tercera fuerza

Columna Transversal: Pensar fuera de la caja. De Paolo Luers

Es lógico que ahora está surgiendo con fuerza el debate sobre candidaturas no partidarias. Lo que siempre parecía una opción quijotesca para gente excéntrica, en este contexto puede convertirse en la opción sensata y necesaria.

paolo3Paolo Luers, 14 julio 2017 / EDH

Si ARENA decide no apostar a la apertura, habrá que pensar en una alternativa. Parece que esta decisión ya está tomada y consumada. El momento de la apertura como estrategia para construir una nueva mayoría en el país ya pasó, ya se perdió. Se hubiera tenido que producir en el proceso interno de selección de candidatos para alcaldes y diputados, ampliando la oferta electoral del partido con candidatos que pueden bajar y tal vez borrar esta barrera que existe entre ARENA y los sectores que necesita atraer para desplazar al FMLN.

EDH logEsta oportunidad no se aprovechó – no por accidente o por actuaciones torpes de algunos dirigentes, sino por diseño del actual liderazgo partidario. El resultado: El partido les tiró la puerta en la cara a quienes estaban dispuestos a arriesgarse con ARENA, confiando en las promesas de renovación. Y en consecuencia, renunciaron a su reelección los únicos dos diputados que habían apostado a este acercamiento con la sociedad civil. El partido se auto-amputó una pierna, por que no aguantó la picazón del hongo de pie…

Aunque esto ya parece no tener solución dentro de ARENA, subsiste la necesidad de construir una mayoría social y electoral capaz de sostener un proyecto político de regeneración del país y sus políticas públicas. Sigue siendo una prioridad ineludible para todos. Entonces, si la apertura de ARENA está descartada, hay que buscar otra forma. Y hay que buscar esta otra forma de manera responsable y con cabeza fría. Ya estuvo el berrinche, es hora de estrategia.

Por esto es lógico que ahora está surgiendo con fuerza el debate sobre candidaturas no partidarias. Lo que siempre parecía una opción quijotesca para gente excéntrica, en este contexto puede convertirse en la opción sensata y necesaria. Existe una mayoría social que no acepta que el FMLN se prolongue en el poder, erosionando la institucionalidad democrática y la factibilidad económica y social del país, pero que tampoco conecta con ARENA, y mucho menos ahora. Los únicos que podrían movilizar estos sectores de la sociedad, para evitar que caigan en las tentaciones de la anti-política o en apatía, por el momento son candidaturas no partidarias. Pero pueden adquirir sentido estratégico sólo bajo condiciones que ahora urge discutir friamente:

  • No pueden ser iniciativas individuales, sino tienen que tener el respaldo de un movimiento ciudadano que les dé representatividad y mandato; además será la única forma de superar los obstáculos legales puestos por el sistema partidario actual para evitar que haya diputados no partidarios;
  • Este movimiento hay que construirlo con claridad de propósito. El primero es: aportar a construir una mayoría nueva más allá del FMLN y sus aliados; para esto hay que tener claridad que ARENA tiene que ser parte de esta mayoría a construir. Yo sé que a muchos no les gusta esta idea.
  • El segundo propósito: usar las candidaturas no partidarias del 2008 y la intervención activa en las elecciones presidenciales para construir una nueva fuerza partidaria que en el 2021 puede competir y cambiar el mapa político.

Si el primer propósito exige disposición de alianza con ARENA, el segundo requiere de disposición de competir contra ARENA.

En esta dialéctica tienen que saber moverse quienes acepten el reto de las candidaturas independientes. No se trata de meter a un par de iluminados a la Asamblea, sino de construir una tercera fuerza. Los llamados a emprender esta aventura son los que están fuera de ARENA, pero quienes quieren renovar la política y, sobre todo, desplazar al FMLN antes de que arruine el país. A los renovadores dentro de ARENA, en especial a mis amigos Juan Valiente y Johnny Wright, recomiendo no participar en este proyecto. En ARENA queda mucho por hacer, porque sin una fuerte ala renovadora dentro del partido no funcionará ninguna alianza amplia.

Dentro de este movimiento que se convertiría gradualmente en partido deben tener cabida todos que han entendido que para defender el sistema republicano y construir un país de oportunidades hay que evitar que el FMLN siga gobernando, pero que también hay que evitar que ARENA sea la única opción.

Los militantes y dirigentes de ARENA no deberían ver esto como amenaza, sino como la tal vez incómoda pero indispensable oportunidad de llegar a lo que se necesita: una nueva mayoría para regenerar el país. Una nueva fuerza céntrica será muy incómoda para ARENA, porque actuará como permanente correctivo y reto. Pero será indispensable porque será su complemento.

Los primeros en entender esto deberían ser Javier Simán y Carlos Callejas. Ellos saben que sólo con ARENA (y mucho menos con una ARENA sin apertura) sus proyectos políticos no tendrán sustento.

Anuncios