Julio Olivo

La Sala ha reformado la Constitución sin tener facultades constitucionales para hacerlo. De Julio Olivo


“Solo renunciaré cuando advierta que en el TSE se pretende realizar un fraude electoral”, le dice.

Julio Olivo, magistrado presidente del Tribunal Supremo Electoral

Julio Olivo, 18 marzo 2018 / El Diario de Hoy

Estimado Escritor y Escribidor de cartas don Paolo Luers:
He decidido gastar unas gotas de tinta, casi indelebles e imperceptibles parecidas a las que se pintó en el dedo meñique de su mano derecha, suponiendo que usted ejerció el sufragio activo en la pasada elección, ya que me parece que en su arrogancia  que no debe confundirse con ignorancia, expresa una serie de opiniones y juicios de valor que, si solo observáramos su forma, no deberían ni siquiera ser objeto de análisis jurídico, político, y mucho menos filosófico, debido a las licencias que existen en la actualidad para escribir, sobre todo desde el género epistolar que usted prefiere, hasta la narrativa y la poesía actual.

Lo que si constituye un acto cuestionable, es que se atreva a imputarme, la responsabilidad casi total, de todo lo malo y nada de lo bueno que aconteció en el proceso electoral 2018 y llegue al absurdo de conferirme poderes casi sobre naturales que no creo poseer, como el de conseguir que la mayoría de organismos internacionales y especializados en el tema electoral, como la OEA, Unión Europea, UNIORE, CELLA, AWEB, entre otros, lleguen a considerar nuestro sistema electoral como el más complejo del mundo.

En el párrafo 1, usted afirma: “tiene años de polemizar contra las sentencias de la Sala, sobre todo contra la que permitió el voto cruzado”.

Efectivamente, desde el año 2009, cuando  entraron en funciones los magistrados de la Sala de lo Constitucional, he venido sosteniendo varias tesis y principios que he defendido sin derecho a cansarme, a pesar de luchar contra los poderosos medios de comunicación y contra gente como usted que la defienden ciegamente. Y lo hago en primer lugar, porque considero que un “hombre que no tiene principios no es un hombre”. En segundo lugar porque estoy convencido que la Sala de lo Constitucional ha reformado la Constitución de la República sin tener facultades constitucionales para hacerlo y transformado el espíritu de los Acuerdos de Paz y los grandes acuerdos políticos en materia electoral; siendo esto último, muy delicado para la construcción y la consolidación de la democracia en nuestro país y que está más allá de la inclusión del voto cruzado.

En tercer lugar, porque como ya lo afirmé en mi discurso de convocatoria a elecciones que tampoco le debe  haber gustado:

“la democracia no es un juego de mesa que se realiza desde un escritorio, ya sea que lo ejecute un juez o un político…La edificación de una sociedad democrática, un verdadero estado constitucional de derecho, no se construye únicamente con buenas leyes o buenas sentencias, sino que es fruto de grandes consensos sociales, tomando en cuenta valores vertebradores como la justicia social y económica”.

En el párrafo 3, también afirma: “Después del 4 de marzo…usted se dedicó tiempo completo a presionar a los observadores internacionales y a los partidos a enfocar sus críticas al proceso electoral 2018 en un solo punto: el voto cruzado no es manejable”.

En efecto, sin tener los poderes casi sobre naturales de convencimiento que me atribuye, los representantes de las misiones de observación internacional, algunos con más de 50 misiones electorales en diferentes países del mundo…concuerdan en afirmar que en ningún país del mundo se ha complejizado el sistema electoral como en El Salvador, sobre todo, tomando en cuenta que de lo que se trata es de “facilitar el ejercicio al sufragio de los ciudadanos” y no lo contrario.

Esto al margen que comparto con usted, que debe resolverse el problema para que las minorías de ciudadanos o élites como a las que usted pertenece, o el “Club de los amigos de la Sala” para que tengan múltiples opciones de voto, pero no sacrificando ni complejizando la manera de votar para las mayorías, mucho menos con un sistema matemáticamente incorrecto, en donde se pierden votos al totalizar las fracciones de voto cruzado, por municipio, por departamento y a nivel nacional. Un sistema que aunque a usted le guste, no es el que le gusta a 190 países en el mundo y solo existe en El Salvador.

Por todo lo anterior, don Paolo, creo que solo usted y algunos de sus “amigos del club”, se atreverían a concluir que el sistema electoral de voto fraccionado o cruzado, resulta ser el más democrático de todos los países del planeta. Solo usted y sus amigos, se atreverían a cuestionar entonces la democracia y el sistema electoral de los 50 estados de EEUU y de todos los contenientes en donde no se aplica el voto cruzado fraccionado.

También usted afirma que: “un salvadoreño residente en Estados Unidos, experto en desarrollo de software, ofreció al Tribunal un sistema confiable, pero usted bloqueó esta solución para dar el paquete a Smartmatic con sus scripts erróneos”.

Parece ser que usted no mira la tele o no lee los mismos periódicos para los que escribe…en donde se han publicado diversas noticias y artículos en donde se aclara que el Presidente del TSE NO VOTÓ POR CONTRATAR a la empresa Smarmatic y expresé mis razonamientos al respecto, sobre todo porque le aposté a un esfuerzo de cooperación internacional con el gobierno de Corea del Sur en materia de tecnología y que por cierto funcionó muy bien y que fruto de ello, hoy podemos contar con 1,800 scanners donados y dispuestos a ser usados en la próxima elección.

Finalmente referirme a su fantástica solución a todos los problemas electorales en El Salvador, al afirmar en su pequeña misiva: “Si no se siente capaz de cumplir este mandato, hay una solución fácil: Renuncie y dedíquese a escribir poemas”.

Respecto a renunciar o no. Ya lo he repetido muchas veces. Solo renunciaré cuando advierta que en el TSE se pretende realizar un fraude electoral. En todo caso, usted y yo sabemos que pedirme que renuncie a trabajar por la democracia de este país, sería equivalente a pedirle a usted que “deje de escribir sus cartas”. Aunque agradezco sobre manera sus buenos deseos de sucumbir en brazos de las musas de la poesía.

Julio Olivo Granadino
Presidente del TSE

 

Vea: La carta de Paolo Luers a la cual el magistrado Olivo se refiere:
Carta al presidente del Tribunal Electoral: “Yo de Olivo no me olvido”

¿La vergüenza del mundo? De Luis Mario Rodríguez

El compromiso del TSE para el 2018 es enorme. No se consumará con declaraciones que ahuyentan a los aliados y generan anticuerpos. A los responsables de administrar el proceso les corresponde tejer acuerdos y buscar la asistencia técnica necesaria para asegurar el respeto de la voluntad popular. Insistir en culpar a otra instancia es buscar un refugio para la propia ineficacia.

Luis Mario RodríguezLuis Mario Rodríguez, 14 septiembre 2017 / EL DIARIO DE HOY

El titular del Tribunal Supremo Electoral (TSE) insiste en criticar las resoluciones de la Sala de lo Constitucional. Ahora agregó a su discurso que “somos la vergüenza del mundo por el sistema de votación que tenemos”. Además, aunque el comentario no tiene ninguna relación con su labor al frente de la máxima autoridad electoral, dijo que “le agrada más cantar el Himno Nacional con la mano izquierda que con la derecha”.

EDH logLa censura del magistrado presidente a las sentencias de la Sala no le eximirá, ni a él ni a sus colegas del Tribunal, de la responsabilidad que podría derivar de un nuevo fracaso en la organización del proceso electoral, como ocurrió en 2015. Ni la resolución que abrió las listas y estableció la posibilidad para que el elector cruce su voto, ni la que ordenó integrar las Juntas Receptoras de Votos (JRV) con personas no afiliadas a los partidos políticos, ni mucho menos la que ha condicionado la entrega de la deuda política y la inscripción de los candidatos a que los institutos políticos revelen la identidad de los donantes que financiaron las campañas de 2014 y 2015, representan un obstáculo para el buen desarrollo del próximo evento electoral.

Ciertamente las listas abiertas y la posibilidad de elegir candidatos a diputados de distintos partidos dificultan el conteo de los votos y de las marcas. Sin embargo, con una adecuada tecnología que transmita y procese correctamente los resultados no tendrían que presentarse mayores inconvenientes. En el 2012 la empresa que brindó los servicios tecnológicos lo hizo de manera profesional y sin contratiempos. En esa ocasión el cálculo era más sencillo porque únicamente elegíamos candidatos de un solo partido; sin embargo, el software puede adaptarse para sumar los votos enteros y los fraccionados ahora que el sistema cambió. También influirá la oportuna capacitación de los miembros de las JRV para que no se repita el problema de las inconsistencias en las actas que provocó el recuento de los votos en la circunscripción de San Salvador.

Respecto de la integración de las JRV, si bien ahora la responsabilidad recae sobre el TSE, la tarea se simplifica con las alianzas que éste puede pactar con universidades y organizaciones de la sociedad civil que contribuyan complementando con voluntarios las listas que los partidos están obligados a remitirles. Por supuesto que esta faena pasa por suscribir convenios con los centros de educación superior para concederles horas sociales a los universitarios y además capacitarles y entregarles los instructivos que expliquen con detalle los pasos a seguir para desempeñar su labor como parte de las JRV. El aula virtual donada por el PNUD complementará este trabajo que se debe sumar a la obligatoria instrucción presencial a nivel nacional.

En cuanto al control del financiamiento político y el seguimiento del fallo que mandó publicar los nombres de los patrocinadores de las campañas, se trata de un veredicto que le permitirá al país prevenir situaciones como la ocurrida en Guatemala, en donde se cancelaron dos partidos por violentar las normas que los obligan a llevar contabilidad formal y a informar sobre el dinero recibido además que varios de sus líderes están procesados judicialmente, incluida la fallida querella en contra del presidente Jimmy Morales.

El compromiso del TSE para el 2018 es enorme. No se consumará con declaraciones que ahuyentan a los aliados y generan anticuerpos. A los responsables de administrar el proceso les corresponde tejer acuerdos y buscar la asistencia técnica necesaria para asegurar el respeto de la voluntad popular. Insistir en culpar a otra instancia es buscar un refugio para la propia ineficacia.

Una buena tecnología, la pertinente y puntual capacitación, una amplia y clara campaña de educación cívica que explique por qué es importante votar, elegir y exigir y además que recuerde las formas de votar, una sólida y firme actuación de los fiscales electorales, una observación electoral nacional e internacional, antes, durante y después de los comicios, la pronta y cumplida administración de justicia electoral, además de la madurez política de los contendientes para aceptar los resultados, son algunas de las claves para lograr que las elecciones sean transparentes, equitativas y libres.

Julio Olivo pide derecho de respuesta, pero niega entrevista

Presidente del TSE llegó a LA PRENSA GRÁFICA a entregar escrito acompañado de asesores. A la salida, tenía a medios de comunicación estatales.

6d65eaba-029b-4059-a4bf-7434bbe217b1_XXXLW

Cristian Meléndez, 25 noviembre 2015 / LPG
la prensa graficaEl presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, llegó ayer a las instalaciones de LA PRENSA GRÁFICA a las 3:38 de la tarde, a presentar un escrito en el que pide derecho de respuesta por una publicación del 16 de noviembre en que, según él, se daña su imagen, por lo que aseguró haría uso de la Ley Especial para el Ejercicio del Derecho de Rectificación y Respuesta.

Sin embargo, la normativa a la que hace referencia el presidente del TSE también tiene excepciones de cuando no procede una petición como esta.

Lea también:
La gestión de entrevista hecha por LPG que niega Olivo

El artículo número 5, literal D, establece que una excepción al derecho de respuesta se da cuando “el medio de comunicación, por propia iniciativa, haya concedido al interesado la rectificación o respuesta, sin necesidad que éste la hubiere solicitado, cumpliendo con las condiciones y en los términos que establece esta ley”, como es el caso de Olivo.

Este rotativo cuenta con las grabaciones de las llamadas en las que se solicitó la entrevista antes de la publicación, el día de la misma y posterior a esta.

Pese a ello, ayer, el periodista que escribió la nota del 16 de noviembre, Cristian Meléndez, junto al subjefe de Información de LA PRENSA GRÁFICA, Luis Laínez, buscaron nuevamente con Julio Olivo tener la entrevista que se solicitó desde el viernes 13 de este mes, pero tampoco el presidente accedió. “No he venido a dar entrevistas”, aseguró.

El presidente del TSE estuvo 23 minutos en las instalaciones de LA PRENSA GRÁFICA y en ellos se insistió reiteradamente que diera la entrevista. Incluso, Olivo y sus asesores (llegó con cinco) portaban documentación sobre su gestión en la UES, la cual se buscó desde un inicio tener de parte de él.

Sin embargo, nuevamente Olivo prefirió dar declaraciones solo a medios estatales, quienes lo esperaban afuera del periódico. Cabe mencionar que en varias ocasiones el asesor Manuel Miranda le sugirió al presidente del TSE que no hablara mientras se encontraba en las instalaciones del rotativo.

A continuación se transcribe parte de la conversación entre el presidente del TSE, el subjefe de Información de LA PRENSA GRÁFICA, Luis Laínez, y el periodista Cristian Meléndez.

— Julio Olivo: Yo necesitaría si me lo van a recibir o no me lo reciben.

—Luis Laínez: Se lo vamos a recibir, solo le pido que me espere un momentito porque hemos hecho correr al licenciado Arístides Perla.

—Julio Olivo: Yo digo que sería importante que leyeran mi petición y todos mis argumentos.

—Luis Laínez: Con todo gusto. Como funcionario también estamos pidiendo que también nos explique. La señora Farfán (nueva decana de Derecho de la UES) habló de que iba a pedir una auditoría en su gestión del Decanato de Derecho.

—Julio Olivo: Esperamos entonces a la secretaria (que dé por recibido el escrito) porque no es entrevista. Ustedes graban diferentes cosas y quisiera que se grabara que estoy viniendo a presentar un escrito con mi derecho constitucional de rectificación y respuesta frente a noticias que ustedes sacaron.

—Cristian Meléndez: También quisiera que dejara plasmado, porque acá está el señor Miranda, que sí se le ha buscado a usted. Usted ha hecho mención de mí a través de su cuenta en Twitter.

— Julio Olivo: A mí no me ha buscado usted. Me buscó después de que había publicado.

—Cristian Meléndez: Se buscó antes. ¿Usted niega en estos momentos…? (Olivo interrumpe).

— Julio Olivo: Usted me podría haber esperado en la puerta de mi despacho.

— Cristian Meléndez: Doctor, ¿usted niega que se le buscó a través de la jefa de prensa?

— Julio Olivo: Es que con la jefa de prensa yo no he hablado. La jefa de prensa tenía permiso…. Mi jefe de prensa es él (señala a Manuel Miranda). Ella trabaja para el organismo colegiado.

— Cristian Meléndez: Exacto, pero sí se le buscó. Ese mismo día que usted fue a dar la entrevista a Radio El Salvador usted nos podría haber atendido, porque nosotros lo buscamos.

— Julio Olivo: ¡Después de que había sacado tremenda nota!

Luego de la conversación, Olivo decidió salir al parqueo del periódico, a sugerencia de su asesor Miranda. Incluso en el pasillo se le volvió a pedir la entrevista.

Cuando finalmente entregó su escrito, se fue sin decir nada. Eso sí, montó una conferencia de prensa con Canal 10 y Radio Nacional. Con ellos sí habló.

LPG20151125 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 16 LPG20151125 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 17

#FueraOlivo. de Paolo Luers

La deficiencia, ignorancia, negligencia del Tribunal Suprema Electoral solo deja una alternativa: su renuncia.

Paolo Luers (5 de marzo 2015)

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Julio Olivo, tiene que renunciar. Es inevitable, ya la ciudadanía lo exige en voz alta. No cumple el requisito de independencia establecido por la Sala de lo Constitucional, por su clara adhesión al FMLN. No cumple el requisito de competencia profesional, como evidenciado por el fiasco del escrutinio y de la transmisión de los resultados electorales. No cumple ni siquiera la ley: piensa que puede simplemente “suspender” la realización y divulgación del escrutinio preliminar que demanda el Código Electoral.

Pero no es suficiente que renuncie Olivo. Luego la Asamblea tiene la obligación de formar una Comisión Especial para investigar la inaceptable actuación del Tribunal. No solo para determinar responsabilidades y, si hay caso, destituir al resto de magistrados, sino sobre todo para tener elementos para una reforma al Código Electoral que garantice que las siguientes elecciones se realicen de mejor forma.

Respecto al colapso del escrutinio, ya está claro que la falla de origen es la negativa del TSE, sobre todo de Olivo, de volver a contratar a la empresa INDRA, que con transparencia y eficiencia ha manejado las últimas elecciones. El argumento que esta empresa española era demasiado cara y que el presupuesto asignado al TSE no permitía contratar sus servicios, es absurdo, por dos razones: Primero, como muchas veces, lo barato sale más caro. EL TSE decidió contratar, sin licitaciones y sin aplicar los mínimos filtros, a un sinfín de empresas – y cuando se dieron cuenta que esto no funcionaba, tuvieron que contratar, de emergencia, a otro montón de técnicos. Al fin esto saldrá más caro que haber enregado todo el paquete a INDRA.

La segunda razón: El TSE no tiene ninguna obligación de aceptar las limitaciones presupuestarias que quiere imponer el ministro de Hacienda. El Ejecutivo está constitucionalmente obligado a proveer los fondos necesarios para garantizar el debido desarrollo de las elecciones. Punto. Un presidente independiente del TSE no hubiera aceptado la imposición del Ejecutivo.

Por ahora, toda la crítica al TSE se concentra en el colapso del sistema informático que hizo imposible el escrutinio preliminar y que a esta altura todavía nos tiene sin datos oficiales sobre los resultados. Pero la negligencia del Tribunal comenzó mucho antes y es mucho más integral. Los magistrados y su institución TSE fallaron también en la organización y preparación de las elecciones. No realizaron a tiempo la campaña para orientar a los votantes de las nuevas modalidades de esta votación. No emitieron a tiempo los instructivos para los miembros de la Juntas Receptoras del Voto, que son los que realmente tienen que ejecutar la votación y el escrutinio en sus respectivas mesas. No capacitaron a los miembros y delegados de las Juntas Electorales Municipales. Había delegados que en vez de aclarar las dudas en las mesas, crearon más confusión. El TSE no creó las mínimas condiciones para que las JRV pudiesen con eficiencia cumplir sus funciones: En muchos locales, no hubo mesas para adecuar ordenadamente el montón de papeletas y actas a llenar. Las actas no servían: tuvieron 16 copias, y era imposible llenarlas de manera que todas las copias fueran legibles. El conjunto de estas fallas llevó a una situación caótica en el escrutinio de las mesas, o incluso en la misma votación. Muchas actas, por esta negligencia del TSE, fueron mal elaboradas, lo que complicará aun más el escrutinio final.

No es suficiente que renuncien o sean sustituidos el presidente y los magistrados del TSE. Desde ya hay que hacer cambios en el procedimiento. Hay que normar la acreditación de los vigilantes. No podemos seguir permitiendo que los partidos traigan miles de vigilantes de otros municipios. No puede ser que residentes de Soyapango voten por el alcalde de San Salvador. Los credenciales de los vigilantes deben ser emitidos, a solicitud de los partidos, por el TSE, así como se procede con los integrantes de las JRV. Es la única forma para evitar los fraudes masivos detectados, por ejemplo en la Concha Viuda de Escalón, donde se presentaron (y votaron fraudulentamente) “vigilantes” con credenciales falsos. Las JRV no tienen capacidad de comprobar la autenticidad de los credenciales emitidos por los partidos.

Las JRV hay que componerlos de otra manera, para garantizar que todos sus integrantes estén debidamente capacitados. Es indispensable tener en cada JRV un delegado neutral, capacitado por el TSE, que puede orientar la labor de la mesa y garantizar que las actas se llenen correctamente. Estos delgados deberían sacarse de listados presentados por los gremios profesionales.

Una vez se haya limpiado el caos creado por la incapacidad y negligencia del actual Tribunal, la Asamblea debe ponerse de acuerdo sobre cómo completar la reforma electoral impulsada hasta ahora por la Sala de lo Constitucional. Urge una depuración del padrón. Urge la constitución de un Instituto Electoral que organiza las elecciones, y de un Tribunal que funciona como una corte electoral. Y urge la creación de distritos electorales, donde tres o cuatro diputados representen una población determinada, comparable a los departamentos pequeños como Morazán o Cabañas. Es imposible ejercer con eficiencia el voto por cara y cruzado en planillas de 24 o 10 candidatos por partido, que para la mayoría de los votantes son desconocidos y a los cuales nunca pueden pedir rendición de cuentas.

(El Diario de Hoy)