Marcos Rodriguez

Carta al maestro detrás del show “Gobernando con la Gente”. De Paolo Luers

Paolo Luers, 5 septiembre 2017 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

paolo luers caricaturaEstimado Marcos:
Usted está ostentando, entre otros, el cargo de Secretario de “Participación Ciudadana” de Casa Presidencial- y una de sus misiones principales es preparar, orquestar, realizar y propagandizar el reality show sabatino del presidente, llamado “Gobernando con la Gente”, combinado con el “Festival del Buen Vivir” de la primera dama.

Yo sé que armar estos espectáculos es un trabajo arduo: coordinar la preproducción días antes, escoger y preparar a los que van a hacer el papel de pueblo en el show, ensayar los discursos, asegurar la seguridad, mascoordinar a todas las instituciones del gobierno que participan, orquestar el evento, dirigir la producción televisiva… Y esto cada segundo sábado. No solo se trata de presentar al pueblo una realidad inventada y mejorada – también al mismo presidente. Para que tenga dos veces al mes un baño de pueblo; para que sienta la satisfacción que el pueblo lo escucha y le habla; para que se convenza que el gobierno va bien, porque es del pueblo.

Usted supera la obra histórica del duque Gregori Potiomkin, quien ostentaba el mismo cargo en la corte de la zarina Carina II. Se hizo famoso, cuando la zarina quiso visitar la EDH logrecién conquistada provincia Crimea. El duque mandó a construir fachadas de pueblos prósperos en todo el trayecto, para que la zarina no se percatara que esta zona estaba devastada de guerra, hambruna y miseria. Logró engañar a la zarina, teniendo grandes recompensas – pero no al pueblo. De ahí surge el dicho de los “pueblos Potiomkin”.

Y a usted le toca construir estos “pueblos Potiomkin” cada dos semanas. Y nadie le reconoce este gran trabajo, este logro de tener al presidente contento y sus seguidores engañados de que el gobierno y el país van bien.

Pero la semana pasada usted se mandó con este piquete de la avioneta. Llevaron una avioneta algo prehistórica, donada por la Dirección de Aviación Civil, del aeropuerto de Ilopango a la plaza central de Ilopango, al escenario del “pueblo Potiomkin” de turno – para que el señor presidente la entregue a la PNC. Todo un espectáculo esto de la avioneta empujada por varios hombres por el Bulevar del Ejército. Al duque Gregori Potiomkin en su tumba le debe haber dado un ataque de envidia ver esto…

A7C81742-EC6C-4D8F-B602-22BE1591E949-5593-000004515891DB05DIlgofHUMAAuXO_

A ver si van a lograr el objetivo oculto de esta espectacular acción, que era promover al candidato del FMLN a alcalde de Ilopango, el coronel retirado Mario Alberto Rodezno Gutiérrez. Resulta que este hombre es ejecutivo de Aviación Civil, la institución que “regala” la avioneta. Creo que esta movida no les salió, Marcos. Porque hablando con un par de ciudadanos de Ilopango, me doy cuenta que les cuesta ver el beneficio que esta avioneta policial, si es que en algún momento agarre vuelo, podría tener para las comunidades de su ciudad…

No así los 10 conos de tráfico y el dispensador de agua Cristal que el presidente regaló a los policías de Ilopango y que seguramente van a mejorar sustancialmente la seguridad de los ciudadanos.

Le faltan unos 45 entregas del reality show del presidente, hasta que termine su mandato. A saber qué sorpresas usted va a tener listas para superar lo de la avioneta. Todo depende de su creatividad…

Tal vez que el presidente entregue armas a las patrullas civiles que están armando en Usulután y La Paz…

Saludos,

44298-firma-paolo

Carta al secretario multiuso del presidente: El arte de usar la transparencia para tomarnos del pelo. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 8 septiembre 2016 / EDH

Estimado Marcos Rodríguez:
|En estos días usted dio a conocer que han logrado reducir en 76% los casos de información que el gobierno se negara a entregar, declarándola ‘reservada’. Antes eran 5,467 reservas, y ahora solo 1,329.

Lastimosamente, las declaraciones del abanderado de la transparencia no quedaron muy transparentes, porque usted nunca explicó qué períodos de tiempo estaba comparando…

diario hoyPero bueno, vamos a concederle el beneficio de la duda y asumir que sus cifras sean correctas. Hay menos ‘reserva’. ¿Pero realmente significa que el gobierno esté siendo más transparente? ¿Realmente significa que los ciudadanos recibamos más información – y que esta sea confiable, completa y verídica?

En mi limitada experiencia directa con la Ley de Acceso a la Información pública, tengo que decir: No hay más transparencia. Hay mucha paja.

A principios de este año hice una solicitud de información a Casa Presidencial. Vi por todas partes la propaganda gubernamental sobre la antigua Residencia Presidencial convertida por el presidente y su señora en “Casa Abierta” y en un centro cultural, donde ‘el pueblo’ tiene acceso a la colección nacional de arte. Entonces, pregunté en qué horario esta casa estaba abierta y la colección nacional accesible para cualquier ciudadano. O sea, si yo quería llevar a mis hijos a ver esta exposición, qué día y a qué hora podía presentarme a la casona en la Masferrari…

Cq4Ejk6UAAAs7oK.jpg

Tiene razón, don Marcos: Nadie declaró reservada la información requerida, ni siquiera por razones de seguridad de Estado o del señor presidente. Dentro del plazo estipulado por ley y de manera muy educada, Casa Presidencial me respondió así:

“Para tener acceso a las obras de la Colección Nacional se realiza a través del mecanismo ‘Casa abierta’. Para participar en ‘Casa Abierta’ se hace una solicitud al Señor Presidente o la Primera Dama donde se escriba el motivo y las personas que desean visitar la Residencia Presidencial para coordinar la visita. Esperamos que esta información sea de su provecho y dejamos este medio abierto para recibir la solicitud de la visita, si así lo desea.”

¿Con este tipo de respuestas se está generando transparencia? No. Lo que realmente me estaban comunicando, pero sin decirlo de manera abierta, era más o menos esto: “Usted no chingue, a esta ‘Casa Abierta’ solo entran invitados del señor presidente y de la primera dama. También la Colección Nacional de Arte no es para el pueblo, sino para invitados. Entienda, señor, la casona es la sala de té del presidente…”

Screen Shot 2016-09-07 at 6.41.05 PM.png

¿Por qué me siento mandado al carajo? Porque si un ciudadano, para visitar una exposición de arte (de la cual supuestamente es propietario) tiene que pedir una cita el presidente de la República, mejor de un solo pongan un rótulo que diga: “Privado. No hay acceso público.”

Imagínese que para entrar al Museo del Prado en Madrid hubiera que escribir una carta al jefe del gobierno español, don Mariano Rajoy; o que para entrar al Museo Reina Sofía, para ver el famoso cuadro ‘Guernica’ de Pablo Picasso, hubiera que hacer una cita con el Rey de España, don Felipe de Borbón, o su esposa, reina Letizia…

Screen Shot 2016-09-07 at 6.47.30 PM.pngAsí que, don Marcos, responder sin reserva bien puede significar que nos tomen del pelo. O nos mientan, como en mi segunda aventura con los datos que guarda Casa Presidencial. Sobre esta aventura voy a escribir en otra ocasión, porque todavía queda pendiente mi apelación ante el Instituto de Acceso a la Información Pública. Solo adelanto que Casa Presidencial me quería vender la paja que el reality show del presidente, llamado ‘Gobernando con la Gente’ o ‘Festival del Buen Vivir’, celebrado el reciente 9 de julio en la ciudad de Usulután, sólo ha tenido un costo de 5 mil dólares…

Siga practicando la transparencia, don Marcos. Ahora con el caso de su exjefe Funes asilado habrá con que…

Saludos,

44298-firma-paolo

Carta al Secretario de Apariencias: Tarde o temprano, sabremos la verdad. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 5 marzo 2016 / EDH

Estimado Marcos Rodríguez:
Esta carta sobre los archivos ‘perdidos’ (extraviados, destruidos, escondidos, ¿quien sabe?) de Casa Presidencial te cae a vos, porque sos el que estuviste a cargo, tanto en el gobierno de Funes como en el actual, de la transparencia de la gestión presidencial.

Vamos a resumir el caso. Se trata de los archivos que documentan los viajes del presidente Mauricio Funes y su señora durante el quinquenio 2009-2014. Con todo: costos, acompañantes, medios de transporte, lugares de hospedaje, etc.

Un ciudadano pidió esta información, haciendo uso de los derechos que le confiere la Ley de Acceso a la Información Pública. La información le fue negada, primero por Casa Presidencial, y luego por el Instituto de Acceso a la Información Pública. La razón: Casa Presidencial declaró reservada esta información y ordenó que se desclasificara hasta el año 2017, alegando ‘problemas de seguridad’, y el Instituto, al cual el ciudadano acudió, le dio razón a CAPRES.

diario hoyEn este momento, junio del 2013, los documentos solicitados tienen que haber existido en Casa Presidencial. Por que si no hubieran existido, la respuesta que de la Oficina de Información y Respuesta OIR de Casa Presidencial hubiera tenido que ser que los documentos requeridos no existen. Además, para declarar reservada una información, se supone que había que revisar y analizarla. Por tanto, tiene que haber existido. A menos que Casa Presidencial mintió, no solo al ciudadano sino también al Instituto de Acceso a la Información Pública.

El ciudadano se fue a la Sala de lo Constitucional y pidió un amparo contra la resolución del Instituto de avalar la reserva declarada por CAPRES.

Y en la Sala, alguien tuvo que haber tenido el presentimiento que algo raro estaba pasando con esta información. Por esto, la Sala tomó una medida poco usual: Ordenó a Casa Presidencial a entregar todos los archivos relacionados con los viajes de Funes y su esposa a la Sala, en una especie de custodia para resguardar su seguridad y evitar que se desaparezca o altere. Vaya olfato que tuvieron los ‘magníficos’ – como si ya conocen tus mañas, Marcos…

Y cuando ustedes nunca entregaron los archivos, la Sala les pone un ultimátum de tres días. Con amenaza de sanciones penales. Vaya, babosada.

Y en este momento, Casa Presidencial dice: Fíjense, no podemos encontrar los archivos. No existen. Vos decís una cosa, el vocero presidencial Eugenio Chicas dice otra, el presidente, como es usual, no dice nada – pero al fin queda claro: no cumplen con la entrega ordenada por la Sala de lo Constitucional, alegando que los archivos no están en poder de Casa Presidencial. Se perdieron, se quemaron, se fueron volando, alguien los robó, se traspapelaron – ¿quién sabe? En una Casa Presidencial administrada al estilo de Marcos Rodríguez o Hato Hasbún todo es posible…

Ahora hay dos hipótesis – y ambas involucran delitos cometidos en Casa Presidencial. Me gustaría saber cuál es la verdad.

La primera: Cuando en 2013 empezaron se pidió toda la documentación de todos los viajes de Funes y su esposa, alguien en CAPRES se asustó, porque sabía esta información, si salía a la luz pública, iba a causar un problema político y posiblemente legal serio al presidente. Por tanto, alguien tomó la decisión de destruir la documentación. En este caso, la declaración de reserva fue una medida para encubrir el delito de haber destruido la documentación – delito cometido, a su vez, para encubrir algo grave.

La otra hipótesis es al revés: Llega la solicitud del ciudadano, revisan la documentación y deciden: No puede salir a la luz, hay que declararla reservada. La declaran reservada, el Instituto les hace caso. Parece que el problema se resolvió.

Pero no: El ciudadano no se rinde y va a la Sala. Los magistrados de la Sala, ‘obedeciendo a la oligarquía’, ordenan a CAPRES entregar la documentación a la Sala, para revisarla y para resguardarla. Alguien se asusta en Casa Presidencial y destruye o esconde la documentación.  En este caso, el delito de destrucción de evidencia se comete porque no les funcionó la estrategia de declararla reservada.

En ambos casos, se cometieron delitos, y me cuesta creer que el hombre que en el 2013 fue subsecretario de transparencia y ahora es secretario presidencial de transparencia, no tenga nada que ver.

Algún día la verdad saldrá a la luz: tanto la relacionada con los viajes de Funes que quieren esconder, como el enigma de los archivos perdidos. También la verdad sobre el Masferrari y los zapatos del presidente.
Saludos,

e2b99-firma-paolo

Carta a los “opinadores”: Enfoquen bien su crítica. De Paolo Luers

PAOLOPaolo Luers, 24 noviembre 2015 / SEGUNDA VUELTA

Esta bicha Cristina hace una semana me robó una mi carta que iba a mandarle a Funes. Escribió una “defensa al ex presidente”, que resulta más demoledora que cualquier acusación.

Mi carta iba a arrancar así: “Cada político tiene derecho de decidir cómo quiere entrar en la memoria de su pueblo. Si vos preferís que te recuerden como el ex presidente que ya no puede costearse Blue Label ni putas de clase, y que tiene que conformarse con las mujeres y el Cinta Negra que le consigue otro entrevistador fracasado, es tu libre decisión y tu pleno derecho. ¿Quién soy yo para juzgarte?”

Pero bien, Cristina López ya escribió todo lo que había que decir sobre el asunto. Sólo me queda razonar sobre el fenómeno en general: Muchas veces aquí descalificamos a los políticos por razones equivocadas o pecados menores, habiendo tantas razones válidas para hacerlos pedazos…

¿Por qué atacan a Funes por su mal gusto en mujeres, en vez de seguir preguntándole por Polistpeque, la empresa que montaron sus cheros brasileños y que por orden del presidente acaparó con todas las cuentas de publicidad del gobierno? ¿Porqué hacen burla de tu notoria obsesión con productos de silicona, cuando este es su pecado menor, comparado con el Chapparral o el SITRAMSS?

A Salvador Sánchez Cerén lo atacan por su pasado de guerrillero, cuando esto ha sido lo más decente que ha hecho en su vida. Es absurdo reclamarle esto, cuando hay que preguntarle porqué no honró los principios revolucionarios y no paró a tiempo a su súbdito Mayo Sibrián y las matanzas de San Vicente…

Igual de absurdo es reclamarle su pasado guerrillero a Benito Lara, en vez de hacerle responsable de sus malas decisiones como ministro de Seguridad. Y lo mismo en el caso de los ex militares: el coronel Ochoa pudo haber cometido errores durante la guerra, pero estos quedan saldados con los Acuerdos de Paz y la amnistía. Sin embargo, ¿por qué nunca le obligaron a explicar bien los enredos millonarias que dejó como presidente de CEL? Si en vez de encubrirlo, le hubieron hecho rendir cuentas, ARENA se hubiera evitado los problemas que Ochoa le causó años después cuando “se transfugó”…

En general: Dejen de querernos contar que el país está mal por los pecados de los militares y los guerrilleros durante la guerra, o porque no sirvieron los Acuerdos de Paz. Estamos como estamos por los errores, pecados y negligencias de la postguerra. No busquen justificaciones en la guerra.

Otro ejemplo: Marcos Rodríguez. Lo atacan porque no nació en El Salvador, como si esto fuera pecado. Pero no hacen un análisis de su actuación en Casa Presidencial. Otros lo quieren descalificar, porque su mujer tiene un alto cargo en Fosalud, aunque nadie pudo argumentar que ella no está capacitada. Yo lo defendí en ambos casos, por principio. Sin embargo, mantengo que Marcos debe renunciar. No por nepotismo, mucho menos por “extranjero”, sino por los abusos que la Secretaria de Transparencia está cometiendo…

A Gallegos, ¿cómo es posible que lo atacan por sus viajes, cuando estos son sus pecados menos serios? A este hombre lo descalifica su rol en la compra-venta de diputados, y su campaña permanente para que la gente tome la justicia en sus manos y por legitimar a los grupos de exterminio…

Así que, estimados formadores de opinión pública, sobre todo los que operan en las redes, sean más selectivos y serios en sus críticas. Apunten bien, no tiran ráfagas a la loca. No se dispersen con los pecados menores.

Saludos,

f4519-d851d-firma-paolo

 

 

Roberto Rubio espera que investigación sobre fraude cibernético dé con autores intelectuales

Para el director de FUNDE, el trabajo realizado por la Fiscalía ha sentado un precedente sobre los ataques cibernéticos en contra de personalidades e instituciones, de los cuales Rubio también ha sido víctima.

roberto rubio

Hermelinda Bolaños, 14 noviembre 2015 / LPG

la prensa graficaEl director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), Roberto Rubio, se refirió a la desmantelación y allanamiento de una sede en la que funcionaba una red de difamadores y atacantes cibernéticos. El procedimiento fue realizado en la colonia Madreselva, de Antiguo Cuscatlán, el miércoles anterior por parte de la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fiscalía General de la República (FGR).

En el operativo fue capturado Ricardo Ortiz, quien fue señalado como el autor material de la clonación del sitio web de LA PRENSA GRÁFICA y será presentado en las próximas horas por los delitos de violación a distintivos comerciales y falsedad material.

“Esto es importante porque al haber un autor material, usted puede seguir la pista hacia los autores intelectuales, ver qué tipo de relación mantiene él o mantuvo tanto laboral como no laboral que puede aparecer justamente ya sea en sus teléfonos, en sus computadora, etc”, expresó Rubio.

Durante el allanamiento realizado a la agencia publicitaria Bunker y en la vivienda de Ortiz, en Soyapango, se encontró un carné de identificación expedido por el Estado Mayor Presidencial (EMP). También se encontró que el detenido trabajó hasta 2013 como técnico programador para la Secretaría de Asuntos Estratégicos, adscrita a Casa Presidencial (CAPRES) y el Ministerio de Turismo (MITUR). Las entidades gubernamentales ya han emitido comunicados en los que se desligan de Ortiz.

Rubio fue víctima, desde mayo de este año, de ataques cibernéticos en su contra y en el de su grupo familiar. El director de FUNDE aseguró que desde Casa Presidencial se generaban estas acciones contra aquellas personas o instituciones que no compartían la ideología del Gobierno de izquierda. También cuestionó seriamente al secretario de Transparencia, Marcos Rodríguez, sobre si tenía conocimientos de esta red de ataques, los cuales provendrían desde CAPRES.

“Lo que se ha demostrado ahora es que él tenía relación con Casa Presidencial y con la Secretaría de Transparencia. No fue casualidad que yo le preguntara, en su momento, al entonces secretario de Transparencia si sabía él justamente de esas estructuras”, expresó Rubio.

También, en su momento, el analista económico cuestionó al expresidente Mauricio Funes, al alcalde de San Salvador, Nayib Bukele sobre la autoría otros ataques difamatorios, los cuales calificó de ser una “guerra sucia” y aseguró que eran parte de varias estructuras de ataques.

Al inicio de los ataques, Rubio consideró que era víctima debido a que había solicitado sin éxito a Casa Presidencial información sobre viajes de Funes al extranjero. También cuestionó sobre estos ataques cibernéticos al actual director del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) de la comuna de San Salvador, Peter Dumas, y al exmiembro del equipo de campaña de Bukele Ernesto Sanabria. “Los señores que están cerca del señor Bukele”, dijo en su momento.

“¿Cuál era el vínculo de él (de Rodríguez)?, ¿Era solo, como dice la secretaría ahora, que es nada más que lo contrataron para montar una página web de un sitio web durante seis meses o había algo más? Eso es lo que tiene que investigar justamente la Fiscalía. Si el vínculo que tenía con la Alcaldía (San Salvador), ¿de qué tipo era? ¿Era simplemente comercial o había algo más?”, dijo Rubio sobre los nexos con la que Ortiz fue relacionado.

Durante el procedimiento realizado el miércoles, también fue incautado el teléfono celular de José Carlos Navarro, gerente de la empresa Búnker y quien aseguró que maneja la cuenta de Twitter @PayasoSinGracia. Por el momento, Navarro ha sido nombrado como testigo del caso.

“Estas son las indagaciones que tienen que continuar. Es un paso positivo, pero va a ser frustrante que se quede en el operativo o incluso que se quede solamente en el gerente del señor Navarro, porque me imagino que atrás del señor Navarro. (Hay que averiguar) quiénes son los dueños de esa empresa, quién es el dueño o el que alquiló esa casa, quiénes son esas empresas que se encuentran vinculadas, donde este señor trabajaba, qué hacía este señor Navarro con el payaso sin gracia, cuál era su rol y sus nexos”, enfatizó el economista.

“Esperaríamos que se llegue al menos a identificar quiénes son los que están detrás, ya otra cosa será qué tipo de ley se les puede aplicar, pero por lo menos el descubrir que andan haciendo esas cosas sucias eso por lo menos ya es algo. A mí me parece que no solo es atentado contra la libertad de expresión. Esto es un mecanismo, a veces de extorsión, de difamación. Es un ataque a la libertad de expresión porque son realizados a las personas, a las instituciones, a los medios que incomodad, que son críticos”, aseveró Rubio.

Transparencia con poca claridad. De Karla Hernández

Si el Sr. Rodríguez comprendiera la naturaleza del cargo que ostenta e hiciera su trabajo como es debido, seguramente estaría contribuyendo al funcionamiento de las instituciones.

karla hernandez

Karla Hernández, diputado arenera por La Libertad

Karla Hernandez, 30 octubre 2015 / EDH

En junio de este año, diputados de ARENA presentamos una solicitud para que se creara una comisión especial que investigara la supuesta existencia de estructuras de persecución política, en las que estaría involucrado el secretario de Transparencia desde la anterior administración del FMLN, señor Marcos Rodríguez.

Fueron varias denuncias las que motivaron nuestra iniciativa, la que, por supuesto,  no tuvo apoyo del bloque oficialista. Sin embargo, sí nos sirvió para llamar la atención sobre un tema que se viene arrastrando por meses y es la idoneidad del señor Rodríguez en un puesto que obliga a generarle confianza a la población, porque en teoría, la oficina que él maneja debe garantizar el acceso de cualquier ciudadano a toda información que sea elaborada con presupuesto público.

diario de hoySu cuenta promociona a la oficina de Transparencia como: un medio público que busca transparentar la información gubernamental y nacional, de interés social en El Salvador; pero muy poco o casi nada hemos visto de eso, lo que sí hemos visto es cómo ha convertido esa oficina en su despacho particular, de propaganda a sus intereses partidarios y, sobre todo, desde donde tiene completo apoyo para atacar y privilegiar sus posiciones personales.

En julio de este año, un periódico digital de innegable credibilidad, reveló que la Secretaría de Transparencia que dirige, creó una dependencia que se encarga de acosar y presionar a empleados gubernamentales y que incluso llegaron a poner a uno de sus agentes en entrevistas que el medio hizo a funcionarios.

A pesar de que se le ha cuestionado muchas veces sobre estos trabajos no acordes a la naturaleza de la oficina que dirige, obviamente los ha negado y,  como Pilatos, se ha limitado a lavarse las manos.

Para el caso, el director de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), Roberto Rubio, le hizo el cuestionamiento directo sobre ataques dirigidos a través de Internet, a una de sus hijas, además de que muchas personas usuarias de redes plantean que, al verse atacadas por los llamados troles y revisar esas cuentas falsas, llama la atención que en muchísimas de ellas, usted es seguidor.

Pero el caso del señor Rubio no es aislado. En ARENA conocimos de algunos ataques y acusaciones sin fundamento que dañan el honor, hacia personas como los diputados Ana Vilma de Escobar y Ernesto Muyshondt, familiares de ellos incluidos, en que al igual que el caso denunciado por tuiteros, sorpresivamente el secretario resulta ser seguidor de dichas cuentas, a lo que hay que agregar que cada espacio que le ceden en medios de comunicación, lo utiliza para despotricar contra alguien y sembrar dudas.

Últimamente ha recibido muchas críticas debido a que, por casualidad, nos enteramos que su esposa e hija también trabajan para el Estado; sus respuestas fueron muchas, menos una: a mí me hubiese gustado que su respuesta fuese, tal como lo hizo en entrevista con don Nacho Castillo, en abril de este año, al ser cuestionado sobre los negocios del expresidente de la Asamblea Legislativa: que si bien un funcionario público puede hacer negocios con el Estado, sin embargo; aclaró que desde el punto de vista ético no se puede hacer.

Ética, esa es la palabra clave no solo en los temas en cuestión sino, sobre todo, al ejercer el cargo que ocupa el Sr. Rodríguez. Si esa ética existiera, su página de propaganda también expondría casos con indicios de corrupción como es el de CEPA, la tregua con las maras, el oscuro negocio con Polistepeque, es decir, todos aquellos que involucran a sus compañeros del FMLN.

Si el Sr. Rodríguez comprendiera la naturaleza del cargo que ostenta e hiciera su trabajo como es debido, seguramente estaría contribuyendo al funcionamiento de las instituciones que están relacionadas con la lucha contra la corrupción. Desafortunadamente lo que vemos está muy lejos de eso y peor aún, me resulta preocupante su insistencia en acosar, a través de respuestas desde su cuenta personal y la de la institución que dirige, a mujeres que le cuestionan por su proceder como funcionario.

Luego de más de seis años en el cargo, dudamos mucho de que él y su secretaría cumplan con las funciones para las que pensamos que fue creada; quisiera decir que finalmente mostrará un poco de ética y enderezará el camino, pero eso sería tanto como esperar que, por ética, el Sr. Rodríguez reduzca su cuota familiar en las plazas del Estado.

Carta al Secretario de las Apariencias. De Paolo Luers

Alecus, 27 octubre 2015 / EDH

Alecus, 27 octubre 2015 / EDH

PAOLOPaolo Luers, 27 octubre 2015 / EDH

Estimado Marcos Rodríguez:
Nuestro amigo común de aquellos tiempos (mucho antes que te metiste en el gobierno), Roberto Rubio, a quien vos retiraste la amistad cuando comenzó a criticar tu papel en Casa Presidencial, en su última columna llamó a tu institución “Secretaría de las Apariencias”. Me parece genial, casi tan bueno como la “Secretaría de Intrusión Social” que yo me inventé cuando Vanda Pignato quería prohibir las cachiporristas. Ni modo, te va a quedar el apodo…

Te diste cuenta que yo salí a la defensa, cuando de repente te estaban acusando de nepotismo, por el hecho que tu esposa y tu hija trabajan en asuntos del Ministerio de Salud. No en defensa tuya, sino en defensa de un principio: No se vale condenar a nadie, mientras no esté comprobado su pecado. En este caso: Si tu hija y tu esposa tienen los credenciales profesionales para los cargos que desempeñan, y si están en áreas del gobierno donde vos no tenés capacidad de decisión, no veo ningún problema de nepotismo… Además sostengo: Hay tanta cosa que criticar a Marcos que no veo ningún sentido inventar pecados y además meter a su familia…

diario de hoyHubiera querido que vos, como titular de una institución que lleva en su membrete la palabra “transparencia”, hubieras actuado de esta forma cuando tu jefe de entonces (Mauricio Funes, quien te llevó a CAPRES) y otros funcionarios como Irving Tochez, entonces presidente de la CEL, hablaron de nepotismo para descalificar a José Antonio Rodríguez Rivas. Toño fue presidente de LaGeo cuando se originó la sociedad con ENEL, la que luego llevó a los gobiernos de Saca, Funes y Sánchez Cerén a hacer demandas grotescas contra los italianos de ENEL y contra un grupo de funcionarios que en este tiempo dirigieron la CEL y LaGeo. De paso sea dicho que perdieron en todos los tribunales internaciones y nacionales. Toño fue uno de los acusados, contra los cuales el presidente Funes arremetía semanalmente en su programa radial. Una de las acusaciones mediáticas fue que el hecho que era sobrino de la esposa de Paco Flores. ¡Nepotismo! Fue el grito de batalla de todos los allegados a Funes, y nadie, ni el Secretario de Transparencia, se tomó la molesta de aclarar que el ingeniero José Antonio Rodríguez fue nombrado director de LaGeo en 1995, 4 años antes que Francisco Flores, llegara a la Presidencia.

Con la misma falacia que ahora te acusan a vos, se podía decir: Pero en 1995, cuando Rodríguez Rivas fue nombrado en LaGeo, Flores ya era diputado y tenía influencias… Lo absurdo es que en todo este pleito pasó totalmente desapercibido que José Antonio Rodríguez es tal vez el experto más destacado de El Salvador en materia de políticas energéticas. También en el caso actual, es un insulto a tu esposa y tu hija, no a vos.

¿Por qué te callaste cuando desde el interior de tu partido y gobierno estaban hablando de nepotismo cuando tan obviamente no tenía caso? Y ahí ya tenemos el dedo sobre tu verdadero pecado: Vos convertiste el servicio público en escenario de batalla partidaria. Todo lo que vos tocás se convierte en parte de una incesante lucha ideológica y partidaria. Y la institución que te encargaron construir y dirigir, es espejo de esto. Esto no es justo con asuntos tan importantes para la democracia como la transparencia y la participación ciudadana, que son las dos áreas de acción de tu secretaría.

Expresión más fiel de tu función como Secretario de Transparencia es la publicación “Transparencia Activa”,  y es un medio de combate partidario y de propaganda.

Expresión más fiel de tu función como Secretario de Participación son los eventos “Gobernando con la Gente”, “Feria del Buen Vivir” y “Casa Abierta” en la residencia presidencial, y todos son instrumentos de propaganda partidaria, sábado a sábado…

Y ahora la guerra sin cuartel que declaraste a Ana Vilma de Escobar, la que le llevó a cometer el error de demandarte por calumnia. Yo no creo en este tipo de demandas, pero entiendo que algo tuvo que hacer ante tanto acoso por parte tuya.

No soy el primero que te pide la renuncia, Marcos, y no seré el último. Podrás seguir haciendo lo mismo que tanto te gusta hacer: propaganda, desinformación, guerra sicológica… pero hazlo desde la trinchera del partido, no del Estado.

Saludos,

firma paolo