MOP

Carta al ministro de Obras Públicas: ¿Quién lo nombró justiciero del pueblo? De Paolo Luers

Paolo Luers, 20 junio 2017 / MAS! y EDH

Estimado Gerson:
Comienza nuevamente el juicio contra Jorge Nieto en el “caso Diego de Holguín” – con la sorpresa de ver a usted, nuestro albañil del pueblo, asumiendo funciones novedosas en el sistema judicial: Nosotros vamos a representar al país, al interés público. No más impunidad”, escribió en Twitter. La última vez que revisé la Constitución, era el fiscal general que representaba los intereses de la sociedad y del Estado, no un ministro.

Lo irónico es que usted, en su rol de justiciero, está haciendo precisamente lo contrario de lo que predica: genera impunidad. Todos sabemos -y usted mejor que nadie- que el robo de la Diego Holguín tiene un culpable principal: David Gutiérrez, ex ministro de Obras Públicas; y un responsable político: Tony Saca, ex presidente de la República.

Pero por diseño político del entonces Mauricio Funes (el que le hizo ministro a usted) y del entonces fiscal general Luis Martínez, y con apoyo de usted, desde el principio desviaron toda la investigación de la escandalosa corrupción en el MOP de Saca y su ministro Gutiérrez a un chivo expiatorio: Jorge Nieto, el hombre que asumió el MOP con la misión de limpiar el desastre. La interrogante: ¿Por qué querían proteger a Gutiérrez y al hombre detrás de sus diseños de corrupción, Tony Saca?

En agosto del 2015, cuando inició este juicio contra Jorge Nieto, escribí una carta contestando esta pregunta:

“Cuando el caso Diego de Holguín comenzó a sonar con el nuevo ministro del MOP, Gerson Martínez, mandando (literalmente) camionadas de documentos a la Fiscalía, todo el mundo dijo: Que bueno, van por David Gutiérrez y Tony Saca.
Al principio varios de los líderes del FMLN, incluyendo Gerson Martínez, dijeron: Esto no es con Jorge Nieto, quien s
ólo trató de salvar el proyecto Diego de Holguín, esto es con David Gutiérrez. La mala suerte (de Jorge Nieto) fue que los autonombrados luchadores contra la corrupción (Mauricio Funes y Gerson Martínez), luego de denunciar con bombos y platillos la escandalosa corrupción alrededor de la construcción del Diego de Holguín, de repente terminaron haciendo un pacto político con Tony Saca y GANA.

En esta trama política todavía está atrapado el “caso Diego de Holguín”, y sobre todo Jorge Nieto. Entonces, la pregunta del millón: ¿Por qué ahora, con Tony Saca ya procesado y preso por otros casos de corrupción; con Mauricio Funes evadiendo la justicia en Nicaragua; y con Luis Martínez, quien hizo la carpintería jurídica para esta trama, también preso y procesado por fraude procesal, todavía insisten en proteger a Gutiérrez y (en este caso) a Saca – y en enjuiciar al chivo expiatorio?

Esta pregunta sólo la pueden contestar dos personas: usted, el autonombrado justiciero, y el actual fiscal general Douglas Meléndez, quien heredó este caso viciado y decidió no rectificarlo.

Tal vez, con tantas entrevistas que da, usted nos puede dar la explicación.
Saludos,

Carta al albañil del pueblo: ¿Quieres ser candidato? De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 29 septiembre 2016 / EDH

Estimado Gerson:
Ya todo el mundo te menciona como candidato del FMLN para una tercera presidencia. No tan mala idea, tomando en cuenta a los otros pretendientes…

Pero cuidado con lo del FOVIAL. Si a vos te ven como culpable del aumento de la ‘contribución’ (que es un impuesto, no nos demos paja) que pagamos para el FOVIAL cada vez que echamos gasolina, te tocará cuesta arriba. Ya suficiente cargás con el SITRAMSS. Ambas cosas encachimban a miles de gentes todo los días. Una porque nos hace perder pisto, la otra porque nos hace perder tiempo y nervios… De paso te pregunto: ¿De veras querés, en medio de dos campañas electorales, echarte encima esta locura de llevar al SITRAMSS hasta Santa Tecla?

diario hoyPero hablemos del FOVIAL. William Pleitez del Fomilenio hizo una presentación impactante sobre el lamentable estado de nuestras carreteras. Es cierto, si no invertimos en el mantenimiento de nuestras carreteras, vamos a otros desastre.

Panamericana, Ahuachapán, agosto 2016

Panamericana, Ahuachapán, agosto 2016

Pero para esto está el FOVIAL. Cito artículo 46 de la Ley FOVIAL: “El FOVIAL, sin menoscabo de la Conservación Vial podrá asignar recursos de inversión a proyectos de reconstrucción, rehabilitación o mejoramiento dentro de la Red Vial.”

La palabra clave: “sin menoscabo”. Pero en los últimos años, bajo tu mando, el FOVIAL no sólo ejecuta y financia “proyectos de reconstrucción, rehabilitación o mejoramiento”, sino se encarga de las obras nuevas. Los mejores ejemplos: los túneles de Multiplaza y Masferrer. Pero estos son proyectos que por ley debería asumir el MOP, con fondos debidamente incluidos en el Presupuesto General. Pero como ustedes tienen la maña de presentar presupuestos que no incluyen todos los gastos y las inversiones reales, mejor sacan el dinero del FOVIAL.

Claro que no les queda pisto para la verdadera tarea del FOVIAL: la conservación permanente de la red vial. Por esto, nuestras carreteras son un desastre. Y por esto, ahora nos quieren cobrar más por cada galón de gasolina. No se vale.

La ley es clara:

“Art. 1.- La presente Ley tiene como objeto establecer el marco legal para el financiamiento y gestión de la conservación de la Red Vial Nacional Prioritaria Mantenible y de la Red Vial Urbana Prioritaria Mantenible (…)

Art. 3.- Para los efectos de esta Ley, se definen los siguientes conceptos: Conservación Vial: Amplio conjunto de actividades destinadas a preservar en forma continua y sostenida el buen estado de las vías terrestres de comunicación, de modo que se garantice un servicio óptimo al usuario.

La conservación NO comprende la construcción de vías nuevas, tampoco la reconstrucción o la rehabilitación total o el mejoramiento de la vía para elevar su nivel de servicio; dichas actividades serán atribuciones del Ministerio de Obras Públicas, Transporte y de Vivienda.”

Hay que reconocer: A diferencia de muchas leyes enredadas y ambiguas que nadie entiende, esta ley la dictaron con absoluta claridad. No hay pierde.

Y luego viene el artículo 46, que ya citamos, y que solo permite al FOVIAL financiar otros proyectos SIN MENOSCABO DE LA CONSERVACION VIAL. Pero aun así la ley no permite usar fondos del FOVIAL para construcciones nuevas de túneles, pasos a desnivel, bypasses, etc.

Ministro, no hay vuelta de hoja: Ustedes están de manera consiente y sistemática violando la ley FOVIAL – y además la Constitución, al presentar presupuestos nacionales, que no reflejan las inversiones reales, que por ley tocan a tu ministerio. Es grave.

No te preocupés, no sos el único ministro que incurre en estas irregularidades, para no decir delitos. Pero hay una complicación: Los otros ministros no aspiran a ser presidente de la República y no estarán sujeto a un año de escrutinio minucioso durante la campaña electoral.

Así que, ministro, antes de aumentarnos el impuesto para poder seguir violándola ley, pensálo dos veces. Saludos,

44298-firma-paolofovial

 

fovial2

 

 

 

La brigada de monumentos del MOP. De Jorge Alejandro Castrillo Hidalgo

, 4 junio 2016 / EDH

Fue una especie de broma que desarrollamos con mi hija durante los meses que duró la puesta a punto del monumento (¿?) sobre la calle que de Santa Tecla conduce para San Salvador, antes de llegar a la Basílica de Guadalupe. El resultado final no es de nuestro gusto, para decirlo delicadamente, pero el proceso de su elaboración sí que nos entretuvo por semanas.

Tratábamos de adivinar qué resultaría finalmente de las rocas que allí vimos llevar, distribuir, apilar, desparramar, volver a apilar, tallar, girar sobre su eje y finalmente, ya cansada nuestra imaginaria brigada (o agotada la partida presupuestal con la que pagaban sus afanes), inaugurar la obra un día que ya nadie recuerda.

diario hoyLa “Brigada de monumentos del MOP”, como la bautizamos para nuestra diversión, llamó nuestra atención desde que empezaron a proliferar los monumentos construidos durante la gestión del ministro actual. Desde entonces, es decir, hace ya más de siete años iniciamos nuestras inocentes elucubraciones (2. imaginar sin mucho fundamento, RAE) alrededor de la brigada. La gran ciudad, al finalizar el período del funcionario tendrá, entre otros, el “Complejo del Principito” (Merliot), el “Monumento a la reforestación” sobre la Jerusalén Sur; el “Monumento a la construcción”, (cerca de Casa Presidencial); el “Monumento a la reconciliación” sobre la Autopista Monseñor Romero (obra vial que brindó oportunidad para pasar a la memoria popular al opuesto expresidente con su “les guste o no les guste”). Al consultar el diccionario de la RAE, uno entra en duda si podríamos seguir llamando a nuestra ficticia Brigada así como la bautizamos. ¿Se puede llamar monumentos a tales creaciones? Las distintas acepciones del diccionario (no tengo espacio acá para consignarlas) incrementan estas dudas.

Por otra parte, las movedizas aguas del arte, dan para que cualquiera se ahogue. En el icónico Centro Georges Pompidou, París, estos ojitos que se comerán los gusanos vieron expuesto alguna vez –como obra artística- un inmenso, feo y desnudo tubo de llanta apoyado contra una descolorida, raída y sucia tela. – ¿Arte? pregunté a mí mismo. -Moderno, me respondió sin inmutarse ni detener su paso. Por tanto en ese aspecto, el ministro puede dormir tranquilo: “para gustos, los colores”. Lo que no le ha ganado favor entre los artistas plásticos es la manera poco participativa como fueron asignados esos monumentos. ¿No habría sido más movilizador para la identidad y creatividad nacional haber organizado concursos abiertos para el diseño de tales obras? Pero acá prefiero no opinar. Quizás el inolvidable y malcriado berrinche dictatorial acerca del nombre ganador de “la Diego de Holguín” lo curó para siempre de convocar a concursos públicos, adicionales a los de estricta ley.

Volviendo a nuestra imaginaria brigada, nos quedará también la duda de cómo se habría conformado. ¿La conformaron artistas, paisajistas, picapedreros, obreros de la construcción? ¿Estaba considerada en algún organigrama? Como decía al inicio, nuestra Brigada, ya entrañable a estas alturas, daría para divertirse de lo lindo, hasta que uno se pone a pensar que, en verdad, sus integrantes deben o debieron ser pagados, que de algún lado debieron salir esos salarios y que, de alguna manera, debió calcularse su monto.

El mismo diccionario de la RAE da un hálito de esperanza a la posibilidad de existir de nuestra Brigada de Monumentos. Luego de la peligrosa acepción final (7. Coloq. Persona de gran belleza y bien proporcionada físicamente) ofrece una especie de tabla de salvación cuando añade, casi sin querer: ~ nacional. 1. m. Obra artística o edificio que toma bajo su protección el Estado.

¡Salve nuestra brigada, señor ministro, “albañil del pueblo”! ¡Tome bajo su protección estatal tales obras! Así podremos argumentar que, independientemente a sus méritos artísticos, cada una se ha convertido en monumento nacional. Pero, ¡entonces sí!, cuídenlas y protéjanlas. Aunque eso solo signifique que, una vez cada tres o cuatro semanas, cortarán la maleza que crece a sus alrededores.

Carta al ministro de Obras Públicas sobre matemática de tráfico. De Paolo Luers

Estimado Gerson:
El otro día me tocó ir a Ilopango. Como estuve cerca del Metrocentro, decidí ir por la Juan Pablo II y el Boulevard del Ejército. Normalmente, cuando voy para Ilopango, San Martín, Cojute o Suchitoto, salgo por la Constitución y tomo el camino más largo por la Carretera de Oro, para evitar el desmadre de tráfico causado por el SITRAMSS.

Ni siquiera fue hora pico. Salí de Metrocentro a las 11 de la mañana – y llegué a Ilopango a las 12.25 de mediodía. 85 minutos para ir de San Salvador a Ilopango: 5 minutos para llegar al Seguro Social, donde comienzan los carriles especiales del SITRAMSS. 40 minutos exactos para llegar del ISSS al Fenadesal: 3 kilómetros en 40 minutos. Luego otros 40 minutos en el Boulevard del Ejército, para llegar de Fenadesal a Ilopango: 30 minutos para llegar a Plaza Mundo, donde termina el SITRAMSS, y 10 minutos para completar el viaje al centro de Ilopango.

diario hoyDurante los 40 minutos que me tomó para pasar los 3 km a la par del trayecto del SITRAMSS entre el Hospital General del ISSS y Fenadesal, me dediqué a contar el tráfico en los carriles especiales.

En 40 minutos, contando ambas direcciones, pasaron 4 buses del SITRAMSS.

En los mismos 40 minutos, pasaron por los carriles cerrados para el tráfico particular: 5 ambulancias; 8 vehículos de la PNC; 26 funcionarios públicos en carros o camionetas con placas N; y dos bicicletas, una de un panadero, y la otra de alguien ejercitándose.

Quiere decir: Es paja que los carriles reservados en la Juan Pablo II son para el SITRAMSS, porque sus vehículos son los que menos los frecuentan. De hecho, son los carriles especiales para funcionarios públicos, quienes más los usan – muertos de risa, viéndonos sentados en el embotellamiento, sudando, perdiendo citas y encachimbados…

¡4 buses (2 en cada dirección), durante 40 minutos! Es 1 bus cada 10 minutos; pero para el usuario que los espera, es 1 bus cada 20 minutos. Para facilitar la vía libre de estos 4 buses SITRAMSS (más las patrullas, las ambulancias y nuestros funcionarios en carros nacionales), todo el tráfico particular, en las dos direcciones, está en un permanente embotellamiento que permite avanzar 3 km en 40 minutos. Velocidad 4.4 km/h. Esto es un poquito más que la velocidad a la cual una persona sana camina en la ciudad (3.6 hm/h).

En el Boulevard del Ejército ya no seguí el monitoreo del tráfico en los carriles reservados. No porque no hubiera tenido tiempo, ya que la cola se mantuvo y la velocidad no aumentó mucho: 30 minutos para llegar a Plaza Mundo.

Me dediqué a observar otro fenómeno: como 50 % de los vehículos que compartieron conmigo la cola en el Boulevard del Ejército fueron buses del transporte público, repletos de pasajeros. Son los buses de los competidores del SITRAMSS.

Que galán: Los pocos buses de una empresa privada (SITRAMSS) con via libre en sus carriles reservados – y los cientos de buses de otras compañías privadas (las que no tienen relación ni con ALBA, ni con el FMLN, ni con el gobierno) metidos en la cola. Los pocos buses de SITRAMSS llegan de Fenadesal a Plaza Mundo en menos de 10 minutos, los incontables de sus competidores hacen cola y llegan en 30 minutos. Esto se llama ‘regulación gubernamental’…

Te cuento todo esto, Gerson, porque como uno de los funcionarios privilegiados de placas nacionales que circulan libremente en sus carriles reservados, tal vez nunca has tenido esta experiencia. Te recomiendo que le prestés a uno de tus empleados un carro común y corriente y hagas este viaje a Ilopango como nosotros lo hacemos. Y también que te subás a uno de los buses que les toca hacer cola a la par de los carriles reservados y casi desocupados…

Y luego me decís se de verdad quieres llevar al SITRAMSS hasta Santa Tecla.

 

Saludos,

e2b99-firma-paoloPS: De paso sea dicho: Te felicito por la construcción de los desniveles en el Redondel Naciones Unidas. Bien hecho. No lo arruinés con carriles reservados, por favor.

Carta a Jorge Nieto: Su pecado fue haber confiado en Tony Saca. De Paolo Luers

paoloPaolo Luers, 20 agosto 2015 / EDH

Estimado Jorge Nieto:
En la lógica populista de “circo y pan”, el poder siempre necesita a alguien para “echarlo a los leones”. Mala suerte, don Jorge: El próximo en fila es usted…

Luego de fracasar con el caso CEL-ENEL, y ante la posibilidad real que también les caiga la acusación contra Paco Flores, el caso Diego Holguín es probablemente el último cartucho que les queda a Funes, el FMLN y el fiscal general para entretener al populo con un ex funcionario de ARENA echado a la arena para que lo acaben. En este caso no serán los leones y tigres del Circo Romano (ya somos más civilizados), sino las fieras del Circo Salvadoreño: los aficionados y profesionales del linchamiento público, los troles de las redes sociales, y unos cuantos fiscales y jueces corruptos.

Si hay un caso donde no hay duda de que están tratando de manipular el sistema judicial es el caso Diego Holguín. En este caso no se trata tanto de venganza política, sino más bien de proteger a los verdaderos responsables.

Cuando el caso Diego Holguín comenzó a sonar, con nuevo ministro del MOP, Gerson Martínez, mandando (literalmente) camionadas de documentos a la fiscalía, todo el mundo dijo: Que bueno, van por David Gutiérrez y Tony Saca. Nadie hablaba de Jorge Nieto, porque todos sabíamos que el único pecado que usted cometió fue haber confiado en Tony Saca, cuando le pidió asumir el MOP para limpiar el desastre que había dejado David Gutiérrez. Este tipo de pecados se pagan caras…

Al principio varios los líderes del FMLN, incluyendo Gerson Martínez, dijeron: Esto no es con Jorge Nieto, quien solo trató de salvar el proyecto Diego Holguín, esto es con David Gutiérrez. La mala suerte suya fue que los autonombrados luchadores contra la corrupción (Mauricio Funes y Gerson Martínez), luego de denunciar con bombos y platillos la escandalosa corrupción alrededor de la construcción del Diego Holguín, de repente terminaron haciendo un pacto político con Tony Saca y GANA. Y a partir de este momento, tenían que proteger a David Gutiérrez, porque si la investigación se enfocara en Gutiérrez, como debiera ser, no había forma de evitar que salpicara a Tony Saca.

Solo les faltaba un elemento más: un fiscal dispuesto a convertir el caso David Gutiérrez/Tony Saca en el caso Jorge Nieto. Pero el entonces fiscal Romeo Barahona dijo: “Por más camiones que me manda Gerson, no cambia el curso de la investigación” (LPG, 24 de mayo 2012). Tuvo que llegar Luis Martínez para construir el caso Jorge Nieto y desaparecer el caso David Gutiérrez/Tony Saca. Llegó en diciembre del 2012 – y a partir de ahí el FMLN, el fiscal, el ministro Gerson Martínez dejan de investigar a David Gutiérrez…

A partir del pacto FMLN-Saca, el caso Diego Holguín se trabó; y a partir de la llegada de Luis Martínez a la FGR, toma un nuevo giro: contra usted. Solo esto es prueba suficiente para entender el suyo es otro juicio político.

Si alguien tenía duda de esto, solo tenía que observar la última audiencia. La jueza había decretado, durante todos los día de la audiencia, que no podían haber cámaras de televisión. Pero el último aceptó la solicitud de Gerson Martínez que quería declarar como “ofendido”. La jueza aceptó, pero le advirtió que el ofendido es el estado representado por el fiscal, y que sus declaraciones no podían influir en el proceso. Así que Gerson solo vino a dar declaraciones políticas. Y estas, de repente, ante las cámaras de televisión.

Y el día de la sentencia, el 31 de julio, la jueza se reunió en privada en su oficina.. adivinen con quién: con Gerson Martínez. Y luego de dar su sentencia y pasar el caso a juicio, dijo: Lo siento, no pude hacer nada, el caso ya estaba armado…

Las irregularidades de la fiscalía en este caso son serias. La jueza tuvo que reclamar durante 11 meses que entregaran los peritajes que sostienen sus acusaciones. Al final resultó que las firmaban empleados del mismo MOP, que hubo problemas con firmas y sellos, y que el que formó el peritaje topográfico no era topógrafo. Cuando la defensa solicitó un peritaje independiente, el tribunal no lo permitió porque había pasado el plazo. Claro, el plazo venció porque la fiscalía retuvo durante 11 meses sus peritajes…

La esencia del caso: Jorge Nieto resolvió el pleito con los constructores proponiendo un arbitraje. El arbitraje se perdió por negligencia de la fiscalía que no hizo valer un documento firmado por la empresa que explícitamente excluía cualquier sobreprecio. Pero se logró evitar que la obra quedara paralizada por un pleito judicial que podía durar años. Hoy acusan a Jorge Nieto por haber resuelto los pleitos causados por decisiones arbitrarias de David Gutiérrez, cuando cambió el tramo original e invadió terrenos de la alcaldía de San Salvador.

Las peores cosas que pueden arruinar un sistema judicial son dos: que lo utilicen para dar impunidad a unos; y que se preste para venganzas políticas contra otros. Ambos pecados se juntan en el caso Diego Holguín.

Si hay justicia en este país, a usted lo tienen que liberar de los cargos y volver a abrir el caso original, contra David Gutiérrez. Aunque se lleven de encuentro a Tony Saca. El obstáculo para esto se llama Luis Martínez, fiscal general de la República.

Lo siento, don Jorge, pero parece que lo quieren fregar. Saludos,

firma paolo

El MOP reconoce que no concesionó el Sitramss

El ministro Gerson Martínez reconoce “la inexistencia de una concesión” de un bien público. En un escrito enviado a la Sala de lo Constitucional, afirma que en el caso del Sitramss no hubo concesión sino “reorganización de rutas.

Foto edh por Douglas Urquilla

Foto edh por Douglas Urquilla

14 agosto 2015 / EDH

Uno de los puntos más cuestionados sobre el Sitramss, la falta de una concesión tanto de los permisos de línea como de la vía que sirve como carril exclusivo para los buses articulados, ha sido reconocido por el ministro de Obras Públicas Gerson Martínez.

Una concesión que no ocurrió y que, según la Constitución debió ser avalada por la Asamblea Legislativa.

En un escrito enviado a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, el funcionario reconoce que en el caso del Sitramss no existe una concesión. Esto pese a que se está brindando un servicio público y utilizando un bien público para el funcionamiento del nuevo sistema de transporte: un tramo del bulevar del Ejército y otro de la Juan Pablo II.

Después de que un grupo de transportistas críticos del Sitramss presentara una nueva demanda contra ese sistema ante la Sala de lo Constitucional, el ministro de obras públicas envió un escrito a los magistrados en el que pide que se le tenga como parte en el proceso “en carácter de tercero”  y “se declare sin lugar la medida cautelar” solicitada por los transportistas críticos del Sitramss: el cese del uso exclusivo de la vía por parte de los buses articulados propiedad de la Unión de Empresas Sipago Sitramss.

En la página 13 del documento enviado por el ministro a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, se afirma que los transportistas  demandantes se equivocan y confunden los conceptos de concesión, recorrido y ruta. “En este caso se trata realmente de una reorganización de rutas y de recorridos, no de un otorgamiento de concesiones”. Tras  agregar que no es la primera vez que se modifican recorridos y rutas, se afirma: “En términos sencillos: no se han concesionado las calles, no se ha concesionado la infraestructura pública, que sigue siendo del Estado, lo que está ocurriendo es una reorganización del transporte”.

Campaña electoral en el SITRAMSS, Foto Omar Carbonero/EDH

Campaña electoral en el SITRAMSS, Foto Omar Carbonero/EDH

Sin embargo, transportistas como Genaro Ramírez tienen otro punto de vista:“ A través de un reglamento pretende entregar la calle… El amparo no es contra del Sitramss, sino por entregar una calle que es de todos los salvadoreños, (darla) a privados”.

Respecto a la vía que sirve como carril exclusivo para el Sitramss, la polémica surge porque el artículo 120 de la Constitución establece que: “En toda concesión que otorgue el Estado para la explotación de muelles, ferrocarriles, canales u otras obras materiales de uso público, deberán estipularse el plazo y las condiciones de dicha concesión, atendiendo a la naturaleza de la obra y el monto de las inversiones requeridas”.

El mismo artículo establece que dichas concesiones deben contar con el aval de la Asamblea Legislativa. Ni lo uno ni lo otro ha ocurrido en el caso de la vía exclusiva del Sitramss.

Carlos Reyes, diputado de la fracción de ARENA, recordó que para construir la primera etapa del Sitramss, el Estado ha usado fondos provenientes de un préstamo otorgado por el BID  más otros gastos que hizo Obras Públicas; en sus palabras, “por lo tanto, es una obra pública”.

Él considera que “no puede ser que en un reglamento se haya venido  implementar la forma como se ha entregado el Sitramss a estas empresas. Ni siquiera está en la ley la forma como se entregó el Sitramss a estas empresas, sino que está en el Reglamento”.
En su opinión, primero debió hacerse una ley de concesión y después pasar por la Asamblea Legislativa, pasar por un proceso de legislación y después implementarse”.

En el escrito presentado por el ministro de Obras Públicas hay una aparente contradicción. Tras afirmar la “inexistencia de una concesión”, párrafos después se afirma lo contrario.

En la página 14 del documento se lee: “Las conceciones que actualmente posee el operador del BRT para prestar el servicio de transporte público fueron otorgadas entre los años 2006 y 2007. La operadora en la ruta Soyapango-San Salvador del Mundo, posee concesiones otorgadas a sus accionistas que decidieron organizarse bajo este nuevo esquema (…)”.

Entre los argumentos con los que el ministro de Obras Públicas intenta convencer a los magistrados de que sería un error establecer la medida cautelar solicitada por los transportistas, está la posible “afectación al contrato de préstamo suscrito con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”.

El documento enviado por el ministro asegura que en el Anexo Único del contrato de Préstamo No 2572/OC-ES  se estableció  que el Estado salvadoreño tiene la obligación de usar los recursos asignados para: “Financiar el diseño, esctructuración, construcción e implementación de un sistema integrado de transporte público de pasajero, priorizando su desplazamiento en buses articulados de alta capacidad a través de un sistema de carriles exclusivos y segregados (…)”.

Luego se afirma que de suspenderse el uso del carril “exclusivo preferencial o segregado del Sitramss conllevaría a que la República de El Salvador incumpla sus obligaciones para con el BID, lo cual podría acarrear la suspensión de los desembolsos del financiamiento otorgado”.

Lea notas relacionadas:

Carta al ministro de Obras Públicas: Habilitá para el tráfico los carriles del SITRAMSS

A dos semanas de haber asumido la alcaldía de San Salvador, Nayib Bukele exigió al gobierno corregir los errores de diseño del SITRAMSS y a habilitar para el tráfico general los carriles exclusivos. Paolo Luers comenta:

Gerson Martínez

Gerson Martínez

Paolo Luers, 19 mayo 2015/EDH

Estimado Gerson:
Es tiempo de aceptar el error, se realista, quita los sapos que dividen los carriles del SITRAMSS en el Bulevar del Ejército y la Juan Pablo Segundo – y deja que el tráfico fluya.

Entiendo que no querías hacerme caso a mi, ni a los expertos, ni a Norman Quijano, ni a Edwin Zamora – pero ahora te lo plantea el alcalde de San Salvador, Nayib Bukele. Te lo exige el alcalde, como era de esperar, porque no quiere asumir el costo político. Una vez instalado en la alcaldía, o sea en el corazón del caos del SITRAMSS, Bukele tuvo que llegar a la misma conclusión: así como ustedes diseñaron el SITRAMSS no puede funcionar. Además, como buen populista, Bukele tiene que hacer caso al reclamo diario de la gente. A diferencia de vos, el alcalde no está dispuesto a sacrificar su carrera política y su popularidad por disciplina partidaria. Además, disciplina mal entendida.

Mauricio Funes "inaugirando" el SITRAMSS meses antes de iiciar sus pruebas

Mauricio Funes “inaugirando” el SITRAMSS meses antes de iiciar sus pruebas

Cuando ustedes decidieron prolongar la ruta de los buses celestes hasta el Salvador del Mundo, ya reconocieron (aunque sin decirlo) que la idea de los carriles exclusivos no funciona. Ahora solo falta tener el valor de reconocer el error – y corregirlo.

El SITRAMSS con esto no se muere. Los buses nuevos pueden perfectamente seguir circulando, compartiendo carriles con el resto del tráfico – incluso, así pueden prolongar el trayecto de un solo hasta Merliot. De otra forma, insistiendo en la construcción de carriles exclusivos, el SITRAMSS jamás llegará a Santa Tecla.

Los usuarios tendrían el beneficio de poder usar una flota moderna de buses, y poco a poco se podrá extender la renovación a todo el transporte urbano. Y en algún momento, quien quita, tendremos la capacidad de construir, poco a poco, un sistema aéreo que descongestionaría el tráfico en los puntos más neurálgicos.

De todos modos, estarías corrigiendo ni siquiera un error propio, sino el de Mauricio Funes, quien te impuso esta idea loca de los carriles exclusivos, pasandose encima todos los estudios técnicos– e incluso de la resistencia de su ministro de Obras Públicas. Tu error ha sido callarte y aceptar los pactos oscuros, que Funes hizo con empresarios inescrupulosos, con ALBA, con los brasileños y con tu propio jefe del VMT.

Los carriles exclusivos

Los carriles exclusivos

Entonces, ya sabemos todos lo que hay que hacer: olvidarse de los carriles exclusivos, habilitarlos para el tráfico; concluir la terminal de Soyapango; completar la flota; corregir las ilegalidades en el andamiaje mafioso de SUBES-SIPAGO-SITRAMSS – y ¡dele hasta Santa Tecla! La gente quiere buses modernos, con paradas bien diseñadas, con poca contaminación – lo que no queremos es negocios oscuros que congestionan las arterias de nuestra ciudad. Ahora que te lo dice el alcalde de tu propio partido, tomálo en serio.

La corrección del sistema, en cuanto a dinero, costará mucho menos que insistir en el diseño original inviable. Sí tendrás un costo político, porque reconocer un error de este tamaño siempre lo tiene – pero este costo político será mucho más grande, para no decir impagable, si ustedes insisten en imponer un modelo que ya todo el mundo sabe que no funciona.

Entonces, ¡manos a la obra, ministro! Saludos, Paolo Lüers