mano dura

Carta a Rodrigo Ávila: La Mano Dura no tiene futuro. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 23 noviembre 2017 / MAS! y El Diario de Hoy

Cuando fuiste candidato presidencial, todavía no podía votar, porque aún no tenía este derecho. Lo hubiera hecho, no por ARENA, sino en parte porque te conocí como hombre honesto; pero principalmente porque ya sabía qué clase de presidente iba a ser Mauricio Funes.

Hubiera preferido votar por un hombre honesto, a pesar de muchas diferencias con su conservadurismo, que a un tipo corrupto, a pesar de tener con él más coincidencias con su discurso reformador.

logos MAS y EDHComo amigo siento que tengo el derecho y el deber de decirte algo que te va a doler: Tenés que apartarte de tu sueño de ser el hombre que va a componer la política de Seguridad Pública. Tenés que dejar espacio para que el próximo gobierno aproveche la oportunidad histórica de dar un giro al combate a la violencia, la marginación social. Pero tiene que ser un giro para delante, no un regreso al pasado, a las políticas de Seguridad fracasadas de los gobiernos de Paco Flores y Tony Saca. Tenés futuro como diputado, porque no sos un borrego del partido, sino un hombre con independencia y principios. Pero tenés que soltar la batuta en cuanto a seguridad.

Lo peor que puede pasar al país es que las próximas contiendas electorales fueran entre dos partidos que se disputan quien será el más macho para aplicar la Mano Dura y dirigir la guerra. Si esto hubiera pasado en la campaña electoral de 1989, entre el PDC y ARENA, el país se nos hubiera ido al carajo. Pero no pasó, porque Alfredo Cristiani hizo campaña diciendo que iba a buscar la paz. Y la hizo. Este es el legado histórico de ARENA, y ustedes tienden a olvidarlo…

Vos puedes jugar un papel histórico, Rodrigo, así como lo hizo Roberto D’aubuisson, cuando tuvo el valor y la sabiduría de dejar que Cristiani hiciera lo que él no iba a poder: buscar la paz.

Te digo todo esto ahora, porque te observo haciendo propuestas como la del registro de pandilleros que tal vez son populares, pero que no resolverán nada. Es una propuesta que nos aleja de una solución dentro del Estado de Derecho.

El próximo gobierno tiene que apostar a una política audaz de inclusión social y de reinserción, aplicando los principios del Estado de Derecho. No seas obstáculo para esta oportunidad histórica.

Saludos,

44298-firma-paolo

‘We fear soldiers more than gangsters’: El Salvador’s ‘iron fist’ policy turns deadly. THE GUARDIAN

State security forces have turned the war on gangs into an extrajudicial siege in Distrito Italia, where young men are being killed indiscriminately with impunity.

A masked and armed policeman patrols a gang-controlled neighborhood in San Salvador. Violence has heightened between police and gangs in response to government crackdown. Photograph: Alex Peña/AP

A masked and armed policeman patrols a gang-controlled neighborhood in San Salvador. Violence has heightened between police and gangs in response to government crackdown. Photograph: Alex Peña/AP

2c5b27dNina Lakhani, 6 febrero 2017 / THE GUARDIAN

guardianA group of teenage boys were celebrating a birthday with cake and cold beers, larking around and uploading selfies to Facebook. It should have been an ordinary scene played out among old friends, but in El Salvador, these are anything but ordinary times.

Shortly before 11pm, soldiers with rifles quietly descended from the surrounding hills and cornered the youngsters in an alleyway. Most of the teens were were thrown face-down on the ground – but two boys ran, and the soldiers gave chase.

Juanita Ortega was getting ready for bed when she realised that her son Pablo, 19, was in danger.

“Bang! Bang! Bang! I heard gun shots and ran outside to look for my son,” said Ortega, who asked that she and her son be referred to with pseudonyms for fear of reprisal.

“They were hitting the boys on the ground with their rifle butts. I shouted to my neighbours – ‘Get up! Come quickly! They’re going to kill our children!’ – and then I realised my son wasn’t there,” she said.

Pablo made a break for the dusty main street, but a bullet caught him in the thigh and he fell to the ground. Soldiers dragged him to an overgrown patch of waste ground nearby, where he was later found dead, apparently strangled with his own shirt.

Frontpage The Guardian Online

Frontpage The Guardian Online

Almost immediately, a white double cabin pick-up arrived at the scene. A different group of soldiers were dropped off, and the unit which had carried out the attack was driven away, witnesses said.

Forensic scientists arrived several hours later to take away the body. No witnesses were interviewed. Morning newspapers reported the incident as the death of another gang member.

Distrito Italia is an impoverished neighbourhood just north of San Salvador whose cosmopolitan name belies a grim reality. For years, it has been dominated by the Mara Salvatrucha (MS13), one of the country’s two main street gangs, who for the past 25 years have been locked in a battle to control territory.

But the street gangs are not the only factions involved in the violence. State security forces have laid virtual siege to gang-controlled communities where being a young male is enough to get you arrested, tortured or killed.

The government’s promise to apply a mano dura (“iron fist”) policy against gangs seems to have become a shoot-to-kill policy under which anyone living in a gang-controlled neighbourhood risks falling victim to extrajudicial violence.

While some of the victims have been gang members, others have nothing to do with organised crime. Pablo Ortega had only finished high school a few days before he was killed.

“I saw soldiers covering the pool of blood with earth where my son fell,” sobbed Ortega, inside her modest home. “The authorities say he was killed in a shootout with gang members, but it’s a lie, he was never a gangster.”

The interview is interrupted by the sound of a gun being loaded just outside the window. Two police officers saunter past with their hands ready on their pistols; dogs bark, doors slam shut.

“I’m scared, you have to go, I have another son,” pleads Ortega. “It’s like during the [civil] war, they’re killing young people but talking about it can get you killed as well.”

El Salvador’s 12-year war between leftwing guerrillas and US-supported military dictatorships left 80,000 dead, 8,000 missing and a million displaced in 12 years.

The conflict ended in 1992, but peace never came to this small Central American country: although the murder rate dropped 20% last year, El Salvador remains the most deadly country in the world after Syria.

During the civil war, the conflict was described in cold war terms: the government described its enemies as terrorists. Nowadays, the violence continues, but the language has changed: a law passed last year established the gangs as “terrorist groups”.

“In the 1980s, having long hair and carrying a book made you a target; being young still makes you a target today,” said Jeanne Rikkers, director of research at the violence prevention NGO Cristosal.

Yet it could have been different. After years of escalating violence, the murder rate almost halved in mid-2012 after government-appointed negotiators helped facilitate a truce between MS13 andd its main rival Barrio, 18. The deal was imperfect, but for the first time in years, there was some hope of peace.

By mid-2014, however, the truce had fallen apart amid broken promises, political rivalries and tough-on-crime electioneering.

The FLMN – founded by former rebels – won a second term in government and soon declared war on the gangs. In January 2015 vice-president Oscar Ortíz gave security forces the green-light to use deadly force against suspected gang members “without any fear of suffering consequences”.

el salvador gangs

Gang members are escorted upon arrival at a maximum security prison in Zacatecoluca in El Salvador. Photograph: Marvin Recinos/AFP/Getty Images

And they have. Police records obtained by the investigative news website El Faro show that 693 alleged gang members were killed and 255 were injured in 1,074 armed confrontations between January 2015 and August 2016.

In the same period, 24 police and soldiers were killed. That imbalance points to the excessive use of lethal force and summary execution, said Ignacio Cano, a police violence expert at the State University of Rio de Janeiro.

In contrast, police officers arrested just 88 suspected gang members in the whole of 2013 and 2014.

Rikkers said: “The public discourse is warlike. It focuses on eliminating gang members – not crime. [But] the mano dura approach hasn’t worked and won’t suddenly start to work in the future. In the meantime, we are turning a blind eye to grave human rights abuses.”

Those who speak out are often targeted themselves.

Pablo’s murder was among dozens of suspected unlawful killings documented by Dany Romero, a former MS13 member who dedicated himself to violence prevention after his release from prison in 2006.

Last July, he was arrested, accused of using his NGO as a front for gang activities, and detained in maximum-security on terrorism charges.

“Dany had a lot of information that could be a big problem for the state,” said Arnau Baulenas, legal director at the Central American University’s Institute of Human Rights.

Such cases mean that victims’ relatives are wary of speaking out.

Since her son’s death last year, Ortega has often seen the same unit of soldiers in her neighbourhood, but has not dared denounce them to the authorities, for fear of putting her surviving son at risk. “I tell you sincerely, we fear the soldiers more than we ever feared the gangsters,” said Ortega.

Those who monitor the killings say that similarities between the cases cannot be dismissed.

In June, another young man in Distrito Italia was killed in similar circumstances.

el salvador extrajudicial killings

Marcela Beltran at her home which police have raided several times since the attempted murder of her son Cristian. Photograph: Nina Lakhani

The family of Jaime Velásquez, 22, admit that he was a gang member. (They asked for him to be referred to with a pseudonym to protect his surviving relatives).

One night in June 2016, he was on lookout duty, when the soldiers arrived. He was shot seven times and left lying in the street. Witnesses told the Guardian there was no gun battle, and no soldiers were injured. A pick-up truck arrived to take the soldiers away. There was no police investigation.

“The soldiers don’t protect us, they kills us like dogs,” said Velásquez’s older sister

Prosecutors say many of the abuse allegations are concocted by the gangs, and deny being lenient on security forces.

“To date, no investigation has made us think that there is a policy of extrajudicial killings or death squads,” sad Allan Hernandez, director of specialist units.

el salvador gangs

Cristian Hernández was left in a coma after being beaten and tortured by police and soldiers in January 2016. Photograph: Nina Lakhani

“I can guarantee you 100% that prosecutors treat every murder with the same interest. A murder is a murder … In each case we look at the evidence.”

San Miguel Tepezontes is a picturesque rural town 20 miles east of the capital, situated high above Lake Ilopango. It doesn’t have Distrito Italia’s air of menace, but police say two rival gangs operate here, and last September dozens were arrested in a round-up of alleged MS13 members .

One of them was Cristian Hernández Beltrán, a car mechanic.

Nine months earlier Hernández, then 19, had been detained along with a friend by police officers, and driven to an isolated hillside a few miles away. Hernandez was given electric shocks, and beaten round the head with a rock; his fingernails were pulled out.

His unformed attackers threw him into the back of the police truck assuming he was dead, and drove a few miles along a country road before dumping him in the undergrowth. Somehow he managed to crawl into the road and was discovered by a neighbour.

His mother, Marcela Beltran, found him in hospital in an induced coma with grave injuries to his skull and brain. Hernandez didn’t recognise her for a month. He has permanent damage to his vision, hearing, sense of taste and balance, and needs reconstructive surgery to repair his skull.

Beltran, 34, reported the attack immediately, and managed to convince the police to launch a full investigation. But her determination has come at a high price.

The day after Cristian was released from hospital, the perpetrators came to the family home. Over the next few months, he was followed, detained and beaten again, until finally, in September, he was arrested again and accused of extortion and abetting gang murders.

In a success of sorts, three police officers and two soldiers have been accused of Cristian’s attempted murder. But the teenager remains in prison on charges of belonging to a terrorist group.

“My son isn’t a gangster, he’s been persecuted to make me shut up. Cristian is scared they will kill me, they could kill us all, but I won’t stop – the police cannot be untouchable,” said Beltran.

Estados Unidos: Cooperación en seguridad tiene impacto mínimo en El Salvador

Un reporte del Congreso publicado la semana pasada advierte que la violencia y la polarización política interna han impedido que los planes bilaterales en temas de seguridad funcionen.

Resultados mínimos. La cooperación de EUA para el área de seguridad en El Salvador ha tenido poco o ningún impacto, señala un reciente informe. En las últimas semanas familias han abandonado sus viviendas por la inseguridad, como ocurrió en la colonia Guatemala.

Resultados mínimos. La cooperación de EUA para el área de seguridad en El Salvador ha tenido poco o ningún impacto, señala un reciente informe. En las últimas semanas familias han abandonado sus viviendas por la inseguridad, como ocurrió en la colonia Guatemala.

Héctor Silva Ávalos, 26 octubre 2015 / LPG
Los programas de asistencia económica de Estados Unidos para apoyar a El Salvador en materia de seguridad pública y para enfrentar la violencia interna no han sido efectivos o han tenido un impacto mínimo. Esa es una de las principales conclusiones del reporte titulado “Escalada de violencia en El Salvador”, que fue publicado por el Centro de Investigaciones del Congreso (CRS, en inglés) el 22 de octubre pasado.

la prensa grafica“La cooperación en seguridad con El Salvador ha aumentado, pero los resultados han sido mínimos hasta ahora”, dice el informe del CRS, una organización de estudios académicos e investigación financiada por el Congreso y a la que los legisladores acuden para solicitar información sobre diversos temas domésticos o de las situaciones internas de países en los que Washington ejecuta programas de cooperación.

El estudio sobre El Salvador detalla que, desde 2011, el país ha recibido asistencia económica para seguridad pública en el marco del programa Asocio para el Crecimiento, la cual fue negociada, aprobada y en parte desembolsada durante la administración del expresidente Mauricio Funes.

“La escalada de violencia y la polarización política existente en el país han inhibido el éxito de los esfuerzos salvadoreños y estadounidenses por mejorar la seguridad y dinamizar el crecimiento e inversión”, dice el estudio.

El Salvador está en camino de convertirse en el país más violento del mundo, o al menos en uno en el que más homicidios por cada 100,000 habitantes se cometen, según proyecciones oficiales e independientes en el país y en Washington.

Al último día de septiembre de 2015, 4,942 personas habían sido asesinadas en El Salvador, es decir, un promedio anual de 18 personas asesinadas cada día de acuerdo con cifras del Instituto de Medicina Legal y de la PNC. De esos homicidios, 52 fueron de policías, la mayoría del nivel básico.

A Washington no le preocupan solo las cifras, sino el deterioro de la situación de seguridad en general –el informe de CRS menciona, por ejemplo, “sospechas de que se están cometiendo asesinatos extrajudiciales de pandilleros”–, así como por la tendencia de los indicadores: “El Salvador es el único país en la región que muestra una tendencia al alza (en homicidios)”.

Dudas por corrupción

El renovado interés de Estados Unidos por el estado de la seguridad pública en Centroamérica, sobre todo en el llamado Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), inició con el primer período de la administración de Barack Obama, en 2009, cuando el Departamento de Estado, entonces bajo el liderazgo de Hillary Clinton, empezó a observar con preocupación la presencia de carteles mexicanos en Guatemala y el surgimiento de Honduras como plataforma de relanzamiento del narcotráfico regional. El Salvador era, entonces, la menor de las preocupaciones. Eso cambió.

En 2011, cuando las cifras de homicidio mostraban ya un alza sostenida en el más pequeño de los países centroamericanos, los equipos de Clinton, encabezados por la entonces subsecretaria de Estado para Centroamérica y el Caribe, Julissa Reynoso, negociaron el Asocio para el Crecimiento, que partía de la suposición de que era necesario romper el círculo vicioso de violencia, baja inversión y estancamiento del crecimiento económico.

Antes, el Congreso en Washington y la administración Obama habían reempaquetado fondos para seguridad, asignados sobre todo a policías y ejércitos de la región, en la Iniciativa Centroamericana de Seguridad Regional (CARSI, en inglés).

Ninguno de los programas sirvió para reducir los índices de homicidios.

El enfoque general estadounidense hacia Centroamérica cambió, de uno con más énfasis en apoyar a las fuerzas públicas a otro que da más importancia al desarrollo local y la transparencia, a mediados de 2014, cuando la llegada masiva de menores indocumentados sin compañía (UAC, en inglés), procedentes la mayoría del Triángulo Norte, provocó una crisis política y humanitaria en Estados Unidos.

Tras aquella crisis, el Senado aprobó $670 millones en cooperación para que El Salvador, Guatemala y Honduras hagan frente a las causas de la migración, entre ellas el deterioro de la seguridad pública. Esos fondos, destinados a un nuevo programa llamado Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, están sujetos a que los gobiernos de esos países demuestren avances en la lucha contra la corrupción.

Screen Shot 2015-10-26 at 11.36.58 AMEl informe de CRS recoge, en realidad, el fondo de la discusión que hoy existe en Washington respecto al Triángulo Norte: qué tan fiables y viables son los gobiernos de esos países para administrar la ayuda externa.

“Algunos creen que más asistencia de Estados Unidos a El Salvador (Guatemala y Honduras)… puede ayudar a mejorar las condiciones a través de la expansión de programas estadounidenses. Otros, sin embargo, permanecen escépticos dada la complejidad de los retos que esos gobiernos enfrentan y la corrupción que los mismos han exhibido”, concluye el reporte.

———-

Mano Dura empeoró el problema de pandillas

El informe es uno de los primeros que reconoce públicamente el fracaso de las políticas antipandillas.

Críticas. El uso de políticas represivas en el área de seguridad ha sido criticado por organismos nacionales e internacionales.

Críticas. El uso de políticas represivas en el área de seguridad ha sido criticado por organismos nacionales e internacionales.

Héctor Silva Ávalos, 26 octubre 2015 / LPG

El reporte de CRS deja claro, desde sus primeros párrafos, que debido a la extensión de su membresía y al control que tienen sobre zonas del territorio, las pandillas son las principales generadoras de violencia homicida en El Salvador, aunque matiza que también juegan otros factores, como el crimen organizado.

Dice, además, que las pandillas siguen provocando desplazamientos internos de poblaciones y migración de salvadoreños indocumentados hacia Estados Unidos, algo por cuya débil respuesta fue señalado el Estado de El Salvador la semana pasada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

CRS también asegura que tras la tregua, apoyada y ejecutada en parte por la administración Funes, las dos organizaciones pandilleras más importantes, la MS13 y la Barrio 18, están fragmentadas pero también más empoderadas.

Hasta ahí, el reporte de CRS pone en letra de molde y en inglés postulados que son lugar común en El Salvador, pero también hace algo más: reconoce el fracaso de la Mano Dura y la ubica como prólogo del problema actual.

“Esas políticas implicaron el encarcelamiento de grandes cantidades de jóvenes por asociaciones ilícitas y penas de prisión más largas por pertenecer a pandillas… Retrasos en el sistema judicial, arrestos masivos, el hacinamiento carcelario y la falta de control interno en el Gobierno permitieron que las prisiones se convirtieran en ‘escuelas de posgrado’ para las pandillas”, establece el informe. Y sigue: “La mayoría de jóvenes arrestados eran liberados luego por falta de evidencia, y al mismo tiempo las pandillas y sus tácticas se volvieron más sofisticadas…”

SEGUNDA VUELTA agrega el link para accesar el texto completo y original
del reporte del CRS (Centro de Investigaciones del Congreso):
Escalating Violence in El Salvador

“Grupos de exterminio han existido desde la guerra” Entrevista con José Miguel Cruz

La impunidad y la infiltración del crimen organizado en las instituciones del país deberían ser una prioridad si se quiere resolver el problema de seguridad pública, plantea José Miguel Cruz, quien dirigió el IUDOP entre 1994 y 2006 y desde 2013 es director de investigación del Centro de Latinoamérica y del Caribe de la Universidad Internacional de Florida. Esto no se logrará, cree, mientras altos funcionarios tengan vínculos que comprometan su independencia. Además, plantea que el modelo guatemalteco de una CICIG debería ser parte de la solución, como parte del combate a la impunidad, un tema que ha estado olvidado en el país.


Jimena Aguilar/Fotos José Miguel Cruz, 6 septiembre 2015 / LPG

José Miguel Cruz reparte frases críticas. Parece que pocos se salvan de sus duras palabras. Ni el Gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, el fiscal general, las élites económicas, la clase política ni el expresidente Mauricio Funes.

Desde 2013, Cruz tomó el mando del Centro de Latinoamérica y el Caribe de la Universidad Internacional de Florida, donde se estudian diferentes situaciones y conflictos en el hemisferio. Desde México hasta el cono sur o las relaciones de Cuba con Estados Unidos. Ha aprendido, a paso forzado, dice, de situaciones que le eran desconocidas como la crisis de migrantes haitianos en República Dominicana. Estos aprendizajes, sin embargo, le han dado la oportunidad de ver con ojos más fríos y desde otra perspectiva el país.

Esa mirada fría se convierte en palabras afiladas, empezando con las causas de la crisis de homicidios que atraviesa el país. Para cuando se realizó esta entrevista, habían pasado 22 días de agosto, mes que cerró con 911 asesinatos, según el Instituto de Medicina Legal. Esta cifra, dijo Miguel Fortín, el director del instituto, supera los homicidios cometidos durante un mes desde la época del conflicto armado. El día después de la entrevista con Cruz, 52 personas murieron asesinadas en el país. Cifra también sin precedentes.

Esta crisis Cruz la atribuye a la tregua que negoció el Gobierno anterior y al rechazo de la misma del Gobierno actual, acompañado de una política de manodurismo y de carta blanca para ejercer fuerza a los agentes de seguridad.

Entre los principales mensajes que dice, está que no se puede implementar un plan o una estrategia de seguridad si no se combate la corrupción y la impunidad en el aparato del Estado, especialmente dentro del sistema de justicia y seguridad pública.

Un camino a seguir, dice, es adaptar el modelo de la CICIG a El Salvador. Las resistencias a este modelo las atribuye, por un lado, a personas que genuinamente les preocupa la soberanía nacional, pero por el otro, a personas que se verían afectadas -incluso con prisión- si la justicia funcionara en el país.

En general, Cruz plantea que El Salvador está en una situación crítica, donde se empiezan a ver de nuevo abusos de parte de los aparatos de seguridad, la reactivación de grupos de exterminio -que en su opinión nunca han dejado de existir–, y un Gobierno que se ha dejado atrapar por resolver crisis, copiando políticas que no han funcionado, en lugar de crear planes a largo plazo.

¿Cuál es su lectura del alza de homicidios de este año?

Es un problema complejo, pero uno de los factores es la tregua. El tema de que el Gobierno haya negociado esta tregua durante la administración Funes. La tregua le muestra a las pandillas que es posible forzar al Gobierno a que dialogue y negocie con los líderes de pandillas. Eso crea un precedente que las pandillas luego van a usar. Otro factor es que, durante la tregua, las pandillas usaron ese espacio para fortalecer aún más su control sobre territorios dentro del país. Eso está clarísimo. Creo que eso eleva todavía más la capacidad de las pandillas para actuar de manera coordinada y organizada. Este es uno de los precipitantes (de la crisis actual). El segundo de los precipitantes es la decisión de este Gobierno de no negociar con las pandillas. Y, no solo eso, sino que también de enfrentarlas con una nueva versión de la mano dura. Sin hablar de mano dura, sin hablar de cero tolerancia, pero en realidad lo que el Gobierno hace es enfrentar a las pandillas con fuerza, con una fuerza renovada y de reprimirlos. Y dentro de esto hay dos cosas. Una es el mismo hecho de que el Gobierno dice ‘vamos a combatir de frente las pandillas’. Y el segundo ámbito tiene que ver con el hecho de que la policía y funcionarios altos del Gobierno básicamente le dicen a los operadores de seguridad de la calle -a los policías mismos, a los militares- que tienen luz verde para defenderse. ‘Disparen primero y pregunten después’. Al enfrentarlas con fuerza, las pandillas responden con más fuerza.

¿Es esta nueva crisis una manipulación de la violencia o es simplemente una reacción al actuar del nuevo Gobierno?

Sí creo que hay una manipulación de la visibilidad de la violencia. Básicamente las pandillas han aprendido… no solo las pandillas, sino que el Gobierno (también), han aprendido que en el campo de los discursos políticos, de la lucha simbólica política, digamos, la visibilidad es importante. El mostrar que suben o bajan las estadísticas es importante. Las pandillas aprendieron con la tregua que podían hacer cualquier cosa, que podían seguir extorsionando, seguir teniendo actividades criminales, pero que si ellas podían manipular la visibilidad de los homicidios particularmente -porque eso es de mucho valor para el Gobierno-, ellos podían sacar concesiones del Gobierno. La mejor manera, en el tema de crimen, de demostrar resultados es demostrar que estás reduciendo los homicidios porque eso al final es posible reducirlo a un número. El tema de las extorsiones, los asaltos, la inseguridad misma, de cómo se siente la gente son más difusos.

En ese contexto, ¿qué es lo que demuestra el paro de transporte que se dio a finales de julio?

Lo que significa, por parte de las pandillas, es un intento de ‘si el Gobierno no entiende por el tema de los números de los homicidios, lo va a entender por medio del bloqueo de las actividades cotidianas del país’. Lo que hacen las pandillas es decir ‘tenemos la capacidad suficiente -aún si esta es simbólica, pero muy poderosa- de poder detener un poco al país a través de decretar un paro con los transportistas’.

¿Hay una estrategia visible del Gobierno en Seguridad Pública?

Viendo desde afuera es difícil pensar que hay una estrategia. Creo que el problema del Gobierno es que se ha dejado atrapar en estas dinámicas de crisis, de resolver crisis tras crisis. Y la verdad es que hemos estado así ya por varios años. Creo que es muy importante que el Gobierno entienda que obviamente debe enfrentar las crisis, pero al mismo tiempo debe tener una parte del Gobierno que, de una vez por todas, debe dedicarse a formular y a poner en práctica estas estrategias aun en situación de crisis. Los planes hay que desarrollarlos aun en estas situaciones de crisis. ¡Pero ya! Hay que hacerlo ya, aun cuando los resultados no los veamos en el corto plazo. A mí me consta, por ejemplo, que al principio del Gobierno anterior, el Gobierno de Funes, tenían un buen plan sobre la mesa que básicamente lo echaron a la basura cuando se fueron por la tregua. Eso fue un error carísimo para el país y me parece a mí que este Gobierno puede estar cometiendo el mismo error. Si seguimos en esta dinámica, no vamos a resolver nada. Y lo que está claro, clarísimo, es que lo que se ha hecho hasta ahora no funciona. No ha funcionado, no funciona y yo creo que es ingenuo pensar que en algún momento va a funcionar. No ha funcionado por más de 10 años si tomás en cuenta el lanzamiento de la mano dura. Por qué habría de funcionar ahora. Es momento ya de apostarle a cosas nuevas.

¿Qué es lo que se debería haber aprendido y cambiado de esas experiencias de la mano dura?

Lo que se debería haber aprendido es que no podés implementar un plan de seguridad, de combate a la inseguridad, con los niveles tan altos de corrupción y de penetración del crimen organizado en las instituciones del país, en las instituciones de seguridad y políticas del país. Creo que uno de los lugares donde hay que comenzar, es limpiar las instituciones del país, las de seguridad y las instituciones políticas, de las manzanas podridas vinculadas al narcotráfico, a la impunidad y a la corrupción en el sistema de justicia. ¿Eso va a tomar tiempo? Sí, toma tiempo, pero hay que hacerlo si querés ver resultados en algún momento. Pero no se puede argumentar que porque eso va a tomar tiempo no se debe hacer. No digo que la represión adecuada y medida no sea importante. Es importante como parte de un plan integral de seguridad en el que el combate a la corrupción juega un papel importante. Con sus claras diferencias… hay una luz al final del camino en Guatemala ahora, simplemente porque tenés una comisión externa que tiene la capacidad de poder investigar y acusar al presidente mismo de actos de corrupción. Eso no existe en El Salvador.

¿Cree que se debería aplicar ese modelo aquí?

Creo que sí. No es la solución a todo, pero debe ser parte de la solución. Ojo -y esto lo quiero enfatizar muy bien- no creo que una CICIES va a resolver completamente el problema de la seguridad, pero debe ser parte integral de cómo atender el problema de seguridad porque tiene que ver con el combate a la impunidad. Eso no lo hemos hecho en absoluto en El Salvador, nunca ha estado sobre la mesa, siempre ha estado olvidado, tirado ahí de lado y mientras no lo hagamos no creo que podamos avanzar en el tema del combate de la inseguridad.

¿Por qué hay tanta resistencia a que se cree una comisión de este estilo en el país?

De parte de la clase política porque se siente tocada en términos de orgullo nacional por cuestiones de soberanía. Pero creo que dentro de la clase política -y estos son los que salen más beneficiados- también hay aquellos que, obviamente, si se da ese paso saldrían directamente afectados. En el caso que un sistema de justicia funcione de manera transparente y eficiente, son los primeros que irían a la cárcel, los primeros que tendrían que ser acusados y enfrentar las consecuencias. En condiciones normales de aplicación de justicia, ellos terminarían en la cárcel. Estos usan el argumento de la soberanía, del nacionalismo para resistir una comisión como esta. Insisto, no creo que todos los que usan este argumento tienen cuentas pendientes, creo que hay muchos honestos, pero estos son utilizados por los otros que sí tienen cuentas pendientes en la justicia.

El ministro de Seguridad propuso hacer un fondo de seguridad, de crear un impuesto. ¿Es simplemente algo de financiamiento lo que está fallando?

Quienes deben fundamentalmente pagar y poner el dinero para el tema de la seguridad son salvadoreños. Especialmente los salvadoreños que más tienen. La crisis de seguridad actual golpea a todo el mundo, ciertamente, pero en la práctica, en términos de sangre y de vidas, golpea a los más pobres. En términos económicos, de manera relativa, golpea más a los más pobres también. Son estos los que son extorsionados o a los que les quitan más con respecto a su manutención. Si pensamos en un impuesto de seguridad, es bien difícil pensar que debemos grabar mucho más a los pobres que ya están cargando con muchos de los costos de seguridad. Los que tienen que pagar esto, me parece a mí, son los que tienen más dinero. Creo que hay una gran cuota de responsabilidad de las élites económicas salvadoreñas, que por muchos años han visto el tema de seguridad no como su problema fundamental. Necesitamos que las élites se involucren y se involucren con lo que más tienen. No vamos a resolver esto mientras las élites, mientras la gente que tiene dinero, no pague sus impuestos. El Salvador se mantiene entre los países en el hemisferio occidental con las tasas más bajas de recaudación fiscal, especialmente en los niveles más altos de la pirámide de ingresos. Esto es muy importante tenerlo en cuenta, pensando en la discusión de planes como Alianza para la Prosperidad. Usualmente sale el ejemplo de Colombia, que tenía tasas de homicidio de casi 90 por 100,000 habitantes y ahora la tiene a 30. Lo que la gente olvida es que la mayor parte del dinero que los colombianos usaron en el tema de seguridad no era el dinero gringo, sino el dinero que pusieron las élites colombianas.

La empresa privada salvadoreña trajo a Rudolph Giuliani, el exalcalde de Nueva York. ¿Las propuestas que hizo aportan a la resolución del problema de seguridad?

Mucho de lo que Giuliani llegó a decir al país, son cosas que nosotros desde la UCA -a mitad de los noventa- hemos estado diciendo.

El inspector de la PNC, en medio de que el director otorgó permisos para que todos se llevaran las armas, dijo “estamos en una guerra”. ¿Cree que es comparable esta situación a una guerra?

Si empezamos a etiquetar… es difícil pensar que no estamos en un conflicto, en el cual hay como ciertos bandos definidos. Están la Policía, las fuerzas de seguridad, por un lado, y están grupos de crimen organizado, incluyendo a las pandillas con un rol importante, en el otro. No quisiera encajonarlo como una guerra, pero hay muchas dinámicas de conflicto que están sucediendo. El problema es que una vez se declara la guerra, como lo han hecho algunos funcionarios del Gobierno, es que los enemigos se definen. Eso significa que se da carta blanca a los propios partidarios para eliminar a esos enemigos de cualquier manera. O para buscar situaciones en las cuales se justifica eliminar el enemigo. Entonces, ahora tenés muchos homicidios -que probablemente no son parte de esa guerra- pero que son automáticamente clasificados e interpretados como parte de la guerra. Y eso aparece en el discurso político público como parte de esta guerra de las pandillas. Entonces muchos de los que mueren son pandilleros, simplemente por ser jóvenes, cuando probablemente no eran pandilleros. O porque era policía o porque era oreja o informante de la policía.

Usted ha afirmado que la violencia o la amenaza de la violencia aumenta la cohesión de las pandillas. En la dinámica que se está entrando, ¿qué significará esto entonces?

Cuando se define un enemigo, cuando se establece un enemigo común, se fortalecen los lazos internos y eso es lo que ha estado sucediendo con las pandillas en los últimos 10, 15 años. Les hemos creado los enemigos perfectos que les ha permitido consolidarse. ¿Quiere decir esto que va a haber una alianza de una megapandilla como algunos o el Gobierno ha especulado? No lo creo. Si vos conocés las pandillas, si las has estudiado, las dinámicas de la calle son muy fuertes. Liderazgos deciden actuar de manera coordinada frente al Gobierno. Pero eso no significa la creación de una superestructura pandilleril. Eso es iluso y eso es conocer muy poco lo que sucede en las calles con las pandillas.

Se han documentado casos en los que las pruebas apuntan a que los cuerpos de seguridad realizan ejecuciones sumarias. ¿Qué implicaciones tiene que la Policía actúe de esta forma?

Eso viola el Estado de derecho y el debido proceso. No querés que eso pase en una democracia, no querés que eso pase en un Estado regido por leyes.

¿Por qué?

Porque significa que la policía puede matar a cualquier persona por la sospecha de que sos un pandillero, de que sos un delincuente. Eso no debe suceder. Aún en el caso de que sí fueran pandilleros, ellos debieron haber sido sometidos a un procedimiento en el cual se imparte justicia de manera transparente y en que estamos seguros de que el castigo es a las personas debidas. Con esto, abre la oportunidad para que personas como vos o yo, que no somos pandilleros que no somos delincuentes, puedan ser víctimas de abusos por parte de fuerzas del Gobierno, por fuerzas del Estado, sin que el Gobierno o estos victimarios puedan enfrentar la justicia por sus acciones.

¿Esto se daría en el caso que se demostrara que es algo sistemático?

El problema es que no sabemos qué tan sistemático es. En la historia del país tenemos demasiados casos como para pensar que no es sistemático. Tenemos toda una historia llena de abusos por parte del Estado. Hubo una guerra civil precisamente por eso. Lo que esperábamos es que después de la guerra este tipo de cosas no iban a suceder más.

El fiscal general dijo que no hay evidencia de que existan grupos de exterminio en el país. Tomando en cuenta todos estos “enfrentamientos” que se han vuelto recurrentes, ¿cree que sí se podría hacer ese análisis o todavía no?

Yo sí creo que hay grupos de exterminio. Los han habido. Nunca han dejado de existir. Empecemos por ahí. Grupos de exterminio han existido desde la guerra. El informe del Grupo Conjunto señala la existencia de grupos de exterminio, de la permanencia de escuadrones de la muerte y no hay nada que me diga que estos han desaparecido. Han permanecido ahí, se han reciclado, se han renovado y están ahí. Y si uno tiene que juzgar por lo que se ve, por el tipo de homicidio… algunas de las muertes que ocurren en el país, está claro que siguen habiendo grupos de exterminio, de vigilantes y de escuadrones.

Hace poco el fiscal además dijo que la violencia en el país todavía no se ha desbordado. ¿Qué piensa?

No creo que sea necesario si quiera responder esa pregunta. La evidencia, por lo contrario, está ahí. No voy a referirme a ese tipo de declaraciones absurdas completamente.

¿Cree que existe confianza en la Fiscalía y en el trabajo que se realiza desde esa institución?

No, no. Basta con revisar las encuestas. Si revisás todas las encuestas que preguntan sobre la confianza en las instituciones y, especialmente, confianza en instituciones como los jueces y la Fiscalía… son muy consistentes mostrando bajos niveles de confianza. Las únicas instituciones que reciben menor confianza de la población son los partidos políticos y la Asamblea. No creo que haya mucha confianza en el trabajo de la Fiscalía.

¿Cómo evalúa el trabajo que se realiza en esa institución?

Creo que mucho más de publicidad, mucho más de imagen que de sustancia.

También se reveló que el fiscal general voló en vuelos privados del empresario Enrique Rais, quien estaba involucrado en un proceso judicial. El fiscal lo aceptó y dijo que “es un tema banal” que él haya hecho estos viajes. ¿Realmente es algo banal?

Tiene mucho de malo. Tiene mucho de malo porque lo que muestra es que puede no tener independencia, que el fiscal tiene vínculos con una de las partes involucradas en el procedimiento de justicia. Es lo mismo a decir que el fiscal se sube al vehículo de uno de los líderes pandilleros a los que está procesando. No es posible. Esto lo que demuestra es que su independencia está comprometida. Me parece que esto dice mucho de la falta de transparencia que hay en la Fiscalía.

¿Cuál es la capacidad técnica que tienen los fiscales?

Esto no te puedo contestar simplemente porque no he estudiado tanto a los fiscales de cerca. Pero aún así, si les damos el beneficio de la duda en el sentido de que (asumamos que) están muy capacitados, sigue siendo importante que sus jefes den líneas claras de cómo combatir la impunidad. No se puede hacer eso mientras tengás en las posiciones de liderazgo gente que incluso está comprometida con procesos de justicia. No podés esperar un fiscal, que tiene vínculos con una persona con la cual está bajo un proceso judicial, de el ejemplo para el resto de su personal en la fiscalía.

Una de las propuestas que ha hecho el fiscal es extraditar a los pandilleros por actos de terrorismo. ¿Esto puede funcionar?

La lógica es la misma de decir “vamos a incrementar las penas”. Creo que puede tener algún efecto simbólico, pensando que esto se va a -si efectivamente se extraditan y se envían a los Estados Unidos- porque puede ayudar a desarticular un poco las redes de comunicación de las pandillas, pero pensar que la violencia va a disminuir por aumentar las penas, creo que es muy iluso.

Regresando al tema de la tregua. Usted me mencionaba que las pandillas tienden a manipular al Gobierno a partir de la tregua. Si fue un modelo tan exitoso para las pandillas, por qué no mantienen este modelo?

El actor fundamental de la tregua era el ministro de Seguridad, el general David Munguía Payés. La tregua empieza a desmoronarse cuando el impulso de la tregua es removido del puesto clave. Tan simple como eso. El interlocutor no es Mijango, no es el obispo. Era Munguía Payés. Cuando él sale de ese puesto, las pandillas pierden al interlocutor del Gobierno y entonces pierden los incentivos para mantener la tregua.

¿Se podrían haber tenido resultados diferentes de la tregua?

Solo si era parte de un plan integral de seguridad, que no lo hubo. Si el Gobierno iba a hacer esto, debería haberlo hecho como parte de un plan integral de seguridad, en el cual la meta fundamental fuera la desmovilización de las pandillas, pero eso nunca estuvo sobre la mesa, nunca fue parte del programa y nunca fue acompañado en realidad de otras medidas.

¿Qué consecuencias puede tener el incremento de violencia, tanto por parte de las pandillas como del Estado, en otros actores de la sociedad salvadoreña?

No sé cómo responder tu pregunta porque… El Salvador está en una situación muy crítica. El problema es que muchas veces los salvadoreños se han acostumbrado a esta forma de vida. Con todo y lo que hay quejas… esta situación en la que está El Salvador es inimaginable, intolerable en otros países. El hecho de que tengás 40 personas asesinadas en un país de 6 millones de habitantes. El hecho que el Estado mismo sea incapaz de controlar su propio territorio, que grupos alternos al Estado sean los que en realidad tienen autoridad, es impensable en la mayor parte de países del mundo, exceptuando los que están en conflicto. Y no estamos en conflicto político. Eso lo que significa es que el país está en una situación de inviabilidad. Cómo esperás que un país así sea una sociedad sana en que puedan desarrollarse las personas. Es imposible. Es simplemente imposible. Sin embargo, lo seguimos haciendo y pensamos que eso es normal. Y no. No es normal. No es normal vivir bajo rejas y candados, enrejar hasta los últimos espacios públicos. El país está en una situación muy, muy, muy difícil y quien diga lo contrario me parece que es simplemente miope o alguien que se beneficia de este mismo desorden.

Muchas de las reacciones ante los homicidios de pandilleros son de felicidad de celebración. ¿Por qué cree que un salvadoreño promedio reacciona así ante estos hechos de violencia?

En parte por la ansiedad, por la desesperación. Estas reacciones las hemos tenido siempre. Y debimos haber aprendido ya que esto no nos ha llevado a nada. Cuando Flores lanzó la mano dura en 2003, el 85 % de los salvadoreños aplaudieron la mano dura, según las encuestas. Es esta ilusión de que matando a todo el mundo, reprimiendo y golpeando a pura fuerza vas a resolver las cosas. Está clarísimo que no lo hemos resuelto y creo que esto es parte un poco de la ansiedad de la población, pero también es parte de una tradición institucional. Las mismas instituciones, autoridades y líderes han estimulado y promocionado esta ilusión de que las cosas se pueden resolver con fuerza. Ahí podés citar a muchos diputados, ministros, exministros y presidentes. Y la verdad es que no ha resultado. Si seguimos fijados en este tema del pandillero de la calle que ciertamente es una mala persona, que es un criminal, que es un monstruo y nos olvidamos que eso tiene causas estructurales en la forma cómo el país ha funcionado, que tiene causa en cómo las instituciones se han diseñado y cómo funcionan. Si nos olvidamos de eso, entonces estamos perdidos porque lo único que vamos a querer seguir haciendo es seguir matando al próximo joven o al próximo pandillero que se nos ponga en frente sin resolver las causas estructurales que generaron esos jóvenes

El Salvador Cracks Down on Crime, but Gangs Remain Unbowed: The New York Times

Elisabeth Malkin, 11 agosto 2015 / THE NEW YORK TIMES

SAN SALVADOR — Seven bus drivers are killed in four days. A morgue worker slowly counts 224 stab wounds on a murder victim. Police officers post memorials to slain comrades and photographs of “eliminated” suspects on Facebook.

El Salvador is convulsed in violence at levels not seen since the civil war of the 1980s. Murder rates have soared while the government struggles to rein in the powerful criminal gangs that control neighborhoods in many of the country’s cities and towns.

In an offensive started at the beginning of the year — the latest front in a decades-long struggle to control crime — the police have pushed deep into the slums where gangs hold sway and three units of elite troops stand by to join the battle on the streets for the first time.

But the strategy has backfired, and the violence is intensifying.

In June, 677 people were murdered — twice as many as six months earlier — in a population of just over six million. About 300 gang members have been killed by the police this year.

 Students at a school in in La Chacra, a slum where shootouts among different gang factions resound almost daily, worked on a social studies assignment about the benefits of seeking employment outside of El Salvador. Credit Meridith Kohut for The New York Times

Students at a school in in La Chacra, a slum where shootouts among different gang factions resound almost daily, worked on a social studies assignment about the benefits of seeking employment outside of El Salvador. Credit Meridith Kohut for The New York Times

Students at a school in in La Chacra, a slum where shootouts among different gang factions resound almost daily, worked on a social studies assignment about the benefits of seeking employment outside of El Salvador. Credit Meridith Kohut for The New York Times

The gangs, meanwhile, have killed about 50 police officers and soldiers. Although the murder rate dipped in July, gangs made a fearful show of force at the end of the month, when they ordered bus companies to halt service and paralyzed public transport in the capital, San Salvador. To drive home their demand, they killed seven bus drivers.

At the center of the conflict are the main gangs in El Salvador; Mara Salvatrucha, known as MS-13, and two factions of Barrio 18, which operate independently. Their foot soldiers battle for the smallest of spoils, killing each other, those who resist them and anybody who stumbles into the crossfire.

Their presence is everywhere in the neighborhoods where they sow fear. They extort shopkeepers and delivery trucks, they sell drugs, they drive those suspected of being informants from their homes and protect turf so fiercely that children living in one gang’s territory cannot cross into a rival’s to go to school.

In La Chacra, a slum of tiny concrete houses where shootouts among different gang factions resound almost daily, residents living on one side of a narrow traffic bridge over a trash-strewn riverbed cannot walk to the other, said Nancy Jaquelin Quijada, a resident. “People have left and the gangs come in and take over their houses,” she said.

The government crackdown is intended to expel gangs from these neighborhoods, and the police — as they surge into densely packed slums to round up suspects — are given free rein to shoot in self-defense under rules announced by the government.

“The engine of violence is now the conflict between the state and the gangs,” said Paolo Lüers, a columnist who helped negotiate a 2012 gang truce.

President Salvador Sánchez Cerén said in April that almost 30 percent of the killings in March involved gang members shot in skirmishes with the police.

Although his crackdown is politically popular, a growing number of voices are beginning to warn against the abuses as innocent people are caught up in the police sweeps and reports emerge that police are killing gang suspects. Human rights violations in the crackdown “will lead us into a vicious circle from which it will be difficult to leave,” said the Jesuit-run Central American University in a recent editorial.

Mario Vega, an influential evangelical pastor, wrote in the daily El Diario de Hoy, “While the current government is the one that most consistently talks about preventing violence, in practice it is the most repressive government since the war.”

“The current government has taken repression to the level of excessive use of force, arbitrary detention and summary executions,” he wrote.

On the streets, officers argue that they need even more flexibility to confront gangs that are becoming better armed. “We are limited by human rights,” said Samuel Hernández, an officer on a recent night patrol.

To show what his days are like, he pulls out his phone to flick through pictures: the body of a teenager, shot by the police after he fired on them; another teenager, his head swaddled in bandages after a beating by rivals.

The gangs emerged after the 1992 peace agreement that ended the war between leftist guerrillas and the United States-backed military but failed to address the country’s deep-rooted inequality. Salvadoran gang leaders deported from Los Angeles brought criminal techniques to impoverished youths who found a means of survival in the gangs. Government crackdowns in the 2000s, known as “Iron Fist” and “Super Iron Fist,” failed to dismantle the gangs’ structures and succeeded only in increasing the violence.

“This is a problem that has been growing for years, that was never confronted at its birth and was allowed to grow practically without any clear policy,” said Héctor Dada, a former economy minister and legislator. “Now the dimension of violence in the country is enormous.”

Mr. Sánchez Cerén’s offensive is a decisive rejection of a truce that was tacitly approved by the previous government. The deal, which was reached with imprisoned gang leaders, cut homicide rates in half for 15 months until it began to break down about two years ago.

As part of that agreement, the government moved gang leaders to poorly guarded prisons where many continued to run their businesses by cellphone. That ended in February when the government returned the gang leaders to a maximum-security lockup and cut them off from their lieutenants.

“It is clear to us that the government is beating the drums of war,” said a gang leader who would identify himself only as Santiago. He blamed the violence on the move, which separated the leaders from the rest of the gang’s loosely organized structure and lifted all controls over violent local cells.

“The base is left like a family without its father,” he said in an interview. “We cannot mobilize the way we need to in order to reduce the homicides.”

Some analysts say that the previous government’s truce is responsible for the violence because it showed the gangs they could use it as a tool to back their political demands. Henry Campos, a law professor at the Central American University and a former security official, said the spike in murders is a tactic to force the government to negotiate.

But in a handwritten letter smuggled out of the maximum-security prison and addressed to a citizens’ advisory group and the country’s justice minister, the gang leaders charged that the government’s recent crackdown “had increased gang violence disproportionately” and asked to open a dialogue with civil society organizations.

While San Salvador was crippled by the transport shutdown in July, Mr. Sánchez Cerén, a former guerrilla commander during the civil war, replied to the gang leaders. “I want to tell these murderers, these criminals, that they won’t break the will of the government and the Salvadoran people,” he said.

“At no time is our government prepared to negotiate with these criminals,” he added. “We are going to hunt them down, capture them and put them on trial.”

The government argues that the crackdown is part of a broader approach to improve education and job creation in the most violent communities, rehabilitate gang members, and strengthen the rule of law.

The strategy’s road map is an ambitious $2.1 billion plan developed with the help of the private sector, churches and aid groups.

But El Salvador’s limping economy cannot create the jobs that are needed to provide an alternative to the gangs. Growth has hovered around 2 percent for years. Remittances from Salvadorans working in the United States account for about 17 percent of national income, and half the work force toils in the informal economy.

“We can’t divorce security from economic reactivation,” said Rafael Pleitez, an economist who helped draw up the plan.

Where the money will come from is unclear. El Salvador’s tax collection is full of holes, and many in the conservative private sector would rather create their own charity initiatives than sign on to a vast program directed by a government led by former leftist guerrillas.

Mr. Lüers said that even if there were money, “these plans for social inclusion won’t work in a climate of conflict.”

That contradiction is playing out in Ilopango, a suburb on the rural edge of the capital where the loquacious mayor, Salvador Ruano, received masked gang leaders in his office two years ago to negotiate a local cease-fire.

Since then, Mr. Ruano has used his small budget and some international aid money to create jobs for gang members and their families and set up a few technical schools.

“We are delivering fewer murders in Ilopango,” Mr. Ruano said. “We have nothing to hide.”

In past weeks, he had to shut down a bakery he set up for gang members after a police crackdown swept up some of the boys working there. The police burst into a tomato greenhouse and trampled the crop, ostensibly looking for guns. Only a modest chicken farm is still operating undisturbed, where teenagers in gang attire cup their hands gently to move tiny chicks under a heat lamp.

Others have questioned whether the government will keep its promises.

“As long as there is no political will to care about youth, this scourge will grow,” said Raquel Montoya, who works in gang neighborhoods and prisons for the evangelical San Andrés Foundation. “Everybody has opinions, but they don’t put anything into practice.”

Gene Palumbo contributed reporting.