No apoyaré públicamente a ningún candidato a presidente del COENA, respetaré el voto secreto. De Johnny Wright Sol

johnnyJohnny Wright Sol, 9 agosto 2016 / ESPACIO

En los últimos días todos los salvadoreños hemos sido testigos de los titulares de los diferentes medios de comunicación, abusos de privilegios en la Asamblea Legislativa, gastos cuestionados dentro de la misma institución, y apoyos de mis colegas políticos para diferentes candidaturas a la presidencia del COENA.

Francamente me frustra todo el contenido de la conversación actual. Y ni quisiera imaginarme cómo se siente el padre de familia que recién ha sido forzado a dejar su casa y comunidad junto a su familia por una amenaza, o el pequeño empresario que no puede conseguir un préstamo, el agricultor que no cubre sus gastos porque aún paga una extorsión, la anciana que no ha recibido sus medicamentos, el joven que no consigue un empleo.

Me he reunido con todos los aspirantes a dirigir el partido y me alegro que, eel espacion primer lugar, haya más de uno. Me alegra que hayan personas dispuestas a asumir el reto y que también sean todos ampliamente calificados para asumir el cargo. Pero no apoyaré a ninguno públicamente, aún no se conocen sus planillas completas ni sus planes de trabajo. Cómo diputado de la Asamblea Legislativa, no solo me debo a mi partido, también hay personas no afines a mi partido que votaron por mi y ellos no necesitan saber a quién apoyaré, ellos necesitan saber qué estoy haciendo por ellos, como justifico las decisiones que tomo por su bienestar, si cumplo con lo prometido y si rindo cuentas a quienes me lo demandan.

Es completamente lógico que los candidatos a la presidencia del COENA estén cabildeando apoyos políticos. Con un apoyo político sólido se muestra fuerte el candidato, emociona a la base partidaria e influye en la decisión que se tomaría a final de este mes. Pero debemos dejar a un lado esos apoyos políticos y darle mayor importancia al perfil, la preparación, y los principios del candidato. Y pongo este ejemplo: el mayor honor de un atleta olímpico es ganar una medalla de oro para su país, y eso se logra principalmente con la preparación del atleta, su disciplina y entrenamiento.

Puedo comprender y a la vez me entusiasma el deseo que tienen algunos de conocer a quién apoyo. No conjuga bien con mi forma de ser el creer que mi opinión al respecto es fundamentalmente relevante, simplemente necesitamos ver a un candidato idóneo, que su disciplina y entrenamiento, como ejemplifiqué con el atleta olímpico, se traduzcan en principios y valores sólidos que vayan más allá de nuestro partido y se genere una visión de país. Partiendo de esto, el voto debe ser racional, un voto que vaya más allá de la emoción de saber que diputado o alcalde respalda al candidato, un voto libre e integro.

Este es un momento histórico para ARENA, siendo la primera vez que se elige a la dirigencia de forma democrática: por voto secreto de un segmento amplio de sus bases. La finalidad del voto secreto es, de manera simplista, garantizar un voto libre, integro, e incondicional. Es por ello que me reservo mi derecho a votar de esa forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: