Johnny Wright: “Me preocupa que en ARENA nos estamos pareciendo al FMLN”

El legislador tricolor no ve bien las constantes inhabilitaciones de aspirantes a alcaldes que está realizando la dirigencia de su partido.

Johnny Wright Sol, diputado por el partido ARENA. Foto por Jorge Reyes.

Rafael Mendoza López, 25 junio 2017 / EDH

A sus 32 años, el joven diputado se ha convertido un férreo crítico de algunas actuaciones y decisiones que se toman en la Asamblea Legislativa. Pone de ejemplo la elección de funcionarios de segundo grado, que, según dice, es una repartición de cuotas partidarias.

Pero Wright también ha tomado distancia en algunas posiciones de su partido y ha hecho públicos sus motivos, como en esta ocasión, cuando pone en cuestionamiento algunas inhabilitaciones de aspirantes a alcaldes en las elecciones internas que realiza el partido ARENA.

¿Cuáles son sus expectativas sobre las elecciones internas en su partido ARENA?

Creo que la democratización y todas las reformas que ha habido en torno a partidos políticos son pasos en la dirección correcta pero lógicamente hay mucho por hacer en temas de transparencia, en temas de financiamiento de partidos, en temas de procesos internos y creo que la apertura es algo muy positivo. Considero que todo esto va en el buen sentido y por el buen camino pero indudablemente presenta grandes retos. La democracia en sí es una especie de cultura y a lo mejor se estaba acostumbrado a mecanismos diferentes de selección de candidatos. El tal llamado ‘dedazo’, y esas prácticas ya van quedando atrás.

Ahora, en cómo veo yo particularmente el proceso en ARENA, creo que en algunas cosas me preocupa en el sentido que siento que nos estamos pareciendo un poco al FMLN. Hemos escuchado y hemos visto recientemente unas inhabilitaciones de candidatos que se están justificando o tienen fundamentos en reglamentos y estatutos e incumplimiento de los mismos, pero me preocupa, no veo francamente la necesidad de tanta inhabilitación y veo bastante argumentación débil en torno al porqué de las mismas. Si esto se trata de una competencia, si esto se trata de apertura, si esto se trata de una fiesta democrática, me lo podría esperar (las limitaciones) de un partido como el FMLN, pero en ARENA me parece que es algo que debe de corregirse y mejorarse.

En algunos casos, entiendo que casi en alrededor de 160 y pico municipios hay candidatos únicos buscando la elección o la reelección y a mí me hubiese gustado que más personas hayan participado, pero en algunos casos los han inhabilitado. Pero lo que se quiere o el objetivo es claramente que haya competencia, que haya apertura y que haya interés de participación. Siendo analítico, siendo un poco crítico del panorama que yo veo actualmente sí me genera un poco de preocupación la agresividad con la cual se han estado inhabilitando algunas candidaturas.

POSIBLE “DEDAZO” EN ELECCIONES INTERNAS

¿No cree que es dedazo también decir que en tal municipio solo hay un candidato?

Podría haber formas de disfrazar un dedazo.

¿Cómo puede alguien justificar que candidatura única no es “dedazo”?

Si no es dedazo, digamos que es antidemocrático, un poco en contra de la razón de ser de una primaria, de una competencia interna. Creo que también podemos trabajar sobre la generación de espacios de debate. Puede ser interesante ver de aquí al futuro a candidatos debatiendo, trabajando juntos pero explicando cuáles son sus puntos de vista diferentes, cuáles son sus planes, cuáles son sus motivaciones para entrar (a la competencia), pero sí coincido completamente con que el asegurar una candidatura única dentro de un municipio o tener pocos aspirantes y reducirlos de alguna forma es una especie de dedazo o una especie de control partidario que no es conveniente.

¿Está inconforme con la forma en que el COENA actual está llevado este proceso de elecciones internas?

Podría ser, podría ser que en cierta forma sí estoy inconforme, pero también quisiera darles el beneficio de la duda que están haciendo lo mejor posible con lo que tienen. Fundamentalmente, no me queda claro si la dirigencia ha entendido el valor de una primaria, la importancia del debate, la importancia de la apertura. Creo que en ARENA, por razones de nuestro pasado reciente, todavía tienen ese temor al tema del transfuguismo y por ende creo que está el mismo recelo que podría tener la autoridad de servir como garante de que los nuevos candidatos o los que buscan la reelección sean auténticos areneros y que no se salgan del esquema de lo que plantean nuestros principios y estatutos, pero creo que esos miedos hay que vencerlos.

¿Se está pareciendo entonces ARENA al FMLN?

Sí, como le decía yo, al menos en estos temas. Yo creo que hay abismales diferencias, pero sí en torno a algunas aptitudes… Yo creo que también es de entender el panorama político tal como lo plantean las últimas encuestas. Hay una población que ya no se identifica con uno u otro partido político en su gran mayoría, que quiere cambios, que está harta de la polarización.

De hecho, las encuestas muestran una gran apatía hacia los políticos, es sorprendente la falta de intencionalidad de emitir un sufragio, es sorprendente y preocupante que los ciudadanos cada vez se muestren más en contra de los partidos políticos, llamémosle tradicionales. De hecho, yo considero que un sistema de partidos políticos fuertes le generan estabilidad al sistema, pero creo que nuestro esquema actual más que generar estabilidad le genera estancamiento y hay una diferencia fundamental entre las dos cosas y evidentemente nuestro país hoy por hoy no necesita estancamiento, necesita todo lo contrario; necesita la construcción de acuerdos, necesita la construcción de un diálogo productivo y debemos de solventar cualquier número de crisis a corto plazo, pero para que no sucedan en un futuro también hay reformas estructurales profundas que hay que hacer y que requieren de consensos políticos.

¿Usted cómo ve a su partido ante el gobierno? ¿Está ejerciendo una verdadera labor de oposición que pueda llevar a esos consensos?

Yo creo que la falta de construcción de acuerdo no puede adjudicársele a una u otra parte, hay responsabilidad compartida en este tema.

Creo que fundamentalmente es una consecuencia de una falta de confianza. El partido lleva ya 8 años dentro de la oposición cuando se nos hacen señalamientos de que se está haciendo una oposición poco propositiva. Creo que hay un trabajo importante que debemos de hacer en torno a comunicar mejor nuestra visión, nuestras propuestas. Aunque como oposición hay una labor importante de control, no de protestas pero sí de denuncias ante los abusos del gobierno de turno, debe de quedarle claro al ciudadano si ARENA va a ser una alternativa en las próximas elecciones, de cuál es su plan, cuál es su visión, cuál es su estrategia.

Constantemente vivimos diciendo que hay que cambiar el rumbo de El Salvador, pero ¿cuál es ese rumbo? Creo que ahí nos ha faltado definir cuál es. Yo en lo personal considero de que ese rumbo va por el camino de la justicia. El reto es enorme pero creo que hemos hablado con poca claridad como partido de oposición de verdaderamente acuerpar y representar una alternativa viable en este país.

A veces, en esta misma dinámica polarizante de desconfianza, de ataque y contraataque nos ha costado salir de ese esquema.

¿Cree que ARENA va a lograr una cantidad importante de diputados en 2018?

Yo considero que sí. Ahora, no debemos en ningún momento de confiarnos. Ciertamente el gobierno actual ha sufrido de mucho desgaste, ha sido una gestión que en los últimos 8 años ha demostrado no ser efectiva en torno al ordenamiento de las finanzas públicas, ha caído la inversión en El Salvador, entre otros temas. En la región centroamericana El Salvador está en último lugar, ya no es tan competitivo como era. Tenemos problemas serios en nuestras aduanas. El ambiente de desarrollo del país está bastante complicado y eso indudablemente va a pasarle factura al partido de gobierno en las próximas elecciones.

Eso sí, no creo que el éxito de ARENA deba basarse en el desgaste que podríamos esperar que tenga el FMLN, sino más bien en su habilidad de acuerpar, de representar fundamentalmente soluciones, propuestas claras, al grano y ser realistas y sinceros con la población.

LA LEY DE AGUA Y SUS POLÉMICAS

Usted ha trabajado en el proyecto de Ley Integral del Agua. El vocero de la Presidencia decía hace poco que lo que busca esa ley es privatizar el servicio, ¿está de acuerdo?

Rechazo contundentemente que exista una visión privatizadora del agua. El agua no puede privatizarse, de hecho la Constitución es clara en que los recursos naturales nos pertenecen a todos y es potestad del Estado velar por ellos y garantizar el goce de ellos para todos los ciudadanos.

La visión de la nueva propuesta de Ley Integral del Agua es darle al país una normativa que presente un esquema institucional robusto, de frenos y contrapesos, que le dé estabilidad y sostenibilidad al recurso, garantice que el recurso hídrico en el país es de dominio público, reconozca el derecho humano al agua y fomente la participación ciudadana, de toma de decisiones de manera plural, multisectorial.

Lee también: Johnny Wright y Medardo González chocan por la Ley de Agua

Además, premia la eficiencia, castiga la contaminación, sanciona cuando debe de sancionar y busca ordenar lo que históricamente en nuestro país ha sido sumamente desordenado que es el manejo del recurso hídrico. La autoridad hídrica estaría adscrita al Ministerio del Medio Ambiente y algunos puntos de choque son precisamente en torno a la rectoría del agua, la conformación de la junta directiva como el ente de máxima jerarquía en torno a la toma de decisiones, pues la propuesta contempla cinco directores: uno nombrado por el Presidente de la República, dos a propuesta de COMURES y dos a propuesta de la gremial ANEP.

Esto ha generado debate y yo veo que este debate es positivo, que el tema del agua ha agarrado fuerza y mi esperanza es que esta legislatura logre generar los consensos, generar un debate respetuoso, técnico y poco o nada ideológico y fundamentalmente que pongamos por delante los intereses del país.

REPARTICIÓN DE CUOTAS EN CORTE DE CUENTAS

Tengo entendido que usted presentó una propuesta para la elección de la Corte de Cuentas de la República…

Sí. Esta propuesta la introduje a la Asamblea Legislativa posterior a la elección de la Procuraduría General de la República.

Creo que la primera y más significativa fue la elección del fiscal general de la República, en la que yo me abstuve de votar por el actual fiscal (Douglas Meléndez) y razoné mi voto, pues el proceso de selección no me generó a mí la confianza o la información necesaria para tomar una decisión de tal importancia y trascendencia para el país y empecé en ese momento a cuestionar mucho estos procesos de selección en los que históricamente ha habido atrasos que son inconstitucionales.

Hemos visto que la Sala (de lo Constitucional) nos ha corregido la plana en algunos casos donde se eligieron funcionarios que no eran idóneos porque tenían afiliación partidaria. Hemos visto que se repartieron funcionarios de segundo grado entre fuerzas políticas como cuotas.

En el fondo no se han utilizando los mejores criterios. Los procesos son pocos rigurosos en torno a las exigencias para los candidatos, se les dan preguntas por adelantado para que vengan preparados a la comisión a leer sus respuestas, pero no se les exigen planes de trabajo.

Por tanto, si yo fuera a considerar la elección de un funcionario y no presentó un plan de trabajo o una visión de hacia dónde quería llevar a la institución, ¿como lo voy a medir yo, contra qué? Es importante eliminar todos esos elementos de arbitrariedad en los procesos y encausarlos y definirlos con base en idoneidad, con base en competencia. La Constitución establece los conceptos de moralidad, de honorabilidad y competencia notorias.

La propuesta de reforma, que es al Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa, desglosa todo el proceso de selección y es un insumo que hemos presentado para que se discuta esto y para romper con el esquema de negociaciones políticas y que tomemos decisiones fundamentadas en la idoneidad de los funcionarios para ejercer el cargo.

A mí me gustaría incomodar a los candidatos en el sentido de hacer preguntas difíciles, preguntas al azar inclusive, y no darles la oportunidad de que vengan preparados sino realmente ponerlos a prueba ante todo El Salvador para que los ciudadanos vean el nivel o la capacidad de estas personas. Mientras esto no suceda, ¿qué podríamos esperar? Más estancamientos y que los funcionarios que sean seleccionados por la Asamblea y luego ratificados sigan siendo más de lo mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s