Lilian Tintori

González y Aznar piden la excarcelación de los presos políticos: “Venezuela es una dictadura”

Los expresidentes han pedido la liberación de Leopoldo López, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años.

 El padre de Leopoldo López, junto a José María Aznar, Ana Botella, Albert Rivera, Felipe González, Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. POOL

El padre de Leopoldo López, junto a José María Aznar, Ana Botella, Albert Rivera, Felipe González, Alberto Ruiz-Gallardón, entre otros. POOL

Daniel Ramírez, 16 febrero 2017 / El Español

el español“¡Tengo vaho en la cámara!”, ha chillado un periodista justo antes de empezar. La sala de reuniones del despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo ha absorbido casi un centenar de personas con motivo del homenaje a Leopoldo López, líder de la oposición en Venezuela, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años este sábado. El motivo de los sudores, los empujones y la gente subida a las sillas: la comparecencia conjunta de José María Aznar y Felipe González.

“Antes del discurso del padre de Leopoldo haremos una foto de familia”, ha dicho el organizador del acto. ¿Familia? Entonces, las risas de los dos expresidentes –aunque no cruzadas–, que han posado juntos. “En Venezuela ha desaparecido la democracia. Es una dictadura tiránica y represiva. Maduro pisotea las libertades”, han coincidido.

En un alegato compartido, González y Aznar han cerrado filas en torno a la Organización de Estados Americanos (OEA): “Hay que apoyarles para que pueda aplicarse en Venezuela la Carta Democrática”. Este mecanismo podría culminar con la suspensión del Gobierno de Maduro y la convocatoria de unas nuevas elecciones presidenciales.

El apoyo de Trump

El público, en una mesa hexagonal justo al lado de la improvisada tribuna al fondo de la sala, reunía exministros, exalcaldes y distintas personalidades del mundo del espectáculo: Javier Solana, Alberto Ruiz-Gallardón (abogado de Leopoldo López), Ana Botella, Albert Rivera, Bertín Osborne, Cayetana Álvarez de Toledo… Presentes PP, PSOE y Ciudadanos, faltaba Podemos. Iglesias, un día antes, dijo sobre la participación de González y Aznar: “Echan más leña al fuego”.

El homenaje a Leopoldo López llega justo después de que Donald Trump también pidiera su excarcelación tras mantener una reunión con la esposa del político venezolano, Lilían Tintori.

González: “Todas las pruebas son falsas”

“Todas las pruebas son falsas, forzadas”, ha empezado González en relación a la “instigación a la violencia pública” que refiere Maduro para mantener en la cárcel a López. “En Venezuela ha desaparecido la democracia. Es un país destruido. El parlamento no tiene capacidad de control. No hay reglas”, ha continuado. En un discurso que ha durado alrededor de veinte minutos, ha bromeado sobre el nombramiento del actual vicepresidente de Maduro: “Para conocerle lean cualquier novela de delincuentes”.

Implicado desde hace más de un año con el caso de López, González, que viajó a Venezuela para intentar estar presente en uno de los juicios, ha relatado algunos datos que ilustran la desolación venezolana: “Más de 30.000 personas murieron fruto de la violencia en el último año. Hay más de 100 presos de conciencia”. González ha lamentado que el diálogo que finge Maduro “sólo sirva para humillar a la oposición”. “¡Con presos políticos no hay democracia!”, ha exclamado para terminar.

José María Aznar, pegado a González, ha sido el siguiente en intervenir. El despacho ofrecía banquetas a los redactores, atrapados por una muralla de cámaras. Una fortaleza que casi le cuesta una caída a Ana Botella cuando intentaba atravesarla.

“Venezuela es una dictadura represiva”

“Hoy unimos nuestra voz y la levantamos con fuerza para pedir la liberación de los presos políticos venezolanos”, ha introducido Aznar. “Venezuela es una dictadura represiva. Las libertades son pisoteadas y las personas encarceladas injustamente”.

Aznar, amigo de la familia López, ha insistido en apoyar a Almagro, secretario de la OEA, para garantizar la aplicación de la Carta Democrática. “Tenemos que presionar internacionalmente”. Leopoldo López: “De verdad, gracias”.

El padre de Leopoldo López, del mismo nombre, ha cerrado el acto entre lágrimas. Ha intervenido justo después de proyectarse un vídeo que recorre la trayectoria de su hijo y lo muestra en prisión, clamando por la libertad de Venezuela. “Sé que mi voz no es la que quieren oír, pero hoy representa la de todos los presos políticos venezolanos”, ha expresado.

“Muchas gracias a estos dos expresidentes, grandes dirigentes, y también amigos”, ha dicho con la vista puesta en González y Aznar, a los que ha abrazado repetidas veces. “Los presos políticos están en la cárcel esperando una justicia que saben que no llegará”, ha criticado.

Sobre Maduro, ha aseverado: “Asaltan el erario público, son el mayor veneno de la sociedad moderna, hacen daño al mundo. El pueblo venezolano no disfruta siquiera de los bienes cotidianos”.

El padre del mayor opositor a Maduro, de cuyo encarcelamiento se cumplen tres años este sábado, ha dicho no encontrar palabras en el diccionario para expresar su agradecimiento a España: “De verdad, muchas gracias”. Se ha despedido, otra vez, con lágrimas en los ojos.

Carta abierta a Leopoldo López. De Albert Rivera

“Millones de españoles estamos con Leopoldo López.”

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la esposa del opositor venezolano Leopoldo López, Lilian Tintori, momentos antes de presentar en el Congreso de los Diputados el Proyecto de Ley de Amnistía para este país, el pasado miércoles. Sergio BarrenecheaEFE

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la esposa del opositor venezolano Leopoldo López, Lilian Tintori, momentos antes de presentar en el Congreso de los Diputados el Proyecto de Ley de Amnistía para este país, el pasado miércoles. Sergio BarrenecheaEFE

Albert Rivera, 20 marzo 2016 / EL MUNDO

el mundoLamentablemente no tenemos el placer de conocernos personalmente. Pero conocí a tu padre hace unos meses y hoy [por el miércoles] he conocido a tu mujer, Lilian. Aunque lo que te voy a decir pueda parecer contradictorio, eres afortunado: aunque estés preso por defender tus ideales tienes la suerte de tener una familia valiente a tu lado y a millones de venezolanos junto a ti.

Pero también quiero que sepas que millones de españoles estamos contigo. En España estamos muy atentos a lo que pasa en tu país. En primer lugar porque queremos que el pueblo venezolano recupere las libertades y la democracia; y en segundo lugar, para que en España no cometamos los mismos errores que se han cometido en Venezuela, y el populismo no deteriore aún más nuestro sistema democrático.

Por eso, el Grupo Parlamentario de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados ha presentado una Proposición no de Ley para que España se comprometa con la libertad en Venezuela y apoyemos una Ley de Amnistía que permita a demócratas como tú salir de la cárcel para que podáis defender una nueva etapa política para vuestra nación.

Estoy convencido de que, más pronto que tarde, podremos conocernos personalmente y colaborar para que los lazos entre españoles y venezolanos sean aún más fuertes. Te envío toda mi energía y aliento para que, a pesar de las dificultades puedas seguir persiguiendo tu sueños, que es el de millones de ciudadanos: una Venezuela justa, libre y democrática.

Habiendo tenido la suerte de conocer a tu familia y conociendo tu trayectoria, estoy convencido de que compartes el sentido de esta conocida frase de un ex presidente de mi país, Manuel Azaña, quien dijo una vez que “la libertad no hace ni más ni menos felices a los hombres. Los hace sencillamente hombres”.

Nos veremos pronto, un fuerte abrazo.

Entrevista exclusiva a Leopoldo López: ‘Rompamos las cadenas de este sistema inmoral’

El símbolo de la resistencia al chavismo habla desde la cárcel de Ramo Verde

Guía práctica para entender las históricas elecciones de Venezuela

14493487840003

Leopoldo López, tras las rejas de su celda en prisión. EL MUNDO

ROCÍO GALVÁN, 6 diciembre 2015 / EL MUNDO

EL MUNDO ha logrado colarse entre los barrotes de la celda de máxima seguridad del preso político más famoso de Venezuela. Condenado a pasar los próximos 14 años en la cárcel de Ramo Verde tras un juicio “injusto”, todo apunta a que Leopoldo López no podrá acudir hoy a votar en las históricaselecciones que decidirán el futuro de Venezuela.

Aislado en un habitáculo de 2×2 sin apenas luz desde hace 1 año y 10 meses, se ha convertido en el símbolo de la resistencia al Gobierno de Maduro. El que muchos llaman ya el ‘Mandela de Latinoamérica’ concede esta entrevista exclusiva para hacer llegar su voz a sus votantes y al resto del mundo que clama por su liberación.

El líder de Voluntad Popular es el rostro y el artífice de un cambio que puede acabar con la hegemonía de 17 años de régimen chavista. “El pueblo que anhela un cambio se sabe mayoría, y vamos a demostrarlo en las urnas este domingo. Todos los venezolanos tenemos que salir a votar masivamente. Y luego, más importante aún, tenemos que defender esos votos. Pacíficamente, con coraje, firmeza y organización. No vacilemos en defender la voluntad popular“, asegura el líder opositor desde su celda de la prisión militar de Ramo Verde.

El acceso a López está muy restringido. Sólo sus familiares y su abogado pueden visitarle. Todos los que entran en su celda sufren exhaustivos registros. Su hermana Diana ha sido el ‘correo’ que hizo llegar al opositor las preguntas de esta entrevista el pasado viernes. La ‘operación informativa’ se frustró muchas veces por temor a represalias. Desde mayo de 2015, cuando López comenzó la huelga de hambre que duró 30 días, las condiciones de su reclusión se recrudecieron aún más. A pesar de ello la libertad de expresión se ha abierto camino.

Castigado por la Justicia venezolana por los delitos de instigación a la violencia y asociación para delinquir por convocar una marcha pacífica el 12 de febrero de 2014, López sabe que obtener la mayoría en la Asamblea Nacional, en manos chavistas desde hace 17 años, es crucial para impulsar el cambio político.

“El mensaje de cambio expresado en la votación del 6-D debe convertirse en mandato popular para el liderazgo político. Si los venezolanos mayoritariamente piden cambio le tocará al liderazgo definir una ruta pacífica, constitucional y oportuna para lograrlo“, explica.

Al ser preguntado sobre las primeras reformas que pondrá en marcha la oposición si llega al poder, asegura que promoverán “las alternativas que contempla la Constitución: la renuncia del presidente, el referendo revocatorio, la enmienda constitucional o la convocatoria a una Asamblea Constituyente. Una vez definida la ruta constitucional para el cambio, será necesario trabajar en paralelo y de forma simultánea en dos terrenos: en el institucional mediante la Asamblea Nacional y en el político social en torno a la construcción de un gran acuerdo nacional alrededor de los temas más importantes“.

Además, la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) anunció a finales de noviembre que de ganar las elecciones promoverá como primera medida una ‘Ley de Amnistía y Reconciliación’ para liberar a 74 presos políticos. Entre ellos, además de López, están Daniel Ceballos, ex alcalde de San Cristóbal, y Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas.

Para el ex alcalde de Chacao es crucial acabar con la división que ha sesgado en dos bloques la sociedad venezolana. “Es necesario que el país se reconcilie después de tantos años de polarización promovida por este Gobierno autoritario y represor. Los venezolanos debemos reconocernos y convivir en una sola nación. Como decía el presidente Rómulo Betancourt: ‘Este país de todos tenemos que hacerlo todos'”.

La condena ha impedido a López presentarse a las elecciones, pero eso no ha hecho más que acrecentar su liderazgo desde que se entregó voluntariamente a la Guardia Nacional el 18 de febrero de 2014.

No en vano, es el líder mejor valorado por los venezolanos. Algo que le convierte en un ‘peligro’ para el chavismo. Incluso su propia sentencia condenatoria reconoce su “carisma”.

¿Teme Leopoldo López por su vida en caso de que la oposición gane las elecciones? “Temo por mi vida desde que estoy preso en Ramo Verde, he sido sometido a 21 requisas violentas, en muchos casos por funcionarios encapuchados con armas largas”, admite.

Pero su integridad física no es lo único que le quita el sueño. El asesinato del dirigente de Acción Democrática Luis Manuel Díaz en pleno mitin electoral junto a su mujer, Lilian Tintori, en Altagracia de Orituco, desató las alarmas sobre el estallido de una ola de violencia.

Temo por la vida de mi esposa Lilian, quien valientemente emprendió una campaña por la libertad de los presos políticos y fue víctima de atentados. Temo por la vida de los líderes políticos y activistas, quienes por llevar su voz democrática por diversos rincones del país son perseguidos y amedrentados. Temo por la vida de millones de venezolanos que viven acosados por el hampa y la inseguridad promovida por el propio Gobierno”, denuncia.

Sobre cuál ha sido el peor momento de su cautiverio, Leopoldo López no duda: “Lo más doloroso ha sido la separación de mi familia, especialmente no poder compartir con Lilian la cotidianidad de ver crecer a nuestros hijos”.

Otro de los momentos más difíciles de su calvario ha sido la impotencia que sintió al ser víctima del sistema judicial venezolano, al “constatar en carne propia las frustraciones y vejaciones que viven miles de venezolanos cuando enfrentan una justicia injusta, donde el Estado ha corrompido a jueces y fiscales para perseguir con fines políticos a todo el que disienta: desde estudiantes, periodistas, empresarios o defensores de derechos humanos hasta activistas y políticos”. “El Estado ha convertido el sistema judicial en una máquina perversa de opresión, algo visto únicamente en los regímenes totalitarios del siglo XX”, denuncia.

“Fui condenado a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas por la juez Susana Barreiros en un juicio injusto plagado de vicios procesales entre los cuales están las pruebas falsas, tal como denunció el fiscal Franklin Nieves”, explica el líder opositor. Sin embargo, celebra como una victoria que “estas violaciones contra los Derechos Humanos de miles de ciudadanos encarcelados arbitrariamente han sido denunciadas en todos los organismos internacionales”.

Antes de la cita con las urnas de este domingo, Leopoldo López quiere transmitir un mensaje a los venezolanos: “Con el triunfo del 6 de diciembre comenzará el cambio democrático. Habremos debilitado esta dictadura con una nueva Asamblea Nacional. Y desde allí se impulsará el cambio político de quienes hoy usurpan el poder de la república. Porque esta Asamblea Nacional no sólo tiene la responsabilidad de dictar las leyes democráticas, sino que tiene una responsabilidad histórica: impulsar el cambio político que anhelan todos los venezolanos”.

Algo a lo que “los diputados de la Unidad están comprometidos. Y tienen el apoyo de un pueblo determinado a conquistar la democracia y liberar a Venezuela“.

¿Y qué es liberar a Venezuela para el líder de Voluntad Popular? “Cambiar el modelo. Romper las cadenas del sistema inmoral que hoy nos oprime y construir las bases de un modelo inclusivo que nos garantice paz, bienestar y progreso”.

A pesar de su juventud, 44 años, la determinación del ex alcalde de Chacao es inquebrantable. Los que le conocen aseguran que su compromiso con Venezuela está por encima de cualquier cosa. Lo demuestra la manera en que pidió matrimonio a Lilian Tintori. “Quiero preguntarte una cosa, pero antes de contestarme a la segunda pregunta tienes que contestar a la primera: ‘¿Quieres casarte con Venezuela?, ¿quieres casarte conmigo?’“. La respuesta a estas dos preguntas ya la conocen.

La violencia irrumpe en la campaña electoral venezolana

La oposición ha denunciado cinco ataques, dos de ellos armados, a sus aspirantes en los primeros 13 días de la campaña electoral.

Screen Shot 2015-11-27 at 12.50.20 PM

VÍDEO Lilian Tintori cuenta el asesinato de un opositor venezolano: “Me salpicó la sangre”

Alfredo Meza, 27 noviembre 2015 / EL PAIS

El PaisVan 13 días desde que se inició la campaña electoral en Venezuela, que renovará su Parlamento el próximo 6 de diciembre, y la oposición ha denunciado cinco ataques —dos de ellos armados— a sus aspirantes. El último de ellos, ocurrido al final de la tarde del miércoles, se cobró la vida de Luis Manuel Díaz, dirigente local del opositor Acción Democrática, al término de un mitin en el que participó Lilian Tintori, esposa del líder encarcelado Leopoldo López.

Las versiones iniciales indican que Díaz, quien también es dirigente sindical, recibió varios disparos mientras esperaba en una escalera el término de un mitin en la ciudad de Altagracia de Orituco, en el Estado de Guárico (llanos centrales venezolanos) para apoyar a candidatos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de partidos opositores. El acto contaba con la presencia de Lilian Tintori, la esposa del dirigente Leopoldo López, que denunció ayer intentos para matarla. La noticia se confirmó a primera hora de la noche a través de la cuenta de Twitter del secretario general de Acción Democrática, (AD, socialdemócrata), Henry Ramos Allup, quien responsabilizó “a las bandas armadas” del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela de dispersar a balazos una concentración que, según testigos, se desarrollaba en calma hasta que se escuchó una ráfaga de disparos.

El presidente Nicolás Maduro aseguró que hay elementos que señalan que la muerte por un disparo de un dirigente local de la oposición al concluir un acto de campaña en el centro del país fue consecuencia de un enfrentamiento de bandas. “El ministro de Interior ya tiene elementos que apuntan hacia un sicariato de ajustes de cuentas de bandas rivales, dedicadas a las situaciones criminales irregulares”, afirmó el mandatario. La oposición rechaza de plano esa explicación.

Investigación oficial

El ministerio público ha ordenado a dos fiscales que se pongan al frente de las investigaciones. El Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, ha revelado que ya está identificado uno de los supuestos autores materiales.

El Gobierno busca liberar a sus adeptos de cualquier responsabilidad. Desde que a finales de 2000 el chavismo contribuyó a atomizar el movimiento sindical venezolano, las bandas armadas controlan la asignación de empleos en las obras y es frecuente que las diferencias entre las organizaciones se diriman a balazos.

La dirigencia no ha dejado pasar por alto la relación del homicidio con los ataques al aspirante Miguel Pizarro, al que se disparó en Petare, una barriada popular del este de Caracas; y con el hostigamiento vivido en eventos encabezados por el gobernador del Estado de Miranda, Henrique Capriles Radonski, o por el candidato de uno de los circuitos de Caracas, Tomás Guanipa.

El asesinato de Díaz ha recibido la condena unánime de la misión de Unasur, del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y del secretario general de la OEA (Organización de Estados Americanos), Luis Almagro, informa Silvia Ayuso desde Washington. “El asesinato de un dirigente político es una herida de muerte a la democracia”, dijo Almagro. “Y una sucesión de hechos de violencia política en un proceso electoral es la muerte de mucha democracia”, añadió.

Nunca antes el chavismo había llegado a una contienda electoral con menos intención de voto que sus rivales. Acosado por la inflación, la crónica escasez y el colapso de un modelo económico que hostiga a la empresa privada y asume la producción de bienes y servicios mediante importaciones, el Gobierno busca remontar una brecha amplia en las encuestas —entre 20 y 30 puntos en la intención de voto— para mantener el control del legislativo.

Aunque es muy probable que esa diferencia no se vea reflejada en los resultados finales por varios factores. Se trata de una elección a la medida de los intereses del chavismo, que hace uso de los recursos del Estado para acarrear votantes. El Gobierno ha iniciado una campaña del miedo para advertir a sus electores de la supuesta pérdida de las ayudas sociales con un Parlamento controlado por la oposición. A su vez, la oposición muestra su debilidad al ser incapaz de garantizar la presencia de sus testigos en todo el país para evitar fraudes en la votación.

Parte de ese temor surge de las palabras del propio presidente, Nicolás Maduro, en las últimas semanas. El gobernante ha advertido que la revolución debe ganar “como sea” los comicios. En la penúltima edición de su programa de televisión, En contacto con Maduro, subió el tono: “Ustedes pónganse a rezar, oligarcas de la derecha, porque la revolución triunfa el 6 de diciembre. Pónganse a rezar desde ya para que haya paz y tranquilidad. Porque si no, nos vamos para la calle y en la calle nosotros somos candanga con burundanga [un grupo dado a la anarquía]. Los revolucionarios estamos mejor como estamos ahora, tranquilitos, entregando pensiones para los viejitos, vivienda para el pueblo y educación pública. Y todos felices”.

Palabras de Leopoldo López a Venezuela: Mantengan la calma, la dignidad, no pierdan ni un minuto el ánimo

TOPSHOTS Leopoldo Lopez, an ardent opponent of Venezuela's socialist government facing an arrest warrant after President Nicolas Maduro ordered his arrest on charges of homicide and inciting violence, kisses his wife Lilian Tintori, during a demonstration before turning himself in to authorities, in Caracas on February 18, 2014. Fugitive Venezuelan opposition leader Lopez, blamed by Maduro for violent clashes that left three people dead last week, appeared at an anti-government rally in eastern Caracas and quickly surrendered to the National Guard after delivering a brief speech.   AFP PHOTO / LEO RAMIREZLEO RAMIREZ/AFP/Getty Images

11 sept. 2015 / LA PATILLA

Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, líder de la oposición venezolana condenado a 13 años y nueve meses de cárcel, lee una carta de López dirigida al pueblo venezolano.

“Al pueblo de Venezuela mantengan la calma, la dignidad, no pierdan ni un minuto el ánimo”.

“Estamos fuertes. Estamos con el pueblo de Venezuela y con la gente”.

“Hoy se ha ratificado que hay una dictadura represora, corrupta e ineficiente”.

“Vamos a luchar con más fuerza contra esta dictadura. Fuerza y fe”

A través del Twitter del partido político, Voluntad Popular, se pudo conocer que Lilian Tintori entregará un mensaje de Leopoldo López al país.

Siga la declaración de Tintori por Periscope.

Screen Shot 2015-09-10 at 10.37.38 PM

Libertad a Leopoldo López. De Lilian Tintori

Ante una sentencia inminente, la comunidad internacional tiene que redoblar esfuerzos hacer respetar los derechos humanos.

LILIAN TINTORI, esposa del líder opositor venezolando  Leopoldo López

LILIAN TINTORI, esposa del líder opositor venezolando Leopoldo López

Lilian Tintori, 3 septiembre  2015 / EL PAIS

El 18 de agosto mi esposo, Leopoldo López cumplió un año y medio preso por haber hecho un llamado no violento, constitucional y democrático para pedir cambio de un gobierno corrupto, ineficiente y represor que viola sistemáticamente los derechos de sus ciudadanos. El gobierno alega que Leopoldo hizo “llamados subliminales a la violencia” aun y cuando ha sido incapaz de demostrar con pruebas o testigos los cargos de los que se le acusa. Para medir el tamaño de la injusticia, la realidad es que Leopoldo está preso por sus palabras.

El caso ha llegado a las conclusiones y la juez a cargo, Susana Barreiros, suspendió abruptamente el periodo probatorio del juicio prescindiendo de testigos y pruebas faltantes del Ministerio Público y de la Defensa, por ejemplo los discursos del 23/01/14, 02/02/14,12/02/14 (4 discursos) que son base de la acusación del Ministerio Público. La juez ha anunciado que dará su veredicto en los próximos días.

El juicio ha estado plagado de vicios de principio a fin. El presidente Maduro dijo al menos 11 veces antes que Leopoldo se entregara que “le estaba calentando la celda”.

Naciones Unidas ha dicho que Leopoldo debe ser liberado de inmediato. También se han sumado a ese pedido de liberación las organizaciones Internacionales Human Rights Watch, Amnistía Internacional, los presidentes Mariano Rajoy de España, Barack Obama de Estados Unidos, Juan Manuel Santos de Colombia, Ollanta Humala de Perú, Dilma Rousseff de Brasil y varios Parlamentos, incluyendo el de la Unión Europea.

Han sido tiempos muy duros, cargados de angustias. Persiguen a nuestra familia y a su partido, nos amenazan. Ser madre al frente de un hogar sola no es fácil. Mis hijos sufren esa ausencia cada día. Leosan, mi hijo de dos años, aprendió a caminar en la celda de su padre. Manuela, mi hija de 5 años, ha llegado a preguntarle a su padre si morirá en la cárcel.

Leopoldo López

Leopoldo López

La situación en Venezuela empeora dramáticamente con el paso de los días. Estamos a las puertas de una crisis humanitaria. La violencia es desmedida, la escasez de productos básicos resulta en el racionamiento de comidas, largas colas de espera y la transformación de supermercados en zonas militares. Los servicios de salud están colapsados y sin insumos para atender enfermedades básicas.

Esta batalla no es la batalla de Leopoldo, es la batalla por Venezuela y por los venezolanos, hasta lograr un cambio político profundo en Venezuela donde, como dice Leopoldo, “todos los derechos sean para todas las personas”.

La ONU y la CIDH han pedido la liberación inmediata de Leopoldo López. Al no hacerlo, el Estado incumple sus obligaciones constitucionales establecidas en el art. 23, que dice que los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos humanos son de obligatorio cumplimiento.

Ante una sentencia inminente, la comunidad internacional tiene la obligación de redoblar esfuerzos para respetar y hacer respetar los tratados de derechos humanos. Como esposa, madre y ciudadana venezolana, aquí los convoco a hacerlo. De guardar silencio frente al abuso y la injusticia estarían siendo cómplices de una situación donde se han violado sistemáticamente los derechos de todos los venezolanos.

La única decisión que esperamos y que puede emanar del juicio es la libertad plena, para Leopoldo López y todos los venezolanos.

@liliantintori

Lilian Tintori: “Venezuela sufre la peor represión de su historia reciente”

Con su marido, Leopoldo López, preso esta mujer se ha erigido en la principal defensora contra la represión del régimen de Maduro.


Jesús Ruiz Mantilla, 27 julio 2015 / EL PAIS

Probablemente, Lilian Tintori no se planteara hace años que su vocación maratoniana le iba a servir para el trance que vive ahora. Es para corredores de fondo. Su gran travesía empezó el 18 de febrero de 2014, cuando su marido, Leopoldo López, opositor al chavismo y líder de la socialdemócrata Voluntad Popular, entró en la cárcel de Ramo Verde, sencillamente por razones políticas.

La gran diferencia con las demás pruebas estriba en que, de esta, todavía, no se vislumbra la meta. Sí, en cambio, el recorrido. Tintori acude allí donde la llamen para concienciar al mundo de la evidente dictadura vestida con chándal de democracia que un obcecado Nicolás Maduro intenta sostener a sangre, fuego y consignas en la Venezuela que heredó de Hugo Chávez.

Una de sus etapas trajo a Tintori a Madrid a principios de julio. En España, su causa ha recabado varios apoyos, pero también polémicas. Una ha sido el silencio de Pablo Iglesias, líder de Podemos, sobre su caso, con una esquiva negativa a recibirla tanto a ella como a Mitzy Capriles, esposa del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, también perseguido. Por el contrario, Felipe González sí dio un paso adelante al proponerse como defensor de los opositores junto a otros antiguos presidentes latinoamericanos –caso del brasileño Fernando Henrique Cardoso, el chileno Ricardo Lagos o el colombiano Andrés Pastrana–, lo que le costó un portazo de las autoridades venezolanas en el intento.

Pero la esposa de López, portavoz de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aúna a toda la oposición, no reduce su lucha a la liberación de su marido. Sus dotes comunicativas –fue presentadora de televisión, es maestra de carrera y ha sido campeona de kitesurf– las pone con contundencia al servicio de los 75 presos políticos que acompañan a López en las cárceles de la Venezuela actual, aparte de denunciar los casos de quienes han caído a balazos en diferentes enfrentamientos o han sido torturados por el camino.

En su lucha, la acompañan codo con codo sus suegros. Leopoldo padre, desde fuera, obligado a un exilio forzoso por su pertenencia al consejo editorial del diario El Nacional. Antonieta Mendoza, madre de López, entrando y saliendo del país, atendiendo a sus nietos y turnándose en las visitas a la cárcel con los niños.

Para atemperar el trauma a Manuela, de cinco años, y Leopoldo, de dos, vale todo: desde historias inventadas por los abuelos al modo de La vida es bella, contándoles que su padre está entre rejas para protegerle de los tigres que acechan la cárcel, a vivir angustiados la vigilia de la huelga de hambre que tuvo en vilo al país durante 30 días y que López dio por terminada cuando Maduro convocó elecciones parlamentarias para diciembre.

Buena prueba la que está viviendo para toda una deportista, como es usted. Soy maratonista, con la excusa de correr he conocido el mundo. Mi primera carrera, a los 18 años, fue la de Caracas, luego hice Nueva York, París, Chicago, la Muralla China, Argentina… Tomé los maratones como forma de vida. Entreno todo el año para acometerlos. Es un sacrificio, pero con un objetivo claro, medallas para dedicárselas a mis hijos y a los míos.

“Este no es un caso jurídico,
es político”

Y del que vive ahora, ¿qué me dice? Esto es un ultramaratón. Aquellos lugares que no conocía porque no los había corrido, ya puedo decir que los he visitado para defender los derechos humanos. Hemos ido a todos lados.

Ha dado un salto que guarda coherencia con algo que usted conoce bien: la capacidad de aguante. Resistencia, foco y lograr la meta que es la libertad. La de 75 presos políticos que actualmente sufren en Venezuela, la del mismo país ante la persecución y la censura que existe hoy allí. Ese es el objetivo y estamos decididos a ir a por él. Cuando uno trabaja desde el alma, desde el corazón, con mucha pasión y compromiso, nada ni nadie nos va a apartar de llevar ese mensaje de democracia y libertad ante el mundo. La comunidad internacional es clave en esta lucha y no nos sentimos solos gracias a ella.

Bueno, hay países y países. Y gente que aún cree o defiende que Venezuela es una democracia. A ellos les pediría que me acompañen para allá, que entren y se queden conmigo tan solo un día. Que cuenten entonces lo que ven. Largas colas alrededor de una farmacia o un supermercado, con escasez de alimentos y medicinas básicas, un alto costo de la vida que alcanza el 74% de inflación. La inseguridad impera. Cada 20 minutos matan a un venezolano. Secuestran, roban, no existe el Estado de derecho y eso, si estás allí, lo puedes comprobar en pocas horas.

No se harta usted de repetir las palabras que le costaron cárcel a su marido. ¿Cuáles fueron? Denunció al régimen de Maduro como antidemocrático, corrupto e ineficiente. Por poner de manifiesto esto, anda preso. Por sus palabras, por sus ideas y por su proyecto. Por reclamar un cambio, está encarcelado. Él es un líder político que inspira y guía a la gente en nuestro país. Para mí y tantos millones es el futuro con esa visión bien clara de una Venezuela próspera. Cuando se entregó dio la cara, convocó mediante redes sociales, con un vídeo, a que lo acompañaran y salieron más de 600.000 personas.

No andaba usted muy convencida de que lo hiciera. Por supuesto que no.

¿Por qué ahora sí lo está? Él quería quedarse en Venezuela. Nunca contempló la opción de irse. Las autoridades le pusieron en ese dilema. Él nunca se va a ir. Por eso se entrega. Pero cuando le pregunté por qué lo hacía, él me contestó algo que me marcó. Lo comparto ahora y me llena de orgullo: me dijo que, si no lo hacía, la injusticia y falta de derechos que nos rodean seguirían igual o peor. Esto en que nosotros nos hemos metido como familia se lo han infringido a cientos de personas. Nuestro país sufre una impunidad del 97% de los casos que se presentan ante la justicia, según Naciones Unidas. Leopoldo se dedicó durante años a recorrer el país y ha sentido eso, lo ha visto, con testimonios de familiares que se lo han relatado. Se entrega, además, por otras razones: es inocente de lo que se le acusa y quiere probarlo.

¿Cuáles son los cargos, expresamente? Este no es un caso jurídico, es político, eso debe quedar claro. Lo acusan de instigación a delinquir, que sus palabras incitaron a hechos violentos en las calles. Eso es lo que le convierte en preso de conciencia. Está siendo juzgado por sus declaraciones, que son derecho sagrado, por una libertad de expresión que en Venezuela no existe, con ataques directos a periodistas y cierres de periódicos o canales de televisión. Si él se entrega es para quitarle la máscara a Nicolás Maduro, y después de un año y cuatro meses creo que de esto no hay duda. Lo que está pasando en Venezuela no es un secreto para nadie. Hasta los líderes más cercanos al chavismo saben que no existe libertad ni Estado de derecho.

Tintori y López abrazados antes de que este se entregara.

Antes de entrar, ¿qué le pidió? Que cuidara a nuestros hijos.

Ya, pero usted, aparte de eso, se ha convertido en un símbolo de la lucha por los derechos humanos. ¿A su pesar? ¿Se vio de pequeña como es ahora? Sí… Yo de pequeña quise ser maestra y estudié educación. Trabajé varios años en ello, también en los medios de comunicación, radio y televisión, pero cuando me casé con Leopoldo siempre me vi acompañándolo. El matrimonio está para las buenas y para las malas. Este sí es un mal momento. Está preso injustamente, pero debo seguir por el amor que siento por él y por mis hijos. También por la patria, si me casé con Leopoldo fue porque vi pasión por su país, lleno de gente bella, amable, en un lugar que merece ser rescatado. Nunca me imaginé que íbamos a pasar por un momento tan difícil, pero cuando asumí unirme a él, lo hice a Venezuela también.

¿Fue amor a primera vista? Estuvimos tres años de novios. Cuando yo lo conocí ya era alcalde de Chacao, Chávez estaba en el poder y se defendía del Gobierno nacional.

¿Todavía aquello era una leve democracia y no ahora este régimen con disfraz? Yo ni siquiera diría que lo es. Vivimos en un sistema antidemocrático, en una democracia traicionada desde hace mucho tiempo. Pero en los últimos años, con la peor represión que se me pueda ocurrir: más de 200 casos de tortura registrados, más de 3.700 detenciones arbitrarias, más de 2.000 jóvenes con orden de presentación ante la justicia, todas las semanas allí, ante el juzgado, acusados sin testigos ni pruebas de nada, 43 asesinatos en las calles por funcionarios del Estado en plenas manifestaciones. Un día a día con familias que lloran porque les matan a sus hijos. Es horroroso, y cuando hablamos de los 75 presos políticos que hay, cada uno tiene su nombre, su familia, su razón de vida. No podemos descansar hasta liberar a todos.

¿Cómo les cuenta a sus hijos lo que pasa? Es durísimo para ellos también. Trato de contarles la verdad. Me apoyo en libros infantiles. Encontré uno que se llama La Luna en la cárcel. Lo conseguí en Argentina. Cuenta cómo la Luna cae en la Tierra por accidente y al llegar la meten presa. Injustamente. Cuando baja su fase y desaparece, se sale de la celda y contacta con una nave que la devuelve al espacio. El cuento me ha ayudado a explicarle a Manuela que hay veces que por injusticia se meten presas a personas y que este es el caso de su papá. Que de vez en cuando ingresan héroes en la cárcel y que él lo es. Por eso está estudiando dentro, le digo, porque al visitarlo vemos cómo en su espacio hay libros y los usa para pensar un futuro mejor para los niños, como ella o su hermano Leopoldo. Manuela entiende eso y le da mucho orgullo, pero pregunta al tiempo, se pone triste, me insiste cuánto falta, y yo siempre le digo, poco, falta poco…

Y él, ¿cómo se encuentra tras la huelga de hambre? Recuperándose, estuvo 30 días sin comer por un petitorio muy claro que emprendió junto con Daniel Ceballos, alcalde de San Cristóbal, también preso. Fueron muy específicos. Pidieron fecha para las elecciones parlamentarias, observación internacional cualificada, la liberación de todos los presos y que cese la persecución, la represión y la censura. Grabó un vídeo, convocó a las calles de forma pacífica, cosa que no había hecho desde que entró, y salimos millones de personas vestidas de blanco. Retomamos la calle el pasado 30 de mayo. Se fijó la fecha para las elecciones el 6 de diciembre, esa misma noche liberaron a 2 presos, eran 77, ahora son 75, y lo digo con esperanza e ilusión porque se lograron parte de sus reivindicaciones. Él escribió una carta, yo la leí ante los medios, la mayoría de ellos internacionales. Aunque casi toda la prensa nacional estuvo presente, ni se hicieron eco por culpa de ese sesgo mediático interno que vivimos.

Lilian Tintori. Caracas, 1978. Se ha convertido en la líder más visible en favor de los derechos humanos en Venezuela. Portavoz de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), su lucha en pro de la liberación de los presos políticos comenzó hace año y medio, cuando su marido, Leopoldo López, ingresó en prisión. Campeona venezolana de kitesurf en 2003, hija de madre venezolana y padre argentino, Tintori es licenciada en Educación Preescolar por la Universidad Católica Andrés Bello. También se especializó en Comunicación Política por la Universidad Central de Venezuela y trabajó en radio y televisión.

Caracas, 1978. Se ha convertido en la líder más visible en favor de los derechos humanos en Venezuela. Portavoz de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), su lucha en pro de la liberación de los presos políticos comenzó hace año y medio, cuando su marido, Leopoldo López, ingresó en prisión. Campeona venezolana de kitesurf en 2003, hija de madre venezolana y padre argentino, Tintori es licenciada en Educación Preescolar por la Universidad Católica Andrés Bello. También se especializó en Comunicación Política por la Universidad Central de Venezuela y trabajó en radio y televisión.

¿Qué decía? Que levantaba la huelga y animaba a quienes la habían emprendido a pararla, pero que la lucha seguía y había que cumplir el petitorio completo. Logró desde la cárcel mandar un mensaje con unas demandas muy precisas y absolutamente viables. Esas medidas garantizarían la paz.

¿Se está alargando la estrategia que se impuso al ingresar en la cárcel más de lo que calculaba él? Nunca nos planteamos tiempo. Sabíamos que no sería sencillo. Él tiene un olfato político bastante preciso y me advirtió de que nos preparáramos para lo peor. Lo bueno es que somos corredores de larga distancia. Leopoldo también es deportista: nada y boxea. Es muy resistente y podremos aguantar. No estamos defendiendo cualquier cosa. Aquí tienen ustedes democracia, salgo de una reunión con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que me recuerda mucho a Leopoldo, y después, te ves con los equipos del PP. No pasa nada.

¿Todavía sigue esperando la respuesta de Pablo Iglesias para apoyar su caso después de que le pidiera un informe? Siempre voy a estar dispuesta a esperar pruebas de solidaridad, esto es muy largo. Estaremos abiertos a reuniones con todos aquellos que se muestren solidarios y rechacen el abuso contra los derechos humanos. Pero no puedo creer que después de un año y cuatro meses no haya respuesta cuando hay argumentos, testigos, cifras oficiales y no se puede ya tapar la realidad.

¿Qué le ha dicho el líder de Podemos? ¿Han hablado? No, no. Tampoco sé por qué no me ha querido recibir. Cuando se trata de derechos humanos no pueden existir dobles raseros. No puedes presumir de defenderlos y no expresar descontento con un país donde se violan. Yo fui muy precisa desde que vine a España. He pedido que exijan la libertad de Leopoldo, que es líder político, como haríamos si en cualquier lugar se produjera un caso similar. Yo no he venido aquí a hacer política, va más allá, tampoco en Venezuela. Me quedo en la prioridad de liberar a 75 inocentes.

¿Cuál es su peor temor? Que algo nos pase a mí y a mis hijos. Yo regreso a mí país, rezo y pido protección. Tengo mucha fe. Pero mi peor miedo es ese, yo no me siento segura, por lo que les pasa a muchos venezolanos a diario pero también porque es algo que le podrían hacer a Leopoldo para torturarlo aún más. Si algo me pasa a mí o a nuestros hijos, sería una derrota total para él. He recibido amenazas, me han intervenido los teléfonos, las computadoras. Me han llegado a decir: los vamos a matar, uno a uno, nunca volverán. Me siguen autos sin placa, funcionarios del Estado me toman fotos entrando y saliendo del aeropuerto. Me mandan avisos para que me calle y no siga denunciando.

¿Se lo plantea? No lo voy a dejar de hacer porque amo a la gente. Abandonar es doblegarse. Me tranquiliza que he sido muy respetuosa con el Gobierno. Ellos atacan, insultan, me nombran. No respondo. De mí no vas a escuchar un insulto, una mala palabra contra nadie del Gobierno, porque no es lo que queremos para Venezuela. Necesitamos otro vocabulario, necesitamos paz, tranquilidad, reconciliación. Si algo me pasara, quiero dejar a mis hijos la herencia moral de que sepan que no abandoné en la lucha por liberar a su padre. Eso no se puede negociar.

¿Cómo sobrelleva la angustia de saberlo en la cárcel? Cada vez que como, pienso en qué está comiendo él; cada vez que me acuesto, pienso en qué posición puede estar durmiendo en esa camita militar que tiene; cada vez que tomo agua… Estamos conectados todo el tiempo, cada vez que me levanto, rezo, respiro, medito, ofrezco mi vida a Dios y pienso que lo van a liberar ese día. Me visto, me pongo mis botas y salgo a luchar.

¿Cómo cree que saldrá de la cárcel? Todo el mundo dice que lo encontrará más reflexivo. Saldrá más fuerte. Ha cambiado mucho para bien. Él es muy fuerte, muy claro, muy preparado. Sigue así, pero ahora ha logrado una trascendencia espiritual, una tranquilidad mental fina, corporal. Es muy energético, muy dinámico, ahora se siente más reflexivo, piensa todo antes de expresarlo, ha escrito mucho. También pinta, aprendió a tocar el cuatro, a cantar música venezolana. Ha sacado toda esa parte interna. Leopoldo nunca había sido tan cariñoso conmigo como ahora, está más sensible, humano. Más fuerte. Física y espiritualmente. Ambos somos deportistas y sabemos que de nada sirve tener un cuerpo preparado si no lo acompaña la mente, esa combinación se debe dar completa.

¿Cómo se conocieron? Me lo presentó mi mejor amigo, Luis Daniel Gómez. Él apoyaba a Leopoldo en temas de Chacao cuando era alcalde. Quería que yo lo ayudara en cuestiones de cultura y deporte. Le dije que no quería conocer a ningún político, ni saber nada de ese mundo. Pero insistió. Una noche nos encontramos en los Palos Grandes. Me lo presentó, empecé a hablar con él a las once de la noche y terminé a las seis de la mañana. Hablamos toda la noche y bailamos. Comenzamos a salir. Y nos casamos. Desde ese día no nos hemos separado. Fue en 2003. A este amigo, el año pasado, cuando Leopoldo tenía un mes preso, lo asesinaron… Estaba en la montaña montando en bicicleta con otro amigo común, muy cercano, y aparecieron con un tiro en la cabeza. Los dos. Eso ha sido el golpe más duro que hemos sufrido. No solo los perdimos a ellos, sino también a sus esposas y a sus hijos porque se han ido del país, aterrados. Durísimo.

Y no cesa… Lo mismo ocurrió con Pachi, mi entrenador de kitesurf, que tenía una tienda en Aruba, seguidor de Leopoldo. Hace un mes lo mataron, un tiro en el pecho, dentro de su posada. Él era como el alcalde de esa playa, el más popular de la zona. Y tienes que ir a la cárcel: “Leopoldo, ¿sabes qué? Mataron a Pachi…”. Nos están matando a todos.

¿No hay un venezolano que no pueda contar casos cercanos similares? No sé cuánto es el porcentaje, pero ayer estábamos cenando seis compatriotas y a todas nos había tocado directamente. Si vas a un evento y preguntas, todos lo hacen, y si no es personalmente, es el primo, el hermano, el padre o el tío.

¿Hace mella el cansancio? No hay cansancio. Cuando me siento un poco fatigada hago jumping… Bueno, hay que trabajar, liberar a los presos y lograr paz, tranquilidad, prosperidad… Esto es una lucha colectiva. Mi voz representa la de ellos, la de los perseguidos, encarcelados, torturados, exiliados, cuentan conmigo, nunca me he sentido sola. Yo veo a la gente y encuentro a Leopoldo en ellos, él es un sentimiento porque compartimos la visión de una Venezuela libre. Eso se dice fácil, pero trae trabajo, constancia, unión, trabajamos mucho esa unidad democrática.

Ya, pero ¿no tiene miedo a que le flaqueen las fuerzas? No, duermo y como bien. Hago ejercicio o medito. Yo descansaré… Pero cuando estén fuera todos los presos políticos. Ese día, yo voy a descansar.