primarias

Carta a los presidenciables: Hablen claro. De Paolo Luers

Paolo Luers, 16 mayo 2017 / MAS! y EDH

Arrancando el proceso electoral para diputados y alcaldes, está arrancando el presidencial del 2019. Esto no es malo.

En ambas elecciones se trata de la misma cosa: definir el rumbo del país. Son dos estaciones de la misma disyuntiva: Alternancia o continuidad. Pero la campaña de las elecciones legislativas no generará el debate necesario para que los ciudadanos tomemos decisiones trascendentes. Para el 2018, ambos partidos mayoritarias apuestan a más de lo mismo. Son los mismos candidatos, atrincherados en las mismas posiciones, y ambos partidos con las puertas cerradas a la renovación y el debate.

El debate sobre el gobierno que necesitamos no se genera en la competencia por alcaldes y diputados, sino alrededor de las personas que se apuntan para la presidencia. Y es este debate necesario que va a dar sentido y contenido a las elecciones del 2018.

Ambos partidos tienen que decidir si van a las presidenciales con candidatos tradicionales que representan la militancia propia (como hicieron en el 2014 con Norman Quijano y Salvador Sánchez Cerén), o con liderazgos nuevos que representan mucho más que su partido – y algo diferente que la generación que hizo la guerra y la paz. En el caso del FMLN está bien planteada esta disyuntiva: o es Nayib Bukele, o es otro comandante…

En el caso de ARENA, hasta ahora se han apuntado tres figuras fuera del partido: los empresarios Carlos Calleja y Javier Simán, y el abogado Luis Parada. Conociendo sus trayectorias, se puede adivinar que representan diferentes formas de relación entre partido y sociedad civil y distintas visiones del país, igual que en el caso de Nayib y los comandantes.

Los partidos no deberían seguir tapando estas diferencias, ni pretender manejarlas en círculos cerrados. Por lo contrario: Será beneficioso para ustedes, sus partidos y el país iniciar este debate desde ya y de la forma más transparente y abierta. Sólo así la campaña 2018 se escapa del más de lo mismo.

Bukele hace bien al provocar el debate sobre el futuro de la izquierda. Si estuviera esperando que el FMLN lo abriera, nunca se daría. Estoy en desacuerdo con sus posiciones, pero es positivo que las exponga de manera provocativa.

Los precandidatos de ARENA aún no han dado este paso. El que más ha hablado es Carlos Calleja, pero hasta la fecha no escuchamos nada capaz de provocar debate. El partido ARENA, al ser la fuerza que quiere provocar un cambio, debería incentivar a sus candidatos a que discutan el contenido y rumbo de este cambio. Es además la única manera de involucrar a la sociedad.

Nadie apoyará a candidatos que muestran miedo de que sus propuestas pueden ofender a alguien dentro o fuera de sus partidos. Métanse desde ya en la contienda, en el debate, sin afán de caer bien a todos. Obliguen a sus partidos a que las primarias para la presidencia se hagan pronto, parar poder convertirse en líderes antes de las elecciones del 2018.

Saludos,

La disidencia… De Luis Mario Rodríguez

Luis Mario Rodríguez, 9 marzo 2017 / EDH

En las últimas semanas las dirigencias partidarias han publicado las respectivas convocatorias para celebrar elecciones internas. Se trata de un mandato de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia en el que se ordenó elegir a los candidatos a alcalde, diputado, presidente y vicepresidente, así como a las máximas autoridades de los partidos, a través de un procedimiento que garantizara, como mínimo, la participación de la militancia, el voto libre, directo, secreto e igualitario y la posibilidad de impugnar un proceso si se comprueban irregularidades en su ejecución.

Con anticipación a la sentencia de la Sala, algunos institutos políticos “ensayaron” este tipo de prácticas democráticas. Los vicios en la elaboración del padrón interno y el uso de mecanismos como la “votación a mano alzada” o la designación “por aclamación”, nublaron la transparencia de esos primeros ejercicios. Las últimas experiencias nos mostraron un avance centrado en el uso del voto secreto. Sin embargo el principal partido de oposición prefirió elegir, a través de este método, únicamente a algunos de sus postulantes y, en el caso del partido de gobierno, se presentó “planilla única” para los puestos de secretario general y su respectivo adjunto. Para el 2018 los partidos deberán elegir en internas al cien por ciento de sus aspirantes cumpliendo los parámetros establecidos por la Sala de lo Constitucional.

Ciertamente esta manera de escoger a quienes competirán por cargos públicos presenta, como mínimo, dos consecuencias. En primer lugar genera un ambiente de apertura en las filas del partido. Las “hábitos” del pasado que permitían los nombramientos de candidatos “a dedo” ya no tienen cabida en pleno siglo XXI. La mayoría de países en América Latina promueven “primarias” en las que participan aquellos líderes que tienen interés de llegar a la Asamblea Legislativa, a las alcaldías o al Ejecutivo. En algunos sistemas los electores no son sólo los afiliados, sino también todos los ciudadanos interesados en que cierta persona alcance una determinada candidatura. Se trata de “primarias abiertas” que se desarrollan en un mismo día por parte de todos los partidos y donde la autoridad electoral supervisa la transparencia del evento. Esta clase de jornada sirve como “termómetro” para conocer el nivel de aceptación de los diferentes pretendientes y puede significar una ventaja para el partido que los postula.

No puede esconderse que esta forma de nominar a los rivales en una contienda por el poder también produce competencia entre los participantes de un mismo partido. Si no se administran correctamente, las elecciones internas pueden generar divisiones y resentimientos que amenazarían, por ejemplo, con aflorar en el pleno legislativo al momento de votar por alguna iniciativa de ley por parte de quien busque la reelección, si no obtiene la candidatura. Las internas también fragmentan el financiamiento político porque los precandidatos buscarán apoyos económicos para dar a conocer, entre sus correligionarios, las promesas de campaña, de convertirse en candidatos y los planes de gobierno en los comicios generales.

Un segundo aspecto tiene que ver con el comportamiento del que se convierte en diputado, alcalde o gobernante del país respecto del partido que lo arropó en el proceso electoral. Un efecto inmediato de las internas y de las primarias es el de empoderar al que resulta ganador. Pasa lo mismo con los candidatos a diputados en un sistema de listas abiertas, como el salvadoreño, donde llega a la “silla curul” el que más marcas consiguió. El electo crea un vínculo con los miles de habitantes que respaldaron sus ideas aunque en realidad se trate del proyecto del partido. Quienes le votaron le exigirán que cumpla su oferta electoral y que mantenga posiciones que coincidan con los intereses de la sociedad. Los partidos, por tanto, más que temer a esta especie de “disidencia”, deben entender que se trata de discrepancias que demuestran el grado de libertad y la capacidad de análisis de sus funcionarios, como en el caso de los partidos estadounidenses, donde demócratas y republicanos examinan cuidadosamente las propuestas que se someten a su consideración. Otra cosa muy diferente es renegar del ideario del partido y avalar creencias que chocan frontalmente con los principios doctrinarios de la organización. Sobre esto último discutiremos en próximas columnas.

Carta de bienvenida al 2017: Lo que quisiera ver este año. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 3 enero 2017 / EDH

No voy a pedir nada imposible. No es hora de soñar, sino de reclamar lo necesario y posible. A esto sí tenemos derecho.

En 2017 quisiera ver…

  • …elecciones primarias, donde FMLN y ARENA permitan a líderes de la sociedad civil competir en condiciones justas por las candidaturas a diputados y alcaldes.
  • …que los liderazgos emergentes de la sociedad civil, más allá de criticar a la clase política, comiencen a revolucionarla – tomando espacios, candidaturas, protagonismo.
  • …perfilándose potenciales candidatos presidenciales y ministros a través de un debate abierto y audaz sobre las políticas públicas necesarias para llevar al país a la ruta de crecimiento económico, seguridad jurídica y paz social.
  • …que en ARENA participen figuras como Claudia Umaña, José Miguel Fortín, Javier Simán, Carlos Calleja, Chico Bertrand Galindo, Ana Vilma de Escobar de este debate. En el FMLN me temo que será entre los pocos que tienen la venia del Buró Político…
  • …que Bukele tenga que enfrentar en la elección del próximo alcalde de San Salvador un candidato como Diego de Sola o Johnny Wright Sol.
  • …candidatos a diputados como Erika Saldaña, Cristina López, Guillermo Miranda, Marlon Anzora, Aida Betancourt, Felissa Cristales, Berta María Deleón, Max Mojica, Eduardo Cader, Juan Pablo Fontán, Bessy Ríos, Zaira Navas. (Vean que me he esforzado a proponerle al FMLN por lo menos 4 candidatos que le harían honor…)
  • …que ARENA deje un municipio (¿por qué no Soyapango?) a un candidato y equipo que represente el relevo generacional, la apertura hacia la sociedad civil y la renovación – para ensayar y enseñar cómo podrían ser la cara, el contenido y el lenguaje de la ARENA del futuro. Si no, de todos modos no ganan esta alcaldía.
  • …durante todo el año las universidades, los gremios de abogados, las organizaciones civiles discutan el perfil de los futuros magistrados de la Sala de lo Constitucional, para que el final del año exista un banco plural de profesionales altamente capacitados, preparados e independientes, cuyas concepciones jurídicas y filosóficas sean coherentes, transparentes y discutidos – para que la Asamblea pueda escoger de ahí a los 10 propietarios y suplentes que tiene que elegir en el 2018.
  • …al fiscal general revisar (y posiblemente retirar) los casos penales producidos en la fabrica de manipulaciones de Luis Martínez y Julio Arriaza – entre ellos el de la tregua.
  • …a Mauricio Funes encarar a sus jueces y enfrentar la justicia.
  • …a la fiscalía y los tribunales procediendo ágilmente con los juicios contra Saca, Luis Martínez, y toda la lista de funcionarios señalados por la Sección Probidad, para que se tenga la verdad y las condenas – y para poner un punto final en forma de una amnistía y reformas legales e institucionales que garanticen que a partir de este punto ya no exista impunidad para los corruptos.
  • …que en la opinión pública, y entre la academia, el sector privado, las organizaciones civiles, las iglesias y los partidos se desarrolle un debate serio, plural y libre de amarres ideológicos para analizar las distintas políticas de seguridad pública: mano dura, tregua, prevención, guerra contra las pandillas – con el fin de facilitar que el siguiente gobierno no sea condenado a continuar o repetir políticas y prioridades fracasadas.
  • …la Sala no se vaya sin obligar a la Asamblea a completar la reforma electoral; y sin establecer jurisdicción que impida al gobierno (cualquier gobierno que venga) a robarse las pensiones.

¿Será que con estos deseos me pasé de la raya entre realismo e ilusión? Bueno, se trata de mover esta frontera entre lo posible y lo imposible, desafiarla, empujarla. Si la meta es baja, poco vamos a lograr.

Feliz año nuevo,

44298-firma-paolo