Salvador Sánchez Cerén

Carta a Salvador Sánchez Cerén: Limpieza general del gabinete. De Paolo Luers

Paolo Luers, 10 marzo 2018 / MAS! y El Diario de Hoy

Señor presidente:
Todos las figuras de su partido están hablando sobre el resultado desastroso que sacaron en las elecciones. Tratan de explicarlo, hacen algunos mates de autocrítica, prometen escuchar al mensaje de sus bases. Todos menos usted.

Tal vez usted piensa que quedarse callado demuestra actitud presidencial. Tal vez piensa que como presidente está encima de estas discusiones. Gran error: lo que la gente, incluyendo muchos militantes y bases del FMLN, están exigiendo son cambios en el gobierno, tanto en la composición del gabinete, como en las prioridades y políticas públicas. Ustedes pueden hacer cambios en la dirección del partido. Deberían. Pero lo que urge a la gente es un mejor gobierno. Más allá de los militantes, a los ciudadanos no les importa el partido, les importa el gobierno y los servicios que da – o más bien no da.

A la gente, también a mi, les da igual si Medardo, Ramiro, Norma y Sigfrido sigan mandando en el FMLN. Esto no nos afecta. Tienen que discutir internamente en el partido si les conviene o no, con vista a las elecciones del 2019. Lo que la gente pidió a gritos el 4 de marzo, incluyendo las bases del FMLN, son cambios en el gobierno. Y esto, señor presidente, es asunto suyo. Solo usted puede poner orden en el gobierno, puede sustituir a ministros y funcionarios que manejan las instituciones como si fueran feudos de ellos.

No es nada difícil saber a quiénes tiene que sustituir. Sólo vea dos cosas: los resultados y los reclamos de la gente. Haciendo esta evaluación, le sale la lista de los ministros y funcionarios que tiene que despedir.

Primero, sus encargados de Seguridad. Empezando con su secretario Manuel Melgar, con el ministro-comisionado Ramírez Landaverde, y con el director de la PNC, Howard Cotto. No le tengo que explicar porqué, es obvio que han fracasado.

Segundo, el presidente de CEL, David López, que no ha logrado aumentar la capacidad de generación de energía eléctrica del país, a pesar de cientos de millones de dólares invertidos. El problema: los han invertido mal. Y el daño lo pagamos todos los meses los ciudadanos y los empresarios, porque CEL no ha logrado bajar los costos de energía.

Tercero, el presidente de CEPA, Nelson Vanegas, en cuya administración se ha saboteado la concesión de nuestros puertos y la ampliación de nuestro aeropuerto, con enormes costos para el desarrollo del país.

Cuarto, el presidente ANDA, Marco Fortín, cuya arrogancia, incompetencia y falta de transparencia le han costado al FMLN buena parte de los votos que perdió.

Quinto, el viceministro de Transporte, Nelson García, quien es tal vez el personaje más odiado por los millones de afectados del caos en nuestras ciudades.

Sexto, el ministro de Hacienda, Carlos Cáseres, quien nunca ha sido capaz de presentar presupuestos equilibrados y completos.

Séptimo, el jefe de PROESA, Sigfrido Reyes, a quien urge sustituir por un funcionario con capacidad profesional y capacidad de atraer inversiones. Ahí va en la cola José Luis Merino, a quien no hay que sustituir con nadie, porque tiene una plaza de viceministro fantasma que inventaron para conseguirle fuero.

Hay más que ya no me caben en esta carta: en la Lotería Nacional, en CORSAIN, en Economía y Salud.

Así que, cuando al fin decida romper su silencio, que sea con el anuncio de una limpieza radical de su gabinete. Y luego para anunciar nuevas políticas en estos ministerios y dependencias.

Estamos pendientes. Saludos,

Carta sobre los comisionados Cotto y Landaverde, su jefe máximo, y la falta de control civil sobre la PNC. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 3 marzo 2018 / MAS! y El Diario de Hoy

Me han dicho que he sido injusto con Howard Cotto, pidiéndole su renuncia. Es cierto, lo lamento. Hubiera tenido que pedir la renuncia también a Mauricio Ramírez Landaverde, el ministro de Seguridad, quien tiene el mandato constitucional de ejercer el control civil sobre la PNC. Cosa que difícilmente puede hacer, siendo policía.

Hubiera tenido que resaltar que según nuestra Constitución el máximo responsable de la PNC no es el director general, ni el ministro, sino el presidente de la República.

Art. 168.- Son atribuciones y obligaciones del Presidente de la República:
17.- Organizar, conducir y mantener la Policía Nacional Civil (…) con estricto apego al respeto a los Derechos Humanos y bajo la autoridad la autoridad de autoridades civiles.

logos MAS y EDHEl problema es que el actual presidente no ejerce este mandato constitucional. Lo delega a su secretario Manuel Melgar, quien en el gobierno de Funes fue ministro de Seguridad y tuvo que ser sustituido por incapacidad. Es a él, no al presidente, que los miembros del gabinete de Seguridad reportan. Pero delegar a su secretario no exime al presidente Salvador Sánchez Cerén de la responsabilidad sobre la PNC.

Para hacer justicia al serio problema que tiene la PNC, yo hubiera tenido que exigir a los diputados de la Asamblea Legislativa que hagan un tiempito en medio de su campaña proselitista para interpelar al ministro de Seguridad y al director de la PNC y pedir explicaciones sobre las situación del GRP, sobre investigaciones internas, y sobre las responsabilidades de los oficiales superiores. Lastimosamente, la Asamblea no tiene derecho de interpelar al presidente de la República, pero si le podemos exigir que le pida explicaciones sobre como ejerce el control de la PNC.

Entonces, para hacer justicia al problema de la PNC (y ser justo también con el comisionado Cotto), hay que concluir que lo que observamos no solamente es una crisis de la conducción de la PNC, sino es una crisis institucional, en la cual ni el ministerio de Justicia y Seguridad, ni el presidente de la República, ni la Asamblea Legislativa cumplen sus responsabilidades. Un problema institucional, tienen razón los que criticaron mi carta a Howard Cotto, no se resuelve con la renuncia o el despido del director de la PNC. Hay que remover también al comisionado policial al mando del ministerio y volver a establecer el control civil sobre la policía. Sólo así será posible una reestructuración profunda de la organización interna y la conducción de la PNC, recuperando su carácter apolítico y profesional que exige el artículo 159 de la Constitución.

El debate sobre este desafío hay que comenzarlo desde ya, pero resolver este problema le tocará al próximo gobierno que elegiremos en marzo del 2019.

Saludos,

44298-firma-paolo

La carta anterior, a Howard Cotto

El corrosivo efecto de la mentira. De Manuel Hinds

Repetir una mentira diciéndola con gran seguridad siembra la duda en mucha gente, especialmente en un medio tan lleno de ignorancia como el nuestro.

manuel hindsManuel Hinds, 29 diciembre 2017 / El Diario de Hoy

Hace un poco más de una semana el Presidente de la República dio un mensaje navideño en el que resumió la situación del país y las cosas que este gobierno ha hecho para mejorarla. Cualquier persona que conozca El Salvador quedó con la impresión de que el presidente estaba hablando de otro país: todo está en orden, el gobierno ha hecho tantas cosas para mejorarlo que nunca ha estado en mejores condiciones y está planeando hacer otras que lo dejarán todavía mejor, en todas las dimensiones de la vida.

EDH logCualquiera pudiera preguntarse qué esperaba ganar el presidente al pintar una situación tan maravillosa cuando el desastre que es la realidad está a la vista de todos. Diversas encuestas han reportado que más del 80 % de la población piensan que el país está mal o muy mal y porcentajes similares están muy decepcionados de la manera en la que el FMLN ha manejado al país. ¿Por qué entonces pintar una realidad alternativa? ¿Qué gana el FMLN al tratar de esconder la verdad en un medio en el que todo el mundo puede darse cuenta de ella?

Hay varias cosas que puede ganar. Por supuesto, hay mucha gente que quiere creer que todo está bien porque tiene intereses creados en el régimen o porque está cegada por sus emociones, y necesita saber qué cosas dirán todos los del FMLN para defender lo indefendible. Las mentiras de los discursos establecen la línea para defender al régimen.

Pero el FMLN dirige sus afirmaciones de que todo está bien hacia un público que está más allá de su voto duro. Repetir una mentira diciéndola con gran seguridad siembra la duda en mucha gente, especialmente en un medio tan lleno de ignorancia como el nuestro. Aseverar que todo está perfecto puede hacer pensar a mucha gente que el país está mejor que ellos, que el país en realidad está mucho mejor pero que esa mejoría todavía no les llega a ellos. El convencerlos de eso es una ventaja.

Pero la ventaja más grande que el FMLN extrae de estas noticias falsas es más sutil que eso. Al enfatizar tanto la idea de que todo está bien, ellos hacen pensar a la gente que ellos real-mente están creyendo lo que están diciendo, y los hacen pensar que “esa es la verdad para ellos”, y, con eso, que no están mintiendo sino dando sólo una versión diferente de la realidad. Al creer esto, los ciudadanos dejan de estar en el mundo real y dan la misma legitimidad a la verdad y a la mentira. Una vez que ese paso se ha dado, el que esgrime la mentira tiene la ventaja, ya que puede mentir todo lo que quiera y mantener su legitimidad frente al pueblo. Es de esta forma que los demagogos anulan la enorme ventaja de los que están con la verdad. Es en este ambiente de ambigüedad con respecto a la verdad y la mentira que triunfan los que quieren imponer una tiranía totalitaria. Esto lo han entendido todos los demagogos de la historia, desde Julio César, que acabó con la República Romana, hasta Juan Perón en Argentina, desde el comunista Lenin hasta el nazi Joseph Goebbels, desde Fidel Castro hasta Nicolás Maduro.

En su clásico “Los orígenes del totalitarismo”, la famosa científica política Hannah Arendt identificó esa relación entre la confusión de la verdad con la mentira y la posibilidad de ejercer una tiranía totalitaria: “El sujeto ideal del yugo totalitario no es el nazi convencido ni el comunista convencido, sino la gente para la cual la distinción entre el hecho y la ficción (esto es, la realidad de la experiencia) y la distinción entre verdad y falsedad (esto es, los estándares de pensamiento) ya no existen”.

arendtpic

Es prácticamente imposible que el presidente y el FMLN logren convencer al pueblo de que todo está bien. No pueden ni siquiera convencerlo de que estaba igual de mal antes de que el FMLN tomara el gobierno en 2009. En estos dos años de elecciones, hay que evitar que hagan creer al pueblo que sus mentiras son otra versión de la verdad.

Carta al presidente: Le ofrezco mis servicios de traductor. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 21 noviembre 2017 / El Diario de Hoy y mas.sv

Estimado Salvador Sánchez Cerén:
Luego de la visita que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos hizo a nuestro país para verificar los múltiples informes sobre violaciones de los Derechos Humanos por parte del Estado, publicó sus conclusiones y sus exigencias a su gobierno. Tal vez por el lenguaje diplomático en que se redactan este tipo de documentos, usted no logra captar que este informe es demoledor y necesita urgentes medidas por parte de su gobierno.

Le ofrezco mis servicios de traductor para que entienda lo que el hombre está diciendo.

logos MAS y EDH“El Plan El Salvador Seguro es un modelo positivo, pero necesita ser implementado de forma integral, de acuerdo con las normas internacionales de los derechos humanos.”

En buen cristiano: El plan de seguridad que ustedes implementan no cumple las normas internacionales de Derechos Humanos. Cámbienlo.

“Hay informes alarmantes de asesinatos extrajudiciales y el retorno de los escuadrones de la muerte.”

En buen cristiano: Los funcionarios de su gobierno que permiten esto pueden enfrentar demandas ante el Tribunal Penal Internacional. Incluyendo usted, si no pone orden.

“Las Medidas Extraordinarias de Seguridad desde abril de 2016 han colocado a miles de personas en detención prolongada y aislamiento bajo condiciones realmente inhumanas.”

Para no dejar espacio a interpretación, esta frase la tradujo el mismo Alto Comisionado: “Insté al Presidente que derogue las medidas extraordinarias.”

“Insté al Presidente que garantice acceso a estos centros de detención a las organizaciones internacionales independientes.”

Entiéndase: Es ilegal su decisión de no permitir que las condiciones de encarcelamiento sean verificadas por organismos independientes y competentes. Deje de bloquear el trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

“Insté al gobierno que ratifique el Protocolo Facultativo de la Convención Contra la Tortura como una medida adicional para prevenir la tortura y el trato inhumano y degradante en todos los centros de detención.”

Entiéndalo bien, presidente: En su sistema carcelario existen prácticas de tortura.

“Noté cómo la violencia está escalando el desplazamiento forzado dentro de El Salvador y la migración. Para poder enfrentar de forma completa este problema creciente, el Gobierno necesita reconocer que está sucediendo.”

En texto claro y pelado: Deje de mentir y reconozca las realidades creadas por sus políticas. Negar la existencia de desplazados internos significa negarles la debida atención por organismos internacionales y viola derecho internacional.

“El Salvador debe cumplir con sus obligaciones para con los derechos humanos a nivel internacional y suspender la prohibición absoluta contra el aborto.”

Esto más bien hay que traducirlo para que lo entienda ARENA: Si siguen bloqueando la reforma a la legislación sobre el aborto, son corresponsables de serias violaciones a los Derechos Humanos.
Y el mensaje para usted: La negativa de ARENA no es excusa para no tomar acción como presidente. Para no perderse, el Alto Comisionado le da la receta: Establecer “por decreto presidencial un Comité Ejecutivo Experto compuesto por miembros nacionales e internacionales”, con el fin de “revisar todos los casos donde las mujeres han sido detenidas por ofensas relacionadas a aborto, con el objetivo de asegurar el cumplimiento con el debido proceso y estándares de juicios justos. Llegase a descubrirse que sus casos no cumplieran, apelo por la inmediata liberación de estas mujeres.”

Espero que con esta pequeña ayuda haya entendido el mensaje, presidente.

Saludos,

44298-firma-paolo

¿Preguntas al presidente? De Ricardo Avelar

¿Cuándo fue la última vez que un presidente de la República se sometió a un cuestionamiento directo por parte de miembros de la oposición en El Salvador? ¿Habrá habido alguien, después de Armando Calderón Sol, que se sometiera constantemente al escrutinio de la prensa?

ricardo avelarRicardo Avelar, 26 octubre 2017 / EL DIARIO DE HOY

Cada miércoles, en la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico, quien ocupa la silla de Primer Ministro debe sentarse por 45 minutos frente a sus compañeros parlamentarios y ser bombardeado con preguntas sobre cualquier tema de coyuntura o cualquier política que sea relevante en el momento para los británicos.

De este evento, llamado creativamente Prime Minister’s Questions (Las preguntas al primer ministro, o primera ministra en este caso), han surgido importantísimos debates y algunos momentos bastante entretenidos.

EDH logEn un formato que pareciese caótico hay ciertas reglas que tomaría tiempo explicar, pero en términos generales buscan que haya una dinámica de constante cuestionamiento entre las diferentes bancadas políticas. Estos eventos además son abiertos al público, aunque por razones de espacio hay asientos limitados.

Desde la instauración de la práctica en 1880, los británicos saben que además de las usuales discusiones que se sostienen en el Parlamento, al menos una vez por semana quien ocupa la oficina de primer ministro será cuestionado directamente y no hay opción de evadir las preguntas, aunque algunos han sido más hábiles en “hablar paja”. El desorden y el ruido que se produce en la Cámara son señales importantes de un estilo de hacer política que se somete a una constante evaluación.

¿Cuándo fue la última vez que un presidente de la República se sometió a un cuestionamiento directo por parte de miembros de la oposición en El Salvador? ¿Habrá habido alguien, después de Armando Calderón Sol, que se sometiera constantemente al escrutinio de la prensa?

La falta de una práctica sistemática de preguntas a un presidente o a cualquier funcionario relevante, ya sea por la oposición, la ciudadanía o en conferencias de prensa, tiene varios efectos nocivos en una democracia. Primero, lo obvio, no sabemos qué piensan sobre determinada situación. Podrán pronunciarse en rimbombantes cadenas o comunicados de prensa sobre un tema o dos, pero la agenda nacional es más amplia que esos pocos minutos al aire.

Segundo, no se puede repreguntar. Es decir, si una respuesta, postura o enunciado queda a medias, ¿cómo hacemos para ahondar? La comunicación en una vía no le permite a un mandatario saber si aquello que sus asesores le prepararon es realmente una respuesta a las diferentes inquietudes de la ciudadanía. Y honestamente no me consta que lo quiera o le interese saber.

Tercero, es fácil calificar de desestabilización u oposición necia cualquier crítica si no hay una forma sistematizada de exigir rendición de cuentas en vivo y a todo color. Por otro lado, si la hubiese, se podría notar cuáles son aquellos temas donde siempre hay dudas, repreguntas o cuestionamientos.

Cuarto, quien sea que pudiese tener acceso a las preguntas (la oposición, la ciudadanía o la prensa) se pierde de un importantísimo ejercicio de fogueo. El hábito de preguntar requiere precisión y práctica, y si se hace constantemente es cada vez más inquisitivo.

Y como estas, veo muchas más cosas que los salvadoreños nos estamos perdiendo cuando no establecemos como costumbre este tipo de ejercicios democráticos.

Pensémoslo bien: nuestro presidente difícilmente da la cara y cuando lo hace, es en eventos montados por su equipo, como los “Festivales del buen vivir”, donde los mensajes provistos pintan un país que le produce mucha envidia a suecos y finlandeses. Algunos de los principales alcaldes del país parecen ser inalcanzables para la prensa y hay unos que hasta le han cerrado puertas a medios en concreto.

Es más fácil encontrar a un diputado, pero pueden llegar a ser elusivos o solo dar la cara cuando hay temas en su agenda en particular que les interesa posicionar. Y ante preguntas difíciles, tienden a cerrarse sin temor a ningún costo político.

Por otro lado, esto no es una calle de un solo sentido. Los ciudadanos nos hemos acomodado a no exigir respuestas y solo emitir un juicio fácil o parcializado ante una situación política en particular.

La democracia británica claramente no es la ideal, algo que se puede evidenciar mucho estos días, por ejemplo, con la incertidumbre sobre el Brexit. Sin embargo, algo se puede aprender de estos mecanismos, que obligan a rendir cuentas y no le permiten a ningún primer ministro vivir la falsa ilusión de aceptación y aplausos que le pueda proveer su equipo de propaganda.

@docAvelar

Carta a Salvador Sánchez Cerén: ¿Quiere ser el presidente que revivió los escuadrones? De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 24 agosto 2017 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Estimado señor presidente:
Los colegas de la revista Factum (a los cuales felicito) publicaron una investigación que comprueba que dentro de la PNC operan grupos de exterminio. De hecho son escuadrones de la muerte, igual que los que operaban durante la guerra civil. Con la pequeña (pero significativa) diferencia que ahora no existen bajo la protección de un régimen militar, sino de un gobierno de izquierda.

Usted tiene dos opciones: o desmantela estas estructuras de terrorismo del estado y erradica de su política de Seguridad esta aberración – o se hace cómplice.

masHace falta una investigación fiscal, jurídica y posiblemente parlamentaria para determinar quiénes son los autores intelectuales de esta práctica de exterminio. Su director de policía ya se hizo el suizo. Seguramente su ministro de Seguridad hará los mismo. Dirán que van a investigar. Pero nadie confia en la voluntad de la PNC de investigarse a si mismo.

No se trata de grupitos de malos policías fuera de control. Es mucho más serio: No es una policía fuera de control del gobierno, sino una policía y un gobierno fuera de control de la ley. El mismo secretario presidencial Hato Hasbún presentó la famosa FES (la fuerza EDH logespecial de la PNC en cuyo seno operan los escuadroneros) como “batallón de limpieza”. Los policías que cometen estas ejecuciones lo hacen convencidos que están implementando la misión que sus máximos jefes les han dado, en el marco de una política oficial de Seguridad, diseñada y supervisada por el director de la PNC Howard Cotto, el ministro de Seguridad Mauricio Landaverde, y secretario presidencial y comisionado de Seguridad Hato Hasbún, el vicepresidente y coordinador de Seguridad Oscar Ortiz. Pero la última responsabilidad, por mandato presidencial, la tiene usted como presidente de la República. Usted es el comandante en jefe de la Fuerza Armada y de la PNC.

Entonces, la pregunta es: ¿A quienes de los arriba mencionados usted va a responsabilizar y sustituir por haber promovido y protegido el surgimiento de los escuadrones de la muerte estatales? Todos son cuadros de su partido. ¿O van a buscar a algunos oficiales y agentes no afiliados al FMLN para sacrificarlos?

En caso que le sirva de consolación, usted no es el único que tiene que rendir cuentas sobre este escándalo. El Fiscal General tampoco ha cumplido con su deber de investigar cada uno de los hechos violentos que involucran a la policía, para ver si realmente se trata de enfrentamientos, o para determinar que se trata de ejecuciones. Los fiscales no han cumplido su deber de investigar a fondo las escenas, para evitar que han sido alteradas por los policías. Siempre nos hemos preguntado qué hay detrás de los partes de guerra que suele dar Howard Cotto sobre supuestos enfrentamientos, pandilleros muertos y armas recuperadas. Siempre nos hemos preguntado si estos hechos se investigan y esclarecen, si se colectan las pruebas científicas, si se hacen las obducciones. Y siempre nos hemos preguntado: ¿Cómo se generan estos enfrentamientos, quién los provoca y con qué fin: captura o aniquilamiento?

La PNC y la fiscalía han desmantelado algunos grupos de exterminio, pero da la impresión que solamente los que actúan “free lance”, fuera del control e independientes de la policía y del FMLN. Hoy le toca desmantelar a los propios.

Si no quiere entrar en la historia como el presidente guerrillero que revivió los escuadrones de la muerte, actúe. Saludos,

44298-firma-paolo

 

Lea la investigación de FACTUM:
En la intimidad del escuadrón de la muerte de la Policía

 

Grupo élite de la PNC involucrado en homicidios, agresiones sexuales y extorsión

“De ser ciertos los hechos, son una acción delictiva”  (REACCIONES DE HOWARD COTTO)

O busque la reproducción de todo el dossier en SEGUNDA VUELTA