COENA

¿El COENA contra ARENA? De Alberto Arene

Si en la opinión pública, en la juventud, en las clases medias, en los grupos empresariales que financian el partido y en los dos principales precandidatos a la presidencia, la corriente liberal-social que lideran Wright y Valiente es tan valorada, el COENA podría verse obligado a reevaluar su posición.

alberto-arene2Alberto Arene, 6 julio 2017 / LPG

Ante el negativo balance en la opinión pública de los primeros tres años del gobierno del FMLN, y las perspectivas aún mas sombrías de sus últimos dos años, ARENA ha sido incapaz de capitalizar semejante descontento que tendería a profundizarse en los próximos dos años. El descontento con ambos partidos es enorme. El 63.4 % de la población no quiere que el FMLN siga gobernando y el 68.1 % no quiere que ARENA regrese (IUDOP). Pero mientras “la corriente revolucionaria-socialista” del FMLN terminó de sacar a los renovadores del partido en 2005, unificándolo dentro del LPG-1centralismo democrático que se consolidó quedándose para siempre, con mucho centralismo y poca democracia, ARENA comenzó a mostrar en los últimos años algunos signos de apertura y renovación, creando expectativas. La elección y actuación de Johnny Wright y Juan Valiente en la Asamblea Legislativa en los últimos dos años mejoraron la imagen del partido, haciendo mejor clic con la clase media y la juventud, encarnando ambos renovación y futuro. Si primero el COENA destituyó de sus cargos en la juventud de ARENA a aquellos jóvenes que expresaron su posición sobre la despenalización del aborto en los 4 casos excepcionales, y sobre la agenda de los derechos de los LGBTI, y ahora les niegan a Wright y Valiente a incorporar a dos jóvenes mujeres profesionales de reconocidas cualidades como sus diputadas suplentes, pareciera como que el COENA trabaja en contra de ARENA.

La neutralización de los diputados que lideran la tendencia liberal-social, y hacen mejor clic con la juventud y mejor encarnan el futuro, está siendo celebrada conjunta aunque separadamente por los conservadores del COENA y la dirigencia ortodoxa del FMLN. Si al concluir la segunda década del siglo XXI, los conservadores que mandan en el COENA son incapaces de incorporar a los jóvenes más liberales, sociales, e independientes, y administrar con ellos sus diferencias, muy difícilmente podrán liderar y administrar nuestro país que es mucho más diverso que ARENA, y que se debate en una crisis histórica de considerables proporciones.

Los grandes empresarios más cercanos al partido que financian buena parte de su actividad y de sus campañas electorales ya expresaron su preocupación y desacuerdo. Expuestos por muchos años al análisis estratégico político-electoral con asesoría de primer nivel internacional, analizado las condiciones y consecuencias de la llegada de gobiernos populistas en Latinoamérica y las causas de los reveses electorales de los últimos años, hoy están más abiertos a la conformación de alianzas cívico-políticas amplias para derrotar al FMLN en las próximas elecciones legislativas y presidenciales, priorizando a los jóvenes y sectores diversos de la sociedad civil. Algunos se inclinan por Calleja, otros por Simán, pero en este tema están en contra de la división del partido y la exclusión de la nueva generación de políticos más jóvenes, democráticos y mejor preparados cuyas mejores caras son Wright y Valiente. El clic de estos con los jóvenes y con variados sectores de la clase media y la sociedad civil es mucho mejor y mayor que el de algunos políticos intolerantes que integran el COENA, con muy poca sensibilidad a los temas de derechos humanos y democracia, incluida la de los partidos.

Los dos principales precandidatos a la Presidencia de la República con ARENA ya fijaron posición. Javier Simán dijo: “Se ha visto cómo se ha marginado a algunos aspirantes jóvenes para dar prioridad a ciertos candidatos que tienen carrera política; y todos tienen la oportunidad de aspirar a cargos públicos, no le corresponde a la dirigencia dirigir de dedo, que está jugando con los candidatos, les bloquea a algunos su aspiración. Yo coincido con Johnny Wright que se está irrespetando el proceso de elección interna en el partido, y se está violando las mismas normativas internas”. Mientras Carlos Calleja afirmó: “Los partidos políticos en este país tienen que abrirse, tienen que buscar la inclusión de toda esa gente, igual que nuestra visión de país que quiere construir, y yo soy fiel creyente que el debate, que la oportunidad de poder pensar diferente, tiene que ser parte de cualquier proyecto político ganador y relevante en estos tiempos, porque hay mucha gente decepcionada con el hecho de que partidos políticos se cierran. Mi llamado es a eso (diálogo). Tanto Johnny, como Juan y Aída son amigos míos y me duele ver lo que pasó; mi llamado es que haya comunicación entre ellos y la dirigencia del partido para ojalá encontrar una solución que beneficie a todos”.

Si en la opinión pública, en los jóvenes, en la clase media, en los grupos empresariales que financian el partido y en los dos principales precandidatos a la presidencia, la corriente liberal-social que lideran Wright y Valiente es tan valorada, el COENA podría verse obligado a reevaluar su posición. Se trata de eso, de dialogar y llegar a un acuerdo razonable. Solo así podrían superar el creciente descrédito y, talvez, salir fortalecidos de esta confrontación que sale a la luz pública en el mismo momento de dar inicio la coyuntura electoral de 20 meses ininterrumpidos. Solo así superarían la creciente percepción que el COENA pareciera trabajar contra ARENA.

Carta al COENA: ¿Primarias controladas? De Paolo Luers

Paolo Luers, 22 junio 2017 / EDH y MAS!

Pensaba que ustedes habían entendido que las primarias no son un trámite obligado por la nueva legislación de partidos, sino la oportunidad de dar un salto de calidad; y que la competencia siempre es buena, no sólo en negocios, también en política, incluso dentro de los partidos.

¿Por qué permitieron (¿o conspiraron?) que sus primarias para alcaldes en muchos municipios se redujeran a trámites de ratificación de candidatos únicos? ¿Por qué no permitieron que se inscribieran candidatos dispuestos a retar a Neto Muyshondt en San Salvador, a Milagro Navas en Antiguo Cuscatlán, a Milena Calderón en Santa Ana? Son los tres casos donde sabemos que hubo interesados para correr – y que el COENA los inhabilitó. No sé qué pasó en otras ciudades, por ejemplo en La Unión, Cojutepeque, San Vicente, Sonsonate, Chalatenango, Santa Tecla, Sensuntepeque, Gotera – todos con candidato único.

Para ir más al fondo: ¿Por qué ARENA da al COENA el poder de inhabilitar a candidatos? No debería existir un filtro político manejado por la alta dirigencia. Sólo debería existir un filtro técnico, en manos de la Comisión Electoral.

Las primarias son una gran oportunidad para los partidos: para renovar; para crear debate; para provocar participación; para ampliar sus bases; para ser más plurales; para ganar más legitimidad, transparencia y credibilidad. Primarias limpias generan visibilidad al partido, a sus líderes locales y sus propuestas. Son campaña electoral adelantada, pero de forma legal y transparente.

Todas estas oportunidades quedan mal aprovechadas cuando desde arriba se limita la competencia. Reducidas a mera ratificación de candidatos, las primarias no tienen ningún sex-appeal para nadie. No movilizan, no amplían.

¿Cuál es el miedo a la competencia, al debate, a la pluralidad?

Tomemos el caso de Antiguo Cuscatlán. No conozco a Rodrigo Gutiérrez, quien quería retar a Milagro Navas. Comenzó su campaña con la consigna: “Antiguo necesita renovación.” ¿Por qué el COENA lo bloqueó? Es más: ¿Cómo una cúpula, de la cual es miembro la alcaldesa que quiere reelegirse por décima vez, bloquea a un candidato que se atreve pedir renovación?

¿Y no es la esencia de las primarias que decidan los votantes, o sea las bases locales del partido, y no la dirigencia nacional? ¿Por qué no confían en la capacidad de sus bases de elegir candidatos y decidir entre continuidad y renovación?

En el caso de San Salvador sí conozco al candidato que inhabilitaron: el Dr. Ricardo Contreras. Coincido con ustedes que es mal candidato, un tipo desleal, dado a berrinches y mentiras. ¿Pero creen ustedes que sus bases no hubieran sabido descartarlo en las urnas? ¿Lo tuvo que hacer el COENA – con el resultado que ahora se cuestiona el carácter democrático de sus primarias y la legitimidad de la candidatura de Neto Muyshondt?

Ustedes no entendieron que unas primarias, hechas como la ciudadanía demanda: limpias, abiertas, transparentes, competitivas, les hubieran dado una enorme ventaja sobre un FMLN donde la cúpula tiene pánico al debate y a perder el control absoluto.

En vez de inhabilitar candidatos, ustedes deberían haber reclutado más y nuevos candidatos para las alcaldías y las diputaciones.

No se les vaya ocurrir de cometer el mismo error para las primarias para elegir su candidato presidencial.
Saludos,

Revise el acta de aprobación y evaluación de candidatos a alcaldes

 

El ‘partido de las libertades’ amenaza con una guillotina a sus diputados: EL FARO

Un partido con un discurso a favor de la libertad de pensamiento y de expresión aplica a sus diputados un reglamento interno que riñe con la Constitución de la República y que les obliga a votar de determinada manera, aunque no estén de acuerdo. Arena amenaza a sus diputados con que no podrán inscribirse en la próxima elección si no votan de forma unificada en el pleno.

Mauricio Interiano celebra, a la par de sus rivales, su triunfo en las elecciones internas del partido ARENA, que tuvieron lugar el 28 de septiembre de 2016, y en las que se elegió al nuevo presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA). Foto archivo El Faro.

Mauricio Interiano celebra, a la par de sus rivales, su triunfo en las elecciones internas del partido ARENA, que tuvieron lugar el 28 de septiembre de 2016, y en las que se elegió al nuevo presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA). Foto archivo El Faro.

el faroGabriel Labrador, Jimmy Alvarado y Nelson Rauda, 18 febrero 2017 / EL FARO

El diputado se escucha disgustado. Ha pedido la palabra para despotricar contra una compañera de la fracción arenera porque, a su juicio, su rebeldía es una ofensa para la dirigencia del partido y la fracción legislativa. El reclamo del diputado ocurre en una sesión de la asamblea departamental conjunta del partido Arena en La Libertad, celebrada el 14 de noviembre de 2016 en la ciudad de Santa Tecla. El diputado molesto es Ricardo Velásquez Parker, y la diputada contra quien abrió un juicio oral es Karla Hernández. Se le acusa de haber actuado según sus principios. Se le acusa de no haber votado, como le había ordenado el partido, por la emisión de títulos valores, conocidos como bonos, por 550 millones de dólares.

“Eso fue una falta de respeto con el presidente del partido, con el jefe de fracción y con el resto de diputados”, dice Velásquez Parker.

Para aquellas fechas, el recién juramentado presidente de Arena, Mauricio Interiano, había comprometido los votos de su partido para apoyar el plan del gobierno del FMLN para hacer frente una crisis fiscal que huele a impago. La abstinencia de Hernández para validar un acuerdo pactado por el presidente de Arena no fue la única en la noche de la votación, pero como Hernández y Velásquez Parker comparten cuna política en La Libertad, es hacia ella contra quien el diputado dirige su reclamo, aunque en el audio nunca se escucha que aluda a ella directamente.

Un grupo de dirigentes, alcaldes y militantes asienten cuando Velásquez Parker habla. Karla Hernández, ausente en ese reunión, no puede defenderse. El diputado prosigue y amenaza: “Eso incluso va a tener repercusiones en primarias porque está en el reglamento, yo colaboré en la redacción del reglamento”.

Velásquez Parker se refiere al reglamento interno de la fracción de Arena, aprobado a inicios de la legislatura 2015-2018, y que obliga a todos los diputados a votar distinto a sus convicciones personales si el grupo (y el partido) así lo decide. Un reglamento que según un grupo de diputados de Arena consultados por El Faro es inconstitucional. Un reglamento que, se quejan, los convierte en “borregos”.

La ira del diputado Velásquez Parker bien pudo haber arrancado cuatro días antes de la reunión en la departamental de La Libertad. A las 11:02 pm de la noche del 10 de noviembre , 73 diputados del FMLN, Gana, PCN, PDC —incluyendo 27 de Arena— aprobaron los 550 millones de dólares que pedía el FMLN. Esa noche, la diputada Karla Hernández marcó abstención y lo mismo hicieron dos diputadas más. Una cuarta diputada, Silvia Ostorga, decidió no apretar ningún botón en su consola.

Antes de la votación, Hernández había intentado persuadir a sus colegas de bancada de que no votaran a favor. Ella decía tener una auditoría que mostraba que el gobierno no usaba el dinero de manera eficiente, que no había razones para endeudar más al país. Pero el llamado fue en vano.

Con su abstención, estas cuatro diputadas habían violado el reglamento al que alude Velásquez Parker, y el cual establece que la fracción votará en el pleno lo que la mayoría de sus diputados decida en la reunión de fracción. En este caso, Arena había decidido aprobar los bonos pues ese había sido el resultado de un acuerdo entre el Ejecutivo y todos los partidos, pero cuatro diputadas se salieron del cerco.

Aquellas cuatro abstenciones significaron un descalabro para la imagen y credibilidad de un partido que aún tenía problemas para superar la conflictuada elección interna de autoridades que había dividido el partido en dos bandos. Además, el nuevo presidente Mauricio Interiano apenas tenía mes y medio en el cargo, y le convenía una buena dosis de respaldo de su partido y sus diputados para mostrar una institución cohesionada. El acuerdo que el mismo jueves 10 de noviembre Interiano había suscrito por la mañana junto al presidente de la República obligaba a todos los diputados de todos los partidos votar por los bonos esa misma noche.

Por eso, cuando la pantalla en el Salón Azul mostró cuatro diputados de Arena se estaban absteniendo, el jefe de los diputados areneros, Alberto Romero, levantó el auricular de su escritorio y llamó a cada una de las que habían votado de manera diferenciada. Minutos después, solo Silvia Ostorga, diputada de Sonsonate, pidió la palabra en el pleno para pedir que su voto a favor fuese incorporado al conteo oficial.

Así como la actuación de Ostorga fue corregida inmediatamente por el jefe de fracción de la bancada, en la reunión en La Libertad, celebrada cuatro días después de la plenaria, es Velásquez Parker el que pide poner en cintura a la otra diputada rebelde.

“Yo necesitaría que tengamos una reunión como [asamblea] departamental y con los diputados para que se analice esto, porque yo no me puedo sentir cómodo si alguien tiene licencia para hacer lo que le da la gana, porque yo no tengo licencia para hacer lo que me da la gana”, dice.

¿Por qué Arena, un partido que se define en sus estatuos como interesado en promover las libertades del individuo, quiere evitar que sus diputados voten distinto? Es una cuestión de imagen, aseguran algunos diputados y dirigentes.

“Si el partido quiere mejorar su aceptación entre la ciudadanía, debe mostrar una imagen de cohesión, y debe saber administrar las diferencias de pensamiento que son normales en cualquier partido”, dice Ernesto Muyshondt, diputado y director de relaciones internacionales del Coena. Juan Valiente, en una entrevista de enero, señalaba la necesidad del partido de evitar “votaciones ambivalentes que le dejan a la población un mensaje agridulce porque no saben realmente cuál es y qué es lo que está detrás de las posiciones de cada uno de los diputados”.

Hay razones adicionales para que el partido esté interesado en acallar a los que piensen distinto. Esas razones son los fantasmas de la división y de la disidencia. Arena, desde 2009, vive traumatizada por el transfuguismo —20 diputados, entre propietarios y suplentes, y un buen número de alcaldes y concejales han abandonado Arena desde entonces— y ser acusado de traición es el equivalente a perder el apoyo de las bases y estructuras para mantenerse en el cargo. Y en tiempo electoral eso es la muerte política. Arena convocará a elecciones primarias internas el 1° de marzo próximo con el objetivo de elegir a los que competirán para ser alcaldes y diputados entre 2018 y 2022, a nivel nacional.

Consultado a tres meses de aquella reunión en Santa Tecla, Velásquez Parker asegura que más que la independencia de criterio, importa más la cohesión. “No es una imagen lo que estamos buscando. Me preocupa la institucionalidad. Intentamos mantener cohesionada la pureza ideológica de principios y objetivos del partido. Si alguien se sale de ese marco ideológico entonces no debería estar en Arena”, dice.

Diputados a la guillotina

El viernes 13 de enero, en uno de los pisos superiores del Hotel Terraza, en la colonia Escalón de la capital, los diputados y la dirigencia del Coena se encerraron para discutir, según la convocatoria a dicha reunión, una planificación política y la estrategia de comunicación del partido.

La reunión fue por la mañana y alcanzó las cuatro horas, pero en lugar de planificar estratégicamente cuál sería su rol como oposición, los diputados aprovecharon el tiempo para reclamar a Alejandrina Castro, Karla Hernández y Patricia Valdivieso, las tres diputadas que marcaron ‘abstención’ en la votación de los 550 millones de dólares, dos meses antes, en noviembre.

El Faro habló con seis diputados que estuvieron presentes esa mañana. Tres de ellos confirmaron que buena parte del tiempo, la reunión consistió en criticar a las tres legisladoras, criticar que habían incumplido el acuerdo del partido y de la fracción de que todos los diputados debían de votar todos igual. “Ahí está la puerta”, les mencionó una diputada. Otro diputado les recriminó que no haber votado a favor de los 550 millones respondía a una estrategía de “grupos de poder y grupos de interés” de afectar a la presidencia del partido.

Quienes pidieron la palabra para reclamar fueron, entre otros, Carmen Elena Calderón Sol, Carlos Reyes y Edgar Escolán Batarsé, aunque también hubo otros diputados como Norman Quijano, quien pidió comprensión para ellas debido a que el tiempo había demostrado que las razones por las cuales no apoyaron la emisión de 550 millones de dólares en bonos eran válidas. Valdivieso y Hernández dijeron a El Faro que no darían comentarios al respecto.

Tras cuatro horas de reunión, el presidente de Arena, Mauricio Interiano, habló con las tres diputadas que habían sido el centro de ataques durante la jornada. Durante 20 minutos, Interiano y las legisladoras debatieron en torno a un concepto: Lealtad. “Va a haber ocasiones en las que necesitaré que todos los diputados voten juntos, ¿cuento con ustedes?”, preguntó Interiano. Una de las diputadas señaló que no haber votado por los 550 millones respondió a un criterio técnico, alejado de si había o no lealtad.

—Necesito sus votos -insistió Interiano.

—¿Lo que querés son borregos? -replicó otra de las diputadas.

Palabras más, palabras menos, aquella reunión terminó como comenzó. Interiano, por un lado, pidiendo lealtad; y por otro, alguna de las diputadas exigiendo que se les respetara su libertad de pensamiento. El Faro pidió una versión de lo acaecido en esta reunión del Hotel Terraza al presidente Interiano, pero este se excusó de tener una agenda apretada y dijo no poder atender, por el momento, la solicitud de este periódico.

Consultado sobre esa reunión, el diputado Donato Vaquerano dice:

—De lo que se habló es de aplicar el reglamento interno, y es público y lo podés ver.

—¿Puede llegarse a ese escenario de que alguien que incumpla se le prohiba inscribirse para reelegirse como diputado?

—Nosotros hemos hablado de la aplicación del reglamento interno de la fracción, ahí están sanciones y todo.

—Y alguien que no acate va a…

—¡El reglamento interno, el reglamento interno!

—¿Va a poder competir alguien que incumpla?

—Todo lo que está en el reglamento interno es lo que nos va a regir a nosotros.

El reglamento interno de la fracción de Arena establece, de entre varios temas administrativos y logísticos, la posibilidad de abrir procesos sancionatorios para los diputados que cometan faltas disciplinarias, como aquel que pedía el diputadio Velásquez Parker. En el reglamento hay faltas leves, graves y muy graves. “Los diputados del grupo parlamentario están obligados a cumplir a cabalidad las tareas exigidas por la condición parlamentaria que ostenta o derivadas de dicha actividad”, reza el artículo 24 del reglamento de la fracción.

Según el reglamento, en su artículo 29, hay un equipo de coordinación que llevará un registro de todas las infracciones que un diputado cometa. Y esa información también estará disponible para la cúpula del partido. “El partido Alianza Republicana Nacionalista, por medio del Concejo Ejecutivo Nacional, tendrá acceso a la documentación disciplinaria obrante en el archivo referido anteriormente para la evaluación anual del trabajo de cada diputado y para los demás usos que considere pertinente”.

En el caso de los diputados que busquen la reelección en el cargo, esta información será crucial para que el Coena decida si ameritan competir en las internas que se celebrarán en julio próximo. “El resultados de las internas debe tomarse en cuenta pero el Coena debe aplicar los filtros finales”, explica el diputado Muyshondt.

Para dos diputados que han sido objeto de críticas y “regaños” de sus compañeros por haber votado distinto a como habían acordado en la fracción, que existan este tipo de requisitos van en la línea con que el partido quiere que el próximo grupo parlamentario 2018 – 2022 sea sumiso la “línea de la dirigencia”. “Va a quedar evidenciado que es una fracción de borregos si no sigo me dejan competir”, dice este legislador, quien pidió el anonimato porque considera que los reclamos por votar diferenciado ya se han reducido respecto a meses anteriores.

A Muyshondt se le preguntó si consideraba que ante estas disposiciones, los diputados podían sentirse en libertad para opinar sobre ciertos temas, en público, según sus convicciones y no según la conveniencia del partido:

—Creo que sí… siempre y cuando se haga utilizando las instancias internas.

—¿Pero dónde queda la libertad de pensamiento y expresión hacia afuera?

—Si me he sometido a un partido, aunque no comparta plenamente lo que se ha acordado, mi deber es apoyarlo porque esa es la decisión de la mayoría.

Los dardos y las críticas de los areneros hacia los diputados que votan de manera diferenciada han sido una constante en esta legislatura. Por ejemplo, cuando Johnny Wright, otro diputado de Arena, fue el único que se abstuvo de votar a favor del fiscal general Douglas Meléndez, en enero de 2016, porque, según dijo, el proceso de selección había sido irregular. En aquella ocasión, durante una reunión en la sede central del partido en la colonia Flor Blanca, en San Salvador, hubo legisladores que le exigieron que se retractara de su postura y que pidiera una disculpa pública. Unos meses antes, Wright había insinuado que algunos de sus compañeros tenían intereses oscuros al promover la reelección del entonces fiscal Luis Martínez .

Otro diputado que ha tenido discusiones internas con colegas de su partido ha sido Juan Valiente, por ejemplo, cuando este pidió, utilizando la Ley de Acceso a la Información Pública, una lista completa de los empleados de la Asamblea Legislativa. “Hubo compañeros que me dijeron que no debería pedir esa información”, dijo El Faro. Este periódico también supo, por boca de otros diputados, que a Valiente también le hicieron reclamos por una entrevista que concedió a El Faro a principios de año en la cual señalaba que al partido era incoherente por proponer un discurso de austeridad, pero no acompañarlo con acciones concretas.

En los últimos días, la cúpula del partido también ha intentado controlar las expresiones de algunos de sus sectores. El viernes 10 de febrero, a las 10 de la mañana, el Coena recibió en su sede a la Juventud Republicana Nacionalista (JRN), juramentada en diciembre de 2016. La reunión sirvió, según explicaron dos miembros de la juventud que hablaron con este periódico bajo condición de mantener el anonimato, por no estar autorizados para ejercer vocería institucional, para que las diferentes direcciones y coordinaciones de la juventud expusieran su plan de trabajo.

En esa reunión, Sherman Calvo, el director de comunicaciones del Coena , informó a los jóvenes que “cuando vayan a decir algo a nombre del partido, tiene que haber un filtro que es el Coena”, según recordó una persona que estuvo en la reunión. El regaño de Calvo tenía un trasfondo: el 13 de enero, la JRN publicó un video en ocasión de la conmemoración de los Acuerdos de Paz. Ese video causó molestia en la cúpula porque fue publicado en la página de la JRN sin que antes alguien del Coena lo pudiera ver, con un mensaje distinto de la línea institucional.

Por eso, en la reunión del 10 de febrero, Calvo pidió una reunión con Andy Failer, un miembro del equipo de Johnny Wright Sol que es director de comunicaciones de la juventud arenera. El Faro buscó a Failer para una versión de lo ocurrido pero este prometió una entrevista para la siguiente semana.

Paolo Lüers, columnista de El Diario de Hoy, reveló en un artículo el episodio de Calvo en el que pedía ser el filtro de las publicaciones de la JRN. Al día siguiente, en una columna publicada por La Prensa Gráfica, Calvo admitió que en la reunión hablaron del uso de redes sociales pero matizó el tema de la censura previa. “Siendo figuras públicas, deben respetar los estatutos, principios de ARENA y la Constitución de la República sobre todas las cosas”, dijo Calvo en su escrito.

Las reacciones en Arena no se hicieron esperar. En twitter, Johnny Wright compartió la nota de Lüers con una sorna respecto a la campaña de comunicaciones del partido: “Y eso que solo están dando el primer paso”. Velásquez Parker, quien desde el episodio en la reunión de la departamental parece haberse convertido en un inquisidor, le respondió a Wright con una imagen en la que se leía la frase “divide et impera” (divide y vencerás). Alejado de este enfrentamiento, el diputado Muyshondt compartió la columna de Calvo con un mensaje enigmático: “cuidado con mentiras seductoras que conducen al fracaso”.

Hay voces en el partido que consideran que ha habido un avance en la manera en cómo el partido administra las diferencias: “Cuando el diputado Wright votó en abstención en el caso del fiscal Douglas Meléndez, las declaraciones que dieron algunos diputados de Arena fueron incendiarias. La semana pasada votó en contra de la prórroga de las medidas extraordinarias y las reacciones son de mucha cordialidad, normalidad. Creo que hay un proceso de maduración del partido en un partido genuinamente liberal y democrático”, dice el diputado Juan Valiente.

Muyshondt cree que no hay un partido de borregos porque como diputados tienen reuniones donde pueden expresarse libremente y discutir la diferencia en sus posturas. “Los espacios internos para que los miembros del partido discutan sus diferencias sí existen”, dice, y añade que eso vuelve innecesario que alguien exprese críticas públicamente hacia otro arenero.

Desde el anonimato, sin embargo, otros diputados hablan de una prohibición expresada en un reglamento que riñe con la Constitución.

Un reglamento que obliga lealtad

El reglamento de la fracción de Arena establece que los temas se discuten en privado en las reuniones del partido y en esas discusiones se decide por mayoría cómo se va a votar en el pleno. Esta norma interna ha generado conflictos, porque algunos diputados consideran que hay escenarios en los que no pueden estar de acuerdo con la votación que se decide al interior del partido y porque consideran que votar por algo en lo que no creen -aunque exista un reglamento en el partido- viola el artículo 125 de la Constitución, que establece que no debe haber un mandato imperativo que haga a diputados votar en contra de su voluntad.

Dos diputados de Arena que hablaron con El Faro bajo condición de anonimato, porque temen que no les dejen competir en las próximas elecciones, aseguraron que el artículo del reglamento interno que los obliga a aceptar el criterio de la mayoría de sus compañeros a la hora de votar puede considerarse inconstitucional, porque vulnera preceptos como que los diputados se deben al pueblo salvadoreño y no a un partido político.

En público, algunos diputados manifiestan que a los diputados de Arena deben permitirles votar a conciencia. Los diputados Orlando Cabrera y Jorge Escobar citan la Constitución y dicen que no debe existir ningún mandato imperativo que los obligue a votar por iniciativas de ley en las que no creen, pero confirman que las reuniones de fracción sí tienen su peso a la hora de decidir el voto.

“El partido no le exige a nadie que vote o que no vote, pero por eso vamos a reuniones, vemos un tema y lo estudiamos. Si alguien no quiere votar, no pasa nada”, dice Escobar. Al ser consultado sobre la calidad de democracia interna que hay en Arena, Candray dice que Arena tolera el disenso y respalda la opinión de Escobar de que los diputados no deben someterse al imperativo de nadie. “Pensar que los diputados deben votar como robots es tener una mentalidad dictatorial. Una vez un diputado es elegido no se debe a ningún partido político, se debe al pueblo salvadoreño y es dictatorial hacer a un diputado que vote porque una cúpula se le ocurre que vote de tal manera”.

Carlos Reyes dice que en Arena hay democracia interna, pero lo reduce a un objeto tangible: el reglamento interno del partido, el mismo con el que Velásquez Parker promueve que no haya disenso. “Lo importante es que en Arena se practica la democracia y se permite que pueda haber discusiones, pero al final se le dice a la gente: mire nuestro reglamento dice que las decisiones se toman por mayoría. Ese es el reglamento interno que hemos aprobado: esa es la democracia”.

El diputado Velásquez Parker, en cambio, es de la idea de que todos los diputados deben honrar en el pleno de la Asamblea Legislativa su juramento con el partido Arena. “Debemos mantener una democracia de libre debate al interior de la fracción, pero una vez la mayoría toma decisiones, vamos a respetar la voluntad de la mayoría”. Dice que quienes no se acoplan a este tipo de directrices son diputados “libertinos” con intereses mezquinos.

—¿No considera que el reglamento de Arena riñe con el artículo 125 de la Constitución? -preguntó El Faro al diputado Velásquez Parker.

—No se está violando el artículo 125 de la Constitución porque parte del requisito sine qua non es que estamos en una democracia representativa y al estar en una democracia representativa, ¿qué represento yo después de representar a todos los salvadoreños? A Arena.

Desde 2015, con la aprobación de su reglamento, los diputados de Arena deciden si respaldarán un dictamen o no mediante una votación interna en el grupo parlamentario. La postura que obtenga el respaldo de la mayoría de diputados, es la que debe ser respaldada por todos en la sesión plenaria. “Si me he sometido a las reglas de un partido, aunque no esté de acuerdo con la decisión que se haya tomado, debo apoyarla. Lo importante es enviar un mensaje de cohesión”, dice Muyshondt.

Este dirigente hace una salvedad para los temas donde puede invocarse el “voto de conciencia”. El reglamento lo define así: “Se entenderá por voto de conciencia la decisión que adopte el diputado de votar a favor, en contra o abstención que tenga por objeto aceptar o rechazar una medida adoptada por la mayoría, fundamentada en los valores y principios personales tales como los de orden espiritual, religioso o moral”. El aborto, la pena de muerte, el matrimonio entre personas del mismo sexo, son temas que caben en esta categoría, según los areneros.

Aunque para diputados como Velásquez Parker, los votos de conciencia en un partido como Arena no deberían de existir pues todos sus miembros deberían compartir el mismo marco de referencia.”La gente que votó por mí en el entendido de que iba a defender lo que Arena defiende. Si yo no lo hago, mi votante a lo mejor hubiera pensado votar por otra persona”, dice.

Velásquez Parker forma parte del grupo de diputados jóvenes que se incorporó a la presente legislatura y que junto a grupos conservadores ha abrazado causas como reformar el Código Penal para imponer penas de 30 a 50 años contra las mujeres que aborten y la reforma constitucional para que quede plasmado de forma literal en la Constitución que el matrimonio sólo puede darse entre un hombre y una mujer así nacidos. Aunque dice promover el debate dentro de la fracción, el diputado dice que en el partido solo hay cabida para personas que comparten los principios y objetivos del partido Arena.

Si en la cúpula del partido el presidente de Arena, el Coena y el jefe de la bancada piden cohesión, lealtad, una imagen de unidad, en la llanura este llamado es interpretado por diputados como Velásquez Parker como una cruzada, amparada en un reglamento cuestionado, contra los diputados infieles.

“No somos un partido de macho sin dueño”, dice. “Intentamos mantener cohesionada la pureza ideológica de principios y objetivos del partido. Nadie debería salirse de esos principios y objetivos y si alguien se sale de ese marco ideológico entonces no debería estar en Arena. Hay otros partidos que podrían acogerlos”.

Cuando se le pregunta qué opina sobre aquellos diputados que retan al partido para que este se abra en temas espinozos, él también abre las puertas para que se vayan. “Si una minoría tiene pretensiones diferentes a lo que aspira, cree, busca, demuestra y defiende el cristianismo y la gloriosa fuerza armada, que haga su partido y vea cómo le va, pero en mi partido estamos intentando coincidir con la pretensión de estas instituciones”, dice.

No votar de forma unificada en la Asamblea Legislativa significa para el diputado que hay un intento directo y sistemático por debilitar la cohesión del partido y por debilitar su ideología . “Cualquier voz que me venga a persuadir a votar diferente tiene interés en debilitar a mi partido, en debilitar mi futuro político, más que en hacerme un favor al decirme haga usted lo que le dé gana”.

El Faro habló en dos momentos con el diputado Velásquez Parker. La primera vez fue el 16 de febrero, y en esa entrevista negó que haya pedido un proceso disciplinario contra Karla Hernández. “Es falso. Jamás he promovido un proceso disciplinario en el partido”, dijo. Un día después se le contactó vía telefónica, a través de un asistente, para mostrarle el audio en el se le escucha quejarse de compañeros de fracción. Diversas fuentes consultadas en Arena aseguran que Velásquez, en ese audio, se refería a Karla Hernández. Parker matizó entonces sus palabras de la primera entrevista: “El contexto (del audio) es un llamado a la institucionalidad basado en los principios, valores y objetivos del partido”, mandó a decir a través de su asistente.

La rebelión continúa

El 9 de febrero, 77 diputados aprobaron extender las medidas extraordinarias para combatir a las pandillas -que vencían el 31 de marzo de 2017- por un año más hasta el 31 de marzo de 2018. Arena expresó que no estaba demostrado que los logros que presumía el gobierno del FMLN en materia de seguridad tuvieran relación con las medidas extraordinarias, criticó la poca fiscalización y la poca transparencia en el uso de los fondos y acusó al gobierno de usar las medidas para hacer campaña de cara a las próximas elecciones legislativas y municipales.

A pesar de todos estos argumentos en contra, todos los diputados de Arena dieron sus votos para prolongar las medidas extraordinarias. Todos, a excepción de Johnny Wright. “Yo no acompañé la decisión de la fracción de acompañar las medidas extraordinarias. Debo reconocer que, al votar contrario al partido, violé las reglas de la fracción”, dijo Wright.

Wright restó credibilidad a las medidas extraordinarias, a las que calificó como campaña llena de pura retórica al igual que lo fue el plan Mano Dura y Súper Mano Dura durante los gobiernos de Francisco Flores y de Antonio Saca. “Esto es pura retórica y tiene que parar”.

—¿Hubo alguna advertencia de la fracción para los diputados que votaran de forma diferenciada?-preguntó El Faro.

—La fracción está tan unida como siempre ha estado, aunque haya diferencias de opinión. Tendré que asumir las consecuencias de mis acciones, pero considero que vamos a seguir trabajando de la mano.

—¿Teme acciones disciplinarias?

—Son asuntos internos del partido. No puedo anticiparme a algo que no sé cómo se va a desarrollar. Yo lo que quiero es que mi planteamiento quede claro. Creo tener la razón, pero no me creo dueño de la verdad. Hay que argumentar lo que uno cree y apostarle a lo que uno cree.

Señor Lüers: “Mi interés por defender la vida jamás ha sido un conflicto, ha sido una bendición”. De Sherman Calvo

El 18 de octubre publicamos una columna de Paolo Luers titulada: Carta a Sherman Calvo: Resuelva su conflicto de intereses. Aquí la respuesta de Sherman Calvo, presidente del Grupo Comunicación Calvo, director de Laus Deo, director de Información del Coena.

Segunda Vuelta

sherman-calvoSerman Calvo, 21 octubre 2016 / EDH

Con relación a las opiniones vertidas en la carta que me dirigió el pasado martes 18 de octubre de 2016, deseo comentar lo siguiente: soy un salvadoreño católico, que recientemente me incorporé a la política partidaria, como Director de Información del Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) del Partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), sin vestigio de oportunismo político alguno, tan solo busco con mi experiencia y conocimientos en comunicación, contribuir a la Patria desde ese cargo, histórico por cierto, ya que fuimos elegidos por las bases de ARENA, sin renunciar a nuestros principios y valores.

diario hoySegún su apreciación, poseo “tres sombreros”: uno como publicista, otro como vocero de un “movimiento católico” y el tercero como Director de Comunicaciones del Coena, los cuales, según su opinión, son incompatibles.

El conflicto de intereses no existe, porque además del libre albedrío que Dios nos dio, vivimos en un sistema de libertades. La libertad es el derecho de hacer elecciones en cada área de nuestra vida, respetando la misma libertad que tienen los demás. Yo tengo libertad de culto, libertad de asociación, libertad de iniciativa, libertad de conciencia, libertad de expresión.

Independientemente de las razones que lo trajeron a nuestro país, usted se quedó aquí y ahora tiene diferentes roles en la sociedad, los cuales se le respetan. El de empresario de restaurantes, el de mediador, el de columnista, entre otros que ha tenido. Usted tiene la libertad de estar en desacuerdo conmigo, así como yo tengo la libertad de no opinar lo mismo que usted.

Usted tiene el derecho de querer generar un debate sobre la problemática del aborto, yo tengo el derecho de creer que es un asesinato vil al más inocente de todos, al no nacido, al que no puede defenderse.

Yo no tengo necesidad de conocer la Constitución de Alemania, pero usted sí debería tener conocimiento de nuestra Carta Magna, que dice en su Art. 1, “…que reconoce como persona a todo ser humano desde el instante de la concepción”.

Primero la ley divina, que no depende de los hombres, después nuestra Constitución y los principios de ARENA coinciden en el derecho a la vida y la defensa de la misma. No soy yo quien lo dice, ¡es la Constitución de la República de El Salvador y los estatutos del partido!, en los cuales creo, profeso y defiendo.

La vida inicia desde la concepción, según nuestra Constitución Política, ratificado sin ningún voto en contra en el año 1999. Usted como buen observador de nuestra historia, sabrá que no tuve injerencia en esa votación, tampoco tuve participación en la redacción de los estatutos de ARENA; en sus principios Art. 10, “reconoce la libertad de los salvadoreños para elegir su fe y creencias religiosas”. Asimismo, definen que el bastión primordial que debe regir la conducta de los nacionalistas está formado por tres elementos: Dios, Patria y Libertad.

Sobre su apreciación de mi vocería en un movimiento católico, déjeme aclararle que no soy vocero de nadie. Soy fundador y editor del periódico digital católico Laus Deo, sin fines de lucro. Lamento su confusión al llamarle movimiento a un medio de comunicación para la evangelización. Laus Deo fue creado entre otras cosas, porque soy un fiel creyente de Dios, de los principios y de los valores cristianos.

Ser católico, ser empresario y miembro de un partido político no son funciones excluyentes, al contrario, “mis tres sombreros” son coherentes.

Como bien dice el Papa Francisco: “…Un buen católico debe inmiscuirse en política, un buen católico debe entrometerse en política, dando lo mejor de sí, para que el gobernante pueda gobernar…”.

Finalmente, desde todos mis roles y con todos los sombreros que pueda, DEFENDERÉ la vida humana por ser sagrada e inviolable y para eso, con fe en la misión a la que me he consagrado, necesito mucho tiempo, tiempo que no me sobra para seguir contestando cartas.

Sherman Calvo, Presidente Grupo Comunicación Calvo / Director, Editor de Laus Deo / Director de Información del Coena.

Lea:
Carta a Sherman Calvo: Resuelva su conflicto de intereses

Carta a Mauricio Interiano: Puedes hacer historia. De Paolo Luers

Paolo Luers, 25 septiembre 2016 / EDH

paolo luers caricaturaEstimado Mauricio:
Primero de todo, felicidades por el cargo que hoy estás asumiendo como nuevo líder de la oposición. Es un gran reto, y una gran oportunidad.

Segundo, espero que no me tomés mal que haya expresado, en una de mis cartas, mi apoyo a Edwin Zamora y no a vos. Como bien sabés, me hubiera encantado poder apoyar a una fórmula integrada de renovación Mauricio/Edwin o Edwin/Mauricio…

diario hoy¿Cuáles son las enormes expectativas que te esperan?: continuar empujando el proceso de renovación de tu partido, para que cuando un nuevo gobierno asuma en el 2019, lo haga con el mejor equipo ejecutivo del país – y con una visión aterrizada de cómo salir de todas las crisis heredadas por tres gobiernos incompetentes. Porque si no avanza en su renovación programática y en la apertura hacía la sociedad civil crítica, ARENA posiblemente podrá ganar las elecciones del 2018 y del 2019, pero solo administrará las mismas crisis. Es decir, ganar es la parte más chiche, ya que ‘el cambio’ de Funes y el FMLN ya fracasó.

Lo peor que nos podría pasar es un nuevo gobierno de ARENA con las viejas recetas recicladas. ARENA no puede echar al FMLN toda la culpa de las múltiples crisis que sufre el país y que bloquea su desarrollo. Sus dos gobiernos tienen mucha responsabilidad, pero ARENA también ha sido parte del esquema que hundió al país en institucionalidad débil, corrupción, marginación de territorios y sectores, y la consiguiente crisis de violencia. Reciclar viejas políticas deficientes significaría nunca romper los círculos viciosos. ARENA no puede cometer este error: El próximo gobierno tiene que reinventar el país.

Para asegurar que ARENA adquiera esta capacidad, vos enfrentás un reto que comparo con la de un nuevo coach que llaman a revitalizar a un club de fútbol agotado. ¿Qué hace este coach? Rediseñar la estrategia futbolística, y en el camino hacer una obra de arte: encontrar para cada uno de los jugadores el lugar donde se siente cómodo, donde desarrolla a plenitud sus capacidades, y donde deja de pelear con sus compañeros. Y si en esta reestructuración se da cuenta que le faltan jugadores claves, tiene que saber cómo reclutarlos e integrarlos al equipo. Igual, algunos tendrán que salir…

Así más o menos han descrito su misión los grandes entrenadores, como Klopp, Guardiola, o Tuchel. Para lograrlo, siempre se ofrecen dos métodos: Uno es el autoritario, convirtiéndose en dictador, que ordena a cada uno lo que tiene que hacer y cómo; pero esto puede funcionar a corto plazo, pero luego siempre fracasa. El otro método es el difícil, pero exitoso: liberar el potencial de cada uno de los jugadores, y componer de todos los egos un equipo, donde cada uno detecta como brillar, pero en función de un propósito común: ganar, jugar bien.

Y ojo, Mauricio: En esta tarea, el exceso de democracia es igual de dañino que el exceso de autoritarismo. En ningún club, la asamblea general de jugadores ha construido victorias.

Estoy convencido que vos has sido electo exactamente para ser este tipo de coach. Hoy te toca asumir este papel, y rápido; dejar de ser un jugador más y convertirte en un líder, libre de los amarres hasta de los que te han llevado al cargo; trascender las divisiones y tendencias. Siempre van a existir, pero habrá un coach encima de ellas.

Una de tus tareas principales será generar y garantizar los espacios para que entren los jugadores que se necesitará para componer el equipo para ganar y gobernar. El partido necesitará un candidato presidencial que (a mi criterio) no surgirá entre los actuales jugadores. Surgirá en algún punto de intersección entre política y sociedad civil. La oposición que se prepara para gobernar necesita con urgencia un ‘gabinete de sombra’, que integre a las mejores mentes del país, estén o no afiliados al partido, para sostener el debate con la sociedad, construir soluciones y darles caras visibles. El partido necesita seguir con la revitalización de su fracción legislativa, en vez de seguir reciclando liderazgos tradicionales. La próxima fracción tiene que ser de lujo – y representativa de las expectativas que la sociedad civil tiene de la nueva ARENA que va a gobernar a partir del 2019.

Si vos conducís al partido en esta dirección, vas a generar no solo simpatía, sino apoyos decididos en sectores que ahora más bien expresan frustración con el sistema partidario, incluyendo ARENA.

En este sentido, te deseo el mejor de los éxitos,

44298-firma-paolo

 

Los 3 candidatos a presidir ARENA se presentan: Edwin Zamora, Hugo Barrera, Mauricio Interiano

diario hoyEl Diario de Hoy publicó entrevistas con los tres candidatos a la presidencia de ARENA, para darles oportunidad de explicar públicamente su visión del cargo que quieren asumir. Los reprodicimos aqu en la secuencia que fueron publicadas.

Segunda Vuelta

Edwin Zamora: “Esta es una era de conquista del Ejecutivo en 2019”

Edwin Zamora, concejal de la alcaldía de San Salvador, por el partido ARENA

Edwin Zamora

José Zometa, 13 agosto 2016 / EDH

Edwin Zamora fue diputado de la Asamblea Legislativa en el periodo 2012 -2015 y es actual concejal de la Alcaldía de San Salvador bajo la bandera de ARENA. El también empresario ya ha estado en el Consejo Ejecutivo Nacional (Coena) y desde ahí ha ejecutado labores que han llevado a ese instituto político a un proceso de renovación y modernización. A su juicio, esa experiencia es su mejor capital para obtener el apoyo de las bases y estructuras en la elección interna para dirigir al principal partido de oposición.

¿Qué lo motiva a lanzarse como aspirante a presidir el Coena y qué ofrece a las estructuras? 
Los areneros estamos siendo protagonistas de un momento histórico de la transformación política de nuestro país. Somos los protagonistas de la renovación política y esto me presenta una oportunidad para dar mi contribución. Tengo una visión clara de lo que tenemos que hacer como partido; el partido tiene la gente correcta y capaz para ejecutar y mi compromiso es inyectar la pasión que se necesita para que el partido reconquiste el Ejecutivo en 2019 y obviamente que tengamos un éxito rotundo en el 2018 en alcaldías y diputados.

¿Qué cosas están mal en el partido y qué hay que corregir? 
Todas las organizaciones tienen las oportunidades de mejora, si nosotros pretendemos de  que no existen oportunidades de mejoras, creo que estamos condenados al fracaso. En ARENA hemos identificado las oportunidades de mejora y es en lo que nos hemos enfocado con esta apertura, modernización y democratización que lo que ha hecho es acercar a la dirigencia del partido con sus bases, con sus estructuras y al partido en general con la población. Yo creo que el partido está saliendo de una fase de modernización, de apertura, una fase de democratización que ha sido un trabajo muy intenso y nos ha exigido ver bastante hacia adentro para que el partido se fortalezca y se posicione debidamente para las próximas elecciones. Esta es una era de conquista del Ejecutivo en 2019, una era que va a estar acentuada con mucho orden, mucha disciplina y mucha fortaleza, ese es mi compromiso.

¿Con qué sectores del partido cree contar con apoyo? 
Muy temprano en mi participación partidaria me permitió ser miembro del Coena; después me permitió competir por una diputación cuando por primera vez se votaba por diputados con rostro; después me permitió participar para la candidatura de alcaldías y concejos municipales plurales; entonces, he tenido la oportunidad de servir a mi partido. He tenido la experiencia de ser dirigente del partido, de participar en la gestión legislativa y ahora en la gestión municipal. El partido me dio la oportunidad de presidir el Quinto Congreso Nacionalista que recogió las inquietudes de todas nuestras bases y estructuras que se tradujo en un mapa, en un plan de trabajo de modernización y de apertura y sé que la gran mayoría de areneros están claros de esa contribución y por ende, me apoyan, porque creen que eso es bueno para el partido.

¿Se habla de modernizar, de renovar el partido, qué implica eso?
Yo prefiero actuar que hablar de ello. Yo he estado haciendo eso desde que llegué al partido, obviamente con todo el equipo de ARENA, gente comprometida con esto. Ya lo estamos viendo, es esta apertura donde vemos nuevos rostros en la Asamblea Legislativa, 17 diputados nuevos que verdaderamente le están cambiando la faz a la gestión pública en la Asamblea y estamos viendo también nuevos rostros en los concejos plurales y en las dirigencias del partido; entonces, esa modernización y esa apertura de la que este servidor puede hablar es un reflejo de lo que nos han pedido las bases y las estructuras y eso es lo que estamos viendo.

¿Qué importancia y qué incidencia deben tener los financistas dentro del partido? 
Yo estoy muy agradecido con los financistas de nuestro partido político y estoy hablando de los financistas de todos los tamaños. Puedo decir con toda propiedad que entré al Coena esta vez y me dediqué a trabajar muy de cerca con financistas de todos los tamaños. Obviamente es gente que está comprometida con el país, que están claros que la única esperanza del país para rescatar a El Salvador de la crisis en que nos ha metido el FMLN, que la única esperanza es ARENA y esta es su manera de colaborar con hacer patria. Creo que nosotros si somos sabios debemos de escucharlos, tomar lo bueno que el partido pueda tomar y tomarlo como un plan de trabajo.

¿De llegar usted a presidir el Coena  va a transparentar y abrir las cuentas del partido?
No solo ya está legislado sino que ARENA es el único partido político grande que lo ha hecho, los otros partidos políticos se han negado a dar esta información. Los partidos pequeños quizá la han dado un poco parcialmente porque si uno lo estudia y lo compara se da cuenta que no es exactamente lo que uno podría esperar comparándolos con las campañas, pero ARENA ha sido el único partido grande que lo ha hecho. Obviamente yo siempre he defendido la transparencia y la rendición de cuentas no solo a la ciudadanía, sino que a los mismos donantes que tienen derecho a saber adónde fue su dinero y cómo se utilizó.

¿Cuál sería la relación de su partido con el gobierno del FMLN? 
Nosotros hemos gobernado exitosamente El Salvador por 20 años. Convertimos a El Salvador de un país rural, con más del 70 por ciento en la pobreza, a un país urbano con el 70 por ciento de clase media. Ese cúmulo de conocimiento que tiene el capital humano de ARENA lo vamos a poner al servicio del pueblo salvadoreño, siendo una oposición contundente pero propositiva  y responsable. Nosotros no podemos ser una oposición de puros no, porque sabemos las necesidades de nuestro país y estamos comprometidos por sacar adelante al país. Vamos a seguir siendo una oposición responsable.

– – – – – – – – – –

Hugo Barrera: “Quiero que ARENA recupere el potencial ganador de elecciones”

Hugo Barrera, fundador del partido Arena, espera que el partido recupere el potencial ganador en las elecciones

Hugo Barrera

José Zometa, 14 agosto 2016 / EDH

Hugo Barrera es uno de los fundadores del partido ARENA y ha ocupado importantes puestos dentro del partido y en el Ejecutivo cuando el tricolor gobernó en cuatro ocasiones. Dice tener la experiencia política para ponerla en práctica  en la dirección del principal partido de oposición, pues busca devolverle la “mística” ganadora de elecciones al partido y para recuperar el poder y sacar adelante al país.

¿Qué lo motiva a lanzarse como aspirante a presidir el COENA y qué ofrece a las estructuras? 
La motivación está fundamentada en los resultados que tenemos ahorita como partido político en donde prácticamente hemos perdido todo el poder; estamos hablando del poder Ejecutivo, del Poder Legislativo, el Tribunal Supremo Electoral, la Corte Suprema de Justicia, la Corte de Cuentas, etcétera, todo ese tipo de cosas donde tenemos prácticamente cero influencia. y la idea es participar en la dirigencia del partido para recomponer todas las estructuras, fortalecer el esquema de organización del partido y recuperar la posición de partido político ganador de elecciones que hemos tenido históricamente.

¿Qué cosas están mal en el partido y cree que hay que corregir? 
Lo que se haya hecho mal a mí no me interesa, lo que a mi me interesa es lo bueno que vamos a hacer a futuro; entonces, la idea es tomar la dirección del partido  con un equipo de gente idónea para cada uno de los cargos del gente que esté con toda la determinación de hacer todo lo que sea necesario, con la formalidad y la idoneidad para empezar a darle el trabajo de equipo que esta cosas necesita. Y yo estoy seguro que con este trabajo de equipo vamos a empezar a darle forma a una organización potente tanto nacional como departamental y municipal por supuesto. Estamos hablando que ya para el 2018 tenemos las elecciones para alcaldes, diputados y Parlacen y lógicamente tenemos que estar listos. Quiero aclararle una cosa, yo no tengo la más mínima intención de ser candidato a nada, ni a alcalde ni a diputado, ni a presidente de la República, simplemente y sencillamente estoy haciendo este esfuerzo porque lo que quiero es contribuir a que el partido recupere el potencial de ganador de elecciones y voy a dedicar absolutamente todo mi tiempo para recuperar esa posición.

¿Qué sectores del partido cree que le puedan dar el apoyo? 
Yo tengo la impresión que de las 28 mil personas que van a votar en estas elecciones, que es el padrón que la dirigencia ha diseñado, yo estoy seguro que fácilmente la mayoría de esos 28 mil pueden estar de acuerdo con la posición política mía y con el deseo de recuperarle el potencial al partido. Yo creo que debemos saber escuchar a quienes tienen alguna cosa que opinar en los niveles municipales, departamentales o nacionales. Creemos que es importantísimo, hay gente que se ha ido del partido por diversos motivos que hacer un esfuerzo bien grande para recoger a esta gente, atraerlo nuevamente y la gente lo que quiere es que el partido se fortalezca, que se recupere su dinámica ganadora de elecciones y ese es el mejor anzuelo para que la gente se vuelva a acercar y volver a ganar, por lo menos, 43 diputados en las elecciones que vienen y la Presidencia en el 2019.

¿Se habla de modernizar, de renovar el partido, ¿qué implica eso? 
El partido tiene bastante gente joven que se le tiene que ir dando la oportunidad para que en el momento oportuno  ellos puedan tomar la dirigencia del partido. Por otra parte tampoco podemos dejar a un lado a la gente que ha ganado en este ejercicio político de varios años, tanto a nivel de Asamblea, a nivel de alcaldías y a nivel de gobierno. Hay gente que han sido ministros y presidentes de autónomas, todo eso se tiene que tomarse en consideración porque al fin y al cabo esas instituciones siguen funcionando en el país y en algún momento nosotros vamos a tener que poner a la gente que va a manejar esas instituciones; o sea, tenemos que hacer acopio de la energía de la juventud que se va preparando para el futuro y por supuesto de la gente experimentada.

¿Qué importancia y qué incidencia deben tener los financistas dentro del partido? 
Todos los que aporten algo, hay gente que aporta un dólar al mes, hay gente que aporta más y hay grandes aportes que son importantes, pero para mi criterio una cosa importante en la que ya estamos trabajando y ya tenemos los planes elaborados es que debemos de ser autosuficientes con un mecanismo de recaudación permanente a nivel nacional que ya está diseñado y lo vamos a poner en marcha.

¿De llegar usted a presidir el COENA, va a transparentar y abrir las cuentas del partido?
Con el tema de dar a conocer a los financistas me parece una cosa lógica, lo que pasa que en este momento de inseguridad que hay en al país yo creo que hay que respetar la voluntad de alguna persona que quiere aportar pero que quiere mantenerse en reserva, yo creo que eso habría que respetarlo porque se trata de la seguridad de una persona.

¿Cuál sería la relación de su partido con el Gobierno del FMLN? 
La oposición tienen que ser propositiva, por una parte, pero por otra parte, tiene que ser cumplidora  de lo que manda la Constitución y las leyes en relación a todo lo que el gobierno quiera hacer. Si el gobierno hace las cosas como manda la Constitución y como mandan las leyes, le vamos a dar todo el apoyo que necesite. Si el gobierno no cumple con la Constitución y las leyes, nosotros vamos a ser los principales críticos  y yo no estaría de acuerdo en darle los votos para ningún préstamo si no está dentro del marco de lo establecido, del marco constitucional y en el marco de la ley.

– – – – – – – – – –

Mauricio Interiano: “Podemos darles un giro a la política y a nuestro país”

San Salvador, 01 de Marzo de 2016. Entrevista cno el vicepresidente de organizaciÛn de  ARENA Mauricio Interiano, habla sobre la unificaciÛn del Partido y luchar por renovarlo . fotos edh  por  RenÈ  Estrada.

Mauricio Interiano

, 15 agosto 2016 / EDH

Mauricio Interiano no es un nombre común en la política salvadoreña. Si bien ha pertenecido a la dirigencia tricolor desde hace un tiempo, no ha tenido un rol protagónico como sus contrincantes principales, el concejal y exdiputado Edwin Zamora, y el histórico dirigente tricolor, Hugo Barrera. Interiano conversó con El Diario de Hoy sobre su propuesta, que incluye apostarle a un acercamiento con las bases, a apoyar más a los alcaldes y a fortalecer la transparencia del partido para ganar confianza y legitimidad.

¿Qué lo motivó a correr por la     presidencia del partido ARENA?
Convicción de que este es un momento donde podemos darles un giro a la política y a nuestro país y todo eso debe comenzar en ARENA. Como ARENA tenemos que hacer algunos ajustes y la población está esperando y nuestras bases también. Eso puede encender nuevamente esa mística que nos ha caracterizado. Esa es la fórmula para poder ganar (las presidenciales de) 2019 para poderle dar un giro de rumbo a nuestro país.

¿Qué cambios urgen en ARENA?
Hay que reconocer primero la fortaleza del partido. Territorialmente estamos muy bien. Tuvimos buenos resultados en la elección pasada, pero hay cosas que tienen que cambiar y tenemos que demostrar que estamos escuchando y preparados para conectar con nuestra población. Lo primero que tenemos que hacer es ponernos del lado de nuestras estructuras, de la gente. Lo que más hemos escuchado es principalmente eso… Y ante la población, lo que esperan es ver es esa coherencia entre nuestros principios y nuestras acciones… Tanto la ciudadanía como las estructuras tenemos un sentimiento de desesperación y abandono del Gobierno que no está resolviendo. ARENA tiene que volverse en esa voz firme, en defensa y protección de un país.

En ARENA ha habido escándalos que involucran a diputados y alcaldes con malos usos de recursos públicos o el poder conferido. ¿Qué actitud debe tener COENA ante eso?
ARENA tiene que tener una voz fuerte siempre. Debemos estar fuertes a cualquier crisis y sentar las posiciones, ya sea para proteger a la gente o para sancionar y resaltar lo que debemos cambiar. Debemos diferenciar las acciones de las personas. Tenemos que tener una voz fuerte y firme, dando nuestra cara, nuestro esfuerzo, respaldo y sentando posiciones claras que vean esta fortaleza y firmeza para ganarnos la confianza de todos los salvadoreños.

¿En ese esfuerzo caben personas que le han mentido a la población?
Este no es el momento de personalizar, hay que separar los actos de las personas. Es momento de unirnos y tener claro qué queremos lograr con base en la credibilidad.

Pero el partido lo ha criticado.
La gente espera coherencia entre principios y acciones. La población no será tolerante con ciertas acciones y debemos ser coherentes con eso. Debemos mostrar que estamos comprometidos con cambiar la manera en que se han hecho las cosas. Estos casos los iremos revisando, que nuestras acciones construyan la credibilidad que ARENA necesita tener.

¿Qué sector del partido lo respalda?
Yo pasé un tiempo en el COENA y eso me permitió entender a nuestras bases y qué tenemos que cambiar o qué continuar… Estoy muy agradecido que se me ha dado todos los apoyos, que no son a Mauricio Interiano, sino a un proyecto y un equipo. No te puedo decir uno u otro sectores porque son de muchos.

¿Busca continuismo o renovación?
Nuestras estructuras están pidiendo que se cambie cómo se han hecho las cosas. Esta elección va a marcar el futuro del partido y del país. Tenemos que tener la valentía de hacer esos cambios. Lo está pidiendo la población en encuestas y en la opinión pública, que tenemos que cambiar.

¿Qué metas han trazado para 2018?
En las elecciones 2018 el reto es lograr como mínimo 43 diputados y continuar creciendo en las alcaldías, y en las que ya estamos lograr la reelección. Eso se va a lograr trabajando desde las bases. Tenemos que darle el poder a nuestras estructuras, ahí está la fuerza del partido. Estoy confiado que en 2018 tendremos los mejores resultados de la historia de ARENA.

¿Hay alcaldes que han sido cuestionados por diferentes irregularidades? ¿Renovarían sus candidaturas?
Lo primero que tenemos que hacer es ponernos al lado de todos nuestros alcaldes para entender qué está pasando. Una realidad es que muchos se sienten solos y necesitan este respaldo. Si vemos que hay acciones que no podemos avalar, ya veremos qué sanciones se dan en ese momento.

¿Pueden los financistas tener incidencia en la elección de candidatos?
Cuando hablamos de financistas, hablamos de miles de personas que apoyan al partido. El financiamiento es clave para el trabajo del partido y algo importante que tenemos que hacer crecer esos apoyos para poder tener un trabajo continuo y permanente. Necesitamos esos recursos para estar activos todo el tiempo. Es igual de importante el que da un dólar al mes como aquel que da mil dólares. Por eso buscamos gente que se sume con su tiempo y aportes. Tenemos que demostrar que ARENA es de todos.

Se ha dicho que los grandes financistas han incidido en las candidaturas.
Nuestras estructuras van a decidir los dirigentes y los candidatos. En mi tiempo en el COENA, fue precisamente la primera vez que el proceso de elección de candidatos se hizo de forma abierta y voto secreto. Una de las apuestas es que tengamos candidatos que sean elegidos por nuestras estructuras y afiliados.

¿Si gana la presidencia de ARENA, qué nivel de acceso daría a la información de los financistas?
La transparencia tiene que ser uno de los ejes principales de ARENA. Tenemos que dar el ejemplo de lo que esperamos ver de nuestros funcionarios. Todo aquel que financia el partido tiene derecho a saber qué se hace con los recursos para generar la credibilidad y la confianza en la población.

¿Qué tipo de oposición debe hacer ARENA?
Clara y firme. Estamos pasando por un período muy difícil como país. Tenemos un gobierno que ha demostrado no tener un rumbo, está más enfocado en mantenerse en el poder que en resolver los problemas de los salvadoreños. Tenemos la responsabilidad como ARENA de asumir esa responsabilidad, denunciando lo que nos está pasando y proponiendo esa visión de lo que podemos lograr como país.

¿Por qué es importante hablar de ARENA? De Marvin Galeas

marvin galeasMarvin Galeas, 13 agosto 2016 / EDH

Algunos de los más influyentes columnistas han escrito sobre las próximas elecciones internas del partido ARENA. Pero no solo se escribe sobre el partido tricolor, también se habla al respecto en entrevistas de medios pláticas de casa, peluquería o supermercado.

Ni el FMLN ni ARENA son lo que fueron. El primero no es ni la caricatura de sí mismo. No tiene un proyecto ideológico. Lo que sí tiene es un proyecto de poder.

De su ideal socialista lo único que le queda es un discurso desfasado. La mayoría de sus dirigentes son hombres de negocios.

diario hoyEso no es malo. Lo criticable es haberse convertido en millonario con fondos venezolanos o aprovechándose de tener el control del Estado. Ellos no atacan a la “oligarquía”, o a la ANEP por ideología. No. Los atacan porque son la competencia.

La izquierda actual, habla, eso sí, en defensa de los pobres y ataca a la “derecha oligárquica”, pero he aquí la paradoja: no hacen nada por sacar a nadie de la pobreza y ellos mismos imitan en sus ropas, comidas y viajes a los más prominentes miembros de la oligarquía.

El FMLN ya no es un partido socialista y menos comunista. Es simplemente populista. Y hay que decir que esa plaga, el populismo, le ha hecho un tremendo daño a nuestros países. Poco a poco ese discurso de que hay débiles porque hay poderosos, que aquel no tiene porque el otro si, ha creado un falso sentimiento de indefensión, de baja autoestima, de no creerse capaz de nada.

Y es entonces cuando el populista aparece regalando cosas, casi siempre minucias y pálidos programas sociales que no crean oportunidades de superación real para nadie, pero sí un fuerte sentimiento de dependencia de los gobiernos y, lo peor, desidia para el aprendizaje, el emprendimiento y un profundo rencor por aquellos, que por méritos propios salen adelante en la vida.

Hay dos Américas. La del norte, Canadá y Estados Unidos, y la del sur, de México para abajo. Una es exitosa en todo y la otra es fracasada en todo. Para entender este fenómeno recomiendo la lectura del libro “Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario” de Carlos Rangel. Allí se comprende mejor el daño que hace el populismo.

El hecho es que bajo los tres gobiernos populistas, que hemos tenido, El Salvador, además de pertenecer por razones históricas, a una región subdesarrollada, estamos más arruinados que nunca. No es posible esperar un milagro económico, generación de empleos, atracción de inversión extranjera con gobiernos que ni siquiera tienen un plan definido, equipos de gobiernos capaces y menos con presidentes o mal formados académicamente o con una pobre inteligencia emocional. O ambas a la vez.

ARENA tiene en esto una gran ventaja. Puede formar excelentes equipos de gobierno con hombres y mujeres preparados en las mejores universidades del mundo. Si para dirigir con éxito una empresa se necesita cierta preparación académica, no digamos para dirigir un país. ARENA ya no debe caer en la tentación de buscar al candidato popular para ganar como sea una elección.

El candidato, no importa si se conoce o no, debe tener las cualificaciones para ser un buen presidente. Lo de la candidatura lo resuelve una buena campaña. Ya ARENA pagó un precio muy caro llevando el error de escoger a alguien “popular”. Pero para ello ARENA primero tiene que arreglar la casa. Escoger una dirigencia capaz, no solo hay que pensar en un buen presidente del partido.

El presidencialismo partidario debe terminar en ARENA. No estamos para caudillos. Vivimos en el siglo XXI en donde, si bien siempre son necesarios los liderazgos personales, las instituciones, empresas y países más exitosos son dirigidos por equipos de trabajo.

ARENA tampoco es ahora lo que fue. Poco va quedando de su anticomunismo cerril. Cada vez, con todo y que no esté bien en las encuestas, es el más moderno de nuestros partidos y, como dijo alguien, nos guste o no nos guste, es la única esperanza para salir del hoyo.

Por eso ARENA no puede darse el lujo del canibalismo, de “si no quedo yo” me enojo y me voy. ARENA, en última instancia no puede perder las cruciales dos elecciones que tenemos ya casi a la vuelta de la esquina. Es una cuestión de país. Por eso es importante hablar de ARENA.