Fomilenio

Carta sobre la diferencia entre la realidad y la percepción de la corrupción. De Paolo Luers

7 marzo 2019 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Cosas extrañas están pasando en El Salvador. No solo el plato volador que observó Will Salgado en el cielo nocturno sobre San Miguel. Ahora circula una carta fantasma, primero en las redes, luego hasta en los periódicos, dirigida al presidente Salvador Sánchez Cerén. Supuestamente la mandó Cynthia Huger, vicepresidenta de la Corporación del Reto del Milenio, que es la instancia que maneja y controla los fondos de Fomilenio. Digo supuestamente, porque la copia divulgada no lleva firma. Y es imposible compararla con la original, porque esta extrañamente no ha sido recibida en Casa Presidencial, a pesar de que la copia de la supuesta correspondencia lleva fecha del 22 de febrero. ¿Tardará 3 semanas la valija diplomática desde Washington a San Salvador?

¿Qué es lo importante de la supuesta carta? El fuerte reclamo que hace en cuanto a la corrupción en El Salvador. Según la misteriosa carta, El Salvador “no ha pasado la evaluación de desempeño” respecto al “control de la corrupción.” O sea, reprobados en materia de la lucha contra la corrupción…

Bueno, es entendible que al gobierno de Estados Unidos, como donante de los fondos de Fomilenio, le preocupe la corrupción, igual que a nosotros. ¿Pero cuál es la tal “evaluación de desempeño” que hace el gobierno de Estados Unidos para llegar a la conclusión que nuestro país no está combatiendo debidamente la corrupción?

Por más increíble que parezca, la respuesta es que mandan a hacer encuestas. La tal “evaluación de desempeño” de la lucha contra la corrupción en El Salvador (y otros países del mundo) que hace el gobierno de Estados Unidos para decidir si mantiene, reduce o suspende su ayuda financiara no es un examen objetivo de la corrupción y de las medidas anticorrupción. Lo que miden es la precepción que la gente tiene sobre estos asuntos. Una metodología parecida a la del famoso “Latinobarómetro” y otras encuestas que hace el Banco Mundial.

En estas encuestas preguntan a la gente si tienen la impresión que en su país hay mucha, o poca corrupción, si la corrupción ha aumentado y si el gobierno la está combatiendo debidamente. Es obvio que de esta manera no se mide la corrupción sino la percepción que la gente tiene de ella que puede ser correcta pero igual puede ser equivocada.

Por lógica, la percepción de la corrupción aumenta cuando hay muchos funcionarios acusados de corrupción y cuando todos los días los medios y los políticos hablan de estos casos. Pero lo que aumenta no es la corrupción objetiva, sino la percepción subjetiva. La corrupción objetiva, al investigar, enjuiciar y publicitar a tantos casos de corrupción, bien puede estar reduciéndose. Y es bien probable que esto esté pasando en El Salvador. ¿Usted piensa que hoy hay más corrupción en El Salvador que bajo los gobiernos de Saca y Funes? Yo no.

Entonces, lo realmente misterioso de esta carta no es que no tenga firma y que en 3 semanas no haya llegado a Casa Presidencial. El hecho realmente misterioso es que esta carta, si es que es auténtica, confunde la percepción con la realidad y con base en esta confusión amenaza con recortar la ayuda financiera de Estados Unidos a El Salvador.

Entonces, queda la pregunta: ¿Quién anda circulando esta carta misteriosa, sin explicar la diferencia entre realidad y percepción? ¿Y con qué fin?

Saludos,

Carta a los señores del Fomilenio: No se presten a maniobras del gobierno. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 29 noviembre 2016 / EDH

Estimados amigos:
Tienen razón mis amigos William Pleitez y Bobby Murray, quienes a nombre de la Corporación Fomilenio han puesto en la agenda nacional la urgencia de dar mantenimiento adecuado a nuestra red vial. El actual gobierno ya es el tercero que ha dejado abandonadas las carreteras, porque han usado el FOVIAL, que todos nosotros financiamos cada vez que echamos gasolina, para financiar proyectos que por ley corresponden a Obras Públicas, no al FOVIAL: reconstrucción de carreteras y obras nuevas, incluyendo los pasos a desnivel, túneles, etcétera.

diario hoyUstedes, que están a cargo de Fomilenio, deberían seguir presionando al gobierno que se haga cargo del mantenimiento. Pero no deben prestarse a ayudar al gobierno a zamparnos un aumento del impuesto para el FOVIAL de 20 a 37 centavos por galón de gasolina o diesel.

La ley es clara: El impuesto para FOVIAL es exclusivamente para el mantenimiento de la red, no para su renovación, ni mucho menos para proyectos nuevos. Esto es tarea del MOP, y lo tiene que financiar poniendo los costos en el presupuesto nacional. Pero dentro de la política inconstitucional de no poner todos los costos en el presupuesto, los gobiernos de Saca, Funes y Sánchez Cerén han optado por vaciar las cajas del FOVIAL, pagando de este fondo específico las inversiones en nuevas obras. Esto tiene para ellos la ventaja de poder artificialmente reducir el déficit en su presupuesto general, pero con la grave consecuencia que ya no quedan fondos para el mantenimiento. El lamentable estado de las carreteras refleja esta realidad.

La Asamblea, y específicamente la oposición legislativa, debe ver esta problemática en el contexto de sus actuales negociaciones para obligar al gobierno a presentar un presupuesto completo y equilibrado, incluyendo las inversiones del MOP. Aprobarle al gobierno el aumento de 17 centavos por galón para el FOVIAL significaría legitimar otra forma de manipular el presupuesto. Y los voceros del Fomilenio no pueden hacerse cómplices de esta maniobra. Ni tampoco los diputados.

Una vez que las inversiones del MOP ya no se carguen al FOVIAL, se puede hacer, con la ayuda de los expertos de Fomilenio, un análisis de las necesidades de mantenimiento. Y si este análisis llega a la conclusión que hay que ajustar el monto del impuesto del FOVIAL, la Asamblea tendrá que aprobar el aumento que sea necesario para garantizar el mantenimiento adecuado. Pero no para ayudar al gobierno a esconder montos que no quiere incluir en el presupuesto del MOP. Y no serán 17 centavos adicionales por galón, sino tal vez un reajuste de 7 % que plantean los expertos del Fomilenio. Estrictamente para mantenimiento, y ni un centavo más.

La presión del Fomilenio y sus autoridades, que tienen mucho prestigio, tiene que ser sobre el gobierno, para que ordene sus finanzas, y no sobre la Asamblea, para que apruebe nuevas cargas a la población. La imagen de ustedes, acompañando al gobierno cuando solicitaron el aumento del impuesto, se presta a muchos malentendidos.

Atentamente, su amigo

44298-firma-paolo

Debilitar instituciones democráticas contradice búsqueda de inversiones : Bobby Murray

Advierte que Fomilenio II y Asocio Para el Crecimiento pueden disminuir el impacto esperado.

Roberto Murray Meza

Roberto Murray Meza

Marlon Manzano, 11 junio 2015/EDH

Para el reconocido empresario salvadoreño, Roberto Murray Meza, presidente de Grupo Agrisal, cada generación de empresarios tiene que asumir diferentes retos para hacer negocios e invertir, pero al mismo tiempo reconoce que todos los ciudadanos particulares y, principalmente la clase política, debemos asumir compromisos para salir adelante.

“No sólo los ciudadanos debe asumir compromisos, sino que principalmente la clase política debe asumir responsabilidad ante la grave crisis del país”, explicó Meza.

En los últimos años la Sala Constitucional ha recibido constantes ataques por parte de funcionarios de gobierno y diversos partidos políticos que se muestran inconformes por las admisiones de recursos de inconstitucionalidad y las posteriores resoluciones que han venido a perturbar el estatus quo de la clase política y los intereses de diferentes sectores.

“Cuando las instituciones políticas no se respetan, se abusan, se destruyen o se hace que pierdan la credibilidad se vulnerabiliza a la sociedad, es por eso que el salvador tiene que tener cuidado de mantener las instituciones democráticas fuertes, abiertas, al servicio de la gente, no al servicio de grupos ni al servicio de políticos particulares”, profundizó Meza.

Según el presidente de Grupo Agrisal, del respeto a las instituciones democráticas y republicanas, “que es el fondo de todo esto”, depende la transparencia, la selección de gente competente, la definición de los límites y las políticas claras de lo que debe hacer los servidores públicos.

Para Murray Meza la Sala Constitucional representa una de las pocas instituciones que ha mantenido independencia y que muestra gran determinación en su actuar, de ahí la importancia del por qué es importante su cuido y protección.

“Veo que hay un gran debate por la Sala, debemos tener mucho cuidado con eso, debemos cuidar el espíritu y la ley de la Sala, por primera vez la Sala ha jugado un rol de total independencia del ejecutivo, ahora nadie sabe en qué dirección irán los dictámenes de la Sala”, explicó Meza.

De acuerdo al empresario, los beneficios de tener una Sala fuerte, independiente y competente son fundamentales para el país, y advierte que si las instituciones son débiles, el país estará en problemas.

Cifras y hechos hablan por sí mismos

Meza agregó en su análisis de institucionalidad democrática la variable económica, para él, las cifras y los hechos hablan por sí solas y actualmente los principales indicadores económicos muestran un panorama negativo para el país, por un lado el empresario menciona que la economía no está creciendo como debiera, la inversión extranjera no está entrando al país como los otros países de la región, los empleos no se están generando al ritmo planificado, la deuda está creciendo cada vez más.

Al mismo tiempo, advirtió que debilitar las instituciones democráticas es contradictorio para los esfuerzos que desde el gobierno buscan atraer inversión extranjera para reactivar la economía, en ese sentido Meza utilizó de ejemplo el Asocio Para el Crecimiento y Fomilenio, “Esas dos actividades van a permitir un inicio de la reactivación económica, ya que mandará un mensaje al extranjero de que en El Salvador se está haciendo lo que hacia falta para ir a invertir, por eso es importante que no estemos debilitando las instituciones ya que nos estaríamos contradiciendo”, remarcó Murray Meza.