La Geo

La maldita dependencia de energía eléctrica importada. Columna Transversal de Paolo Luers

Tener que generar 25% de nuestra energía con plantas térmicas, que son caras y dañinas para el medio ambiente, es igual de indeseable que tener que importar otro 25%. Significa que solo logramos generar la mitad de la energía que consumen nuestros hogares y nuestras empresas con tecnologías amigables, rentables y económicas. 

paolo3Paolo Luers, 12 enero 2018 / El Diario de Hoy

A partir del año 2004, El Salvador logró liberarse de su dependencia de la importación de energía eléctrica. A partir de 2009, con el primer gobierno del FMLN, las importaciones comenzaron nuevamente a subir; y a partir de 2014, con el actual gobierno, aumentaron dramáticamente, a un 25% de nuestro consumo.

Aquí los números de la importación anual en GWh:

Screen Shot 2018-01-10 at 9.40.59 PM

Actualmente, tenemos que importar 25% de nuestra energía eléctrica, en comparación con un 22.42% proveniente de generación geotérmica, un 25.5% de generación hidroeléctrica, y otro 25.71% de generación térmica.

EDH logEs de hecho un doble fracaso: Tener que generar 25% de nuestra energía con plantas térmicas, que son caras y dañinas para el medio ambiente, es igual de indeseable que tener que importar otro 25%. Significa que solo logramos generar la mitad de la energía que consumen nuestros hogares y nuestras empresas con tecnologías amigables, rentables y económicas.

¿A qué se debe este fracaso? A malas decisiones e inversiones. En vez de invertir en la ampliación de la generación geotérmica, se decidió sacar del país y de su asocio con la Geo a la italiana ENEL. Pagamos 300 millones de dólares para la compra de acciones, más otros 100 millones despilfarrados en gastos legales para llevar litigios internacionales contra ENEL – y perderlas todas. Efecto: La generación geotérmica se quedó estancada.

Igualmente de errónea fue la inversión en la generación hidroeléctrica. La CEL invirtió más de 200 millones de dólares en la ampliación de la 5 de noviembre, consiguiendo un 80% adicional de capacidad instalada. Pero esta es un aumento teórico. En la práctica pasó los que muchos advertimos: esta ampliación, que trabaja con el mismo caudal limitado de agua que la presa original, solo agrega un 8.63% a la generación dela 5 de noviembre: unos 5GWh. Esto se refleja en ingresos adicionales solamente de 1.5 millones al año, lo que ni siquiera es suficiente para cubrir los gastos de mantenimiento y operación. En otras palabras, la recuperación de la inversión de 200 millones es nula y el préstamo tendría que pagarse con la generación de otras plantas existentes. Es obviar que no había que invertir en la ampliación, sino una parte de la suma gastada en mejorar el mantenimiento de las turbinas, y por tanto en su eficiencia de generación.

Es previsible que algo parecido pasará con el proyecto Chaparral, cuyos costos se han disparado a más de 300 millones, mucho más encima de su posible rentabilidad.

Así que por malas decisiones de las últimas administraciones en Casa Presidencial y CEL El Salvador dependerá, por buen rato más, de energía térmica y de electricidad importada. Ambas son caras y no permiten llegar a precios de energía que fomenten el desarrollo.

Lamentablemente, bajo los presidentes Saca, Funes y Sánchez Cerén se observa un retroceso en el sector energético, y las consecuencias son serias. Importar el 25% de nuestra electricidad implica favorecer la economía de otro país en detrimento de la nuestra. Estamos generando empleos e impuestos en Guatemala y no en El Salvador. Revertir esta situación, invirtiendo en generación de energía barata y sostenible, tiene que estar entre las prioridades de la siguiente administración que gobernará a El Salvador a partir de 2019.

LaGeo: poca exploración e inversión en seis años

A pesar de los recientes anuncios no hay centrales geotérmicas proyectadas.

Estación de LaGeo en Tepetitán, San Vicente, ubicada en la zona del volcán Chichontepec, no está en funcionamiento. | Foto por Jorge Reyes

Estación de LaGeo en Tepetitán, San Vicente, ubicada en la zona del volcán Chichontepec, no está en funcionamiento. | Foto por Jorge Reyes

20 julio 2015 / EDH

Los números de LaGeo, la única empresa que explota el vapor del subsuelo para generar energía eléctrica en el país, son el reflejo de cómo la  subsidiaria de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) ha reducido sus utilidades en los últimos dos años y que entre 2009 y 2015 solo se ha dedicado a la exploración de campos sin ampliar o modernizar las centrales existentes.

A esto hay que agregar que en dicho período LaGeo no realizó inversiones por el incumplimiento del gobierno de ejecutar dos sentencias de arbitraje internacional a favor de Enel Green Power, ahora exsocio estratégico de la empresa estatal que compró en diciembre de 2014, a través de su empresa matriz, Inversiones Energéticas S.A. de S.V. (INE), las acciones que tenía la firma italiana a un monto de $287.6 millones.

Los únicos anuncios que se han realizado son el de un pozo en el volcán de San Vicente  (SV-5A) en 2013y el recién inaugurado pozo de Chinameca, San Miguel,  (CHI-3) que se perforó gracias a estudios e investigaciones realizados por LaGeo en administraciones pasadas.

El actual presidente de CEL, David López, dijo días atrás que éste último proyecto se encuentra en la etapa de factibilidad, por lo que la construcción de una central que aproveche el recurso está en suspenso.

Se intentó consultar la posición de LaGeo pero remitió a la CEL, a la cual se le preguntó por escrito y telefónicamente, pero no respondieron.

Pero al consultar el documento que sirvió como respaldo para la  titularización de LaGeo en la Bolsa de Valores se revisó el estado de resultados de la empresa en los últimos cinco años. El dato más categórico es que a septiembre de 2014 no se registran datos de gastos de investigación y  desarrollo, aunque sí se consigna que la utilidad bruta fue de $175.05 millones, es decir, una caída de $9.7 millones en ingresos si se compara con el mismo mes de 2013 cuando registró $184.7 millones.

Estas cantidades provienen, sobre todo, de la venta de energía de LaGeo a los distribuidores, la cual se produce en los campos de Ahuchapán,  donde hay tres unidades generadoras, y de Berlín, en Usulután, con cuatro. Acá incluso existe la posibilidad de cambiar la Unidad 3, la cual fue una inversión hecha por Enel en 2007.

Según López, la turbina que tiene capacidad de generar hasta 44 megavatios (MW), gasta un 22% de vapor adicional y sustituirla implicará una inversión de $40 millones.

La ineficiencia de esta turbina fue, precisamente, el punto de una contrademanda interpuesta por CEL e INE contra Enel, como respuesta al inicio de un ligitio porque no se le permitió a Enel invertir y obtener la mayoría accionaria en LaGeo.

No obstante, el exgerente general de LaGeo, José Antonio Rodríguez, explicó  que la Unidad 3 consume más vapor que la Unidad 1 y 2 de Berlín, porque tiene una presión de entrada más baja.

Pese a ello, recordó que la Unidad 3 fue diseñada con una presión de entrada variable, es decir que si se quiere reducir el consumo de vapor solo es necesaria la instalación de equipos complementarios. “Es altamente eficiente”, añadió.

Otro dato relevante del mismo documento de la titularización es que la proyección de ingresos de LaGeo a 2029 es decreciente, es decir no refleja un aumento en las utilidades y que hay un estancamiento en los gastos de investigación y desarrollo de campos, pese a que en 2013 se anunció una inversión de $150 millones en San Vicente y otros $300 millones en Chinameca, según la CEL. Esos fodos servirían para perforar otros pozos e iniciar a largo plazo la construcción de dos nuevas plantas geotérmicas.

De acuerdo a los datos, la utilidad bruta prevista para 2015 es de $148.8 millones. Sin embargo para 2020 la cifra estimada es de $111.94 millones, $81.8 millones para 2025 y $61.8 millones para 2029, lo cual refleja una clara tendencia  a la baja cuando se cierre el período de titularización de flujos futuros.

Para calcular estos valores la agencia de calificación de riesgo Pacific Credit Rating  (PCR) estimó una reducción del precio promedio del petróleo de un 4%, una capacidad de generación constante y un crecimiento sólo del 3% de LaGeo. Por ello, se otorgó una calificación “AAA” a la emisión, es decir, no ve riesgos o problemas de pago por parte de LaGeo, aunque ésta no tenga cobertura soberana (del Estado).

Una fuente del sector energético, que solicitó no ser identificada, considera que los cálculos hechos para calificar la emisión de LaGeo no corresponden a la realidad del sector, sobre todo porque los precios del petróleo y todos sus derivados se han incrementado en los mercados internacionales, lo cual puede generar relativos aumentos en el costo de cada MW de energía generado.

“Cuando hicieron el cálculo para la titularización la previsión era favorable para la geotérmica, porque el precio del petróleo era muy bajo. Pero hoy la energía está en $100.21  por MW, no como los $158.76 que refleja la titularización. Ahí hay perdidas que deben de ser amortizadas por LaGeo”, explicó la fuente.

San Vicente abandonada
Luego de la presentación mediática hecha a finales de mayo de 2013 donde se abrió el pozo SV-5A, en el lugar no se encuentra ningún indicio de que se retome el proyecto, que según el ex presidente de LaGeo, Julio Valdivieso, tendría que generar 40 MW para 2019.

La perforación en el lugar, ubicado en el municipio de Tepetitán, en las faldas del volcán Chinchontepec, se realizó con maquinaria de la Perforadora Santa Bárbara entre octubre de 2012 y enero de 2013. Esta última es una empresa subsidiaria de LaGeo creada en diciembre de 2002 en la que nunca hubo participación de Enel.

Las únicas evidencias de posibles obras en el entorno del campo de San Vicente son los trabajos de terracería que se están realizando en terrenos aledaños para iniciar nuevas exploraciones de otros pozos, según se verificó.

La empresa dueña de la concesión de San Vicente (así como la de Chinameca), se llama San Vicente 7,  la cual adquirió la concesión en 2004. Esta es otra de las subsidiarias que tiene LaGeo, ya que es el único accionista, según explicó en su momento el exasesor legal de Enel, Francisco Bertrand.

LaGeo calculó, en 2013, ganancias operativas de hasta $37 millones con estos pozos de San Vicente, mientras que en Chinameca se calcularon $90 millones, aunque esto no aparece detallado en la titularización.

Por otra parte, este periódico ha revisado varios listados de la Unidad de Transacciones (UT)que demuestran variación entre los predespachos de energía y la inyección final en el mercado, lo cual obliga a encender las plantas generadoras a base de búnker, incluso en horas de bajo consumo.

“Eso refleja que hay problemas de incrustación en los pozos o que las máquinas ya no son eficientes, o falta más precisión en los mantenimientos”, explicó la fuente del sector energético.

Relacionados:
Exgerente dice que la apertura del pozo CHI-3 no es un éxito
de la CEL, sino de LaGeo y Enel
LaGeo dejó de percibir $3 Mlls. por reparación de generador

Recuerdos del pozo CHI-3. De José Antonio Rodríguez Rivas

José Antonio Rodríguez, ex-director de La Geo

José Antonio Rodríguez, ex-director de La Geo

Yo interpuse mi renuncia a LaGeo en julio del 2008, al Ing. Napoleón Guerrero, quien entonces fungía como presidente de la Junta Directiva. Mi último día laborando en LaGeo fue el 31 de julio, 2008, hace casi siete años. Unos días antes de partir para iniciar una nueva etapa de mi vida, fui a inspeccionar las obras de la plataforma y calle de acceso del pozo CHI-3 en Chinameca. Recuerdo que las obras casi estaban concluidas, y solo faltaba completar los drenajes de la calle de acceso. Unos días después recibí una foto aérea de la obra completa tomada desde un helicóptero el 8 de septiembre del 2008.

Recuerdo las discusiones para ubicar el pozo. Por LaGeo, participamos en ellas Julio Guidos, Manuel Monterrosa, Luz Barrios, Chico Montalvo, Jorge Burgos, Carlos Pullinger, Arturo Quezada, Salvador Handal, Pedro Santos, Herberth Mayorga, Javier Rivas, y yo. Por Enel, participaron el Dr. Guido Cappetti, Emo Sartini, y otros dos geocientíficos italianos cuyos nombres no recuerdo. Las reuniones fueron en la sala de reuniones del edificio del laboratorio de LaGeo. Discutimos las posibles ubicaciones desde un punto de vista geocientífico y de perforación mecánica del pozo, y también consideramos la complejidad de las obras civiles, la hidrología de la zona, y la posibilidad de adquirir terrenos. Por esas fechas, un diputado que después se cambió de partido andaba queriendo hacer el negocio de su vida vendiéndole a LaGeo unos terrenos rústicos que mantenía ociosos. Para ubicar el pozo nos basamos principalmente en un resumen geocientífico integrado y recopilado por el Ing. Julio Guidos. Hace poco me contaron que todas las copias de ese estudio han sido programadas para ser destruidas, como para borrar toda evidencia de lo que hicimos. Los que participamos en geotermia en esa época nos estamos convirtiendo para la historia de la geotermia, en lo que Orwell le hubiera llamado “no-personas” (unperson). Curiosamente, un amigo recientemente llamó a LaGeo para tratar de conseguir una copia del libro “Historia de la Geotermia en El Salvador”, escrito por Carlos Cañas Dinarte con un prólogo de Pedro Escalante Arce, y le informaron que todas las copias habían sido marcadas para su destrucción. Es como que alguien está tratando de reescribir la historia. Como hacían los cerdos en “Rebelión en la Granja”.

EDH20150706NAC008P

Anuncio de doble página de la CEL sobre el pozo de Chinameca. 6 de julio 2015

EDH20150706NAC009PLuego de resolver unos problemas por el abastecimiento de agua para la perforación, el pozo CHI-3 se debe haber perforado como un año después de concluir las obras civiles. No tengo las fechas exactas, pero debe haber sido a finales del 2009. O sea, hace como seis años. El pozo dio unos tres megavatios en su apertura. Incluso, me mandaron con orgullo los datos de presiones y caudales de flujo cuando los tuvieron. Enel ofrecía financiar totalmente el desarrollo del campo, en su calidad de socio estratégico, desde antes de tener los resultados del pozo.

Me sorprendí de ver recientemente en julio 2015 un anuncio en EDH, dos páginas completas full-color pagado con fondos públicos, como “inaugurando” el CHI-3, como para presentarlo como un logro de la actual administración de CEL. Me pregunto: ¿Será que de los pozos que han estimulado o perforado desde diciembre 2014 para acá, no tienen ningún resultado que demostrar? Sé que entre diciembre 2014 y ahora han estimulado pozos en Ahuachapán, y perforado pozos nuevos en Chinameca y San Vicente. ¿Será que no han encontrado más vapor en ninguno? Sé que compraron una máquina de perforación usada por unos $17 millones, teniendo otras tres máquinas ociosas… ¿Será que no la han podido usar todavía? Yo quisiera celebrar los logros de mis antiguos colegas, pero ese anuncio del CHI-3 me da más que pensar que de celebrar. Es como que quisieran decir que todo va “viento en popa”… ¿por qué no muestran uno de los pozos nuevos, hechos después de Enel? ¿Y por qué mandan a destruir los libros?.

Abogados: Funes creó un caso político y frenó la inversión de ENEl en la GEO

Afirmaron que Saca validó contrato en 2005, pero en 2008 impidió más participación de la italiana. Ven clave investigar las utilidades de LaGeo, que hoy es propiedad de la INE.

Carta del preesidente Saca al primer ministro Berlusconi, validando el convenio entre CEL y ENEL.

Carta del preesidente Saca al primer ministro Berlusconi de Italia, validando el convenio entre CEL y ENEL.

enel1

Carta del presidente de la CEL a ENEL, aseguránole que el convenio CEL-ENEL se va a cumplir

 

enel2Juan José Morales, 30 junio 2015 / EDH

A juicio de abogados, los expresidentes Elías Antonio Saca y Mauricio Funes no permitieron que Enel Green Power ampliara su inversión geotérmica en el país y que aumentara su participación en LaGeo, lo cual frenó el proceso de capitalización de la empresa bajo argumentos que fueron parte de una estrategia de persecución política y la construcción de un caso penal y civil débil y sin fundamentos.

Incluso dijeron que en la Fiscalía General de la República (FGR) hubo injerencia por parte de Funes, ya que ofreció $900 mil para crear una comisión al interior del Ministerio Público y ejerció un papel mediático en el que denunció un supuesto “plan conspirativo” para apropiarse del patrimonio nacional por parte de nueve exfuncionarios de gobierno.

En este sentido el exasesor legal de Enel, Francisco Bertrand Galindo, en el programa de entrevistas “Frente a Frente”, consideró que el exmandatario Francisco Flores cumplió el contrato suscrito, y Saca lo hizo de forma parcial, ya que permitieron que se desarrollara en gran medida la ampliación del proyecto geotérmico de Berlín, Usulután.

Sin embargo, recordó que el problema se presentó en 2008, cuando la Junta Directiva de LaGeo aprobó una lista de inversiones de $127 millones y la subsidiaria de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) se opuso porque habían dejado de tener pérdidas económicas y se inició un proceso de arbitraje, que luego no fue cumplido por Funes.

“Lo que siempre existió fue una diferencia entre socios que se dirimió en un arbitraje ante la Cámara Internacional de Comercio de París, nunca se planteó que el contrato fuera lesivo o nulo. El problema es que después Funes presionó a la Fiscalía para que metiera un juicio penal y se creó un caso, pero nada cazaba porque todo se hizo en base a una ley que daba facultades a la CEL para crear sociedades anónimas y a buscar un socio estratégico”, explicó el abogado.

enel2aPor su parte, el abogado Arturo Muyshondt, defensor de dos de los acusados (el exministro de Economía Miguel Lacayo y el exmiembro de la Junta Directiva de CEL Tom Hawk), recordó que incluso el expresidente Saca le dio validez al contrato con Enel y al acuerdo entre accionistas en una carta que le envió en diciembre de 2005 al exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi (ver carta arriba).

Pese a ello en 2008, durante la administración de Saca, recordó Bertrand, el gobierno incumple el acuerdo al no permitir una nueva inversión y luego, en la gestión Funes, CEL y su otra subsidiaria, Inversiones Energéticas S.A. de C.V. (hoy dueña del 100 % de LaGeo), se niegan a cumplir la sentencia emitida en París, con lo que Enel pasaría a ser propietaria del 53 % de las acciones.

“Acá se puede ver que Enel obtuvo utilidades a base de sus negociaciones, a base de inversiones que estaban claras, pero esto no es ilícito. Dicen en el juicio que estamos ante un delito de peculado, pero este se da cuando un funcionario público tiene en custodia bienes y se apropia de estos en su beneficio o en beneficio ajeno, eso no se ha dado aquí, en ningún momento”, agregó Muyshondt.

Ambos juristas coincidieron en que en todo este caso la FGR actuó como un “bufete de Casa Presidencial” y que Enel nunca recibió acciones del Estado, por lo que no existe sustracción o peculado, ya que se realizó una emisión por parte de LaGeo para pagarle a su socio.

“LaGeo tenía dos posibilidades, o la pagaba con dinero, porque la planta de Berlín ya estaba hecha, o la pagaba con acciones, que era lo que decía el contrato, entonces LaGeo emite las acciones y paga pero no eran con acciones de la CEL, estas jamás se han sustraído”, analizó Bertrand.

Clave indagar en la INE

Un punto donde los abogados sí ven un posible peculado es en el traspaso de las acciones de CEL en LaGeo a la INE, lo cual se realizó para que esta última subsidiaria fuera sujeta de créditos y poder ampliar una planta térmica.

“Resulta que las acciones que tenía la CEL fue para entregarlas a los señores de la INE, ahí sí probablemente hay un fenómeno de peculado, porque la INE es la que ha servido como la caja secreta por donde se manejan las utilidades de LaGeo. Esta es la parte corrupta del problema, no la parte de las acciones en la que siguen insistiendo los actuales funcionarios”, puntualizó el exasesor de Enel.

La INE es una firma que no se rige por las mismas normas de las instituciones del Estado, sino que se maneja como una empresa privada y no es auditada por la Corte de Cuentas aunque su presidente ad-honórem, David López Villafuerte (que también es presidente de CEL), dijo que si se está realizando este procedimiento de fiscalización.

Por último, Muyshondt reconoció que existió una clara participación del Estado en la negociación con Enel y que con ello se legitimó la decisión de la CEL de buscar en 2002 un socio e instó a la Fiscalía a “cerrar el círculo” para dar certeza jurídica al país.