Medardo González

Háganse cargo, señores. De Cristina López

La audacia de Medardo González, de decir que la responsabilidad del acto ofensivo queda en los ingenuos simpatizantes efemelenistas, es de no creer.

Cristina LópezCristina López, 8 enero 2018 / El Diario de Hoy

Un simpático dicho, que debido a que sería más propio de las vandalizadas puertas del baño de algún estadio popular que de las páginas de este prestigioso rotativo, no repetiré íntegramente, dice que aquellos que siembran [inserte acá expresión coloquial referente a heces], cosechan eso mismo.

EDH logEn otras palabras, las acciones, palabras y actitudes, en el cien por ciento de los casos, acarrean consecuencias, y es propio de los seres humanos adultos y, por ende, responsables, hacerse cargo de las consecuencias que sus acciones, palabras y actitudes llevadas a cabo en libertad acarreen. De ahí mi absoluta estupefacción al leer la justificación con la que Medardo González, secretario general del partido actualmente en las funciones ejecutivas del gobierno, nos hizo recibir los primeros días de 2018. Que desmarcaba a su partido por completo de la pancarta que durante un acto político del mes pasado en el que apareció como invitado el presidenciable Gerson Martínez se leía de manera prominente “Yankees Go Home”.

En el contexto político, “Yankees Go Home” es una expresión anti-Estados Unidos más antigua probablemente que la mayoría de militantes y simpatizantes del FMLN que se encontraban en el evento. La frase tampoco es original de ninguno de los miembros de la cúpula efemelenista: ¡qué va! Todas sus frases y posturas son refritos, copy-pasteados de dictaduras cansadas y prestados de revoluciones con ideas ya polvosas y cansadas.

En el contexto del evento en el que la pancarta apareció, los simpatizantes efemelenistas que decidieron que era buena idea expresar sus sueños de progreso para El Salvador a través de un acto de hostilidad hacia los ciudadanos del país del que tantos de nuestros propios ciudadanos dependen, no estaban expresando rebelión alguna o valentía. Meramente, estaban haciendo “cosplay” (unión de las palabras “costume” y “play”, el hobby en el que fanáticos se disfrazan de sus personajes favoritos) de ideas que ya pasaron su fecha de expiración y que no tienen ya cabida ni en nuestra realidad globalizada, ni en un progresismo que rechaza la xenofobia o el rechazo al otro en concepto de su diferencia, ya se esta racial, étnica, o de nacionalidad.

Sin embargo, la audacia de Medardo González, de decir que la responsabilidad del acto ofensivo queda en los ingenuos simpatizantes efemelenistas, es de no creer. Un partido que por años ha imitado regímenes que viven de antagonizar a los Estados Unidos, como Venezuela o Cuba, que han, apenas el año pasado, votado en la Organización de Estados Americanos en directa contradicción a los valores democráticos para apoyar las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, no puede ahora venir a lavarse las manos. Existe evidencia de que en sus manifestaciones se ha quemado la bandera estadounidense y la pleitesía que por años le rindieron al chavismo, el más claro antagonista del gobierno estadounidense en el contexto Latino Americano de la primera década de los dos mil, no puede ahora permitirle al secretario González, negar que esta cosecha de ofensiva (y bastante estúpida) hostilidad está desconectada de la semilla que consistentemente sembró su partido por años.

¿Significa lo anterior que hay que rendirle pleitesía al Gobierno estadounidense? Por supuesto que no. Pero de una alianza pacífica y diplomática depende el destino de cientos de miles de salvadoreños que han emigrado a Estados Unidos. Los hijos estadounidenses que estos inmigrantes han tenido, tienen sangre salvadoreña. La hostilidad también ataca a esos “yankees” — lo propio, en vez de desmarcarse, sería hacerse cargo y pedir disculpas.

@crislopezg

Vida, libertad, propiedad. De Erika Saldaña

El discurso de Medardo González fue dirigido a sus bases jóvenes y no es el que maneja públicamente ante la sociedad. Pero existe la posibilidad que este devele las verdaderas intenciones de un sector del FMLN.

erika saldaña

Erika Saldaña, colaboradora de la Sala de lo Constitucional

Erika Saldaña, 4 diciembre 2017 / El Diario de Hoy

Preocupantes. Así podríamos catalogar las palabras del secretario general del FMLN, Medardo González, en el cuarto campamento guerrillero de la juventud de ese partido. Que el dirigente de uno de los principales partidos de El Salvador diga que “quieren que los medios de producción pasen a manos del pueblo” no puede tomarse a la ligera. Se trata de un eufemismo para hablar en realidad de expropiaciones. También el diputado del FMLN Carlos Ruiz hizo mención de éstas, específicamente habló de “expropiar a los expropiadores”.

EDH logEl diputado Medardo González dijo: “Queremos que los medios de producción pasen a manos del pueblo, que la clase trabajadora no se deje entrampar por areneros, socialdemócratas e inclusive oportunistas”. Los medios de producción es la empresa privada. Que esta pase a manos del pueblo no es más que la manera “light” para hablar de nacionalizaciones o expropiaciones.

La aspiración de Medardo tiene varias complicaciones. ¿A quién le quitamos los medios de producción? ¿A quién se los damos? ¿Quién es el pueblo? ¿Quién los administrará? ¿Es lo mejor para nuestra economía? Al hablar de la propiedad, en el siglo XVII el filósofo inglés John Locke decía que “el trabajo y la labor producida por sus manos podemos decir que son suyos”; “toda porción de tierra que un hombre labre, plante, mejore, cultive y haga que produzca frutos para su uso será propiedad suya”. Es decir, lo que diferencia algo común de una propiedad de un individuo es el trabajo.

Bajo las afirmaciones anteriores, aceptadas desde la fundación de la República, si una persona ha obtenido propiedades de manera lícita debe respetarse su derecho por las demás personas, incluido el Estado. La vida, el trabajo, la propiedad y la libertad, es lo que permite a las personas desarrollar sus ideas y formar un proyecto de vida. El respeto a los derechos anteriores es el fundamento de la democracia.

En algo estamos de acuerdo con el diputado Medardo González: en que necesitamos una sociedad más incluyente. Sin lugar a dudas necesitamos un modelo económico más justo. Este se lograría si empresa privada, el gobierno, tanques de pensamiento, universidades, académicos, dialogaran y definieran qué rumbo económico debemos seguir. Pero como punto de partida necesitamos que el gobierno genere confianza en los inversores y se mejore el clima de negocios. Las palabras de Medardo González operan contra lo anterior.

Es cierto también que necesitamos que las empresas privadas inviertan en sus trabajadores, mejorando los niveles salariales, las condiciones de trabajo y las prestaciones que éstos reciben; los empleados que se sienten valorados son más productivos.

Para corregir las desigualdades sociales el Estado también debe trabajar en reducir el gasto innecesario en cada dependencia pública y reorientarlo a programas sociales eficientes; debe focalizar los subsidios para que éstos lleguen a quienes de verdad lo necesitan; debe mejorar el sistema educativo y darle así a las nuevas generaciones la posibilidad de superarse. El rol del Estado es procurar nivelar a las personas que no han tenido las posibilidades que sí tuvieron otras más afortunadas. Todo esto puede realizarse sin la necesidad de “pasar los medios de producción a manos del pueblo”.

Garantizar el derecho a la propiedad y la posibilidad de corregir las desigualdades sociales no son cuestiones excluyentes. En nuestra Constitución coexisten postulados liberales y sociales que permiten una dinámica entre el sector privado y el Estado que aseguren los derechos de todos; en primer lugar se garantizan los derechos individuales de todas las personas, un principio típicamente liberal; pero por otro lado nuestra Constitución tiene muy desarrollados diversos derechos sociales e intervenciones del Estado (como la expropiación) cuando existe un interés social. En ningún momento se opta por una economía dirigida.

El discurso de Medardo González fue dirigido a sus bases jóvenes y no es el que maneja públicamente ante la sociedad. Pero existe la posibilidad que este devele las verdaderas intenciones de un sector del FMLN, las cuales son contrarias a los postulados de una república democrática. La mejora de los sectores desfavorecidos de la sociedad no se logra mediante un discurso polarizado que sataniza al sector privado y pretende anularlo. Si el Estado y la empresa privada ejercieran el rol que les corresponde de manera justa y eficiente, El Salvador sería un país verdaderamente republicano.

Extraña sorpresa. De Manuel Hinds

La gente prefiere no preocuparse y creer que la piel de oveja oculta una oveja y no al lobo que el FMLN es. Muchos no se preocupan porque piensan que sólo las empresas grandes serían expropiadas y que eso a ellos no les afectaría. Esto es un error.

manuel hindsManuel Hinds, 1 diciembre 2017 / El Diario de Hoy

Me ha parecido extraña la sorpresa que muchos sectores han mostrado ante las declaraciones del Secretario General del FMLN en las que aseguró que dicho partido tiene como objetivo la eliminación de la propiedad privada de los medios de producción —es decir, de todas las fábricas, todas las tierras agrícolas y pecuarias, todos los negocios, grandes medianos y pequeños. Me ha extrañado porque esto ha sido siempre bien sabido. La eliminación de la propiedad privada de los medios de producción es la base del sistema socialista tal y cual fue definido por Carlos Marx, al que comúnmente se le EDH logllama comunista para diferenciarlo del socialismo democrático que acepta la propiedad de dichos medios. Más aún, el FMLN reafirmó este objetivo como prioridad en el documento que escribieron los delegados al Primer Congreso Nacional que realizó hace un par de años. Ese documento estableció oficialmente los objetivos del partido por el futuro previsible. Dicho documento también dejó claros los deseos del partido de seguir los senderos abiertos por Lenin en la Revolución Rusa de 1917, que por supuesto están basados en la idea de eliminar la propiedad de los medios de producción.
Sorprenderse de que el Secretario General del partido la reafirme es como sorprenderse de que alguien diga que los árboles de aguacate dan aguacates.

También me ha extrañado que la respuesta de la gente ha sido descartar esta declaración como una tontería a la que no hay que prestarle atención. Ciertamente que la catástrofe del sistema de los Años Ochenta y Noventa en todos los países comunistas dejó clarísimo que es una tontería tratar de manejar una sociedad sin propiedad privada. Pero hay dos dimensiones en las que no es una tontería. Una es que el comunismo dejó 100 millones de muertos en el mundo (20 en Rusia, 60 en China, y el resto en los demás) en el desquiciado esfuerzo de convertir a la gente normal en “el nuevo hombre comunista” que no sólo dejaría de tratar de lograr sus propios intereses sino que también aceptaría el poder totalitario de “la vanguardia del proletariado”, que es la cúpula del Partido Comunista (aquí entendido como la cúpula del FMLN).

La otra razón por la cual es necesario tomar esto en serio es que introducir ese sistema es lo que el FMLN quiere hacer en el país. Uno puede decir que sería una tontería tirar un avión contra una montaña, pero uno no puede reírse y descontar la idea como tonta si el piloto que quiere hacer esto es el que comanda el avión en el que uno viaja, o en el que uno va a viajar si gana las elecciones para el próximo período.

El no creerle al FMLN que quiere hacer esta tontería le ayuda al mismo FMLN. De hecho, sus campañas duales, en las que dicen cosas como estas y al mismo tiempo cosas que lo niegan es una de las armas más fuertes que tiene para disfrazar sus reales objetivos detrás de una piel de oveja.

Pero la gente prefiere no preocuparse y creer que la piel de oveja oculta una oveja y no al lobo que el FMLN es.

Muchos no se preocupan porque piensan que sólo las empresas grandes serían expropiadas y que eso a ellos no les afectaría. Esto es un error por dos lados. Primero, porque el gobierno maneja pésimamente las empresas que confisca, y eso lleva a despidos masivos y colapsos económicos. Los que no tienen empresas pagan por el lado de quedarse sin empleo. Por otro lado, el comunismo no hace distinciones de tamaños o sectores. Los gobiernos comunistas confiscaron todos los negocios.

El ejemplo máximo para el FMLN es Cuba, en donde el gobierno confiscó todo en dos etapas. En la primera, al principio de los Sesenta, confiscó todas las empresas grandes y medianas. Poco tiempo después, cuando la economía colapsó, el gobierno confiscó hasta las empresas individuales que vendían hotdogs, alegando que sus dueños eran antirrevolucionarios y especuladores. El pueblo entero pagó por la tontería ideológica del Partido Comunista.

La lección es que hay que tomar en serio las tonterías del FMLN porque los que podemos resultar destruidos a raíz de ellas somos todos nosotros.

“Queremos que los medios de producción pasen a manos del pueblo”: Medardo González

Screen Shot 2017-11-26 at 10.17.30 PM.png

El 26 de noviembre, el secretario general del FMLN, Medardo González, dio un discurso ante 800 militantes de la Juventud Farabundista reunidos en un “campamento guerrillero” en Cinqueras. No ha sido publicado este discurso, pero en la cuenta oficial de Twitter de la Juventud del FMLN fue publicada una secuencia de tuits con los mensajes más emblemáticos del Secretario General. Aquí los reproducimos (en el orden de su publicación), considerando que el público en general necesita conocerlos.

Segunda Vuelta

Screen Shot 2017-11-26 at 10.21.46 PM.png

Medardo González, secretario general del FMLN

Medardo González, 26 noviembre 2017 / Juventud FMLN

“Uno no es de izquierda si no entiende que debemos realizar cambios de fondo y que nuestra lucha lleva a un modelo socio economico más justo, uno no es de izquierda si no entiende que debemos trabajar rumbo al socialismo.”

“Ser del FMLN no es sencillamente decir que uno es de izquierda, ser del FMLN es regir su vida bajo principios de solidaridad asi como los principios del Marxismo.”

“Tenemos muy claro que debemos realizar un cambio del capitalismo al socialismo, estamos en la fase de transición para la construcción de una sociedad popular.”

“El socialismo nos decia Schafik, no se termino con la caida del bloque socialista, ahi esta Cuba, China, Iran, el socialismo es de carne y hueso y debemos seguir este proceso para transformar nuestra sociedad.”

“La batalla del proletariado y del campesinado, quienes nos son los dueños de los medios de producción, que todavía tenemos las posibilidades de seguir luchando por mejores condiciones de vida.”

Screen Shot 2017-11-26 at 10.23.09 PM.png“Que queremos nosotros, que los medios de producción pasen a manos del pueblo, que la clase trabajadora no se deje entrampar por areneros, social demócratas e inclusive oportunistas que se atreven a tomar nuestras consignas pero que persiguen un proyecto personal.”

“Desde que los derrotamos en 2009 y tomamos el gobierno con la derecha viene construyendo un ambiente para que el pueblo soberano pierda su fuerza y actores como la sala puedan hacer lo que les plazca.”

“Si el FMLN decide seguir este método de lucha, el FMLN asegurara la mayoría en la Asamblea Legislativa y más alcaldías importantes, la derecha pensaba que en 2014 iban a derrotarnos y seguimos triunfando”

“Ellos tienen medios de comunicación y divulgan un optimismo desmesurado a sus fuerzas y a ellos mismos, una tropa desmotivada asegura perder, pero una tropa con optimismo, esa tropa sorprende y nosotros vamos a sorprender.”

“Afianzemos este concepto, somos soldados de la revolución salvadoreña, camaradas, Hasta la victoria siempre, Viva el pueblo salvadoreño!!!”

Screen Shot 2017-11-26 at 10.19.50 PM.png

¿Qué quiso decirnos Medardo González? De Federico Hernández Aguilar

Medadrdo Goznález con la cancillero venezolana, Delsy Rodríguez, en el acto del FMLN en frente de cancillería, el 2 de mayo 2017

El pasado 2 de mayo, mientras varios cientos de salvadoreños protestábamos contra la reunión de la CELAC en San Salvador, el FMLN reunía a un puñado de sus militantes en los alrededores de nuestra Cancillería para ofrecer, a través de la “compañera” Delcy Rodríguez, un lacayuno mensaje de solidaridad al gobierno represivo de Nicolás Maduro.

Federico Hernández Aguilar, 9 mayo 2017 / LPG

Medardo González, presidiendo el acto como secretario general del Frente, dio un breve discurso para explicar por qué su partido –y por ende, el gobierno de El Salvador– acuerpa las decisiones antidemocráticas del régimen chavista. “Nosotros”, expresó, “estamos a la par de los pueblos que luchan por su progreso, que luchan por su libertad, que luchan en contra del neoliberalismo (sic), que están buscando la construcción de un mundo mejor. Nosotros estamos con esos pueblos, con esos partidos y esos gobiernos. Y no tenemos ninguna duda de que desde el primer día que el presidente Chávez fue electo y tomó posesión, ha iniciado una revolución que está dándole precisamente el poder al pueblo en Venezuela”.

Luego de arremeter contra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y “los gobiernos de derecha” que quieren “adueñarse del petróleo, del oro y de todos los metales y minerales” que tiene ese país, González afirmó: “Yo creo que Venezuela es un ejemplo… Y estos días nosotros, la militancia del FMLN, debemos estar atentos y alertas de lo que está sucediendo en Venezuela, porque así como vimos el otro ejemplo, del otro lado de la tortilla, allá en Brasil, cómo se descomponían las cosas frente a los revolucionarios, nosotros debemos aprender a ver cómo se lucha, cómo se está luchando en Venezuela por, precisamente, mantener el poder para el pueblo trabajador”.

El mensaje es bastante claro y no admite equívocos. El FMLN y su gobierno están convencidos de que una tiranía como la que hoy ejerce Nicolás Maduro no solo es legítima, sino que es digna de tomarse como una ruta a seguir por ellos mismos. Reprimir a la gente en las calles no es una atrocidad: es defender la revolución que le ha dado “el poder al pueblo”. Desoír los llamados internacionales a restaurar la democracia no es un motivo de vergüenza: es luchar por la autodeterminación de las naciones progresistas. Convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, pasando por encima de la propia Constitución, no es el golpe desesperado de un régimen tambaleante: es “un paso espectacular y fabuloso”, “una jugada de ajedrez” –palabras textuales del excomandante “Milton”– que Maduro y el PSUV han dado en respuesta al ataque “intervencionista” que sufren.

¿Cómo es posible que aún haya quien sostenga, sin ser un fanático, que el FMLN y el gobierno de Salvador Sánchez Cerén tienen convicciones democráticas? ¡Por favor! Es absurdo seguirse engañando. Ya no es momento para ingenuidades. Entendamos de una buena vez que las riendas del Estado salvadoreño las lleva un partido que jamás ha creído en la separación de poderes, en las libertades individuales y en el respeto a la pluralidad. El Frente nos está re-reconfirmando que “mantener el poder” es una de las consignas más inamovibles de su concepción política.

El “faro” bolivariano ha dejado de iluminar a nadie desde hace rato, pero el FMLN no tiene empacho en aplaudirle y respaldarle porque comparte sus ideas extremistas sobre el Estado. “Salvo el poder, todo es ilusión”, sentenciaba Lenin, lo cual significa que hasta los caminos más intransitables pueden ser allanados con tal de conservar el gobierno. Maduro, a sangre y fuego, lo está demostrando en Venezuela. Y aquí no será muy distinto si los salvadoreños olvidamos con quiénes estamos lidiando.

Sr. comandante Milton Méndez. De Marvin Galeas

marvin galeasMarvin Galeas, 1o septiembre 2016 / EDH

Por los días en que usted comandó una racha de espectaculares victorias militares, en el frente paracentral, que dejó una enorme cantidad de bajas a la Fuerza Armada, se convirtió en un héroe el equipo de Radio Venceremos. Todo ello a pesar, usted sabe, de la fuerte rivalidad que había entre Las Fuerzas Populares de Liberación y el Ejército Revolucionario del Pueblo.

diario hoyA usted no lo conocí nunca en persona. Pero tanto Facundo Guardado, Dimas Rodríguez, Salvador Guerra y el mismo Salvador Sánchez Cerén, cuando les pregunté, tenían un alto concepto suyo como un excelente cuadro político-militar. Fue en los periódicos que de tanto en tanto nos llegaban al frente de guerra, que vi su foto, cuando hizo entrega de decenas de prisioneros de guerra a la Cruz Roja, en Quebrada Seca, si mal no recuerdo.

Allí estaba enfundado en su uniforme militar, flaco, demacrado, y con unos lentes de miope que le cubrían casi la mitad de la cara. Su expresión en esa fotografía en blanco y negro era la del típico guerrillero guevariano: idealista, resuelto, valiente, dispuesto a morir y matar.

Muchos estaban dispuestos a dar la vida, pero no todos a quitársela a otro aunque fuera en combate. Usted fue uno de los mejores comandantes de campo. Cuando terminó la guerra, un compañero suyo, que era amigo mío me comentó que usted era uno de los cuadros de las FPL con mayores virtudes revolucionarias: humilde, sencillo, honrado, leal, justo. Lejos quedaron esos días.

Dicho lo anterior, comandante, ¿Qué pasó? Ahora, usted en el poder es todo lo contrario de lo que me dijeron: Arrogante, insensible, injusto, protector de sinvergüenzas (nunca un adjetivo fue más acertado que ese para referirse al asunto). Del flaco, idealista y sencillo, solo ha quedado un funcionario gordo, que no le da pena decir que aconsejó a un presunto delincuente que evadiera la justicia.

Comandante Milton, convertido ahora en diputado Medardo, le invito a que se ponga la mano en el corazón y piense en Polín Serrano, en Juan Chacón, en Felipe Peña Mendoza, en Dimas Rodríguez, en tantos muertos, estudiantes y obreros en las calles de la capital, recuérdelos por favor y piense. ¿Tanta sangre generosa derramada fue para que usted defienda a ese sujeto?

El comandante Chele Luis, miembro del comité central del ERP, un mítico guerrillero, muerto hace poco de cáncer, fue destituido de ese cargo, solo porque usó un dinerito sobrante para ponerle radio al viejo pick up que usaba para trasladar armas. Lo compró para no dormirse en esas madrugadas llenas de retenes. Dijeron que eso era un lujo innecesario.

Y ahora usted hace una defensa del señor de los zapatos de mil dólares, las chicas reconstruidas, los cien fusiles, (ni uno de ellos lo usó como usted y tantos humildes en la guerra) las lujosas mansiones todo supuestamente con dinero mal habido. Le pregunto ¿Fue para que ese sujeto se diera la gran vida, con dinero ajeno supuestamente, que tanta gente murió?

Asilados políticos fueron Roque Dalton, Fabio Castillo Figueroa y tanto otros luchadores sociales perseguidos fieramente por los gobiernos de turno. Pero ¿Y al señor “Carro de Lujo”, qué gobierno lo persigue? Ustedes son sus amigos.

De manera indigna e indignante lo protegen. ¿O me va a decir usted que Jorge Velado o Mauricio Interiano o Margarita Escobar planean matar a ese señor? Me niego a escribir o decir el nombre de ese sujeto que parece haber nacido solo para hacer el mal, insultar, denigrar y de ser cierto lo que dice la fiscalía también para…

En lo personal no soy hombre de rencores. Le confieso que incluso tengo cierto respeto por algunos de sus compañeros como Lorena y Gerson, por equivocados que estén. A mí no me motivó ir a la guerra el odio por nadie, sino el amor por la gente humilde, que sigue siendo tan pobre o más que antes de la guerra. Pero me cuesta, me cuesta con el dueño de la lengua más viperina del universo y sus alrededores.

Las “masas” no están con lo que quedó del FMLN, ese partido que superó en todo los desaciertos de ARENA y no aprendió nada de lo bueno de ese partido. No se atreverá usted a llamarle “masas” a Margarita Posada y sus agitadores profesionales.

Monseñor Romero solía decir que la justicia en este país es como una culebra que solo pica al descalzo. Y con su ayuda, comandante Milton, a esa culebra le será todavía más difícil picar al señor con zapatos Ferragamo de mil dólares. ¡Qué pena!

Carta a Hugo Barrera: Bienvenido a la competencia de ideas. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 23 julio 2016 / EDH

Estimado don Hugo:
Muchos en estos días le estarán diciendo que desista de su candidatura a la presidencia de ARENA. En cambio, yo le digo: Es importante que usted se presente, porque le da sentido político a esta elección que decidirá sobre el rumbo de su partido. Es bueno que los votantes tengan que decidir si quieren un partido conservador y anticomunista o un partido que lucha por libertad y democracia; un partido ideológicamente cerrado o uno plural, abierto, deliberante y democrático. Es importante que estas dos opciones -la tradicional que usted representa; y la renovada que representan Edwin Zamora y Mauricio Interiano- se articulen, compitan abiertamente, se discutan – y que la militancia decida qué rumbo quiere: para atrás o para adelante…

diario hoyPor esto es importante que usted mantenga su candidatura y la defienda con claridad. Y que los otros candidatos hagan lo mismo: decir con valentía con qué concepto, con qué proyecto político y con qué discurso quieren ganar las elecciones del 2018 y del 2019. Porque de esto se trata: Desplazar al FMLN del poder – no de seguirse viendo el propio ombligo. Esto tiene que terminar con esta elección. En septiembre del 2016, el partido opositor tiene que salir de su debate interno con definiciones claras: de liderazgo, de ideología y de propuesta política al país. Para lograr esto, las diferentes opciones en esta elección interna tienen que ser claras.

Aunque pocas veces estoy de acuerdo, siempre me ha gustado que hable claro y pelado. Como ahora, sobre las sentencias de la Sala de lo Constitucional.

Tanto Medardo González como usted llamaron a no acatar las sentencias de la Sala de lo Constitucional sobre la amnistía y sobre los diputados suplentes. Claro y pelado; sin disfraz democrático.

Muchos pegaron el grito al cielo: “ARENA es igual al FMLN, ambos no respetan la institucionalidad.” Pero hay una gran diferencia, que tal vez no sea visible a primera vista: Don Medardo es secretario general de su partido, y él dice estas arengas contra la Sala precisamente para mantenerse en este cargo: Sus bases quieren escuchar consignas radicales.

En cambio, usted es candidato a presidente de su partido – y precisamente por este tipo de deslices autoritarias va a perder toda posibilidad de ganar las elecciones internas. Porque en ARENA estas posiciones autocráticas ya son minoritarias – y porque en la ciudadanía, con la cual ARENA necesita aliarse para construir una nueva mayoría, estas posiciones causan rechazo.

Lo bueno es que estas posiciones que usted representa y que hay que superarlas se expresan con claridad. Siempre es así: para derrotar las posiciones retrógradas, primero tienen que manifestarse abiertamente.

Ya dijo abiertamente que no piensa que hay que acatar las sentencias de la Sala. Así que ojala que usted, en su convicción de que sus ideas todavía son vigentes, también explique con la misma transparencia sus propuestas de Seguridad Pública. Donald Trump acaba de destapar en su Convención en Cleveland, sin tapujos, su visión de “law and order” y de “mano dura” para todos los conflictos internos y externos que enfrenta Estados Unidos. Por esto va a perder, porque en Estados Unidos ya no hay mayoría posible para esta visión de exclusión, racismo, represión y militarismo.

No nos defraude, don Hugo, quédese fiel a su tradición de hablar claro y pelado. Exponga claramente sus conceptos de “mano dura”. Su partido tiene que decidir si quiere entrar en una competencia con el FMLN quién es el más decidido, con menos escrúpulos, para llevar al éxito la política de “mano dura” – o si quiere competir contra el FMLN con una propuesta alternativa e integral: atacar las raíces del problema, con inversión social para incluir en el desarrollo económico la población hoy marginada y sus comunidades.

Por más claras que sean las alternativas, más fácil será que ARENA adopte el rumbo adecuado. Saludos,

44298-firma-paolo