transporte público

Se lo explico, Presidente. De Federico Hernández Aguilar

Si desea que las gremiales empresariales salgan a desconocer un fallo judicial, uniéndose a las voces de sus funcionarios, le recuerdo primero que les está invitando a bordear el delito.

Federico Hernández Aguilar, 17 mayo 2017 / EDH

A usted le resulta difícil entender por qué el sector privado salvadoreño no ha salido a defender a los “empresarios del Sitramss”, quienes son, en su opinión, “los más perjudicados con esa medida irresponsable de la Sala”. Ante semejante desafío, señor Presidente, permítame explicarle algunas cosas.

Cuando usted habla de “irresponsabilidad”, se refiere a una medida cautelar dictada por nuestro máximo tribunal de justicia. Si desea que las gremiales empresariales salgan a desconocer un fallo judicial, uniéndose a las voces de sus funcionarios, le recuerdo primero que les está invitando a bordear el delito. Comprarse un pleito tan estéril para quedar bien con el mandatario de turno, créame, no le será atractivo a ninguna de las gremiales serias, que ya suficientes problemas tienen tratando de ayudar a sus socios a sobrevivir el actual periodo gubernamental.

Pero profundicemos un poquito más, Presidente, para que nos entendamos mejor. ¿Fue el Sitramss un proyecto transparente desde el principio? Si su respuesta es afirmativa, me temo que quien debe dar explicaciones es usted. Le explico.

Antes de cumplir dos años de gestión, la primera administración del FMLN inició la construcción de andenes, áreas terminales y carriles únicos para los buses articulados del Sitramss. Curiosamente, luego de la disputa que se produjo en el seno de la “mesa nacional” que discutió el proyecto, el gobierno tomó la decisión de entregarle la exclusividad del uso de la infraestructura construida —construida, ojo, con dinero público— a una empresa privada denominada Sistema Integrado Prepago (Sipago), conformada por transportistas que también tenían el “encargo” de licitar, “privadamente”, la entrega del negocio de cobranza del pasaje electrónico.

Los señores de Sipago, Presidente, hicieron su trabajo con gran diligencia, al punto que adjudicaron el millonario contrato a Subes El Salvador, filial de una compañía creada hacía apenas dos meses en Uruguay. Esta última firma uruguaya, sin experiencia previa en materia de transporte, consiguió dos cosas importantes en tiempo récord: que su filial salvadoreña “ganara” la licitación sin tampoco tener que demostrar su trayectoria en los asuntos que se licitaban, y una providencial alianza con la empresa argentina Unetel S.A., destinada a proporcionar la tecnología que necesitaba el Sitramss. Unetel, por su parte, entre mayo y julio de 2011, firmó y echó a andar contratos de “consultoría” con los transportistas agrupados en Sipago, de forma que ellos quedaban comprometidos, antes del proceso de licitación, a recibir dinero a cambio de “asistir” al contratista (Unetel) “en la obtención de la adjudicación”.

Las interrogantes que se desprenden de todo lo anterior saltan a la vista, pero voy a tomarme el atrevimiento de formularle algunas por si a usted se le dificultara armar este rompecabezas. Siendo Sipago una empresa privada, ¿podía el Ejecutivo otorgarle en exclusividad una infraestructura edificada con dinero de nuestros impuestos y obviando el trámite respectivo en la Asamblea Legislativa? ¿Cuáles fueron los criterios para definir el perfil de los transportistas que conformarían Sipago y qué garantías de equidad se ofrecieron al resto? ¿Puede una “licitación privada” conceder derechos exclusivos sobre bienes públicos sin cumplir procesos mínimos de transparencia?

¿Conoce usted, señor Presidente, los requisitos técnicos que cumplió Subes El Salvador para obtener el negocio, siendo filial de otra firma que también acababa de ser creada en Uruguay? ¿Cómo es que el Viceministerio de Transporte no hizo objeciones al proceso, avalando por completo las actuaciones de Sipago? ¿Le parece correcto que los transportistas involucrados recibieran dinero, en concepto de “consultorías”, de una de las empresas internacionales aliadas a Subes Uruguay? Y finalmente: ¿sabía usted que existen claros nexos entre toda esta trama y Albapetróleos?

Invíteme a su despacho, Presidente. Y ordénele a dos de sus secretarios, jurídico y de transparencia, que estén presentes, porque es obvio que ellos le están asesorando muy mal. Solo así me explico que usted exija al sector privado que le secunde en esa estrafalaria “defensa empresarial” de un negocio con tantas señales de corrupción.

Anuncios

Carta a los usuarios del SITRAMSS: El pleito no es con ustedes. De Paolo Luers

Paolo Luers, 13 mayo 2017 / EDH y MAS!

Estimados ciudadanos que todos los días usan el SITRAMSS:
No se dejen engañar: Este pleito sobre la constitucionalidad del SITRAMSS no es con ustedes. Es entre el gobierno y la Constitución.

Quieren convencerles que la Sala se puso en contra del transporte público moderno, seguro, rápido y limpio. Falso. La Sala no prohibió al SITRAMSS ni la circulación de sus buses. Sólo ordenó que los carriles, que por decisión arbitraria del gobierno eran exclusivamente para el SITRAMSS y los vehículos de los funcionarios del Estado, se abrieran para todos los demás ciudadanos, quienes igual que ustedes circulan todos los días entre San Salvador y la zona de Soyapango.

Como ya vieron, el SITRAMSS sigue funcionando, un poco menos rápido, pero fluido – y todos los demás ya no sufren las tremendas trabazones. Nadie salió jodido.

Ni los magistrados (ahora declarados enemigos de la patria por el FMLN), ni nadie que tenga sus cinco sentidos está en contra de la idea de un transporte urbano moderno, rápido y seguro. El problema es que los gobiernos del FMLN lo han ejecutado muy mal: de forma inconstitucional. Lo hicieron sin la Asamblea, que tenía que aprobar la concesión a la empresa operadora; de manera corrupta, por la manera mafiosa como crearon las empresas operadoras; de manera ineficiente, porque no hicieron caso a los expertos para diseñar el sistema y las rutas.

Para resolver un problema, crearon docenas de nuevos problemas. Medio lo resolvieron a los usuarios del SITRAMSS, pero jodieron a todos los demás que circulamos en carros, buses tradicionales, camiones.

Si hubieran cumplido con la Constitución y presentado el proyecto a la Asamblea, esta hubiera exigido que lo modifiquen de manera que salga una solución verdaderamente integral: o sea, que no favorezca a unos y fregando a los demás.

Soluciones técnicas hay. Expertos hay. Modelos de empresas público-privadas limpias hay. Financiamiento para un proyecto real e integral hay. Lo que faltó al gobierno y al ministro Gerson Martínez es voluntad política de hacerlo correctamente. Prefirieron hacer algo improvisado con sus empresas ALBA y sus cheros transportistas, excluyendo a los demás.

Todavía no es tarde. Nadie quiere quitar el SITRAMSS. Se trata de corregir los errores cometidos, antes de ampliarlo hasta Santa Tecla y crear más caos.

No se dejen enganchar con las consignas del FMLN contra la Sala. Ella sólo cumplió con su deber, que es garantizar que nadie se pase por encima de la Constitución. Los que no les han cumplido a ustedes, son los funcionarios corruptos que han creado un monopolio corrupto e ineficiente de transporte público.

Saludos,

Roberto Soriano, presidente de ATP “García protege a Subes”

Los empresarios buscan la forma de frenar el sistema obligatorio de prepago que iniciará en septiembre.

Roberto Soriano, de ATP, aseguró que el viceministro de Transporte, Nelson García, está ayudando a crear un monopolio en el sistema de transporte público, en el que se beneficia a un grupo de empresas, que él vincula con Alba Petróleos. Foto EDH / Archivo

Roberto Soriano, de ATP, aseguró que el viceministro de Transporte, Nelson García, está ayudando a crear un monopolio en el sistema de transporte público, en el que se beneficia a un grupo de empresas, que él vincula con Alba Petróleos. Foto EDH / Archivo

Rodrigo Baires Quezada, 14 julio 2015 / EDH

Roberto Soriano, presidente de la Asociación de Transportistas de Pasajeros (ATP), cierra filas sobre los cambios obligatorios al sistema de transporte público.

La tarjeta prepago será una realidad ya en septiembre. El viceministro ha dicho que quienes no se acojan a ello podrán seguir funcionando pero sin cobrar subsidio.

No sé hasta dónde el gobierno aceptará que no tengamos este sistema, porque el negocio de Subes es que haya un cobro electrónico y el compromiso del viceministro es el mismo. Hoy utilizan la reforma al sistema de pago del subsidio para obligarnos a eso.

¿Eso no lo toma el sector como un chantaje?

¡Eso es una extorsión! Porque tendría que pagarle a una empresa protegida por el gobierno central, Subes, más de $2.7 millones mensuales y el Estado solo regresaría alrededor de $1.6 millones. ¡Estaría pagando por algo que no estoy pidiendo ni necesitando!

¿No necesita un sistema de cobro electrónico?

Es que no tenemos capacidad para pagarlo. El viceministro de Transporte, Nelson García, lo que está haciendo es echar a andar un negocio oscuro que intenta apoderarse del sistema de transporte. Mientras, los empresarios quebramos.

Tienen dos meses de estar diciendo que tomarán medidas, pero no hemos visto que hayan hecho nada hasta ahora.

Esperamos con la solicitud de prórroga en la Asamblea parar el cobro electrónico. Y también queremos discutir lo del subsidio y que este, como la tarifa, salga de una discusión técnica y no política. Si no, buscaremos la inconstitucionalidad de las reformas.

¿Creen que fallaría a su favor?

Sí, porque las reformas se aprobaron con irregularidades. Además, es lesivo a los intereses de los empresarios, porque solo pagarán subsidio hasta 21 días de servicio.

García dice que el límite de 21 días sale de las mismas pláticas con ustedes, quienes le aseguraron que una unidad no trabaja todo el mes.

Eso no le consta a él. La mayoría de las unidades trabajan 30 días si no tienen desperfectos mecánicos. ¿Qué estudio tiene para decir que solo se trabaja 21 días? Lo que pasa es que no se pagará menos al cancelar por pasajero transportado.

¿No les conviene más eso?

Sin el sistema electrónico, sí. Pero los números te demuestran que el subsidio te dará $0.04 por pasajero y el empresario tendrá que invertir en el sistema $0.07 por pasajero.

García asegura que esa inversión se recupera de lo que hoy pierden por el mal manejo de cobro de pasajes y lo que los motoristas se quedan.

Cuando estuve en la Mesa de Transporte, le dije al viceministro que no especulara. ¿De dónde determina que un porcentaje del dinero se lo roban los conductores? Él ha dicho que los conductores te pueden robar hasta el 10 %. ¿Y pagaremos el 10.5 % a Subes?

Igual, sin prórroga tendrán que contratar a Subes.

Lo que están haciendo es llevarnos a un sistema monopólico. ¿Qué otra empresa vende este servicio ahora? García, con los tiempos impuestos, está protegiendo el negocio de Subes.

¿No han buscado otras empresas que den el servicio?

Sí, con empresas internacionales, pero lo primero que nos dicen es que no existe una base legal que les asegure que vale la pena invertir entre $20 y 25 millones en el país. Hoy es una ley transitoria que termina este 31 de diciembre te obliga a invertir en el sistema electrónico. Y, por otro lado, Subes obliga a que firmemos contratos por 10 años. Eso es favorecer a un monopolio.

Los buseros acusan al VMT de atropellar al sector con amenazas

Transportistas de varias gremiales exponen una serie de irregularidades de tipo legal en torno al Sitramss, las cuales piden se investigue.

Nota EDH, 19 junio 2015

Los buseros agremiados en Rutas Unidas Salvadoreñas, ATP y AEAS declararon estar preocupados debido a la serie de irregularidades e ilegalidades que han cometido las autoridades del Viceministerio de Transporte (VMT) para echar a andar su proyecto estrella, Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss).

Según sus declaraciones, los transportistas que no están de acuerdo en cómo se ha ejecutado la obra viven entre las amenazas, la prepotencia y la “matonería” del vicetitular del ramo, Nelson García.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Autobuses (AEAS), Genaro Ramírez, ha pedido al Cuerpo Diplomático en el país, especialmente a la Embajada de los Estados Unidos, a que esté “atento a los sucesos” entorno a la puesta en marcha del sistema.

EDH20150619NAC026P“El VMT comienza a decir que el que no instale el sistema de cobro electrónico, iba a comenzar a tener problemas, y comienza a no matricular las unidades de los empresarios que no cumplían las exigencias de una empresa privada, Subes. Obligaron a los empresarios, después obligaron a los usuarios a pagar con tarjeta “, es el ejemplo de Roberto Soriano, dirigente de ATP, sobre algunas irregularidades.

Él se refiere a la disposición del VMT, a través de una “resolución razonada”, publicada en el Diario Oficial el 16 de octubre de 2012, de instalar un sistema de cobro electrónico en la zona de Santa Tecla, Ciudad Merliot y la zona nor-poniente y sur de San Salvador. Un servicio tecnológico que hasta la fecha solo ofrece la empresa Subes.

Aunque ellos esperan que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) admita la demanda interpuesta el pasado 12 de mayo, en donde solicitan se declare ilegal el Sitramss y se detenga el cobro electrónico, ellos siguen denunciando que el VMT ha violado la Constitución de la República.

VMT“Es un tema muy complicado, hay demasiadas irregularidades. Nosotros hemos denunciado lo que se está pretendiendo hacer (con el transporte). (Quieren) hacer una toma del transporte”, dijo Ramírez.

El transportista denuncia, entre otras cosas, que el VMT da beneficios al Sitramss, en detrimento del resto del sector. Él menciona que tiene cerca de 400 personas, entre agentes de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC), gestores de tráfico del VMT y el Ejército para dar seguridad a 35 unidades que prestan servicio actualmente los buses tipo padrón y articulados.

“Es una de las rutas más pequeñas, tiene 35 unidades (el Sitramss) y (por eso) no despliegan un policía para ir a cuidar otra ruta”, denunció.

Ramírez, también, refutó que el Gobierno le ha entregado una carretera de uso público a la empresa Sistema Integrado Prepago (Sipago). Él se refiere a los carriles exclusivos que construyó el gobierno con un préstamo del BID de $45 millones, desde los centros comerciales en Soyapango, hasta la 33a. Avenida Norte, en la alameda Juan Pablo II.

“(Ellos) argumentan que son concesiones dadas. Que yo sepa, ni la Juan Pablo ni el bulevar del Ejército se le ha concesionado a nadie. Los permisos que él (VMT) está utilizando, son permisos para autobuses, que eso es diferente a una concesión, que él diga dónde está la autorización para el uso exclusivo de esa calle. Lo que necesita concesión es la calle”, exclamó Ramírez.

El transportista también denunció que los empresarios de Soyapango están siendo coaccionados para que firmen contratos con la empresa Sistema Único de Boletos Electrónicos (Subes), y que sea ésta la que instale los aparatos lectores de tarjeta que necesitan para que se les pague la compensación por pasajero transportado de $0.02 centavos para los microbuses y $0.04 para buses.

Denuncian ilegalidades

Con documentos en mano, el representante legal de Rutas Unidas Salvadoreñas, Juan Pablo Álvarez, manifestó que muchas de las ilegalidades que comete el Gobierno están explícitas en algunos documentos. Entre ellos el acuerdo 358, el cual aprueba el pliego tarifario del Sitramss de $0.33 centavos ; y el decreto 84, sobre las reformas al Reglamento General de Transporte Terrestre.

Según Álvarez, el VMT creó la nueva ruta y los recorridos de los buses padrón y articulados del Sitramss el 23 de junio de 2014, cinco meses antes de que las denominadas rutas troncales y pretroncales fueran legalmente establecidas en el Reglamento.

“Las rutas troncales y las pretroncales aparecieron en el limbo jurídico hasta el 1 de diciembre de 2014, en las reformas al reglamento. Jurídicamente no existían este tipo de líneas. Pero estas rutas las creó el 23 de junio de 2014”, mencionó.

Los transportistas denunciaron que a los buses del Sitramss le fueron “traspasados” permisos de líneas de otras rutas, como Acopatt y de Acostes S.A. de C.V.

EDH20150619NAC028PDe acuerdo a documentos del VMT proporcionados a través de la OIR, algunas placas de las rutas de buses 29-H, 29-D, 29-E, 29-F y 152-XOLL fueron trasladadas a los 37 buses que tiene actualmente el Sitramss.

“Han sido trasladadas en virtud de la modificación a las condiciones de línea concesionadas autorizadas, al nuevo sistema Integrado de Transporte”, dijo el oficial de información. Además, acotó que el dueño de las 37 líneas de transporte corresponden a una sola concesionaria, que es la sociedad Unión de Empresas Sipago-Sitramss.

“Hacemos un llamado a la comunidad internacional, ya la situación de violación a la Constitución y a las leyes es increíble. Que pidan información, que estén observantes de lo que está pasando en el tema de transporte, principalmente porque es de los sectores más estratégicos para un país”, dijo Álvarez. Ellos acotan que si es necesario, se apliquen las sanciones al Gobierno por las violaciones cometidas.

De acuerdo con los buseros, desde diciembre de 2012 hasta la fecha el Gobierno les adeuda en concepto de compensación cerca de $19 millones.

No pagarles la ayuda económica es una estrategia para llevarlos a quiebra, denunciaron.

Respecto a la denuncia que interpusieron los buseros ante la Sala, el ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, dijo ayer, en el marco de la rendición de cuentas de dicha cartera ante la Asamblea Legislativa, que espera que la CSJ resuelva conforme a derecho y no contra el Sitramss. “Quiero expresar mi confianza que se va a fallar conforme a derecho”, dijo. Los buseros piden que se declare ilegal el sistema y que se suspenda el cobro de $0.33 centavos.

Usuarios pagan doble pasaje para evitar caos vehicular: EDH

Mientras el ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, destacó como un logro que el Sitramss tiene una “sobredemanda” de usuarios, algunos usuarios consultados dijeron que utilizar los buses gusanos y tipo padrón son la única opción para esquivar el caos vehicular de la zona de influencia del nuevo sistema de transporte y en las vías aledañas, aunque esto signifique sacrificar sus bolsillos.

busesLos $0.90 que pagaba Nelson Escamilla a diario, de lunes a viernes, en el transporte público “normal” desde San Martín hasta el centro de San Salvador, casi se duplicaron desde que utiliza el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss). Ahora él desembolsa $1.41.

Además de proveer de las necesidades básicas a su familia, Nelson también estudia. Una tarea que se ha vuelto titánica desde que decidió viajar en el nuevo sistema. Él tuvo que poner en una balanza: sacrificar su bolsillo o llegar tarde a su centro de estudio, ubicado en la alameda Roosevelt.

Escamilla, de 30 años, aseguró que utilizar el Sitramss se convierte en una “obligación” para evadir el caos vehicular que se genera en el bulevar del Ejército y en las calles alternativas al sistema.

“Pago una ‘cora’ para el trabajo, después pago otra ‘cora’ para llegar aquí (estación del Sitramss), más 66 centavos del Sitramss, ida y vuelta, y regresar a la casa. La verdad es que se ve incrementado”, dijo, mientras esperaba cruzar el bulevar del Ejército para llegar a la estación provisional.

“Hay una sobredemanda, más gente quiere usar el Sitramss, es decir, más gente de la capacidad instalada que se tiene (en el Sitramss). Por eso va a ser importante la llegada de los próximos 30 vehículos a finales de agosto”, declaró el titular del MOP, el lunes pasado.

Alma Contreras también es parte de esa demanda de la que habla el funcionario. La joven de 23 años, quien trabaja en una zona industrial de Soyapango, acotó que viajar en el Sitramss se ha vuelto una opción “obligada”.

“Muy caro (el costo del pasaje en el Sitramss), porque yo trabajo en Soyapango, me toca pagar una ‘cora’, luego $0.33, digamos del Sitramss, y luego $0.45 para Lourdes. Me sale caro, pero la necesidad…”, dijo la usuaria que reside en Lourdes, Colón.

Contreras también criticó el servicio de los buses tipo padrón que llegan a la plaza Salvador del Mundo: “En la mañana el servicio que da el Sitramss no es muy bueno, a las 5:00 a.m., estoy por el Salvador del Mundo, y nunca pasa, por eso me tengo que venir en otra ruta”.

El presidente de la gremial Rutas Unidas Salvadoreñas, Juan Pablo Álvarez, tildó de “estrategia perversa” la que está realizando el gobierno, ya que obliga a los usuarios a utilizar el sistema para esquivar el caos vehicular que hay a toda hora en el bulevar del Ejército y las vías alternativas al moderno sistema.

Álvarez añadió que el gobierno también obliga a los usuarios a pagar un doble pasaje. El transportista opinó que la sobredemanda no se debe a que el usuario “voluntariamente” utiliza el sistema.

“Es irresponsable decir que la gente voluntariamente va a estar gastando más en su presupuesto. Lo que el ministro (Martínez) no admite, y es la verdad, es que está obligando al pueblo, al que viaja en bus, a tener que pagar obligadamente el sistema que ellos están promoviendo”, acotó.

“Vos decidí: así se lo está planteando: o te quedas en el tráfico, llegas tarde al trabajo, te sancionan por llegar tarde, no te abunda el tiempo, en fin, o te venís con nosotros, simple y sencillamente tiene que usar la tarjetita, pagar los $0.33. Y lo más descarado es que es un proyecto que no tiene legalidad”, criticó Alvarez.

No hay acuerdos

Según Juan Pablo Álvarez, las negociaciones entre el Viceministerio de Transporte (VMT) y los buseros de Soyapango e Ilopango no avanzan; contrario a lo que declaró el ministro Gerson Martínez, el pasado lunes, cuando acotó que “ya hay acuerdos” y que a inicios de junio ya estarían funcionando las rutas alimentadoras del Sitramss.

El VMT ha informado que la primera ruta que servirá como alimentadora del nuevo sistema es la 41A bus y microbús.

No obstante, un empresario de esa ruta, quien prefirió el anonimato por temor a ser sancionado, informó que todavía no hay acuerdos con las autoridades.

Él explicó que han solicitado al Viceministerio de Transporte que para iniciar a operar como ruta alimentadora deben de tener las condiciones necesarias, como calles en buen estado, ubicación de las nuevas paradas de buses para el transbordo de usuarios y calles señalizadas para hacer el retorno. Dentro de la agenda, el tema de que las unidades alimentadoras cobren una tarifa menor debido a que solo harán la mitad del recorrido no está contemplado.

No obstante, el viceministro de Transporte, Nelson García, ha dicho que están “negociando” para que los buseros tengan una tarifa de entre $0.15 y $0.19.

“Eso (el tema del pasaje), dice el señor Viceministro que la tarifa se mantiene. O sea, lo que cobramos nosotros, lo que cobramos yendo hasta el centro se mantiene, aunque hagamos un recorrido más corto. Entiendo que vamos a seguir cobrando la misma tarifa; $0.25 en los microbuses y $0.20 en los buses”, expresó.

Cuando se oficializó la tarifa del Sitramss, el pasado 7 de mayo, el viceministro García acotó que “más o menos” hasta el 20 de mayo harían una evaluación de la demanda de usuarios, y al tener esa información tomarán la decisión de incorporar las primeras rutas alimentadoras.

García añadió que la Ruta 41A bus y microbús será la primera en incorporarse al sistema; hasta ayer el transportista de la ruta mencionada dijo que no habían llegado a ningún acuerdo, y que cuando arranquen con el plan piloto de las rutas alimentadoras, ellos continuarán cobrando el mismo pasaje, según lo que han discutido en las reuniones que mantienen con las autoridades.

El busero informó que el VMT ha solicitado que la mitad de las unidades de la Ruta 41A bus y microbús arrancarán como alimentadoras.

Esta ruta tiene una flota de 100 unidades, entre buses y microbuses; pero el busero dijo que ellos han propuesto iniciar solo con el 25 por ciento, hasta que las condiciones para operar como tal sean las idóneas.

Carta al SITRAMSS. De Paolo Luers

Desde enero de este año está en fase de prueba el SITRAMSS. El gobierno anunció que en estos das se anunciarán las tarifas de este sistema de transporte público, y con esto terminan las pruebas y entramos en la fase de funcionamiento. Lo que no se ha revelado es mo piensan completar el tramo del SITRAMSS, para llegar hasta Santa Tecla. Paolo Luers comenta.

Paolo Luers

El Viceministerio de Transporte, llevÛ acabo la prueba piloto de los autobuses SITRAMSSOkay, tuviste tu “fase de prueba”. Varios meses. Suficiente para comprobar que sos un desastre. Todos lo pudimos constatar. No sos la solución para los usuarios del transporte urbano -y para todos los demás solo has producido caos, colas interminables, pérdida de tiempo y de nervios.

Naciste de una buena idea: Modernizar el transporte urbano. Necesario. Pero en manos de un gobierno incompetente y de empresarios corruptos, la buena idea se convirtió en una pesadilla. El tráfico entre San Salvador y Soyapango está peor que nunca; la terminal y los talleres no están construidos; la tarifa sigue siendo “secreto de Estado”; los carriles del bulevar del Ejército y de la Juan Pablo II colapsan todos los días, por culpa tuya. Mientras tanto, en los carriles exclusivos para el Sitramss solo pasan un par de buses bonitos, pero que no absorben ni el 10 % de los usuarios que diariamente viajan entre San Salvador y la zona industrial de Soyapango/Ilopango/San Martín – y nadie sabe cuándo va a llegar la flota de buses y cómo la van a financiar.

Me imagino que estás bien contento: Todos hablan de la tarifa, como si fuera el mayor de los problemas. Paja. La tarifa la arregla el gobierno como siempre lo ha hecho: con subvenciones. O sea, diciendo a la gente que papá gobierno paga – pero el que paga es el ciudadano con sus impuestos. Lo de la tarifa es una cortina de humo, y detrás de ella ustedes esconden el verdadero problema del Sitramss: la segunda fase.

Cuatro meses de prueba, pero nadie quiere hablar del siguiente paso: la construcción del Sitramss hasta Santa Tecla. Porque ahora el Sitramss lleva a la gente de Soyapango a un punto muerto, allá por el Seguro Social, y ahí termina en la nada. Termina en un punto muerto, donde todos sus usuarios tienen que agarrar cualquier otro bus para llegar a su trabajo. Este es el punto más crítico del tal Sitramss: Para que todo este proyecto tenga un mínimo sentido, hay que prolongarlo hasta Santa Tecla, Merliot, Antiguo Cuscatlán. Pero para hacer esto, tienen que paralizar todo el tráfico en la otra mitad de la ciudad. Tienen que pasar, a saber cómo, por el Salvador del Mundo, por la carretera a Santa Tecla. Quiero ni pensarlo.

Llama la atención que tienen a todo el mundo discutiendo del Sitramss, pero nunca han dicho por dónde va a pasar la segunda fase. Y tienen razón: Ya a esta altura, con el desmadre creado en el centro y en la salida a Soyapango, la gente está harta. Si el gobierno publica por dónde va a pasar el Sitramss para llegar a Santa Tecla, sería como echar leña al fuego. Este año va a comenzar la construcción de los pasos a desnivel en los dos extremos de la Jerusalén: el redondel Masferrari y el redondel de Naciones Unidas frente a Multiplaza. Solo esto va a generar un caos de tráfico. Si además intervienen, para la segunda fase del Sitramss, la plaza del Salvador del Mundo y la Panamericana, en todo esta zona ya no se moverá nada.

Quiere decir: El gobierno ya se olvidó de la segunda fase. Ya sabe que no funcionará. Nos vamos a quedar con un Sitramss que, además de todos los problemas que ya está creando, se quedará a la mitad. Otra ruina del desarrollo, como el puerto de La Unión. Solo que este megapuerto abandonado no molesta a nadie, nadie lo ve – pero lo del Sitramss nos jode todos los días. Y todo esto para un proyecto que de todos modos se va a quedar a medias. No lo pueden terminar, así que lo van a dejar a medias…

Ya nos jodiste la vida diaria a todos, Sitramss. La único solución, aunque parezca absurdo, es suspenderte, deshacerte – y volver a habilitar todos los carriles de la Juan Pablo II y del bulevar del Ejército. Suena feo, suena a fracaso, pero a la larga nos sale más barato que seguir adelante con un proyecto inviable.

El problema es: ¿Quién tiene el valor de firmar al acta de defunción?

Saludos, Paolo Lüers