Josue Alvarado

Otra carta a los candidatos: No se corran del tema Seguridad. De Paolo Luers

25 septiembre 2018 / MAS! y EL DIARIO DE HOY

Escuchamos las primeras pinceladas de un retrato difícil: el de los planes de Seguridad de las fórmulas presidenciales. Recibimos un retrato abstracto, dibujado por Félix Ulloa, quien dijo todo lo políticamente correcto que se puede decir sobre este tema – pero lo único concreto que anunció fue que van a continuar con el Plan El Salvador Seguro y con el Concejo Nacional de Seguridad Ciudadana, así como fue concebido y conducido por Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén. ¿Más de lo mismo?

Josué Alvarado, candidato presidencial de VAMOS, y Carmen Aída Lazo, candidata a la vicepresidencia de la alianza opositora nos dibujaron por lo menos bocetos de lo que podría ser un cambio de rumbo en la política de Seguridad: invertir la relación entre represión y prevención, priorizando la prevención y convirtiéndola en el eje central de las políticas económicas y sociales del país.

El escenario: un foro convocado por el PNUD y el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia para que los candidatos expusieran sus conceptos de política de Seguridad. Un reto incómodo, porque las fórmulas todavía no tienen listos sus planes de Seguridad. Pero más incómodo aun porque la violencia es el tema más sensible para la población – y a la vez el terreno más resbaloso para los candidatos. Saben que para solucionar el problema hay que romper con las políticas de mano dura (versión ARENA y versión FMLN), pero nadie sabe cómo le irá a un candidato que con audacia propone soluciones alternativas.

¿Será por esto que Bukele y Calleja decidieron mandar mejor a sus vices para medir la temperatura del agua antes de quemarse ellos, y que el Frente prefirió no asistir a este foro?

Pero Josué Alvarado y Carmen Aída Lazo mostraron que, por muy delicado que sea el tema, sí se pueden plantear alternativas, aun cuando no correspondan al supuesto clamor popular por medidas más drásticas. Alvarado puso en el centro las comunidades y planteó que hay que intervenirlas, pero no con plomo y sembrando temor entre los jóvenes, sino respondiendo a sus necesidades básicas: educación, salud, oportunidades. Fue también el que más énfasis puso en el daño que las redadas indiscriminadas causan a la confianza de estas poblaciones en el Estado.

Lazo, por su parte, puso el énfasis en la urgencia de invertir más en prevención, pero al mismo tiempo cambiar radicalmente su concepto. Lo definió así: Prevención efectiva requiere que todas las políticas públicas (sobre todo de inversión social, de crecimiento económico y de educación) se concentren en erradicar la pobreza y la exclusión – y en la generación de empleos y oportunidades.

Si desarrollan bien estos enfoques, pueden construir un plan de Seguridad Ciudadana integral con sentido. Faltan muchos elementos concretos, y también más audacia para nombrar con claridad los errores de las políticas pasadas y actuales. Un ejemplo: Cuando el moderador preguntó a los candidatos por sus medidas inmediatas para enrumbar la política de Seguridad, nadie dijo que volver a establecer el control civil sobre la policía. Tenemos un Ministerio de Seguridad en manos de policías, controlándose ellos mismos. Por esto nadie detiene los serios abusos de autoridad. Necesitamos un ministerio civil controlando al instrumento armado.

Otro ejemplo: Nadie tuvo el valor de decir que hay que cambiar radicalmente las prioridades del gasto público. Hay que dejar de regar recursos a todos los sectores y territorios por igual, y focalizar las intervenciones donde producen impacto estructural sobre la pobreza y a la vez sobre la inseguridad. Claro, priorizar y focalizar significa atender menos a otras demandas. Nadie tiene el valor de decir que va a reducir los subsidios generalizados para poder duplicar los presupuestos de los centros educativos en las zonas más conflictivas. Decir esto podría costar votos, pero hacerlo seguramente salvará vidas.

Repito: El tema Seguridad es terreno liso para candidatos en campaña. Sin embargo, queremos soluciones, y ustedes tienen que tener el valor de presentarlas. Si no, quedamos atrapados en más clientelismo y más violencia.

Saludos,

Río Grande trabaja en detener el ciclo de la violencia

El plan AccionES consiste en tomar a los alumnos de primer ciclo y acompañarlos hasta el noveno grado. El programa es rotativo y surgió con lo aprendido en “Por una nueva vida”.

Primero, un diagnóstico. Antes de llegar a las comunidades a trabajar, la asociación Trabajemos por la Paz lleva a cabo un diagnóstico para elaborar acciones concretas. - See more at: http://www.laprensagrafica.com/2016/01/18/rio-grande-trabaja-en-detener-el-ciclo-de-la-violencia#sthash.O5OGU994.dpuf

Primero, un diagnóstico. Antes de llegar a las comunidades a trabajar, la asociación Trabajemos por la Paz lleva a cabo un diagnóstico para elaborar acciones concretas.

Lourdes Quintanilla, 18 enero 2016 / LPG

En el Centro Escolar Cantón La Palma, los alumnos pintan los murales, cultivan un huerto y cuidan su presentación personal: pantalones de corte recto, uñas sin esmalte, entre otras exigencias. Cada detalle cuenta cuando se trata de la prensa graficadisciplina, desde la perspectiva de Hipólito Cartagena, director del centro educativo. En este lugar los alumnos encuentran un microcosmos en medio de San Martín, uno de los municipios que más ha padecido los efectos de la violencia y criminalidad durante años.

“Aquí no tenemos presencia de ‘los muchachos’ (pandilleros). Las puertas permanecen cerradas con llave todo el día. No es como otros lugares, donde los delincuentes entran como si fuera su casa. Eso no sucede aquí”, explicó Cartagena.

La escuela está construida en medio de la comunidad y uno de sus pasajes divide a un edificio de otro. Pero Cartagena indicó que el sistema que han construido en equipo con los docentes atrajo a familias de otras comunidades para matricular a sus hijos. Para 2016 atenderán a más de mil estudiantes.

El Centro Escolar Cantón La Palma es la escuela que tomó Río Grande Foods, a través de su asociación Trabajemos por la Paz, para desarrollar su programa AccionES. Sus proyectos son de largo aliento y su planteamiento recibió el reconocimiento Marca Positiva, de la Fundación Empresarial para la Acción Social (FUNDEMAS), en 2015.

Josué Alvarado, presidente de Río Grande Foods y de la asociación Trabajemos por la Paz, inició en 2009 con programas de reinserción que han beneficiado a 625 personas que buscan dejar una vida de riesgo y conflicto con la ley para aprender un oficio que les permita dedicarse a un trabajo formal. Ese programa se llama “Por una nueva vida” y también tiene un componente de seguimiento y empleabilidad.

Ahora, con AccionES, Alvarado y los miembros de la asociación esperan impactar a toda una generación. “Ellos necesitan saber que la vida se acorta cuando usted decide tomar el camino equivocado. También aprenden que tienen habilidades, inteligencia y que eso les genera oportunidades”, dijo Alvarado. Fue así que surgió la idea de AccionES.

El plan consiste en tomar a los alumnos de primer ciclo y acompañarlos hasta el noveno grado. El programa es rotativo, es decir, quienes entren a primer grado este año se convierten en el nuevo grupo que apoyarán hasta noveno. Nelson Morales, que como Alvarado trabaja en la empresa y en la asociación, explicó que eligieron San Martín porque ahí está instalada la planta industrial de Río Grande Foods, pero que a largo plazo esperan alcanzar más escuelas.

“Con todo lo que aprendimos en los programas de rehabilitación y reinserción, nos preguntamos: si pudiéramos retroceder en el tiempo, ¿qué habríamos hecho por ellos para evitar que tomasen el camino que los dañó?”, explicó Morales.

Con AccionES desarrollan talleres y actividades para que los alumnos aprendan sobre sus capacidades, las desventajas de exponerse a la criminalidad, valores para toda la vida. Los padres de familia participan, más los docentes.

Cartagena, el director, también tiene grandes planes para el centro escolar. Este año harán concursos de ortografía, matemática, danza, teatro, y también practicarán música. Igual que Trabajemos por la Paz, en la escuela involucran a los padres de familia para todas las actividades. “Es nuestra obligación apostar por el cambio de conducta. Hay que ir más allá”, manifestó.

En la asociación trabajan nueve personas para todos los componentes de reinserción y también de prevención. Entre ellos hay dos psicólogas. Ellas han diseñado actividades que involucran a los alumnos, padres de familia y docentes.

El trabajo de campo también toma tiempo. Carlos Aparicio es uno de los que prácticamente rompe el hielo en las zonas donde llegan a trabajar. Aparicio está en la fundación desde 2009 y ha estado en el Distrito Italia, colonia Iberia, La Campanera, colonia Tikal, Valle del Sol, y otras.

“Nosotros vamos identificados con nuestros uniformes y lo que sea necesario. Con el tiempo, el profesionalismo y la ética nos permite ganarnos la credibilidad de las personas que buscamos beneficiar”, dijo Aparicio. Es una tarea que toma meses y años, pero la perseverancia les ha permitido cambiar la vida de los jóvenes. “Es volver a educar, a formar la persona”, dijo Aparicio.

El próximo centro escolar que entrará en AccionES es el Walter Thilo Deininger. Además, están en diálogo con las autoridades del centro escolar de Antiguo Cuscatlán para evaluar las posibilidades de incluirlo.

Por ahora, el 80 % de los fondos para la actividad proviene de Río Grande Foods, aunque también han recibido apoyo de la Fraternidad Cristiana Internacional, Fundación James y la Unión Europea.

 LPG20160118 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 46 LPG20160118 - La Prensa Gráfica - PORTADA - pag 47