Nayin Bukele

Bukele y el escándalo de los mercados

Una investigación de El Diario de Hoy, dos notas y una entrevista a Fabio Castillo

 

I.
Nayib Bukele hizo un trato perjudicial para San Salvador con proyecto de tres nuevos mercados

El exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, firmó un contrato por $91 millones con una empresa de Guatemala, la cual se creo cinco meses antes que se lanzara la licitación.

Nayib Bukele hizo un trato perjudicial para San Salvador con proyecto de tres nuevos mercados

12 noviembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

El concejal del FMLN, Fabio Castillo, explicó en entrevista con El Diario de Hoy que la aprobación del contrato de más de $91 millones para la construcción de tres nuevos mercados que firmó el exalcalde Nayib Bukele no contó con la aprobación de ley.

La solicitud inicial de mejorar las condiciones de los mercados existentes en la capital se transformó en un plan para construir tres nuevos mercados, los cuales otorgó el exalcalde a una empresa privada de capital guatemalteco, constituida solo cinco meses antes de otorgarle las obras.

Para lograrlo, Bukele y un grupo de concejales no tomaron en cuenta varios procedimientos de ley para entregar la construcción y usufructo de los mercados a Direct Security Systems (DSS), una empresa que no sólo se convirtió en el socio estratégico para la alcaldía capitalina, sino a la que además se le encomendó por medio de un contrato el diseño, la construcción y operación de los mercados, facultades que no están en las bases de licitación, según consta en documentos en poder de El Diario de Hoy.

La empresa DSS que nació en junio 2015, cinco meses antes de que la alcaldía lanzara la licitación pública, no había acreditado mayor experiencia en la construcción en ese tipo de obras que le estaba confiando el exalcalde. Aún así se convirtió en el principal socio privado de la alcaldía con la que creó una Sociedad de Economía Mixta (SEM).

Esta SEM fue creada en 2016 amparada en la “Ley sobre Constitución de Sociedades por Acciones de Economía mixta”, una legislación que data de 1957 y que no correspondía al tipo de proyecto municipal que fue entregado a una sola empresa privada.

El millonario proyecto de los mercados, denominados centros comerciales, arrancó con la ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (Lacap), pero no fue concluido bajo esa ley, sino que en el proceso el exalcalde y el grupo de concejales que lo apoyó dejaron de lado la Lacap y el proyecto terminó bajo el amparo en la ley de Sociedades de Economía Mixta. Es decir, las bases de licitación para la búsqueda del socio estratégico se hicieron mediante la Lacap, pero el contrato se otorgó basado en la ley de 1957.

De esa forma, Bukele no solo le entregó a la empresa guatemalteca la construcción de los tres mercados, a través de la Sociedad de Economía Mixta, sino que además le transfirió la autonomía de administrarlos y operarlos. A eso se añade que la SEM se constituyó con una participación del 75% para DSS y solo el 25% para la comuna.

Los tres mercados a construir, denominados en el contrato como “centros comerciales”, estarían ubicados en el antiguo parque Hula-Hula; otro en el expredio de la Ex-Biblioteca Nacional, localizado en el centro de San Salvador; y otro más situado en lo que actualmente es un área verde en la colonia Escalón.

En el contrato con la SEM se estableció que el mercado de la colonia Escalón costaría $33.5 millones; el de la ex Biblioteca costaría $23.8 millones y el del Hula Hula tendría un costo de $34.1 millones, lo que suma $91.4 millones.
Sin el debido aval en el concejo El proceso para desarrollar el proyecto de los tres mercados no contó con los votos mínimos en el Concejo Municipal requeridos por la Ley de Mercados.

El 31 de enero de 2017, el Concejo Municipal aprobó con 8 votos a favor (de 14 posibles) el contrato, denominado “Marco”, de servicios de construcción, administración, operación y mantenimiento entre la alcaldía de San Salvador y la sociedad Nuevo Sistema de Mercados, nombre comercial que adquirió la empresa DSS después de vender sus acciones.

El acuerdo municipal recibió 6 votos en contra, entre ellos el del concejal del FMLN, Fabio Castillo, y de los concejales de ARENA. El artículo 4 de la Ley de Mercados ordena que para aprobar la construcción de mercados se necesita de dos tercios del total de miembros del concejo, que en este caso debía ser con 10 votos de los 14 concejales y no por 8 como ocurrió.

Por lo tanto, el contrato no cumplió con la mayoría de votos que exige el Código Municipal. Además, en congruencia con lo expresado por FabioCastillo en entrevista con El Diario de Hoy, el artículo 102 de la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (Lacap), establece que “la nulidad de los actos preparatorios del contrato o de la adjudicación firme, producirá en todo caso, la nulidad del mismo contrato…”.

Además, un fallo de la Sala de lo Constitucional que estableció que los bienes del Estado o de uso público solo podrán darse en usufructo, como sucedió con uno de los terrenos para uno de los mercados, sin que tenga la autorización de la Asamblea. Y el artículo 233 de la Constitución de la República establece que los bienes de la hacienda pública y los de uso público solo podrán donarse en usufructuo, comodato o arrendamiento con la autorización de la Asamblea.

– – –

II.
Alcaldía quedó en desventaja en negocios de mercados

La comuna de Bukele sólo se quedó con el 25% de la participación en la sociedad y entregó en usufructo el área verde de la comunidad Nueva Esperanza, en colonia Escalón

Alcaldía quedó en desventaja en negocios de mercados

12 noviembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

La negociación entre el exalcalde Nayib Bukele, actual candidato presidencial de GANA, con la empresa Direct Security Systems (DSS) para la construcción de tres mercados en San Salvador dejó en desventaja a la comuna al solo recibir el 25 por ciento de la participación en la sociedad al entregar en usufructuo el área verde de la comunidad Nueva Esperanza, en colonia Escalón, a un valor casi 20 veces menor que el valúo de su misma alcaldía, según documentos en poder de El Diario de Hoy.

Para ejecutar el proyecto, Bukele se asoció con DSS a través de una Sociedad de Economía Mixta de C.V., (SEM) que fue creada el 27 de septiembre de 2016 ante los oficios notariales del abogado Kevin Steve Vargas Calderón. En la escritura de la constitución de la Sociedad de Economía Mixta se estableció que se constituiría con un capital de 400 mil dólares, dividido en 5 mil acciones con un valor de 80 dólares cada una.

Establecida la cantidad del capital le correspondía a Direct Security Systems pagar en acciones 300 mil dólares, mientras que a la alcaldía 100 mil dólares, según el contrato.

La alcaldía decidió pagar su parte, por un monto equivalente a $100,000, entregando en usufructo un terreno valorado en cerca de $2 millones ubicado en la colonia Escalón. En dicho valúo en junio de 2016 por la misma comuna, como consta en la documentación, el terreno tenía un valor de $1.974,533.

De haber negociado el valor del terreno entregado mediante usufructo al precio real del mercado, la participación de la alcaldía en la Sociedad de Economía Mixta pudo haber sido del 85% y no del 25%, como ocurrió por haberlo entregado a 100 mil dólares.

“La aportación en especie que consiste en un derecho de usufructuo a favor de la sociedad que se constituye por un plazo de 30 años, sobre un inmueble urbano de su propiedad de 8 mil 373 metros cuadrados, situado en la colonia Escalón”, dice en el documento de constitución de la SEM.

En la página 162 del documentose detalla que la empresa DSS pagó 75 mil dólares en acciones, las cuales equivalen al 25 por ciento de la totalidad de estas en la sociedad.

“La sociedad DSS suscribe 3,750 acciones de la serie A que representan 300 mil dólares del capital social y ha pagado el veinticinco por ciento del valor de las mismas, es decir, la suma de 75 mil dólares por medio del cheque 5608271 librado el 26 de septiembre de 2016”, se lee en el contrato de constitución de la sociedad que formaron con la alcaldía.

Entre las finalidades de la SEM estaba explotar y prestar un servicio público, ejecutar compraventas, realizar préstamos, comercializar bienes, darlos en arrendamiento, disolver, además de liquidar cualesquiera sociedades u otras asociaciones, dice en el contrato.

Administración de la SEM en manos de jóvenes extranjeros y empleados de la comuna

El contrato estableció que ambas partes deberían tener directores y vocales como representantes en la Sociedad de Economía Mixta para tomar decisiones sobre los proyectos, ganancias y modificaciones.

La empresa Direct Security Systems nombró como director presidente a Uwe Christian Martinz, de 43 años de edad y de nacionalidad austríaca pero con domicilio en Guatemala. Martinz se retiró del proyecto cuando DSS fue comprada por la empresa guatemalteca MAKENSA.

También como presidente suplente nombraron a José Leopoldo Link Belchener, de 65 años, de nacionalidad colombiana e ingeniero mecánico. Además como primer vocal, Santiago Granados Balsells, de 27 años, y como vocal suplente a Karla Elizabeth Arroyo, de 32 años, ambos de nacionalidad guatemalteca.

Mientras que la comuna fue representada por empleados que trabajaron en todo el proyecto y también por empleados de confianza de Bukele.

La alcaldía se quedó con la vicepresidencia y nombraron al abogado Cecilio Vidal Sibrián Gálvez, de 50 años. Como suplente tomó el cargo Edwin Patricio Nuñez Alguera, de 44 años, quien sólo lo mencionan como estudiante. Nuñez Alguera, quien fue concejal y uno de los que votó a favor del proyecto en todo el proceso, es actualmente “emisario nacional” de Nuevas Ideas, partido fundado por Nayib Bukele, según indica en su tarjeta de presentación.

También fue designado al cargo de segundo vocal Conan Tonathiú Castro Ramírez, quien era el representante legal de la comuna en la gestión de Bukele.

Además fue nombrada como segunda vocal suplente la abogada Ana Xochitl Marchelli Canales, del FMLN.

– – –

III.
Fabio Castillo afirma que aprobación de contrato de mercados es nula

El concejal de la alcaldía en la gestión de Nayib Bukele desconfió de los socios guatemaltecos y el porcentaje de la participación que tendrían éstos en la sociedad.

Fabio Castillo afirma que aprobación de contrato de mercados es nula

12 noviembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

Fabio Castillo, concejal del FMLN en la alcaldía de San Salvador durante la gestión de Nayib Bukele, asegura que la aprobación en el Concejo Municipal del denominado “Contrato Marco” para construir tres centros comerciales municipales fue nula, porque no alcanzó los votos suficientes para su aval. Agrega que tiene cierta desconfianza cuando se crean “Sociedades de Economía Mixta” con socios desconocidos, ya que siempre ellos tienen todo el poder en los contratos y puede la alcaldía o el Estado terminar siendo socio de alguna “mafia o narcotraficantes”.

¿Qué piensa sobre los contratos para la construcción de los centros comerciales municipales en los que usted votó en contra?
Yo siempre he tenido cierta desconfianza en las sociedades de economía mixta donde las instituciones estatales o municipales no tienen la mayoría de las acciones. Aunque las personas sean correctas honradas y eficientes, será ese socio el que va administrar y consecuentemente la alcaldía o el Estado no tienen ningún tipo de control.
A la hora de repartir las utilidades los socios no la reparten, el dinero se queda retenido, no llega ningún beneficio a la alcaldía.
Como son acciones de libre circulación en cualquier momento a voluntad de ellos pueden traspasar esas acciones a personas indeseables y que acabe la alcaldía o el Estado siendo socio de alguna mafia o narcotraficantes o de personas de bajo nivel moral.
(La empresa Direct Security Systems que construiría el proyecto de los denominados centros comerciales municipales fue comprada por la empresa guatemalteca Makensa, según una nota periodística publicada en noviembre de 2017). http://lexlatin.com/noticia/makensa-compra-direct-security-systems-con-apoyo-de-lexincorp).

¿Cómo se debía hacer?
Me parece que había que poner algunas limitantes jurídicas en el sentido de que la alcaldía o el Estado tenga la mayoría de acciones o en caso de que los socios quieran vender, la alcaldía o el Estado tiene un derecho preferente para comprar las acciones a valor contable con un cierto porcentaje de sobreprecio a efecto de evitar el que un ente público se encuentre asociado con personas o entidades indeseables.
Yo siempre tuve una cierta reticencia a ese tema, incluso algunas cláusulas de esa sociedad se introdujeron a iniciativa mía, como la obligatoriedad de repartir dividendos. Quedaba a voluntad de los socios y no llegaba el beneficio económico que la alcaldía pretendía.
Algunos habían insinuado que ya habían hecho componendas conmigo, lo cual era totalmente falso. Yo no quería aparecer como que mi voto haya sido comprado.
En las cláusulas de la sociedad quedó establecido que se iban a repartir la mitad de las utilidades y la cuarta parte de esa mitad le iba a corresponder a la alcaldía. Sobre las utilidades el 12.5% era cierta garantía de la inversión municipal.

Para aprobar los contratos del proyecto de construcción de mercados en el Concejo Municipal no se alcanzó las dos terceras partes de los votos como dice la ley, sino que fueron ocho de 14 posibles, ¿eso fue ilegal?
De cualquier manera está fuera de las dos terceras partes de los votos.

¿Eso lo convierte en una aprobación nula?
Sí.

¿Ese tipo de proyectos millonarios se debió hacer a través de la Asamblea Legislativa y la Ley Lacap para evitar a socios desconocidos?
Yo prefiero que se haga en algunas de estas formas: o que en la sociedad de economía mixta la alcaldía tuviera mayoría y celebrara un contrato de administración con el socio por lapsos de cinco o diez años; o que la alcaldía emprendiera directamente la solución del problema, eso me hubiera encantado, pero parecía totalmente inviable en ese momento. No estaba en posibilidades. En la “Sociedad de Economía Mixta”, la alcaldía fuera mayoritaria para que no se pudiera encontrar en la situación de que llegara a ser socia de alguien indeseable y ese alguien por tener la mayoría administrara los negocios municipales.

La misma empresa que se convirtió en el socio estratégico se convirtió en el constructor y administrador de la obra, ¿qué opinión le merece?
Claro, es que ya teniendo la mayoría, pueden decidir cualquier cosa.

El artículo 233 de la Constitución dice que cuando se da un terreno en usufructuo para uso público debe pasar por la Asamblea, pero en este caso no se hizo.
Eso se puede hacer, eso no hay problema. Hay responsabilidad, pero problema no hay. Se aplica cuando son del Estado y no municipales. En el terreno de la Ex -Biblioteca habrá que ver si el municipio lo constituye en usufructuo.

Pero la alcaldía firmó el “Contrato Marco” con los socios y no tenían los usufructuos de los terrenos y el de la Ex Biblioteca, por ejemplo, es del Ministerio de Educación.
Yo puedo comprometerme a vender algo que aún no es mío, ese es mi problema cómo hago para adquirirlo. El socio puede venir a decir: usted se comprometió a traspasar los terrenos en usufructuo y no lo ha hecho, hágalo y sino lo hace me indemniza. Esa indemnización la ponen los árbitros.

Telegramas navideños. Me pueden contestar en enero. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 16 diciembre 2017 / MAS! y El Diario de Hoy

Presidente: Usted fue a El Mozote para cumplir una sentencia de la Comisión Interamericana de DDHH. Salió del trámite. Un estadista hubiera aprovechado la ocasión para conciliar la justicia con la paz, presentando una Ley de Reconciliación que llene el vacío que dejó la suspensión de la amnistía.

Salvador Sánchez Cerén, en su carácter de dirigente de las FPL: Hablar de los 1000 campesinos de El Mozote y callar sobre los 1000 campesinos de San Vicente es hipócrita.

logos MAS y EDHMauricio Vargas: Usted mostró hombría cuando como militar apoyó a Cristiani a negociar la paz. ¿Por qué no va a El Mozote para decir a los hijos y nietos que la masacre de sus familias fue un crimen que deshonró la Fuerza Armada? Lo puede hacer una vez termine el juicio.

Padre Tojeira: ¿Por qué, en vez de solicitar un juicio penal, no convocaron en la UCA un Tribunal Russell, como el que se hizo en 1966 sobre Vietnam, para establecer la verdad sobre el asesinato de los jesuitas, de Rodríguez Porth y otros crímenes de guerra?

Nayib Bukele: Ahora que quiere asumir el rol del verdadero revolucionario, acusando al FMLN de ser Arena.2, ¿por qué hace giras en California, en vez de ir a las comunidades de ex combatientes en Morazán, Chalate, y el Bajo Lempa? Será interesante ver si aceptan su liderazgo.

Milagro Navas: Alcaldesa, si las propuestas de su contrincante Luis Rodríguez son tan risibles como usted dice, ¿por qué se niega a enfrentarlo en un debate público?

Mauricio Interiano y Alberto Romero: Su silencio sobre los bonos navideños de los diputados hace demasiado ruido. ¿Realmente van a permitir que sus diputados los cobren?

Vanda Pignato: ¿Realmente piensa que alguien le cree esta cara de Yo no fui, fue mi marido? Usted vivió en los mismos lujos de su esposo. ¿No fue usted que llevó a Orlando su familia en el jet privado? ¿Y lo de Santana, Lula y Odebrecht?

Fiscal General: ¿No va a investigar y acusar al ministro de Gobernación por falsedad ideológica y decisiones arbitrarias en el caso de la legalización exprés de las 62 asociaciones fantasmas que necesitaba el gobierno para elegir a Trejo?

Ya sé que todos ustedes ya están empacando para sus vacaciones. Yo también. No importa, me pueden contestar en enero 2019. Saludos,

44298-firma-paolo

Johnny y Nayib. De Max Mojica

Ambos incursionaron en política desde muy jóvenes, se han mostrado irreverentes y renuentes a simplemente aceptar las líneas políticas impuestas por los líderes históricos de sus institutos políticos y se han atrevido a criticarlos, pero sus diferencias son abismales.

max mojica-xMax Mojica, 11 septiembre 2017 / EL DIARIO DE HOY

Johnny Wright y Nayib Bukele desde hace unas semanas son una constante en las redes sociales en cuanto a comentarios y opiniones, respecto a las posturas y postulados políticos que ellos exponen, los cuales tienen una característica en común: son contrarios a las corrientes imperantes en los institutos políticos, ARENA y FMLN, que les sirvieron de plataforma para alcanzar los puestos públicos que ahora poseen.

EDH logEntre ellos hay muchas coincidencias: ambos decidieron incursionar en política desde muy jóvenes. Ambos alcanzaron éxito político relativamente rápido y con relativa facilidad, muestra de que en nuestra sociedad existe un importante nicho de votantes que desean un cambio en la forma de hacer política, un cambio de rostros, así como una sacudida a las corrientes ideológicas heredadas de la Guerra Fría.

Ambos se han mostrado irreverentes y renuentes a simplemente aceptar las líneas políticas impuestas por los líderes históricos de sus institutos políticos. Ambos han roto con la corriente conservadora de sus partidos (aclaro: no solo ARENA es conservador; el Frente, o al menos su dirigencia, es muy conservador en términos políticos de izquierda. Basta y sobra leer su postura oficial respecto a los postulados políticos expuestos en el Foro de Sao Pablo). Los dos se han distinguido por atreverse a criticar públicamente a sus partidos, lo cual, asimismo, es novedoso en un país en donde los trapos sucios se siguen lavando en casa. Para muestra un botón: la renuncia de Francis Zablah de GANA. La renuncia fue pública, las razones privadas y la reconciliación se llevó a cabo a puerta cerrada.

Eso sí, las diferencias entre ambos son mucho más marcadas. A raíz de la propuesta de Johnny respecto a la despenalización del aborto –con base en ciertas causales–, hubo innumerables críticas y ataques en su contra. Respecto a este punto debo aclarar algo: en lo particular, considero que si bien es cierto no estoy de acuerdo con su propuesta, no puedo menos que respetar su valentía al proponerla. Ir a contracorriente en una sociedad tan religiosa y conservadora como la salvadoreña requiere una coherencia entre lo que se piensa, lo que se hace y lo que se dice, aún y cuando sostener esa coherencia implicó para él renunciar a su partido político y, probablemente, le costará su reelección como diputado.

Nayib, por su parte, ha demostrado tener una actitud poco menos que cuestionable. Ante tanta desavenencia pública, resulta obvio que la relación del Frente con Nayib es un noviazgo por necesidad. Nayib, sin duda alguna, es la mejor carta presidencial del Frente (ningún otro de sus miembros se le compara en las encuestas) y, para Nayib, el Frente es una valiosísima plataforma política, tomando en cuenta la disciplina de sus correligionarios, su voto duro, su capacidad logística y el control que ejerce en el TSE. Por todo ello, hoy por hoy, aún y los insultos y diatribas en las redes sociales, continúan juntos. El tórrido noviazgo se mantiene.

Por su lado, a raíz de su propuesta para la despenalización del aborto y debido a que no se permitió llevar a Aída Betancourt como su suplente, Johnny se distanció de ARENA, se retiró como candidato de dicho partido político y dijo que explorará otras opciones como candidato independiente, las cuales, para ser sincero, no le brindan ningún tipo de seguridad de reelección; pero lo está haciendo, porque es lo que la gente coherente hace: sus acciones son consecuentes con sus pensamientos. Si no se comparten principios, lo correcto es renunciar.

Por su parte, Nayib continúa rodando la película “Mauricio Funes Reloaded”, pretendiendo hacer creer a los posibles votantes que mantiene algún punto de unión ideológico o político con el Frente y que, por lo tanto, continúa siendo del Frente, pero sin perder su carácter de “outsider”; cuando la realidad es que un día si y otro también, se dicen de todo en las redes sociales, o simplemente decide hacerles un desaire tan grande, que ni siquiera llegó a su proclamación como candidato en la convención del partido.

Entre ambos políticos, Johnny y Nayib hay similitudes, pero sus diferencias son abismales. Uno renuncia a su partido, de forma pública y transparente, señalando claramente cuáles son los puntos de la desavenencia y tomando su propia ruta, aunque le cueste su candidatura; el otro, dando una muestra de un cuestionable pragmatismo político, con base en el cual, no obstante, hay serias desavenencias públicas, pero él y su partido prefieren continuar juntos simplemente, porque les conviene. Esa es una actitud propia de aquellos que buscan el poder a toda costa, aun cuando ello implique renunciar a sus principios.

Independientemente de que te caiga bien o mal, apoyes o no sus propuestas, Johnny ha dado clases gratuitas de coherencia, transparencia y honestidad con sus posturas públicas y privadas; bien harían muchos políticos en imitarle.

@MaxMojica

La novela del políticool. De Cristina López

Cristina LópezCristina López, 30 mayo 2016 / EDH

Por todo lo que hablamos de las ventajas y maravillas del internet, tendemos a olvidar las enormes desventajas que la era de la información trae consigo. Una especialmente distópica es la habilidad que otorga a quienes están en el poder, dándoles la posibilidad de reescribir realidades para llenar sus propios fines políticos. Presentan argumentos como disyuntivas y en términos de blancos y negros: o se es una cosa o se es la otra. Así, cuestionar motivos o pedir transparencia, lo vuelve a uno blanco de ataques personalizadísimos que rayan desde estar en contra del bien común, las buenas obras y los chuchitos de la calle, hasta tacharlo de evadir impuestos.

El último episodio que ilustra este turbio poder del internet lo protagoniza (como tantos otros drama-shows en formato de nota en redes sociales) el Alcalde de San Salvador. Sus ataques de bilis en contra de los medios recuerdan un poco a los de diario hoyDonald Trump, porque siguen la misma estrategia: vilificar al medio, para que cualquier información que pinte al alcalde en una luz menos favorecedora a la que está acostumbrado con sus “medios” fantasmas de retweet lisonjero, pueda desacreditarse de inmediato con cortinas de humo.

Continuar atacando a los medios de prensa impresa con la cantaleta de que no pagan impuestos — cuando en la reforma fiscal de 2014 se reformó la ley de imprenta para quitar la arcaica exoneración de impuestos a los periódicos — no demuestra ignorancia de la ley. Demuestra una calculadísima propaganda goebbeliana de auténtico photo-shop de la verdad, y eso es lo que da verdaderamente miedo. De su peso cae que evadir impuestos es delito. Los delitos hay que probarlos y a las autoridades competentes les compete perseguirlos y procesarlos. Pero esto que él pinta de búsqueda de justicia es en verdad la desacreditación sistemática de quien se atreva a cuestionar o criticar la cuidadosamente construida imagen del alcalde. El argumento es flojo porque no hay disyuntiva alguna: se puede exigir transparencia y rendición de cuentas a quienes están en el poder sin que esto implique la defensa de los intereses particulares de quienes tienen medios de comunicación.

La última diatriba vino en forma de carta abierta en Facebook, dirigida “al señor Dutriz”, y aparentaba ser una defensa indignada del honor de una mujer (propia de las épocas de antaño en las que los cónyuges debían defender el honor de las damas, no otorgándoseles a aquellas suficiente agencia para hacerlo por sí mismas). ¿La ofensa? Suponemos fue la cortísima nota (no exactamente periodismo de exposé) de La Prensa Gráfica exponiendo que en la Alcaldía hay cinco parientes del alcalde. La carta del Alcalde está escrita en términos blanco y negro, como si cualquier señalamiento a rendir cuentas y pedir transparencia sea necesariamente una desaprobación de su carácter, el amor que le tiene a su señora, el trabajo de esta o señal de que el dueño del periódico le tiene poco aprecio a su propia esposa (¿?).

En realidad es sumamente saludable exigir transparencia en lo que al rol que las esposas de figuras de elección popular tienen en la política pública. En El Salvador y en cualquier otra república democrática. Porque sus cargos no existen fuera del ámbito protocolar y constitucionalmente (o municipalmente en este caso) no tienen atribuciones formales, la academia jurisprudencial las considera ciudadanas particulares frente a la administración pública. Poco importa si devengan salario o no si sus decisiones, en forma de sus poderes informales, tienen efectos político-públicos. Si no los tienen, la carga de la prueba de que sus decisiones no impactarán a la población la tiene el funcionario. Por lo menos le debe a su electorado la explicación de cómo evitará el innegable conflicto de interés: ¿quién podría despedir, en caso de mal manejo o decisiones erróneas, a quien hace que “brillen sus ojos”?

No se engañe, la carta no era una defensa del honor de la primera dama municipal (que aún no queda claro cómo se vio mancillado por el reportaje periodístico). La carta era un episodio más en la construcción de Photoshop de la imagen del políticool con sed de cámara y tarima que vive de lo que digan los números de la encuesta. En esta edición se introducía el interés romántico, necesario para que el público clamoroso y sediento de entretenimiento, continúe disfrutando de la novela que es tan útil para distraer del hecho que detrás de la gorra para atrás y los chuchitos rescatados, en San Salvador y el país seguimos casi como estábamos — con ganas de emigrar y poca movilidad económica — solo que con más muertos.

@crislopezg