta la entrega de $100 mil a favor de Apdemes. 

En 2015, la asociación recibió un cuarto de millón de dólares vía presupuesto general de la nación. En el presupuesto general de la nación 2016, el diputado Gallegos y la Comisión de Hacienda de la Asamblea autorizaron otros 300 mil dólares para Apdemes. De estos, Hacienda reporta la entrega de 0 mil a favor de Apdemes.

El Faro consultó los expedientes que contienen las leyes de presupuesto de la nación de 2015 y 2016. APDEMES está entre las numerosas asociaciones beneficiadas de las que no consta petición alguna ante la Asamblea Legislativa, pero en otros casos sí consta el trámite. Por ejemplo, a través del ramo de Educación, los diputados otorgaron 382 mil dólares para la Fundación Padre Arrupe, que con 20 años de servicio pidió fondos para sostener un proyecto de becas para 850 estudiantes de escasos recursos. Esta Fundación envió su petición el 14 agosto de 2014, y en su expediente presentó cartas de apoyo de cuatro alcaldías y más de mil firmas de respaldo de padres de familia.

La diputada Lorena Peña explicó a El Faro que la ausencia del expediente de APDEMES es un descuido, pero que ella sí tiene toda la documentación en sus archivos, y pidió que se le busque posteriormente para entregarla. “Todo eso tiene respaldo y se vota públicamente”, dijo Peña. “Y si se vota públicamente es para que todo mundo sepa. Se va en el dictamen con nombre y apellido”.

—¿El diputado Gallegos tramitó esa solicitud?

—No recuerdo, pero podemos verlo en un futuro.

Cuando se le preguntó cómo fue posible que la comisión votara a favor de una asociación vinculada a Gallegos, ella respondió que no encontró ninguna inhabilitación legal. “Cuando tuve a la vista la junta directiva no había ningún lazo de consanguinidad ni de afinidad con ningún directivo”.

—La esposa del diputado Gallegos aparece como vicepresidenta.

—Hay un equipo que revisa y a lo mejor ellos no cachan. Yo no sé cómo se llama la esposa del diputado Gallegos.

—En la municipalidades en las que APDEMES dice haber trabajado no hay rastros de sus proyectos. Con el dinero de 2015 APDEMES compró un vehículo a precio inflado y este terminó luego en poder de la esposa del diputado Gallegos. Agreguemos que el Ministerio de Hacienda no ha fiscalizado las liquidaciones que hizo APDEMES.

—No me consta lo que usted me dice, pero cada ministerio debe ser más estricto a la hora de pedir las liquidaciones.

—¿No debería ser más estricta la comisión: ‘Enseñame lo que decís que vas a hacer, en qué gastaste lo que te dí, para que yo como diputado pueda tomar una mejor decisión’?. Es decir: ¿cuáles son los criterios para decirle sí a unas y no a otras?

—Sí, ahí algo nos ha faltado, porque eso que usted me está diciendo, de ser cierto, es complicado. Porque no es así la cosa, pues. Yo puedo entender que digan que se rebuscaron y por eso una escuelita tuvo techo, vaya. A eso no le veo problema. Pero sí miraría problema si las cosas no se hacen. O sea que ahí como que algo sí nos falta.

—¿Qué falta?

—Deben ser perfeccionados los mecanismos de asignación. A lo mejor va haber que poner un requisito de liquidación, quizá va a ser necesario un reglamento como el que hay para las exoneraciones de impuestos. Algo se me va a ocurrir para este presupuesto (2017).

—¿Eso eliminaría la discrecionalidad con la que parece que han estado estado asignando estos fondos?

—No es que se vaya a hacer para que no parezca una decisión discrecional, eso ayudaría a que el destino de los fondos se cumpla.

—El reglamento de la Asamblea establece una prohibición a los diputados: que no pueden participar en decisiones que les favorezcan o que favorezcan a parientes cercanos, y el diputado Gallegos apoyó el dictamen para favorecer a APDEMES. ¿Este caso debe ser investigado?

—En dado caso ocurriera un beneficio familiar, pero hasta ahora no había computado ningún beneficio familiar… Tenemos una comisión de ética que es la que revisa esos casos.

El dictamen 359, que contenía un cuarto de millón para la APDEMES fue elevado a votación en el pleno en la tarde del 20 de noviembre de 2014, el mismo día en que salió de la Comisión de Hacienda. El dictamen fue aprobado con 49 votos, y el primer diputado en pedir la palabra después de la votación fue el entonces vicepresidente de la Asamblea, Guillermo Gallegos. Encendió su micrófono y, emocionado, dijo: “¡Misión cumplida, El Salvador!”

Cero rastros en siete municipios

El jueves 3 de diciembre de 2015, más de un año después de haber sido favorecida por la Asamblea con medio millón de dólares, APDEMES rindió cuentas ante el Ministerio de Hacienda. Pero rendir cuentas, en realidad, es demasiado decir. En una nota publicada en la página oficial del Ministerio, el 3 de diciembre de 2015, se cuenta que “En el caso de APDEMES, realizaron programas de prevención contra la violencia en siete municipios de San Salvador”.

La historia de esos programas de prevención contra la violencia de los que habla APDEMES comenzó así: once meses antes de la rendición de cuentas, en una carta fechada el 13 de enero de 2015 y dirigida a la Dirección Financiera, Ana Dolly Valiente solicitó en nombre de la asociación los 250 mil dólares otorgados mediante el dictamen 359 y el decreto legislativo número 866 del 20 de noviembre de 2014.

Dos días más tarde, el 15 de enero de 2015, Ana Dolly Valiente firmó ante un notario la compraventa por 45,500 dólares de un pickup Hilux gris claro a un precio dos veces arriba del precio original. Para entonces, APDEMES aún no había recibido el desembolso de Hacienda.

Guillermo Gallegos junto al presidente Salvador Sánchez Cerén durante la sesión solemne en la que fue juramentado como nuevo presidente de la Asamblea Legislativa. Salón Azul del órgano legislativo. 10/11/2016./ Foto El Faro: Víctor Peña

Guillermo Gallegos junto al presidente Salvador Sánchez Cerén durante la sesión solemne en la que fue juramentado como nuevo presidente de la Asamblea Legislativa. Salón Azul del órgano legislativo. 10/11/2016./ Foto El Faro: Víctor Peña

La Dirección Financiera de Hacienda libró a favor de APDEMES un cheque por 125 mil dólares del estatal Banco Hipotecario el 27 de enero de 2015. Dado que la compraventa ocurrió 12 días antes antes de haber recibido el primer desembolso, El Faro preguntó a Ana Dolly Valiente con qué fondos adquirió Apdemes ese vehículo, pero ella insiste que se pagó con los fondos públicos otorgados por ese ministerio. “Hay un respaldo, pues. (El precio) lo analizamos en una junta directiva, ¿verdad’. Recuerde que solo soy representante, y son acuerdos que se toman”. El 20 de febrero, Hacienda libró un segundo cheque por 50 mil por medio del mismo banco; y un mes después libró un tercer cheque por 75 mil dólares. Todos fueron emitidos en favor de Ana Dolly Valiente.

Desde finales de 2008, APDEMES ha dado tres direcciones de sus oficinas. En 2015 y 2016, Apdemes dijo a Hacienda que el lugar de contacto con la Asociación era una pequeña oficina en un edificio de la 29 avenida norte, cerca de la “colonia médica”, en la capital. El Faro visitó el lugar pero ahí no hay rastros de la asociación. “Es que ya no estamos ahí”, dice la presidenta, que se niega a revelar la nueva ubicación. El Faro visitó la primera dirección postal de la asociación y resulta que esta es la casa de habitación del jefe de la UACI. En 2015, APDEMES dejó pistas de una dirección más, en la residencial Altamira, pero en ella tampoco hay rastros de ninguna asociación. El contrato de arrendamiento de esa casa forma parte de los documentos que Ana Dolly Valiente presentó a Hacienda.

Entre la información con que APDEMES liquidó a Hacienda los fondos recibidos hay unos miles de dólares respaldados con recibos simples en concepto de pago de viáticos. Ese informe es una carpeta titulada “APDEMES Informe 2015”, en la cual la asociación explica que llevó a cabo un “programa de prevención contra la violencia en los municipios de Apopa, Ciudad Delgado, Ilopango, Mejicanos, San Marcos, San Salvador y Soyapango”. Según la asociación, 175 mil dólares fueron destinados a la implementación de ese programa, pero en el informe presentado a Hacienda no hay más detalles.

El Faro consultó a Ana Dolly Valiente por qué en el informe no hay detalles sobre el programa ejecutado presuntamente en siete municipios. “A ver, a ver: fíjese que es un informe oficial, y si usted no le da credibilidad a algo oficial, de veras que yo ya ahí estoy fuera de todo eso…”

Este periódico consultó a las alcaldías de San Salvador, Mejicanos, Ciudad Delgado, San Marcos, Apopa, Soyapango e Ilopango si entre enero de 2015 y septiembre de 2016 colaboraron con APDEMES o si al menos supieron de programas de prevención de la violencia ejecutados por APDEMES. Las consultas se hicieron con dos alcaldes y con cuatro coordinadores de programas de prevención, y por medio de peticiones a las unidades de acceso a la información de dichas alcaldías. En todos los casos la respuesta fue negativa.

“Primera vez que la oigo mencionar. Aquí en San Marcos nunca ha venido a ofrecer ningún tipo de coordinación o acuerdo”, dijo el alcalde de San Marcos, Fidel Fuentes.

En el caso de Ciudad Delgado, municipio en el que inició el programa de prevención del gobierno nacional El Salvador Seguro, la respuesta fue tajante. Leticia de Oviedo es la coordinadora de la mesa de prevención.

—¿APDEMES? —se preguntó.

—Sí. Asociación para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades en El Salvador.

Oviedo, que había interrumpido una sesión de la mesa de prevención de la violencia del municipio para responder las preguntas, intentó encontrar en las caras de sus compañeros de mesa alguna pista. Varios movieron la cabeza de un lado a otro, en señal de negación.

—Esa entidad no existe en este consejo de prevención —sentenció.

—¿Pero puede ser que haya trabajado o esté trabajando por su propia cuenta, sin coordinación con esta mesa?

—Todos los que estamos aquí sabemos qué se está haciendo y qué no se está haciendo en las comunidades del municipio. Si esa organización no está en esta mesa, es porque su trabajo no existe.

En el vecino municipio de Apopa, el alcalde interino, Santiago Zelaya, también dijo que no es posible que APDEMES hubiera hecho algún trabajo en el lugar y que él no estuviera al tanto. “Aquí no los he oído mencionar. Ya tuviera algún conocimiento”.

El jefe de prevención de la violencia de la comuna, Ricardo González, lleva cuatro años en el cargo y dijo que jamás ha escuchado de APDEMES. “Me parece un poco raro porque nos está llamando el gobierno central a que toda institución, toda oenegé, sector organizado de la sociedad, la comunidad, el municipio, se unan en este esfuerzo del plan El Salvador Seguro; y si hay una oenegé que recibe fondos del gobierno y no aparece, no se suma a este plan, entonces el rumbo de estos fondos es contrario a lo que están manifestando”.

El Faro pidió a Ana Dolly Valiente que explicara cuáles fueron los trabajos de prevención de la violencia y cómo fueron desarrollados.

—¿Ustedes hicieron proyectos de prevención de la violencia sin el apoyo de las alcaldías?

—En ningún momento se gestionó en alcaldías porque si yo no respondo a las alcaldías, sino que es un proyecto precisamente para tratar de ayudar un tanto a este problema con los muchachos, ¿no?

—En las municipalidades nadie tiene conocimiento del trabajo de la asociación.

-Sí, tiene razón usted porque uno de los puntos que se tocó en junta directiva como asociación era buscar personalmente a los líderes comunitarios, y con ellos desarrollar el trabajo porque la experiencia indica que se demora, no nos contestan las alcaldías…

—O sea que encontraron siete liderazgos locales en cada uno de los siete municipios.

—Sí.

—¿Me puede brindar el contacto con cada uno de ellos?

—Mire, déjeme… pero es que eso bien complicado lo que me está pidiendo… y no es por otra cosa… sabe… aun nosotros para llegar a esos municipios, créame que no decimos ni quiénes son… la ayuda está. Es difícil, mire… hasta en los centros escolares, porque vaya… como defensa de territorio, usted no ignora la inseguridad y el problema de pandillas que tenemos… Y sabe, hay que hallarle hasta la forma como para poder sentar a un muchacho y explicarle, por ejemplo, la Lepina (Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia), explicarles principios morales…

—Precisamente por lo delicado de la situación, ¿no cree que sale mejor coordinar con las alcaldías?

—No, fíjese que no, no, no…

—¿Esa es toda la información que pueden brindar?

—Le repito, para llegar nosotros a las municipalidades, créame, tenemos que ser muy creativos.

El Faro solicitó el 15 de noviembre a la oficina de prensa del Ministerio de Hacienda que tramitara una entrevista con el ministro Carlos Cáceres o con un designado del ministro, para preguntarle por qué Hacienda ha otorgado dos años consecutivos fondos a APDEMES sin auditar su ejecución. Al cierre de esta nota no hubo respuesta.

***

El 26 de noviembre de 2015, la Comisión de Hacienda votó a favor del dictamen 78 que contenía la Ley del Presupuesto para el año 2016. a APDEMES se le asignaron 300 mil dólares. El dictamen, de nuevo, fue aprobado por Lorena Peña, Norma Guevara y Rolando Mata por el FMLN; Francisco Merino y Mario Ponce, por el PCN, y Guillermo Gallegos, por Gana.

Tres meses más tarde, en una carta fechada el 15 de febrero de 2016 y dirigida a la Dirección Financiera del Ministerio de Hacienda, Ana Dolly Valiente solicitó el desembolso de los 300 mil dólares. Hasta abril de 2016, Hacienda da cuentas de un pago parcial de 100 mil dólares a favor de APDEMES.

***

El martes 8 de noviembre, el diputado Guillermo Gallegos asumió como nuevo presidente de la Asamblea. Por la noche, asistió a una gala de la embajada de Estados Unidos, con motivo de las elecciones en el país norteamericano. Cerca de las 8 de la noche llegó a la fiesta Julia Nora Romero de Gallegos, su esposa. El Faro intentó hablar con ella, pero el diputado impidió que se le hicieran preguntas.

—No, ya no, suficiente –dijo Gallegos.

—Diputado, pero usted mismo nos dijo que le preguntemos a ella.

—No, ya no, por favor. Por favor, ya. Suficiente.

 

*Con reportes de Fátima Peña

Guillermo Gallegos, presidente de la Asamblea Legislativa, junto a su esposa Julia Nora Romero de Gallegos, durante un acto religioso relizado frente al edificio de la Asamblea Legislativa el día de su juramentación. Dos días antes de este acto, Gallegos pidió que se le preguntara a su esposa sobre APDEMES. Cuando El Faro intentó abordarla, en un evento de la Embajada de Estados Unidos, Gallegos impidió que se le hicieran preguntas.

Guillermo Gallegos, presidente de la Asamblea Legislativa, junto a su esposa Julia Nora Romero de Gallegos, durante un acto religioso relizado frente al edificio de la Asamblea Legislativa el día de su juramentación. Dos días antes de este acto, Gallegos pidió que se le preguntara a su esposa sobre APDEMES. Cuando El Faro intentó abordarla, en un evento de la Embajada de Estados Unidos, Gallegos impidió que se le hicieran preguntas. “Suficiente”, dijo. 10/11/2016./ Foto El Faro: Víctor Peña

Uno. De Cristian Villalta

Ya no más superestructura. Dejemos a Rousseau, a Hobbes, a Locke y a Dagoberto. No hablemos de la cosa pública; hablemos de esa cosa llamada políticos. Hablemos de un político.

Christian VillaltaCristian Villalta, 13 noviembre 2016 / LPG

Hay olvidos que son un pecado; otros, una bendición. Nuestra historia con las personas, las que queremos, puede entenderse como paréntesis de luz entre el olvido. Y hay otras gentes con las que lo mejor que puede hacerse, por lo que representan y por lo que dicen, es olvidarlas.

Y así estábamos hasta que, subido en una tarima con un pastor y un sacerdote, y con la Biblia en las manos, Guillermo Gallegos unía en una misma oración las palabras “GANA y Dios”, celebrando su juramentación como nuevo presidente de la Asamblea Legislativa.

la prensa graficaGallegos es la quintaesencia de la política partidaria en El Salvador. Ha llegado a presidir al principal órgano del Estado merced estrictamente a las negociaciones barriobajeras del FMLN con el partido que fue su satélite durante buena parte de la administración Funes, así como gracias a la blandenguería de ARENA, que nunca denunció el pacto entre esas dos fuerzas pese a que sumó suficientes votos para sentarse a negociar otras condiciones después de marzo de 2015.

En ninguna de sus alocuciones Gallegos alude al mandato de la ciudadanía; hasta el cinismo tiene un límite. Recordemos que este hombre tuvo apenas 53 votos más que Cristina López en la pelea por las diputaciones de San Salvador.

De los 24 diputados por San Salvador elegidos en ese ejercicio electoral, el de 2015, solo López y Rodolfo Parker tuvieron menos votos. El resto, los otros 21, tuvieron hasta el triple de aceptación y apoyo del electorado. Bueno, hasta ese exquisito prohombre antítesis del darwinismo que es Blandino Nerio ganó más votos.

Eso respecto de los que ganaron la curul. Pero hay otros 27 ciudadanos que también ganaron más votos. Ninguno de ellos se llevó la diputación pese a tener más legitimidad popular por esa farfullez de cocientes y residuos.

Una última y ya no más numeritos: el cociente por diputado en San Salvador fue de 25,879 votos por escaño. Este señor estuvo más de 1,500 votos abajo del cociente.

¿Qué legitimidad puede tener su nominación como presidente del Parlamento? Solo la que se consigue puertas adentro, en el reparto de prebendas y privilegios gubernamentales, oculto a la opinión pública, estilo de hacer política del cual ha sido digno representante junto con muchos de los que ahora lo aplauden como en un baile de máscaras.

En su jornada de juramentación, el representante de GANA, uno de los instrumentos a través de los cuales Elías Antonio Saca pretendió asaltar (sin albur) el poder, se dejó fotografiar y filmar rezando, y en la plenaria lanzó algunos reclamos a los legisladores de las dos fuerzas mayoritarias, invitándolas a la cordura. Dicen que viene con un manual de austeridad bajo el brazo y se presume que es del agrado de algunos embajadores.

Ahí es adonde confieso el Alzheimer. Y pregunto: ¿este es el mismo Guillermo Gallegos que ha pedido instalar la pena de muerte un año así y el otro también? ¿Era un homónimo suyo el que defendió la intentona de obligar a la Sala de lo Constitucional a concurrir de modo unánime en sus resoluciones? ¿Es esta la persona que está de acuerdo con armar a los civiles y refundar ORDEN? ¿Es el mismo diputado que ha viajado con fondos públicos a eventos a los que nadie lo ha invitado?

Sé que es, una vez conocido el futuro político de su padrino, el nuevo vocero de esa horchata de populismo conocida como “derecha social”. Con eso bastaba para olvidarlo, pero esa comedia llamada establishment político cuscacriollo quiso volverlo visible. Veámoslo pues, pero con objetividad.

Matarnos. De Cristian Villalta

Las reformas al Código Penal tan felizmente abrazadas por los políticos salvadoreños en estos tiempos de crispación deberían incluir el delito de apología de la violencia, con el agravante de “en funcionario público”.

Christian VillaltaCristian Villalta, 29 mayo 2016 / LPG

Y en el caso de los funcionarios de elección popular, además de multas, la represión a esas expresiones podría extenderse a días de cárcel y horas de trabajo comunitario. Digo, ya puestos en plan espartano, que es lo que vende.

No exagero, aquí no hay pretensión de hipérbole. Expresiones como “este año será de pura represión”, “hay que limpiar la zona” o la reivindicación de la pena de muerte caben dentro del coloquio privado de los ciudadanos, acostumbrados a una larga data de violencia, pero no en el discurso público, ni siquiera en la cháchara regular de diputados ni ministros.

Además de una simplificación de la realidad solo atribuible a la estupidez, ¿qué explicación cabe para estas manifestaciones?

la prensa graficaPrimero, una convicción profundamente antidemocrática según la cual es posible transformar la violencia directa sobre el individuo en autoridad y en respeto a la norma, sin daños colaterales y con el máximo de eficacia. Entre eso y Stalin hay tres pulgadas.

Confío en la evolución del pensamiento político de algunos líderes del FMLN; así como hay algunos que, en desafortunada jerga protocompita, dicen estar dispuestos “a partirse la madre contra los golpistas”, sé que hay otros que entendieron que el Estado avanzará en la medida que las instituciones se fortalezcan y que se construya ciudadanía y el tejido social sane. Pero ¿de qué sirve pensar de modo moderno, qué utilidad tiene salir de la caverna del totalitarismo y entender que la democracia es preferible, acaso viable, si acto seguido le sueltan la correa a sus mastines?

Es difícil creer que adentro del Gobierno no haya un debate en este momento acerca de qué tan lejos se ha ido en el peligroso camino de la militarización y de la pérdida del carácter civil de nuestra Policía.

Uno entiende el silencio de la oposición política sobre la necesidad de fiscalizar a los cuerpos de seguridad. Una de las piedras fundaciones del partido ARENA es la concepción del Estado como monopolio de la violencia, y por ende la suscripción incondicional a sus cuerpos represivos. No ha llegado el día que un diputado arenero, ni siquiera uno de sus delfines a los que el mero hecho de tener sentido común ya los hace ver cool y progresistas, se confiese preocupado por la actuación policial.

En la antípoda de esos reflejos ideológicos, uno creería más probable que desde las filas del FMLN se escuchara una preocupación. Es difícil creer que no hubo uno solo de nuestros ministros al que no se le haya indigestado la imagen del general Munguía Payés, usando su traje de fatiga, sentado como si tal cosa en el Salón Azul. Pero cuando has perdido el fondo, ya no reparas en las formas, ¿no?

Volviendo a nuestro aprendiz de Joseph Goebbels, futuro presidente de la Asamblea Legislativa, sería menos difícil aceptar que la cabeza de uno de los poderes del Estado piensa de ese modo si desde el Judicial o el Ejecutivo llegaran los contrapesos si no fácticos por lo menos mediáticos, sembrando un debate en la opinión pública. Al menos a nivel de la superestructura, diría Carlitos Marx. Pero cabe otra explicación para esos dichos: además de que pronunciarse en esa clave es impune, hacerlo es popular. De siniestro pasa a ser folclórico, y del folk pasa a ser aceptado, tolerado, considerado, como si después de 200 años de vida republicana, nuestro única experticia fuese matarnos unos a otros.

Carta a Guillermo Gallegos: El que comete apología del delito es usted. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 12mayo 2016 / EDH

Ya tiene una semana se andar diciendo a cualquier micrófono que le pongan enfrente: “¡Metan preso a Paolo Luers!” Por suerte mía (y del país), usted no es fiscal, ni juez, sino diputado, y además de los diputados sin ninguna credibilidad.

Anteriormente, usted se dedicó a exigir que me expulsen del país, probablemente ignorando que en nuestra República y en nuestra Constitución se ha erradicado la práctica de los regímenes militares de expatriar a sus críticos.

Desde el fuero de diputado que lo protege, usted me ha acusado, siempre en público, de ser “traficante de armas” (vea mi carta a usted titulada “Carta a un mentiroso compulsivo del 12 de febrero 2014) y “vocero de pandillas” y otras cosas por el estilo.

A mi me llena de orgullo tener a usted como enemigo. Los hombres decentes no podemos ser sino enemigos de los sinvergüenzas y de los predicadores del odio.

¿Cómo no ser enemigo de un dirigente político que promueve la pena de muerte y al no encontrar eco, abiertamente apoya la triste práctica de los comandos de exterminio, diciendo: “legal o ilegalmente, la pena de muerte en el país es necesaria”?

¿Y cómo no ser enemigo de un político que habla así en twitter?gallegos

Puedo perfectamente entender que así reaccionan las víctimas de la violencia. Pero no un diputado. A los diputados y funcionarios loselegimos para que no nos gobierna el higado, sino la racioanlidad.

Y este hombre que pide sangre me acusa a mí de apología del delito y de la violencia…

Por más que usted exija que me arresten y me acusen del delito de haber sido mediador de la tregua, esto no va a pasar. Y es más, también Raúl Mijango y los otros acusados en el “caso tregua” van a salir libres, una vez que se asienta el polvo de la acusación política y mediática y la justicia comience a revisar en serio las pruebas. A pesar de todo, a pesar incluso del populismo judicial en el caso de Raúl Mijango, yo sigo creyendo en nuestro sistema de justicia. Yo sigo confiando que no se preste a juicios políticos.

Mauricio Funes promovió los juicios políticos contra Don Billy Sol Bang y a Francisco Flores – y mire quien al final va a tener que enfrentar la justicia…

Usted va a terminar este año siendo presidente de la Asamblea Legislativa, porque lamentablemente así el FMLN se compró “gobernabilidad” para su gobierno. El precio que vamos a pagar como país, será inmenso. Ya vimos en Guatemala y Brasil qué puede pasar cuando ponen al frente del parlamento a personajes sin moral.

La única manera que usted puede cumplir con el país sería renunciar a la presidencia de la Asamblea.

44298-firma-paolo

#RingDeHoy: ¿Es necesario un estado de excepción para detener el alza de violencia y asesinatos en el país? De Guillermo Gallegos y Paolo Luers

Guillermo Gallegos y Paolo Luers debatiendo sobre estado de excepción y otras medidas extraordinarias de Seguridad

EDH20160330OPI029P

Sí es necesario. De Guillermo Gallegos

Guillermo Gallegos, diputado de GANA

30 marzo 2016 / EDH

En las democracias modernas se han establecido disposiciones constitucionales para definir los lineamientos para  que los gobiernos puedan declarar y aplicar normas excepcionales de emergencia en casos de graves conflictos externos e internos.

Debido a los inaceptables niveles de  una salvaje  criminalidad  de las pandillas que afecta  la seguridad de los salvadoreños, especialmente de aquellos que residen en las comunidades identificadas como de alta incidencia delincuencial, se hace necesario  buscar alternativas urgentes de solución que sean respetuosas del marco constitucional y legal del país.

Por ello, he propuesto con el claro objetivo de disminuir y controlar la espiral de violencia, la  urgente aplicación del diario hoyRégimen de Excepción Focalizado referido en el artículo 29 de la Constitución, en aquellos municipios identificados por su alta incidencia  criminal, en virtud de la grave perturbación al orden público que provoca y  a efecto de restituirles la tranquilidad a las familias decentes y honradas, salvaguardando  su vida, sus valores y bienes jurídicos.

Nos hemos basado en sólidas premisas jurídicas y constitucionales, no de exabruptos ideológicos o de mezquinos oportunismos políticos con objetivos electorales de sectores anacrónicos claramente  evidenciado, que mienten descaradamente y  manipulan  la realidad de los acontecimientos e iniciativas hechas con visión de nación.

La suspensión de  ciertas garantías constitucionales se hará únicamente en los municipios y comunidades en aquellos lugares identificados como de alta incidencia delincuencial, por las autoridades de seguridad pública.

Pero ante todo, queremos expresar con claridad y firmeza para que no se manipule nuestra posición, que los hombres y mujeres libres de GANA mantenemos  nuestra  enérgica  oposición  a  que los regímenes de excepción focalizados,   se utilicen como una justificación para implementar medidas de corte totalitario, como la supresión de  la  libertad del pensamiento, la libertad  de expresión y el derecho a la  información.

Estas facultades de suspensión de ciertas garantías constitucionales, dentro de un Estado de Derecho son una forma de protección especial del derecho fundamental a la vida, deben ser evaluadas como una medida adicional dentro de un conjunto de medidas excepcionales contempladas con visión sistémica e integral, no como una panacea aislada como la presentan malintencionadamente los grupos que  buscan cínicamente  agudizar la crisis nacional,  para obtener los votos de los salvadoreños espantados por el inhumano genocidio que  realizan las pandillas.

Los Estados ejercen estos poderes extraordinarios con fundamento en el marco constitucional y jurídico, pues ello regula su ejercicio y establece los límites necesarios al poder público, así como también determina las eventuales responsabilidades legales provenientes de las infracciones que cometan las autoridades en el ejercicio de dicha facultades.

El Salvador ha reconocido el Pacto de las Naciones Unidas sobre Derechos Civiles y Políticos suscritos en Nueva York el 16 de diciembre de 1966  que regula los estados de excepción de la siguiente manera: “En situaciones excepcionales que pongan en peligro la vida de la nación y cuya existencia haya sido proclamado oficialmente, los Estados parte en el presente Pacto podrán adoptar disposiciones que en la medida estrictamente limitada a las exigencias de la situación suspendan las obligaciones contraídas en virtud de este Pacto…”.

Las circunstancias excepcionales que vive nuestra nación no admiten los argumentos de los “envenenados ideológicamente”, ni de “oportunistas políticos”, ni mucho menos de “garantistas románticos”, que se llenan la boca con verborrea cargada de tecnicismos inconsistentes que se desmoronan ante la cruda y dolorosa realidad que vivimos todos los salvadoreños. !!!Nosotros sostenemos que las ideologías dividen y los principios unen !!!
Estamos plenamente convencidos  de nuestro compromiso cristiano  para detener la sangre derramada de nuestros hermanos, el cual es compartido incluso por el Arzobispo de San Salvador, que  con sinceridad clama por acciones inmediatas para salvar la vida de cada una de nuestras familias.

 @GGallegos24

No es necesario. De Paolo Luers

Paolo

Paolo Luers, periodista

30 marzo 2016 / EDH

Un estado de excepción según artículo 29 de la Constitución no aportaría nada para el combate a la delincuencia, y mucho menos para la reducción de la violencia. Los derechos constitucionales que permitiría suspender, no constituyen obstáculos para que la PNC, la Fuerza Armada y la Fiscalía hagan más eficiente su trabajo. Suspender las libertades de expresión, de asociación y de libre movimiento solamente afectaría a los ciudadanos comunes, ya que los pandilleros de todas formas se mueven fuera de la legalidad, con o sin régimen especial.

diario hoyProvocar un debate sobre un estado de excepción fue una clásica trampa cazabobos del FMLN. El primero que cayó fue el fiscal general: fue él quien en la reunión en Casa Presidencial propuso un régimen de excepción, no el presidente, quien solo hablaba en términos generales de ‘medidas excepcionales’. Luego cayeron varios diputados opositores. Como ya le pidieron un estado de excepción, el gobierno de repente ganó legitimidad para pedir por lo menos un ‘estado de emergencia’ y/o ‘medidas excepcionales’. De repente, a pesar del fracaso de sus políticas de seguridad, goza de amplio apoyo…

Un ‘estado de emergencia’ no suspende derechos constitucionales, pero le libera al gobierno de las limitaciones y reglas presupuestarias; le da el derecho de mover libremente fondos y contratar servicios o compras sin licitaciones públicas.

¿Es necesario un ‘estado de emergencia’ para detener la violencia en el país? Tampoco. El obstáculo para enfrentar con más eficiencia la violencia es la falta de un plan integral, o sea la incapacidad del gobierno de definir las prioridades de sus inversiones sociales. Un gobierno que no sabe priorizar estratégicamente sus inversiones, no necesita más flexibilidad en el manejo del presupuesto, necesita más flexibilidad mental que le permita abandonar los conceptos clásicos de mano dura y, aun peor, de la estrategia contrainsurgente aplicada a seguridad pública. El derecho de hacer uso discrecional de los fondos públicos no mejora la capacidad del combate a la delincuencia, sólo abre nuevos espacios para la corrupción.

Quedan entonces las ‘medidas extraordinarias’ que el ejecutivo presentará a la Asamblea después de vacaciones. Lo irónico: pedirán apoyo legislativo incluso para medidas que ni siquiera requieren aprobación parlamentaria.

La principal medida extraordinaria que implementarán es la intervención de los centros penales, con medidas muy drásticas: suspensión total de visitas (familiares, abogados, delegados de la Cruz Roja Internacional); encierro en celdas las 24 horas; requisas permanentes en todos los penales; toma de control de seguridad penitenciaria por parte de la PNC.

Nada de esto requiere aprobación legislativo. Lo que buscan es el aval de la oposición para sus planes, pero sin revisión del rumbo de su política de seguridad. Quieren que la oposición comparta el costo político, en caso que la situación, en vez de mejorar, se empeore a partir de las ‘medidas extraordinarias’.

¿Medidas extraordinarias de este tipo tienen sentido para reducir la violencia? No. Aunque es cierto que muchos delitos son ordenados o aprobados desde las cárceles, no existe ningún indicio para esperar que se cometerán menos delitos, con menos violencia, si se corta totalmente la comunicación con los pandilleros presos. Por lo contrario, es más probable que la violencia se multiplicará – como ha pasado cuando en febrero 2015 sometieron a aislamiento total en Zacatraz a las máximas cúpulas pandilleras. Intervenir los penales es otra medida populista con el cual el gobierno mostraría mano dura, pero la experiencia indica: Por más atomizadas y desorganizadas las pandillas, más agresivas y violentas se vuelven. La incapacidad de controlar los territorios no se resuelve incrementando la represión en los penales.

La mejor medida excepcional que sería que el gobierno retome y ejecute con eficiencia y consistencia todas las funciones regulares que el Estado ha dejado de cumplir para buena parte de sus territorios. Como escribió Sandra de Barraza: “En situaciones excepcionales, deben tomarse medidas extraordinarias. Extraordinario es utilizar el valioso talento y los millonarios recursos disponibles en el sector público extraordinariamente.”

@paololuers